Issuu on Google+

1910

magallanes

Especial La Prensa Austral


69 a 単

os

1941 - 2010


un valioso patrimonio

Nuestra historia,

L

a historia es fuente mayor de lecciones y aprendizajes; es un pasado que revive a diario en reflexiones y recuerdos y en la contemplación de testimonios físicos de épocas ya idas. Sin embargo, aun estando a mano, muchas veces esta historia se ignora, se desconoce su valor o se le resta importancia en una sociedad que hoy no concede mucho espacio al valioso patrimonio cultural que le da significado a eso que llamamos actualidad. Porque somos lo que somos gracias a lo que fuimos, La Prensa Austral, como ya es una tradición, celebra su aniversario 69 con una publicación especial, esta vez en el contexto del Bicentenario de Chile como república independiente, mirando cómo era el Magallanes del centenario. La invitación a nuestros lectores es a recorrer cada página, a retroceder 100 años en el tiempo, hasta comienzos del siglo XX, a los albores de la historia moderna de Magallanes, a esa época de grandes contrastes y sueños, de sacrificios, sufrimientos, alegrías, de mucho tesón y logros. Los invitamos a ver con los ojos del 2010 ese lejano 1910 y, a partir de él, imaginar cómo será nuestro futuro. Alejandro Toro Director La Prensa Austral

Edición Especial 69º Aniversario La Prensa Austral

5


Indice

Magallanes 1910 - 2010, visión comparativa de dos épocas............................................... 7 El cometa Halley se sumó a los festejos del centenario ................................................. 11 El progresista gobierno de Carlos Bories........................................................................ 13 El esplendor de la hotelería en Punta Arenas................................................................. 15 Punta Arenas, una de las primeras ciudades en contar con energía eléctrica................ 17 Movimientos sociales marcaron la llegada del centenario ............................................. 19 Puerto Natales, esfuerzo y esperanza frente al mar ........................................................ 21 El Estrecho de Magallanes tuvo un nutrido tránsito naviero.......................................... 23 Católicos y evangélicos, decisivos en los tiempos pioneros de Magallanes..................... 24 Porvenir, el pequeño poblado que nació en Bahía Chilota............................................. 25 Las entretenciones de nuestros abuelos.......................................................................... 28 Prensa escrita: casi un centenar de publicaciones.......................................................... 29 Entre conflictos, celebraciones y tragedias...................................................................... 30 Avenida Colón, el epicentro de las festividades del primer centenario.......................... 32 Nació un día antes............................................................................................................ 34 Una cárcel con 21 presidiarios......................................................................................... 35 Magallanes 3010............................................................................................................... 37

1941 – 2010

Edición Especial La Prensa Austral - 69 años Director: Alejandro Toro - Editor general: Poly Raín - Jefa de Crónica: Elia Simeone - Editor de suplementos: Nelson Toledo Diseño: Felipe Sauvageot - Fotografías: Archivo La Prensa Austral, Archivo Fotográfico Histórico del Centro de Estudios del Hombre Austral, IP Umag, Museo Regional de Magallanes, Museo Maggiorino Borgatello - Digitalización fotográfica: Marcos Flores y Fabián Mansilla Representante legal: Francisco Karelovic. Domicilio: Waldo Seguel 636, Punta Arenas - Teléfono: (61) 204000 - Circulación: Miércoles 25 de agosto 2010 La Prensa Austral Impresos


7

Magallanes

Mateo Martinic

1910 - 2010 L

Visión comparativa de dos épocas

a República de Chile conmemoraba su primer centenario con satisfacción manifiesta para sus clases sociales y económicas dirigentes que se sentían las responsables de su más o menos ordenado desarrollo y progreso generalizado cuyas manifestaciones se advertían por doquier, pero también con insatisfacción notoria en otros sectores de la sociedad chilena, en su clase media emergente y en los niveles populares por razón de la inequidad en el reparto de la riqueza, las falencias en la salud y la educación, la carencia de viviendas higiénicas y la falta de oportunidades de trabajo justamente remunerados para la gran masa de los obreros. En fin, de dulce y de agraz como suele ocurrir en las cosas humanas.

Edición Especial 69º Aniversario La Prensa Austral

Miércoles 25 de agosto de 2010

1910

Edición Especial 69º Aniversario La Prensa Austral


8

El “Territorio de Colonización de Magallanes”, que tal era su denominación oficial, situado en el extremo meridional de Chile abarcando un amplísimo y variado espacio geográfico en el que cabían varios países europeos medianos, era parte del país, es cierto y como tal su población celebraba el gran acontecimiento, no obstante que sentía que formaba parte de un Chile marginal, doblemente, por lo remoto de su ubicación periférica y porque su singular estatus políticoadministrativo le otorgaba una posición secundona que privaba a sus habitantes de los derechos cívicos, aunque sí pagaban impuestos, circunstancia acentuada por una evidente falta de interés en su desarrollo. La patria chilena se manifestaba en el ejercicio soberano de la jurisdicción, en el uso de los emblemas nacionales, en las autoridades y en el funcionamiento de algunos servicios públicos y poco más. Sin embargo, llegar allí -Punta Arenas era la puerta natural y la cara del Territorio- causaba asombro por el alto grado de adelanto general, por el dinamismo de su economía y por el ánimo optimista y laborioso de su gente. Por eso, en 1910 los magallánicos tenían sus propias razones para celebrar, esto es, la de estar conscientes de que cuanto de progreso se constataba era el fruto de un esfuerzo colectivo realizado al margen del país oficial y de que ese espléndido resultado era su propio tributo a la grandeza de la República. La antigua Colonia de Magallanes, miserable y olvidada de la mano de los gobiernos nacionales, había iniciado a contar de 1868-70 (la administración del Presidente Pérez había sido la gran excepción) un nuevo período histórico que había cambiado definitivamente aquella triste imagen por la de un territorio pujante y próspero. Las razones principales que habían fundado ese proceso estaban en la libertad aduanera, en la atinada conducción de algunos de sus gobernadores, en la inmigración fecunda, en la crianza

ovina extensiva, en el desarrollo de la navegación y el comercio y en el pionerismo y creatividad admirables de sus habitantes. Habían corrido así cuatro décadas y los resultados estaban a la vista de propios y extraños: la población se había multiplicado por veinte, estimándose para 1910 en unas veinte mil almas (el censo nacional de 1907 había registrado 17.330 habitantes); la riqueza se había multiplicado igualmente generando trabajo que satisfacía los requerimientos de cuantos habían llegado y no cesaban de llegar, y con ello se materializaban las esperanzas de un futuro de bienestar y tranquilidad para todos, en especial para los hijos chilenos que nacían. El comercio, bien abastecido desde Europa gracias a la excelente posición de Punta Arenas sobre la ruta interoceánica Atlántico-Pacífico y viceversa, proveía a la población con un surtido de artículos y bienes de consumo de calidad y precio razonable, pero también con bienes intermedios y de capital para la creciente calidad de vida y nuevas inversiones reproductivas económicas; las industrias y artesanías locales suministraban productos y materiales diversos que completaban las necesidades cotidianas de vida y trabajo; todo ello y más eran otras tantas muestras de ese sorprendente adelanto. Pero era la ganadería ovina el gran motor que dinamizaba esa economía floreciente, generando de paso un efecto multiplicador que se hacía sentir en todos los ámbitos de la vida común. Su producción era de tal importancia que por sí sola enteraba sobre el 90% del producto geográfico territorial. La oveja y sus productos principales, lana y carne frigorizada, eran los símbolos de la pujanza económica magallánica, ya justamente afamada. Razón de asombro y admiración habían sido y eran el espíritu creador e innovador de los pioneros que había hecho posible en ese lapso tantos emprendimientos económicos variados, que satisfacían con

su actividad los requerimientos de una comunidad que los exigía como factores de renovado impulso generatriz para la autosatisfacción de las variadas necesidades, en el convencimiento de que nada podía esperarse de otros y sólo de los propios habitantes. El progreso que se constataba, claro estaba, no había estado centrado en lo económico, sin embargo de su importancia, y se había extendido a otras esferas esenciales de la existencia humana como lo eran la educación y la salud pública, la higiene y la salubridad, las comunicaciones y otras. Tocante a lo primero, el gran número de escuelas fiscales, liceos y establecimientos de enseñanza especializada aseguraban los anhelos colectivos de instrucción y educación, al punto de registrar Magallanes un índice de alfabetización entre sus habitantes semejante al de las naciones más adelantadas del mundo en la época y muy por sobre el conocido para otras provincias chilenas y para el propio país (el índice correspondiente para 1910 podía estimarse en 80%). En cuanto a la salud pública el avance había sido cualitativo y amplio cuanto eficaz en su cobertura social, hecho afirmado por el funcionamiento del primer hospital moderno en Punta Arenas (y en toda la inmensidad austral de América) en 1906. La capital del Territorio que concentraba los tres cuartos de la población magallánica (el resto se desperdigaba por el gran espacio rural y en otras comunidades urbanizadas como Porvenir, que no alcanzaba al millar de habitantes, en tanto que Puerto Natales, que surgiría oficialmente en 1911, reunía a dos centenares de almas), brindaba desde hacía años a su población los beneficios y comodidades de la luz eléctrica, los servicios de agua potable y alcantarillado, las ventajas del teléfono y el telégrafo posibilitando con ello un nivel de vida satisfactorio, notoriamente superior al de otras ciudades chilenas y americanas. La sociabilidad y las expresiones artísticas y cul-

Edición Especial 69º Aniversario La Prensa Austral


turales no iban a la zaga en tal estimulante contexto y registraban un sorprendente grado de variedad y actividad a través de numerosas instituciones surgidas de la creatividad privada. En 1910 se publicaban tres diarios importantes (El Magallanes, El Comercio y Chile Austral) y media docena de otros medios de información como revistas y periódicos menores para satisfacer a un público lector ávido de noticias de variada especie, y ello además de los diarios y revistas que el correo marítimo traía semanalmente desde Europa, Buenos Aires, Valparaíso y Santiago. ¡Vaya si se leía entonces, como que cada entidad que se respetaba disponía de una buena biblioteca! Punta Arenas, cuya comunidad habitante había sido el motor que impulsaba ese dinamismo generalizado, mostraba en sus edificaciones centrales el esplendor de ese tiempo dorado, que era una razón particular de asombro y de admiración para quienes la visitaban, y lucía como capital de toda la Patagonia, que verdaderamente lo era como cabeza de una comunidad económica ad hoc surgida de la visión y pujanza de sus empresas establecidas en los territorios argentinos de Santa Cruz y Tierra del Fuego. Todo eso y ciertamente más era el futuro, se reitera, de un esfuerzo autogenerado que no reconocía parangón en otras provincias chilenas, de un cariño intenso por la tierra áspera que había acogido y acogía, y daba oportunidades para vivir mejor y prosperar. Ello llenaba de orgullo a los habitantes que tenían la certidumbre de haber creado “la patria chilena del Sur”. Había pues razones sobradas para celebrar por cuenta propia en el centenario de la República, además de conmemorar la existencia del estado independiente y sus logros como el resto de los habitantes del país. Había un contento generalizado y únicamente se esperaba que tan benéfica situación tuviera una prolongada vigencia temporal. Nadie por entonces podía

imaginar que a poco andar las cosas cambiarían y no para mejor por cierto, lo que habría de constituir una dura prueba para la reciedumbre espiritual de la gente de Magallanes.

