Issuu on Google+

LIBROS Y NOMBRES DE CASTILLA-LA MANCHA CENTESIMO CUADRAGÉSIMOSEGUNDA ENTREGA 142 Año IV/ 29 de noviembre de 2013

Enrique Sánchez Lubián Domingo Alonso, apóstol del socialismo toledano. Apuntes sobre los orígenes del Partido Obrero Almud ediciones de CLM; Biblioteca Añil nº 56. Toledo, 2013; 336 p.; 22 € El periodista y escritor Enrique Sánchez Lubián ha querido saldar una deuda con el movimiento obrero de Toledo en su último libro Domingo Alonso, Apóstol del socialismo toledano, en el que explora los orígenes del socialismo en la ciudad, cuya Agrupación cumplirá en 2016 su 125 aniversario. En torno a la figura de uno de sus personajes más destacados, Domingo Alonso, el escritor hace un retrato exhaustivo de aquellos años tan difíciles como apasionantes.

Desde el primer mitin de los socialistas en Madridejos, pasando por reuniones clandestinas, el congreso marxista al que asistió Pablo Iglesias, los inicios de la prensa obrera, el fin de la monarquía, los mítines en el Teatro de Rojas o la escisión comunista. Rompiendo moldes sobre el cliché conservador de la ciudad, en las páginas del nuevo libro de Sánchez Lubián, editado por Biblioteca Añil, se hace una aproximación a la gestación del movimiento ugetista y socialista en toda la provincia de Toledo, desde la última década del siglo XIX hasta el comienzo de la Guerra Civil, rescatando nombres como los hermanos Franciso y Ángel Mora, fundadores del PSOE, Anastasio de Gracia, de Mora, de la Federación de la Construcción de UGT o Félix Fernández Villarrubia, primer concejal socialista de Toledo. Domingo Alonso, cuenta el libro, nació en Pulgar en 1882. Fue un gran animador de la vida política, social y sindical de la provincia hasta el 24 de julio de 1936, cuando fue herido de gravedad en la calle de la Sierpe por parte de un grupo de guardias civiles que salieron a buscar rehenes para el Alcázar. Su mujer y su hija Marcelina fueron capturadas, mientras que Domingo Alonso murió horas después en el hospital San Carlos de Madrid. Fue concejal, alcalde accidental, diputado, tipógrafo, periodista y, sobre todo, como le define Sánchez Lubián, un gran propagandista que recorrió a lomos de caballería la provincia difundiendo las ideas


socialistas y creando sociedades obreras. Sánchez Lubián (Alcázar de san Juan, 1956) es responsable del Gabinete de Prensa del Ayuntamiento de Toledo y lleva casi toda la vida en esta ciudad, donde llegó como redactor del diario Ya. Con los años se ha convertido en un adicto a Toledo. Se le ilumina la cara cuando habla de la última adquisición del archivero municipal, Mariano García Ruipérez, otro loco por esta ciudad, con quien publicó en 2011 Cien fotografías que deberías conocer de Toledo. Y se emociona cuando comparte el último descubrimiento del historiador Rafael del Cerro Malagón. Gracias a su olfato periodístico y su incansable labor investigadora, Sánchez Lubián ha hecho justicia con personajes olvidados, como con Alfredo van den-Brule y Cabrero, el último alcalde de la monarquía de Alfonso XIII en Toledo, que murió asesinado muy cerca de San Juan de los Reyes en agosto del 36. O recuperando las vivencias toledanas que escribió Francisco, el más desconocido de los hermanos Machado, cuando fue subdirector de la cárcel de 1918 a 1929, en su libro El reloj de la cárcel. Poesías y leyendas toledanas de Francisco Machado. Otra de sus obsesiones, los últimos coletazos del siglo XIX y el primer tercio del XX, se unen también con Toledo en la biografía que aborda la estancia del catedrático y político socialista Julián Besteiro en la ciudad de Toledo en Besteiro: Años de Juventud. En su último libro,

