Issuu on Google+


Cofradía de Contextos.

G. Nuñez

Cofradía de contextos – Diciembre 2012 (1°Edicion) / Ediciones Repetidas.


Este libro contiene el surtido siguiente: - Cotidianas. - Comuni贸n - Corolario


En las siguientes páginas, abre de disimular un poco sobre el origen de cada poema. Me refiero a disimular porque el contenido es un poco al tanteo, y ciertamente ninguna palabra que se haya colocado en alguno de los próximos poemas -que usted señor esta próximo a leer, debe de ser catalogada como un eslabón de lo que el autor de alguna manera u otra haya querido decir. Eslabón porque es un poco perdido el origen de cada poema y encontrar su ubicación en el mapa de lo lógico o de lo literalmente legible es un poco complicado porque incluso la lógica de cada poema próximo que esta usted esperando con ansias leer, es también diverso. Diverso porque puede encontrar algún significado diferente según sea el caso de la persona que lea lo que esta próximo a leer. Una persona puede leer en algún estado de pragmatismo lo que ya he mencionado con anterioridad, con anterioridad he mencionado los poemas, y dicha persona caerá en la soberbia de reconocer que los poemas son de una calidad petulante y no son nada legibles, nada entendibles que prefiere tirar el libro y quedarse así, sin nada, con nada. Nada de nada. Otra persona gorda, puede leer porque le han obligado. Alguna otra porque encontró agradable el titulo del libro, otra persona que desconozco encontró el libro tirado por allí, quien sabe donde, pero lo encontró y lo comenzó a leer. Entonces, lo que usted esta próximo a leer, que son esos poemas de los cuales le he mencionado con anterioridad, que son algunos cuantos, son poemas que usted señor debe catalogar. Haga la selección que usted mas prefiera, utilice su imaginación, y no se reprima de seleccionarlos de cierta forma u otra, no se esfuerce demasiado. Lea.


Cotidianas.


I Desglose de material didĂĄctico, o de proposiciĂłn incierta O lĂŠase: Palabras sutiles para quien correspondan.


Memoria sobre algo; O algo.

Comenzar por donde se tiene que comenzar hasta que se ve la puerta al final y lo que queda es el silencio un perpetuo instante de suciedad en el rostro un momento en retrospectiva para renombrarte pensarte; en el color ámbar de tus pieles desbordadas en el epicentro de un colchón almidonado en el café renombrado donde jugueteabas con las migajitas del pan azucarado la gracia tan tuya de intercalar las agujetas al tobillo por momentos, por simple juego. Hasta que se ve el camino en viceversa, a espaldas donde se abandona todo y no queda nada ni café, mucho menos pan con zapatillas en las tazas ya no se obtienen octubres que nunca se obtuvieron, ni sueños a recordar en la habitación donde se hacia el amor a des-madrugarse el coxis, comerse los bordecitos carnosos de los dedos, o verlos penetrados en el amor a des-madrugadas horas, ya no se ve lo que se vio en un parque o un pastelito de plaza hasta que se ve a mejor vista el borde del abismo y no queda nada ni comienzos, ni epicentros, ni dedos penetrados en quien sabe donde para quien sabe que acción, ya no se obtiene nada. ni su amor que ahora precisamente recuerdo cuando comienzo a olvidar lo evidente

6


Tener/Destinar Te tengo a ti mi dulce melón mi ánfora de líquidos sexuales te tengo a ti mi tierna esponjita de amor madrugado te tengo a ti personita cósmica te tengo a ti amor fresco amor invernante amor de causa y efecto mas de efecto que de causas mas de causas que de efectos efectos secundarios primarios besos apasionados te tengo a ti mi dulce melón mi botoncito.

7


Globo terráqueo anónimo. Vayámonos conociendo, de tu A a mi Z De tu botón apretadito, ese que se mira de lejitos Hasta mis instintos feroces, de caníbal contemporáneo. Vayámonos conociendo, de lado a lado Apretaditos, mimándonos, estrujarnos las papilas gustativas Con suavidad, con delicadeza, día a día, noche a noche

Sueño a sueño.

Y ya cuando nos hayamos conocido nos olvidamos. Y conozcamos el mundo.

8


Mundo Raro

Debería de existir una razón un motivo, por la cual tus ojos me miran, me miran y se desgarran desprendiendo en mi anatomía una emoción motora,  provocando ilusiones fantásticas de realidad ilusa que me sigue, me persigue y me abandona se escapa mientras tus ojos continúan volando exasperados en un mundo raro un espacio cósmico de provocativas reacciones amorosas que me miran y me miran y continúan llorando porque yo no los miro, nunca los he tomado jamás los he acariciado como se debe como merecen esos ojos dulces, viscosos, tiernos. Se deben tomar de la mano llevarlos a un mundo desconocido para re-crear un nuevo poema un significado diferente para las pupilas mientras el color ámbar se despliega en su nuevo continente de amor y la razón, el motivo de que tus ojos solo me miran se esfuma en el cosmos dudando, cuestionándose.

9


Inservible/Plástico/RRR.

Penétrame con tus miedos, encájame tus instintos de bestia seductora detalla en mi uno a uno de tus caprichos inyectados de líquidos afrodisiacos expulsados de tu frondoso vientre de diosa olímpica esculpe en mi memoria con tus dedos de encanto y realiza las atrocidades corporales de aquellas fantasías tan tuyas jamás realizadas Y cuando se termine mi cuerpo de ser tan tuyo, Desásete de el, arrójalo… Caerá contento en la patria de tu olvido.

10


Rutina Diaria.

Mírame amor, Hoy me levanto a toda marcha Me cuelgo la corbata, me tomo el café tan a aprisa que me olvido de ti. ¿Qué me espera ahora por olvidarte? Que cruel castigo me prepara el destino por no besarte Por no acariciarte las mejillas con delicadeza para que no despiertes, Mimarte los cabellos de a uno por uno Mientras permaneces inmóvil y me miras correr a prisa, que me olvido de ti Y no te toco. Te sostengo en mi olvido y te desvaneces minuto a minuto Que explotas en cachitos, y tus vertebras e intestinos me despiertan. Y te miro amor. Me levanto suavemente. Me olvido de la corbata, el café es cosa olvidadiza Te recuerdo y te toco, te toco y te beso te beso y te cubro de dedos que no te suelto y te toco, toco tus cabellos, uno por uno Mientras te beso en la silleta esa tan linda que compraste para acompañarme al desayuno Y te toco amor. Para no olvidarte Y estas-todita, completica con tú todo y tus partecitas en mis sueños. Mirándote amor.

11


Preámbulo Cronológico A los dos segundos abre los ojos, despierta e inhala. Dulce realidad. A los tres Segundos cronológicamente, inhalas. Tibios labios, uno a uno. Cuatro segundos tensos salivosos, sensuales e inhalas. Dulce piel de ternera desnuda Cinco segundos exasperados Atómicas voces unidas en líneas verticales Dulce y tibia hembra dominada. Segundos de más; invertidos al alba Miel desbordada; inhalas Fémina quebrada al pie del sexo Tiempo, preciso tiempo Hilo enrollado en laminosas manos Mujer absorbida por la enredadera del amor

12


Dedicatoria sin formalidad.

Mira; te escribiré un poema no te pongas pesada, en forma no te va no sientas que es compasión pero te escribiré En el poema se añade lo siguiente; “Tu cabello tosco, tu manos finas casi nuevas, tu nariz chata, tus mejillas torpes que chocan con tu sonrisa, tu sonrisa aventada, tus ojitos tan chiquitos, tu sonrisa apenada, tus labios tan dóciles, tu mirada desviada, tus parpados simétricos, tu sonrisa despreocupada, tus orejas invisibles, tu notoria presencia” Mira; te escribiré una carta, de todo lo que me atrae de ti no te intimides, ni te afliges si algo es correcto,  pero te escribiré. En la carta se añade: «Amor que te desconozco amor inflado amor intacto amor, mi amor de tiempo perdido amor, y ya» O como quieras, pero lee, que todo es para ti. Chatita.

13


Rareza; mutante. Le desconozco Infelizmente le desconozco Esta escribana, de torpes cabellos Gruesos hilos maltrechos Y cansada, peculiarmente cansada Se le nota lo torpe a leguas No esta completa Esta desdichada

Maneja un torso feroz de buey

Esta temblorosa Cabizbaja Con los senos torcidos Es otra físicamente Le desconozco Y no es que le reconozca por quien fue O por quien toque Esta ogra Malhumorada Tan desdichada de ser ella Esta jodida Como pobre Confusa, sin simpatía Ahora finge ánimo Le desconozco No le miro como antes

14

Siempre ella y no otra


Esta ella sin ser ella Esta perpleja del amor

Esta jodida de no coger

Ya no le siento viva Esta inhumana Pendeja Esta tibia Marchita Pero esta. Esta sin conocerle Esta sin comprenderle Esta allí, sin ser alegre Esta, pero que mal le sienta el solo estar Y no estar Le desconozco, lamentablemente Le conozco lo físico Lo externo No tengo acceso a lo que siente Lo que olfatea Y eso lo desconozco de mí No estoy No estaré Probablemente ella me mire Y me desconozca Me mire torpe Pendejo Cabizbajo Pero estoy, lamentablemente estoy.

