Page 1

Cofrad C día dee Ntro..Padree Jesúss Nazaareno,C Cristoo de laa Carid dady M María San ntísimaa en su u Soleedad

JJuan Cano o Cabbanilllas 20 009


Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno, Cristo de la Caridad y María Santísima en su Soledad

DEDICATORIA

Con todo mi afecto, para aquellas Religiosas de la Congregación, Hospitalarias de Nuestro Padre Jesús Nazareno Franciscanas, que en los años difíciles de la posguerra, con su borriquillo en las eras de Hinojosa en tiempo de recolección y su presencia diaria en la casas del pueblo, pidiendo en ambos lugares para sus necesidades y pobres acogidos, supieron sembrar calladamente con su sencillez y palabra el cariño y amor a Nuestro Padre Jesús Nazareno. Juan Cano Cabanillas Sacerdote


1.984 - 2.009 PREGÓN DEL 25 ANIVERSARIO DE LA COFRADÍA Mis primeras palabras sean de agradecimiento ante la invitación que me hicieron el Presidente y Junta Directiva de la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno, Cristo de la Caridad y María Santísima en su Soledad, para ser el pregonero en este 25 aniversario de la fundación de la Cofradía. Vale la pena el esfuerzo personal en ciertos momentos de la vida, para luego sentir la satisfacción de haber conseguido un trabajo costoso pero gratificante. Por eso me siento alegre y orgulloso de estar esta noche aquí para proclamar a los cuatro vientos que nuestra Cofradía, junto con todas las del pueblo de Hinojosa no debemos tenerles envidia a ninguna, aunque yo analice una en concreto en esta ocasión. Pero no olvidemos que una Cofradía, parte integrante de una Semana Santa no debe ser la expresión de fe de un momento determinado de nuestra vida, porque si le falta la auténtica dimensión de nuestra vivencia personal cristiana diaria, la podemos convertir en un teatro a veces muy bien representado, que puede dejar desaliento y cansancio en nosotros y críticas en los que nos ven. La vida en muchos aspectos ha cambiado. Esta transformación también ha llegado a la manifestación externa de nuestras Cofradías de lo cual nos sentimos plenamente orgullosos. Pero lo que no puede cambiar nunca es nuestra fe. Esa fe que vivieron los primeros cristianos de las catacumbas y la manifestaron en las persecuciones. Esa fe que combatió los grandes cismas de la Iglesia en los albores de su historia. Esa fe que fue baluarte contra las grandes heregías Cristológicas. Esa fe que cimentó la doctrina del Concilio de Trento, pilar de la fe en la historia de la Iglesia. Y esa fe que ante tanto laicismo actual quiere ahogarla pero tiene la contrarreplica en nuestro siglo veintiuno en personas que la manifiestan y la viven. La manera de vivirla si ha cambiado. Son tiempos diferentes en técnica, cultura, mentalidad y nos tenemos que amoldar a ello. No quisiera que mi pregón como Sacerdote fuera un sermón, al ser Capellán de la Cofradía y responsable de su religiosidad, o quedarme en alabar la grandeza de sus Imágenes o Pasos, viendo tal vez lo externo de ellos. Intentaré una amalgama de ambas realidades que nos lleven a Cofrades y pueblo a contemplar no solo lo que se ha hecho y es en estos veinticinco años la Cofradía, sino lo que exige el ser Cofrade, para vivir estos misterios como proyección de nuestra fe.

1


Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno, Cristo de la Caridad y María Santísima en su Soledad

