Issuu on Google+

LIBROS Y NOMBRES DE CASTILLA-LA MANCHA NONAGÉSIMA ENTREGA

90 Año III/ 2 de noviembre de 2012

Fredo Arias de la Canal Sonetos oral-traumáticos, masoquistas, tanáticos y eróticos de «Flores de baria poesía» y otros cancioneros de los siglos XVI y XVII Prólogo de José J. Labrador Herraiz y Ralph A. DiFranco, México, FAH, 2002, 372 páginas. Edición no venal.

Raymond Foulché-Delbosc reunió sonetos de temas amoroso y erótico para su artículo «136 Sonetos», poemas que espigó en dos manuscritos de la Biblioteca Nacional de España con las signaturas 3913 y 3915 (Revue Hispanique, 6, 1899, págs. 328407). Nueve años después salió su segunda entrega: «237 Sonetos» que extrajo de doce manuscritos de la misma biblioteca madrileña (Revue Hispanique, 18, págs. 488-618). Elías Rivers publicó en 1993 la

antología El soneto español en el siglo de oro (Akal, Madrid, reimpresa en 2009), en la que reunió 150 sonetos sobre diversos temas tanto profanos como religiosos. José Mas seleccionó 68 sonetos del Siglo de Oro (Cátedra, Madrid, 2004). En México, Brígido Redondo preparó una antología del soneto erótico en la poesía mejicana titulada Oscura Lumbre (Casa Maya de la Poesía, Campeche, 2008); Francisco Emilio de los Ríos editó la Antología del soneto (Patronato del Teatro Isauro Martínez, 1990). Ahora Fredo Arias de la Canal publica otra antología que titula Sonetos oral-traumáticos, masoquistas, tanáticos y eróticos de «Flores de baria poesía» y de otros cancioneros de los siglos XVI y XVII.1 El modelo vino de Italia. Boscán y Garcilaso lo introdujeron en la lírica hispánica de la primera mitad del s. XVI. Después no hubo poeta que se preciara de serlo sin haber compuesto una buena cantidad. Hasta el reacio a las formas italianas Cristóbal de Castillejo se atrevió con un par de ellos, no sin ironía. Entre tantos poetas destacan: Hernando de Acuña, Baltasar del Alcázar, Francisco de Aldana, Diego Hurtado de Mendoza, Gregorio Silvestre, Jorge de Montemayor, Gutierre de Cetina, Francisco de la Torre, Fernando de Herrera, Pedro de Padilla, los Argensola, Luis de Góngora, Liñán de Riaza, el duque de Sessa, Lope de Vega, Villamediana, Francisco de Quevedo y en México sor Juana Inés de la Cruz. A pesar de la forma fija, rigurosa en que se basa desde que se inventara en el siglo XIII No es su primera antología del soneto. A título informativo, destacamos otras dos recopilaciones suyas: Antología del soneto oral traumático, tanático y cósmico de Alfonso Larrahona Kasten (añadamos que Larrahona es un brillante poeta chileno) y Antología del soneto oral-traumático, tanático, cósmico y erótico en Cuba, ambas publicadas por el Frente de Afirmación Hispanista, México, 2008). 1


en Italia, el soneto, o «pequeño son», ha llegado a ser uno de los metros predilectos de los poetas españoles, si no obligatorio para cualquier vate que aspiraba ser autor de versos líricos. O tal vez sea precisamente gracias a esta rigidez formal que el soneto experimentó tan gran acogida a partir de los comienzos de su historia en España. Arranca definitivamente con Las obras de Boscán y algunas de Garcilaso de la Vega repartidas en cuatro libros, publicadas en 1543 a instancia de la viuda de Boscán. Los 92 sonetos de este y los 29 de Garcilaso recogidos en la edición luego ejercerían una influencia amplia, profunda y duradera sobre varias generaciones de poetas. Los tratadistas del Siglo de Oro describen y definen esta nueva forma métrica importada de Italia. El poeta sevillano Fernando de Herrera en sus Anotaciones a las obras de Garcilaso, en 1580, opina que es «la más hermosa composición, y de mayor artificio y gracia de cuantas tiene la poesía italiana y española ... en ningún otro género se requiere más pureza y cuidado de la lengua, más templanza y decoro, donde es grande culpa cualquier error pequeño ... su verdadero sujeto y materia debe ser principalmente alguna sentencia ingeniosa y aguda, o grave, y que merezca bien ocupar aquel lugar todo». Ese mismo año Miguel Sánchez de Lima publica El arte poética en romance castellano, donde comenta que «los sonetos se componen de catorce versos largos de a once sílabas cada verso». Tras describir las rimas y la estructura de los cuartetos y tercetos, pasa a opinar ―igual que Herrera― que «estos sonetos no pueden ser en una materia más de uno, y así no sirven de más: porque no conviene que se prosiga una historia en sonetos, que sería disparate».2 Y se ocupa en distinguir entre Miguel Sánchez de Lima, El arte poética en romance castellano, Madrid, 1944, págs. 6465. 2

sonetos comparativos, dialogísticos.

