Issuu on Google+

La Guerra Fría y el Tercer Mundo La Guerra Fría fue un periodo de descolonización (independencia de muchos países que estaban bajo el poder de antiguas potencias, deterioradas en ese entonces por la IIGM), lo que significa libertad y democracia. Ese periodo sucedió gracias a un grupo de países autodeclarados imparciales ante los regímenes capitalistas y comunistas de las 2 superpontencias mundiales: Estados Unidos y la Unión Soviética, la Organización de Países No Alineados. Definidos como “Tercer Mundo” por el economista francés Alfred Sauvy, sus ideas sobre el patriotismo y el nacionalismo impulsaron a hombres como Mahatma Gandhi o Nelson Mandela a dirigir el camino hacia la liberación de su pueblo. Posteriormente, estas nuevas naciones se unieron al movimiento de los No-Al para seguir inspirando patriotismo y nacionalismo. Sin embargo, no todo era éxito para estos países, ya que muchos luego se vieron persuadidos por las superpotencias para convertirse al capitalismo o comunismo, ofreciéndoles dinero para financiar todos sus proyectos y armamento para prepararse para una posible y muy temida guerra nuclear. Por ejemplo, el conflicto árabe-israelí fue incentivado por Estados Unidos al concederle apoyo al estado palestino (Israel), generando así una disputa a nivel mundial, en la que se vio involucrada también la Unión Soviética y generando un sinnúmero de asesinatos entre árabes e israelíes. En la actualidad, este conflicto sigue en pie debido a los numerosos empujones que EE.UU le dio para que se mantenga avivado. ¿Cómo fomentó esta pugna? Brindándoles armamento. Luego, la liberación cubana gracias a Estados Unidos tan solo fue una cortina para ocultar sus verdaderas intenciones con el país latino. Posteriormente, el pueblo se subleva llevando a cabo la Revolución Cubana, a manos de Ernesto “Ché” Guevara y Fidel Castro. La pretensión de EE.UU por imponer su sistema capitalista falló, y Cuba se vio inmersa en un mundo comunista, secundado por la Unión Soviética. Debe quedar claro que esa revolución no fue, precisamente, una victoria. En la actualidad Cuba vive en situaciones precarias, con un régimen comunista extremo que ha llevado a toda su población a un estado de resignación, en el que ya no hay nada peor que vivir en Cuba, y que las acciones del Apóstol José Marti y el gran Ché Guevara fueron en vano. La guerra de Vietnam es otro claro ejemplo de cómo se dejaron las cosas después de la Guerra Fría. Aunque haya sido una de las peores derrotas que sufrió el ejército estadounidense, en Vietnam se instauró un comunismo extremista, en el cual eran asesinados cualquiera de los partidarios de un régimen estadounidense, y en la actualidad no existen muchas diferencias, por lo que sus condiciones son igual de precarias que en Cuba. Sin duda, Estados Unidos quería construir un imperio. Un imperio con muchos gobiernos títere bajo su mando. A partir de ese momento el país norteamericano mostró su verdadera faceta controladora con la que se caracteriza en la actualidad y sería utópico decir que en algún momento sus intenciones cambiarán, tomando como ejemplo la invasión de tropas americanas en territorios iraquíes.



Guerra Fía