Por eso yo quisiera esta noche pueblo mío enseñar esta Cofradía no solo con mis palabras, sino con el corazón de un Sacerdote Hinojoseño, donde sean mis labios quien las pronuncien pero sea mi fe y el corazón quien las dicten. Yo quisiera pueblo mío enseñar los contrastes, pocos por supuesto, porque tienen casi un común denominador de esa trilogía sublime de Nuestro Padre Jesús Nazareno, Cristo de la Caridad y María Santísima en su Soledad, para ver en ellos la fecundidad de una misión cumplida a la perfección. Yo quisiera pueblo mío enseñar sus Cofrades y verlos a todos como peregrinos de Dios por las Calles de Hinojosa. Yo quisiera pueblo mío enseñar su braceros y braceras anónimos y silenciosos bajo un capuchón ante un paso sencillo o suntuoso. Yo quisiera pueblo mío enseñar su Nazareno, que camina… con dos cruces. La suya que lleva con entereza. La tuya y la mía que no se ve y es la que le hace caer tres veces en el camino. Yo quisiera pueblo mío enseñar la serenidad de un Cristo muerto en la Cruz. Su Cristo de la Caridad y viendo esa sencillez de imagen decirle esta oración: Con tus dedos de artesano dale a mi esperanza vida. Cierra de nuevo mi herida poniendo en ella tu mano. No tendrán mis brazos vida sin ver los tuyos abiertos estarán mis brazos yertos si no están sobre tu herida. Que dolorosa es la Cruz solo cuando es un madero. Por eso Señor yo quiero ver tu figura en la Cruz. El árbol tiene un destino. Ser cuna, retablo, arca, ataúd, carreta o barca, como si fuera su sino. Mas Tú has querido escogerlo y hacer con el una Cruz.

2


1.984 - 2.009 Para mi será una luz, aunque me aterre el cogerlo. Una Cruz que de calor Donde sangre Nazarena corra y de vida a mi pena, porque me inunda tu amor. Tu imagen yo la veré aunque te ocultes Señor. La Cruz respira calor y en silencio te diré: Desclava tu mano para curarme. Alarga tu mano para cogerme. Aprieta tu mano para tenerme. Levanta tu mano “pa” perdonarme. Me quedaré inmóvil ante Él para ver un amor con locura que ha llevado a un Dios al patíbulo de la Cruz. Yo quisiera pueblo mío enseñar su Virgen con nombre concreto de Soledad. Madre rota por el sufrimiento de su Hijo único que lo mataron, no por un disparo en la nuca, sino viendo como lo destrozaban lentamente con saña brutal un populacho cobarde y acorralado por los poderosos. Yo quisiera pueblo mío enseñar sus Saeteros, pregoneros del alba, que lanzan a las estrellas que tintinean de emoción quejíos del alma que son oración de todo creyente. Yo quisiera pueblo mío enseñar esta Cofradía en su veinticinco aniversario. Cofradía que bulle en venas y corazón de muchos Hinojoseños. Yo seré emoción y temblor para exponerla y pregonarla con tanto cariño como respeto. Todo hecho histórico o tradición aunque sea inmemorial tuvo un comienzo. Algunas pudieron empezar con gran propaganda de reuniones ya programadas. Citaciones a personas importantes que dieron comienzo a lo que pretendían hacer con objetivos concretos. Otras pudieron dar comienzo con algo tan inesperado que fue el preludio para hacer alguna cosa que en algún momento se pensó. ¿Fue esta segunda causa el comienzo de esta Cofradía? No me atrevería en hacer una afirmación categórica, pero creo que fue la más real y apropiada y todo fue muy sencillo.

3


Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno, Cristo de la Caridad y María Santísima en su Soledad