anafóricos

y

Juan Díaz Rengifo, en su Arte poética española, 1606, afirma también que «el soneto es la más grave composición que hay en la poesía española».3 Refrenda el concepto expresado por los preceptistas anteriores que «de ordinario no lleva sino un solo concepto» y amplia su perspectiva señalando que «recibe comparaciones, semejanzas, preguntas y respuestas, sirve para cuantas cosas quisiere uno usar de él, para alabar o vituperar, para persuadir o disuadir, para consolar y animar, y finalmente para todo aquello que sirven los epigramas latinos» Revisa los tipos de sonetos y da ejemplos de soneto simple, doblado, terciado, con cola, encadenado, con repetición, retrogrado, en dos lenguas y en eco. Esta antología se propone ser fiel al concepto de que en un soneto cabe tratar solo una materia. De ahí procede la organización de los textos que se han recopilado en apartados distintos indicados según el tema. Pocas colecciones áureas manuscritas o impresas de tipo poesías varias se hicieron sin que entrara en ellas un soneto. Al contrario, en muchos casos el soneto ocupa un sitio primordial en estas recopilaciones. A veces, incluso, se le da un apartado singular en el que se recogen en ristra sonetos de tema y carácter variados, de autores conocidos y desconocidos. Fredo Arias de la Canal ha espigado en treinta y tres de las innumerables fuentes manuscritas e impresas 229 sonetos con los Juan Díaz Rengifo, Arte poética española, Madrid, 1977, ed. facsímil, pág. 48. Veáse la reciente y cuidadísima edición: Juan Díaz Rengifo (seud. Diego García, S. I.) Arte poética española, ed. Ángel Pérez Pascual, Reichenberger, Madrid, 2012, xii, 570 pp. (Ediciones críticas 180) ISBN: 978-3-937734-903. 3


que nutrir esta antología. El campo es extenso y no le ha sido difícil hallar aquellos que por su temática pueblan las categorías de su interés particular. Los divide por temas que atienden a un criterio basado en «el psicoanálisis literario de los arquetipos que conforman el protoidioma que conciben los poetas».4 Perspectiva distinta, original y válida para analizar la lírica, como durante décadas ha venido demostrando a través de la larga lista de misceláneas poéticas que ha publicado. Divide esta antología en varios arquetipos: sonetos oral-traumáticos, masoquistas, tanáticos, eróticos y rechazo gustoso, aunque una simple lectura revelará que no son departamentos estancos; por el contrario, muestran la complejidad del ser humano con la que se enfrentan los poetas, dotados de una visión especial que les permite expresar el inconsciente colectivo.5

novohispanos, Francisco de Terrazas, hijo del mayordomo de Hernán Cortés, que fue elogiado por Cervantes en el «Canto de Calíope». Despunta en esta antología también el buen hacer de Hernán González de Eslava que llegó a Nueva España hacia 1558 y pasó gran parte de su vida en América. Este cartapacio poético mexicano representa uno de los vínculos entre la Península y la Nueva España, un puente ―entre otros muchos― mediante el cual se comunicaban los dos mundos. Pero hay más: las Flores comparte poesías de Cetina, Figueroa, Hurtado de Mendoza y Silvestre con otro cancionero manuscrito coetáneo hoy custodiado en la Biblioteca de Bartolomé March en Palma de Mallorca.

Apropiado es que este libro empiece con el manuscrito recopilado en México entre 1545 y 1577 titulado Flores de baria poesía, hoy en la Biblioteca Nacional de España, que se ha utilizado como la fuente única de los sesenta y cuatro sonetos de la primera parte. Contiene el códice obras de poetas de primera fila, como Acuña, Alcázar, Figueroa, Herrera, Hurtado de Mendoza y Silvestre, además de Cetina y Juan de la Cueva que pasaban temporadas en México. En este jardín florecieron sonetos de uno de los primeros poetas

Durante el último tercio del siglo XVI, desde las imprentas de toda España llegaban pesadas cajas de libros a la Casa de Contratación de Sevilla y de allí partirían en naos con destino a lectores de Santo Domingo, de México y de Lima. Los inventarios exhumados del Archivo de Indias y publicados en tiempos modernos, unidos a otros inventarios extractados de bibliotecas privadas americanas, nos proporcionan buenos indicios de los libros que cruzaban el mar en cajones repletos de libros para quedarse en la Nueva España. Esta exportación de libros hizo que las obras de los poetas peninsulares gozaran de una amplia diseminación en la colonia.