15


Aprendo; La luz entra por diferentes ángulos. Me importa poco, saber de que modo te me entras al ojo Sinceramente; me importa un pito No me interesa Saber que método ocupas Que lado prefieres Que tan brusco movimiento realices El simple hecho de que entres Es más factible Más esplendoroso Que saber como te las ingenias Estas opaca En tonos grisáceos Oculta tras la cornea Impregnada en el iris café que me pertenece Estas; pero estas Envuelta en tonos primarios En capas satinadas por mi invención en negativo Estas. Simplemente te interpones en mi vista Y mi vista es de paisajes monumentales Bellos ríos navegantes en la retina

16


Bรกlsamo de belleza fotogrรกfica en mi nervio รณptico Estas; y sigues estando Pero no; no entres En el punto ciego En mi olvido Todo esta perfecto Gran vista panorรกmica De silueta formada por curvas Mujer enfocada en las rodillas Esta; todo esta.

17


Once es un día.

Hoy; un día sin rumbo ni ética Te mire y me miraste; nos miramos. Nos desconocimos. No te mire; no me miraste. La situación radica en que te miro en cualquier parte, eres-demasiado-penetrante, un recordatorio, un citatorio a pensarte; y te mire. Nuevamente al doblar la esquina, al masticar mi goma entre los molares, al desviar la mirada, al abrir las calles de mi soledad inocua, te mire y permanecí inmóvil, a la espera de tu habla, de tu dialogo; no me miraste, no me hablaste. Hoy; un día simplemente para renombrarte. Nos situamos en diversos puntos desconocidos Recaemos en el grave error de fallarnos Recaemos en el inexplicable mundo donde no nos situamos. ¿Dónde te hayas? ¿Dónde no me miras? ¿Es acaso que la tentación al ocio te palpa Y fallas sin reproche y sin conciencia? Y fallas realmente, fallas Y cuando te has dado cuenta Y haces que me miras en cualquier parte Hablas conmigo; y cuando me hablas Me discutes, me interrogas, incluso Hablas con normalidad de sus primos, De los familiares que recordando,

18


Tú nunca hablas de tus familiares. Disposición. Es inútil, realmente es inútil Me cuesta un cumulo de hastío mezclado con asco El saber que solo estoy para cuando te antojas Para cuando nada te conforta Para tus berrinchitos maltrechos Es inútil, realmente es inútil.

19


De ti. Te amo, con M de siempre. De eternamente, de hasta que la muerte nos separe. De incredulidad, con M de ti. De ti, de ti.

20


Hasta quien, donde. Las mañanas Las flores y el alba postrada sobre el café con leche Las risas Los panecitos glaseados y la manteca atajable Los pijamas por doquiera El ruido de la ducha Las gotas en quien sabe donde El amor quien sabe donde Las caricias La despedida El re-encuentro La cena aromática La cama tendida en flores de azar Las sabanas tibias Los cuerpos El anochecer El amor quien sabe donde El sudor quien sabe donde Los sueños. Y repetidamente hasta quien sabe donde.

21


Cabellera cruel. Adoro tus rizos. Tus rizos adoro. De tus rizos a帽oro A帽oro de tus rizos Un 贸sculo monumental Monumental un 贸sculo Cuando te presentas Te presentas cuando Tus rizos me matan Me matan tus rizos Que lo son todo Son todo lo que Me enamora.

22


Poema sobre Extrañar. Te extrañe demasiado, el día te extraña Te extraño por debajo de los asientos del bus Por las rendijas de las puertas corredizas del centro comercial Te extraño en las frituras, en las gaseosas En las bancas del parque, el parque ya no es parque Te extraño en los archivos de contaduría En las filas del teatro, en el teatro En los pasillos del baño, te extraño en mi itinerario En mi agenda, te extraño en mis noches, ya no tengo noches Te extraño en mis libros de García Márquez En mi almohada mientras leo a García Márquez Te extrañe demasiado, el atardecer te extraña Te extrañan las cartas, los paseos en lancha Te extraña el reloj, el reloj que me regalaste Te extraña mi sentimiento Mi sentimiento que también me regalaste Las platicas, las carcajadas, te extrañan, también te extrañan Todo te extraña.

23


Gravedad. Mi amor; Hoy te mire desteñida, maltratada, sumamente enfriada. ¿A que se debe, a que se debe tanto sufrimiento? Mírame mi amor; Estoy desteñido, maltratado, sumamente enfriado sin tus caricias, sin tus penas que no son penas si no frutos de que el amor duele, y duele tanto. Mi amor; mezclémonos, y añadamos tiempo a la gravedad cero que nos desprende mientas te miro, y me miras y nos mezclamos aun mas en lo desteñido, en lo maltratado en lo cruelmente frío, y el cosmos se rellena de amor cruel, frio.

24


Cuerpos/Olvido. Hija de puta. Algo tenía presente, se le notaba entre dientes, algo presentía. Se le a figuraban los achaques del dolor, del remordimiento No disimulaba No se recuperaba, se consumía en niebla Se crispaba, atormentada exasperada Hija de puta Se le terminaban los vocablos del odio La faringe se enmudecía Las venas a punto de quiebre en la sima del enfurecimiento atípico Consumida en su sed de derroche Implacable posición entre ignorante hace ignorarte Ignorando la tensión invadida de ignorantes añejados en extraños nuevos Los cuerpos se carcomen El repudio del asco Asco sobre la disimulación Disimulación entre ojos orientados al poniente de un vistazo a ¿Cómo estas? No me importa Hija de puta Tan distante, metida de lleno en el agujero negro del olvido Explotando por la química formula de la formulación mal congeniada de nuestros flujos hace meses Que recuerdos de esos meses Tan hija de quien sabe quien Tan puta de quien sabe nunca Nunca te enervabas Pero algo, hoy algo tienes presente Se te mira y mira entre dientes Exasperada por confundirme entre los cuerpos negros del ambiente

25


Y olvidarme como yo te olvido Matarme como yo lo hice Y recriminarme, otorgarme mi nombre Hijo de puta Estas-tan-sutil entre los cuerpos nuevos Que te empapas de mis recuerdos Los desechas cuanto puedes, cuando pudieses Hijo de puta Me olvidaste AsĂ­ termina

26


Impuesto Para Negar Te juro amor Que me cuestas De vida a muerte De heridas y sufrimiento Eterno e inmenso Dolor Me cuestas Comprenderte Y comprendernos Me cuesta Y tacto Palpo tus líneas Tus bordes Día a noche Me cuesta tanto Describirte en lienzos Entre aullidos que no enfatizan Lo que realmente percibo Te escapas A lo lejos te marchas Tan serena, tan invisible Y te quedas Tu presencia es la que se encuentra Intacta Tan seca Tan frívola Y fría Me cuestas Comprenderte De verdad me cuesta

27


Y a ti nada te importa No te cuesta Ignorarme te sienta Olvidarme amargamente Te sienta Pero te juro Que me cuesta la vida Tratar de olvidarte

28


Diez. Que trata de unos segundos de vida

Cuerpos sudorosos entre el frio de la noche

Acobijados en el sexo mas profundo

Hipnotizados por miradas tibias de encaje

Entre alucinaciones de químicos expulsados

Por la cavidad oral al momento de entregar el beso

Que trata de los cuerpos consumidos a las diez

De quien sabe que hora o quien sabe que

Jurando amor infinito entre cobijas humedecías

Por líquidos afrodisiacos

Un tanto olorosas

Un tanto románticas

Tanto suspiro

Es tan bello.

29


Que trata de DOS aves sin alas. Aves microbio-contagiadas alardeando sus enfermedades Sin escrúpulos, sin presencia actoral Solo delimitadas a consagrarse mutuamente Y conformarse de lleno a sus propios parásitos babales Mientras se penetran, mientras se metamorfosean En un solo ser cagando amor sobre pisadas de individuos re-secos Que lo único que propician es rencor, es desprecio Por dos aves que sin alas se aman tan sabrosamente Sobre estatuas impregnadas de radiación solar y cacas blanca Que no son más que marcas de tantos y tantos seres cósmicos Que en el limbo de cemento hidráulico, lo único que hacen es amarse Y amarse hasta que la palabra amor vuela infinitamente sobre los anillos de júpiter Y las aves hasta ese espacio comienzan a inflarse A hincharse, a morir. Y ya en un espacio vacío. Dos aves sin alas se aman, se aman eternamente como sucedía en la plaza Como sucedía tan cotidianamente en quien sabe donde. En quien sabe que lugar.

30


Acróstico/Suposición de que eso sea/Todo fluye inesperadamente. Intuitivamente de lo que pase Teóricamente nada, evitara que mi mecanismo sanguíneo te expulse Elementalmente nada. Nada Litigara tus moléculas con las mías, Inesperadamente explotaremos entre la saliva que nos brindamos Trueque mínimo, desde este momento, de puñetazos al órgano donde te tengo Exclusivamente te tengo Licuada y sumergida en pedazos de dolor Increíblemente así, te miras más tú Toda repleta de mis deseos vueltos hastió Exquisita entre las mermas de mi soledad carcomida por tu cuerpecito Lindo de piernas tan vírgenes y un flash al fondo interviniendo en mi trayectoria visual Inapropiadamente te mire, la última mirada que te otorgo Termino por descifrar que ya esta oxidada tu manía de re-lamerme estando solo allí Etérea e inocua casi muda ante mis pasadas líneas donde te tenia Lista para abrazarte y decirte: “Ya no”

31


Posibilidad de Mejorar (Posibilidad de Ti)

Te quiero tan compacta Resguardada tan firme y sutilmente entre las entrañas de mí pulsante recuerdo de que te mantengo atada, sujeta y exasperada al borde de mis melcochos deseos, de mis contingentes y paralelos labios; Te quiero tan mordaz, tan dulcemente.   Te quiero tan completa Lado por lado; por donde te comprimes gime y gime sollozos deslumbrantes mientras condesciendes a  intercalar los vocablos de una palabra sexual que no recuerdas, mientras coagulas entre las palmas de mis manos que te tocan y tocan, y tú te crispas entre las líneas verticales de mis venas que pulsan y contribuyen a mi recuerdo pulsante de seguirte delineando entre las sabanas blancas de nuestro amor tan comúnmente bueno.   Te quiero.  Te quiero tan chirriante, tan cómica. Mientras te voy queriendo, cuando tú te impactas, te voy pensando y pensando que siempre te querré,  ante tus rabietas, ante tus rodillas que se desfiguran mientras contemplas las mañanas, te querré ante tus pujidos tan molestos de que algo te es indiferente,  ante tus enojos tan juveniles, ante tus inconformidades que no son eso si no tu molestia de que el mundo no es como tú te lo planteas, como tú lo imaginas.  Te quiero ante todo.   Y cuando te quiera; y termine de quererte.   Comenzare por amarte tan compacta; y es aquí cuando mi recuerdo pulsante de ti, se figura un sueño tan infantil de esos lindos, de esos tan bonitos. Que todo cuando te comience a amar, será tan diferente, a cómo te quiero ahora. 

