Page 1

Maridar sabores distintos Marco de Martino, para Revista Pulso.cl – Marzo 2013

Soy un fanático gastronómico y un entusiasta cocinero. Una de mis pasiones es probar sabores extranjeros y encontrar el vino que los complemente a la perfección, el maridaje infalible. Algunas cocinas típicas pueden representar un desafío, puesto que se basan en ingredientes muy disímiles de los que acostumbramos, lo que nos obliga a repensar nuestros “paradigmas”. Para no equivocarse en la elección del vino ante este escenario, les dejo algunos tips que los guíen en la tarea.

Cuando la cocina es muy picante, me la juego por dos opciones distintas, pero igualmente satisfactorias. Por un lado, el Carmenere va perfecto con la comida picante, debido a su cuerpo voluptuoso y notas a especias. Por otro lado, los vinos blancos de alta acidez - e incluso un dejo de dulzor – también son un excelente complemento al picor.

Recomiendo el Riesling o un Moscatel (si es que logran encontrarlo). A falta de los anteriores, una buena opción es el clásico Sauvignon Blanc costero, pero no uno con un componente herbáceo muy marcado, sino que con más volumen en boca.

Para los sabores agridulces lo más seguro es optar por los blancos y entre ellos, un Chardonnay de calidad. Ideal si proviene de un valle costero y si es de Limarí, ¡tanto mejor! El Chardonnay de Limarí cuenta con la gran virtud de tener un cuerpo resistente gracias a su excelente acidez, capaz de permanecer impoluto hasta con una comida alta en grasas. A esto se suman las características notas minerales de la zona, resultando en un “hit gastronómico”.

Para la cocina con mucha fritura, vuelvo a recomendar el Sauvignon Blanc. El maridaje resulta perfecto debido a la esbeltez, fruta y severa acidez de algunos de sus ejemplares, logrando contrapesar las frituras de manera muy balanceada.

Cuando la comida es muy especiada, EL vino para maridar es el Gewurztraminer, que es precisamente un jugo de especias y flores. Un clásico para comidas exóticas, especialmente las del sudeste asiático. A falta de este vino - ya que no abunda en el mercado – se puede elegir un rico Viognier. Sus notas cítricas, de damasco y flores blancas, en combinación con su cuerpo generoso, hacen un muy buen dúo con esta paleta de sabores.

Finalmente, quiero recalcar que los “todo-terreno gastronómicos”, al menos entre las cepas blancas, son el Chardonnay de calidad y el Riesling. Ellos funcionan con gran variedad de comidas y acentos culinarios (a excepción de las carnes rojas).

Maridar Sabores Distintos  

Para comidas picantes, un Carmenere. Comidas especiadas un Gewurztraminer. Marco de Martino, para Revista Pulso.cl – Marzo 2013

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you