2010 El Chile de hoy es muy distinto al de otrora. Su evolución a lo largo de un siglo con sus avatares definitorios, algunos particularmente amargos, nos muestra un país cuya población se ha templado en la adversidad, que ha madurado y ha superado dificultades de diferente índole, naturales, económicas, sociales y políticas; un país que se encuentra en el umbral del desarrollo pleno, según comúnmente se entiende; con instituciones republicanas sólidas, con una convivencia democrática entre sus habitantes y la consolidación de una clase media en permanente crecimiento como expresión de un país más igualitario y con oportunidades para todos; con una economía renovada, pujante y definida por la innovación tecnológica y la creatividad, abierta al mundo. Así Chile se presenta y es visto en el concierto latinoamericano como un ejemplo de racionalidad política, socialmente comprometido con la superación de la pobreza y el esfuerzo para lograr una mejor distribución de la riqueza nacional. Resta, sin embargo, para la plenitud de la satisfacción colectiva superar las falencias y carencias en lo tocante a la calidad de la educación y de la asistencialidad sanitaria, de la eliminación de la miseria y de la reducción sustancial de la pobreza en procura de una sociedad más justa, inclusiva y equitativa. Y en ello se está con perspectivas de mejoría en un plazo mediato. Magallanes, entre tanto, ha tenido su propio transitar en el siglo corrido desde 1910 hasta el presente y no podía ser de otro modo por sus particulares situa-

ciones geográficas e históricas. Ha sido un recorrido áspero del que cabe recordar algunos avatares determinantes: el término en 1912 de la libertad aduanera de 1868 bajo cuyo amparo se había realizado su progreso generalizado; la pérdida de la hegemonía de Punta Arenas sobre los territorios argentinos de la Patagonia y la Tierra del Fuego, como consecuencia de la implantación de medidas proteccionistas de nacionalismo económico por parte de los gobernantes y legisladores de Argentina; el haberse alcanzado al promediar la década de 1910 la fase cimera de la economía productiva primaria, con diferentes secuelas asociadas; la apertura en 1914 del canal de Panamá, pero sentida a partir de 1919, que significó la disminución drástica del tráfico mercante de ultramar y la consiguiente pérdida de relevancia de Punta Arenas como puerto de recalada y servicios; la inquietud y protestas de los asalariados en demanda de mejores condiciones de remuneración y trabajo que eclosionó trágicamente en 1919 y 1920, y la interacción de todas estas causas. Añádase a ello las repercusiones y consecuencias de la Gran Guerra Europea (o Primera Guerra Mundial), que acabaron por afectar a una región que como Magallanes había tenido una relación privilegiada con Europa y que había visto en sus naciones más adelantadas modelos a seguir, sobre cuya base se había edificado un ordenamiento que se creía firme, con lo que este acabó por resentirse y en parte perder eficacia y vigencia. Así, a contar de la tercera década del siglo XX, Magallanes, que había vivido más próximo a Europa que a Chile metropolitano, debió iniciar el proceso de acercamiento a éste en procura de una integración plena a la vida y economía nacionales. Fue un proceso largo y difícil, durante el cual se demandó de los poderes del Estado -como todavía se sigue haciendo- el reconocimiento de su excepcionalidad geográfica, de su pionerismo permanente, de su

Edición Especial 69º Aniversario La Prensa Austral

9


Nelson Toledo

10

honrosa tradición de autogestión y de su regionalidad individualizadora, en un proceso de renovación, readaptación y reinvención de su economía a nuevas y cambiantes situaciones, con su correlato de interesante evolución en su sociedad habitante, camino de los mejores niveles de bienestar. En una síntesis descriptiva, el Magallanes de 2010 es una región cuya población se ha visto multiplicada ocho veces respecto de la de un siglo atrás, con una diferenciación urbano/rural más acusada que la de antaño y con la invariable preponderancia de Punta Arenas, en tanto que gran centro dinamizador de la actividad y concentrador de poderes y servicios, que reúne los tres cuartos de la población regional, aunque se han afirmado y crecido antiguos centros urbanos como Puerto Natales y Porvenir, o surgido nuevos como Puerto Williams y Cerro Sombrero. Esta población hace tiempo que subsumió su otrora importante componente europeo y se ha integrado con sucesivos aportes inmigratorios desde Chiloé y sus zonas aledañas, y, por otra parte, ha disminuido sustancialmente su tasa de crecimiento vegetativo siguiendo en ello, aunque con un ligero mayor énfasis, lo acontecido con la población nacional. Anímicamente, la sociedad magallánica del presente está signada por su fuerte sentido de regionalidad que la distingue en el país, nutrida por la tradición histórica, por las vivencias cotidianas y condicionada por su evolución autónoma en circunstancias de aislamiento geográfico. Un cambio más notorio se da en la economía regional. De la monoproducción ovina de antaño, vertebradora de la actividad económica y que estuvo vigente en tal condición hasta el medio siglo XX, y la biproducción a partir de entonces con la incorporación de los hidrocarburos -aunque en una proporción cada vez menos relevante de la primera- y hasta 1980, se ha pasado a la más conveniente diversificación económica donde cuentan en rango de importancia la producción industrial, el comercio, el turismo, los servicios y la minería. La ganadería, sin embargo de su variación cualitativa con la incorporación de la crianza bovina desde los años de 1960, ha perdido su significación tradicional en el conjunto de la economía,

al punto de representar en la actualidad alrededor del 4% del PIB regional. El aislamiento geográfico agobiante de antaño, prolongado casi hasta la mitad del siglo XX, ha quedado finalmente superado por los adelantos permanentes en los medios de transporte, por la construcción de infraestructura de apoyo y por el incesante progreso tecnológico de las comunicaciones a distancia. Magallanes hoy, fuera de toda duda, tiene una cada vez más satisfactoria vinculación con Chile metropolitano y con el mundo. Las buenas situaciones tradicionales en lo tocante a la educación y sanidad han mejorado significativamente según ha avanzado el tiempo, abarcando en la primera desde la enseñanza parvularia hasta la universitaria, y en la segunda ampliando su cobertura social y mejorando los niveles de calidad y variedad en cuanto a procedimientos, tecnologías y atención de patologías. Con estos y otros aspectos se ha satisfecho el anhelo de autosuficiencia regional reclamado desde antiguo por la comunidad, del mismo modo como se ha contribuido a mejorar el bienestar colectivo y, con más opciones y oportunidades de educación y salud, y a mejorar la calidad de vida en la región siempre en niveles superiores a la media del país; una honrosa distinción tradicional magallánica. Sin embargo de ello, con lo satisfactorio que resulta su constatación cotidiana y con todo lo adelantado durante las últimas décadas, la certidumbre de no vivir una época dorada comparable a la de un siglo atrás se advierte en otras realidades de nuestro presente. Porque no todo son luces en este cuadro sinóptico; hay también sombras que forman parte insoslayable del acontecer de la época en que vivimos. Ellas, eligiendo las más notorias, están en el elevado consumo alcohólico tradicional de nuestra población, lacra social a la que se ha agregado la del consumo de sustancias estupefacientes en sectores especialmente vulnerables por la edad y la situación socio-económica; también están en la prevalencia de algunas patologías regionales con altos índices de morbilidad y mortalidad, derivadas de malos hábitos alimentarios y culturales;

y la inseguridad pública condicionada por la infravaloración y el irrespeto de las normas, en fin. Todo ello da cuenta de situaciones que exigen atención urgente y medidas de prevención o remediación en su caso. El que ello suceda en otras sociedades regionales y del mundo no nos consuela, por el contrario y recordando la excepcionalidad de nuestros buenos estándares tradicionales en los asuntos de que se trata tenemos derecho a aspirar, en especial en los aspectos destacados, a una superior calidad de vida magallánica. Y para concluir la descripción sumaria del Magallanes actual, no pueden ser excluidas de mención algunas aspiraciones recurrentes de sus habitantes; la atención preferencial de los gobernantes nacionales sobre la base de la comprensión cabal y justa de la realidad regional -desde la geografía hasta la historia-, manifestada en inversiones públicas en montos suficientes para afirmar el progreso conseguido y en garantías legales durables para la inversión privada, todo con un objetivo de mayor desarrollo económico y social; la consolidación y diversificación de las fuentes productivas procurando las innovaciones tecnológicas y un creciente valor agregado; la creación de empleos permanentes y suficientemente remunerados, y ¡por qué no! una forma de gobierno auténticamente descentralizado que permita resolver con autonomía y propiedad sobre nuestros asuntos. Ello suena a vieja cantinela, pero no por lo mismo deja de ser una aspiración real y justificada. Dos épocas, 1910 y 2010, y cuánta diferencia entre ambas. Aunque no comparables por responder cada una a circunstancias temporales diferentes, cabe hacerlo sólo en lo referido al hecho de que sus realidades son las consecuencias de opciones y oportunidades más o menos inteligente y hábilmente aprovechadas. Así, para la posteridad la época dorada de 1910 ha quedado como un paradigma de un singular esfuerzo colectivo de creatividad, trabajo y tenacidad que señalaría el tránsito histórico posterior de Magallanes, tanto que en el presente recogemos las enseñanzas del pasado en procura de un mejor destino de bienestar para todos los habitantes.

Edición Especial 69º Aniversario La Prensa Austral


El cometa Halley

XEn X 1910 los puntarenenses pudieron ver el paso del cometa Halley y su gran cola.

se sumó a los festejos del centenario Nelson Toledo

E

n 1910, Chile celebra el primer centenario de su independencia y, por curiosa coincidencia, se suma a los festejos el paso del cometa Halley. Eran los tiempos en que las Compañías de Vapores Roland Linie Bremel, Hamburgo Sudamerican Línea del Sur, La Veloce, Austro Americana y la Compañía Alemana de Vapores Kosmos, que tenía como “ajente” a Walter Curtze, ofrecían sus servicios a los habitantes de Punta Arenas. Eran tiempos de caballeros con sombreros de copa que hacían profundas reverencias a mujeres de largas polleras y en que unos pocos pudientes tenían un teléfono fijo, un aparatito cuya utilidad aún no convencía a muchos. En El Magallanes del jueves 12 de mayo de 1910, un lector que firma como Justus, le pide al comité ejecutivo de las Fiestas Patrias del Centenario, un local propio y digno

XEste X aviso de El Magallanes muestra que, por enfermedad, José Menéndez había comenzado a desprenderse de sus negocios.

para la Escuela Nocturna Popular y contar con un “profesorado barato, pero que sea pagado”. En buen chileno, en esa época los docentes trabajaban sin sueldo. “Comprendemos la gratuidad del profesorado para una corta temporada o en determinados ramos. No es posible exijir sacrificios constantes, duraderos, a jóvenes que durante el día tiene que trabajar para ganarse la vida. El cansancio no se domina”, señala en parte el artículo. También en mayo de 1910 fallece en Santiago el ex gobernador Carlos Bories. Era director del Colegio San José monseñor José Fagnano, quien paralelamente desarrollaba una inmensa obra de asistencia social en la Misión Salesiana San Rafael, en isla Dawson. Su obra no estuvo exenta de críticas y apreciaciones desfavorables, que incluso llegaban de cuando en cuando a oídos de la Moneda. Este año de 1910 sintió Fagnano el primer llamado de la muerte al sufrir una hemiplejia y fallece 6 años más tarde, en Santiago, el 18 de septiembre de 1916. Otro ciudadano destacado era Juan Bautista Contardi, uno de los fundadores del diario El Magallanes y fundador y director del diario El Comercio. Dos años antes, en 1908, con 48 años de edad, había arribado a la zona el doctor Mateo Bencur, quien permaneció en Punta Arenas por 14 años. ¿Qué lo impulsó a venir a estas lejanas tierras a una edad en que precisamente ya no era un joven? ¿Venía huyendo de algo? Una tesis de difícil respuesta. Como sea, a poco de iniciar el ejercicio en la colonia de Punta Arenas ya era conocido por sus condiciones de buen samaritano, hombre culto, prudente y bondadoso. En 1916 el doctor Bencur atiende al pequeño José Grimaldi afectado por una peste y el sábado 1º de junio de 1918 parti-

11

cipa en una manifestación de bienvenida ofrecida a la educacionista Gabriela Mistral en el hotel Kosmos. En 1910 era gobernador del territorio don Fernando Chaigneau, quien ejerció el cargo desde 1907 a 1914. El 24 de agosto de 1914, sintiéndose con la salud quebrantada, el gobernador Chaigneau se dirigió a Santiago, donde falleció el 9 de septiembre de

Edición Especial 69º Aniversario La Prensa Austral

Miércoles 25 de agosto de 2010

Edición Especial 69º Aniversario La Prensa Austral


12

XEn X las páginas de El Magallanes ofrecían sus servicios el doctor Lautaro Navarro, el doctor Pais y el abogado Nibaldo Sanhueza, hermano de Armando Sanhueza.

gentileza Museo Regional de Magallanes

XGobernador X Fernando Chaigneau.