Fredo Arias de la Canal, José Ángel Buesa, el Don Juan cubano (1910-1982), Frente de Afirmación Hispanista, México, 2012, pág. 18. Prologa este libro un interesante estudio sobre Villamediana, poeta ampliamente representado en la presente antología. Véase también su ensayo Intento de psicoanálisis del Homo Hispanus, Frente de Afirmación Hispanista, México, 2006. 5 Conviene que el lector de esta antología consulte la obra de Fredo Arias de la Canal, Génesis del psicoanálisis literio, Frente de Afirmación Hispanista, México, 2010.

Mientras unos manuscritos e impresos cruzaron el mar y se fueron a América, en la Península continuaba la difusión de las obras de nuestros poetas. Por ejemplo, el poeta, Eugenio Salazar fue a la Nueva España a sus 50 años, donde ocupó el puesto de oidor en México, Santo Domingo y Guatemala. La primera parte de su Silva de poesía se compone de seis églogas que alternan con madrigales y sonetos, siguiendo el modelo estructural de un cancionero petrarquista. Otros como él se

4


fueron y pusieron la semilla en tierras lejanas para que los versos virgilianos fructificaran en los ambientes literarios de la Nueva España.

Prólogo de Francisco Márquez Villanueva; presentación de Stefania Pastore. Editorial Almuzara, Córdoba, 2012; 304 pags; 25 €

Arias de la Canal ha introducido en su antología sonetos que figuran en manuscritos e impresos de los siglos XVI y XVII, además de piezas nacidas al otro lado del Atlántico: la antología se extiende hacia América, como también se extendió nuestra lengua y nuestra literatura en busca de nuevas fronteras. Y de este modo reúne en estas páginas una prueba imborrable de la unicidad cultural de ambas orillas.

Católica impugnación del jerónimo fray Hernando de Talavera debe ser considerado un documento central y contemporáneo de la última batalla política y teológica librada ante la instauración definitiva de la Inquisición española, al mismo tiempo que un documento inestimable acerca de los diversos y complejos aspectos que rodean el mundo particular y la problemática del judeoconverso. El escrito, seguramente realizado entre 1480 y 1481, cuya edición fuente data de 1487, es realmente una respuesta refutadora a un “libelo” anónimo y abiertamente “judaizante” que se promulgó en Sevilla. El panfleto, que sólo conocemos por las referencias que nos da el propio Talavera en este libro, parece ser una descarada defensa de la ritualidad hebrea y la superioridad de la vieja ley, y delataba la práctica abierta del cripto-judaísmo en la comunidad judeo-conversa sevillana, argumento central de los sectores partidarios de la Inquisición. Es posible que su desconocido autor estuviera lanzando una descarada respuesta a los primeros rigores inquisitoriales que se producen precisamente ese año en Sevilla. Según nos cuenta el propio Talavera, entonces poderoso consejero y confesor de la reina, su impugnación estuvo motivada por el conocimiento directo de la reina Isabel del panfleto sevillano y el escándalo que motivó en la corte de Castilla, entonces instalada en Sevilla. La Católica impugnación atacará duramente la irresponsabilidad del autor anónimo, poco consciente al parecer de la lucha de poder en las altas esferas entre los sectores que abogaban por el evangelismo y la tolerancia, identificados con la élite conversa de la corte isabelina, y los sectores que

La antología da una somera idea de los autores seleccionados. Transcribe los textos con grafías modernas, mientras que el lector podrá ver en las láminas que acompañan a muchos sonetos la forma original que tienen en los documentos manuscritos o impresos de donde salen. Termina con unos índices prácticos que facilitan el manejo del libro. Julián Huidobro del Amo

Católica impugnación del herético libelo maldito y descomulgado que fue divulgado en la ciudad de Sevilla Fray Hernando de Talavera


pedían abiertamente una política de medidas represoras contundentes como la Inquisición, ya activa pero no generalizada en el reino. Talavera, “que no ahorra las más extremadas condenas ante la actitud de los grupos judaizantes, tampoco deja de repetir una y otra vez la defensa de los conversos que permanecen leales a la fe cristiana”, ha de escribir su “impugnación” desde “una esencial conciencia de riesgo bajo el doble propósito de rebatir al libelista, a la vez que de cerrar el paso a una represión indiscriminada contra los conversos y a un establecimiento permanente de la misma”. Desde esa difícil tesitura afloran claves esenciales para conocer el problema espiritual y social de los siglo XV y XVI en España, el complicado panorama en que aún hoy se nos presenta tanto el problema judeoconverso como el de los orígenes de la Inquisición, y se sitúa en el vértice de una tradición literaria y espiritual de catolicismo abierto y diverso que, a pesar de la intolerancia inquisitorial, mantuvo un eje de influencia y difusión que explicaría muchas de las páginas de un Juan de Ávila, un fray Luis de León o del mismísimo Cervantes. Nuestra edición sigue la única edición moderna existente, realizada en 1961 por Francisco Márquez Villanueva y Francisco Martín Hernández sobre el único superviviente de los ejemplares de 1487, conservado en la biblioteca Valliceliana de Roma. Está acompañada por los ya clásicos estudios del propio Márquez Villanueva sobre Talavera y su Católica impugnación, y ha sido puesto al día de forma magistral por la investigadora italiana Stefania Pastore Página web de Ed. Almuzara

