Issuu on Google+

LIBROS Y NOMBRES DE CASTILLA-LA MANCHA DÉCIMA ENTREGA 21 Febrero 2011

Miguel Jiménez Monteserín Triunfo de la católica Religión. El Auto de fe de Cuenca de 1654 Diputación de Cuenca, col. Atalaya nº 32; Cuenca, 2020; 612 pags. El profesor Jiménez Monteserín, archivero municipal de Cuenca y profesor en la UCLM en dicha ciudad, es una verdadera autoridad en todo lo relativo a la Inquisición española. Hace ahora 30 años la extinta Editora Nacional le publicó un consistente tomo introductorio sobre ella que ha sido muy eficaz para combatir muchos de los prejuicios que el fenómeno había generado entre los españoles. Posteriormente ha editado numerosos procesos derivados de la actividad inquisitorial y ha participado en infinidad de congresos con ponencias sobre el sentido del auto de fe y otros temas conexos. Por eso no son exageradas las valoraciones del prologuista del libro, el doctor Teófanes Egido, de la Universidad de Salamanca,

cuando lo califica como un “humanista que no deja alusión o rincón sin aclarar”. Este amplio libro que ahora comentamos aborda en profundidad el sentido y el significado de los autos de fe, manifestaciones externas del poder de la Inquisición y dirigidas al pueblo sobre el que se pretendía imponer un férreo control ideológico y religioso. Los autos de fe, además de su estricto sentido penal, y de su dimensión litúrgica, eran representaciones públicas y, como tales, elementos de propaganda en una época sin otros medios de comunicación que los espectáculos en la plaza pública. El auto de fe era, o pretendía ser en la España del XVII, por tanto, una manifestación pública en la que quedara en evidencia “el triunfo de la católica religión”, frente a las amenazas de los judeo-conversos (en buena medida portugueses, aunque no sólo) del mismo modo que en el siglo anterior lo había sido frente al peligro luterano. El libro incluye las dos versiones (una en prosa, la otra en verso) de un auto de fe celebrado en Cuenca en 1654 contra 57 personas sospechosas de ser judaizantes. Con todo el mayor interés del mismo, además de la transcripción los dos procesos de la época, es la amplísima introducción de Jiménez Monteserín que puede leerse también como una crónica en clave social, política y religiosa de la Cuenca barroca (de mediados del XVII), así como de los soterrados enfrentamientos entre los diversos miembros de los estamentos dominantes. Alfonso González-Calero En ABC Artes y Letras de Castilla-La Mancha; 26 de febrero 2011


las mismas, así como a la captación de divisas, surgieron las primeras instituciones dedicadas al Turismo, tal la Comisión Nacional Permanente (1905), presidida por Montero Ríos, dependiente del Ministerio de Fomento del Conde de Romanones, cuya misión no pasó de centrarse en la edición de algunos folletos, declarar algunos monumentos de interés nacional y la propuesta de una serie de albergues, lo que después serían los paradores Nacionales de Turismo. Seguiría esta labor la denominada Comisaría Regia del Turismo y Cultura Artística, financiada por el Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes, añadiendo a los objetivos de la anterior Comisión la defensa del patrimonio artístico, en muchas ocasiones gracias a la labor desinteresada de personas como Vega-Inclán. Casi coincidiendo con la celebración de las exposiciones internacionales de Sevilla y Barcelona, se inaugura en 1928 el primer parador español en la Sierra de Gredos, al tiempo que Primo de Rivera decide sustituir la Comisaría Regia por el Patronato Nacional del Turismo que disuelto en 1930. Poco más tarde, en 1938, Franco crea en Servicio Nacional de Turismo (que al año siguiente cambiaría su nombre por el de Dirección General de Turismo) y que, en 1951, daría paso al Ministerio de Información y Turismo, cuyo primer ministro fue Arias Salgado, continuista, hasta 1962 en que ocupó la misma cartera Fraga Iribarne. El libro que comento acaba, precisamente, dos años después de la fecha citada. Constituyen su materia prima numerosos folletos que se van refiriendo de forma cronológica: el Plano y guía del viajero en Alcalá de Henares, Guadalajara y Sigüenza, de Emilio Valverde y Álvarez (1885-1886), que en realidad eran tres guías distintas pero que su autor unió dado que esas tres poblaciones se encuentran en una misma línea férrea y

MARTOS CAUSAPÉ, José Félix y RUIZ ROJO, José Antonio, Las guías de turismo y viajes de Guadalajara (1885-1964). Arte y fotografía, Diputación de Guadalajara. Servicio de Cultura. Centro de la Fotografía y la Imagen Histórica de Guadalajara (CEFIHGU), 2010, 96 Pags. Librocatálogo. Si días pasados dedicaba este espacio a dar a conocer la Guía del turista en Guadalajara (1914), de Diges Antón, ahora es momento de hacer un breve recorrido por este interesante catálogo de los folletos y libritos, en muchas ocasiones de escasa paginación, que se fueron editando a lo largo de los tiempos para dar a conocer los valores culturales, patrimoniales, fundamentalmente, de la provincia de Guadalajara, que fueron dados a conocer en una sencilla exposición organizada por el CEFIHGU. Nada más hay que leer cualquier libro de viajeros extranjeros por España, en especial de aquellos "curiosos impertinentes" que "hacían Europa", para darse cuenta del mal estado de las vías de comunicación, ventas y posadas españolas. Gracias a la potenciación de

