Page 1

Allegrovivace Hernรกn Dรกvila Hernรกndez Luthier Website: www.allegrovivace.cl e-mail: taller@allegrovivace.cl Direcciรณn: Monjitas 879 dpto. 1206 Santiago fono: 09-9402475


Hernรกn Dรกvila Hernรกndez Luthier

Website: www.allegrovivace.cl e-mail: taller@allegrovivace.cl Direcciรณn: Monjitas 879 dpto. 1206 Santiago fono: 09-9402475


Introducción

Un poco de historia De pronto descubrí la necesidad de acercarme a la música, pero luego supe que no sería mi fuerte, siempre quise cantar pero no resultó, ¡ ni siquiera en la ducha...! , hasta que un día escuché por primera vez el hermoso y cautivador sonido de un solo de violín. ¡Eureka...! -me dije- pero, inmediatamente tomé conciencia que no tocaría jamás como Paganini, el problema estaba en el instrumento que tenía en mis manos (mi primer intento amorfo e ingenuo de lo que podría haber sido algo parecido a un violín). Recuerdo que recorté una fotografía muy pequeña de una revista, y sin tener la más mínima idea, hice mi primer violincito con tres cuerdas de nylon de pesca y además entrastadura... increíble. Empecinado por imitar aquel sonido mágico que quedó grabado en mi mente, comencé a investigar hasta que después de varios intentos llega a mis manos un auténtico instrumento, un violín de fábrica con todas sus piezas. Entonces me convertiría en un destripador en busca del gran secreto que hasta el día de hoy persigo afanosamente. Hacia el año 1994, conozco a Walter Kirschfink, quien me da la oportunidad de iniciarme profesionalmente en la luthería, invitándome a participar en su empresa. Comienzo mi aprendizaje con el maestro argentino Gustavo Acosta y posteriormente con el luthier Pedro López Seco, quien me da las primeras instrucciones en materia de retoque de barnices. Luego llegaría desde Alemania Bäerbel Bellinhausen con quien tomo mi primer curso de construcción y algunos meses después Tobías Hepp, también alemán a quien le debo gran parte de mis conocimientos de las técnicas de restauración. Algunos años más tarde tengo la gran oportunidad de trabajar en uno de los talleres más prestigiosos del mundo, rodeado de Estradivarius, Guarneri y Amati. Un paraíso para un luthier latinoamericano. Me refiero al taller del maestro Hieronimus Köstler, en la ciudad de Stuttgart, Alemania. Es aquí donde más que aprender técnicas, adquiero una filosofía de trabajo, un concepto que mis profesores ya me habían inculcado. Todo el respeto hacia los maestros de antaño, quienes nos legaron sus obras.

Allegro Vivace Sin duda el nombre de mi taller obedece a una emoción, la alegría de lograr una meta, ya sea esta la recuperación de un viejo instrumento dañado por los años o el logro de un buen ejemplar de concierto que permite a un instrumentista transmitir variadas sensaciones. Por otro lado la coincidencia de las abreviaciones de Vi. para violín, Va. para viola y Ce. para cello que usáramos en la empresa donde comencé mi carrera, son el complemento perfecto para formar el nombre de un taller que nace más que como un negocio, como un refugio para los músicos cuerdistas. Hacia mediados del año 2001, comienza a funcionar el taller de luthería enfocado a los músicos profesionales sin dejar de lado a quienes están comenzando, pero que buscan llegar a un nivel destacado dentro del ambiente musical. En una primera etapa solamente con finas restauraciones y reparaciones menores y posteriormente con la construcción de instrumentos de primer nivel para músicos exigentes. Allegrovivace ofrece un servicio integral al instrumentista para sacar el máximo provecho a sus instrumentos. Hernán Dávila Hernández