El canto no aprendido: estudios sobre fray Luis de León Armando López Castro Fundación Universitaria Española Madrid, 2012; 366 pags.; 15 € Coeditado con la Universidad Pontificia de Salamanca ÍNDICE: Prólogo: A la armonía por el desgarro I. La armonía en fray Luis de León; II. El sentido de interioridad; III. La celebración erótica; IV. El ideal de sabiduría; V. Imitación y traducción VI. Escritura y judaísmo; VII. Fray Luis y Quevedo; VIII. El ritmo poético IX. Fray Luis de León y la tradición literaria Epílogo. La palabra como lugar de reconciliación Índice de textos seleccionados Bibliografía citada Referencias Bibliográficas


Gerona, Zamora y Santander, fue alcalde de Ciudad Real y promovió, entre otras actuaciones, la creación de la Escuela de Arte y la remodelación del Prado, cambió en la ciudad el acerado y alumbrado e impulsó el nuevo mercado, indicó su biznieto, Arturo Saúco Jiménez, que destacó de su bisabuelo su entrega y pasión por Ciudad Real, trayendo lo bueno que veía en otras ciudades para modernizar Ciudad Real. “Quería que fuera una ciudad moderna y estuviera en la vanguardia”, y trajo a Ciudad Real a personalidades como Jacinto Benavente o Valle Inclán, apreció Saúco Jiménez, autor del libro, junto a Francisca Palacios Ramírez y Jorge Jesús Saúco Ruiz. Distinción

“Ceferino Saúco buscó que Ciudad Real estuviera en la vanguardia”

Su nieto y biznietos destacaron el carácter solidario y amor por su tierra del que fuera alcalde de la ciudad y fundador del periódico ‘El Labriego’

Ceferino Saúco fue un “hombre solidario que amaba su tierra por encima de todo importándole pocos los medios económicos en favor del necesitado”, destacó su nieto, Rafael Calatayud Saúco, que expresó su satisfacción por la publicación, por parte de Almud Ediciones y el Centro de Estudios de Castilla-La Mancha, de un libro que refleja la trayectoria vital y profesional de este polifacético manchego. Farmacéutico, periodista fundador del periódico „El Labriego‟ y gobernador civil en las provincias de Tarragona,

Además, Ceferino Saúco, quien también ejerció como actor amateur, fue distinguido como Farmacéutico honorario de la Casa Real y recibió el cariño del pueblo por la labor que realizó para atajar la peste colérica de 1885 entregando medicamentos a quienes lo necesitaban, agregaron su nieto y biznieto. La ciudad le rindió homenaje poniendo su nombre a la actual calle de La Mata, que se llamó de Ceferino Saúco hasta que terminó la Guerra, comentó Isidro Sánchez, del Centro de Estudios de Castilla-La Mancha, que propuso que la ciudad recupere el nombre de este ilustre ciudadrrealeño para una calle, iniciativa que el concejal de Cultura, Pedro Lozano, dijo que se estudiará con el propósito de que pueda llevarse a cabo. Así mismo, Sánchez destacó de las múltiples facetas profesionales de Ceferino Saúco su labor periodística, impulsando y dirigiendo El Labriego. Arsenio xxxxxxx Lanza; 19 octubre 2012


colección „Toledo en tu mano‟ -en la que sigue a El Alcázar de Toledo (de fortaleza a museo), de José Luis Isabel Sánchez-, contó con la presencia de Fernando Dorado y José Miranda.

El novelista toledano Ángel Palomino ya tiene biografía Rafael González Casero y Santiago Sastre repasan la vida y la producción de este autor toledano, finalista del Premio Planeta (1973 y 1977), en el último libro publicado por Ledoria

El escritor toledano Ángel Palomino (1919-2004), finalista del Premio Planeta en 1973 y 1977 por Madrid Costa Fleming y Divorcio para una virgen rota, ya cuenta con una biografía. El volumen, escrito por Rafael González Casero y Santiago Sastre, publicado por Ledoria, fue presentado ayer como homenaje a un escritor «cuyo incomprensible olvido en la actualidad sólo se explica debido a su filiación franquista». Según Sastre, que con el otro autor le dedicó el año pasado un recordatorio en ABC, «Palomino fue un representante del fino humor de La Codorniz», una de las publicaciones en las que colaboró. «¿Escritor franquista? Lo fue, pero por convicción, hasta el punto de que su franquismo se acentuó tras la muerte del propio Franco». La presentación del nuevo volumen de Ledoria, que se enmarca dentro de la

