Issuu on Google+

7 Soluciones de Futuro

"Israel tiene falta de agua, Chile no. El problema no es la escasez, sino el almacenamiento y la eficiencia", dice enfático Antonio Walker, presidente de Fedefruta. Tiene razón. Según datos catastrados por organismos nacionales como la SNA, la Comisión Nacional de Riego, CNR, y el Minagri, el país pierde alrededor del 84% del agua que recibe en el período de lluvias. Y, como las condiciones climáticas cambiaron y cada año cae menos agua y la nieve se derrite más rápido, el país -privados y sector público-, requiere tomar medidas para que las actividades económicas sigan existiendo, e incluso para asegurar el recurso para las personas. Y alternativas hay, algunas ya trabajándose y otras a las que hay que prestar más atención. 1. IMPULSAR EMBALSES 2.0 Chile necesita más embalses superficiales. Se habla de que tiene un atraso en esto de 40 años. Por ello, el Gobierno impulsó un plan nacional orientado hacia el 2020. Pero sigue habiendo cojeras. En regiones como Valparaíso, altamente agrícola, hace 10 años se viene trabajando en el proyecto Los Aromos, que tendría una capacidad de 60 millones de m3, y permitiría solucionar el 80% del déficit de la zona; pero avanza lento. "Muchos están parados porque las autoridades ven sólo el negocio, y no variables como el impacto social y de empleo", explica Antonio Walker de Fedefruta. Construir uno, toma cerca de 15 años, porque hay que evaluar que la zona donde se instale sea la más adecuada, no sólo por la cantidad y superficie de beneficiados, sino porque provoque el menor impacto ambiental posible; eso muchas veces genera resistencias. 2. JUNTAS DE VIGILANCIA SUBTERRÁNEAS Mucho se ha hablado de la importancia de los acuíferos o piscinas naturales subterráneas donde se acumula agua. En California y Australia son tan populares como un embalse superficial, y en Chile se están empezando a evaluar.


"Estamos impulsando la recarga de acuíferos porque representan múltiples beneficios para los agricultores. El costo de infiltrar es de $30 a $60 el metro cúbico contra $1.000 de metro cúbico del agua embalsada en forma superficial", explica el ministro Luis Mayol. Pero tenerlos no es suficiente si no existen juntas de vigilancia para acuíferos. Algo se está pensando en desarrollar en la V Región. "Planeamos hacer una asociación de aguas subterráneas, algo que existe en otros países pero que aquí hasta ahora no había sido necesario de implementar", explica Francisco Vial, seremi de Agricultura de Valparaíso. También es clave que las organizaciones de administración estén capacitadas. 3. MONITOREO Y CONTROL DE FORMA REMOTA Hoy sólo el 10% de los embalses está monitoreado con sensores. Lo demás se verifica de forma artesanal. Pero la escasez ya no permite confiar en la intuición. Es necesario saber a ciencia cierta de cuánta agua se dispone. En Chile ya hay sistemas de sensores intraprediales, conocidos como la telemetría, que permite el control inalámbrico de la humedad de suelos, de los canales, y de la nieve en la alta cordillera, y arroja los datos en línea. "Pones en internet tu usuario y contraseña, como un correo electrónico, y ves la información y envías órdenes, por ejemplo para regar", explica Guillermo Valenzuela, de la empresa Wisecon. Algo ha hecho el Gobierno al lanzar concursos específico para fondos en telemetría, pero el tema debiera masificarse. Poner sensores es 10% más barato que instalar un sistema de riego por goteo. 4. TECNIFICACIÓN:INFRAESTRUCTURA Y CALIDAD Se vuelve prioritaria la masificación de la tecnificación del riego. La agricultura de precisión, el riego tecnificado, pero también fórmulas como los goteros antidrenantes -que se cierran automáticamente cuando disminuye la presión hidráulica-, la fertirrigación, acidificación, y la quemigación -sistemas que permiten insertar en el riego por aspersión, minerales a la tierra y los cultivos-, entre otras opciones, son alternativas que debieran instalarse en los campos ya. "Hay mucho que todavía se riega por tendido o surco, y ahí la eficiencia del agua es de 40%. Con riego por goteo, la eficiencia sube a 95%. Con otras tecnologías la ganancia es mayor", explica Walker. Otra tecnología top, son las compuertas automáticas. Mediante un dispositivo se podría controlar de forma remota para abrir y cerrar un paso. "En Elqui, abren compuertas de forma automática y saben cuántos metros cúbicos pasa por cada compuerta. En Aconcagua, hay zonas donde ni siquiera existían las compuertas. Aquí hay tecnología y tiene que incorporarse masivamente para que el uso sea más eficiente", dice Felipe Martin. También ya se está midiendo la calidad para evaluar elementos como el PH y la conductividad del agua. "Estamos viendo sondas multiespectrales de calidad de agua, por ejemplo a una minera aguas arriba, para evaluar cómo viene para riego", explica Valenzuela. Además, resulta clave mirar afuera y observar con atención alternativas como el trasvasije de aguas de una cuenca a otra, como lo hacen en Colorado, Estados Unidos, o la modelación de la evapotranspiración con


satélites -desarrollado en el laboratorio de hidrología y sensoramiento remoto del ARS en Beltsville, Maryland-. "Estamos atrasados respecto a países como Australia y España que tienen lo mismo que nosotros pero masificado, pero avanzados comparados con México, Perú y Argentina; incluso respecto a EE.UU.", dice Guillermo Valenzuela. 5. BOMBARDEO DE NUBES El Minagri está analizando la pronta implementación en las regiones de Atacama, Coquimbo y Valparaíso. "Si por lo menos logramos un 10% de precipitación adicional, estamos recuperando el doble de lo invertido", dice Mayol. Pero para concretarlo se requiere tener nubes activas -es decir con agua-. Y si bien se podría conseguir más agua, es clave estar preparados para poder guardarla y que no se vaya directo al mar. 6. AGUA Y ENERGÍAS RENOVABLES Construir minicentrales de paso que permitan inyectar energías verdes al SIC y generar agua para riego son otras alternativas. En O'Higgins, Maule y el Biobío se vienen impulsando proyectos en esa línea. Según cifras de la CNR, Chile tendría potencial de general 860 MW a través de minicentrales, en al menos 290 puntos del país. 7. IMITAR LA RUTA DEL AGUA DE CALIFORNIA En California el agua recorre hasta 1.500 km, sin perder ni un litro de agua, transportando un millón 300 mil m3 al año. En Chile hay planes de emular la experiencia a través del proyecto Carretera Hídrica. La idea sería abastecer el norte a través de una tubería submarina. "Los estudios estiman en 2.500 millones de dólares el costo de inversión, con un precio del metro cúbico de 0,49 centavos de dólares", explica Mayol. Habrá que ver que pasa. "El Gobierno tiene que dejar encaminada, así como se habla de red energética, una red de agua", remata Walker.


7 Soluciones para evitar perdida de Agua a Nivel Nacional y Enfrentar la Sequia 2012