Mi filosofía

Respetando tradiciones Un concepto heredado de mis maestros, quienes me instaron a mantener la tradición centenaria de la luthería clásica, respetando la obra de otros constructores al restaurar un instrumento, como también el estilo en la construcción, en los barnices, etc. Al restaurar, debemos tener presente que tenemos instrumentos muy antiguos, a veces con unos cientos de años, en donde barniz y madera prácticamente son uno solo. La misión del luthier en este caso es sólo corregir las imperfecciones sin tocar en lo posible la madera o el barniz original y cuando es estrictamente necesario podemos remplazar alguna pieza sustituyendo con alguna madera muy antigua de similares características la parte afectada. Nada de pegamentos modernos como los cianocrilatos y la cola fría entre otros, se usan en este oficio, solo la antigua y efectiva cola de origen animal, que al ser soluble en agua, permite a otro luthier revertir el trabajo, si así lo considera necesario. Diversas técnicas en la actualidad permiten prolongar la vida útil de los instrumentos; tal vez, por otros cien años… Al construir, nos inspiramos en la época de oro de la luthería, imitando los modelos de los grandes maestros italianos del siglo XVIII como son: Antonio Estradivarius, Nicolo Amati, Giuseppe Guarneri, por citar algunos. Con este concepto podemos construir instrumentos inspirados en la vieja escuela, pero adaptados a las exigencias de nuestros tiempos, como también, a manera de homenaje, podemos hacer sendas réplicas de algún famoso instrumento…


Mi taller

Clínica de urgencias y pabellón de operaciones Desde colocar una simple cuerda a un violín hasta la más compleja restauración de un violoncello del 1700 engullido por las termitas han pasado por mi taller. La dedicación y el esmero es el mismo. Siempre se prioriza a la parte artística por sobre la comercial. El amor por la luthería y por la música, son el secreto para desarrollar una labor de responsabilidad con inspiración y entusiasmo, además, la investigación, la experimentación y el desarrollo de nuevas técnicas permiten mejorar los estándares día a día. En esta clínica quedan fuera las amputaciones pues siempre habrá una prótesis adecuada para los enfermos…


Mis Restauraciones

Leña de cientos de años Muchos instrumentos son considerados inservibles por la cantidad de roturas y deformaciones que estos presentan y, sin embargo, muchas veces son o alguna vez fueron hermosas piezas de luthería de importantes maestros de antaño. A pesar de esto algunos luthieres se refieren peyorativamente a estos como leña para la chimenea… Actualmente existen técnicas que permiten la recuperación prácticamente total de magníficos ejemplares como por ejemplo los moldes de yeso dental, los injertos o transplantes de madera original (madera del mismo instrumento), etc. y técnicas de retoque de barniz, en donde se utilizan pigmentos que son resistentes a la luz y poseen excelente permanencia en el tiempo.

Más información Un completo informe de todos los trabajos realizados en el taller de luthería se pueden ver en el website: www.allegrovivace.cl. Aquí encontrará además interesante información de luthería, como cursos de construcción y restauración de instrumentos de cuerda.


Algunos Ejemplos El antes y el después Un ejemplo que se repite con frecuencia. Al abrir un antiguo instrumento es muy normal encontrarse con el trabajo de uno o varios luthieres que aportaron al mantenimiento de la pieza, algunos excelentes maestros y otros verdaderos carniceros, pero en fin la idea no es descalificar a los colegas sino que mejorar en lo posible lo existente. Para obtener un resultado verdaderamente satisfactorio, personalmente prefiero partir desde cero, sólo de esta manera puedo dar una garantía absoluta al trabajo que por norma general demora mucho más de lo que el instrumentista imagina, llegando a veces a demorar el trabajo varios meses, inclusive años si así lo justifica el “pedigrí” del instrumento como es el caso de famosos italianos.

Las imágenes de arriba muestran los estados de la restauración de un violoncello francés de 1730. Este trabajo demoró alrededor de cinco meses. Se hizo un trabajo completo que comprendía algunos metros de rajaduras en la tapa y fajas, parche de pecho en la tapa del instrumento para recuperar la madera faltante y corregir la curvatura, cambio de barra armónica, doblaje de borde, reemplazo de algunos tacos y muchos injertos de madera del mismo instrumento. Actualmente este instrumento viaja por el mundo en manos de su dueño, quien lo usa para sus conciertos dadas sus excelentes cualidades acústicas.


