Page 1

Para bebés

Para bebés

Para bebés

Para bebés

Guía para la lactania materna El proceso de la Dentición

Tu bebé a los tres meses La nueva Familia 1

Para bebés

Para bebés

Para bebés

Para bebés


2


El Procesos de la Dentición

Hacer más fácil la dentición La iguiene de los dientes de los bebés

I N D I C E

Guía para la lastancia materna Beber Liquidos Alimentación

Tu bebé a los tres meses Desarrollo físico Habilidades Alimentación

La nueva familia

La espera del primer hijo La llegada de un hijo une a la pareja (o no)

Directorio Directora General/Editora responsable Lourdes Alicia Aguirre Encinas

Diseño Editorial

Lourdes Alicia Aguirre Encinas

Departamento de Ventas Lourdes Alicia Aguirre Encinas

Fotografía

Lourdes Alicia Aguirre Encinas

3


El proceso de la dentición La dentición puede comenzar a partir de los 3 meses y continuar hasta que el niño(a) cumpla los tres años.

En algunos casos poco frecuentes, los niños nacen con uno o dos dientes o producen un diente durante las primeras semanas de vida. Salvo que estos dientes interfieran con la alimentación o estén demasiado sueltos como para que el bebé pueda tragarlos, generalmente no es una causa de preocupación.

Cuando su hijo tenga entre 4 y 7 meses de edad, usted podrá notar que sus primeros dientes ya dan signos de querer abrirse paso a través de las encías. Los primeros dientes en aparecer generalmente son los dos dientes frontales inferiores, también conocidos como los incisivos frontales inferiores. Después de 4 u 8 semanas, les suceden los cuatro dientes frontales superiores (incisivos frontales y laterales superiores). Aproximadamente un mes después, aparecerán los incisivos laterales inferiores (los dientes a los costados de los dientes frontales inferiores). Los dientes que salen a continuación son los primeros molares (las muelas al final de la boca que utilizamos para masticar la comida), y luego finalmente los colmillos (los dientes puntiagudos en la mandíbula superior). La mayoría de los niños tienen sus 20 dientes de leche (los primeros dientes que aparecen) al cumplir su tercer año.

Cuando a los niños les comienzan a salir los primeros dientes, probablemente babearán más y empezarán a querer morder las cosas. Mientras que en algunos niños la salida de los dientes no es un proceso doloroso, otros pueden experimentar breves períodos de irritabilidad, y algunos se mostrarán irritados durante varias semanas, con episodios de llanto y patrones de sueño y de alimentación irregulares. La dentición puede ser incómoda, pero si su bebé se muestra muy irritable, consúltelo con su pediatra.

4

Aunque las encías sensibles e hinchadas pueden provocar un pequeño aumento de la temperatura del bebé, normalmente la salida de los dientes no ocasiona fiebre alta ni diarrea.


Si su bebé tiene fiebre durante la dentición, puede que se deba a otro motivo y es mejor que se ponga en contacto con su pediatra. Hacer más fácil la dentición A continuación detallamos algunos consejos que deberá tener en cuenta cuando a su bebé le estén saliendo los dientes: - Limpie regularmente la cara de su bebé con un pañito suave para quitarle el exceso de babas y evitar que se le irrite la piel.

La higiene de los dientes de los bebés El cuidado diario dental del bebé debe comenzar antes de la salida de su primer diente. Limpie las encías de su bebé diariamente con una gasa o pañito limpio y húmedo, o cepíllelas muy suavemente con un cepillo de dientes suave para bebé y agua (¡sin dentífrico!). Tan pronto como los primeros dientes aparezcan, cepíllelos con agua.

- Dé a su bebé algo que pueda morder. Asegúrese de que sea lo suficientemente grande para que no se ahogue al querer tragarlo, y que tampoco pueda romperse en pequeños fragmentos. Un paño húmedo que haya estado en el refrigerador durante 30 minutos puede ser algo muy útil cuando los dientes están saliendo; asegúrese de lavarlo cada vez después de que el bebé lo utilice. Los aros de goma que se venden para ayudar a los niños con la dentición también son buenos, pero evite los que contengan líquido en el interior, porque podrían romperse o perder líquido de alguna manera. Si su bebé utiliza uno de estos aros, asegúrese de sacarlo del refrigerador antes de que se endurezca demasiado. Seguro que no desea causar más daño en las encías de su bebé, ¡ya suficientemente hinchadas!

Utilizar dentífrico en los dientes de su bebé está bien una vez que su niño(a) haya crecido lo suficiente como para escupir el dentífrico al lavarse los dientes, lo que ocurre generalmente alrededor de los 3 años de edad. Escoja un dentífrico con flúor y utilice solamente una pequeña cantidad (del tamaño de un guisante) o incluso menos en los niños más pequeños. No deje que su niño(a) se trague la pasta de dientes o que la tome directamente del tubo, porque una sobredosis de flúor puede ser peligrosa para los niños.