2


podían ser visitadas en un solo día; luego fueron editados la Guía de Guadalajara (1890) y Vías de comunicación de la provincia de Guadalajara (1908), de Juan Diges Antón. En 1912 vería la luz el Cuaderno 16, dedicado a Guadalajara, del Portfolio fotográfico de España, en el que figura un plano provincial y una buena colección de dieciseis fotografías: Un año más tarde, Ediciones Thomas, de Barcelona, publica en su colección El Arte en España un librito sobre Guadalajara. Alcalá de Henares , conteniendo cuarenta y ocho fotografías (veintidós de Guadalajara, de gran interés para el estudio del Palacio del Infantado, de los sepulcros de la iglesia de San Ginés y de la capilla de Luis de Lucena) y textos de Rafael Aguilar y Cuadrado (hacia 1915-1920 saldrá en la misma colección otro librito dedicado a la Catedral de Sigüenza, también con cuarenta y ocho fotografías de gran calidad y valor artístico). En 1914, como ya pudimos ver, sale la Guía del turista en Guadalajara, de Diges Antón, que no hay que confundir con la antes citada Guía de Guadalajara., y en 1915 el cronista Pareja Serrada hace entrega de su primera monografía provincial: Guadalajara y su partido y en 1916, Brihuega y su partido, ambas con profusión de fotografías y grabados. Guadalajara. Cartillas excursionistas "Tormo" (1917) (llamadas así por su autor: D. Elías Tormo y Monzó) ofrece en su portada un plano de la ciudad situando los monumentos más importantes y, en su contraportada, su denominación. Bastante más tarde (1929) seguirían otros libros de más enjundia como la Guía arqueológica y de turismo de la provincia de Guadalajara, de García Sáinz de Baranda y Cordavias, en la que se hace un breve recorrido, a modo de ficha en muchos casos, por casi todos los pueblos de Guadalajara, acompañados con fotografías y grabados de la época,

hoy de gran importancia. Sigüenza, de Tormo y 1930, tampoco debe quedarse en el tintero, así como Sigüenza. Su veraneo y excursiones, auténtica guíafolleto con numerosos datos comerciales y trazados turísticos con monumentos que visitar. Una colección verdaderamente interesante. El lector actual se sitúa ante estos libros, cuadernos y folletos como ante una reliquia, donde poder comparar fotografías de la época, algunas de gran calidad, especialmente las de Hauser y Menet, con otras de hoy, pudiendo ver transformaciones, variaciones y mutilaciones en muchos edificios, obras de arte desaparecidas, y también, datos curiosos sobre los nombres de las calles, comercios y restaurantes, precios de las comunicaciones y tantas otras cosas que le harán pasar un rato agradable José Ramón LÓPEZ DE LOS MOZOS

Miguel Ángel Blanco de la Rocha. HERNANDO Y GABRIEL ALONSO DE HERRERA [c 1460- c 1540] Almud Ediciones y el Centro de Estudios de Castilla-La Mancha (UCLM) nos ofrecen un nuevo título (el 14) de la colección “Biografías”. Sus responsables prosiguen con el loable objetivo de esclarecer personalidades, trayectorias y obras con vinculación a lo que hoy es Castilla-La Mancha. Y lo hacen brindándonos estos libros de 3


pequeño formato y precio asequible que se ciñen a una metodología y a una estructura compositiva que nos permiten percibir un escenario constituido por episodios históricos fundamentales como causa que propicia la vida del personaje histórico de que se trate en cada una de las catorce entregas con las que contamos hasta el momento. En esta ocasión, se nos brinda una aproximación a la vida de dos talaveranos eminentes, Hernando y Gabriel Alonso de Herrera, crecidos en el seno del humanismo del XVI, sustrato epistemológico y base de la mentalidad renacentista. El autor del libro, Miguel Ángel Blanco de la Rocha, pertenece al colectivo de investigación histórica Arrabal, estrechamente comprometido con el conocimiento y protección del patrimonio cultural de Talavera, una tarea que esta asociación ha desarrollado con apego y rigor desde el año 1994, fecha de edición del primer número de Cuaderna, publicación periódica del grupo, que contiene estudios de historia local. Con la exhaustividad del historiador baqueteado, parte Blanco de la Rocha de la siguiente premisa que enmarca la biografía de los hermanos Alonso de Herrera: hablar de humanismo renacentista en lo que hoy es Castilla-La Mancha es hacerlo, necesariamente, de Francisco Jiménez de Cisneros y de la diócesis toledana, de la que fue titular y desde la que erigió su gran empresa intelectual, la Universidad Complutense de Alcalá de Henares, donde proyectó convocar, bajo sus auspicios, a los mejores especialistas de cada campo del saber, y cuya permeabilidad a las ideas la hizo devenir en uno de los grandes focos de penetración del erasmismo en España. Es en ese contexto y ante ese telón de fondo en el que Blanco de la Rocha nos pone en escena a los dos grandes talaveranos, al gran humanista, Hernando, amigo de Lucio Marineo