32


Imagen Breve I Donde te hayas caprichosa Te esfumas entre la niebla Entre los chorros sonoros del grifo Te vuelcas tormentosa ante la despedida que asistes Te alejas, al trasfondo que te tiñe te desentonas Te trasluces ante el adiós Te vas, te vas amor te vas

II Adiós bebe hasta siempre Te fuiste como cuerpo Te alejas como pantomima en el aire Manotazo despiadado Silueta de la despedida Bestia contradictoria del hola De la ola provocada por tu brisa Por tu zambullida agresiva a mi corazón Corazón que ahora te llora, te llora como se llora Todo lo que provocaste, mataste e inesperadamente Alejaste de mis manos Te vas amor, te vas

33


III Clavado en este rincón Asfixiándome compulsivamente con tu retrato remarcado en mi memoria Me siento menospreciado, malhumorado Acabado, finiquitado.

IV Te vas amor, te vas Adiós bebe hasta siempre Tal vez mañana comprenda tu partida Partida, que sobre las cosas Me cuesta Y me costara imaginarte ante el alba Con la frente baja y las retinas impregnadas de moho Llanto cíclico pues te vas amor, te fuiste amor Adiós bebe, hasta siempre

34


Poema para Soñar. Mira que llorarte, vale la pena Completamente complaciente mi acto circense Tacto y palpo tus temerarias garras de hembra transgénica Mutante bipolar enriquecido de vitaminas sexuales Y acá, tu mozo apoderado del miedo transitorio que te tuve, que te tengo Que te toco y toco tranquilamente trato de tocarte en mis sueños Te camuflaje-as como delirio espasmódico Te inyectas, te mojas de mis lágrimas de no tenerte Y tu tan allá, tan bella. Coqueta rizadora.

35


Rostros chiquitos en los dedos Píntame con tus colores la parte alta de mi coraza Inyéctame tus bosquejos, haz conmigo el lienzo efímero de tu obra aun no realizada Realiza la obra, experimenta con las técnicas y modos posibles de acicalarme con tu pincel Deletrea tu nombre al concluir la pieza Firma delicadamente Suavecito sobre los paisajes de mis manos Píntame con tu boca Píntame con tu lengua Esparce a chorros tu saliva calientita con tus colores preferidos Mézclalos Coloca punto a punto, con tus deditos, la imagen del beso que te sofoca Sobre mi torso, déjate caer y continúa imaginando Un bello paisaje de los dos Un atardecer romántico de los dos O un mañana Donde es más posible que me pintes Que te mire En un nuevo paisaje de mí Un nuevo paisaje de ti

36


Vuelta a Comenzar Todo de Nuevo. Acá En mí Tu Acá En esto Aquello Acá En eso Lo otro Allá En todo Nosotros En eso Esas Sobre ti Te cubres Te tiendo Te asfixias Te amo Nos amamos Acá En eso Nosotros Acá Tu En mí Allá

37


Aquello Nosotros Sudor Amor Placer Satisfacción Acá La noche Allá El alba Nosotros Buen día Te amo Te extraño

38


Cuando tu Realmente NO Sabes Donde Estas / Aquí. Dime donde no estas Para no ir a verte Para no indagarte Para no sentirte mía, sin serlo Dime donde no estas Para no interrumpirte Para no sofocarte Para no aprisionarte Dime donde no estas Para ir a donde estés Para ir a donde me veas Para ir a indagarte Sentirte mía Interrumpirte Y sofocarte Aprisionarte Y contarte todo Cuando no estas

39


Abecedario. Te puedo morder la lengua con la R Acicalarte hasta el tímpano con la Z Lamerte, lenta pero satisfactoriamente Mientras acentuó una palabra entre tus molares con mis papilas gustativas. Te puedo comer en una oración Enamorarte en una esdrújula Acabarte entonadamente con una M Así, bien suavecito, La M Reventarte las amígdalas con un par de palabras, chirriantes: Chistosita, chiquitita. Inyectarte endorfinas mientras balbuceas Impregnarte de saliva con una V Ergonómicamente embellecerte con más acentos, con más comillas. Llegar hasta la tráquea con una A Continuar Amorosamente entre la oscuridad del esófago Enrollarme de tus mucosidades con una P Y tras palabra, tras palabra, acabarte, devorarte. Carcomerte las palabras que te vayan fluyendo mientras te devoro estupefacto cuando te realizas completa en un poema de esos, que tienen las palabritas que te brindo, mientras te pellizco nuevamente la lengua con la R, de Romanticismo.

40


Relato de una Inseguridad. No te extrañe Que tu perfume se involucre en mis actividades No te extrañe Que involuntariamente te pinche el ombligo Como disimulando otra acción que no puedo realizar Como aparentando fingir demencia Ante mi deseo indeciso de besarte o abrazarte No te extrañe que me muerda los labios Que mastique en mi intimidad tu paladar Que te tenga sin tenerte Que te recuerde sin recordarte Que te relate una nana al despertarte imaginativamente Y vuelque mi mirada y la almohada permanezca como antes Inmóvil, intacta. No te extrañe que te sujete con fuerza Que te mire y reaccione vergonzosamente Que en un momento, en lo que menos te los esperas Te desvié de la realidad Y te tenga incrustada en mi mirada; te hable y te diga: “Hoy te extrañe mucho”

41


En uno. Mira mi niĂąa mimada Mi necedad maldita Mi momento notorio Mi necesidad motriz De ti.

42


En dos. Luna azul Luna de miel Luna caprichosa Luna oblicua Luna lechosa Luna desvergonzada Luna misteriosa Luna con encaje Luna infinita Luna nueva Luna llena Luna de callejón Luna imposible Luna Siempre Luna Luna de aquí Luna de allá Luna de todos Luna…

[Si te esta mirando, o no te mira

Pregúntale, que será de mi, si no te mira

Cuando yo te miro a ti, y ella no te mira Y si te mira, ¿Qué será de mí?]

43


En tres. Para tenerte Tenerte para recordarte Recordarte para tenerte ocasionalmente Ocasionalmente tenerte para recordarte Para recordar Tener para recordar Recordar para tener la ocasión La ocasión de tener para recordar Todo lo tuyo Tú y tú todo Ocasionalmente tenerte para recordar La ocasión de tener para recordar Tú y tú todo Todo lo tuyo

44


FilantropĂ­a Te seguirĂŠ amando, aun cuando ya no te ame, Y cuando ya no te ame. Te amare. Hasta que comience a amarte y la palabra amor, Comience a .escribirse.

45


CaracterĂ­stica. Todo te conmueve. Lagrimera, desdichada. Todo te conmueve. Morir, morir de todo.

46


Lascivo. Echar segunda mano Apretar el bot贸n de cambio. Dar segunda a tiempo y marcha, aniquilar los tiral铆neas de tu curso, aturdir las marejadas de tu trayecto. Interrumpir el probo y lejano beso que me asistes y me niegas cuando huyes y me calas en la tolvanera de tu olvido. Es casi mis贸gino mi momento, pero tan lento, y vac铆o.

47


Analista Antártico Norte. Quisiera poder desahogarme en tus mejillas Como tantas veces me sea posible Disgregarme en tus pómulos Encasillarme en tus nudillos Aferrarme a las glándulas minúsculas que conforman tu lengua

Experimentar tus sabores

Constituirme de las propiedades fisiológicas de tus caderas Atarme a tus huesitos Venderme para tus muslos Ser el protagónico político de la patria sin fronteras de tus almohadas acolchonaditas atravesar el componente oceánico de tu colchón de paja, y salvarte…

48


Felicidad conjugada.

No te conozco

Quisiera conocerte.

Entablarte. Entablarnos Clavarte Clavarnos, y asĂ­ permanecer atados, embarnizados en las aristas de tus codos, empalagarnos todo a todo, uno del otro, clavo a clavo. Absorberte. Absorbernos. Verterte. Verternos, desparramarnos y dejarnos caer, gotita a gotita en el borde de tus labios, dejar fluir el amor silvestre, endulzado. No te conozco

Quisiera disfrutarte.

Entablarte.

Entablar miradas, dialectos, palabras con la seda de tu alcoba.

Absorberte. Tenerte. Adorarte.

49


Memoria Antes de despertar sueño que te tengo dentro del pensamiento y despierto pensando sobre la realidad de mis sueños   Que te pienso y sueño a cada momento             incluso cuando duermo.

50


Celos típicos.