Rogerius 1694 ( Etiquetado )

Un desafío interesante Se dice que un instrumento con rajadura de alma es un muerto en vida, un zombie. La rajadura fue intervenida con toda una suerte de pegamentos y rellenos que lo único que consiguieron fue abrir más esta herida que puede compararse con un cáncer.

Las etapas del proceso La primera imagen muestra el estado original de la rotura, la segunda muestra un injerto de madera obtenido del mismo instrumento y la tercera muestra el resultado con unas manos de retoque antes del acabado final.


Carlo Antonio Testore 1759

Restaurar para un museo o para un músico. En ocasiones es difícil saber a ciencia cierta cual será el resultado de una restauración compleja cuando a simple vista se ve un daño profundo con maderas resecas y cuarteadas por los años además de termitas que hacen un festín con este tipo de instrumentos, pero en fin, la pieza es muy interesante, se trata de un violoncello de 1756 construido por Carlo Antonio Testore. Luego de varias semanas limpiando y desarmando el instrumento pude darme cuenta de la real magnitud del daño. En mis manos tenía partes y piezas delicadas como una galleta de soda, un verdadero rompecabezas. Para estabilizar el instrumento fue necesario hacer varios moldes de yeso y de aluminio para comenzar a reforzar las piezas…


Un año de trabajo Con un plan de trabajo organizado en etapas se completo la total recuperación del instrumento. El primer mes se utilizó para la limpieza de las partes, los tres meses restantes se usaron solamente para reconstruir las fajas del instrumento, las que estaban seriamente carcomidas por las termitas en la zona de los tacos especialmente. Luego otros tres meses para reconstruir el fondo con un parche de alma, un doblaje en el botón y una serie de injertos. Técnicamente, la tapa fue, tal vez, levemente más fácil de recuperar en comparación a las fajas. Aquí se realizaron sendos parches bajo la cadena y bajo la zona del alma, una barra armónica nueva y un doblaje de borde completo. Como siguiente etapa vino la recuperación del mango donde se hizo tarugos de viruta e injertos y para finalizar el armado, retoque final y el montaje correspondiente.

Manjar para las termitas Definitivamente a las termitas no gustan del barniz por lo que carcomen la madera bajo este pasando inadvertidas hasta que el daño es irreversible.


Restauración de un mango

Un poco magia Hacer desaparecer las uniones es difícil, pero cuando se trabaja con ingenio y mucha paciencia se pueden lograr resultados verdaderamente sorprendentes como en este caso. Se trata de un mango de violonchelo al que anteriormente se le aplicaron sendos parches a los costados del clavijero con una madera no correspondiente. En la ejecución de este proyecto se aplicó la madera correcta parchando a media madera para dar firmeza al clavijero y posteriormente se retocó con barniz de similares características al original y abracadabra… Las fotografías hablan por si solas.


Mis Instrumentos

Construir un instrumento De pronto descubrí la necesidad de acercarme a la música, pero luego supe que no sería mi fuerte, siempre quise cantar pero no resultó, ¡ ni siquiera en la ducha...! , hasta que un día escuche por primera vez el hermoso y cautivador sonido de un solo de violín. ¡Eureka...! me dije; pero, inmediatamente tomé conciencia que no tocaría jamás como Paganini, el problema estaba en el instrumento que tenía en mis manos (mi primer intento amorfo e ingenuo de lo que podría haber sido algo parecido a un violín). Recuerdo que recorte una fotografía muy pequeña de una revista, y sin tener la más mínima idea, hice mi primer violincito con tres cuerdas de nylon de pesca y además entrastadura... increíble! He cumplido mi sueño y tengo a mí haber muchos instrumentos construidos: violines, violas, cellos y contrabajos, todos ellos de buena calidad de sonido y bonita factura.

En busca del sonido mágico … Desde la primera vez que escuché un violín, he perseguido incansablemente ese sonido mágico que me cautivó, creo que fue un Stradivarius. Día a día investigo, hago mis análisis y saco mis conclusiones acercándome al objetivo. Creo que la vara es alta pero no inalcanzable…

Inspirado por los grandes maestros La oportunidad de ver instrumentos originales como Stradivarius, guarneris, amatis, entre muchos italianos importantes, me ha permitido tener un concepto claro con respeto al diseño y al estilo de antaño pero con las exigencias requeridas en nuestro tiempo. Potencia y proyección pero con capacidad de ser agresivo y dulce acorde a los requerimientos del músico.