Sículo, discípulo no servil de Nebrija y rendido admirador de Lorenzo Valla; y a Gabriel, el agrónomo, formado, en su génesis académica en Granada, bajo la protección del paisano fray Hernando de Talavera, para desarrollar después su conocida Obra de Agricultura a instancias ya de Cisneros, tan inclinado a dar prioridad a las artes “mecánicas” o prácticas, en su talante reformador. El cuerpo del libro se encuadra entre una introducción y un eje cronológico que, junto a la selecta bibliografía, le confieren un marcado carácter didáctico, al tiempo que, pese a las limitaciones de espacio, enuncia aspectos que pueden estimular al investigador. Contamos, en suma, con una nueva y valiosa aportación al conocimiento de nuestra propia identidad y las bases de nuestro proyecto cívico, es decir, nuestra cultura. Óscar González Palencia En ABC Artes y Letras de Castilla-La Mancha; 26 de febrero 2011

La ciudad transparente (Novela juvenil)

4


gráficas de la editorial El Jinete Azul, a la que también pertenecen “El despertar de Heisenberg” de Joan Manuel Gisbert y Pablo Auladell y “1 euro” de Federico Delicado. En medio de la selva de títulos y colecciones dirigidas a los adolescentes, corre el riesgo de pasar desapercibida para los responsables de las bibliotecas de Secundaria una editorial como ésta, que compone cada libro como una pequeña obra de arte. Arturo Tendero

Ana Alonso, Javier Pelegrín y Pere Ginard Eds. El jinete azul; Madrid, 2010 “La ciudad transparente” toma elementos de “Gran hermano” y de “El show de Truman”, pero no es una cosa ni otra. Como sucede casi siempre con las buenas novelas juveniles, reelabora con elementos conocidos una realidad nueva que atrapa desde las primeras páginas. Transcurre en una ciudad en la que todos los habitantes son personajes de reality-shows y su éxito depende de la cantidad de espectadores que sigan cada uno de sus programas, que naturalmente es cambiante y caprichosa como las leyes del mercado. No existe diferencia entre el éxito profesional y el personal de los actores, que están indisolublemente vinculados. Con el agravante de que no viven sus propias vidas, sino que han de interpretar guiones escritos por otras personas e incluso por máquinas que deciden quiénes son sus amigos, con quiénes han de mantener relaciones, a quiénes han de admirar y a quiénes maltratar. En medio de una rutina sin intimidad ni más incertidumbre que la espera del guión holografiado del día, que de pronto una mañana no lleguen las frases que hay que declamar, o lleguen de una forma misteriosa y confusa, introduce un motivo de ansiedad, pero también una puerta abierta para adoptar pequeñas decisiones, correr sucesivos riesgos y, en definitiva, ir conquistando poco a poco la libertad. Perder el miedo a equivocarse para aspirar a ser feliz. Metáfora de la adolescencia, disfrazada de novela futurista y policiaca. “La ciudad transparente” mezcla con exquisito buen gusto los capítulos inventados por Javier Pelegrín y narrados por Ana Alonso, residentes ambos en Alcázar de san Juan, con los dibujos nebulosos y los cómics de Pere Ginard. Forma parte de las novelas

Pedro A. González Moreno Anaqueles sin dueño Madrid, Hiperión, 2010. 88 págs. Premio Alfons El Magnànim de poesía en castellano. En el Fedro habla Platón de tres tipos de locura (manía) que los dioses otorgan a los hombres: el don de profecía, el don de adivinación y la inspiración poética. Desde entonces la relación entre poesía y desarreglo mental (con tintes sagrados) ha recorrido la tradición occidental hasta llegar al doctor Nordau y su libro Degeneración (1892), en que relacionaba la decadencia de los valores tradicionales con los problemas mentales, y sus consecuencias morales, de los artistas de finales del siglo XIX. Breton y los surrealistas, por su parte,

5


exploraron la parte positiva de esta relación y, en un retorno a la versión platónica del “don divino”, consideraron indisoluble el vínculo entre creación y locura. Esta es la base sobre la que se ha construido generalmente el discurso que relaciona poesía y suicidio. Hay, sin embargo, otro aspecto del suicidio que tiene que ver con la creación poética y que ha sido menos transitado que el camino que pasa por la locura. Se trata del tema del dolor provocado por la carencia de sentido, el desamparo cósmico y el mal moral inherentes a la existencia. Este es el territorio por el que transita el libro que González Moreno, con una delicadeza exquisita, dedica a los más conspicuos suicidas de las letras, probablemente los que más le han influido como creador, lo que hace de Anaqueles sin dueño a la vez un homenaje a esa poesía situada en los extremos de lo comprensible y lo experimentable. Pero el carácter de homenaje poético del libro no reside solo en el hecho de que los suicidas sean todos literarios sino que el autor ha sabido encontrar en cada caso lo que de lírico tiene el suicidio. En una versión laica de la idea cristiana de las “almas en pena”, estos muertos inconformes, estos muertos de sí mismos siguen rondando por los anaqueles sin dueño de la librería del poeta y ahora reposarán, de alguna manera, en paz, salvados en el verbo que los reconcilia con su propia muerte, como una prolongación necesaria de la palabra a la que dedicaron y entregaron su vida. González Moreno considera así la poesía en general como una especie de suicidio, ya que la palabra que nos salva es también la que nos niega y nos aparta de un presente demasiado abyecto. El libro arranca con unas piezas introductorias que sirven de marco al despliegue posterior del discurso. En ellas aparecen motivos y fórmulas que