ese mismo año. También se encontraba en Magallanes un misionero de excepción, Juan Bernabé, el gran sacerdote constructor. Dueño de innegables habilidades manuales para la carpintería, la gran mayoría de las construcciones religiosas, capillas e iglesias que aún existen en Magallanes, son de su autoría. Entre sus obras se pueden mencionar la actual catedral de Punta Arenas, el templo parroquial de Puerto Natales y la iglesia San Francisco de Sales de Porvenir. De carácter suave y de gran sencillez, resbaló y cayó desde un andamio mientras inspeccionaba las obras de construcción de la segunda etapa del santuario María Auxiliadora, lamentable accidente que terminó con su vida. Falleció el 29 de julio de 1932 a los 72 años de edad, siendo en ese entonces, además, director del Colegio San José de Punta Arenas. El 19 de julio de 1910 nace en la ciudad de Quemchi, isla de Chiloé, Francisco Coloane Cárdenas, uno de los escritores de mayor relevancia, tanto en Chile como en el extranjero. En su juventud fue aprendiz de capataz en una estancia de Tierra del Fuego, domador de caballos y capador de corderos. Así conoció la vida en extinción de los aborígenes de la Patagonia, perseguiX su regreso de la Antártica, Jean Baptiste Chardos como animales por el hombre “civilizado”. De esos XA trabajos pasó a vestir uniforme como cabo primero de cot fue homenajeado en 1910 en los salones del la Armada, encargado del remolcador “Intrépido” que Hotel de France por la colonia residente y luego en el palacio de la Gobernación con un almuerzo ofreabastecía de víveres a los tripulantes de navíos en Ma- cido por el gobernador Fernando Chaigneau. gallanes. Sin embargo, tales ocupaciones no lo alejaron de su vocación por el periodismo. Logró convencer al 15 años en el mundo de los negocios como empleado director de El Magallanes de que necesitaba un comen- del portugués José Nogueira. Lejos del estilo autoritatarista de acontecimientos locales e inauguró una sec- rio y autocrático de su suegro José Menéndez, Maución que firmaba como Hugo del Mar. ricio Braun fue siempre un hombre En septiembre de 1910 el futuafable y sobrio. Falleció el 7 de abril de ro pionero de la aviación regional, 1953 en Buenos Aires. Franco Bianco, tenía apenas un año 3 Su hermana, la célebre Sara Braun, meses. Había nacido el 28 de mayo de tenía 48 años en 1910. Ya había sufri1909 en Punta Arenas. Más tarde, a la do la muerte de su esposo José Noedad de 27 años, realizó la proeza de gueira y se casó en segundas nupcias unir por primera vez Punta Arenasen 1901 con Leoncio Valenzuela, a Puerto Montt en vuelo directo sin la sazón comandante del Apostadeescalas, travesía que logró concretar ro Naval de Magallanes. En mayo de X tradición del carnaval es 1910, El Magallanes publica que próxien 9 horas 45 minutos en su avión XLa Saturno. El 3 de febrero de 1964, a la de larga data en Punta Arenas, mamente partirá a Europa el contraalanterior a 1910. (Aviso del edad de 55 años, Bianco se suicidó de diario Chile Austral). mirante Leoncio Valenzuela, con moun disparo en la sien y fallece el 3 de tivo de la enfermedad que aqueja a su febrero de 1964 en el Hospital Regional. señora, Sara Braun, desde que sufrió un accidente en El primer obispo nacido en Punta Arenas, Viña del Mar. Vladimiro Boric, contaba en 1910 con Un año antes, a la edad de 64 años, en 1909, sasólo cinco años. Había nacido el 23 de biéndose enfermo, José Menéndez, conocido como el abril de 1905 del hogar formado por Rey de la Patagonia por la extraordinaria fortuna que Juan Boric y Natalia Crnosija. En acumuló, reparte su herencia entre sus hijos, quedán1947, Vladimiro Boric se convier- dose él con una parte. Fallece el 24 de abril de 1918 te en el primer obispo de Maga- en Buenos Aires. llanes nacido en estas tierras. Como se ve, alrededor de 1910 se produjo en PunEl pionero Mauricio Braun ta Arenas una feliz conjunción de muchos personajes tenía a esta fecha 45 años. pioneros que pasaron a formar parte para siempre de Braun se había iniciado a los la historia austral.

Edición Especial 69º Aniversario La Prensa Austral


Fotografía gentileza Museo Regional de Magallanes

XEn X febrero de 1899 el Presidente argentino Julio Roca y el Presidente de Chile Federico Errázuriz Echaurren se reunieron en Punta Arenas para tratar problemas de tierras en litigio, hecho que la historia conoce como el Abrazo del Estrecho. Fotografía tomada a bordo del crucero acorazado O’Higgins.

13

Falleció en Santiago, en mayo de 1910

El progresista gobierno de

Carlos Bories

Le correspondió organizar la bienvenida a los Presidentes Errázuriz, de Chile y Roca, de Argentina, en febrero de 1899, hecho que se conoce en la historia de Chile como el Abrazo del Estrecho.

A

l ausentarse a Santiago el gobernador Mariano Guerrero Bascuñán, gobernó interinamente el territorio Rómulo Correa, hasta que el 29 de junio de 1898 fue designado gobernador efectivo Carlos Bories. Seis años duró la gestión gubernativa de este hombre eminentemente progresista. Carlos Bories fue un incansable hombre público y entre las numerosas obras de progreso que se realizaron durante su mandato como gobernador se pueden mencionar el inicio de los trabajos de vialidad pública, habilitándose nuevas calles y ejecutando desmontes y terraplenes, además que se instalaron carteles con los nombres de las calles. Magallanes, por más que contara entre sus pobladores con gente de fortuna, que se había enriquecido por las facilidades del gobierno en hacerle concesiones de tierras, ofrecía al visitante la triste visión de una aldea grande pero

Edición Especial 69º Aniversario La Prensa Austral

Miércoles 25 de agosto de 2010

Edición Especial 69º Aniversario La Prensa Austral


XGobernador X Carlos Bories.

14

XEl X Presidente Federico Errázuriz Echaurren, hijo del ex Presidente Federico Errázuriz Zañartu, estuvo en Punta Arenas dos años antes de su temprana muerte. El exceso de trabajo y su vida bohemia habían deteriorado a tal grado su salud, que falleció por una trombosis cerebral el 12 de julio de 1901. Tenía apenas 50 años.

desaseada. Bories entendió que con los impuestos religiosamente cobrados, habría dinero más que suficiente para que Punta Arenas, en término de pocos años, cambiara por completo de aspecto. Y así efectivamente sucedió. Antes sin alumbrado, sin policía, sin agua, sin matadero, en un plazo relativamente breve Bories logró subsanar todas estas deficiencias. Se estableció también el servicio permanente de vacunación, se mejoraron los locales escolares, se inició la construcción de varios edificios públicos, entre otros, el del Juzgado de Letras, el Cuartel de Policía y la Cárcel. Asimismo, se contrató alumbrado público, se dictaron reglamentos de carruajes, de abastos, sobre barrido y aseo de la ciudad, sobre las casas de tolerancia, sobre materias inflamables, construcciones y animales sueltos. Se concedió autorización por diez años para la instalación de teléfonos tanto en la ciudad como en el campo, se creó la Junta de Beneficencia y el Consejo Departamental de Higiene. En su período le correspondió presidir la primera sesión de la recién creada Junta de Alcaldes que se realizó el 27 de julio de 1898. Desde el primer día de su gobernación trabajó con entusiasmo por el bienestar de los habitantes de la zona. Presidió la bienvenida al Presidente Federico Errázuriz Echaurren que visitó Punta Arenas el 12 de febrero de 1899 con el fin de entrevistarse unos días más tarde, el 15 de febrero, con el Presidente argentino Julio Argentino Roca, hecho conocido por la posteridad como el Abrazo del Estrecho. En esa ocasión hizo presente al Presidente Errázuriz las múltiples necesidades del territorio bajo su mando, las que más tarde en gran parte se fueron satisfaciendo. Gracias a su gestión se aumentó el número de escuelas y se creó una escuela nocturna para trabajadores, se construyó una malecón frente a la Gobernación Marítima y se terminó la construcción del Hospital de la Caridad. Dotó de la mayor parte de los servicios públicos a Porvenir, se preocupó de la iluminación del estrecho, instalando faros en Punta Dúngenes, cabo Posesión, isla Magdalena y San Isidro. Como si todo esto fuera poco, don Carlos Bories fue el principal impulsor de la creación del Liceo de Hombres, iniciativa que se hizo realidad un año después que dejara la gobernación. En 1902 consiguió la creación de la Subdelegación de Ultima Esperanza. El 12 de agosto de 1904 obtuvo su jubilación y se marchó a Santiago en septiembre de ese año. Regresó a Magallanes cinco años más tarde, fecha en que fue recibido con inmenso cariño por una población agradecida de la gigantesca labor realizada por este gobernador incansable. Falleció en Santiago en mayo de 1910.

XEn X 1899, el Presidente Roca alojó en la casa de don José Menéndez -en la fotografía junto a su esposa María Behety- quien no desaprovechó la ocasión y, a la mañana siguiente, le planteó sus planes futuros y las nuevas empresas que esperaba emprender.

XLuego X del Abrazo del Estrecho, en homenaje al Presidente argentino la calle Concepción cambió su nombre a calle Roca.

XPuerto X Bories fue bautizado así como un reconocimiento al ex gobernador Carlos Bories.

Edición Especial 69º Aniversario La Prensa Austral


15

Paulina Ruiz

El esplendor de la hotelería

E

en Punta Arenas

Cerca de sesenta hoteles y más de doscientas residenciales recibían a los visitantes que llegaban a la Patagonia.

XEl X explorador antártico Roald Amundsen alojó en el recordado Hotel de France.

n 1909 Punta Arenas ya contaba con el periódico Chile Austral. A través de sus páginas, que hoy en día son reliquias, se pueden apreciar publicidades como la del Hotel de France, que se encontraba ubicado en la calle Roca esquina Llanquihue (actualmente O´Higgins). El lugar era propiedad de Raymond Mounot y ofrecía en su publicidad un “establecimiento de primera clase con magníficas comodidades para pasajeros”. Además contaba con servicio higiénico completo pues poseían instalaciones de agua y desagüe, situación que actualmente es una necesidad básica. Los lugares acreditados en Punta Arenas sin lugar a dudas se esforzaban por tener un servicio a la altura de sus visitantes, sin embargo, también existían algunos de menor categoría que no poseían calefacción ni tampoco agua, pero de igual manera recibían a huéspedes que después de un largo viaje o jornada laboral sólo buscaban un lugar donde pernoctar.

Edición Especial 69º Aniversario La Prensa Austral

Miércoles 25 de agosto de 2010

Edición Especial 69º Aniversario La Prensa Austral


XUna X larga historia es la que tiene el Hotel Savoy, el más antiguo de Punta Arenas. Fue fundado con el nombre de hotel Imperial en 1895 por la Sociedad Lilley y Nicol. En la actualidad pertenece a Héctor Calcutta Caracciolo y su sobrino Mauricio Calcutta Vukovic, quienes lo arrendaron desde 1969 y posteriormente lo adquirieron en 1972 a los sucesores de José Montes Pello.

16 En 1914, según la tabla de establecimientos de hospedaje en Magallanes publicada en el artículo “La Hotelería en el antiguo Magallanes (1870-1950)”, de Mateo Martinic, establece la existencia de 50 hoteles y 256 pensiones o residenciales. La creación de este importante número de lugares para hospedarse, hace sentido al conocer la cantidad de visitantes que llegaban a la zona. El principal auge se debió a los inmigrantes, en su mayoría europeos, que buscaban nuevas oportunidades en estas lejanas tierras. Otro hotel reconocido como de categoría en la

XEl X hotel Imperial se anunciaba como el mejor y el más confortable en el diario The Magellan Times.

