Page 1

LIBROS Y NOMBRES DE CASTILLA-LA MANCHA

y eso es lo que recoge este libro, que debería proporcionarnos a todos algunos buenos motivos para reflexionar. Aquí

CENTESIMO CUADRAGÉSIMOSEPTIMA ENTREGA

van algunas ideas que a mí me han

147 Año V/ 9 de enero de 2014

Una cura de humildad:

llamado la atención en el libro:

“¿Qué

es

Toledo?:

Una

entidad

administrativamente pequeña, con una estructura

urbana

desarticulada,

económicamente débil y con mentalidad notablemente post-romántica”. Y el reconocimiento de la eterna problematicidad de Toledo: “Lo que caracteriza a Toledo es que no admite solución radical, definitiva. Se trata de un problema que se renueva de

El Toledo que soñamos, el Toledo

manera continua. Por eso vivir en

que queremos

Toledo debe ser un ejercicio continuado de responsabilidad”.

VV. AA. (*) Ed. Celya; Toledo 2013 Un buen consejo para navegantes: La Biblioteca de Castilla-La Mancha organizó en los meses de mayo y junio de este año que ahora termina un ciclo con este mismo título en el que algunos pensadores, profesores, investigadores o expolíticos toledanos reflexionaron -por lo general con un muy buen nivel- sobre el pasado, el presente y el futuro de la ciudad. El editor Joan Gonper (Celya) ha tenido el acierto de publicar sus intervenciones

“El desánimo y la desesperación no son los mejores compañeros para salir del pozo en que nos encontramos”. Una certeza: “Un verdadero proyecto de ciudad del que todavía Toledo carece”. Un sano ejercicio de crítica y de expectativa regeneradora:


(No queremos) “un Toledo que sienta la

posibilidades tiene Toledo de sobrevivir

necesidad cada mañana de desayunarse

como entidad diferenciada?: Toledo

con el mantra de ser la ciudad más

debería configurarse como

histórica, más monumental, la mejor

cultural o como centro creativo”.

conservada, la „segunda Roma‟. Yo no quiero voceros de las maravillas de Toledo. Lo que quiero es un Toledo de novedades culturales, sin ínfulas, capaz de encajar las críticas”.

núcleo

Estas son algunas ideas expuestas en el libro, podría haber muchas más, y cada lector/a extraerá las que más le agraden. En todo caso el libro ofrece de un lado una

pluralidad

de

visiones,

por

Una mirada nostálgica a un pasado

disciplinas, por ángulos de enfoque

reciente que hoy escasea

incluso por edades. Esa pluralidad le da

“Un fenómeno que hoy podría parecer

una riqueza añadida.

milagroso, esa alianza natural de los

Y de otro estoy convencido de que

diferentes partidos en los primeros

todos los intervinientes aman Toledo y

tiempos de la democracia de trabajar

desean una ciudad mejor de la que hoy

unidos

es. Eso no excluye la autocrítica, como

por

la

ciudad,

por

los

ciudadanos”.

es lógico. En resumen un buen puñado

Y un buen deseo en esa misma dirección:

de miradas y reflexiones sobre esta ciudad algunas de las cuales podrían ser ejes de un futuro que deberíamos

(Además de las rivalidades entre los

reflexionar y poner en marcha entre

partidos que forman la Corporación)

todos sus habitantes.

“otro

aspecto

fundamental

sería

eliminar las confrontaciones, siempre estériles, entre el Ayuntamiento y las administraciones de rango superior, dejando al margen quién gobierna cada una de ellas”.

(*) Autores que han participado en el libro: José Antonio Marina; Fernando M. Gil; Francisco Gª Martin; M. Antonio Zárate; Tomás Marín; Ricardo S. Candelas; Jesús Cobo; Juan Ignacio de Mesa; Jesús Fuentes; Ángel Dorado;

Una posible opción de futuro: “Si los territorios que ahora ocupamos van a formar parte de esa unidad económica mayor o mega-región, ¿qué

Ramón Sánchez Glez; Jesús Carrobles; Mª José Muñoz y Adolfo de Mingo Alfonso González-Calero