Domingo Alonso, Apóstol del socialismo toledano, Sánchez Lubián vuelve a unir sus dos grandes pasiones: Toledo y los convulsos años de los albores del siglo XX. El libro se presentó el martes 26 de noviembre en el Palacio de Benacazón. VALLE SÁNCHEZ ABC TOLEDO 26/11/2013

LA BAM PRESENTA EN MADRID LA ADORACION DE LOS ANIMALES, DE JOSÉ LUIS MORALES El libro, publicado en la Biblioteca de Autores Manchegos de la Diputación de Ciudad Real, es una comedia infantil navideña de fácil representación escénica Se ha presentado en Madrid, en la Casa del Lector de Matadero, “La Adoración de los Animales”, un libro infantil, de ambiente navideño, de José Luis Morales, que ha sido editado por la Biblioteca de Autores


Manchegos de la Diputación de Ciudad Real, con el número 29 de la colección infantil-juvenil Calipso. “José Luis Morales ideó una obra teatral para que todos los niños de la clase de un colegio pudieran representar la tradicional función navideña y le salió este simpático divertimento que se llama La Adoración de los Animales”. Así relataba el vicepresidente primero de la Diputación y responsable de la BAM, Ángel Caballero, la inmersión del autor en la literatura infantil, en la presentación de esta obra en Madrid, que ha contado además con el respaldo de la escritora Soledad Puértolas, y una afluencia de público que ha llenado la sala cedida para la presentación. “La habilidad para crear un sencillo universo de personajes, construyendo un verso muy musical y didáctico con el que nos va retratando al mismo tiempo las actitudes y características de los animales, es uno de los elementos que más llama la atención”, dijo Caballero, desentrañando que este juguete cómico en forma teatral es un pequeño zoo personificado en torno a una comedia navideña de adoración al Niño Jesús, “muy representable porque los personajes crean bastante identificación con los niños”. Sugirió que la obra es totalmente viable para ser representada por los colectivos escolares, como ya se había demostrado con su puesta en escena en algún colegio. Y lanzó el guante para que se continúe en esa línea porque “funciona”. El vicepresidente de la Diputación de Ciudad Real agradeció la hospitalidad madrileña y, en especial, a César Antonio Molina, director de la Casa del Lector de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez, el cual se acercó previamente a saludar al autor y a los organizadores del evento, así como a todo su equipo y personal, por las facilidades proporcionadas para la gestión de la presentación. “No es la primera vez ni tampoco la última en que la BAM acude con sus libros y autores a la capital de España. La presencia manchega es nutrida e importante y aquí tenemos autores y

lectores que siempre nos han recibido con cariño. Hacerlo nuevamente y en un espacio tan emblemático e importante de la cultura más avanzada como es La Casa del Lector y el Matadero, es motivo mayor de satisfacción. Además, porque la BAM pretende el fomento de la cultura de la provincia de Ciudad Real y de sus libros y autores, y qué mejor lugar que Madrid, epicentro indiscutible y primer punto de toda la industria cultural española”, señaló. Sus palabras de agradecimiento se extendieron también hacia la presentadora del acto, Soledad Puértolas, y a las cuatro actrices, Aitana Blanco, Carmen Bermejo, Clara Izquierdo y Mariana Baldeón, que interpretaron un fragmento adaptado de la obra. Igualmente alabó el trabajo de los ilustradores del libro, Federico Delicado y Charo Lozano “que han hecho una verdadera joya de dibujos, a base de telas pintadas y collages de tejidos, inventado unos personajes que superan todos los tópicos de animales personificados de cualquier factoría Disney al uso” Nacido en la localidad ciudadrealeña de Fernán Caballero, aunque criado en La Puebla, una finca de labor próxima a Ballesteros de Calatrava, José Luis Morales ha publicado varios libros de poemas, además de ser un entusiasta de la literatura y activista en tertulias, ediciones poéticas y colaboraciones periodísticas. En 1975 publicó su primer libro de poemas y en 2009 el último, “El viento entre las ruinas”, galardonado con el Premio de Internacional de Poesía Miguel Hernández. También ha escrito teatro, estudios críticos y el último premio que ha obtenido es el “Ángel Crespo”, este mismo año, en Alcolea de Calatrava. José Luis Morales ha explicado que la oportunidad de escribir esta obra surgió ante la demanda de los profesores de primaria, que no encontraban textos adecuados con los que poder dar participación a todos los niños de la clase en esas actividades que se suelen preparar con motivo de la Navidad.