época fue el Kosmos, fundado por H. Groenewold, quien era capitán de la Compañía Naviera alemana Kosmos. Si bien a fines del 1800 fueron varios los lugares populares de alojamiento, para 1910 sonaban el Hotel de la Marina, Pacífico, Bella Dalmacia, Royal, La Bolsa, Genova, El Alemán y el hotel Central (ubicado en calle Roca) que publicitaba en las páginas del Chile Austral señalando que este lugar se había transformado completamente contando ahora con nuevas comodidades como cocina de primer orden, cantina surtida y piezas confortables, además de un “aseo esmerado”. El nombre del dueño de este hotel también se destacaba en la publicidad ya que si a cargo está Daniel Bohr el lugar adquiere cierto prestigio. Lo mismo sucedía con el hotel Progreso, cuyo dueño era José Antonio Menéndez. Los hoteles de categoría en Punta Arenas recibieron a destacados personajes. Por ejemplo, al Kosmos llegaron diplomáticos, empresarios y llamativos visitantes en su mayoría alemanes, por la nacionalidad de su dueño. A comienzos de la Primera Guerra Mundial la clientela bajó notablemente en el Kosmos y H. Groenewold decidió vender su propiedad al francés Julio Biget que luego cambio el nombre del hotel a Cosmos. En el Hotel de France se alojó el grupo expedi-

cionario polar internacional junto al científico belga Adrien de Gerlache y el sueco Roald Amundsen. Mientras en el Hotel Royal se hospedaron figuras como el explorador polar capitán Ernest Shackleton. Ya entrando en 1920 la hotelería de Punta Arenas se vio resentida con la baja de visitas y la escasa llegada de inmigrantes atribuible al período de post guerra mundial. Fueron numerosos los establecimientos que cerraron y sólo lograron mantenerse los que tenían mayor prestigio. Entre ellos el hotel Cosmos, Royal, de France y el Imperial, que luego se transformó en el hotel Savoy, el único que ha logrado mantenerse hasta hoy.

XEl X hotel Central era de propiedad de Daniel Bohr, padre del famoso actor José Bohr.

Edición Especial 69º Aniversario La Prensa Austral


Punta Arenas,

una de las primeras ciudades en contar con

energía eléctrica

Con la colaboración del empresariado local y la participación de toda la comunidad, al cierre del siglo XIX Punta Arenas ya se podía jactar de ser una de las primeras ciudades en tener energía eléctrica iluminando sus calles y un servicio telefónico comunicando a su gente.

Víctor Saavedra

P

17

ese a su lejanía con las grandes metrópolis y su difícil conexión con la capital, a comienzos del 1900 Punta Arenas ya estaba presente en el mapa de la innovación y la búsqueda de las nuevas tecnologías que propiciaran el progreso. Ya se contaban las horas para celebrar el centenario de la nación y las expectativas eran enormes, con grandes eventos a lo largo de todo el país. Punta Arenas no fue la excepción y su esforzada gente también planeaba lo suyo. Entre preparativos y organizaciones, la población magallánica tenía algo más que celebrar que sólo los 100 años de los primeros movimientos independentistas. Y es que el 17 de septiembre de 1910, se cumplieron 12 años de los mayores avances tecnológicos de la época, que revolucionaron la vida en esta lejana tierra. Con la colaboración del empresariado local y la participación de toda la comunidad, al cierre del siglo XIX Punta Arenas se podía jactar de tener energía eléctrica iluminando sus calles y un servicio telefónico comunicando a su gente. El orgullo del pueblo de la época era enorme. A más de tres mil kilómetros de distancia de Santiago, era una de las pioneras en el conocimiento y uso de nuevas tecnologías, cambiando para siempre la calidad de vida de sus habitantes.

Edición Especial 69º Aniversario La Prensa Austral

Miércoles 25 de agosto de 2010

Edición Especial 69º Aniversario La Prensa Austral

XEl X gobernador interino Rómulo Correa convocó a una reunión a los comerciantes y vecinos de prestigio para fundar la Compañía de Luz Eléctrica de Punta Arenas.


18

Y se hizo la luz El inicio de la historia de la energía eléctrica en Magallanes se remonta a 1897, con la creación de la primera empresa del rubro: la Compañía de Luz Eléctrica de Punta Arenas, formada íntegramente por accionistas regionales. El empresariado local, que hasta ese entonces apuntaba más a sus negocios que a la búsqueda del bien social, de pronto se iluminó y decidió volcarse hacia objetivos de interés común para toda la población. Así y al alero del hombre más prominente y poderoso del territorio, José Menéndez, y Numa Mayer, arquitecto francés, a quien se le debe el mérito de iniciar con sus proyectos la transformación arquitectónica y urbanística de la ciudad, comenzó el sueño. “Ambos convenían en la idea de que la ciudad requería de un adelanto que ejemplificara y estimulara su desarrollo. Y esa expresión de progreso no podía ser otra mejor que la introducción de la luz eléctrica para el alumbrado domiciliario y público. Se trataba de un adelanto modernísimo, del que para aquel tiempo virtualmente carecían todas las ciudades chilenas”, detalla en su obra el historiador Mateo Martinic, “Historia de la Región Magallánica”. El encargado de canalizar la iniciativa fue Rómulo Correa, gobernador interino de la época. Convocó a una reunión a los comerciantes y vecinos de más prestigio, donde se acordó fundar la compañía bajo al forma de una sociedad anónima. El capital inicial fue $100 mil, divididos en

mil acciones de $100 cada una. A la cabeza de la compañía quedó su gestor, José Menéndez, y la primera decisión del directorio fue importar desde Estados Unidos la maquinaria (dínamo, motor y accesorios) y los elementos para alimentar e instalar una red inicial de 1.200 luces. En un principio se pensó en la utilización de las aguas del río de Las Minas para la generación de fuerza, idea que se desestimó en cuanto los estudios demostraron la insuficiencia e irregularidad estacional del caudal. Por esta razón se convino en que la producción se obtendría por la vía térmica. El tendido de los cables para la conducción de la corriente eléctrica comenzó en agosto (1898), para luego seguir con las primeras instalaciones interiores, como la imprenta El Magallanes y en la casa de Sara Braun. La caída del mercado de las velas y los chonchones de queroseno comenzarían su descenso el 17 de septiembre de 1898. A las 20 horas y como número especial del programa de las festividades patrias, se puso en marcha la máquina dinamoeléctrica y se iluminó la ciudad. Dos días después, fue el turno de la red de alumbrado público. Comunicación a distancia Los esfuerzos por lograr ser una de las primeras ciudades del país en contar con luz eléctrica, hicieron que en la población magallánica se despertara la inquietud por nuevos adelantos tecnológicos

que les facilitaran la vida. Casi paralelamente, se iniciaron las gestiones por contar con uno de los más cotizados al cierre del siglo XIX y que prometía revolucionar la comunicación: era el tiempo del teléfono. “Al alumbrado eléctrico hubo de agregarse contemporáneamente otro reciente adelanto de la modernidad tecnológica mecánica destinado al provecho social, como era el teléfono y casi en simultaneidad con otro invento algo más antiguo, el telégrafo, indispensable para las comunicaciones ultraurbanas”, comenta Martinic. Fue el ingeniero inglés Guillermo Adolfo Jones, que hacía poco había llegado al territorio, quien puso sobre la mesa la necesidad de hacer un esfuerzo para mejorar los servicios de comunicaciones a distancia. La iniciativa se hizo pública en agosto de dicho año y fue acogida con gran interés por el vecindario de Punta Arenas, en especial por los comerciantes e industriales. Fue a través de Magallanes Telephone Co. que comenzó el proyecto. En pocos meses se adquirieron los elementos para el objetivo y se instaló una pequeña central en el edificio del hotel Kosmos, mientras se trabajaba en el alumbrado de las distintas calles de la ciudad. A fines de 1898 el vecindario, la actividad empresarial y las oficinas administrativas públicas pudieron disponer del servicio telefónico que, a poco andar, se comenzó a extender hacia las zonas rurales al norte y sur de Punta Arenas.

Edición Especial 69º Aniversario La Prensa Austral


Movimientos sociales marcaron la llegada del

centenario

Las gestiones para constituir la Federación Obrera y el descontento generalizado de la ciudadanía por la llegada de los servicios aduaneros a la región, marcaron la primera década del siglo XX.

Víctor Saavedra

C

on el Centenario en el horizonte y transformada hace unos años en una de las regiones pioneras en cuanto a innovación y tecnología, Magallanes comenzaba el siglo con la visión puesta en el desarrollo y crecimiento económico. En paralelo, los trabajadores de distintos sectores a nivel país comenzaban a inquietarse, al notar que la llamada industrialización no contemplaba ningún tipo de legislación social o laboral, que los favoreciera o brindara protección. Fue a través de las mutuales, las sociedades de resistencia y las mancomunales, que los mismos trabajadores se organizaron para proteger a sus asociados y fomentar la solidaridad proletaria. Así las cosas, a mediados de la década de 1910 comenzó a gestarse una agrupación de obreros de ferrocarriles con una orientación mutualista ligada al Partido Demócrata: nacía la Federación Obrera de Chile (Foch). Con el pasar de los años, se integró la gente del salitre y tomó un carácter nacional. El movimiento magallánico En la región más austral del país la cosa no era diferente y la actividad social proveniente del mundo laboral no tardó en manifestarse. Comenzó así la formación de agrupaciones de protección de intereses privativos de grandes grupos populares.

XEn X 1919 se produjo una grave rebelión obrera en Puerto Natales.

Edición Especial 69º Aniversario La Prensa Austral

Miércoles 25 de agosto de 2010

Edición Especial 69º Aniversario La Prensa Austral

19


20

XLos X movimientos sociales han sido objeto de estudio en varias obras por parte de investigadores regionales.

La sociedad magallánica no fue la excepción y vio formarse un movimiento laboral que tomaría distintas expresiones, aunque siempre con idénticos objetivos. “La ya fuerte actividad económica territorial de los años finales del siglo XIX había significado la existencia de un contingente de trabajadores en grado de importancia creciente”, detalla el libro Historia de la Región Magallánica, de Mateo Martinic. Al cierre del siglo XIX se formó una agrupación mancomunal llamada Unión Obrera, entidad que marcaría precedentes. Ya para el 8 de marzo de 1903 un grupo de 52 personas de XEn X la década del 20, Antonio Soto Canalejo fue un legendario líder obrero en la Patagonia.

de la capital, que promovieron la instalación de un servicio de Aduanas. La medida ya había sido planteada por el gobierno a fines del siglo XIX y renovada en 1906, lo que alarmó a la sociedad puntarenense de la época. Ello dio origen a verdaderos frentes cívico populares de defensa del interés regional y organizaciones que lograron el apoyo de los presidentes Federico Errázuriz y Pedro Montt. Las aprensiones eran tales que se anunciaba en cada ocasión que la medida sería un peligro, entendido como mortal para la prosperidad de Magallanes. “A la vuelta de 1910 los intereses centralistas, liderados por la Sociedad de Fomento Fabril, renovaron con bríos la antigua propuesta de los impuestos aduaneros. Así, lo que no pudo fructificar en 1899 ni en 1907, obtuvo éxito en 1912 con la disposición legal que establecía el régimen aduanero en el territorio austral”, señala el texto. Las razones que se dieron, apuntaban a la relación con la apertura de nuevos mercados para las industrias del centro del país, con la represión del contrabando, con el robustecimiento de la acción chilenizadora y con un incremento en los ingresos fiscales, causando gran pesar al pueblo del fin del mundo.

variada nacionalidad (chilenos, españoles, franceses, croatas, italianos, británicos y griegos) ponía los fundamentos de una asociación para la protección y fomento de sus intereses: la Unión Internacional de Obreros de Punta Arenas. Pese a esos intentos, la verdadera manifestación de vida laboral la puso la Sociedad Unión y Progreso de Obreros Carneadores, creada hacia 1910, que agrupó a una parte de los trabajadores rurales. Ya con varios intentos, el 18 de junio de 1911 se fundó la Federación Obrera, que tal y como la catalogó Mateo Marticic, se convertiría lejos en la más afamada de las organizaciones formadas en la región en lo que fue el pasado siglo, con un nutrido historial a favor de los asalariados y sus familias. No a la Aduana “Pocos asuntos durante la época agriaron más el ánimo de la dirigencia territorial, en particular del sector mercantil e industrial, que el relativo a la instalación de los servicios aduaneros en Magallanes”. Así relata Martinic este episodio histórico para la región. Era una cuestión que enfrentó el interés magallánico legítimo, con el de políticos y entidades

XEl X aislamiento, el clima hostil y las deficientes condiciones laborales en el pasado fueron caldo de cultivo para dos motines en Punta Arenas. El gobernador Diego Dublé Almeyda sufrió el llamado motín de los artilleros entre el 11 y 12 de noviembre de 1877.

Edición Especial 69º Aniversario La Prensa Austral


XUn X grupo de pioneros se tomó esta foto en la bahía de Puerto Natales aproximadamente en 1914.

