Page 1

MARCO TEORICO Metodología Lo que se presenta en este ensayo, a parte de una definición teórica del objeto de estudio, es la propuesta metodológica de una antropología no tanto de la ciudad sino más bien de lo urbano como forma de vida; y una disciplina que estudia las sociedades sin asiento, las agitaciones humanas que encuentran en el movimiento la fuente de su estructuración y en el espacio público el escenario de sus acciones. La observación y estudio del la sociedad, se ejemplifica en los capítulos donde observa el comportamiento de los individuos de distintas miradas, ya sea desde la filmología, el análisis del comportamiento del individuo en sociedad y la religión.

Definiciones Urbano: En General es un concepto en contraposición al espacio rural. Principales rangos que caracterizan el hecho urbano: 1_.El tamaño, medido en número de habitantes. 2_.Las densidades de habitantes o de edificios 3_.Las funciones económicas y el predominio de actividades no agrícolas Ciertas características sociales, tales como la heterogeneidad, la “cultura urbana y el grado de interacción social”. Capel Horacio la deficion de lo urbano Estudios Geográficos, nº 138-139, febrero-mayo 1975, p 265-301

http://www.ub.edu/geocrit/sv-33.htm Ciudad: Es la forma y el símbolo de una relación social integrada. Lewis Mumford (Flushing, 1895-Nueva York, 1990) Sociólogo y urbanista estadounidense. Ciudadanía: Entendida como el estatuto que permite ejercer un conjunto de derechos y deberes cívicos, políticos y sociales. Jordi Borja – Zaida Muxí “El espacio público, ciudad y ciudadanía” capituloV: “Espacio público y ciudadanía” p62 Cultura El término cultura, que proviene del latín cultus, hace referencia al cultivo del espíritu humano y de las facultades intelectuales del hombre. Su definición ha ido mutando a lo largo de la historia: desde la época del Iluminismo, la cultura ha sido asociada a la civilización y al progreso. En general, la cultura es una especie de tejido social que abarca las distintas formas y expresiones de una sociedad determinada. Por lo tanto, las costumbres, las prácticas, las maneras de ser, los rituales, los tipos de vestimenta y las normas de comportamiento son aspectos incluidos en la cultura. Otra definición establece que la cultura es el conjunto de informaciones y habilidades que posee un individuo. Para la UNESCO, la cultura permite al ser humano la capacidad de reflexión sobre sí mismo: a través de ella, el hombre discierne valores y busca nuevas significaciones. Según el enfoque analítico que se siga, la cultura puede ser clasificada y definida de diversas maneras. Por ejemplo, hay estudiosos que han dividido a la cultura en tópica (incluye una lista de categorías), histórica (la cultura como herencia social), mental (complejo de ideas y


hábitos), estructural (símbolos pautados e interrelacionados) y simbólica (significados asignados en forma arbitraria que son compartidos por una sociedad). La cultura también puede diferenciarse según su grado de desarrollo: primitiva (aquellas culturas con escaso desarrollo técnico y que no tienden a la innovación), civilizada (se actualiza mediante la producción de nuevos elementos), pre-alfabeta (no ha incorporado la escritura) y alfabeta (utiliza tanto el lengua escrito como el oral).Por último, cabe destacar que en las sociedades capitalistas modernas existe unaindustria cultural, con un mercado donde se ofrecen bienes culturales sujetos a las leyes de la oferta y la demanda de la economía.

Espacio público: El espacio público supone pues dominio público, uso social colectivo y multifuncionalidad. Se caracteriza físicamente por su accesibilidad, lo que le hace un factor de centralidad. La calidad del espacio público se podrá evaluar sobre todo por la intensidad y la calidad de las relaciones sociales que facilita, por su fuerza mixturante de grupos y comportamientos y por su capacidad de estimular la identificación simbólica, la expresión y la integración culturales. Por ello es conveniente que el espacio público tenga algunas calidades formales como la continuidad del diseño urbano y la facultad ordenadora del mismo, la generosidad de sus formas, de su imagen y de sus materiales y la adaptabilidad a usos diversos a través de los tiempos. Jordi Borja – Zaida Muxí “El espacio público, ciudad y ciudadanía” capítulo II: “El espacio público y sus avatares en la modernidad”p27.