después se repetirán en el cuerpo del libro. Esta estructura de introducción y desarrollo da al libro una andadura precisamente musical, como de sinfonía o de rapsodia, en la que gracias a constantes anáforas, paralelismos, recurrencias y ecos, se crea una atmósfera entre onírica y obsesiva, en respuesta a la obstinación de los fantasmas. El verso del autor, como ha sido habitual en su trayectoria, tiene también aquí una cuidada melodía, a pesar de lo inarmónico que pueda resultar en ocasiones el contenido, lo que genera una ligera tensión que se resuelve siempre en un proceso de aceptación del enigma: “huir, aunque a sabiendas / de que es la fuga el único sentido de la fuga” (p. 62). En la parte central del libro, cada uno de los ilustres suicidas tiene dedicado su propio poema, que aparecen agrupados en “baldas”. González Moreno no ha cedido al expediente fácil del pastiche o de la imitación directa, sino que ha buscado en su propio discurso un punto de inserción con el del personaje homenajeado, y así sin romper la límpida unidad estilística y de tono del libro ha sabido hacer aflorar acentos propios de cada uno de los homenajeados, en un ejercicio de polifonía en que las voces se equilibran. Así, son particularmente acertadas las expresiones en que González Moreno hace cuajar la esencia de cada acto de suicidio, el beberse “toda la claridad en un charco de luna” (de Dylan Thomas, p. 27), “con los huesos en cruz” (de Celan, p. 30), o el “escalofrío de belleza” que vibra en el ahorcado con sombrero (Nerval, p. 68). Desde luego, son todos los que están, pero no están todos los que son (harían falta varios tomos), pero la magia de este libro, la transmutación en maravilla del gesto definitivo de la muerte, hace al lector quedarse con las ganas de saber qué hubiera hecho el ajustado e imaginativo verso de nuestro poeta por

6


Ángel Ganivet, suicida recursivo que se sumergió dos veces en las heladas aguas del río Dvina (Letonia), la segunda con éxito; o de Stefan Zweig, que entró en el paraíso de los poetas muertos de mano de su mujer cuando Europa dejó de parecerse a su sueño y se convirtió en nuestra pesadilla. Un bello libro, en definitiva: compacto y complejo pero que se lee como un deslizarse suave por los anaqueles de nuestra cultura moderna, y con la entrañable seguridad de que el amor a la palabra poética hace vivible la vida hasta para aquellos que renunciaron a ella.

través de su Centro de Estudios Herencianos (CEH). El patio del Ayuntamiento fue testigo de la presentación del libro “Patios de Herencia. Patrimonio Oculto”, coordinado por el CEH, en la que tomaron parte el alcalde, Jesús Fernández; el responsable del CEH, Juan Francisco Prado, la doctora Esther Almarcha y Ángel Camuñas, participante del taller de patios. El ex cartero Ángel Camuñas comentaba como “en el centro de mayores pensamos que había que dejar constancia de estos patios para que no se perdieran”, así alrededor de un año durante una jornada semanal han estado viendo las maravillas del pueblo a la vez que iban aprendiendo.

Ángel Luis Luján en El Día

En esta obra se puede conocer la fisonomía, el acervo y la significación de los patios herencianos, como uno de os grandes tesoros de Herencia, aún por explotar. Este trabajo ha sido fruto de la colaboración del Área de Bienestar Social y el Centro de Estudios Herencianos que se plasmó en la realización de un taller con el Centro de Mayores, donde los participantes aportaron su experiencia y realizaron un trabajo de campo que permitió localizar, acceder y fotografiar la mayoría de los patios con interés histórico, patrimonial y artístico de la localidad. De este modo, los mayores consiguieron rescatar una parte del patrimonio desconocido a ojos del espectador habitual.

Presentación del libro “Patios de Herencia. Patrimonio Oculto” Herencia (C. Real) 8-2-2011-. Con la presentación del libro “Patios de Herencia. Patrimonio Oculto” y una visita guiada al nuevo Auditorio herenciano, cuya obra civil prácticamente concluida, terminaron ayer domingo las II Jornadas sobre “Historia y Urbanismo de la localidad”, organizadas por el Ayuntamiento a

Página web del Ayuntamiento de Herencia

7


Una excursión toledana de Emilia Pardo Bazán

La Casa Caballer: un símbolo urbanístico de los años 20 José Luis Muñoz, Rafael de la Rosa

Por Enrique Sánchez Lubián La lectura de Días toledanos, que puede realizarse en la web cervantesvirtual.com es un auténtico gozo y una agradable sorpresa, que se convierte en complemento ideal de las extraordinarias descripciones de la vida toledana del final del XIX y principios del XX.

Ediciones Olcades; Cuenca; 148 pags. 15 € El salto poblacional desde la parte alta y antigua de Cuenca a la llanura va a configurar un nuevo sentido de ciudad, que coincide con la aparición de unos criterios urbanísticos muy diferentes a los existentes hasta ese momento, los años 20 del siglo XX, cuando se diseñan calles más amplias, zonas verdes, edificios de uso público. El gran impacto visual lo va a producir un edificio realmente singular, no solo por sus proporciones, sino también por la incorporación a su equipamiento de novedades tan notables como la calefacción central. Con fachadas a tres calles, la Casa Caballer se convertirá pronto en el punto de referencia de la ciudad, con la planta baja dedicada a los comercios más atractivos mientras en los pisos habita lo mejor de la sociedad conquense o abren despacho acreditados profesionales. Ahora, casi un siglo después, el edificio ha sido cuidadosamente rehabilitado para dignificar su presencia sin perder el valor testimonial.