21

Puerto Natales,

esfuerzo y esperanza frente al mar Gabriel Leiva

U

n pequeño río que proporciona el agua vital, una hermosa costa con puertos seguros y una incipiente empresa ganadera, son las características que alentaron la llegada de los primeros colonos y posteriormente la fundación de la ciudad de Puerto Natales. No fue el primer lugar de colonización de Ultima Esperanza. Ese sitio

estaba destinado a Puerto Consuelo donde se afincó el visionario capitán alemán Hermann Eberhard junto a su familia. En las cercanías se levantaría Puerto Prat y Puerto Cóndor. El 6 de octubre de 1906 el censo de la Junta de Alcaldes de Magallanes contabilizaba 253 habitantes en Ultima Esperanza, la mayoría varones y solteros, ya que existían sólo 16 familias. Un 40 % aproximadamente se trataba de europeos. Para el año siguiente y gracias a la instalación de la

Sociedad Explotadora de Tierra del Fuego la población ya había aumentado a 392, según el censo nacional. Primeros poblados El ayudante del Departamento de Historia de las Instituciones Jurídicas y Sociales de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, el natalino Nelson Alvarez Vera, realizó un trabajo sobre el período de 1906 al 1915. En él precisó que para la primera fecha mencionada existían como poblados Puerto Prat y Puerto Cóndor. “Los problemas y los inconvenientes de poblar o establecer el principal centro urbano del territorio en aquellas dos aldeas a poco se dejó sentir. En Puerto Prat escaseaba la leña en los alrededores y no había agua potable en lugar cercano, además que su rada no era propicia para recibir buques de gran calado, tomando en consideración que el gran medio de comunicación y transporte por aquel tiempo era el barco”, indica Alvarez. Puerto Cóndor, por su parte, no era ajeno al problema de la leña y el agua, sumado a que su bahía se escarchaba impidiendo en ocasiones el total acceso de naves, cualquiera fuera su calado.

Edición Especial 69º Aniversario La Prensa Austral

Miércoles 25 de agosto de 2010

Edición Especial 69º Aniversario La Prensa Austral


Blanchard, para establecer allí un depósito de lanas y mercaderías. Nuevos colonos En 1906, Laforest dejó Ultima Esperanza y vende su hijuela al español José Iglesias Díaz, quien rápidamente acondiciona y amplía las instalaciones existentes, formando su hogar definitivo e instalando hacia 1908 un almacén de ramos generales, en otra ubicación. De esta forma también se van afincando otros, llevando a cuestas sus sueños y esperanzas y atraídos

Gentileza Nelson Alvarez

22

El embrionario surgimiento de Natales En la ribera del río Natalis, descubierto hacia 1894 por Ernest von Heinz, ya se habían ido instalando poco a poco algunos colonos. El primero de ellos y quien obtuvo el título provisorio de propiedad del Supremo Gobierno respecto de una hijuela de 25 hectáreas en una loma ubicada, junto al río y frente al mar en el alto de la actual rotonda “José Iglesias Díaz”, fue el francés Alcide Laforest. Así lo consigna el diario El Comercio de Punta Arenas, en su edición del 20 de febrero de 1904. Esta concesión era para establecer una carnicería y un hotel. Ello finalmente se limitó a dos piezas de material ligero. El 30 de enero de ese año se ya se había concedido un título provisorio de propiedad respecto de una hectárea de terreno en Puerto Natales a la Sociedad Anónima Ganadera Marítima y Comercial Braun &

por el sabor de lo nuevo se instalarán para siempre levantando sus casas frente al mar para albergar a sus numerosas proles. Hombres como Juan Eleodoro Soto Matus, Manuel Alvarez Ruiz, Vicente Arteaga Bermedo o Julio Thiel Meier, este último como primer agente de la Sociedad Comercial Stubenrauch & Cía., en Ultima Esperanza. El uso corriente y la tradición fueron deformando el latinismo Natalis en Natales y el 31 de mayo de 1911 el Presidente Ramón Barros Luco promulga el Decreto Supremo 832 que da fundación oficial a la población de Puerto Natales. Nelson Alvarez en su investigación indica que “las casas eran pequeñas. En el mejor de los casos una amplia habitación que hacía las veces de sala y cocina y uno o dos dormitorios en los que transcurrían las largas tardes de invierno donde se cultivaban las más nobles virtudes que por años caracterizarán al pueblo natalino, pueblo modesto conformado principalmente por obreros”. Para 1914 el censo municipal de la Junta de Alcaldes de Magallanes da cuenta que existen en Puerto Natales cerca de 800 habitantes, lo que para 1917 ascenderá a cerca de 1.500, teniendo en este poblamiento un trascendental papel la instalación del frigorífico Bories por parte de la Sociedad Explotadora Tierra del Fuego. Desde ese momento se inicia el desarrollo de la ciudad de Puerto Natales, capital de la provincia de Ultima Esperanza, cuyos habitantes son los herederos de esos visionarios y valientes colonos.

Edición Especial 69º Aniversario La Prensa Austral

XAún X existe a la entrada de la ciudad la casa de la familia Iglesias Alvarez. La foto muestra la construcción en una fecha entre 1910 a 1918.


Rober Hofer

A

l contemplar alguna fotografía de Punta Arenas de hace 100 años, ya era posible apreciar que esta región trazaba un rumbo definido en su movimiento comercial, siempre de la mano de la actividad marítimo portuaria. En este camino a medio andar, el potencial económico de sus grandes extensiones de terrenos sin explotar incidiría en la llegada de muchos colonos de procedencia europea de empuje emprendedor. A fines del siglo XIX, ya se notaría alguna incipiente actividad por parte de estancieros venidos de las islas Malvinas o Falkland, quienes introducirían la ganadería ovina en Magallanes. Ello se vio favorecido por la gestión del gobernador Diego Dublé Almeyda, quien en esa época trató de orientar la economía local a ese rubro. Su explotación extensiva vería en pocos años un exponencial crecimiento. De 240 cabezas existentes en 1876, un censo de 1903 ya arrojaba un millón 800 mil lanares. Esto, sin duda, fue fruto del nutrido intercambio comercial que llegó a establecer Magallanes con aquel territorio insular, el cual se desarrollaría con mayor intensidad entre 1880 y 1914, según consta en una monografía del Premio Nacional de Historia Mateo Martinic. Otros progresos en la última mitad del siglo XIX llegaron de la mano de la minería, con el hallazgo y explotación de placeres auríferos en Tierra del Fuego, lo cual atrajo a muchos colonos a la “vecina orilla” y llevaron a fundar la ciudad de Porvenir en 1894.

XMauricio X Braun.

XRestos X del Amadeo.

XJosé X Nogueira.

El Estrecho de Magallanes tuvo un nutrido tránsito naviero

El intercambio comercial con las islas Falkland o Malvinas fue un hecho relevante en aquellos primeros años. XDurante X la primera década del siglo XX, el estrecho de Magallanes fue epicentro de un nutrido tránsito naviero, con un importante movimiento de productos desde y hacia Europa. En la fotografía, el vapor Amadeo.

Entre océanos La vida de aquellas primeras décadas era más dura, al igual que más marcados los inviernos, consolidándose Punta Arenas Edición Especial 69º Aniversario La Prensa Austral

Miércoles 25 de agosto de 2010

Edición Especial 69º Aniversario La Prensa Austral

como el núcleo urbano más importante de la Patagonia. Las comunicaciones marítimas eran a lo que son las telecomunicaciones de hoy, y durante varios años Punta Arenas fue el paso obligado de muchos buques. La existencia de un paso natural interoceánico entre el Atlántico y el Pacífico ayudó a mover las aspas de un nutrido movimiento naviero. Por esos años, Magallanes realiza sus primeras exportaciones, entre cuyos productos se cuentan: ovinos, caballos, heno, postes de ciprés y madera de construcción, pieles y capas confeccionadas con las mismas. Este movimiento tuvo como precursor al Amadeo, primer buque a vapor matriculado en Punta Arenas, el cual fue traído por el asturiano José Menéndez. Otro inversionista que lograría gran notoriedad es el armador, ganadero y comerciante de Punta Arenas José Nogueira, cuya gran visión, esfuerzo y espíritu de superación harían de él el más importante empresario de la época. A su muerte, acaecida en 1893, su viuda Sara Braun continuó sus negocios con gran éxito. El incipiente motor del tráfico internacional también contaría con el empuje de los industriales y comerciantes Mauricio Braun y Juan Blanchard, a través de la firma Braun & Blanchard. La amplitud y diversidad de emprendimientos de estos connotados pioneros los harían expandirse y mantener negocios paralelamente en la Patagonia argentina. El impacto de la Primera Guerra Mundial y la apertura del canal de Panamá fueron factores determinantes en un natural resentimiento de la actividad comercial a partir de 1914, y que irían imponiendo nuevos derroteros a la estructura económica de la región.

23


XConstrucción X de la entonces llamada Iglesia Matriz, hoy Catedral, hacia 1895, diseñada por el sacerdote arquitecto Juan Bernabé.

24

XIndígenas X selknam en la misión de isla Dawson.

Católicos y evangélicos, decisivos en los tiempos pioneros de Magallanes

En esos años, la devoción católica se extendía hacia el sector norte de Punta Arenas, con la fundación de la capilla de Río Seco. Roberto Hofer

A

inicios del siglo XX, Punta Arenas se consolidaba como una ciudad tocada de la mano de Dios, dejando atrás aquel triste rol de colonia penal. No obstante, un primer templo católico ya había sido levantado en 1854, luego que en 1850 se creara la viceparroquia de Nuestra Señora de la Merced. El 21 de julio de 1887, llegan los primeros cuatro misioneros salesianos, al

XMonseñor X José Fagnano.

frente del sacerdote italiano José Fagnano, a hacer realidad el sueño de Don Bosco por esta latitud. Hacia 1910, la ciudad contaba ya con una iglesia matriz frente a la plaza, donde se alza la actual Catedral. Según una crónica del padre Alfredo Videla, éste había sido emplazado allí en febrero de 1892, pero un incendio lo destruyó a los cuatro meses. Ello llevó a reemplazarlo por un templo de ladrillos, que se inauguró el 1º de junio de 1901, obra del sacerdote arquitecto Juan Bernabé. Al término de aquella primera década, el 31 de julio de 1910 el cura párroco de Punta Arenas bendecía solemnemente la nueva capilla Nuestra Señora del Carmen, situada en Río Seco, paso obligado de todo quien saliera de la ciudad para tomar la ruta hacia el norte. Este hito es destacado por el obispo de Punta Arenas, monseñor Bernardo Bastres, quien resaltó que el actual terreno donde se emplaza dicho templo fue un obsequio de la empresa inglesa The South American Export Syndicate Limited, que trabajaba el frigorífico de Río Seco. “Lo interesante es que los gerentes que aportaron para ello no eran católicos, eran anglicanos”, lo que habla de la responsabilidad social de la empresa, que se preocupó de la vida espiritual de sus trabajadores. En aquellos años llegaban a sus postrimerías las misiones salesianas de San Rafael y del Buen Pastor, que hasta 1912 evangelizaron a los aborígenes selknam y kawésqar agrupados en isla Dawson. A propósito del emplazamiento de la Catedral, en sólo 20 años serían también

Edición Especial 69º Aniversario La Prensa Austral

levantadas en cemento y ladrillos el Santuario María Auxiliadora y el templo de San Miguel. Evangélicos Más de un siglo de historia en la región atesora el culto evangélico, cuya labor marca presencia desde que en 1895 llegara a la región el primer evangelizador anglicano. En aquel entonces, la creciente presencia de la colectividad británica en Punta Arenas llevó a que el obispo de las Islas Malvinas, Waite Hockin Stirling (con autoridad sobre toda América del Sur), enviara al misionero John Williams y su familia a establecer la primera capellanía en esta austral colonia. No obstante, a contar de la fundación de Punta Arenas ya existían familias de ascendencia alemana quienes profesaban la fe luterana, aunque para celebrar sacramentos debían viajar a territorio argentino o aprovechar el eventual arribo marítimo de algún pastor luterano. A partir del empuje fundacional de la Iglesia Saint James (en calle Waldo Seguel, aledaña a The British School), por parte de la comunidad anglicana, con el tiempo se establecerían también las iglesias Metodista Episcopal (ubicada hoy en calle Fagnano), Metodista Pentecostal, Alianza Cristiana, entre otras, llegando a ser hoy más de 35 iglesias, una veintena de las cuales se agrupan hoy al alero de la Confraternidad de Pastores Evangélicos de Punta Arenas. Desde sus inicios, su aporte ha sido muy apreciado, en especial su acompañamiento en hospitales, cárceles y hogares de beneficencia.