¿Para que pides que te busque? Si el te encontró primero, Yo me tarde, es cierto, Pues metí el pie donde no debía, Me atore. Me estanque entre tus miraditas de pronóstico clausurado, Me fui perdiendo poco a poco entre tus elogios mal entonados, Entre tus apodos bestiales; nombrecitos de enjambre con alusión a consagrarte como la proxeneta de gangas de un buen fin sugerido para enfermarme del dolor que te tuve que te tengo tiempo mas tarde de tratar de tolerarte tus faltas. Faltas aquí en tinta que inyecto para recordarte Faltas allá en momentos mágicos para soñarte Soñarte ya muy tarde, es cierto Ciertamente descuadra la ambición de retomarte No fluye la intensidad misma que tenia de retocarte Acabarte, seducirte, lamerte, exprimirte, estrujarte, fantasearte Desnudarte, morderte, penetrarte, chuparte, y concluye, termina y acaba en tu nueva faceta de menudos medios mentales melancólicos. Faltas, falsa, facciosa, fantoche, humana compulsiva de intriga acción que desconozco pues tu

51


mente se instala en un perigeo lejos más lejos que el recuerdo que te tuve y tengo ahora que termina en remontar la cuestión primordial: ¿Para que pides que te busque? Yo me tarde, es cierto Metí el pie donde no debía, allí, Bien profundo, en la alcantarilla de tu corazón:

52

Chafa, chiquito, chato.


Octaedro.

Es imperdonable como pasamos de lado de las cosas mas conmovedoras, como ser una nube en forma de cocodrilo desfigurado, un balcón invisible sobre la avenida mas transitada del consorcio falluquero, un letrero que a plena vista resalta borbotones rojos, pero que en el fondo, es un anuncio de venta de uniformes. Cosas así, siempre tan imperceptibles. Es increíble que solo el uno porciento de las personas lleguen a notar los extraños enigmas que se ubican en posición de acertijo. Solo el uno porciento. Ubicar el rostro de un sujeto enfurecido en las baldosas carcomidas de la plaza central, en el charquito ese, darle vida a un pavorreal de entre las fauces de aquel cocodrilo, monitorear a un anciano entre los algodones del cielo. Aunque, es mas increíble, darse cuenta de lo extraño del destino, de como los números aparecen de forma sorpresiva junto con una leyenda de quien te quiere, de quien esta tan cerca de ti, que aun no sabes su ubicación, si se haya entre el charquito de aquel sujeto enfurecido, si dialoga a todas horas con el anciano entre el astro cielo de una tarde prejuiciosa, o si posiblemente, esta donde menos te los esperas y te conviertes nuevamente, en el noventa y nueve porciento de las personas que no hayan nada.

53


Labores escolares obligatorias.

Las mejillas un poco abombadas, Los dientecitos enchuecados entre las mordías convexas de un antojo mexicano El cielo grisáceo desvanecido entre la ignorancia de nuestras palabras coquetas La risa jugando a la par con los comentarios situados entre la espera de si te vas

De si me voy.

Los ojos desviados ante la multitud corrugada por sus deberes La monotonía de los dedos postrados en el nerviosismo de si tocarte

De si tocarme

El cabello maltrecho por el clima ventoso El polvillo del día mezclado con la fragancia automovilística inevitable Tu cuerpecito diminuto viajero próximo a las tierras de quien sabe donde Tú mirada perdida entre las pláticas de si te vas

De si me voy

De si tocarte

Apegarme a tu despedida

De si regresaras

De si regresas

De si estarás

Y si estas;

Buenas tardes.

54


II

Artefactos, Objetos Múltiples para la Confrontación o de Contenido Exclusivo O léase: Cotidianas.


Tregua

Mira hagamos un trato; Tu te quedas del lado del colchón, el derecho por que es el que siempre te a gustado, te quedas allí quieta sin moverte, haciéndote la dormida esperando algo, mientras yo te tomo de los cabellos, te destapo ferozmente, te manipulo a mi antojo, te estrangulo en mis cienes de macho, y ya cuando te percates de que es amor; te giras, me tomas de los cabellos, me destapas la yugular con tus dientecitos, me manipulas a tu antojo, me estrangulas con tu lasciva lengua seductora, y ya cuando nos percatemos de que es amor; Nos giramos nuevamente cada quien por su lado, el izquierdo es el mío por que es el que mejor me queda en mi posición fetal, y esperamos a que alguien de los dos comience el juego nuevamente.

56


Mordiscos/Besos/Sin limitaciones.

Eres antojable para varias cosas; La primera para morderte, así de simple no añado alguna manera en especial para morderte, si por los labios, papilas gustativas o lengua entera, simplemente no lo se. La segunda para que seas tu quien me muerda, y como no, te manejas unos dientes perfectos, unos labios pequeños, sensuales pero tiernos que después de morderme, me impregnarías con ellos tu dulce baba perfumada que estoy seguro me ruborizaría el talón. La Tercera para besarnos, sin mordidas, sin enjambres dentífricos de por medio, sin baba, aunque es la que mas aparecerá pero hagamos de cuenta que no la notamos, notemos nuestros labios, sudando, agregando movimientos ondulantes con la lengua, rebabémonos los molares, hag�� ámonos los novatos, “besémonos” descontroladamente, de arriba a bajo, de cachete a cachete, borraré tu labial; déjalo en mis papilas gustativas, “besémonos” mordiéndonos los nervios, que mas da, “besémonos” en el sofá, en la taza del w.c. La Cuarta, para después de mordernos y besarnos, nos besemos y nos mordamos sin conocer realmente, como se muerde cuando se quiere.

57


Mecanismos.

Dividiendo los dedos, uno toma y sacude con naturalidad el punto que da energía al sistema, mientras el otro se aproxima, penetra y arranca a gritos seductores un pequeño espasmo de aliento húmedo, y acercándose el otro, se complementan y divisan el objetivo acercándose cada vez mas, añadiendo cada vez mas esos movimientos circulares, esos movimientos de arriba a bajo que corren y tropiezan provocando que la flama exaspere, y allá van, de dentro hacia afuera, evocando el llanto, interviniendo entre el néctar jugoso del cuerpo que recae entre los movimientos provocados por dos dedos, que salen y contemplan la curvatura del peñasco, el bultito que gime ante la zambullida sistemática de los dedos que se aproximan al peñasco paralelamente ubicado al costado, para dar paso al mecanismo que evoca círculos, rodea el bultito del monte, del peñasco, lo chupa y llena de baba, corre automáticamente a reanimar al anterior grano de café que revive y se pasma erecto ante la merienda del cual es participe y no le queda mas que el calor del motor, y es sacudido, es chupado, es lamido, es consecuente de su compañero que asiste a los nuevos experimentos de una herramienta que entra, que sale, que entra y sale tan firme y relativo a la confianza, y ambos mecanismos se mezclan, lloran juntos, se entre chocan mutuamente, se abren paso simultáneamente al calor del infierno en el cual se habitan, en el cual se encuentran por ese momento en que los dedos repiten la acción que anteriormente habían trazado, conociendo el sistema, recorren el contorno del área; sigilo extremo. Cansancio. Se abren, chocan con similitud, se aparentan similares, pero es una corta, baja, pequeña, otra grande, proporcionalmente mayor, pero entran, se rodean con ayuda de un calentador, se perciben los blancos diamantes, el aire expirado del mecanismo, se aprecia el suave líquido que busca su nivel, y se repiten las diversas acciones entre la corta y la grande hasta que se aproxima el momento fúnebre, en que uno de los cuerpos mecánicos cae finalizado el acto, seguido de su compañero, que aproxima los dedos ante el desmayo de quien le proporciono energía, y quedan simultáneamente apagados ante, lo que se puede decir, un abrazo.

58


Relato de un Sueño.

Allí estabas, recostada dulcemente sobre concreto firme, aturdida por algunos movimientos arrítmicos, confundida por el aire repentino que entraba sofocando tu garganta, tocando con cautela el dulce pecho descubierto que se entre abría a la par con mis manos, un poco exasperada al notarte descubierta por la rabia que se interponía entre mis dedos y mi lengua. Allí estaba tu pezón, tan diminuto y notablemente apenado por la tragedia de haberse inmutado ante mis mordiscos cautelosos, allí estaba tu ombligo; marca infinita del cariño maternal. Allí estaba tu sexo, los labios venenosos de la serenidad, del respeto propio, de la calma y la sutilidad al tocarte, menearte con movimientos circulares por mis dedos, penetrarte con una acción imprevista y seducirte al antojo de mis labios, indagarte la yugular con el musculo rasposo de mi lengua, encontrarte los sabores hasta en la parte mas profunda de tu estomago. Ahogarte con el líquido sangrado, de un amor consumado. Allí estabas, con camisa blanca hasta los codos, con la precisión que maneja una camisa para llegar al borde de tu sexo, allí estabas. Y desperté…

59


No se deje engañar. Cualquiera que sea el resultado, el propósito siempre fue el mismo, o por lo contrario. El propósito siempre es el resultado. O de alguna forma u otra.

Lo que sigue, es lo que continua. Usted esta adelantándose demasiado y aun no siente

nada. ¿Qué le espera de la vida si no espera nada? ¿Qué es esa nada que no espera? ¿Qué espera de la nada? La respuesta no es esa, ni será aquella otra que pensó después de la primera y así. La respuesta es la otra que continua cuando usted aun no siente nada del propósito que no se antepuso antes de comenzar a leer esto que ya tiene en sus manos o lo que sea.

Lo que continua es la investigación astral documentada de un sujeto que se vio obligado

a realizar dicha investigación, cuando la esquizofrenia comenzó a perder partido, y la mente ya no tiene personalidades propias si no seres extraños que supuestamente son de procedencia marciana.

Haga lo que quiera, que nadie le engañe.

No todo es lo que parece.