Doña Emilia Pardo Bazán (1852-1921) no sólo es una de las grandes escritoras de la literatura española, sino que representa el espíritu de una mujer indomable, de fuerte carácter, quien no dudó en mandar a paseo a su marido, José Quiroga, tras haber tenido tres hijos para desarrollar una vida libre, acorde con su ingente obra, y destacar como activista feminista. Entre su producción destacan títulos tan emblemáticos como Los Pazos de Ulloa, La Tribuna, Viaje de novios, La madre naturaleza o Morriña, con los que introdujo en España la corriente naturalista francesa de Zola. Una de las muchas publicaciones que animó y puso en marcha fue la revista Nuevo Teatro Crítico cuyo primer número vio la luz en enero de 1891. En el folletín correspondiente al mes de julio, doña Emilia publicó su relato Días toledanos,

Página web: www.olcades.es

8


en el que da cuenta de un viaje realizado a la hoy capital de Castilla-La Mancha acompañada de un grupo de amigos, entre ellos varios ministros y altos cargos de países iberoamericanos.

la peste de las excursiones artísticas, a quienes era imposible largar con viento fresco. La pluma de la escritora gallega nos invita a un recorrido por los más destacados monumentos toledanos: las sinagogas del Tránsito y Santa María la Blanca, el monasterio de San Juan de los Reyes –en ese momento en fase de restauración a la par que se construía la sede de la Escuela de Artes-, la basílica del Cristo de la Vega o la Catedral. Al templo primado a sus tesoros dedica buena parte de su texto y también un jugoso y certero comentario que nos acerca a la vida social capitalina: «Suspendido a bastante elevación sobre un pilar, frente a la capilla del Sagrario, hay un cartelón o tablero, que dice poco más o menos (pues no poseo la exactitud del vizconde de Palazuelos): Están excomulgados los que en la basílica hagan señas, miren o hablen deshonestamente. La condena demuestra ser el caso frecuente, y no juraría yo que aún ahora faltasen allí, si no miradas y señas propiamente deshonestas, algo como flecheo del rapaz del Gnido. Cosa averiguada: en las poblaciones que tienen Catedral y donde escasean teatros y bailes, la basílica metropolitana es el amadero: en ellas se exhiben las niñas bonitas y maniobran los amartelados galanes».

No precisa doña Emilia cuando realizó el viaje a Toledo, pero quizá fuese en fechas próximas al Corpus Christi, pues relataba haber visto procesionar la Custodia de Arfe por las naves de la Catedral Primada. Sólo refiere que el día, en lo climatológico, era como de finales de abril. Los excursionistas hicieron noche en la ciudad, posiblemente en el Hotel del Lino, donde en ocasiones paraba Pérez Galdós, quien mantuvo una relación amorosa con la escritora gallega. En su texto, Pardo Bazán confiesa que ese relato es el primero de realiza sobre la ciudad de Toledo, aunque afirmaba haber estado aquí varias veces más. Nos dice haber dado el título de Días toledanos a su escrito en homenaje a Galdós, quien renombró así uno de los capítulos de su imprescindible Ángel Guerra, novela que había visto la luz poco antes de la excursión. En el texto, escrito con singular gracia y humor, se ponen de manifiesto algunos de los males con que debían enfrentarse los pioneros del turismo toledano: inadecuada comunicación ferroviaria con Madrid al tener que hacer siete horas de viaje (entre ida y vuelta) para poner permanecer aquí nada más que cuatro; necesidad de disponer de calzado de sentido común (forma ancha, suela recia y tacón plano) para deambular cómodamente por las calles toledanas; inoperancia de algunas guías turísticas (especial ensañamiento muestra con el famoso tratado bilingüe artístico-práctico del vizconde de Palazuelos, del que afirma que por su voluminosidad se precisaría de un paje para llevarlo); o de la pesadez de los espontáneos cicerones, calificados como

También refleja la miseria y decadencia de la ciudad en aquellos años. “El viejo barrio –escribe refiriéndose a la Juderíaes hoy un rincón pobre y silencioso; chiquillos de descalzas piernas y pedigüeñas bocas juguetean rodando entre el polvo de sus calles”. El tipismo de la famosa Posada de la Sangre abre paso a las inevitables referencias a Cervantes, autor que junto a Zorrilla, considera imprescindible para conocer el espíritu de la ciudad de Toledo. Y en unos años cuando la pintura del Greco comenzaba a ser redescubierta y

9


valorada por destacados intelectuales, contribuyendo con a dar un nuevo impulso a Toledo y abriendo las puertas de la naciente industria turística, la Pardo Bazán no pudo ocultar su admiración por el cuadro del Entierro del Conde de Orgaz, que califica como página divina del arte y confiese sentir envidia de la entonces propietaria del lienzo, la condesa de Bornos, para poder «mirarlo y gozarlo a solas, sin guías que chapurrean ridículos encomios, sin prisas, que impone la necesidad de no perder el tren de regreso». La lectura de Días toledanos, que puede realizarse en la web cervantesvirtual.com, es un auténtico gozo y una agradable sorpresa, que se convierte en complemento ideal de las extraordinarias descripciones de la vida toledana del final del XIX y principios del XX que tan magistralmente retrataron Galdós en Ángel Guerra, Blasco Ibáñez en La Catedral, Urabayen en su trilogía toledana (Don Amor volvió a Toledo, Toledo Piedad y Toledo la despojada) y las sensacionales fotografías que Casiano Alguacil nos legó, de cuya colección conservada en el Archivo Municipal de Toledo proceden las imágenes que ilustran este trabajo.