Porvenir,

el pequeño poblado que nació en Bahía Chilota XEl X vapor Porvenir fue uno de los más cómodos barcos que cruzaban entre Punta Arenas y Porvenir, transportando carga y pasajeros.

25

XDurísima X era la vida de los mineros artesanales auríferos a principios del siglo XX, por lo que bajar al pueblo a divertirse formaba parte del ritual de su quehacer.

S

Félix Iglesias

eis años de fundación oficial tenía apenas Porvenir en 1910, cuando Chile celebraba su primer Centenario. El pequeño pueblo se había trasladado desde Punta Chilota poco años antes, por la ausencia de agua en el lugar (era necesario traer en barriles y en bote cruzando la bahía). Allí contaba con apenas 4 casas más un puesto ganadero, algunos galpones de almacenamiento, carneaderos, varios corrales, patios cercados con gallineros, crianza de animales y un par de sembradíos, además de varias carretas dispersas en lo que pretendían ser sus calles y un tosco muelle de palos. Pero para el Centenario ya estaba instalado a orillas de la bahía llamada por los indígenas selknam “Karkamke” (‘aguas poco profundas’), cuando se inició la masiva llegada de inmigrantes nacionales y de

otras nacionalidades. Venían a “la segunda California” en busca del oro que ya muchos explotaban en las serranías cercanas, o para practicar el comercio, ofrecer servicios y también para establecer oficnas gubernamentales. La fiebre del oro En la cadena montañosa de escasa altura, pero de continuo clima helado y nieve durante 7 meses al año, llamada Boquerón (hoy cordón Baquedano), a unos 20 kilómetros de distancia del pueblo, laboraban decenas de mineros. Vivían en improvisados ranchos en las laderas de los cerros. Algunas dragas auríferas de sociedades internacionales tenían grandes campamentos de trabajo, con maquinaria, depósitos de carbón y leña, represas de agua y otras instalaciones. La moneda

corriente usada como forma de pago en la pequeña ciudad era naturalmente el oro. Con oro en forma de pepas, escamas o en polvo, envuelto en papel mantequilla con anotaciones externas del peso exacto, los mineros pagaban sus víveres, vituallas, herramientas, cabalgaduras, el infaltable licor y los servicios íntimos de una mujer. Estos últimos eran ofrecidos por un grupo de refugiadas polacas instaladas a orillas del estero Boquerón (hoy llamado -sin serlo- río Porvenir), que desaguaba en la bahía a un kilómetro del pueblo. El mismo chorrillo donde los aguateros sacaban agua para vender a los pobladores, transportándola en barriles que giraban sobre su eje o en carros con varios toneles. Allí vivían en improvisadas carpas las flacuchentas y pálidas mujeres, que venían escapando de las miserias de la vieja Europa, cayendo en otro tipo de vida mísera donde además, el idioma era un obstáculo. Muchas de ellas emigraron de Porvenir en los

Edición Especial 69º Aniversario La Prensa Austral

Miércoles 25 de agosto de 2010

Edición Especial 69º Aniversario La Prensa Austral


Pioneros notables hacia 1910 XMausuleo X de la Sociedad de Socorros Mutuos La Cosmopolita, en el Cementerio de Porvenir. Posan ante la lápida central Juan Radmilovic, Pedro Amalio Muñoz, Antonio Cvitanic y Nicolás Zaro.

26

años siguientes, otras se fueron a vivir con mineros y las demás con el paso del tiempo desaparecieron, cuando se radicaron otras casas de tolerancia. La proliferación de estos locales acarreó los primeros problemas de convivencia, porque el consumo desmedido de alcohol generaba enfrentamientos verbales y peleas. Esto llevó a que la primera institución de carácter público en instalarse fuera la policía. En tanto, atendiendo los problemas que pasaba la comunidad ante incendios y otras desgracias, se creó la Sociedad de Socorros Mutuos La Cosmopolita (1904), que prestaba ayuda entre sus asociados. La primera depresión El pueblo comenzó a tomar forma el año de su fundación, 1894, cuando llegaron enviados por el gobierno los agrimensores Contreras y Donoso a trazar

XAl X subdelegado Ramón Torres Martínez le tocó la dura crisis del término de la aurifería mecanizada, pero no se amilanó y puso en marcha un plan de impulso progresista que incluyó subdivisión y entrega de tierras para explotación ganadera, entre otras obras, en la era de 1910.

la población. La dividieron en 72 lotes o manzanas de terrenos para viviendas, que en pocos meses fueron totalmente copados en la margen noreste de la bahía de Porvenir. Era delegado del departamento de Tierra del Fuego desde el 6 de julio de 1903, Ramón Torres Martínez, quien en 1905 levantó el tercer y definitivo plano oficial de Porvenir, cuya exactitud fue aprobada por el gobierno. Torres fue un gobernador progresista, porque en su administración también se terminó el muelle, que entró en funciones en 1906; creó el Cuerpo de Gendarmes en mayo de 1907 e instaló, un año después, la primera oficina de Registro Civil. Pero su mayor logro fue la subdivisión de tierras fiscales para establecer las primeras pequeñas estancias en la isla, lo que también daba cuenta del impulso que obtenía el desarrollo ganadero. Por otro lado, desde 1896 funcionaban las primeras Compañías Mineras de explotación aurífera, que duraron sólo hasta 1909 y las menos, hasta un lustro después. Su cierre provocó desmoralización entre los habitantes, sobre todo entre quienes quedaron desocupados. Fue cuando comenzaron a vender sus viviendas e irse de Porvenir, hasta que en 1916 la subdelegación comienza a repartir terrenos y hace lo mismo con pequeños campos, para iniciar faenas ganaderas, agrícolas o mixtas. Se conocieron como hijuelas, alrededor de la ciudad y parcelas, un poco más lejos. Para comunicar la isla al continente comenzó a funcionar la Línea Braun & Blanchard, con su remolcador de alta mar Antonio Díaz. Más tarde incorporó otros barcos de mayor tonelaje para trasladar maquinaria, herramientas, útiles de esquila y abastos para el pueblo. Se recuerdan los vapores Patagonia, Lovart, Porvenir y Minerva.

Edición Especial 69º Aniversario La Prensa Austral

Esteban Covachich Yugoslavo. Llegó atraído por la fiebre del oro el 22 de agosto de 1892, trabajó primero en el río de Las Minas, Punta Arenas, luego en río Baquedano, en la isla. Sufrió grandes padecimientos por la escasez de herramientas y de alimentos, por el frío y por los ataques de los indígenas. En 1895, junto a Nicolás Covachich, construyó el primer chalet de madera de 3 pisos de Porvenir. José Iglesias Fraga Español. Llegó al territorio en 1889, decidido a encontrar oro. Juntó una buena cantidad con la que se estableció como ganadero. Subdelegado del departamento, fundador de instituciones. Casado con Feliciana Durán le dio 24 hijos a la tierra fueguina. Junto a Francisco Brzovic fundaron una sociedad comercial que funcionó por décadas. Rafael Rusovic Yugoslavo. Llegó en 1811 buscando oro en isla Lennox. Con lo ahorrado instaló un servicio de cabotaje marítimo entre Punta Arenas y Porvenir, con el cutter Josefina de 5 toneladas de desplazamiento. Volvió a buscar oro en Baquedano y terminó en Punta Arenas como proveedor comercial de Braun & Blanchard, en la línea Versvolf y Halm, que unía el teritorio con el norte del país.


Francisco Brzovic Yugoslavo. Arribó a Tierra del Fuego en 1892. Formó con José Iglesias Fraga la Sociedad Brzovic e Iglesias, en 1908, dueños de hijuelas ganaderas en Bahía Chilota y norte de Porvenir y en 1916 propietaria de las estancias Fortuna y 21 de Mayo y lotes en Argentina. La sociedad fundó la primera panadería y carnicería de Porvenir.

Manuel Lillo Navarrete Chileno, nacido en Valparaíso. Tenaz emprendedor, llegó a la zona en 1891, realizó numerosos trabajos para concluir como un exitoso ganadero fueguino. Casado con Delia Scott, fueron sus hijas Elvira y Estela, respetadas damas porvenireñas. Asociado con Ramón Torres Martínez, fueron dueños de las estancias Mercedes y Santa María. Fue juez de subdelegación en 1909, primer alcalde designado en 1934 y fundador de prácticamente todas las antiguas instituciones de Porvenir, destacando la Cruz Roja de Tierra del Fuego.

Alberto Bour Monvillé Francés, nacido en Lyon. Llegó a Porvenir contratado como ingeniero director de la Compañía Lavaderos de Oro Sutphen & Co., donde trabajó hasta su cierre en 1908. Luego desarrolló labores auríferas y de ganadería privadas. Fue miembro de la tercera junta de vecinos, juez subdelegado, comisario ad-honorem, juez de Policía Local y administrador de la Compañía Aurífera Porvenir de Tierra del Fuego.

Otros vecinos notables del centenario

José Covacevich Costa Austríaco, nacido en Starigrad en 1891. Estableció el primer gran comercio de abarrotes de Porvenir cuando sólo había negocios pequeños. Surtía de víveres a mineros, firmas auríferas y hoteles de Baquedano. Agente de la Sociedad Explotadora Tierra del Fuego en Porvenir y de la firma Braun & Blanchard en la isla. Fue miembro de la junta de vecinos y fundador de la estancia La Fueguina en 1916.

Andrés Manacarda, Ramón Lisboa, Juan Pablo Durand, Manuel Antonio Laynes, (españoles). Pedro Nolasco Herrera, Arturo Niño, Pedro Chiana, Manuel Cruz Vera, Miguel Romano, Simón Macan (chilenos). Juan Covacich, Simón y Juan Cvitanic, Nicolás Cuscevich, José Covachich, Esteban Covacevich (yugoslavos) y John Dick (neozelandés).

Nicolás Lausic Yugoslavo. Establecido en Porvenir desde el 28 de agosto de 1903, donde instaló un gran almacén de importación y compra y venta de frutos y vegetales. Fue uno de los negocios más grandes del poblado. Miguel Radonic Blajovic Yugoslavo. Llegó en 1898 a Tierra del Fuego como empresario hotelero, casado con Cornelia Scarpa, 3 hijos: Nicolina, Antonio (pionero del cine nacional junto a José Böhr) y Tomás (gobernador y regidor de Porvenir). Falleció el 16 de septiembre de 1927. Pedro Amalio Muñoz Chileno. Residente en Porvenir desde 1892, destacó en la administración pública. Fue empleado y jefe de la Policía, juez de subdelegación. Al retirarse del servicio público fue ganadero y comerciante. En 1904 impulsó y fundó de la Sociedad de Socorros Mutuos. XEl X Zeppelín (viajero por la isla) Juan Pablo Durand, junto a sus ayudantes, en su tienda de venta ambulante.

Edición Especial 69º Aniversario La Prensa Austral

27


XEl X Teatro Municipal José Bohr fue inaugurado el 1º de junio de 1899 como Teatro Colón con el estreno de la ópera “Lucía de Lammermoor”.

28

Las entretenciones

de nuestros abuelos Cine mudo y en blanco y negro. En 1903 fue la primera función de cine en Punta Arenas, pero en 1910 llegarían adelantos como el proyector Pathé Baby, con comedias, imágenes y fantasías desde Europa, que eran proyectadas diariamente en el Teatro Municipal.

XJosé X Bohr.