Concretamente, la propuesta vino de su mujer, profesora de primaria. “Ella me pidió que escribiese una obra en la que pudiesen participar los 18 ó 20 alumnos de su clase y que no tuviese demasiadas complicaciones ni de montaje ni de vestuario y, sobre todo, que no supusiera un gasto extraordinario para los padres”, ha comentado el autor, incidiendo en que esta adoración laica está estructurada para que sea fácil de resolver y no se quede ningún niño fuera. Morales ha detallado que fue ampliando el número de animales participantes, para que los colegios encontraran en esta pieza teatral la oportunidad de tener un personaje para cada uno de los alumnos y que no se quedase ninguno fuera. “De esta manera se puede jugar con la estructura de la obra. Si faltan intérpretes se pueden reducir los participantes del coro o incluso suprimir personajes de animales. Y viceversa, que ante un mayor número de participantes, el profesor pueda resolver su participación, incluyéndolos en el coro de ángeles, por ejemplo”, ha afirmado. En cuanto al texto ha remarcado que su composición en verso rimado facilita su memorización por parte de los pequeños, además de que el soniquete queda gracioso cuando ellos lo utilizan. En definitiva, ha concluido que se trata de una obra fácil de ejecutar, sin demasiadas complicaciones técnicas y, sobre todo, económicamente viable. Para Soledad Puértolas, José Luis Morales ha hecho un libro precioso. “El libro me ha encantado desde el primer momento, me ha gustado mucho”. Ha hablado de la dificultad que para ella, como escritora, supone escribir para niños y por eso ha valorado especialmente la cualidad del autor para dirigirse a ese público menudo. Además se ha imaginado que José Luis Morales se lo ha debido pasar muy bien escribiéndolo, “lo ha disfrutado y creo con creces que ha cumplido con el encargo de su mujer. Tiene un tono alegre y resulta de una gran naturalidad, que es lo que los escritores no gusta percibir”.

De matrícula de honor ha calificado finalmente la creación de este autor en su incursión en la literatura infantil, y ha felicitado también a los ilustradores, encontrándose con unos dibujos magníficos y que han sabido captar las sensaciones de la obra. “Nos rodea un ambiente muy agradable a lo largo de toda la función y puedo afirmar que en su originalidad era una obra que tenía que estar cargada de animales”, ha asegurado. Soledad Puértolas ha felicitado también a la Diputación Provincial por su papel de mecenazgo en la publicación del libro en unos tiempos en los que la crisis castiga por todos los lados. Y ha concluido su intervención calificando esta adoración de los animales como “un cuento ideal para celebrar en Navidad”. Los asistentes han disfrutado de un pequeño fragmento de la obra y también de los dibujos que la ilustran, realizados con una técnica a base de telas pintadas y collages de tejidos. Así, junto a la pastorcilla que hace de narradora, aparece toda una fauna de animales: el ratón, el asno, la liebre, la rana, el tigre, la cebra, la culebra, la gacela, el zorro, la pantera, el león, el canguro, el gallo, la gallina, el ciempiés, la paloma, el caracol, el gorila, la mariquita, el gato, un perro dálmata, una cabra, un camello, una ardilla, un cerdo, una vaca, un caballo y un oso, además de un coro de ángeles compuesto por un número indeterminado de miembros. El fin es que todos los niños de una misma clase puedan tomar parte en esta recreación teatral navideña. De igual

modo, la sala de la Casa del Lector donde se ha llevado a cabo esta presentación se va quedando vacía. José Luis Morales ultima la firma del libro que ha adquirido uno de los asistentes al acto. La luz se funde en negro y la puerta de acceso se cierra hasta un próximo encuentro. GABINETE de la BAM.