Expedientes sobre fomento (económico, social, cultural) de las localidades albacetenses (1754 -1819) Fernando Rodríguez de la Torre [En formato digital] Instituto de Estudios Albacetenses Fernando Rodríguez de la Torre (Albacete, 1932). Funcionario (19491992). Maestro con Premio Extraordinario Fin de Carrera en la Escuela del Magisterio de Albacete (1949). Licenciado en Geografía e Historia por la Universidad de Murcia (1964). Miembro del Instituto de Estudios Albacetenses (1981). Doctor en Geografía Física cum laude por la Universidad de Barcelona (1990). Miembro de la European Seismological Commission (1991). Diplomado Universitario en Relaciones Laborales por la Universidad de Madrid (1992). Miembro de la Comisión de Historia de la Geología (1994). Colegiado de Honor del Colegio de Doctores y Licenciados de Madrid (1997). Biógrafo principal de la Real Academia de la Historia (20042009). Ha publicado quince libros y más de doscientos artículos científicos sobre múltiples disciplinas (geografía, historia, historia de la ciencia, bibliografía, sismología, astronomía, musicología, literatura, folclore y otras)

Enrique Sánchez Lubián en ABC Artes y Letras de CLM; 29 de enero 2011

El texto mencionado de Emilia Pardo Bazán puede leerse también en el libro Viajes por España, publicado por Ediciones Bercimuel, en 2006, y cuya portada encabeza este artículo

10


con muy especial atención provincia de Albacete.

a

la

Natura", y patrocinado por el Ayuntamiento y la Diputación de Castellón, además de la fundación Dávalos-Flétcher.

La presente obra es una seleccionada recolección de expedientes sobre aspectos del fomento general en diversas localidades albacetenses, elaborados entre fechas que se sitúan en la época del despotismo ilustrado y postrimerías (1754-1819), que se conservan en el Archivo Histórico Nacional. Aparecen expedientes sobre obras públicas, construcción de puentes, acometidas de aguas, salubridad, balnearios, otorgamiento de títulos de maestros y artesanos, concursos para médicos, plan de estudios primarios en la villa de Albacete, un informe desconocido sobre las fábricas de latón de Riópar, intentos de constitución de Sociedades Económicas, y algunos otros de interés. Prologado por el catedrático de Historia Moderna de la Universidad de Alicante Dr. Armando Alberola". De la pag. web del Instituto de Estudios Albacetenses

El poeta guadalajareño presentó el libro de poemas “Cartas a deshora”, que será publicado como resultado del premio, dotado además con 9.000 euros en metálico para el autor. El libro será editado por Aguaclara, y estará disponible a finales de marzo en las librerías. La entrega de premios está prevista para el próximo 7 de mayo, fecha en la que se presentará la obra en la Feria del Libro de Castellón. Nacido en Madrid en 1937, Marquina ha recibido a lo largo de su carrera importantes premios. Ha sido ganador de los galardones “Cátedra Ramiro de Maeztu” del Instituto de Cultura Hispánica (1968), “Ramón González Alegre” (1973), “Gálvez de Montalvo” de poesía (1974), “Camilo José Cela” de narración viajera (1974), “José de Juan García” de periodismo (1976), “Aldebarán” de poesía (1973) y “Ricardo Molina” (1982). Su obra es abundante, tanto en prosa, como en verso, además de artículos en la prensa. Destacan entre sus libros Cuerpo presente, Crónica adolescente, Líber usualis, De la lluvia, Poemas morales y Pavana para un amor cumplido, en poesía; y en prosa, Nacimiento y mocedad del río Ungría o Guía de los castillos de Guadalajara. Gran conocedor de la figura y la obra de Camilo José Cela, Marquina es autor también de Guía del Viaje a la Alcarria y varias biografías del Nobel: Cela, masculino singular (Plaza&Janés/ Diario 16) y Retrato de Camilo José Cela (Society of Spanish and SpanishAmerican Studies Universidad de Colorado, 2005).

Francisco García Marquina, premio Tardor de poesía El escritor guadalajareño Francisco García Marquina ha sido galardonado con el premio de poesía Tardor, en su 16ª edición. El premio está convocado por la asociación cultural "Amics de la

De El Decano de Guadalajara

11


VV. AA: Certamen de jóvenes artistas de CLM Poesía y relato Nº 3

INDICE DE LOS BOLETINES Nº 1 a 10 (por materias)

El mundo es un jardín Olvido García Valdés Nº 4

REEDICIÓN DE CLÁSICOS

El espejo de la Memoria José Manuel Martínez Cenzano Nº 5

Lámpara de Príncipes Abubéquer de Tortosa Traducción de Maximiliano Alarcón Nº 1

Pedro Antonio González Moreno Anaqueles sin dueño Nº 5 y 10 Volver a Ciudad Real, Francisco Mena Nº 6

Cancionero de Sebastián de Horozco Ed. de J J. Labrador Herraiz Nº 6 y nº 9 Bartolomé Jiménez Patón Comentarios de erudición (libro XVI). Ed. crítica y notas de Abraham Madroñal y otros Nº 7 Relación del cautiverio y libertad de Diego Galán. Edición de Matías Barchino y M Ángel de Bunes Nº 7