61


Comuni贸n


I

Fase mitol贸gica de la aparici贸n de seres imaginarios o de cosas raras, O l茅ase: Cuentos breves.


Los Hombres del Sur. Los hombres de la luna, siempre han tenido la esperanza de recobrar su sentido de orientaciĂłn; planean rellenar los meteoritos del norte con crema para pastelerĂ­a, y a las estrellas dotarlas de diversos lazos multicolores con el simple hecho de que en ellas se ubique el sur. Pobres, si tan solo tuvieran una brĂşjula.

64


Los Hombres del Norte. Los hombres de marte planean un ataque; recargan municiones en júpiter con malvaviscos expandibles y se agazapan de revólveres de chocolate amargo que surten de cartuchos de nuez de castilla y pasas deshidratadas. El ataque es erróneo. El norte de mercurio se ve afectado por gravísimo error; cuando las órdenes propiciaron la toma del norte de Saturno, cosa que para ellos el norte de Saturno es el sur de marte y esa blasfemia iba en contra de su constitución.

65


Los Hombres del Este. En mercurio el verano es insoportable. Se planea derrocar al presidente y expulsar al presidente electo por falta de fogatas, salchichones para asar, y repelente de mosquitos. Un nuevo presidente ofrece t茅 como calmante. La poblaci贸n encuentra al nuevo presidente sereno y pacifista.

66


Los Hombres del Oeste. En el oeste de venus las cosas no van bien; la ley que prohíbe que toda ley sea prohibida es un asunto grave. Los funcionarios políticos y senadores no dan crédito a esta ley, para ellos es algo inapelable e irrevocable. Pasados cincuenta años, a un sujeto le nace la idea de escribir en una servilleta lo siguiente: “Toda ley debe ser prohibida cuando se prohíba lo que por lógica no se puede prohibir”. El país entero es notificado con dicho documento mal documentado. Los funcionarios y todo aquel que sabe de política entran en comunión de junta obligatoria. Al cabo de dos semanas, entra en vigor la ley de comer panecitos y bizcochitos en todo momento. Lo cual es justo para todos sin duda alguna. Todo es alegría.

67


Los Hombres de Allá. En Plutón se haya una familia un tanto peculiar; no soportan las maneras mas indiscretas del sarcasmo, por lo cual han decidido ofrecer sus cuerpos en un bazar de tercera para que con ellos se trabaje y modifique la costumbre de bacilar entre diálogos mientras se ofrece el sarcasmo en las platicas de café que se dan cada que se den. Es eso, o disimular.

68


Los Hombres de Mas Allá. En el mismo centro del parque, dos hombres lloran desconsolados. Uno ha perdido su dignidad, cosa que le llevo a buscarla por todas partes. El segundo, llora pues no es capaz de recordar donde dejo su sentido de búsqueda, su olfato para encontrar lo que sea, incluso una dignidad que se anda por allí. Por allá y por acá.

69


Las Mujeres de Venus. Se sabe que las mujeres son las más cuerdas. Por eso, administran un centro psiquiátrico donde recientemente dos hombres fueron ingresados. En la carta de uno se detallaba su repentina e incierta locura por la dignidad humana. El segundo, por sus alucinaciones descabelladas y sus constantes platicas con un tal “Homes”. Las mujeres ordenan descanso.

70


Habitantes.

Se ha dado a conocer que ciertos habitantes de algún lugar, son alérgicos a algo, por lo que ordenan medicación de eso y reposo inmediato por cierto tiempo. Los no alérgicos, bailan y cantan agradecidos de no padecer de eso que es obvio.

71


Trabajo diario.

Es sabido por todos que cuando un globo no flota, tiende a caer, rebotar tres veces, y explotar. Por eso los globeros examinan los globos a vender antes de ofrecerlos a algĂşn infante. El globo que flota es puesto a la venta. El que no, es llevado a juicio. Se le ordena flotar en un lapso de veinticuatro horas, si logra flotar es puesto a la venta. El que no flote, es llevado al parque, exhibido a todo pĂşblico, donde se le ordena rebotar tres veces y explotar. En tres meses, han aumentado las vacantes para ayudante de cementerio.

72


Buenos modales.

En Marte, los modales son una prioridad. Abrirle la puerta a la señora, darle el asiento a la señora, ofrecerle el paraguas a la señora, ayudar con la despensa a la señora, cruzar la calle junto con la señora, atender a la señora. En marte, se ordena el encarcelamiento de la señora, por abuzo de autoridad.

73


Época de Lluvia.

En Saturno llueve como no llueve en algún otro lugar. El viento crispa, las gotas resuenan, los relámpagos ondean, las nubes regordetas emigran de aquí para allá, la oscuridad enmudece. Cuando llueve en Saturno, las flores cantan y los perros lloran.

74


Fase para destruir Marte.

En Marte todo sigue estando mal. La constitución comienza a perder estilo y lógica, por lo cual, varios hombres ordenan la destrucción de Marte. Se comienza por los campos de alfalfa que son rociados de manera brutal con petróleo bruto, dejando en mal estado los cultivos y los pobres ancianos mueren por que lo han perdido todo. Incluso el ocio por trabajar. Se continúa por los mares, que son rellenados de pasta italiana, salsa de tomate, y un poco de vino tinto, haciendo que cada animal acuático se alimente con dichas sustancias, que al cabo de tres días, mueren por indigestión y ahogadas algunas otras por los pedacitos de pasta que se quedan impregnadas en las diminutas gargantas de los pobres pececitos. Al llegar a la tercer semana de haber comenzado con el plan, las familias se despiden se abochornan dentro del congelador de sus refrigeradores y poco a poco, cada familiar va muriendo dentro de la despensa enfriada, entre las leguminosas, entre los quesos. Marte ya no es lo de antes.

75


Tome lo que Guste.

Un habitante de la Luna, toma lo que le gusta de una tienda departamental. Lo lleva a la caja para hacer su pago, y al segundo día regresa con eso que antes le había atraído, lo arroja a la cara del gerente y hace la siguiente queja: -¡Usted cree que soy tonto!, esto es mas de lo que quería, mucho mas de lo que puedo tener. En la Luna, cada comprador es designado a comprar lo que cree que le pueda gustar, sin gustarle demasiado, con la intención de evitar lo sucedido.

76


Pinta, pinta.

Pinta increíble, un lindo paisaje, con algunos cardos, unas llamaradas al oeste, unas nubes rojas de pasión, una blusa desteñida colgando del perchero de alguien que no se sabe quien es, pinta increíblemente, una estrella mordisqueada, un pavorreal machacado por un oso pardo, un paisaje lindo, un sol postrado sobre el llanto de todos. Lindo paisaje.

77


Modelo perfecto para Soñar.

La casa de alguien es el objeto indicado para llevar el sueño a que se relaje. No solo es la casa de alguien, si no es la casa indicada entonces, el sueño comienza y corre haciendo ruidos burdos sobre las baldosas que ronronean alegremente al paso de las palomas que continúan su vuelo mediante las luces de la nueva noche que se sitúa sobre la casa indicada. El sueño es el modelo perfecto para soñar. ¡Que buen sueño aquel! La gente de Mercurio es la gente con el mejor sueño posible.

78


II

Fase de leyendas, notas, recados o palabras que no te dan mucho que decir.

O l茅ase:

Comuni贸n.


Comunión.

Vista panorámica espectacular de los seres humanos y de todo lo que les rodea; o eso se platica.

Los gatos son un afrodisiaco que no me atrevo a tocar. En ciertas ocasiones las putas dejan escapar un gasecito y rápidamente suelen exprimir una billetera con la misma arrogancia. Las manos son un mecanismo propenso a sufrir un colapso nervioso. La crueldad sobrepasa los límites de la abstinencia. Cuando uno se atienda a despegar y volar, los sueños saben mejor. Honestidad brutal. El divorcio sin recuerdos favorece las cuestiones de amor. Las maquinas de copiado son tan prepotentes, que tienden a formar parte de un circulo vicioso. Familiar Agorafóbico. Anatomía déspota que incurre a posar desnuda. Amor por docena y trozos de todo son todo un ciclo de vida. Síndrome de personalidades múltiples o bipolaridad cardiaca afecta a una de cada tres teclas de computador. Teclado organico. Existe un manchón que consiente de vivir apegado a mí, se manifiesta con derecho a usar el mingitorio cuando sabe perfectamente de mis erecciones a largo plazo. Sublime, es el peor término para subliminar. Lo es. Las causas de muerte aun se desconocen pero se sabe que el suicido, estuvo relacionado en el caso.

80


Acción, de poner en marcha su anacrónico y geométrico cuerpo a las sustancias del verbo y sus vocablos. Sus pies ya no reaccionan, su mente los destruye milimétricamente para no dejar rastro alguno, Los bálsamos lloran, y el pie de atleta se contagia. Sabios consejos, experiencia adquirida, diccionario inerte, y propuestas de una vida mejor sin política. Rocoso, intimidado. Así yacen los nudillos de mármol cuando son sumergidos al club de la muerte. Existo cuando menos se lo esperan. Ocasionalmente soy un ser amorfo un tanto metiche, un tanto divino y espiritual. El sexo y la religión no combinan. El agua y el aceite metamorfosean en una increíble duda. Llorar, llorar es la más estúpida ambición que pueden figurarse los hombres de lata. Viva la adiv Catastrófico, resulta ser que un examen de orina colapsa en un agujero negro y por ende, jamás podrá demostrar su veredicto. Existe una persona cruel, que desea que en la víspera de año nuevo, las nubes nos otorguen huevos y salchichones frescos. Los vampiros son ermitaños, lo prensil me asquea, la electricidad en un impuesto que suelo olvidar a la luz de la luna. Parque solidaridad, interior ecuestre, esquina vertiginosa, frente a bodegas ámbar. Solida. Existe una fecha en que la muerte suele tomar asiento en un banquillo de plaza, se alimenta de pronósticos y predilecciones millonarias, y observa cómo hacen el trabajo por ella. Comunión de suicidios hoy en día son aceptables para la muerte que toma vacaciones pagadas. Los letargos causan una visión fantástica sobre el sueño perfecto. La trivialidad es una función muy complicada. La vida y la muerte son problemas que nunca acaban, y no se puede explicar su porque. El primer recuerdo que presenta un muerto, es el haber aceptado en vida que posiblemente a los muertos no les gusta recordar.