Gonzálvez actualiza sus estudios sobre los incunables de la Catedral de Toledo El sacerdote y doctor en Historia Medieval presentó el pasado 14 de noviembre, en la sala Capitular de verano, su última publicación arropado por el arzobispo y el obispo auxiliar El arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez Plaza, asistió a la presentación de la última obra del sacerdote y doctor en Historia Medieval por la Universidad Complutense de Madrid, entre otras titulaciones y nombramientos, Ramón Gonzálvez Ruiz, que recopila en un mismo volumen tres estudios sobre la imprenta incunable toledana. Junto a monseñor Rodríguez Plaza y al autor, se encontraba el obispo auxiliar y canónigo archivero-bibliotecario, Ángel Fernández Collado, así como el deán de

la Santa Iglesia Catedral, Juan Sánchez Rodríguez, el presidente de la Diputación Provincial de Toledo, Arturo García-Tizón, y el ya jubilado director jefe del Servicio de Manuscritos e Incunables de la Biblioteca Nacional, Julián Martín Abad. Pocas veces se ha abierto al público la sala Capitular de verano de la Primada para presentar libros o impartir conferencias. La ocasión, ayer, lo merecía, incluso los asistentes pudieron apreciar a escasos centímetros los primeros incunables de la Catedral, como las bulas pontificias impresas en la ciudad y los primeros misales. Las impresiones de las buletas que se vendían a los fieles para recaudar fondos para causas de la Iglesia, especialmente, de la Cruzada, centra el primero de los tres estudios que Gonzálvez publica ahora de manera conjunta con el apoyo de la Diputación de Toledo. Un segundo estudio versa sobre las impresiones de los libros litúrgicos mozárabes editados por el cardenal Cisneros, y una tercera toca la impresión de los libros litúrgicos del rito romano impulsada por varios arzobispos y cardenales, como Carrillo, Mendoza y Cisneros. El autor ha actualizado los estudios, «los he puesto al día», comentaba, para añadir que reflejan la realidad de la Catedral y de la Archidiócesis en relación con la imprenta incunable. «Es un tema insuficientemente estudiado y difundido», indicaba, para añadir que con este libro «pretendo saldar una deuda con la Catedral como archivero que he sido, y también con la ciudad». En este sentido, Gonzálvez subrayó la «interesante actividad intelectual de la Catedral» en los inicios de la imprenta, y la importancia de los 62 incunables que se conservan en el archivo catedralicio de Toledo. Un incunable fantasma. El autor quiso compartir con los asistentes a la


presentación una anécdota histórica de los incunables de la Catedral. «El arzobispo Carrillo mandó hacer un misal y como no tenían experiencia, sólo oyeron hablar de la imprenta y de un primer incunable en Segovia en 1472, un año más tarde tras un Concilio en Aranda de Duero, regresaron a Toledo y dieron orden de preparar un original para la imprenta, se preparó, se difundió por la Archidiócesis, y reunidos en un sínodo en Alcalá en 1480 detectaron muchísimos errores, erratas, no se corrigió lo suficiente, y en puntos importantes de la liturgia detectaron erratas de un bulto tremendo, tuvieron que recoger la edición, pagaron la novatada, y de esa edición no se conserva ningún ejemplar, es un incunable fantasma», desveló Gonzálvez. La Tribuna de Toledo/ JGuayerbas/ 15 de noviembre de 2013

