Issuu on Google+

Mi mascota

Carlos Cabrera Ubilla


Mi mascota En Febrero del 2006 tuve mi primera mascota, era un perro bóxer y lo llamamos Randy. No me acuerdo mucho de mi perro, ya que estaba muy chico, pero mis padres me contaron historias de Randy. Yo amaba mucho a mi perro, pero un día él escapó de casa y nunca más lo volví a ver. Ese día estuve muy triste. Extrañaba mucho a Randy, pero un mes después de que él escapó, mis padres trajeron otro perro. Mi hermana propuso que el perro podría llamarse Troy y a todos nos gustó. Él era muy juguetón y le encantaba comer. Todos los días salía a jugar con él y lo sacaba a pasear. Cuando Troy cumplió tres años, creció mucho y comenzó a ser más agresivo. Ahora cuando lo sacaba a pasear, él salía corriendo y yo me iba arrastrando por el piso tirándolo de la correa. Un día mi papá encargó una pizza y cuando el vendedor entró a la casa mi perro lo mordió en el pie. A pesar de que mi perro a veces es un poco agresivo, yo lo amo sin importar las cosas malas que ha hecho, como cuando destruyó el jardín o cuando mordió a mi hermano menor. Y como muchas personas dicen “el perro es el mejor amigo del hombre”.


Mi mascota