81


III

Fase extraña de leyendas de ciertos seres o de mente didáctica situada en algún lugar

O léase:

Relatos de quienes.


Formada Fantasía Momentánea

Y así, un niño se imaginaba la posible reacción biología que tendría aquella semilla de limón que despistadamente se tragó, y que posteriormente intento extraer de su feroz y devoradora garganta dándose de golpecitos en el pecho, pero esta ya permanecía en calma en alguna parte de su estómago, tal vez, crecería del tamaño de un granito de arroz y posiblemente comenzaría a florear y reproducir frutos tan diminutos que las amibas estarían satisfechas con el dulce manjar que por error les fue proporcionado. O quizás, cuando llegue el momento, la raíz se desprende de su envoltura y comenzara a escarbar por debajo de su ombligo desprendiendo la piel de este perforando todo el estómago provocándole un dolor insoportable para después observar cómo es que aquella raíz diminuta comienza por momentos a penetrar el techo de la habitación llegando a estar a la par de la antena de televisión provocando así que dos palomas, cuatro pichones, y cincuenta y dos pájaros ordinarios se posen en este; las aves simplemente perdían su vista por los alrededores casualmente para contemplar como los vecinos llaman urgentemente a los bomberos, algunas ambulancias y tal vez una que otra patrulla de policía que estos posteriormente, darían aviso a las televisoras locales, y así pasaran un informe de último momento en el canal de noticias interrumpiendo la tan agraciada y vistosa Telenovela del momento, dejando un gran asombro en sus padres que miraban el televisor a una distancia no mayor a los 55.32 centímetros, y que al observar detalladamente y pasados cinco minutos, pudieron darse cuenta que ese, era el techo de su casa, su antena recién comprada, aunque claro las palomas y pichones de siempre que son difíciles de recordar, y con mayor importancia pudieron observar que el número de ventanas correspondía al mismo número de ventanas que ellos tenían – (4). También del tan vistoso rosa pasión que daba color a la fachada, y con mayor importancia aun, la habitación de su hijo, donde el pasó más de cinco minutos llamando a gritos a sus padres, los cuales, estaban ocupados en el aparatito ese viendo la telenovela, cuando los vecinos se paseaban por las calles alegremente, las aves revolotean sin darle mayor importancia a alguien, los bomberos en lo suyo al igual que unos cuantos policías en sus patrullas, la chica de las noticias nocturnas comienza a dar a los televidentes los primeros informes del día, y un pequeño

83


niño se sirve un poco de agua de limón, pudiendo observar que al momento de ingerir el agrio líquido, alcanzaría a notar como rápidamente una pequeña semilla era absorbida por su sed común y así, comienza a fluir la imaginación de un niño.

84


Dictamen/Alicia Abecedario.

Tenía el diccionario, intercalando páginas, observando significados diferentes pero sobre todo las palabras, que se le entraban despiadadamente por las pupilas remarcándole más conceptos, significados diferentes pero sobre todo las palabras, que eran de un mar de inventos dispuestos y puestos a disposición del hombre para proporcionar definiciones que se asemejan a la realidad en la que se sumergía Alicia de vez en cuando. Y continuaba leyendo y sobre todo, continuaba con esa manía de llevarse el índice a la lengua para remojarlo levemente, para poder cambiar las páginas; tremenda y fetichista manía que adquirió de su abuela, su madre y claro, toda aquella persona que disfrutaba de intercambiar las páginas de una revista, un libro de ciencias, o un recetario. El índice remojado toca suavemente la esquina inferior derecha de aquel conglomerado de páginas; paginas que Alicia figuraba infinitas al desplegar de lado a lado las hojas de aquel diccionario, donde yacen las traducciones de esas palabras. Palabras hilarantes, irreconocibles, insuficientes, injustas. Pues sí, para Alicia le parecían injustas pues le eran como un torbellino de vocablos atacando a mansalva su diminuto sub consiente, mientras se sujetaba a defenderse alterando el torbellino para poder escribir libremente, pero no solo escribir por escribir, más bien escribir para desquitar su odio, ese rencor que sentía por el mundo dejando caer lentamente el bolígrafo sobre el cuadernillo comenzando a garabatear sus sentimientos en forma de palabras conjugadas en primera persona, o en segunda pero daba igual, escribía para liberarse, consumirse en un mar de calma, recayendo en su colchón simplemente para escribir y cuando era el momento, se adentraba en el diccionario para abrir más su mente, expandirla, para alterar sus jerga coloquial obstaculizada hasta cierto punto. Repentinamente se encontraba establecida en la letra e es escu escupir, escupir le llamaba, escupir le recordaba el modo en que la gente escupía, escupir al ejercitarse, al laborar tareas físicamente agresivas como ejercitándose aún más, escupir después de atragantarse con el agua mezclada con cloro, y orín de aquella agua de piscina rentada, escupir por intuición por

85


antojo por el simple hecho de escupir uno o dos, tal vez tres escupitajos, escupir de frente, de lado, diagonalmente sin importarle a nadie, que de hecho no importa y jamás importara, y mucho menos si se hace tan bruscamente que la yugular resopla enérgicamente imitando la mascada motora de una vaca, o si se escupe solamente una simple gotita o un borbotón, una cascada o un mar de irrespetuosidad donde por ocasiones se llegan a cruzar aquellas sustancias pegajosas segregadas por la nariz, y el escupitajo en ese momento cambia de significado, pero no importa , lo que importa es Alicia, y su diccionario sin rumbo ni orden, donde gramilla no es un lugar que Alicia frecuentaba comúnmente pero sabía que estaba presente, sabe Dios donde pero estaba, ahora hematíe henchir hilar horda se apegaban al block de notas de Alicia; notas que Alicia consideraba curiosas intrigantes llenas coagulosas hiladas y a la vuelta la i de golpe la l la p ahora la s donde sexo es la urbe de la duda, de lo desconocido, de lo inhabitado, lo prohibido, lo difícilmente palpable por su edad; edad que la volvía loca descontrolada lela vindicadora agresiva donde su único refugio era escribir lo que sentía, y cuando precisaba escribir de más, volcaba la mirada al diccionario para pedirle palabras prestadas, y si, para escribir un poema posiblemente de alguien que escupe al corazón de un amor, al de una persona infeliz; persona que posiblemente por mero morbo podría llamarse Lucia Fernanda.

86


Destino Familiar.

¿Para que tienes padres amigo mío, para que? Mira, de alguna forma u otra siempre terminaran queriéndote tanto como en aquella primera ocasión en la que comenzaron a quererte, ese momento tan deslumbrante en la que te observaron salir del vientre y tu madre exhalo su ultimo pujido y fue un pujido realmente hermoso, y tu padre no hizo otra, mas que romper los mosaicos finísimos de la sala de parto por su encuentro tan desagradable con la sangre, cosa que aun les ha dejado en pleito y no han podido dar tregua, ¿Para que realmente tienes padres?, no habrás notado ya que siempre te interponen reglas y despiadadas normas de conducta para que las cumplas neciamente y sin querer cumplirlas, para así poder disfrutar de quien dice “libertad promiscua sin papi fase uno”. No habrás hecho ya tu cama, de modo en que la pules, le colocas finamente las sabanas sin arrugas a las esquinas y las almohadas dejarlas colocadas simétricamente para que estas queden exactamente a la cabeza de la cama ni tan a la derecha, ni tan a la izquierda. No habrás hecho ya las compras de brócoli, berenjenas, pollo fresco para que tu madre tan cansada te otorgue por tan buen gesto, simplemente una hora a salir con tus amigos. ¿Realmente no te parece que en forma actúan como dictadores, y en algunas ocasiones les pareces encontrar alguna similitud con el domador de leones? Pues si, realmente no los comprendo, teniendo ellos que ocuparse de los gastos de impuestos, el pago de la hipoteca, las tarjetas bancarias, el pago de la señal por cable, aun vengan y se coloquen firmemente al pie de tu puerta y con ordenes de sargento recién ascendido, te den la peor noticia de todas, estas castigado no sales ni a mirar el sol por cuatro años, dos meses y tres días con veintidós minutos, aunque en realidad son dos días pero ese es el tiempo que presiente uno cuando es castigado. Mira, has lo que yo. Yo, los tengo enjaulados a los miserables, los he atado de la yugular y cuando me hablan se colocan tan sumisos que lo único que hacen es pedirme un tazón de leche o algún otro alimento para que tengan un poquito de comida en sus vientres de dos pulgadas, y no creas que no se entretienen, a ellos, desde que me cuentan que se conocieron, lo primero que hacían era jugar al sudoku para maestros, y después las damas chinas para saciar su sed de juego, cosa que ya no les faltara nunca por que eso es lo que les acompaña en sus tardes cuando yo salgo al trabajo.

87


Y si, yo trabajo un poco para despuĂŠs salir con mis amigos, aunque en realidad no disfruto mucho al estar con ellos ya que el dinero que dispongo en ocasiones no rinde como para beber hasta tarde, y para ser francos ese dinero ya esta en una lĂ­nea de apartado para poder pagar la hipoteca, hacer algunas compras cortas de berenjenas, brĂłcoli y alguna pieza de pollo fresco, pagar las tarjetas bancarias, la seĂąal por cable.