- Frote las encías de su bebé con un dedo limpio. - Nunca ate al cuello de su bebé un aro para la dentición, ya que podría quedar atrapado en algún objeto y estrangular a su bebé. - Si su bebé parece irritable, el acetaminofeno (paracetamol) puede ayudarle, pero siempre consulte primero con su pediatra. Nunca ponga una aspirina sobre los dientes de su bebé, ni le frote las encías con alcohol.

5

Otro consejo importante para prevenir las caries dentales: no deje que su bebé se quede dormido con un biberón. La leche o el jugo pueden permanecer en su boca y provocarle caries y placa dental. La Asociación Dental Americana (The American Dental Association) recomienda que los niños visiten a un dentista desde el primer año de edad, cuando ya les han salido de 6 a 8 dientes.


GUÍA ALIMENTARIA DIARIA PARA LA LACTANCIA MATERNA En general, las mujeres lactantes deben consumir una dieta bien balanceada y variada. Tomar suplementos vitamínicos y minerales no es un sustituto para la sana alimentación.

6


Consuma cantidades generosas de frutas y verduras, panes y cereales integrales, productos lácteos ricos en calcio y alimentos ricos en proteína (tales como carnes, pescados y legumbres). Asegúrese de estar obteniendo la cantidad adecuada de calorías.

BEBER LÍQUIDOS Las madres lactantes necesitan un consumo adecuado de líquidos para mantenerse hidratadas. La mayoría de los expertos recomienda tomar suficiente líquido para calmar la sed. Ocho porciones de 236 ml (8 onzas) o 1,800 ml (64 onzas) de líquidos tales como agua, leche, jugo o sopa es una buena meta.

- Leche, yogur y queso: ingerir por lo menos cuatro porciones. - Carnes, aves, pescados, legumbres secas, huevos y nueces: ingerir por lo menos tres porciones. - Verduras: ingerir por lo menos de tres a cinco porciones. - Frutas: ingerir de dos a cuatro porciones (escoger dos alimentos ricos en vitamina C y en ácido fólico y un alimento rico en vitamina A). - Pan, cereal, arroz y pasta: ingerir alrededor de seis a once porciones. Grasas, aceites y dulces: sin restricciones.

7

ALIMENTOS Las madres lactantes pueden ingerir sin problema cualquier tipo de alimento que les guste. Algunos alimentos le pueden dar sabor a la leche materna, pero los bebés casi nunca reaccionan ante esto. Si su bebé está inquieto después de que usted consume cierto alimento o condimento, trate de evitar consumir dicho alimento por un tiempo y luego vuélvalo a consumir más tarde para ver si es un problema. Es posible que algunos alimentos altamente alergenos (fresas y maní) puedan pasar a la leche materna, lo que incrementa el riesgo de una alergia alimentaria posterior en el bebé. Si esto es preocupante, hable de estas alergias con el pediatra.


Tu beb tres m

A los 3 meses tu bebé te reconoce perfectamente y Poco a poco va adquiriendo más fuerza, duerme má y mejor. ¿Quieres conocer sus principales avances desarrollo s Desarrollo físico Paulatinamente, tu bebé va adquiriendo más fuerza en su cuello y puede levantar la cabeza durante algunos minutos; se va haciendo menos “frágil”. Su perímetro craneal ha ido creciendo y a los 3 meses mide unos 40 cm.

Habilidades Ya se ha familiarizado con su propio cuerpo, mirando y moviendo sus dedos. Es su primera lección de causa y efecto. Posee un repertorio de respuestas para ti: te sonríe, mueve la boca cuando le hablas, asiente, da pequeños chillidos, aúlla y lanza besitos. Incluso puede tirarte del pelo y tocarte la cara si te acercas mucho. Para ayudarle a conocer su cuerpo, muéstrale sus dedos para que los estudie. Contéstale con respuestas teatrales y grandes aspavientos. Recompensa sus intentos de comunicarse contigo con abrazos, besos y exclamaciones de satisfacción.

Además, estás de enhorabuena, ya que el bebé comienza a dormir toda la noche, puede que se despierte una vez algún día, pero en líneas generales te contamos que ¡al fin podrás descansar! Desafortunadamente, para algunos padres esta etapa se extiende hasta los 6 meses y el bebé seguirá despertándose, aunque siempre dormirá como mínimo 6 horas. Su oído se ha refinado mucho debido al desarrollo de su cerebro y por esta razón esta etapa es ideal para comenzar a leerle.