Cine: Fue Cristian Metz quien advirtió que el cine era, ante todo, un discurso espontaneó y auto regulado, hecho todo el de símbolos, figuras y formulas, que no constituyen una lengua sino un lenguaje. Manuel Delgado, “El Animal Publico”, capítulo II: Hacia una antropología fílmica” p77. Comunidad electiva: Roger Caillois, definia como comunidad electiva “Como un tipo de organización segundaria con caracteres contantes y a la que siempre se puede recurrir cuando la organización primaria de la sociedad no puede satisfacer ya todas las aspiraciones que surgen”. Manuel Delgado, “El Animal Publico”, capitulo V: Actualidad de lo sagrado” p137.

Liminalidad: Victor Turner le daba al vinculo social que se producía en condiciones de liminalidad, “es decir en las secuencia de indeterminación y carencia de referentes que los iniciado viven en la separación y la reintegración de los ritos de paso”. Manuel Delgado, “El Animal Publico”, capitulo V: Actualidad de lo sagrado” p139.


I. HETERÓPOLIS: LA EXPERIENCIA DE LA COMPLEJIDAD -

La ciudad no es lo urbano.

El urbano es la movilidad del equilibrio precario de las relaciones humanas, algo de constante estructuración, si un lugar ni volúmenes definidos, espontaneo, efímero, que existe en un universo lleno de realidades y posibilidades sin límites territoriales. Es la sumatoria de la identidad compartida de diversos usuarios desconocidos entre sí pero que comparten una idea La ciudad es una composición espacial definida por la alta densidad poblacional y el Asentamiento de un amplio conjunto de construcciones estables. Una colonia humana densa y heterogénea conformada esencialmente Por extraños entre sí. Delgado. M – el animal publico 1999 - Pag 23

-

Espacios en Movimiento, Sociedades sin Órganos

Los diferentes componentes de un sistema con una realidad propia cada una, donde el usuario tiene una autonomía con respecto al espacio y diversidad de usuario no permite una mayor apropiación de este si no es transitorio, que al convivir con distinto agentes, desconocidos los unos a los otros, intentan mantener su anonimato pero sin perder el sentido de este

-

LA OBSERVACIÓN FLOTANTE

Es un tipo que procura pasar de incognito, con una realidad eh ideas propia que pretender conservar su anonimato pero exhibiese lo suficiente para que no se pierda existencia en el sistema, un ser que ignora el medio, pero siendo consciente de la existencia de lo que lo rodea, un ser que se adapta a la situación pero que mantiene su idea por sobre el resto pero evadiendo la atención para ser desapercibido, esto es debido a que si no conserva cierto grado de visibilidad es consumido y deja de existir en el no desorden de constante estructuración del acto urbano Una treintena de hombres de varias edades comparten el lecho improvisado en el suelo de una bomba de gasolina de luces apagadas, en una calle oscura cualquiera, próxima al centro. El hombre alimenta a su perro amarrado a un árbol en una esquina de la plaza. Dos hombres enrollados de pies a cabeza en viejas cobijas duermen y se calientan al sol del mediodía en la misma acera. Un hombre llora. Otros hablan con él. La mujer peina los cabellos del niño bajo la marquesina de un local al amanecer del día, mientras tanto otros niños duermen abrigados en cajas de cartón. Basuras y ruinas delimitan domicilios donde la intimidad de los gestos y las acciones levantan paredes más presentes, y que al ser atravesadas por la mirada del investigador, lo hacen sentirse intruso, indiscreto. y percibir la fuerza de los límites simbólicos de esos capullos en el espacio. La niña empuja a la fotógrafa-investigadora haciéndose notar, defendiendo su privacidad o tal vez ambas cosas. Delgado. M – el animal publico 1999 - Pag 51