Adrián González

E

l destacado cronista del cine magallánico Dionisio Frangópulos, conocido como “Frank”, aseveraba que la primera función de cine en Punta Arenas se realizó en 1903. Desde aquel año, a la par con la modernización que empezó a vivir la ciudad en el plano comercial, se comenzaron a adquirir las primeras máquinas proyectoras de cine mudo, que constituían la gran atracción de la época y una entretención que fascinaba a todos. Prueba de ello fue la llegada del cinematógrafo o proyector Pathé Baby, construido por la compañía fonográfica y cinematográfica de los hermanos Pathé de Francia. En julio de 1910, se estrenó la máquina de cine mudo y en blanco y negro en el Teatro Municipal de Punta Arenas. “El proyector está a la altura de los mejores que se han traído a esta ciudad y las vistas son muy hermosas y todas desconocidas. Por cada vapor llegarán películas de Europa con el fin de proporcionar en cada función un programa nuevo”, decía la edición de El Magallanes del viernes 1 de julio de 1910. Las imágenes que se exhibían eran elaboradas por la misma compañía Pathé, que a principios del siglo XX tuvo una gran expansión que llegó hasta los Estados Unidos, con sus productos en el campo fonográfico y cinematográfico. Carreras de automóviles, inundaciones de París, “Los tres duelos”, “Malaventuras del señor alcalde”,

“El dentista no tiene compasión”, “El maniquí”, “Sinfonía”, “La caja sospechosa”, “La incubadora artificial”, “Hasta la luna” y “La carrera de las suegras”, eran los títulos que se podían apreciar en las funciones diarias del Teatro Municipal, inaugurado en 1889. Esto sería recién el comienzo. Frank relataba que luego llegaría el auge de las salas de cine en Punta Arenas a partir de 1914 con la apertura del local Cinema Edison, llamándose después Cine Imperial, junto con el Teatro Royal, donde se presentaron además compañías y diversos números protagonizados por el gran cantante, chansonnier, actor, director y productor de cine José Bohr. Hacía 1920 se abrió el recordado teatro Politeama y el Armonía, para luego seguir hacía 1938 con el Cine Cervantes y finalmente en 1954 el Cine Gran Palace. De todos ellos sólo queda hoy en funciones la sala Estrella, construida en 1992.

Edición Especial 69º Aniversario La Prensa Austral


Prensa escrita: casi un centenar de publicaciones Alejandro Perkic

N

i pensar en radio, televisión ni mucho menos en Internet o twitter. El medio de expresión masivo de nuestros antepasados a comienzos del siglo veinte era la prensa escrita. Es así como en el período comprendido entre los años 1900 y 1920 Magallanes contaba con casi un centenar de publicaciones escritas lo que a las claras habla de un alto grado de inquietud y avidez informativa y cultural de la heterogénea comunidad que poblaba el territorio más austral de Chile. La diversidad de títulos publicados que surgieron de las imprentas regionales se dieron en forma de diarios, periódicos, anuarios, revistas y boletines. Según el historiador Mateo Martinic, del to-

tal de publicaciones señaladas anteriormente, a excepción del Heraldo de Natales y el Precursor de La Verdad, que circularon a fines de 1910 en la hoy capital de la provincia de Ultima Esperanza, todos las demás nacieron a la vida en Punta Arenas, siendo la gran mayoría de los títulos, 84 en total, en castellano, 7 en idioma inglés y 6 en lengua croata. En cuanto a su vigencia en el tiempo, unos, como El Magallanes (aún en circulación los días domingos) o El Comercio, superarían largamente el período. Otros tendrían un paso mucho más efímero, aunque no por ello menos digno, como sucedería con La Unión. Otros periódicos se mantuvieron por algunos lustros y algunos solamente uno o dos años. También los hubo aquellos que circularon por apenas meses o semanas y no faltaron los que fueron de efímera y única aparición. Si consideramos su frecuencia debemos señalar que hubo diarios, semanarios, mensuarios, anuarios y publicaciones eventuales. Cabe destacar que los órganos de comunicación escrita de la época en comento fueron medios de mucho vigor y beneficio social. Es así como en sus páginas recogieron desde el acontecer del día día, como asuntos de mayor complejidad atingentes a una comunidad en desarrollo y expansión, sin que se excluyeran opiniones acerca de la gestión administrativa de autoridades y funcionarios públicos, o bien contribuyendo a la difusión de ideas religiosas, políticas y morales y

divulgando las bondades espirituales del arte y la cultura. Otro aspecto interesante de consignar es que en este período hubo momentos de gran proliferación periodística por la cantidad de títulos publicados. Es así como en 1918 se sumaron 12 nuevos títulos a los ya en circulación, entre ellos El Magallanes, El Comercio, Chile Austral, los semanarios El Trabajo, El Socialista, The Magellan Times, Jugoslovenska Domovina y La Voz del Gráfico. También estaban las revistas Hispania, La Semana, y El Boletín Meteorológico Salesiano. A los anteriores medios nombrados se sumaron en el transcurso de ese año los periódicos La Razón y El Faro, ambos con un solo número publicado, los semanarios Slobodna Jugoslavija, La Razón y El Amigo de la Familia y también las revistas Ave de Paso, La Semana Noticiosa y La Primavera. Igualmente se nutrieron de tinta los mensuarios Boletín Estadístico de Magallanes, Boletín de la Sociedad de Instrucción Popular de Magallanes, La Necesaria y Los Previsores de Magallanes. En los medios de esa época existió amplio espacio para cuantos buscaron exponer sus puntos de vista sobre diversas materias del acontecer urbano o territorial con absoluta libertad de pensamiento y opinión de que se gozaba en la sociedad, reflejo de la democracia que se consolidaba en el centenario de vida republicana de Chile.

Edición Especial 69º Aniversario La Prensa Austral

Miércoles 25 de agosto de 2010

Edición Especial 69º Aniversario La Prensa Austral

29


30

Alejandro Salazar

Gobierno en el centenario

Entre conflictos, B celebraciones

y tragedias

uen o mal augurio. Lo cierto es que el paso del cometa Halley durante mayo marcaba un año que a nivel país evidenciaba problemas que contrastaban con el ánimo de una sociedad dispuesta a celebrar en grande el centenario. “Esta es una fecha para celebrar, pero también para emprender un profundo autoanálisis”. El mensaje del Presidente Pedro Montt (1906-1910) abría las puertas a críticas surgidas desde los más diversos ámbitos y sentaba bases para un debate nacional que en medio de celebraciones, debería seguir esperando. Magallanes era en aquel entonces una de las 23 provincias del país, con problemas que distaban bastante de la realidad nacional.

Edición Especial 69º Aniversario La Prensa Austral

Miércoles 25 de agosto de 2010

Edición Especial 69º Aniversario La Prensa Austral


XRodolfo X Stubenrauch estimaba que la posible unión de las sociedades ganaderas Explotadora de Tierra del Fuego y Ganadera de Magallanes era una verdadera amenaza para el desarrollo de la región.

de predios. Se estimaba que a comienzos de siglo había cerca de 80 estancias. Una década después se habían reducido a 15.

XAlmacén X de Stubenrauch en Puerto Natales.

Los primeros días de 1910 encontraban a Punta Arenas en medio de un conflicto que tenía como centro las sociedades ganaderas Explotadora de Tierra del Fuego y Ganadera de Magallanes. El primer alcalde, Rodolfo Stubenrauch, estimaba que la unión de estas dos poderosas organizaciones constituía una verdadera amenaza para el desarrollo de la región. Su postura encontraba eco en la comisión de alcaldes, quienes por unanimidad respaldaban oficiar al Gobierno para la adopción de medidas necesarias para frenar cualquier intención de fusión. Los temores no parecían infundados. La amenaza de menos empleos y menores salarios podría significar el golpe de gracia para una realidad nada alentadora: el territorio venía sufriendo desde inicios de 1900 una disminución de su población a raíz de la fusión

Hacia el centenario A un mes del centenario, el Presidente Montt fallecía en Bremen, Alemania, víctima de una larga enfermedad. El gobernador Fernando Chaigneau confirmaba la noticia desde Santiago. La autoridad de Magallanes regresaba desde la capital con 20 mil pesos que serían destinados a la junta de las Fiestas del Centenario y que se sumarían a los donativos entregados por las diversas colectividades. Otro golpe a nivel nacional ensombrecería los festejos. El 6 de septiembre el vicepresidente Elías Fernández Albano también dejaba de existir por enfermedad. En Punta Arenas, luego de las celebraciones de septiembre, José Menéndez B. presentaba su renuncia como primer alcalde suplente, siendo reemplazado por el vecino Ignacio Anguita. El hecho era informado en dependencias de la Gobernación por el secretario de la junta de alcaldes, Lautaro Navarro. XA X un mes del centenario, el 16 de agosto de 1910 falleció en Bremen, Alemania, el Presidente Pedro Elías Pablo Montt Montt.

Edición Especial 69º Aniversario La Prensa Austral

31


Avenida Colón,

el epicentro de las festividades del primer centenario Marisol Retamal

32

L

a Avenida Cristóbal Colón se convirtió en el epicentro de las festividades del primer centenario nacional en Punta Arenas. Así lo indican las crónicas periodísticas de 1910, que destacan la realización de actividades recreativas abiertas a toda la comunidad. Ya el 13 de agosto de ese año una nota de prensa de El Magallanes informaba sobre la solicitud de un vecino para instalar una feria artística en la Avenida Colón durante los días de Fiestas Patrias. El comerciante prometía alternativas como “ilusión de un viaje en ferrocarril entre Santiago y Valparaíso, el columpio mágico, antropófago, tiro al blanco, casino, pum-pam-pan, tembola, boilis, teatro, guignol, venta de frutas, dulces, refrescos, periódicos y una serie de juegos infantiles”. El mismo periódico señalaba con entusiasmo el 1 de septiembre: “Entramos hoy al gran mes del Centenario de nuestra Independencia” y debutaba una serie con hechos históricos ocurridos en 1810 y que dieron paso a la creación de la Primera Junta de Gobierno. El 2 se comentaba sobre la realización de concursos de tiro al blanco organizados por el Club Nacional, de carreras de caballo y desfile alegórico. Para el día 5 se notificaba del remate del derecho de ocupación de los terrenos en la Avenida Colón para que se instalaran ramadas durante los 7 días de fiestas del Centenario. Dos días después los avisos publicitarios destacaban por sus motivos dieciocheros. “¡Para las

XCon X error y todo (dice tenos en lugar de ternos) se observa que el primer centenario generó gran entusiasmo en Punta Arenas.

fiestas patrias he recibido: un surtido completo de decoraciones, como ser guirnaldas, escudos, faroles, antorchas y géneros de todos colores!”, señalaba uno de ellos. Mientras se organizaban los festejos, a nivel nacional fallecía el vicepresidente Elías Fernández, quien había quedado al mando de la nación luego de la repentina muerte del Presidente, Pedro Montt. El ministro en ejercicio más antiguo en el cargo, Emiliano Figueroa, asumía la Presidencia y con ello los festejos oficiales por este primer centenario. El 13 de septiembre se publicó el programa de fiestas para el centenario, centrado en los días 16 al

22 de septiembre, con ramadas en la Avenida Colón, vistas cinematográficas en la Avenida Colón, banda de músicos que recorrerá las principales calles, tocando aires marciales y patrióticos, regata en la bahía, concurso deportivo y de juegos populares, acto literario musical en el teatro. La ceremonia oficial se realizaría en el Teatro Municipal, habría Te Deum, juegos populares en Avenida Colón, fuegos artificiales, cabalgata y concurso de carros alegóricos. Siguiendo con la publicidad la Casa Inglesa de Jacobs & Baumann promocionaba que “para las próxi-

Edición Especial 69º Aniversario La Prensa Austral

Miércoles 25 de agosto de 2010

Edición Especial 69º Aniversario La Prensa Austral


XLa X avenida Colón fue el epicentro de las celebraciones del 18 de septiembre de 1910. Precisamente en esas Fiestas Patrias fue inaugurado el monumento Centenario, ubicado en Colón, entre Bories y Magallanes, que muestra un cóndor que rompe sus cadenas para iniciar el vuelo.

33

mas fiestas centenarias recibimos sombreros, corbatas para caballeros, ternos para jóvenes y niños, un enorme surtido en artículos para señoras”. Ya el 16 de septiembre El Magallanes anunciaba que “la ciudad ha amanecido hoy embanderada como igualmente los buques en la bahía. La animación empieza”. Y tal como lo avisaron las informaciones previas, los festejos se realizaron con entusiasmo y mucha participación familiar. Los niños disfrutaron de las competencias recreativas, y los adultos también probaron suerte en

los juegos deportivos y de azar. Hombres y mujeres asistieron con sus tenidas de gala a las celebraciones oficiales y a las actividades más festivas, como las populares ramadas. De esta manera, y como un símbolo de la unidad que reinaba en ese entonces, los magallánicos también supieron celebrar el primer centenario de la patria. XAviso X publicado en el diario El Comercio el 16 de septiembre de 1910.

Edición Especial 69º Aniversario La Prensa Austral


XPedro X Piffault Clerc fue un destacado atleta y también jugó fútbol por el Club San Martín.