El bosque de los ausentes y la ternura de Juana Pinés Maeso Pronto se cumplirán 10 años del mayor atentado terrorista sufrido en España. Nunca olvidaremos aquel 11 de marzo, ni tampoco sus imágenes dantescas en las estaciones de MadridAtocha, El Pozo y Santa Eugenia, donde varios trenes abarrotados de viajeros eran dinamitados. Cobardes muertes ordenadas por fanáticos que divinizan venganzas

diabólicas, como el “Kasas” o “Ley del Talión”, incluidas en antiguos textos sagrados (Código de Hammurabi, La Biblia, El Corán). Ningún Dios justo pide masacrar inocentes: “Quien matara a una persona que no hubiera matado a nadie ni corrompido en la tierra, fuera como si hubiera matado a toda la Humanidad. Y quien salvara una vida, fuera como si hubiera salvado las vidas de toda la Humanidad.” (El Corán. Azora II) Juana Pinés Maeso (Manzanares, 1953) acaba de publicar “El Bosque de los Ausentes” (Manxa. Colección Bibliográfica, Nº 28), corona de poemas dedicados a 191 víctimas, 1858 heridos (muchos incapacitados), más un GEO cuando 7 yihadistas fueron localizados y decidieron “autoinmolarse” con explosivos (Leganés, 3-abril-2004). Cerca de Atocha, situado en La Chopera del parque del Retiro, “El Bosque de los Ausentes” (hoy llamado “Bosque del recuerdo”) consta de 118 áreas con 192 árboles (22 olivos y 170 cipreses), uno por cada asesinado. Su placa lleva grabado: “En homenaje y agradecimiento a todas las víctimas del terrorismo, cuya memoria permanece viva en nuestra convivencia y la enriquece constantemente. Los ciudadanos de Madrid, 11 de Marzo de 2005.” Ciudad Real y su provincia tienen valiosas poetas de varias generaciones, estilos y tendencias; pero todas reivindican el papel activo que la poesía debe cumplir en nuestra sociedad, cada vez más insensible, materialista, resignada frente al dolor. Cito al renovador italiano Salvatore Quasimodo, Premio Nobel 1959: “Ser de un tiempo y de un país. He aquí el secreto de la poesía más humana y verdadera.” Juana Pinés Maeso ha publicado 11


libros de poemas (8 premiados) y 5 siguen inéditos. Es autora de “Tal vez la noche me redima”, Premio “Ciudad de Guadalajara” de Novela 2011. Mientras escribe la siguiente, cuenta en las tertulias del grupo literario Guadiana: “Los personajes van cobrando vida. Revuelven cosas, versos... Algunas noches, aparecen metidos en mi cama”. Hermosa voz que sueña con hacer algo mejor esta vida, mientras reflexiona sobre crueldad, espanto, desesperación y vanidades del mundo, sin escatimar esfuerzos para despertar conciencias dormidas: “Cuando el día se hace grito/ congelado en las gargantas,/ y el dolor golpea y rompe/ y abate y quema y desgarra,/ un cuerpecito de niña/ yace sobre mil pisadas.” (p.15) Defendiendo siempre la ternura, Juana libera de las sombras y revisa 13 cantos ejemplares, unidos en 28 páginas (valen por mil) de un sencillo cuaderno. Habla de niños, jóvenes, adultos, españoles, latinos, marroquíes, una mujer embarazada: “ Parece que durmiera. Sin embargo sonríe./.../ amamantando en sueños/ al hijo no nacido.” (p.10) Viajeros que no pudieron llegar a su destino. Desgarrador amanecer, tristeza silenciosa: “...intentando encontrarle/ razón a aquel martirio/ y nombre a los terribles ángeles de la ira.” (p.27) Tras recibir esta obra de Juana Pinés Maeso, la asociación creada por supervivientes y familiares de las “Víctimas del 11-M”, abrazan sus valores humanos y generosidad poética: “Vertical inocencia para tanto sudario/ y para tanta sangre rota y crucificada./ Pero agitan los árboles sus brazos en el viento/ y llevan tatuado un nombre en cada rama.” (p.26) www.josemariagonzalezortega.web.com

UN POETA HABLANDO DEL MUNDO. Sobre “Insomnio” de Antonio Rodríguez Fractal eds. y Diputación de Albacete; 2013

