Page 1

Kevin, el ping端ino mentiroso

Carlos Cabrera Ubilla


Kevin, el pingüino mentiroso Pedro, un pingüino muy talentoso y simpático iba camino a su casa en su bicicleta luego de su clase de danza. Mientras él iba en su bicicleta, su hermano menor Kevin jugaba en su celular, ya que Pedro había descargado un nuevo juego. A Kevin le dieron ganas de ir al baño y como no podía dejar de jugar, decidió seguir jugando en el baño. Se sentó en el taza para hacer sus necesidades y sin querer votó el celular dentro de la taza. En ese momento alguien tocó el timbre, Kevin asomó su cabeza por la ventana y vio que era su hermano quien tocaba el timbre, por lo tanto se apresuró y sacó el celular de la taza y lo escondió debajo de su cama. Pedro entró a la casa y se fue a tomar una ducha. Mientras tanto su hermano pensaba en hacer algo para que Pedro no notara que el había que él había estropeado su celular. A Kevin se le ocurrió la maravillosa idea de robarle el celular a su amigo Germán, ya que tenía el mismo celular que su hermano. Cuando Pedro salió de la ducha no notó que se hermano había reemplazado su celular. Kevin creyó que su plan era perfecto, pero no fue así, ya que a Pedro se le cayó un lápiz debajo de la mesa y allí descubrió que su celular estaba roto. Al día siguiente Germán se enteró que Kevin le había robado su celular. Luego empezaron a correr rumores de que Kevin era un mentiroso y ya nadie confiaba en él. Kevin se fe quedando sin amigos y nadie se quería juntar con él. Kevin se sentía mal y comenzó a arrepentirse de lo había hecho. Kevin debía hacer lo correcto, así que decidió gastar todos sus ahorros para comprarle un nuevo celular a su hermano. Pedro estaba muy feliz por su nuevo celular y perdonó a su hermano menor. Sus amigos comenzaron a juntarse con él nuevamente y Kevin aprendió que mentir no es bueno y que es mejor decir siempre la verdad.

Kevin, el pingüino mentiroso  

Kevin le rompe el celular a su hermano y lo engaña...

Advertisement