Qué fea es mi hermana. Ángel Aguilar

NARRATIVA

HISTORIA

Luis A Béjar Un error de cálculo Nº 1 Crónicas de un Tirano Tomás F Ruiz Nº 2 Rafael Romero Cárdenas El hijo de la victoria Nº 3 No hace tantos años Antonio Arráez Nº 3 Operación Beowulf Eloy M. Cebrián Nº 4 Entre las balas Manuel Valero Nº 5 Papaver Tomás F. Ruiz Nº 9 Antonio Pérez Henares La mirada del lobo Nº 9 Tren de la noche Víctor Claudín Nº 9

Ángel Ramón del Valle Calzado (coord). Historia agraria de Castilla-La Mancha (siglos XIX-XXI) Nº 1 Cosme Jesús Gómez Carrasco: Familia y capital comercial en la Castilla meridional: La comunidad mercantil en Albacete Nº 1 Antonio Astorgano: Lorenzo Hervás y Panduro, biografía Nº 1 República y Guerra Civil en los Estados del Duque. Felipe Molina Carrión Nº 2 Los antiguos colegios-universidad de Toledo y Almagro J. Carlos Vizuete Mendoza Nº 2 Los Gasanz, maestros republicanos, Jorge Solís Piñero Nº 2 Asensio, F. y Del Valle, A. R. (coords): Guerra de la Independencia. Valdepeñas en la España del XIX Nº 2 Breve historia de Toledo V Leblic Nº 3 Población y sociedad en Guadalajara ss. XVIXVIII. Ángel Luis Velasco Nº 3 Cirilo del Río, un manchego en el gobierno de la República, Francisco Asensio, Nº 4 La represión franquista en Guadalajara, Pedro A. y Xulio García Bilbao, Carlos Paramio Roca Nº 4 Los pueblos de Ciudad Real en las Relaciones Topográficas de Felipe II: Javier Campos Fernández de Sevilla Nº 4

La ciudad transparente, Ana Alonso, Javier Pelegrín y Pere Ginard Nº 10 Días toledanos, Emilia Pardo Bazán

Nº 10

POESÍA Dionisio Cañas Lugar. Antología y nuevos poemas Nº 1 Miguel Galanes El viento me hizo Nº 1 La luz de la memoria. Antología de Alfredo Villaverde Nº 2 Amador Palacios, Prosas esculturales y otros poemas, Nº 2 Llegar (Poesía). León Molina

La casa vacía, Teo Serna

Nº 6

Gran angular Rafael Talavera

Nº 8

Memoria histórica. Juan Sisinio Pérez Garzón y Eduardo Manzano Nº 4

Nº 3

Amoretti Javier Lorenzo Candel

Nº 6

Nº 3

Fray Melchor Cano. V Centenario de su nacimiento Dimas Pérez Ramírez Nº 4

La mirada del centauro, Enrique Trogal. Nº 3

12


El sexenio democrático en Albacete: (18681873) José Jerez Colino Nº 4

ENSAYO, VARIOS Ricardo Muñoz Fajardo Castilla-La Mancha: El modernismo ligado a la arquitectura Nº 1 y 4 Miguel Cortés; J. Agustín Mancebo e I López (coords.) De Toledo a Moscú. Viajes alrededor del Quijote. Nº 1 Mariano Pérez Galán: Educación, Historia, Política. Edición a cargo de Alfredo Liébana Nº 1 Escritos sobre el arte y la poesía en CLM José Corredor Matheos Nº 2 Las escalas de la Geografía. Del mundo al lugar; Homenaje a Miguel Panadero Moya. Félix Pillet, Francisco Cebrián y José Carpio (coords.) Nº 2 Emociones y sentimientos. La construcción social del amor, Juan Antonio Flores y Luisa Abad Nº 2

La Guerra de la Independencia en el Priorato de san Juan Felipe Molina Nº 4 Brigadas Internacionales: El contexto internacional, los medios de propaganda; literatura y memorias. Manuel. Requena; y Rosa Mª Sepulveda (coords) Nº 5 Historia de Toledo, de la prehistoria al presente: Jesús Carrobles; Ricardo Izquierdo; Fdo Martínez Gil; Hilario Rodríguez de Gracia; Rafael del Cerro y Mariano Gª Ruipérez; Nº 6 Represión y guerra civil en Cuenca Ana Belén Rodríguez Patiño y Rafael de la Rosa Nº 6 Los Conventos Antiguos de Guadalajara Francisco Layna Serrrano Nº 6 Mosaico romano de Noheda (El descubrimiento) José Luis Lledó Sandoval Nº 7

5º ciclo de Conferencias “Valdepeñas y su historia” VV. AA. Nº 8 La RealHermandad deInfanzonesde Illescas Antonio Pau Pedrón, Nº 9 Peñalén yla Encomienda dela Orden de san Juan en el Alto Tajo Aurelio García López Nº 9 Patios de Herencia. Patrimonio oculto Nº 10 La Casa Caballer: símbolo urbanístico de los años 20 JL Muñoz, R de la Rosa Nº 10 Expedientes sobre fomento de las localidades albacetenses (1754 -1819) Fernando Rodríguez de la Torre Nº 10