Quizá una formación bien sedimentada, la historia de una ciudad de provincias que puso sobre sus pasos un ambiente cultural que, tal vez, hemos perdido o la propia emigración intelectual, han puesto de manifiesto la importancia de algunos de nuestros jóvenes poetas. Poetas que, ya dentro del flujo sanguíneo de la poesía española reciente, son indispensables para empezar a pensar el contexto de la lírica española de principios de siglo. En el caso de Antonio Rodríguez (Albacete, 1978), podemos decir que, aunque poeta tardío en publicaciones, está consolidando un recorrido que arrancó hace muy pocos años con la concesión del premio “Arcipreste de Hita” en el 2011, el premio Antonio Gala, cuyo libro verá la luz en el transcurso del próximo año, y el que otorga la Asociación Fractal de Albacete, éste de reciente publicación con el título “Insomnio”. “Insomnio” es un largo poema de más de 800 versos que, desde la voz interior del poeta en larga noche, nos propone


una reflexión que apoya sus tesis en asuntos sociales, en la reivindicación como una respuesta urgente ante las características de un mundo difícil, en el poso de un argumento que bien podríamos llamar de confiscación de voluntades por parte de los opresores ante los oprimidos. No en vano, el libro arranca diciendo: “En Puerto Príncipe adornan las fachadas/ con colores alegres en los barrios/ más devastados por el terremoto”, para seguir unos versos más allá “Al otro lado del océano,/ señoras respetables/ toman el té a las cinco en un salón barroco”. Es en esta larga noche donde van apareciendo de manera muy sincera, algunos asuntos en los que el poeta muestra su lado más crítico algunas veces, irónico otras, denunciador las más; y donde pone de manifiesto la fuerza de un poema narrativo para establecer una actitud de denuncia que comparte con el lector a lo largo de buena parte de sus versos. Es de destacar, dentro de esta narratividad de la que hablamos, los resortes que el poeta utiliza para llamar la atención ante los acontecimientos que le rodean: Un lenguaje cercano, sin demasiados experimentos líricos, una sinceridad de verso mayor que encaja perfectamente con la intencionalidad del libro y un contexto de intensa crítica que parte de los hechos concretos, en su mayoría de carácter periodístico, para descansar en una voz interior que digiere y analiza cada uno de ellos. A pesar de su extensión, “Insomnio” funciona bien en las distancias cortas, esas de la comunicación entre escritor y lector, quizá porque, como hemos dicho, Rodríguez utiliza un lenguaje sin aspavientos, donde la verdad prevalece sobre la metáfora, donde los personajes que van dando entidad a este poema tiene más de seres de carne y hueso que de creaciones literarias.

Es por esto por lo que el libro de Antonio Rodríguez puede ser un hito dentro, no solo de su producción, sino también en el contexto de la poesía nacida en Albacete, con una característica que colma sustancialmente la fuerza expresiva del poeta: Saber hacer poema aquello que es denuncia, implicación social, compromiso ante la adversidad, posicionamiento cívico y, sin que nos duela el término, política. “Insomnio” es, entonces, una larga noche desde la que edificar la voz de un poeta hablando del mundo. Javier Lorenzo Candel

JULIAN VADILLO ABRIENDOBRECHA. Los inicios de la lucha de las mujeres por su emancipación. El ejemplo de Soledad Gustavo. Prólogo de Laura Vicente Volapük Ediciones, 2013 Guadalajara 296 páginas, 13 euros Abriendo brecha es un acercamiento a la historia de la lucha de las mujeres por la conquista de sus derechos, inserto además,