Empieza a descubrir sus manos, las mantiene abiertas y las mira. Sujetará un sonajero que le pongas en la mano unos cuantos segundos.

8


bé a los meses

y además ha formado un vínculo muy fuerte contigo. ás tiempo sin despertarse y te permite descansar más en este mes? ¿Sabes cómo estimularle para que su sea mayor? Piensa un poco más en ti Ahora que el bebé ya está más crecido, es hora de que empieces a ser un poco más egoísta y pienses en tu salud y, por qué no, en tu belleza. Si sigues dando de mamar a tu hijo, es muy importante que continúes con una alimentación adecuada, que beneficiará no sólo al niño, sino también a tu recuperación.

Alimentación Las tomas se van espaciando poco a poco y van disminuyendo. Ahora hace unas 5 tomas de pecho de 150-180 ml de leche. También es recomendable que le des un zumo de frutas (sólo de naranja). De los 3 a los 4 meses de edad, la mayoría de los bebés alimentados con fórmula dejan la comida de media noche.

También es bueno que dejes algún ratito al niño con su padre u otro familiar y dediques tiempo a relajarte, salir con tus amigas, ir de compras o a la peluquería. Es muy importante que te sientas a gusto con tu físico y te veas guapa, ya que lo más probable es que el embarazo y el parto aún se noten en tu aspecto exterior.

Recuerda que si tu bebé llora, no significa necesariamente que tenga hambre. Si alimentas al bebé con demasiada frecuencia, comerá menos en cada toma porque su estómago se vaciará con mayor rapidez. Además, al ofrecerle el biberón para apaciguarlo, llegará a asociar la comida con la incomodidad. Esto puede derivar en futuros problemas alimenticios.

9


El nacimiento de un bebé es un gran acontecimiento para la familia, pero si además es la llegada del primer hijo es toda una revolución, pues cambia totalmente la vida de la pareja. Significa el paso de ser dos a tres, de ser una pareja a ser una familia. Las prioridades cambian. Nada volverá a ser como antes. Desde el mismo momento en que la pareja se entera que está esperando su primer hijo se produce una avalancha de sentimientos, entre ilusión, alegría, emoción pero también de cierto temor ante la nueva responsabilidad de ser padres. La llegada del primer bebé implica un cambio radical. Supone empezar a pensar en la vida junto a él, preparar el hogar para acogerle, prepararse los padres para criarlo, y asumir su nuevo rol de padres primerizos. La espera del primer hijo La confirmación del embarazo marca el comienzo de la nueva vida. Es recibida con gran alegría, y cada quien comparte la noticia con familiares y amigos en el momento que cree más conveniente. Hay quienes ante la emoción desbordada lo anuncian enseguida y quienes prefieren esperar a que pasen las primeras semanas para dar la noticia. Junto con los primeros signos de embarazo y los cambios físicos que se van produciendo en la mujer es lógico que aparezcan las dudas. “¿Seré capaz de cuidar a un bebé?”, “¿Saldará todo bien?”. A ello se empiezan a sumar los preparativos para la llegada del bebé y los consejos de los conocidos, aunque no se hayan pedido, sobre la crianza de los hijos. Los nueve meses de embarazo son necesarios para que el bebé se desarrolle en el vientre materno, pero

también para que los padres se vayan adaptando a la nueva situación y a la vida que les espera. La pareja va evolucionando a medida que lo hace el embarazo, y lo continuará haciendo a lo largo de la vida. La llegada de un hijo une a la pareja (o no) El nacimiento de un hijo es la expresión máxima del amor entre dos personas, sin embargo no siempre es todo color de rosa. Hay parejas que creen que la llegada de un bebé servirá para unirse, para recuperar el amor perdido, para resolver los problemas de la pareja, pero el bebé no arreglará la crisis si existen asuntos previos, que a la corta o a la larga volverán a aparecer. Si hay problemas graves en la pareja, por el bien del bebé, lo mejor es buscar ayuda profesional.

La nuev

Ser padres es una experiencia maravillosa, pero aún así hay parejas que se desequilibran ante la noticia de la llegada del primer hijo y se destapa la caja de los truenos. Comienzan las tensiones, las discusiones sobre el cuidado del bebé, sobre la educación que se le dará, sobre quién resignará su trabajo por cuidar al bebé, y otras cuestiones que pueden plantear conflictos entre los futuros papás. Lo mejor es hablar tranquilamente entre los dos sobre todo lo que pueda generar tensiones. El embarazo es un buen momento para expresar cómo nos sentimos, qué sentimientos provoca la llegada del bebé, así como las dudas o temores que genera. Durante el embarazo, es fundamental que ambos se sientan felices y plenos.

10


va Familia

11


Tan Natural que se siente como tĂş.

12

Para bebés  

Revista para bebés