88


Informe sobre una Noticia.

Es natural; Es común que alguien que recibe una noticia de improviso se mortifique por dicha noticia, no se tendrá conciencia obviamente si pudiese ser un informe sumamente grave o de una simple noticia sin chiste ni lógica. A esta persona por consecuente se le llenará el rostro de una incredulidad sorpresiva junto con un espasmo de sufrimiento repentino, pero claro, todo dependiendo siempre de la gravedad de la noticia. Pérez que es un hombre sano y de pronósticos reservados es informado por su conyugue que esta ésta en cinta con la posibilidad de que al pasar seis meses mas, esta pudiese dar vida a una princesa que será a sus veinticuatro años una posible doctora que dependerá, eso si, de su padre en todo momento, y por todo momento se incluyen gastos alimenticios, de estudio, de hospedaje, etc. El marido no tiene más remedio que resignarse. Un Amigo desconsolado y sumamente agobiado por el ambiente mortuorio que le rodea, es informado que su mejor amigo a muerto a causa de un terrible problema cardiovascular derivado de tres whiskies a las rocas, y una cajetilla de cigarros. El amigo queda anonadado, al cabo de un año este muere por problemas de la salud derivados de sus adicciones a las apuestas. O eso es lo que informan. Dos tipos se encuentran jugando a las cartas, uno se ve precisado a asesinar a su compañero de juego debido a que este en su mano, se encontraban cartas sin sentido y sin ninguna importancia que en su momento no hubiesen servido de nada ante la mano adversaria que contenía una flor imperial; es preferible este acto por dicho mal jugador, que andar corriendo a casa, preparar la maleta y la esposa para entregarla como falla en un juego que este pensaba ganado sin problema alguno. La noticia es alarmante para los contertulios que se ven jugando a la misma hora, en otro juego y con otras manos en diversos lugares.

89


Prefacio sobre una nota al mediodía.

Canto canciones al alba mientras pinto mi morada de azul celeste; es una mañana como ninguna, pasan unas caderas suculentas, los ruidos de los camiones van pisando mis tonadas en tarareo, las brochas se consumen en su uso, el repartidor pronostica un buen día. Hoy es un día melómano, se anuncian el aleteo de las aves de plaga, los pararrayos de amianto contemplan en su cúspide, los saludos y los buenos gestos otorgan el tempo adecuado a la tonada en proceso. Y comienza la rutina; nombre adecuado a la sinfonía.

90


Marzo.

Mira que te miro, y me conmuevo. Como no conmoverme si de tanto mirar la foto me crispa el nervio óptico. Tienes motivos para quedarme allí, bien pegado a la foto. ¿Te imaginas que yo me quede de por vida pegado a algo que te representa, que no eres tu directamente si no algo físicamente parecido a ti, bueno donde apareces, por que en realidad no eres tu sino tu imagen, y que yo me quede allí para siempre, bien pegado mejilla con mejilla?, algo melancólico vieja. Siempre mirando la foto y nunca tenerte, ni siquiera poder hablar contigo a como lo hacíamos antes, ahora me dirijo solo a la foto y no me contesta pregunta alguna, estas allí, mirando pa’ arriba directamente al cielo, anonadada, como esperando a que el cielo te tomase de los brazos y te lleve a la gloria, al infinito. Mira que recuerdo que aquí te iba mal, que siempre los problemas, y el barullo que se armaba cuando te acortaban los viáticos, se incrementaban los gastos y tú dale que no tenías trabajo, pero soportando la desgracia estabas. Que desgracias ni que ocho cuartos, dos semanas fueron las que te conmovieron al punto de querer trabajar como secretaria particular de un sujeto gordo que se veía que el pantalón le sofocaba la panza y este sujete y sujete su pañuelo para limpiarse el sudor a todas horas, y tu de regreso en casa te mirabas sorprendida, o bueno eso aparentabas. Pero que ibas a hacer tu como secretaria te decías, si tu eres artista gritaba enérgico, recuerdo las risas que pegamos al imaginarte allí bien arreglada con tu faldita azul y el café aquí y el café haya, que recuerdos de mi artista. Recuerdo que dos pinturas llenaron de expectativa y suma alegría a tres disque críticos provenientes de la Republica de Argentina, que dichos reconocimientos y halagos te valieron la beca en Buenos Aires, pero no querías dejarme, que payasada decían ellos, haya te encontrás a otro mejor, uno que no este tan manso y que tenga la pinta de querer ser tu modelo de lienzo, no como ese macanudo que tiene las piernas como palos, y ellos con el acento argentino que te incitaban a dejarme por tu carrera, y te quedaste, fíjate que no se si en realidad lo hiciste por amor, o por que en ese momento no te gustaba Buenos Aires, pero dos años después nos fuimos por que tus pinturas te valieron la estadía en un museo reconocido, que la verdad no recuerdo el nombre, pero si la foto. Te la tome gusto cuando mirabas al cielo porque creías que las aves podrían darte un susto de esos que siempre indignan a quienes reciben su alegre desgracia ya sea, en el borde del hombro o en el pantalón, pero donde sea siempre es repulsivo. Pero en la foto, ya

91


mirándola detalladamente, pareces que te imaginas algo, que te preocupa algo. ¿Te preocupaba algo?, siempre me lo decías todo. Que no dejes la ropa allí, que no te andes en fiestas, ni me traigas amigos ebrios a la sala, para eso los voludos tienen sus viejas, que los soporten ellas, y tu dale que dale a regañarme, la cosa no es esa, tu me decías tan seria. Lo hago por que es mi hogar, acá tenés tú vieja que te soporta a ti, no a los macanas ni a sus irrespetuosas formas de pedirme más tabaco y cerveza, siempre tan rigorosa, y perfumada cuando me regañabas, era lindo. Fíjate que viendo la foto, me acorde que después de tomártela, te tropesas con una nena y le tiras el helado, que cosa. La nena llora y tú la consolabas, le comprabas otro helado, le llenaste de globos y múltiples regalos que te sirvieron para que la madre te perdonara y no llamara a los estupefactos policías que te vigilaban seriamente por que te consideraban pieza peligrosa. Que cosas tan ilógicas decías, que solo a ti te pasaban esas in-ocurrencias cotidianas. Y nunca los hijos, cuando hablamos de tener un nene, te pusiste toda blanca y la boca se te seco tanto que hubo que consolarte y mimarte para que te olvidaras de todo. Nunca quisiste. ¿Por qué?, ahora yo acá tan solo y triste, recordándote en fotos. En una apareces como trillada por que el aire te movía las greñas y no podías controlar tu falda que dejaba ver tu interior tan pintoresco ante los amigos. Que flipadas. En otra esta tan llena de alegría porque desempacaste tus libros y ninguno de ellos se hizo daño. Esta y otras de cuando llegábamos a la Argentina., muchas cenando con los amigos, pero demasiadas de nuestros tiempos libre. Que cosa cuando escalábamos y llevábamos la merienda hasta la cima y de allí que nos quedamos como cinco horas, come y dialogue, de la vida y de otros temas. A ti siempre te gusto la pintura, la fotografía la adorabas. Ahora revisando todo, en ninguna aparezco yo sonriéndote o como pidiendo que tu me acompañes en la fotografía, tú en demasiadas, te miro modelando tan coquetamente, pero en ninguna yo. Espero que desde arriba me mires como ahora yo lo hago cuando te miro y te miro en fotos conmoviéndome y preguntándome si podrá ser posible quedarme pegado a tu mejilla fotostática para antes de ir a verte, y quedarnos pegados, en un lienzo eternamente, sobre una de las tantas nubes que pintaste en Marzo.

92


Otras aventuras por Realizar.

Una ves que un globo llego al techo, una parte de ella sabia que no podía ser posible, que le tendría que haber sujetado con todas sus fuerzas porque de no hacerlo pasaría lo que ahora a pasado, que el globo este en el techo. Es obvio que no le dio la importancia necesaria a sus dedos, a la palma en la anteriormente apoyaba el cordel del globo y sus dedos. Toma un banco, sube sobre de este, extiende sus manos lo mas alto posible, y sabe que no es posible. Que mínimo para poder volver a alcanzarle precisaría de otro artefacto, más centímetros para llegar al techo, o mínimo al cordel del globo que se deja caer del brazo del globo y se balancea con sus veinte centímetros en caída libre. Que valiente es el cordel piensa ella, que ella hasta esa altura estaría envuelta en un mar de llanto y que nada ni nadie le harían subir hasta dicha altura; altura que ve infinita, donde allá se mira el globo tan solitario y pacifico, pobre, pobre globo pensaba ella. Baja del banco, toma dos libros, y sube como puede; baja pues aun no ha llegado. Toma la mesita de sus muñecas (para eso debió pedirle permiso a Helena y Mecha, sus muñecas de trapo que sin objeción conceden la mesa para la necesitada niña), arrastra la mesa, toma el banco y con todas sus fuerzas lo sube a la mesa, sube posterior mente a la mesa junto con los libros, sube despacio pero cuidadosamente sobre el banco con los libros previamente puestos y sabe que ya le tiene. El globo esta a salvo, pensaba ella besando tibiamente al globo en lo que pudiese ser la frente, le pide disculpas y sale al patio. Una ves que un globo llego a donde debió de haber llegado, una parte de ella sabia que no podía ser posible, que ahora no bastaría una mesa, un banco y unos libros de pasta dura para poder subir y alcanzar al globo allá en lo alto, allá donde se supone que debe de estar el globo. Tuerce su cuellito, extiende la mirada hacia lo alto, da una despedida a quien sabe que con su mano tan infantil y sabe que es inútil. Se despide nuevamente pensando en que el globo tiene otras aventuras por realizar, en que el cordel es muy valiente y en ella misma que no llora pero esta envuelta en suma alegría. Adiós globo, adiós.