como así fue, en el movimiento obrero. Especial atención se presta a la participación de la mujer en el anarquismo, movimiento que enseguida comprendió que las reivindicaciones femeninas eran fundamentales para la consecución de la sociedad igualitaria que pretendían. Y cómo las mujeres en el anarquismo se organizaron para conseguir emanciparse de la explotación que la sociedad les imponía. Por último, se centra el libro en la figura de Soledad Gustavo, o Teresa Mañé, una de las pioneras en el desarrollo del feminismo desde una perspectiva obrerista. Fue maestra, impulsora de escuelas laicas y de prensa anarquista como La Revista Blanca, conferenciante activa y autora de numerosas obras de análisis libertario. En el libro se recogen los escritos más significativos de Soledad Gustavo. Julián Vadillo Muñoz (Madrid, 1981). Historiador especializado en movimiento obrero y libertario, afincado en Azuqueca de Henares (Guadalajara), con varias obras ya publicadas: Aproximació a Mujeres Libres; La explosión del polvorín en Alcalá de Henares, 1947; Mauro Bajatierra, anarquista y periodista de acción; El hilo rojinegro de la prensa confederal. Ochenta aniversario del periódico CNT. Asiduo colaborador de la prensa libertaria (BICEL, Tierra y Libertad, CNT, Diagonal), prolífico conferenciante y activo en varios proyectos de memoria histórica (Fundación Anselmo Lorenzo, Foro por la Memoria de Guadalajara) y fue miembro de la redacción de la revista Germinal. Ha participado, también, en la organización de congresos de historia o jornadas como: Mujeres libres y libertarias, Mujeres en la memoria, Colectividades en Guadalajara, La Escuela Moderna, 75 años de la FAI, etc. La presentación de comunicaciones en congresos especializados se cuentan por decenas orientadas en la línea de sus investigaciones que se centran en la historia

del movimiento obrero y libertario de la zona centro peninsular. En próximas fechas será publicada su tesis doctoral Historia del movimiento obrero en Alcalá de Henares, 1868-1939. “Estamos ante una breve, pero interesante, obra de recopilación y divulgación a través de la cual Julián Vadillo rescata a una de las mujeres que más aportó al feminismo anarquista desde el punto de vista ideológico” (del prólogo de Laura Vicente). Presentaciones del libro ya confirmadas: - Martes 10 de diciembre, 19 h. La Libre de Barrio, Leganés; Jueves 12 de diciembre, 19:30h. Jornadas Libertarias, Albacete Miércoles 18 de diciembre, Patio Maravillas, Madrid; Jueves 9 de enero, 19:30h. Traficantes de Sueños, Madrid

Volapuk ediciones


CUENCA VUELVE A SER CITA DE LA LÍRICA CON EL II FESTIVAL “POESÍA PARA NÁUFRAGOS” Tras la repercusión y éxito de público alcanzados el pasado año, el Festival “Poesía para Náufragos” vuelve a Cuenca para ofrecer en la antigua iglesia de San Miguel, un nuevo escaparate de la poesía española actual con una oferta en la que se codean cerca de una veintena de voces pertenecientes a muy diversas generaciones y escuelas expresivas. La convocatoria ha contado con la colaboración de la Fundación de Cultura Ciudad de Cuenca, el Ayuntamiento conquense y la Real Academia Conquense de Artes y Letras. Así, con la presencia como invitados especiales del Premio Nacional de Poesía José Corredor Matheos y de la profesora, traductora e investigadora literaria Pilar Gómez Bedate, viuda del poeta Ángel Crespo, que cerrarán las jornadas, figuran en su programa los nombres de Laura Giordani, Ricardo Virtanen, Fernando Nombela, Paco Moral, Amador Palacios, Ana Gorría y Pedro Antonio González Moreno, y los de Miguel Ángel Curiel y Pilar Blanco y, los de Teo Serna – diseñador a su vez del cartel y el díptico del encuentro-, Francisco Mora, Ester Folgueral, Luz Pichel y José Ángel García que ofrecerá un avance de su poemario Papel de Aguas. Las jornadas han sido coordinadas por un equipo formado por Ángel Luis Luján, Miguel Mula, Rafael Escobar y los ya citados Miguel Ángel Curiel, Pilar Blanco y José Ángel García. Web de la RACAL

Revista

Espartaria,

42

(Mazuecos, Julio de 2013), 32 pp. Otra publicación periódica, similar a las que hasta ahora hemos venido comentando, -la última por el momentoes la Revista Espartaria, que no nace del afán cultural de una Asociación, sino del empeño particular de una persona: César García Díaz, que se encarga de escribir, recoger originales, maquetar y hasta enviarla. En sus comienzos vio la luz cada dos meses, pero en la actualidad lo hace cada tres. Se trata de una revista que se lee con facilidad y que mezcla convenientemente los textos con una importante selección de fotografías, en gran parte antiguas, que pueden servir para hacernos una idea de cómo era Mazuecos y sus habitantes tiempos atrás. Fotografías que, por sí solas, reunidas todas, darían como resultado un voluminoso trabajo. En este último número, el 42, aparecen las de Ángel García y su esposa, de los años 30; un grupo de cursillistas de cristiandad, de los 60; Cándido


