Issuu on Google+

Daniela Milla Vega


Como llego mi otra perrita Era un día de verano, no sé exactamente cual, pero hubieron clases, fue divertido y cuando iba saliendo del colegio, vi con sorpresa que mi bus aun no llegaba, eso que siempre era puntual, entonces dejo mis cosas en un banco y espero.

Poco después empiezo a conversar con una compañera cuando de repente aparece un cachorro muy tierno. Así que Pabla, mi compañera, me dice –“Es tan hermosa, pero no me la puedo llevar y seria una pena dejarla botada”-. Yo ya tengo una pero…”- conteste vacilando. Y vimos a lo lejos que venia el transporte escolar, decidimos que me la llevaría, pero había un problema, la tía no me dejaría llevarla. A Pabla se le ocurrió una idea, meterla en la mochila, entonces sacamos algunos cuadernos y la metimos. Me subí al bus y vi por un orificio de la mochila, que estaba durmiendo.

Daniela Milla Vega


Como llego mi otra cachorro