93


Eventualmente, usted ya habrá caído en la cuenta de que esto es eso que no es posible de entender con la primera leída que se da.

Entonces, la recaída del comienzo habrá significado lo mismo. Y no hay recaída si no una caída en picada, un azote demasiado pueril a lo que constituye un texto que usted lector estoy del todo seguro no pudo entender a la primera. Por eso la caída. Ahora la recaída verdadera. Haga como investigador y crítico de primera. Ahora el abotagamiento de sentir que su trabajo como filosofo contemporáneo no ha fluido del todo bien, pues cabe mencionar que usted no es propenso a criticar algo que no se puede criticar, no tiene en su poder el lujo ese tan bonito de despotricar la calidad de algún texto concentrado en la vida de algunos seres marcianos o los poemas de un sujeto enamorado de esas compañeritas de linda faldita que se andan por allí en los pasajes vertiginosos y demacrados de los colegios. Da igual. Alguno dirá que no es filósofo y que no pretende solapar los textos ya antes leídos. Haga como más le convenga. Un poema es escrito cuando se tiene la iniciativa de escribir algo que no se pueda expresar y es allí cuando aparece una prosa, un párrafo sin sentido, un verso libre, libre de verso. Un cuento es escrito por la mera y estupefacta idea de escribir algo que es más proyectado, mas dedicado que un poema, no solo un cuento, puede que dos, o tres. En fin. Haga como más le convenga.

94


Corolario


I Palabras sueltas, de cuando eso. O lĂŠase: Palabras con eso.


Tema para pensar todo un día.

Llegue a imaginar que ella no era solo ella, si no lo que ella y yo habíamos estando buscando desde hace un tiempo. Que ella y yo nos encontráramos justo, justo en el límite de nuestros deseos. Yo sabia que no era solo ella, si no que ella era algo mas de lo que yo pude esperar de ella cuando la conocí. Cuando la conocí ella era lo mejor de ella, eso que yo sabia que era pero fue en cierta forma mejor cuando ella se acerco y pude notar su aroma, su fragancia tan mejorada a como yo pude esperar de ella. Ella en cierto punto es lo mejor de ella, ella es ella cuando se sabe que es ella porque es ella cuando ya se ha encontrado. No solo por los senos cortos, o por la melena desparramada brutalmente sobre sus hombros, si no ella. Ella en su forma y fisionomía, es ella en su forma mejorada. Y allá va Ella, con su melancolía tan mejorada a como yo le había soñado, todo eso de Ella, incluso el llanto, los mocos colgándole de la nariz respingada, todo es ella. Ahora que se que es Ella, nos cruzamos con frecuencia y nos preguntamos si es en realidad Ella y si Yo soy eso que Ella busca y de igual forma para mi. Y Ahora, nos arriesgamos.

97


Día para pensar todo un tema.

Es la proyección de eso. Eso es la mera proyección de aquello. Es como si algo se entre pusiera entre lo otro y zas, el golpe en la cabeza. Nunca se había estado del todo seguro sobre si aquello estaría del todo bien seguro sobre lo otro. Por lo cual, al cabo de tres cafés y dos pequeños bizcochitos – puede aplicarse aquí un consumo de ocio, el zas se repite apantallando a las señoras en las mesas continuas y allá va, zas, pum… Es inconfundible, es un grave error. El grado de vergüenza ya había reventado los termómetros que median con exactitud la súbita acción de ese plaf que sucumbía, y nuevamente pam, zas… golpes repetidos. Es el error de esos. Esos son un error de eso. Es pragmático. La caída era casi segura. Era seguro. Las palabras comenzaban a suscitar eh indagar en un futuro casi pronosticado. Ambulancias, doctores, un corte aquí un corte allá, y zas, sin pierna, sin brazo. Veinte mil pesos de gastos médicos. Todavía les queda un cacho, le sostienen las piernitas por así decirlo, le amenazan y plaf, allá va, un zas, repetidos los pam, un chirriante sonidito en las mesas que se habían salvado tres días antes, y ahora nada cero se acabo finito. Es un torpe. Torpe es. Si tan solo se sujetara, si sujetara tan solo. Zas. Y así, muchas veces. Veces más de esas. Zas.

98


Pensar en un tema todo el día.

Sentir. Eso si es sentir. Quien lo diría. Ya esta dicho. Dicho ya esta. Eso si es sentir a pulmón el suave y fresco aire de este día tan lindo, de este gran mes, de este grandioso año. Sentir. Eso si es sentir. Quien lo diría. Ya esta dicho. Dicho esta. La cosa es esa. Esa es la cosa. Sentir. Eso es sentir. Quien lo diría. Ya esta dicho. Dicho esta. La cosa es esa. Esa es la cosa. La cosa es esa. Dicho esta. Ya esta dicho. Quien lo diría. Eso es sentir. Sentir. Se sabe que dos sabios saben que saber de más es saber menos que antes de que ahora se sepa que se sabe entonces más de sus propios sabios conocimientos.

99


Un día pensar en todo el tema.

Fachada una es ya dignidad la agregarle, y moda de esta no ya alma el vender, tiempos estos en que, sabe se. Sujeto el decía, alma gran una y dignidad Una. dignidad su vender, alma su vender no de días de largos de después- atractivo encuentra esfuerzo y coraje gran con alma su vende que sujeto un, día Un. semana la de días los conoce se cuando, así y miércoles de sigue que lo es que, jueves fue Ayer.

100


En un tema todo el día pensar.

Amor, amor mio te siento tan perdida. ¿Dónde te ubico en este panorama tan diverso? ¿Con que coordenadas puedo rastrearte? ¿Dónde te escondes? Te esfumaste entre tantos y tantos mapas Dejaste en mí el enigma de tu nuevo paradero De tu nueva patria sin constituciones ni continentes ¿Dónde señalo en mi perdida tu paradero? Me involucro en las conspiraciones campiranas De retomar tu búsqueda entre los frutales Buscarte… Entre los sembradíos de sorgo y trigo, y no. Entre las cálidas llanuras del oeste, entre las selvas de mi perdición, y no. Destrozarme, acabarme con tu olor tan desvanecido de aquellas sabanas Sabanas tan marchitas por la clara falta que provocas Acabar… Delirar, atribuirme a la locura, al dolor de extrañarte Apuntar en dirección correcta hacia el suicidio Destrozarme, acabarme. Amor, amor mio te siento tan perdida.

101


Te Tire (Nueva forma de llamar Ocio)

Me marean los gases gástricos expulsados agresivamente de mi estomago, la garganta crece severamente similar a un tumor casi explotando chorros de baba verde después de confirmar que efectivamente te tire. Te tire en vértigo al consuelo de mis deseos, al capricho de mi placer que se entusiasma al verte reprimida y tan macerada de desechos corporales en el cesto de basura, casi muerta y toxica en el recuadro tan oloroso y putrefacto de un cajón fúnebre que confirma que efectivamente te tire

102


Como la Noche de una Libélula

Evadirnos entre vientos que exaltan su deseo de interrumpir nuestras fantasías por insectos y polvo de otoño progresando entre frías noches, remarcándonos el miedo a seguir soñando en una eternidad nunca pronosticada. (No)

11 / 11 / 2009

103


Fácil. Primero hay que aprender a leer; Cosa Fácil Es: La mente ayuda si se pide ser Se entiende y se mantiene si se pide es Se equivoca, se contradice si redactarlo cosa es Luego hay que aprender a escribir; Cosa fácil es: El cerebro guía

Si no se puede mantener de pie

Y se rinde si no se fuerza aprender poder

Ahora, un libro tendrás, Cosa fácil Es: De hojas y enseñanzas es, En un minuto de historia es Una vida un párrafo lo puede tener Entiéndase como se quiera ver; Pues vaya cosa: Un poema de conjuros puedes tener

Una gardenia o un tucán en un rosal puedes ver ¡Ah! Esto es lo difícil; Que lo fácil fuera cierto Y lo cierto fácil de entender ¿Qué es Fácil? * 26 / 01 / 2010

104


Tronaba Humpty Dumpty Desde su alto muro; Más cayose un día, ¡Y sufrió un gran apuro! Ni Todos los caballos del Rey, Ni Todos los hombres del Rey, ¡Ya nunca más pudieron A Humpty Dumpty sobre su alto muro Tronando ponerle otra ves!...

106


Índice

Cotidianas .............................................................................. 4

Comunión ..............................................................................

Corolario

108

62

............................................................................... 95


Gerardo Nuñez Guadarrama

Otorgo al individuo que se atreva a leerme, la fácil tarea de anexarme una historia, una trayectoria no lenta, ni deseosamente hilarante a como yo pude construirla, atribúyame entonces sin remordimiento una vida con sentido, pero pido al mismo que en ningún momento piense en otorgarme una vida sin ética ni moral mucho menos, sin historia. ***

Escritor de corta trayectoria, ha desarrollado dos poemarios inéditos bajo su propio ingenio y sello editorial, el primero de ellos; “Tristezamor” finalizado a mediados del año 2009. El segundo, “Como NO viajar al País de las Maravillas” publicado a comienzos del año 2010. Hoy día, es director de la revista literaria “Espantapájaros”, donde se desarrollan intervenciones callejeras, lectura de poesía, y presentación de la misma.



Cofradía de Contextos.