El vuelo de Ángel Palomino aspira a ser un recordatorio del autor y no tanto a reivindicar la calidad literaria de toda su obra. Si bien es posible destacar algunos títulos entre la treintena de libros que escribió (colaboraciones en periódicos como El Alcázar, ABC y Ya aparte), como Torremolinos Gran Hotel, que fue Premio Nacional de Literatura y Premio Alfaguara en 1971, y sobre todo Zamora y Gomorra (Premio Club Internacional de la Prensa en 1968), ácida crítica contra los murmuradores, resulta discutible atribuir a sus tendencias políticas el hecho de no haber contado con una mejor valoración por parte de la crítica después del franquismo (de la que sí continuaron disfrutando escritores como Gonzalo Torrente Ballester y sobre todo Camilo José Cela). Nacido en la calle Tornerías en 1919, Ángel Palomino estudió en los Maristas y cursó la carrera de Ciencias Químicas en la Universidad Central de Madrid (posteriormente, Universidad Complutense). Además de su faceta literaria, Rafael González Casero y Santiago Sastre han abordado en su libro la carrera militar de Palomino y su interés por el boom del negocio de la hostelería en España, que le llevó a desempeñar funciones directivas en empresas como Meliá. En Toledo, añaden los autores, estuvo al frente del Hostal del Cardenal, hoy propiedad del Grupo Botín. latribunadetoledo.es 12 de octubre de 2012


de ruar ya es importante para el visitante, que así conocerá mejor cualquier población y captará su esencia- a través del que puede contemplarse el patrimonio artístico existente, destacando el retablo mayor de su iglesia, realizado en 1656 por Pedro Castillejo y, especialmente alguna de las pinturas que alberga, como “La batalla de Clavijo” debida al pincel del también seguntino Mathías Ximeno. También figuran el edificio que sirve de Ayuntamiento y la fuente “de los Cuatro Caños”, que preside la plaza, la ermita…

Mario Ballestero Jadraque A la luz de un candil: Arbancón y su legado Diputación Provincial de Guadalajara, 2011, 272 pp. Premio Provincia de Guadalajara de Investigación Histórica y Etnográfica 2010. Arbancón y su legado recibió el Premio Provincia de Guadalajara de Investigación Histórica y Etnográfica 2010, convocado por la Diputación Provincial de Guadalajara, que también se hizo cargo de su publicación. Aparentemente estos libros que pudieran ser tachados de excesivamente localistas no lo son tanto si consideramos que muchos aspectos que ellos se tratan están enfocados desde un punto de vista, metodológicamente hablando, mucho más amplio, como es el caso del libro que comentamos. Así, comienza ofreciendo unas breves pinceladas acerca del Arbancón actual, en base a su descripción geográfica y humana, a la que sigue un “callejeo” -el mero hecho

Apartado especial merece su representación folclórica -o etnográfica- más genuina, que es la botarga, ese enmascarado que recorre las calles del pueblo el día de la Candelaria, cuyas máscaras dejó de hacer ya hace años aquel buen amigo que fuera Hermenegildo Alonso, “el Mere”, con quien tantas horas pasé en su taller o paseando por la carretera, a pesar de su asma y su hipertensión. El tema de la historia de la localidad comienza en la Prehistoria, se extiende con los arévacos, continúa con la Hispania romana, los visigodos, los árabes, la baja Edad Media, durante gran parte de la cual perteneció al duque de Medinaceli; Arbancón en el Siglo de Oro -sin mención alguna a Arbancón en las respuestas de Cogolludo en las Relaciones Topográficas mandadas hacer por Felipe II, y con una sola cita en las de Muriel y San Andrés del Congosto- momento al que corresponden los “Libros de Cuentas” (1599) que se conservan en su Archivo Municipal, que nuestro autor traslada para mayor conocimiento, y que se extienden a otros años posteriores en los que se trata del abono de salarios, la vida religiosa y otros gastos y cuentas, para dar paso a un capítulo de gran importancia para la historia local, que es el que se refiere a la desanexión de Arbancón del Común de Cogolludo, cuya firma tuvo lugar, tras muchos dimes y diretes, y el pago a Felipe