Alejandra (y otros temas becquerianos) Jesús Cobo Nº 3 Egido, Aurora: El águila y la tela. Estudios sobre san Juan de la Cruz y santa Teresa de Jesús Nº 3 Peregrinos de la revolución, Miguel Cortés Arrese; Nº 3 Enrique Pedrero Muñoz: Estilos y tendencias de las Artes plásticas en Ciudad Real (1900-2005) Nº 3 El ‘crimen de Cuenca’ en 30 artículos: Antología periodística del error judicial, Ángel Luis López Villaverde Nº 5 Libros de Milagros y Milagros en Guadalajara (siglos XVI-XVIII) Eulalia Castellote Herrero Nº 5 El paisaje vegetal de CLM, Manuel Peinado; Luis Monje; y J Mª Martínez Parras Nº 5 Tesoros artísticos de Toledo: sus templos, monasterios, palacios y casas Renate Takkenberg-Krohn Nº 5

RELIGIONES

Guía judaica de Castilla-La Mancha Marco Besas Nº 5

Hernando y Gabriel Alonso de Herrera: Dos humanistas talaveranos Miguel Ángel Blanco de la Rocha Nº 7 y 10 La industria textil sedera de Toledo, Ángel Santos Vaquero Nº 8

Ángel Luis López Villaverde (coord). Historia de la Iglesia en Castilla-La Mancha Nº 1 Miguel Hernando de Larramendi y Puerto García Ortiz (eds) Religion.es: Minorías religiosas en Castilla-La Mancha Nº 1 Juan de Ávila: un apóstol en camino Juan Rubio Fernández Nº 4 Miguel Jiménez Monteserín: Triunfo de la católica Religión. El Auto de fe de Cuenca de 1654 Nº 10

Construirla identidad en la Edad Media José Antonio Jara, Georges Martín, Isabel Alfonso Antón (editores) Nº 6 Pintura mural religiosa en la provincia de Ciudad Real J J Barranquero Nº 7 Terry Gilliam. El desafío de la imaginación, J Agustín Mancebo Nº 7 Arturo Culebras Lastimosa historia “crimen de Cuenca” Nº 7 Francisco García Martín: El patrimonio artístico durante la Guerra Civil en la provincia de Guadalajara; Nº 7 Francisco García Martín El patrimonio artístico durante la Guerra Civil

13


en la provincia de Toledo; Nº7 LosnegociosylascienciasLógica, argumentación y metodología en la obra de Pedro Simón Abril, Paula OlmoNº 7

PERSONAJES y NECROLÓGICAS

Grandes hitos de la historia de la novela euroamericana; Juan Bravo Castillo Nº 8

Rubén Martín, premio Ojo Crítico Nº 6 Muere Julio Porres Martín Cleto Nº 6 Muere Antonio Arnau, pintor de Quintanar Nº 6 Muere Fernando Benito, impulsor de la obra de Yáñez de la Almedina Nº 8 Alicia Giménez Bartlett, premio Nadal Nº 9 Alfredo Villaverde gana el premio de poesía mística Fernando Rielo Nº 9 Francisco García Marquina, premio Tardor de poesía Nº 10

Muere en Cuenca Eduardo de la Rica

Una risa nueva: Posthumor, parodias y otras mutaciones de la comedia Jordi Costa (editor) Nº 8 La toponimia menor de Tendilla, Víctor Vázquez Aybar Nº 8 La construcción antropológica de la religión. Etnografía de una localidad manchega (Noblejas); Mónica Cornejo Nº 8 El valle del Júcar y la Obispalía Colección Tierras de Cuenca José Luis Muñoz Nº 8 Juan Diges Antón Guía del turista en Guadalajara

COLABORADORES de Libros y nombres de Castilla-La Mancha

Nº 9

AACHE, Editorial Arancibia, Mercedes Arriaca/ Casa de Guadalajara en Madrid Arroyo Serrano, Santiago Belló Aliaga, José Calero Delso, Juan Pablo Cantón, Manuela Cuenca, Luis Alberto de Culebras Mayordomo, Arturo Fabero, Chema T. Fernández Ruiz, Tomás García de Paz, José Luis García Guerrero Tomás Francisco González-Calero, Alfonso González Ortega, José María González Palencia, Óscar Granado Vecino, Conrado Instituto de Estudios Albacetenses Lázaro Cebrián, Antonio López de los Mozos, José Ramón Lorenzo Candel, Javier Luján Atienza, Ángel Luis Martínez Requena, Sonia Molina Carrión, Felipe Morales Cano, Sonia Olcades, Ediciones Palacios, Amador Rivero Serrano, José Priego Sánchez-Morate, Hilario Porras, Agustín Sánchez Lubián, Enrique Sánchez. P. A. Simón, Federico Takkenberg, Renata Tendero, Arturo Veredas, R.

Don Quichotte s´en va t-en guerre (L´Assiette au Beurre) Nº 9

REVISTAS EL ALAMBIQUE, revista de poesía DIÁLOGO DE LA LENGUA Barcarola Monográfico sobre Hernández Revista Autopsia nº 6 Revista Albores de Espíritu

Nº 2 Nº 3 Miguel Nº 5 Nº 5 Nº 7

El problema de Yorick. 10º aniversario

Nº 7

Hilos de araña, Tarancón

Nº 9

FOTOGRAFIA Fotografías Rueda Villaverde

Nº 4

Guadalajara foto a foto. Una provincia para ver y sentir Agustín Tomico Nº 6 Villagordo del Júcar: Más de un siglo de fotografía en nuestro pueblo, Benjamín Tébar Alonso Nº 7 Transtempo Cristina García Rodero Nº 7 Martos Causapé, é F y Ruiz Rojo, J A, Las guías de turismo y viajes de Guadalajara (18851964). Arte y fotografía Nº 10

14

Nº 4


10_DÉCIMA_ENTREGA_revisada