Gárgoles y Modesta Moreno con sus nietos, de los 70; un concurso de tractores, también de los 70; los quintos en la Fiesta de la Virgen de la Paz, del año 82, y muchas otras de temática diversa. En números anteriores de esta misma revista las fotografías eran mucho más antiguas, por lo que bien merecerían figurar entre los fondos del C.E.F.I.H.G.U. para disfrute general. Y junto a las fotografías mencionadas, unos textos que suelen ser de dos tipos: unos profundos, de gran enjundia y calado, puesto que César García Díaz se encarga de escribir una sección, digamos “filosófica”, cuyo artículo, en esta ocasión, lleva por título “¿Por qué existe algo en lugar de nada?” (indudablemente tomado de Leibniz) y otros, mucho más sueltos, más amenos, aunque bien escritos como, por ejemplo, los dos artículos que escribe Enrique Fernández Langa: “Juegos en las calles de Mazuecos: Rescate y al Te veo”, que transporta al lector a tiempos pasados, cuando los niños tenían posibilidad de jugar en las calles y plazas de pueblos y ciudades, antes de que las asfaltaran, y “La peña “El Timbrazo””, nostálgico recuerdo de las fiestas de los años ochenta y las “peñas” que entonces existían en Mazuecos. Otros artículos, por lo común breves e incluso muy breves, recogen aspectos literarios que pretenden hacer pensar. Así, “El perro ciego”, de Sandra García Manzano, “Frases de Benedicto XVI”, “Frases de interés” o “Tesauro azul”, de Ralph Lenza, que atrapa al lector por su originalidad y trasfondo. Quienes conocemos la revista desde sus comienzos sabemos que es muy difícil mantener siempre el nivel de calidad de las colaboraciones que incluye. Recordamos ahora la magnífica colección de cuentos pastoriles recogidos en Mazuecos, escritos con verdadero cariño y también la colección fotográfica, completísima, de los

quintos que servían de “soldadesca” en la celebración de la fiesta de la Virgen de la Paz, acompañados por la “botarga”, encaramados al carro que portaba la imagen. Fotografías de rancio color, con vestimenta de los años cincuenta o sesenta (y anteriores), con las tradicionales gabardinas a la moda del momento y el pelo engominado. Hoy, en este número que comentamos, aparece una fotografía, ya en color, de la “soldadesca” con abanderado y “botarga” -más los adláteres- posando ante la imagen de la patrona (son los “quintos de la Paz” del año 1982 que hemos citado más arriba). También tiene interés etnográfico una fotografía de Sebastián Vadillo en la choza de La Lobosa”, una choza pastoril, de piedra “en seco”, de las que ya van quedando pocas por la zona. Y, mirando, al mañana quizá también tendrá interés etnográfico alguna que otra imagen, como la de la procesión de la Pascua de este año 2013. Cierra las colaboraciones literarias un poema -“A la mujer enamorada- escrito por Alfredo Castro. Una revista que, como decimos, tiene su importancia en el mundo donde crece y se lee, y en la que, a pesar de todo lo dicho, echamos en falta alguna colaboración de tipo histórico arqueológico-, como aquellas que no hace tanto acaparaban un buen número de páginas. Y es que siempre pasa lo mismo. Uno se encarga de hacer las cosas mientras los demás esperan a que se hagan para poder criticarlas, en lugar de “arrimar el hombro” y colaborar como debería ser. De todos modos felicitamos a César García por mantener esta publicación con sus pecunios particulares, que no es poco en estos tiempos que corren. José Ramón López de los Mozos


142entrega