V de una elevada cantidad de dinero, el día 12 de agosto de 1721, con lo que quedó como “Villa de por sí, y sobre sí; con Jurisdicción Civil y Criminal, Alta, y Baja, Mero y Mixto Imperio en primera instancia”. También llama la atención el capítulo 3º, que lleva por título “Arbancón, lunes 30 de octubre de 1752”, fecha que no está elegida al azar, puesto que sirve de entrada a lo que constituye la vida de “un día cualquiera” en la vida del pueblo a la luz de las respuestas, a la encuesta, de la única contribución, o sea, a lo que las gentes de Arbancón contestaron a las preguntas del Catastro del Marqués de la Ensenada. Es un largo capítulo que acerca al lector al pueblo del momento y que invita a comparar aquellas descripciones con lo que ha llegado al momento actual. Mucho menos conocido es el apartado que Mario Ballestero dedica en su libro a la influencia que la Ilustración dejó en la ya villa, especialmente en lo que al desarrollo de la agricultura se refiere, puesto que explica con detenimiento las experiencias allí realizadas gracias a los auxilios de la Sociedad Económica de Amigos del País de Arbancón que, junto con Sigüenza, fueron las dos únicas poblaciones de la actual provincia de Guadalajara a las que la Matritense, de la que dependían, aprobó sus proyectos. Desde nuestro punto de vista es el apartado más interesante, por desconocido. La solicitud de Arbancón lleva fecha de 6 de abril de 1784, pero no fue aprobada hasta el 30 de agosto de 1793, aunque comenzase sus actividades en el verano de 1783, y todo ello gracias al incansable tesón de don Joseph Hidalgo Gutiérrez, alcalde ordinario de la Villa y un auténtico ilustrado, como demuestra en su memoria “Sobre el modo más sencillo de adelantar los Montes y Plantíos en el Obispado de Cuenca, sin perjuicio de la Agricultura y los Pastos”

presentada en la Matritense, cuyos méritos fueron premiados con 1.500 reales que donó íntegramente a favor de las mujeres pobres de la población, a las que enseñó el manejo de los tornos de hilar lino y cáñamo, promoviendo así la industria popular, luchando contra la ociosidad, favoreciendo el trabajo de la mujer y, por tanto, tratando de lograr el mayor bienestar del vecindario. Según la documentación consultada, el 8 de septiembre de 1783 se reúnen en la Casa del Ayuntamiento hasta dieciocho almas, con el fin de fundar la Sociedad Económica de Amigos de la Patria de Arbancón, según unos principios basados en el bien público, con la intención de instruir a las niñas y mujeres pobres (y al resto, en general), investigar los medios más eficaces para el desarrollo de la arboricultura, proteger la labranza y la escuela de hilar lana con destino a las Reales Fábricas y conceder premios, a modo de acicate, a los distintos oficios en desarrollo. Las Juntas se debían reunir una vez al mes y para su desarrollo se nombran los cargos de Director (el párroco licenciado D. Joseph Tomás Zarzalejo), Censores (dos presbíteros), Secretario (el alcalde ordinario), Tesorero y Visitador a los que se explica sus obligaciones. Varias páginas más ayudan al lector a comprender la idiosincrasia del ilustrado que fue Joseph Hidalgo Gutiérrez, sus desvelos por incrementar la industria local y su lucha contra las mentalidades anquilosadas, representadas por los eclesiásticos. Los datos de la Sociedad llegan hasta el día 2 de enero de 1799, es decir, dos meses después del fallecimiento de nuestro buen ilustrado. Este capítulo, por sí mismo, debidamente ampliado, merecería una publicación monográfica. Una serie de apéndices acerca de la “Evolución demográfica”, la “Toponimia”,


la “Descripción del escudo” y las “Medidas antiguas” da paso a la bibliografía final. José Ramón LÓPEZ DE LOS MOZOS

Fruto de la colaboración entre la Universidad de CLM y la de Barcelona:

La UCLM edita un libro que se ocupa de la información digital sobre las Brigadas Internacionales El libro "Sistema de información digital sobre las Brigadas Internacionales: brigadistas, fuentes documentales y bases de datos (SIDRINT)", editado por la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM), representa el trabajo de colaboración entre la Universidad regional y la Universidad de Barcelona (UB), y supone, según su autora y directora de la Biblioteca del Pabellón de la República, Lourdes Prades, una renovación metodológica en la investigación y la base para un proyecto de investigación I+D , que ha sido financiado por el Ministerio de Educación. El libro fue presentado en pasado 15 de octubre durante un acto celebrado en la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad de Barcelona. En el mismo intervino también el director del Centro de Estudios Históricos Internacionales,

Antoni Segura; la profesora de la UB Montserrat Sebastiá y el profesor de Historia Contemporánea de la UCLM Manuel Requena. Este último destacó la colaboración existente entre ambas universidades y entre instituciones como el Pabellón de la República y el CEDOBI, “una excelente relación” de más de diez años, indicó el profesor de la UCLM. Por su parte Lourdes Prades habló de su obra señalando que con ella se propone construir una historia individual y personal de cada uno de los brigadistas a partir de las fuentes. Para ello ha creado un prototipo de sistema de información digital (SIDBRINT) que cumple una doble función. Por un lado permite gestionar y difundir la documentación existente sobre las Brigadas Internacionales, y por otro garantiza la visibilidad de los brigadistas como sujeto histórico. “Todo ello dentro de la perspectiva de la recuperación de la memoria histórica”,-afirmó. Con esta obra, financiada por el Ministerio de Educación, se cumplen diferentes objetivos, según Montserrat Sebastià: el historiográfico, documental, metodológico, y tecnológico, “con una participación en la evolución de las TIC‟s que garantizan no solo la disponibilidad de las fuentes sino también su accesibilidad y recuperación.”,-dijo la profesora, a la vez que subrayó que la aportación más importante de este trabajo es la creación de una cultura de investigación propia para el estudio de la historia y de las fuentes historiográficas. Web de la UCLM