II HACIA UNA ANTROPOLOGÍA FILMICA

-

Cuerpos en acción Las técnicas fílmicas de Lumierre y el Caballo de Muybridge permiten reconfigurar el

tiempo y el espacio de los actos, de manera que el reordenamiento de estos, ya sea en el tiempo o en el espacio, nos permita el entendimiento y el análisis. El desglosar los distintos ámbitos y hecho de lo cotidiano, nos generan distintas “realidades”, cada una relativa y distinta dependiendo del uso de las técnicas fílmicas y los proyectos que éstas quieran generar. El constante avance de los fotogramas, el acercamiento, desenfoque, distorsión, apertura o estreches de los distintos planos, hasta llegar a una abstracción, van generando las distintas realidades, que escapan de los virtualmente y físico, sino que caen en lo simbólico de la esencia y cómo ésta influye en lo anterior. El cinematógrafo podía reflejar mejor que ningún otro instrumento -incluyendo el propio ojo-las relaciones del ser humano con el tiempo y con el espacio, los aspectos escenográficos y coreográficos de la actividad de los individuos y los grupos; podía descomponer, ralentizar, acelerar, acercar o alejar a voluntad detalles de la expresión corporal o verbal humana que, de no ser por la cámara, pasarían desapercibidos o no podrían ser descritos de manera fiable. Delgado. M – el animal publico 1999 - Pag 61

-

El cine y lo invisible

Las distintas técnicas filmográficas nunca podrán definir o generar conceptos, por su cualidad objetiva,

ya sea por el lente de la cámara, la posición y

disposición, de estos nunca será objetivamente dispuesto, sino, que al estar condicionado al contexto o a las distintas situaciones que forjan al camarógrafo, por lo que los niveles de análisis del espectador serian; o sumergirse en las situaciones del presentador para así, poder entender y desglosar los conceptos proyectados por esté; otra forma es mediantes las distintas situaciones que el camarógrafo genera poder entender la realidad de su contexto formando conceptos e hipótesis propias, desde como su “realidad” condiciona y genera las jerarquías que su lente fílmico capta dentro de un todo. Frente a tal pretensión, debería reconocerse que nunca podrán obtenerse imágenes en movimiento que recuerden, evoquen, representen o sustituyan categorías abstractas parecidas a las que las ciencias sociales suelen manipular en su literatura, básicamente, porque lo que la cámara recoge y el proyector


emite no son, ni pueden ser nunca, conceptos, sino, tal y como hemos visto, situaciones. Ya vimos en el capítulo anterior que cabe entender por situaciones aquello que los teóricos de Chicago y luego el interaccionismo simbólico definió Como los átomos básicos de la vida social. T. Asch, - La formación de antropólogos visuales, Fundamentos de Antropología – 1991- pag 114-122.

-

La realidad restituida

Entender los distintos análisis y conocimientos del ser social fuera del cine es irrisorio, ya sea cualquier, género fílmico, comercial, antropológico u ontológico, el análisis y la búsqueda de conceptos que nos permitan entender de mejor manera las distintas situaciones o contextos en que se desarrollan los hechos sociales es el mismo, ya que esto es generado por el espectador, es él, el que busca dentro de la infinidad de imágenes los indicios de una realidad, relativa a las situaciones, y nunca absoluta dentro de un contexto mayor. Algo que no debería ser difícil, habida cuenta de que si es bien cierto que todo cine es de por sí antropológico, puesto que toda película nos informa de una manera u otra sobre la condición humana, no lo es menos que todo antropólogo es ya de algún modo un cineasta, es decir alguien que en su mirada está reproduciendo un esquema de percepción y de conocimiento que es, de por sí, cinernatográfico. Como escribría Claudine de Franee en su homenaje a André Leroi-Courhan: «Todo etnógrafo que se dedica a describir las manifestaciones exteriores de la actividad humana es un cineasta en potencial - el promoteur du cinéma ethnologique Terrain – 1987 - pag 75

IV. ACTUALIDAD DE LO SAGRADO -

Religiones intersticiales

Cuando dentro de la gran urbe no todas las realidades propias se apropian de un centro, se agrupan en grupos ambiguos e hídricos, en donde las instituciones tradicionales como religiones, familia, partidos políticos o no acogieron, de ahí que la liminalidad de estos nuevos grupos, contemporáneos y netamente gestados desde la urbe. Los umbrales de la ciudad, espacios vacios, formados por el crecimientos concéntricos de esta acoge como limites a la hibridad de estos grupos. En la secta -al igual que ocurre en otras sociedades-intervalo corno las llamadas <<tribus urbanas>>- lo que se dan son formas elementales, al tiempo frágiles y acaso por ello severas, de institucionalización, de jerarquización, de segmenrarización, etc., que contrarrestan o alivian situaciones de desegmentación, de desjerarquización y de des institucionalización. Por tanto, no es que los sectarios sean (gentes del umbral», es decir habitantes crónicos de un cuadro de liminalidad, sino que están pretendiendo ponerse a salvo de la intemperie estructural a que les somete una vida moderna. ella sí, toda hecha de umbrales. Delgado. M – el animal publico 1999 - Pag 141