34

Pedro Piffault Clerc

Nació un

XDon X Pedro falleció a la edad de 85 años en San Felipe.

día antes

Poly Rain

E

l censo de 1854 arrojó la presencia de 158 colonos, que correspondían a los pobladores de Punta Arenas. En 1875, la población había ascendido a 5.170 habitantes. La instalación de las estancias ganaderas atrajo a inmigrantes yugoslavos, británicos, franceses, suizos e italianos y chilotes. En treinta años la población se vio triplicada. En el censo de 1907, el territorio de Magallanes contaba con 17.330 habitantes, de los cuales 12.785 estaban concentrados en Punta Arenas. A partir de allí hubo un crecimiento moderado de la población. En la víspera de que la República de Chile cumpliera su primer centenario, a las 10 de la mañana del 17 de septiembre de 1910, en un domicilio de

calle Chiloé Nº 106 (dicho número no existe en la actualidad), de la ciudad de Punta Arenas, venía al mundo el primer hijo del matrimonio de inmigrantes conformado por Pedro Piffault, de origen francés y Lucía Clerc, de nacionalidad suiza. El mayor de los siete hijos del matrimonio Piffault Clerc recibió el nombre de su padre, Pedro. La infancia y juventud de Pedro Piffault Clerc transcurrió en Punta Arenas. Desde pequeño sobresalió en el atletismo. Sus logros deportivos adquirieron mayor connotación una vez que se incorporó al servicio militar en el Regimiento Pudeto. Se destacó en las especialidades de 100, 400 y 800 metros planos y en el lanzamiento de la jabalina, que le valieron varios títulos a nivel nacional y sudamericano. Sus éxitos deportivos posteriormente se trasladaron a la ciudad de San Felipe, donde fue destinado por el Ejército siendo aún joven. Su hija Guadalupe, radicada en San Felipe, recuerda que su padre acumuló durante su carrera deportiva muchos diplomas, medallas y copas. “Fue un hombre muy bueno y extraordinario”, evoca. La carrera militar de Pedro Piffault llegó a su fin en 1956, jubilando con el grado de suboficial mayor, cuando servía en el Regimiento Andaniel de Cauquenes. Fruto de su primer matrimonio nacieron Milza e Iris Piffault Mancke, y casado en segundas nupcias, fue padre de 7 hijos (3 hombres y 4 mujeres), que corresponden a los apellidos Piffault Espinosa. Don Pedro Piffault Clerc falleció el 20 de julio de 1995 a la edad de 85 años.   Nació y murió el mismo día   De acuerdo a las partidas de nacimiento que lleva la oficina del Registro Civil e Identificación en Punta Arenas, el 18 de septiembre de 1910 consta el nacimiento de María del Carmen Córdova González, acontecimiento ocurrido a las 20 horas en un domicilio de Avenida Colón Nº 97. Sus padres eran Manuel Córdova Araya y Magdalena González Chandía. Sin embargo, al revisar el libro de inscripciones de fallecimientos de ese mismo día, figura que María del Carmen Córdova nació y murió el mismo día.

XNace X un escritor. Ese año de 1910, el 19 de julio, en la ciudad de Quemchi, isla de Chiloé, nacía Francisco Coloane, quien, como se observa en la fotografía, posteriormente cursó, entre 1924 y 1925, el Primero y Segundo Humanidades en el entonces Instituto Comercial San José. Coloane, conocido más tarde como el Jack London de Sudamérica, también fue alumno del Liceo de Hombres de Punta Arenas. Edición Especial 69º Aniversario La Prensa Austral

Miércoles 25 de agosto de 2010

Edición Especial 69º Aniversario La Prensa Austral


La realidad penitenciaria a principios de 1900

Una cárcel con

21 presidiarios Poly Rain

E

l año 1897 se creó en Punta Arenas el cargo de alcaide y guardia cárcel. Antes de esa fecha los internos eran recluidos en una pieza del cuartel policial. El primer funcionario que detentó el cargo de alcaide fue don Luis Crisóstomo. Según el libro de parte diario de la cárcel, en diciembre de 1907 el presidio de Punta Arenas -que desde entonces funcionó en calle Waldo Seguel- contaba con una dotación de 11 funcionarios, para una población de 21 internos (3 por homicidio, 4 por lesiones, 1 por robo, 10 por hurto, 2 por estafa y 2 por ebriedad). De ellos, 5 eran procesados, 2 condenados en primera instancia y 14 rematados. De acuerdo a los registros de bienes raíces, el sitio donde se construyó el actual edificio de calle Waldo

Seguel fue inscrito en el año 1902, bajo el Nº 121, del Registro de Propiedad del Conservador de Bienes Raíces de Punta Arenas y se encontraba ubicado en la manzana 45, entre las calles: al sur calle Arauco (actual Fagnano), al norte calle Santiago (Waldo Seguel), al oriente Plaza Muñoz Gamero y al poniente calle Chiloé. La construcción del penal terminó el año 1907, conjuntamente con los juzgados ubicados en el edificio contiguo, en calle Waldo Seguel esquina Chiloé. La cárcel presidio posteriormente pasó a denominarse Penitenciaría en atención a la duración de las condenas que debían cumplir los reos condenados, las cuales iban desde los 5 años y un día a cadena perpetua, y pena de muerte. Muchos son los acontecimientos que tuvieron como escenario las paredes de la ex cárcel. El episodio

XEl X 5 de diciembre de 1928 fue fusilado Abelardo de la Puente, por el crimen del Cerro de la Cruz. La noticia fue publicada ese mismo día en las páginas del diario El Magallanes. Fotografía: Nelson Toledo

más resonante fue la condena a muerte por fusilamiento, hecho ejecutado el 5 de diciembre de 1928, a las 6 de la mañana. Así pagó Abelardo de la Puente Flores los cuatro crímenes -en las personas de Arturo Díaz, Melania Bahamóndez, Luzmira Díaz y Lidia Díaz- cometidos en el Cerro de la Cruz, en compañía de Claudio Dorrego Silva, el cual se evadió posteriormente. Como dato anecdótico, el libro de Tesorería de la cárcel registra un saldo a favor del reo Abelardo de la Puente la suma de 28,50 pesos de la época, producto del trabajo que realizaba en prisión, luego de permanecer más de 5 años en prisión. XA X comienzos de 1900 se iniciaba la construcción de la cárcel de Punta Arenas. El penal entró en funcionamiento el año 1907.

Edición Especial 69º Aniversario La Prensa Austral

35


36

Edici贸n Especial 69潞 Aniversario La Prensa Austral


Viaje imaginario

Magallanes

3010

Nelson Toledo

M

il años más tarde, la historia continúa. Revisamos la prensa de la época. Varios titulares nos llaman la atención. Importador de naves espaciales usadas de uso doméstico señala que Punta Arenas se está convirtiendo en un cementerio de las grandes potencias, Africa e India. “Llegan con demasiado recorrido”, afirma uno de sus dirigentes. En julio, turistas se quejan del excesivo calor en la ciudad. “¡Ya no es como antes!”, lamentan, ya que ahora no hay viento ni frío en Punta Arenas. A su juicio, la Patagonia ha perdido toda su gracia. Preocupados ante la baja en la llegada de turistas, empresarios del rubro apoyados por la concejala Barrientos XIII*, sugieren desmantelar la gigantesca cúpula transparente que rodea la ciudad y la protege del viento y de los fríos polares. “Sería un retroceso al pasado”, aseguran los detractores de la idea, liderados por el concejal Karelovic XV*. El caso será debatido al interior del Concejo. La asociación de periodistas cesantes, una profesión en franca extinción desde la masificación de los medios digitales (hace siglos no se hacen diarios impresos) ha creado una nueva línea de radiotaxis aero espaciales interregional. Prometen precios sin competencia, bajo el costo, a Puerto Montt en 10 minutos, Valdivia, Temuco, Concepción y Santiago en media hora, con aterrizaje en el mismo hotel del pasajero. “La

Edición Especial 69º Aniversario La Prensa Austral

necesidad tiene cara de hereje” señaló su vocero, apellido Morales XIV*, ya que explicó que la mantención de los equipos ecosolares de estas naves es bastante elevada. Un empleado de 110 años es sorprendido fumando y es detenido por los policías robóticos. “De seguir por ese camino no va a llegar ni a los 200 años”, le recriminó el comandante de la policía. El Presidente del Banco Central Sudamericano aconsejó en días pasados invertir en la Bolsa de Haití, un país que ha sido un verdadero milagro económico en las últimas décadas. Pobladores de la comuna 18 de Septiembre reclaman a través de los medios de comunicación por la deficiente calidad de sus viviendas sociales con piscina temperada. Un pequeño habría sufrido quemaduras leves. “Nos sentimos discriminados. De seguro las casas de los ricos no tienen estos problemas”, sostienen. Desde hace varias décadas los sectores adinerados de la ciudad viven en islas aéreas en los alrededores de Punta Arenas. En Valparaíso, el 21 de mayo de 3010, el Presidente, un joven discapacitado de sólo 13 años, el primero en llegar a la Presidencia, anuncia en silla de ruedas desde el Congreso que el sueldo mínimo aumentará a los 4 millones de pesos ecolatinos, la moneda única de Latinoamérica (unos 3 millones de pesos en moneda chilena retroactualizada a 2010). La CULT, Central Unica Latinoamericana de Trabajadores, ex CUT, expresa su total desacuerdo con esta cifra ya que aspiraban a que el sueldo mínimo llegara a los 4

37


38

millones 550 mil pesos ecolatinos. Por estos días arrecian las ofertas de las líneas aeroespaciales para viajar a Marte y Venus, desde donde se asegura habrá una excelente panorámica del próximo eclipse solar. Las reservas para los hoteles en ambos planetas están copadas. Gremio de los médicos hace presente su inquietud ante la seguidilla de accidentes interestelares por exceso de velocidad en que se han visto involucrados jóvenes de entre 40 a 80 años de edad en las congestionadas rutas a Marte y Venus. Un facultativo relató el caso de un paciente al que le han debido transplantar corazón, pulmones, ambas piernas y los brazos en varias ocasiones. “Ha chocado en varias oportunidades a más de 2 mil kilómetros por hora”, comentó el médico Vieira IX*, lo que pone en grave riesgo el stock de órganos del banco nanotecnológico de implantes del Hospital Lautaro Navarro. También en salud, familia anuncia querella contra el ministerio del ramo por trasplante de cerebro que dejó a un jefe de familia chileno hablando en chino. Usted dirá que es para la risa, pero el caso es realmente dramático.

El ministerio involucrado se ha negado a hacer cualquier tipo de declaraciones mientras dure la investigación. Airados vecinos de la ciudad antártica Las Estrellas, en la isla Rey Jorge, reclaman por la excesiva demora en los vuelos entre Antártica y New York, ya que llegaron en 2 horas. “Con las tecnologías disponibles no es posible tanta tardanza”, manifestaron en las oficinas de nuestro diario virtual. El Parlamento acaba de aprobar una ley que permite los casamientos a prueba, por 2, 4 y 6 años, tanto para parejas tradicionales hombre-mujer como para parejas gay y lesbianas, al cabo de los cuales los involucrados pueden decidir si renovar o no el contrato. A más de 4 siglos de haber sido extinguida, reaparece un inesperado brote de influenza en Chile, para sorpresa del sector salud. Como no se dispone de la antigua vacuna contra la gripe, se teme un fuerte rebrote, por lo que llaman a tomar medidas de urgencia. Buscan especialistas que recuerden la fórmula de la vacuna. Reciente estudio publicado por la Universidad de

Magallanes indica que en la región los jóvenes recién titulados con trabajo al cabo de un año ya cuentan con un millón de pesos ecolatinos en sus cuentas bancarias, lo que equivale a un millón de dólares de 2010. El pasado mes de julio la Reina del Carnaval de Invierno 3010 se ganó un exclusivo departamento amoblado en Ganímedes, una de las 16 lunas de Júpiter. Es septiembre de 3010 y la región entera se apresta a celebrar un nuevo aniversario de la independencia. Los tengo que dejar porque debo preparar mi moto eco-aero-espacial octocilíndrica Lifán para ir a disfrutar del desfile de carros alegóricos espaciales sobre las aguas del Estrecho de Magallanes. Esta es otra de las actividades programadas por el nuevo aniversario de la independencia. Además, por estos días la Fuerza Aérea ofrece una serie de vuelos espaciales populares a planetas cercanos para las clases más modestas.

Edición Especial 69º Aniversario La Prensa Austral

*Los apellidos mencionados son sólo una coincidencia y no tienen relación con la realidad.


69 a 単 os

La Prensa Austral


Punta Arenas desde 1910