Índice de reseñas publicadas en

J R López de los Mozos Nº 88

Libros y nombres de Castilla-La Mancha entre los números 81 a 90, ambas inclusive

-Vicente Fisac: Diccionario DaimieleñoEspañol, nº 88 (Lanza)

HISTORIA -VV. AA.: Sistema de información digital sobre las Brigadas Internacionales; nº 90 -Héctor Uroz Rodríguez: Prácticas rituales, iconografía vascular y cultura material en Libisosa (Lezuza, Albacete) Nuevas aportaciones al Ibérico Final del Sudeste ; nº 89 -Ricardo Izquierdo Benito y Fernando Martínez Gil (coords.): Religión y heterodoxias en el mundo hispánico; ss XIV-XVIII. Los autores: nº 88 -Martín Almagro-Gorbea Excavaciones en el claustro de la catedral de Toledo; Teresa Moneo; nº 85 -Manuel Casado, Ruth Fine y Carlos Mata (eds.); Jerusalén y Toledo. Historia de dos ciudades; nº 83

-Felipe Molina Carrión: Alcázar de san Juan (de Cervantes) 1931-1939; nº 87 (el autor) -Alejandro López, Diego Sanz y Juan Carlos Esteban: Alustante, paso a paso; nº 86 -Ángel Mejía Asensio: Santa María de la Fuente. Memoria de una presencia viva en Guadalajara J R López de los Mozos, nº 85 -Segundas Jornadas de historia de Mota del Cuervo; Nº 84 -La Solana, más de un siglo en imágenes; Gaceta de La Solana nº 83 -Argamasilla de Calatrava: Fiestas y celebraciones rabaneras; AGC, nº 82 -Cruz Roja de La Roda 100 años de historia; Diario CLM, nº 82 -Alejandro Vega: Hamsas toledanas

-Miguel Jiménez Monteserín: Triunfo de la Católica Religión. El auto de fe de Cuenca de 1654 José Luis Muñoz, nº 82

Enclm; nº 82

HISTORIAS LOCALES

JR López de los Mozos; nº 81

-Mario Ballestero Jadraque: A la luz de un candil: Arbancón y su legado; J R López de los Mozos Nº 90 -Gregorio López de la Torre Malo Chorográfica Descripción del Muy Noble, Leal, Fidelísimo y Valerosísimo Señorío de Molina; J R López de los Mozos Nº 89

-Antonio Pareja Serrada: Glorias de La Alcarria. La razón de un Centenario

GEOGRAFÍA -Mª Ángeles Rodríguez Domenech Nueva realidad urbana y territorial en Ciudad Real; Felix Pillet; nº 85

-Juan Antonio Morales Gutiérrez y Belén Morales Pérez. Torrijos 1931-1944: la Guerra Civil ; nº 89

BIOGRAFÍAS, MEMORIAS

-Felipe G. Peces Rata: Los obispos en la Ciudad del Doncel (589-2012)

El vuelo de Ángel Palomino

-Santiago Sastre Rafael Glez Casero

Nº 90 Tribuna de Toledo


-VV. AA.: Ceferino Sauco y Díez 18511915; Arsenio Ruiz Castellanos; nº 90; José Rivero nº 86 -Valentín Carcelén: Diego Jesús Jiménez: In memoriam, nº 86 -Amador Palacios Recordando a Carlos de la Rica; nº 85 -Marcial Lafuente Estefanía; Diario CLM Nº 83 -Isaías Moraga Ramos y Federico Valero Cano: Germán Marina Muñoz: pionero del anillamiento científico de aves; Fabián Casas Arenas nº 81 -José López Cava “Jolopca” In memoriam JJ Díaz Portales; nº 81 -María José Rubio académica correspondiente de la RABACHT, Nº 81 -Muere Aurora Bautista; Diego Galán, nº 81 -Pedro Iznaola y Beatriz Moreno El Greco Biografía en cómic; Adolfo de Mingo; Nº 82 ESTUDIOS CLÁSICOS -Armando López Castro: El canto no aprendido: estudios sobre fray Luis de León; Nº 90;