-

Un espacio sin dios

Dentro de los procesos de modernización de las ciudades, junto con estas, la metamorfosis del individuo y colectividad va generando nuevos agentes jerárquicos, que cobijan a las nuevas realidades y situación, dentro de la ciudad, espacios donde no solo dios, fue desplazado por los rituales individuales y públicos de las nuevas corrientes sociales, sino también entidades como políticas y familiares. Esto también se presenta en la ciudad y en todo espacios público, en que los espacios formales dejan de tener la jerarquía, ya sea geografía como espacias dentro de la ciudad, y son batidas por los espacios desiguales, esporádicos o liminalidados, híbridos por esencia, libres de todo dueño o propietario, sin límites y solo contenidos por un umbral mayor que es solo virtual y simbólico dentro de la ciudad. Se trataba, en cierto modo, de renunciar a las prácticas destinadas a definir significativamente el suelo, de una neutralización del espacio y del tiempo que no permitiera encontrar en ellos jerarquías, ni referentes transmundanos. Esa desterritorialización sistemática consistió, en el plano simbólico, en desalojar a Dios del tiempo y del espacio, hasta el punto de que su poder ya no sería un poder geográfico, como tampoco lo sería cronológico. Dios actúa en y sobre el espacio y el tiempo, pero no está, no puede estar ni en el espacio ni en el tiempo, sino sólo dentro de cada cual. Delgado manuel, el animal publico, pag 143 - 1999

-

Modernización y santidad de los corazones

La necesidad humana de la espiritualidad, lleva al Hombre a las agrupaciones religiosas, las cuales son el consuelo, ante la pobreza, la desorganización social, la desintegración cultural, y es esto lo que las ampara para seguir vigentes ante la comunidad que se agrupa para relacionarse con Dios, sólo un grupo de personas que adopta ciertas características de vida y organización tendrán el poder de contemplar las enseñanzas y virtudes de este dios, están estarán basadas en la propia subjetividad del líder del movimiento religioso, el cual entenderá la palabra; y llevara la palabra a sus súbditos de forma no transcrita, siendo estos quienes eligieran y creerán esta realidad alternativa, que será escape a la sociedad en la cual están inmersos. De hecho, el contraste canónico entre iglesia y secta que establecen Weber y T roeltsch parte de esa noción de secta como comunidad que -a diferencia de la iglesia- ya no engloba a justos e Injustos. Sino sólo a los primeros. La secta es entonces una congregación a la que sólo pueden pertenecer personas realmente creyentes y regeneradas. A la comunidad de santos -en el sentido etimológico de separadosque es la secta sólo pueden integrarse quienes han sido llamados personalmente por Dios, de lo que se derivan todo tipo de escrúpulos a la hora de comunicarse con el mundo de los no elegidos, todo él constituido por quienes no han recibido el soplo interior del Espíritu y han sido por tanto condenados. Delgado. M – el animal publico 1999 - Pag 154

-

El espacio público como tierra de misión.

Los paisajes urbanos; se transforman en espacios donde la promulgación de los ideales de sujetos, religiosos; interactúan con un público de transeúntes, transformándose las calles, las plazas en espacios de predicación, que demuestran la diferenciación de ellos con los demás habitantes, y eso formula un empoderamiento de sus creencias, promoviendo el llamado de dios a los demás, practicando la urbanización, ya sea mediante sus canticos sus charlas, o simplemente dando pancartas, logran transmitir la prolongación de sus eternidad de los pensamientos religiosos ante un espacio movible, variable. Proverbios 1, 20-21: «La sabiduría clama por las calles, por las plazas alza su voz. Llama en la esquina de las calles concurridas, a la entrada de las puertas de la ciudad pronuncia sus discursos."

Delgado. M – el animal publico 1999 - Pag 166

EL HOMBRE PUBLICO  

DOCUMENTO CON FINES ACDEMICOS

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you