La caza como recurso renovable y la conservación de la naturaleza Jorge Casinello Roldán CSIC - Los Libros de la Catarata, Madrid 2013 Colección: ¿‟Qué sabemos de‟? 136 pags.; 12 €

Planteado casi siempre desde una perspectiva ética, el debate sobre la posibilidad de conciliar la conservación de la naturaleza y el respeto de los animales con la actividad cinegética suele conducir a un callejón sin salida. Sin embargo, los conocimientos científicos que aportan en la actualidad disciplinas como el bienestar animal, la ecología, el comportamiento animal y la biología de la conservación permiten a Jorge Cassinello Roldán, director del primer instituto español dedicado al estudio científico de la caza, (Instituto de Investigación en Recursos

Cinegéticos (IREC) UCLM, Ciudad Real ) Y dedicado igualmente a mostrar formas y maneras de gestionar la actividad cinegética más acordes con la defensa del entorno natural y que promuevan el uso de los recursos naturales de forma sostenible, de tal manera que se asegure su continuidad para las generaciones venideras. ¿Cuándo y por qué surgió el homínido cazador? ¿Por qué, tras la aparición de la agricultura y la ganadería, hemos seguido cazando? ¿Qué pasaría si dejáramos de hacerlo? El autor aclara todas estas cuestiones, y algunas más, exponiendo con rigor las evidencias científicas y planteando vías de encuentro entre los diferentes sectores sociales interesados en un desarrollo sostenible y, sobre todo, en preservar el principal aval que nos queda: nuestro entorno natural. Web de Eds. de la Catarata


Teresa Día Díaz “El uniforme de la soldadesca de Mazuecos (Guadalajara)” en CAMPOS, F. Javier (coord.), El Patrimonio Inmaterial de la Cultura Cristiana. R.C.U. Escorial-M.ª Cristina. Servicio de Publicaciones (Col. del Instituto Escurialense de Investigaciones Históricas y Artísticas, nº 41. Ediciones Escurialenses), Estudios Superiores del Escorial, 2013, pp. 679-692. El trabajo que comentamos en esta ocasión es el único de temática guadalajareña que fue presentado al Congreso sobre El Patrimonio Inmaterial de la Cultura Cristiana. Teresa Díaz Díaz [de Moranchel] no es la primera vez que participa en estos congresos, y buena prueba de ello es el artículo titulado “Nuestra Señora de la Paz en Mazuecos (Guadalajara)”, que fue publicado en las actas correspondientes -actualmente editadas en formato digital- del congreso celebrado en 2012, pudiendo decirse del presente trabajo que es una continuación de aquél. Su texto, que no es muy extenso puesto que consta de catorce páginas, se divide en cinco (V) apartados: I. El ejército español en tiempos de Carlos V: contexto internacional, creación y organización de las tropas, levas, tácticas, principales campañas (Lepanto). II. Equipamiento de uniformes a los soldados.

III. Orígenes de la soldadesca de Mazuecos. IV. Otros ejemplos de soldadesca en la provincia de Guadalajara. V. Bibliografía referencia.

consultada

y

de

Actualmente se siguen celebrando algunas manifestaciones de carácter religioso y festivo en las que participan grupos de jóvenes componiendo atractivas “soldadescas” que, por lo general, suelen acompañar en su recorrido a determinadas imágenes religiosas, siendo su vestimenta es lo que más los diferencia. En el caso que nos ocupa visten atuendos militares al estilo de los Tercios de Flandes y acompañan a la Virgen de la Paz (24 de enero), mientras que en otras localidades representan romanos, especialmente en algunas procesiones de Semana Santa. Los dos primeros apartados se destinan a dar idea de cómo era el ejército en tiempos de Carlos I, “creador de un ejército del estado al servicio del propio estado” consecuencia de haber heredado el Sacro Imperio Germánico de Occidente, lo que conllevó también la herencia de numerosas guerras y enfrentamientos con otros países europeos, aunque no todo el mérito corresponde al mencionado Carlos, ya que su abuelo Fernando “El Católico” había formado con anterioridad un ejército de 32.000 hombres, casi todos voluntarios, que se encontró a su llegada a España, y a los uniformó “al estilo alemán”, aunque con colores nacionales: rojo y amarillo.