Interesante también resulta crear un instrumento que luce como del 1700, me refiero a una copia, pero que es nuevo, sin rajaduras, sin problemas, pero agradable a la vista. Algo que inspira a muchos. Tal vez no puedan tener un Guarneri original pero pueden tener uno que se ve y suena igual por un valor muchísimo menor.

Violín modelo Stradivarius 1703

Inspirado en Antonio Estradivarius Después de probar diversos modelos he llegado a la conclusión que este diseño reúne el concepto de universalidad necesario, puesto que es un formato pequeño, cómodo para la ejecución tanto para varón como para damas, además considero que es uno de los modelos más bellos creados por Antonio Stradivarius. Este modelo está inspirado en el violín conocido como “Sleeping Beauty” de 1703.


Curriculum Vitae

ANTECEDENTES ACADEMICOS

Nombre:

Hernán Dávila Hernández

R.U.T:

9.538.013-1

Estado Civil:

Casado

Nacionalidad:

Chileno

Fecha de Nac.

20 de junio de 1963

Dirección:

Monjitas 879 dpto. 1206 Santiago de Chile

Fono:

056-99402475

E-mail:

taller@allegrovivace.cl

Website:

www.allegrovivace.cl

ANTECEDENTES ACADEMICOS

Enseñanza Básica Completa Enseñanza Media Completa

Liceo Comercial A-7 Iquique (Titulo – Agente de Ventas)

Enseñanza Superior:

2do. Año de Ingeniería Comercial - Universidad Arturo Prat Chacón

CURSOS

1994

Curso de Luthería Básico (Maestro Gustavo Acosta -Argentina)

1994

Curso de Retoque de Barniz (Maesto Pedro López Seco -Argentina)

1994 – 1995

Curso de Restauración ( Tobias Hepp – Alemania)

1994 – 1995

Curso de Construcción (Bäerbell Bellinhauser – Alemania)

1999

Curso de Alta Restauración ( Hierónimus Köstler – Alemania)

ANTECEDENTES LABORALES


1994 - 2001

Luthier ( Iviolini Ltda. - Chile)

1995 -

Luthier (Iviolini Ltda. Argentina)

1999 -

Luthier (Taller del Maestro Hierónimus Köeestler - Alemania)

2005

Luthier (Fundación de Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela)

2001 – a la fecha

Luthier ( Taller Independiente )

REFERENCIAS

CELLISTAS William Molina

Cellista, Director de Academia de Violonchelo de Venezuela

Enrique Maltz

Cellista, Orquesta Filarmónica de Israel

Celso López

Cellista, concertino Orquesta Sinfónica de Chile

Juan Goic

Cellista Orquesta Sinfónica de Chile

VIOLINISTAS Rafael Angán Villalobos

Violinista Orquesta Sinfónica de Chile

Hernán Muñoz

Violinista

Francisco Rojas

Violinista Orquesta Filarmónica de Santiago

Mauricio Vega

Violinista Orquesta Filarmónica de Santiago

Fernando Ansaldi

Violinista

Hugo Arias Tenorio

Violinista, concertino - Perú

Dennis Kolovof

Violinista, concertino - Chile

Alberto Dourte

Violinista, concertino Orquesta Sinfónica de Chile

VIOLISTAS Luis José Recart

Violista, Profesor Universidad Mayor

Claudio Gutierrez

Violista, Orquesta Sinfónica de Chile

OTROS Walter Kirshfink

Iviolini Ltda. Chile Dueño de la empresa

José Contreras

Profesor de violín, violoncello y oboe Colegio Excelcior

René Valenzuela

Coleccionista de instrumentos

Rudy Vera San Martín

Luthier

Mateo Calvo

Luthier


Allegrovivace  

Allegrovivace, la filosofia de mi taller de lutheria. Muestra un poco de todos los servicios realizados en Allegrovivace