Page 62

Almas

Yunus comenzó brindando pequeños créditos para que las mujeres pobres de Bangladesh impulsen sus emprendimientos.

en la escuela no estimula este tipo de ideas. Lo único que piensan es que cuando terminen la escuela tienen que encontrar un trabajo. AM: ¿Qué papel cumplirá internet en esta nueva empresa social? M.Y.: Uno muy importante. Es una tecnología muy potente que puede ayudar a cambiar el mundo rápidamente, ayudando a la gente de formas mucho más efi cientes. Hay una tecnología muy potente esperando ahí y todavía no la estamos usando. Hace falta creatividad para los negocios sociales en Internet pero todo el mundo está muy ocupado haciendo dinero en la red. Pero cuando nos quitemos nuestros anteojos de maximizar benefi cios y nos pongamos los de la empresa social, el mundo va a tener un aspecto muy diferente de repente. AM: ¿Qué opina del aporte científico que significó la Revolución Verde, que según los investigadores resolvió el hambre en ciertas regiones? M.Y.: El mejor cambio tecnológico para la agricultura ocurrió en los años 60 gracias a la Revolución Verde. Hubo un aumento repentino de la producción agrícola, en especial del arroz. Pero la situación parece haberse estancado. Desde entonces, no se registraron grandes avances. El mundo cambió, pero la agricultura no le siguió el ritmo. El suministro de alimentos aumenta despa-

OCTUBRE 2009

cio, mientras el mercado se expande. AM: ¿Por qué el conocimiento científico relacionado con la agricultura no siguió el ritmo de los cambios sociales? M.Y.: Porque hay áreas que resultan más interesantes para la ciencia y donde hay más dinero, como las tecnologías de la comunicación y los teléfonos móviles. Tienen un mercado muy grande y atraen a millones de personas que quieren tener celulares. Las grandes inversiones fueron en esa dirección y no hacia la agricultura. Por lo que tiene que ser un emprendimiento social. Esa es la idea que quiero impulsar con el nuevo centro. Se trata de lograr un impacto social, no de hacer dinero. AM: Pero va contra la tendencia de los jóvenes que emigran a las ciudades en busca de mejores oportunidades. ¿Cómo logrará que la vida rural les resulte atractiva? M.Y.: De la forma en que funciona la economía hoy, todo el mundo trata de saber dónde está el dinero. Quizá no vayan a una aldea porque allí no está. Pero cuando tratas de salirte del paradigma que dice que la vida tiene que ser así y te dices: “puedo ser feliz tratando de resolver los problemas de la gente”, las cosas se ven de otro modo. Te concentras en el impacto social, en un compromiso o una dedicación. Es algo que les saldrá del corazón y por lo que van a cobrar.

61 ALMA

ALMA MAGAZINE 41 - OCTUBRE 2009  

El más sofisticado contenido en español en Estados Unidos.

Advertisement