“... E mandamos que para la provisión de la dicha gente se lleven e gasten solamente paños de Alicante e de tierras de Baeça enrubiadas [de color amarillento] e paños pardillos [de color pardo] comunes e burieles [de color rojo] de la Mancha e veynt quatrenes de Córdova de colores, e veinte y seisenes de Toledo, e cordellates [lana basta] de calças e frisas [lanas finas para forros] bureladas [a franjas] de todas colores, e otros paños comunes de poco preçio, porque d´esto la dicha gente se podrá bien vestir e a menos costa”. Además, el armamento, que debía ser igual para todos, se componía de bacinete, coselete completo, quijotes, coderas y guardabrazos y escudo metálico como armas defensivas, y pica y espada como ofensivas. Pero fue en 1534 cuando la infantería española se organizó en “tercios”, compuestos por 3.000 hombres al mando de un maestre de campo, conteniendo cada tercio doce compañías de las que cuatro eran de arcabuceros y el resto de piqueros, lo que no dejaba de ser un recuerdo de la “tercia legión romana”, como recuerda Sancho de Londoño en un informe enviado al Duque de Alba: “Los Tercios, aunque fueron instituidos a imitación de las tales legiones [romanas], en pocas cosas se pueden comparar a ellas, que el número es la mitad y aunque antiguamente eran tres mil soldados, por lo cual se llamaban Tercios y legiones. Ya se dice así aunque no tengan más de mil hombres. Antiguamente había en cada tercio doce compañías, ya en unos hay más y en otros menos, había tres Coroneles que

lo eran tres capitanes de los doce, cosa muy necesaria para excusar las diferencias que nacen cuando se envían de una compañía arriba alguna facción o presidio”. Muchos más son los datos que Teresa Díaz ofrece acerca de los tercios y su evolución a lo largo de los tiempos, así como de su equipamiento y uniformidad, hasta llegar a bucear en los orígenes de la soldadesca en Mazuecos. Parte para ello del combate naval de Lepanto en el que las tropas cristianas resultaron vencedoras, frenando el expansionismo otomano por el Mediterráneo occidental. Al parecer, entre dichas tropas se encontraba el vecino de Mazuecos llamado Juan López, que, resultando herido, se encomendó a la Virgen de Paz, sanando milagrosamente el brazo, de modo que cuando regresó a su pueblo desfiló con sus galas de soldado detrás de la Virgen en acción de gracias y con el fin de demostrar a sus convecinos su comportamiento heroico y agradecer públicamente el milagroso portento. El traje de este Juan López no se conserva, pero debemos considerar que era de las mismas características que otros uniformes que aparecen en algunas pinturas coetáneas. Desde este momento -el de la batalla de Lepanto- considera Teresa Díaz que se vienen usando estas vestimentas por parte de la soldadesca, que “se supone igual [a] como iba vestido el insigne soldado a la usanza de los tercios de Flandes con botas de ante altas, por encima de la rodilla, casaca amarilla, con manga abullonada, pantalón corto


bombacho, también abullonado, calzas color naranja, al igual que los detalles de los bordados del traje”. Hoy en día la soldadesca de Mazuecos está constituida por un capitán, un alférez abanderado, un sargento, dos cabos y cinco soldados que llevan picas, -conocidas como “guinchos”- y una bandera, y que van vestidos a la usanza de los antiguos Tercios Españoles, es decir, con camisa, jubón, medias calzas, calzones y botas, y tocados con sombreros de ala ancha rematados con una pluma roja. Los trajes son de color amarillo tostado y rojo y el sombrero gris, excepto el alférez que viste de amarillo con adornos verdes y el capitán, que lo hace de granate con gorguera y capa roja indicativa de su rango. Entre otras fiestas tradicionales [populares] en las que intervienen soldadescas se mencionan las que se celebran en Hinojosa, cuyos datos más antiguos datan de 1889 y aparecen reflejados en el Libro de cuentas de la Virgen como “Gratificación para los que hicieron la entrada de Moros y Cristianos”, y aunque las diferencias entre esta soldadesca y la de Mazuecos sea grande puesto que en la de Hinojosa se trata de dos bandos de cinco actores, vestidos los “cristianos” a la manera de la Caballería de Requetés, mientras de los “moros” se limitan a envolverse en una túnica blanca y una toalla a la cabeza a modo de turbante. En Codes (Maranchón) más bien se trata de un alarde o recuento de la tropa previo al combate y quizás se trate de una ofrenda votiva a San Roque, en cuyo honor se realiza la fiesta