ARTES -Francisco García Martín El Gabinete de Historia Natural del infante don Luis Antonio en Boadilla del Monte, Nº 89 -Baltasar Magro: La luz del Guernica Eduardo Sánchez Beato, nº 87 -José Miguel Merino de Cáceres y Mª José Martínez Ruiz: La destrucción del Patrimonio Artístico español W. R. Hearst, el gran acaparador José Luis García de Paz; nº 87 -José María Pérez, Peridis: La luz y el misterio de las catedrales, José Belló Aliaga; Nº 87 -Javier Echenagusia Toledo. Un paseo por el laberinto ; nº 85; nº 81 -Amelia López-Yarto Elizalde: Mateo López: Vida y obra de un arquitecto de Iniesta AGC, nº 81 -Antonio Miranda Sánchez: Reconstrucción de la portada medieval de la Sinagoga del Tránsito, Adolfo de Mingo; nº 81 -Miguel Cortés Arrese: Bizancio, el triunfo de las imágenes sagradas; nº 81

ENSAYO

-Fray Hernando de Talavera : Católica impugnación del herético libelo maldito y descomulgado que fue divulgado en la ciudad de Sevilla; Nº 90 (Almuzara) -Fredo Arias de la Canal: Sonetos oraltraumáticos, masoquistas, tanáticos y eróticos de «Flores de baria poesía» y otros cancioneros de los siglos XVI y XVII; Nº 90; Julián Huidobro del Amo

-María Antonia Gª de León Álvarez: Cabeza moderna/ Corazón patriarcal Un diagnóstico social de género; Nº 86

-Francisco Fernández-Santos; Azulejo. Un niño en la gran tormenta R Senabre; Nº 89

-Jesús del Campo: Castilla y otras islas

-Eglógas pastoriles de Pedro de Padilla Edición de José J Labrador Herraiz, y Ralph A DiFranco; Nº 82

-Juan José Fernández Sanz, Carlos Sanz Establés y A. L Rubio Moraga: Prensa y periodismo especializado Emma Jaraba; nº 84

J R López de los Mozos, nº 84 -Salvador Peña Martín: En pocas palabras. Apuntes de un trujamán Tribuna de Toledo nº 83 John Cage y las setas: Leticia Yustos; nº 82


FILOSOFÍA -Jesús Payo de Lucas: La antropología de Francisco Giner de los Ríos

-Javier Lorenzo Candel : Territorio frontera; AGC, nº 88 -Javier Manzano : Con dinero y sin unión; Adolfo de Mingo; nº 88

Ángel Valero Lumbreras; nº 84 -Miguel Casado: Falso movimiento; nº 88 -María Antonia Ricas Peces: Conectada ETNOLOGÍA Jesús Pino; nº 87 -Pascual Uceda Piqueras: Los símbolos en los confines de La Mancha Nº 87; -F T López Gurpegui: Martín de Andosilla: De Superstitionibus; El autor; nº 82

-Mª Antonia García de León: A 300 km. por hora; Marga Borja nº 87 -Diego Sanz: Aufhebung; A Tendero, nº 86 -Francisca Gata: Cine negro; Arturo Tendero, nº 86

NARRATIVA -Jaime Manrique: El callejón de Cevantes; Dionisio Cañas, nº 89 -Arturo Tendero: La hora más peligrosa del día; AGC Nº 86

-Beatriz Villacañas: La gravedad y la manzana; Hilario Barrero, nº 85; Jorge de Arco, nº 83 -Ricardo Fernandez Moyano: Rituales de identidad; Arturo Tendero, nº 85

-Martín Sotelo: Bailes de medio siglo R Moraleda La tribuna de Toledo; nº 86 -Pablo Muñoz López: El legado del vínculo inglés: J R López de los Mozos; nº 86 -Francisco Gómez Porro: En el río muerto; Rafael Morales Barba; nº 86 -Frutos Soriano: El deshielo en Cicely Arturo Tendero, nº 84 -Ataulfo Solís Sánchez: Hoy, al levantarme (y otros relatos); Manuel Muñoz, nº 84 -Sofía Ortega Medina: El misterio del cálamo Tribuna de Toledo; nº 84 -Daniel Sánchez Ortega: La cruz de la doncella; El autor; nº 83

-Hilario Barrero: Libro de familia 20012011) Antonio A. Gómez Yebra nº 84 -Pedro Lahorascala; América te nombro JR López de los Mozos, nº 83 -Alfonso Ponce Gómez; Emboscado en la luz; Arturo Tendero, nº 81 -Javier Ruiz Taboada: Tierra mojada Antonio García Barbeito, Nº 81

REVISTAS Entre líneas, Boletín de la Biblioteca Pública Municipal de Cuenca; Nº 89 Anales Seguntinos J R Lopez de los Mozos, nº 87

POESÍA

Cuadernos Hispanoamericanos; nº 86

-Nicolás del Hierro: El color de la tinta

SADECO. Boletín Sociedad de Amigos de Cogolludo J R López de los Mozos; nº 82

Nº 89; Frco Caro; nº 81 Manuel Cortijo


90 entrega