Page 25

Letras Revista digital/ nº7 /año 09/ enero                                                    

Página 25 

Relatos →→→Viene de la página anterior Eso es que miras con malos ojos.  Mis ojos no son ni buenos ni malos, sólo sucios.  Como los de cualquier hombre.  Y como los de cualquier mujer, también.  Yo pensaba que las mujeres miraban con otros ojos.  Craso error. Las mujeres simplemente ocultan su mirada sucia tras un falso velo de inocencia.  ¿Qué estás tomando?  Vodka con hielo.  Invítame a uno.    La cena fue larga y tediosa, como era de esperar. A los postres comenzaron los discursos, vanos e inexpresivos,  repitiendo el mismo guión de años precedentes. Mientras mantenía mis absurdas conversaciones con Rigoberto,   escudriñaba las mesas de alrededor en busca de algo que pudiera resultar interesante, y sólo cuando el Presidente de la  compañía terminaba de contar su famoso chiste del esqueleto que entra en el bar, tuve éxito en mi exploración visual. En  una mesa redonda, junto a uno de los altavoces, una mujer parecía estar escribiendo una nota mientras sonreía con una  ironía y un cinismo que me cautivaron. Cuando terminó de escribir, guardó la nota en su bolso y levantó la mirada. Si   fuera Sabina diría que sus ojos eran color verde marihuana, pero como no lo soy me conformaré con decir que eran de un  verdor exquisito, de profundidad superficial, utilizando un oxímoron improbable. Era mayor, que no vieja, atractiva, que  no guapa, y parecía inteligente, que no lista. Pero más allá que todo eso, me cautivó su elegancia, natural y en ningún  caso pretendida, en cada gesto, en cada mirada que ofrecía a sus interlocutores. Entonces, habló. No la podía escuchar  por la distancia y por el vacío murmullo del resto de comensales, pero mi imaginación salvó cualquier imposibilidad física  para traerme la música de su voz en bandeja de plata. Por suerte, Rigoberto me rescató de esa cursilería intolerable.    Se llama Elsa, tiene 52 años, está viuda y trabaja en el departamento de documentación.  ¿ Tienes una ficha de todas las mujeres de la empresa?  Sólo de las que merecen la pena.    Después de la cena había programado una especie de baile, de esos en los que los sobrios empedernidos se   embriagan, y los beodos sin solución ofrecen una sobriedad insultante. Con gran sigilo y determinación me fui acercando  hacia el lugar donde Elsa se encontraba. Estaba junto a la barra, hablando con Eustaquio, un contable de fantasías   inalcanzables. Parecía aburrida, su mirada oteaba la sala con ferocidad en busca de una salvación, y yo, con mi cinismo  natural, me ofrecí a ser su héroe.    ¡ Eustaquio! ¿Dónde estabas? Julián te está buscando.  ¡Vaya! Discúlpame Elsa, enseguida regreso.  No te preocupes, estás disculpado.‐ Aquella melodiosa voz hacía honor a la más elevada de mis expectativas.  Eustaquio, por su parte, se marchó confuso y aturdido, lamentando la ficticia oportunidad perdida.  De nada.‐ De cerca su atractivo aumentaba aún más.  ¿Cómo dices?  Decía que me debes una copa.  Veo que las buenas costumbres de la caballerosidad pasaron a mejor vida.  Tienes razón, tómate tú otra.  ¿Y quién te crees que eres para merecer una copa?  Tu salvador. Un minuto más y habrías caído muerta de aburrimiento.  ¿Desde cuando adivinas el pensamiento de la gente?  Saber lo que piensa la gente es mi trabajo.  ¿Qué estoy pensando ahora?    Sigue en la página siguiente →→→  

Revista Digital Letras nº7/enero/09  

Revista Digital Letras: Arte, Música & Literatura

Revista Digital Letras nº7/enero/09  

Revista Digital Letras: Arte, Música & Literatura

Advertisement