(actualmente con gran participación femenina). En Sigüenza es una “soldadesca” denominada “los Armaos”, la encargada de custodiar el monumento de Jueves Santo y acompañar la procesión del Santo Entierro a cuya Cofradía de la Vera Cruz y Santo Entierro pertenecen. Visten corazas de acero, pica y fajín rojo a la cintura. Finaliza en trabajo con una bibliografía de veintiséis títulos y tres fotografías que, desafortunadamente, impiden ver el colorido de la vestimenta por estar publicadas en blanco y negro (claro tributo a los cortes de monetarios propios de estos tiempos de “crisis”). José Ramón López de los Mozos

Francisco García Martin: El Instituto de Talavera de la Reina (1929-1938) Edit. Ledoira, Toledo, 2013 Talavera de la Reina conoció, a comienzos de siglo XX, un notable impulso económico gracias al incremento de población y a la cada vez


mayor pujanza comercial. Aprovechando la legislación primorriverista, quiso la localidad dotarse de un Instituto Local, que posteriormente se declararía Nacional, imitando así a otras localidades de la provincia de Toledo como Madridejos. El instituto siguió funcionando tras la ocupación de la ciudad por las tropas franquistas, pero, como otros no capitalinos, la derrota de la República supuso su supresión. Este volumen enriquece el cada vez mayor número de trabajos que descubren la rica historia de la localidad y que, junto con otros del autor sobre los institutos de Toledo, Quintanar de la Orden, Madridejos y Mora, acercará a los lectores la historia de la educación secundaria en la provincia en ese interesante periodo de nuestra historia. El libro, que se presentó el día 16 de diciembre en la Biblioteca José Hierro de Talavera, es el segundo de una serie de volúmenes, tras la salida del volumen dedicado al Instituto de Quintanar de la Orden, con los que el autor completará la visión de la Enseñanza Media en estos años de grandes expectativas y, a la vez, de amargas vivencias de unos profesores y alumnos que, gracias a la extensión de la enseñanza no universitaria, había conocido su democratización, ya que se ofertaba por primera vez, más allá de las capitales de provincia y a unos estratos de población que hasta el momento habían tenido difícil acceso a dicha enseñanza. El trabajo sobre el Instituto de Talavera de la Reina nos presenta, no sólo una radiografía de la enseñanza en este

centro, sino el reflejo de la vida de esta ciudad en este intenso momento y de toda una extensa comarca que envió allí a sus jóvenes vecinos con la esperanza de progresar social y culturalmente, intentando asimismo concitar el interés de los ayuntamientos de la Tierra de Talavera. Curiosamente la entrada de las tropas sublevadas a la ciudad, a comienzos de septiembre de 1936 no interrumpió la labor docente, sino que se prolongó a lo largo de todo el periodo bélico. Una lectura que deja un sabor agridulce de lo que fue y pudo ser un futuro más prometedor para decenas de profesores y centenares de alumnos que, tras la derrota de la República, conocieron la supresión de estos centros docentes, la depuración del profesorado -en algún caso con resultado de muerte, en otros de sanción y en muchos de inhabilitación para el cargo docente- y, para muchos alumnos, la imposibilidad de seguir estudiando o, en el mejor de los casos, de tenerse que desplazar otra vez a la capital de la provincia o a Madrid para proseguir los estudios de bachillerato. Interesante volumen que nos hace sentir curiosidad por las posteriores entregas que se anuncian. Web de Editorial Ledoria


Eloy M. Cebrián La ley de Murphy 2 Artículos (2012-2013) Los libros de “El problema de Yorick” 160 páginas

Hablando sobre la diversión aplicada a la literatura, he aquí un ejemplo práctico: La Ley de Murphy 2, no el digesto aquel de la tostada boca abajo, sino la segunda colección de artículos que acaba de publicar Eloy M. Cebrián, y que constituye la segunda entrega de la recopilación que apareció en 2009. El entretenimiento es la cortesía del literato, o debiera serlo, siguiendo la fórmula orteguiana que pedía claridad para la filosofía, y Cebrián ha aplicado esta premisa a su obra narrativa, que por el momento culmina en Madrid, 1605. Todos estos artículos han aparecido en las páginas de La Tribuna de Albacete, y los leímos en su día con el apresuramiento con que se lee la prensa que solo deja un poso de dedos entintados. Para prevenirlos del olvido

de la hemeroteca, los ha vuelto a juntar como el pastor que recoge al rebaño disperso, y los ha puesto bajo cubierta (estupenda, por cierto) de Eulalio Molina. Por algún caprichoso misterio, lo que antes no eran sino piezas autónomas y volanderas ahora tiene una imbricación de conjunto, impecablemente cosido como los buenos tejidos. Insiste Eloy M. Cebrián en el prólogo en que él no es un columnista como Dios manda porque es incapaz de tratar la actualidad, pero aquí hay mucha actualidad, al menos para quienes pensamos que la mejor actualidad son las cosas que le pasan a uno, siempre que se cuenten bien y trasciendan para cosquillearle al lector en sus propios asuntos. Nada más urgente que la memoria, que siempre está de moda, y hoy más que dicen que se reivindica la literatura del yo. Por ello es inevitable que quienes se asomen a estas páginas se sientan identificados con el personaje que las protagoniza (que es Cebrián y somos un poco todos sus lectores), cuando nos habla de su sus opiniones, de su ineptidud para el bricolaje, de sus viajes, de sus achaques y de sus vicisitudes en general, casi siempre con un sentido del humor que desarbola al lector desde la primera línea, o con un tono lírico y a la vez amargo que persiste como el regusto del café de media mañana. Como Cebrián señala en el prólogo, La Ley de Murphy (el título de su columna semanal en La Tribuna de Albacete) es su habitación de juegos, un cuarto con paredes de cristal para que todos los lectores puedan verlo, lo que hace que todo sea mucho más divertido. Al escribir estos artículos, el autor trata de despojarse de toda retórica y artificio. Su intención es


divertir y divertirse, lo que no significa que sean textos ajenos a la literatura, porque no hay ejercicio literario más difícil que el de la sencillez. Antonio García Muñoz

panorama literario de la época, menos conocido pero de gran interés dentro de las letras hispanas del momento, Adolfo de Mingo evoca El Toledo que vio Giacomo Casanova, que visitó la ciudad en 1767. Otro artículo de la revista nos descubre secretos de la plaza de Zocodover, y sus orígenes; De nuevo José María Gómez ocupa unas páginas de Tendencias Toledo para hablarnos del arquitecto Alonso de Covarrubias, autor entre otras de las fachadas del hospital Tavera y del Alcázar . El escritor Jaime Lorente Pulgar nos habla sobre “·luces y sombras del artificio de Juanelo” y el presidente del Ateneo de Toledo, Juan José Fernández Delgado analiza la leyenda de “A buen juez mejor testigo”.

Tendencias Toledo nº4

El número de diciembre (el 4) de la revista Tendencias Toledo nos ofrece sugerentes propuestas que a buen seguro llamarán la atención de sus lectores. El profesor y académico talaverano José María Gómez nos ofrece la segunda entrega de su trabajo sobre Isabel la católica y Toledo con amplias referencias al monasterio de san Juan de los reyes, la catedral, las realizaciones de Cisneros así como al

Por su parte el toledanista Mariano Calvo nos ofrece un documentado trabajo sobre “la influencia de Toledo en la obra de Wagner”, algunas de cuyas óperas más conocidas tienen vinculaciones con esta ciudad que hasta ahora desconocíamos. Estos y otros trabajos conforman esta cuarta entrega de Tendencias Toledo revista mensual que dirige el periodista Miguel Larriba; al frente de la dirección de arte está José Luis Merchán.

AGC


labor desarrollada desde que llegó a Cuenca, hace cincuenta años, como dinamizador y gestor cultural” resaltando cómo “la intensa labor personal realizada en las numerosas iniciativas culturales que ha promovido y sigue promoviendo ha contribuido de forma decisiva a potenciar y enriquecer el patrimonio conquense en lo que a las letras y, en buena medida, a las artes en general se refiere”.

„Ángel Pérez Saiz‟ por la difusión del conocimiento de la provincia: El escritor, editor y periodista José Luis Muñoz recibe un nuevo premio José Luis Muñoz Ramírez ha conseguido una nueva distinción. En esta ocasión por “reconocer y estimular el impulso de iniciativas y la realización de actividades al servicio de la promoción, potenciación y difusión

de

geográficos, científicos, etnográficos,

los

valores

artísticos, económicos,

históricos, literarios,

demográficos,

paisajísticos

y

medioambientales de la provincia de Cuenca” como consta en las bases del Premio Ángel Pérez Saiz que es la distinción que reconoce la labor del escritor, periodista, editor y promotor cultural, José Luis Muñoz.

Según relata el blog mascultura, este es un premio que valora la labor realizada por la cultura conquense como especifica el jurado que otorga la distinción a José Luis Muñoz “por la

Fruto del compromiso personal del ingeniero y mecenas conquense que le da nombre con la conservación, la promoción y el enriquecimiento del patrimonio cultural de Cuenca, nació el Premio Ángel Pérez Saiz para la promoción de la cultura y el desarrollo conquense. Un premio que han recibido desde su constitución en 2011, la Escolanía “Ciudad de Cuenca” ese mismo año, y Cáritas Diocesana de Cuenca en 2012. Está dotado con 6.000 euros y una escultura del pintor, escultor y diseñador José María Cruz Novillo, creada ex profeso para ser entregada en sus diferentes convocatorias. El día de cuenca digital 11-XII-2013


Pablo Alonso vuelca su debut literario sobre Bangladesh El empresario ciudadrealeño ha escrito y editado un cuento en el que han colaborado escolares de varios centros educativos de la capital y de otras poblaciones de toda España El empresario ciudadrealeño Pablo Alonso Salazar tiene su despacho y otros rincones de la sede de su firma llenos de cajas que contienen la mayor parte de la tirada del cuento No me gusta la verdura, del que es autor. Faltan los ejemplares que se han vendido en lo que va de Navidades, sobre todo en Jugarama. La mayor parte de la distribución se realizará a través de los colegios de los hermanos Maristas en toda España, una vez que se reinicie la actividad docente en sus centros, a la vuelta de la Navidad Esta obra, la primera que escribe, tiene un carácter solidario y los cinco euros que se ingresan por la venta de cada ejemplar se destinan a la construcción

de un colegio en Bangladesh. En una conversación con La Tribuna, Alonso detalla que el relato se escribió hace ya un tiempo a partir de una experiencia muy cercana. «Mi madre tiene un comedor escolar y de ahí surgió la inspiración», comenta. La trama se centra en una pandilla de niños que deciden ayudar a construir un colegio de Bangladesh. Al mismo tiempo, uno de los protagonistas es reticente a comer determinados alimentos un problema que supera en paralelo a su implicación en la campaña solidaria. La obra tiene otro valor añadido: «Los niños son los que han realizado las ilustraciones», recuerda el autor literario. El 50 % de los dibujos que iluminan las 40 páginas del libro han salido de colegios de Castilla-La Mancha y la otra mitad «gracias a la ONG Solidad Educación y Desarrollo (SED) formada por los maristas», a través de la que se han recopilado dibujos de diferentes colegios de toda España regentado por esta orden precisa Alonso. En cada uno de los centros implicados en estos proyectos sólo tenían ocasión de leer el párrafo sobre el que tenían que trabajar, pero a través de la misma página web de la empresa www.globalgestioninnovation.com también podían conocer a los personajes y sus principales características. De esta forma, la pluralidad de enfoques de los dibujantes, coinciden en los rasgos que identifican a los personajes. A juicio de Pablo Alonso, «ha quedado una cosa bastante graciosa». La edición se ha sufragado desde Global Gestión, aunque Alonso se resta mérito al señalar que su empresa «siempre ha tenido un fuerte contenido social», lo que se ha plasmado en su colaboración con distintos colectivos. Diego Farto / La Tribuna de Ciudad Real - 3 de enero de 2014

147 entrega  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you