Surgió en una reunión como tantas otras de un grupo en un día de campo. ¿Bullía ilusión de querer hacer lo que después se realizó en la mente y corazón de todos? Seguro que sí, y la pregunta saltó en los labios de alguien. ¿Por qué no hacemos una Cofradía con las tres Imágenes que tenemos en nuestra Parroquia y no se procesionan como Cofradía de penitencia? El guante fue tirado y todos lo recogieron. Había dificultades que vencer y realidades que avalaban su total funcionamiento como Cofradía. El pueblo Hinojoseño tan dado a estas manifestaciones religiosas se volcaba en las procesiones que tenían las tres Imágenes de la Parroquia de San Isidro y era una baza a su favor de contar con personal para pertenecer a la nueva Cofradía que lo veían con una intención maravillosa. Pero había que empezar venciendo la gran dificultad, la cesión del Nazareno para procesionarlo como Cofradía porque las otras dos Imágenes eran propiedad de la Parroquia y no había obstáculo alguno pero el Nazareno es propiedad de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno y Virgen Santísima del Tránsito. Al presentar la petición no hubo problema alguno por parte de la Hermandad y el Presidente Don Francisco Javier Agudo Torrico y Junta Directiva dieron su visto bueno a la petición llevada a feliz término por el Párroco Don Santiago Moreno González. La Cofradía de golpe y porrazo por así decirlo se encontró con un tríptico de Imágenes que muy pocas Cofradías podían presumir de tenerlas. Un Nazareno del Imaginero de prestigio nacional Castillo Lastrucci que podemos decir con orgullo que es una talla que no tiene envidia a la mejor. Damos fe de ello los que hemos visto muchas imágenes famosas de Nazarenos. El Cristo de la Caridad no tendrá la importancia de renombre de escuela o autor famoso. No lo sabemos, pero si podemos gloriarnos que su autor plasmó una talla tan sencilla, tan serena, que emociona al contemplarla. La muerte de un Dios no pude estar mejor plasmada. Nos enorgullece el tenerla. Enjuiciemos la Soledad actual. Regalo a la Parroquia de Doña Asunción Sánchez Ríos pero con el consentimiento de la donante para que pueda ser procesionada por la Cofradía. El escultor Don Miguel Ángel Jurado González talló una escultura de auténtica Señora rota por el dolor, pero tan serena y bonita que solo la Madre de un Dios podía tener esos rasgos y facciones en esos momentos. Y aquel día de campo dio pie para que el 12 de abril del año 1984 se constituyera la primera junta directiva de la Cofradía que fue presidida por Don Miguel Cerro de la Bella hoy actual presidente.

4


1.984 - 2.009 El tiempo pasa y se han hecho cosas importantísimas en ornamentación y Pasos, pero la que más llama la atención en el Nazareno fue la decisión que tomaron las directivas de Hermandad y Cofradía el 16 de marzo de 1985 que el Nazareno impartiera bendición mediante un mecanismo preparado. Maravillosa idea. Realidad que nos hace sentir una emoción indescriptible al contemplarla por tres veces en su recorrido de penitencia. El número de cofrades aumenta extraordinariamente. Mantienen su horario procesional. El tradicional de siempre. Once la mañana del Viernes Santo, siendo sin lugar a dudas la procesión del Nazareno y Cristo de la Caridad la más vista del pueblo y por personas de pueblos vecinos y siendo la pionera en llevarse a hombros de braceros en el pueblo de Hinojosa. Viernes Santo once la mañana da comienzo el camino de penitencia de Nuestro Padre Jesús Nazareno, Cristo de la Caridad y once de la noche Virgen Santísima en su Soledad. La Luna debía haberse ocultado entre nubes de algodón para que no pudieran ver un rostro tan divino roto por el sufrimiento, pero Judas había dado la contraseña. Aquel a quien yo bese, ese es, prendedlo. Siempre que Cristo ha querido entablar un diálogo se ha servido a veces de una pregunta intrascendente. Aquí hay una pregunta obligada. ¿A quién buscáis? A Jesús el Nazareno. No puede haber ninguna evasiva. Yo soy. Un silencio impresionante invadió el huerto de los olivos y como a un facineroso lo llevaron al Sanedrín y allí se consumó la falsa. ¿A quién queréis que os suelte? Todo está preparado y no habrá dilema. A Barrabás. ¿Y a Este? La jauría humana vociferó una y otra vez, a Ese… Crucifícalo! La sentencia era inapelable: Irás a la Cruz. Y ese Jesús de rostro cárdeno y quebrado se abraza silencioso al tosco madero de la Cruz. Cristo arrastra su vencida humanidad por las empinadas calles de Jerusalén. Un Cristo que presenta una actitud de fidelidad que solo Él pudo decir: No se haga mi voluntad sino la tuya. Y clavando sus ojos en el Cáliz de la amargura da comienzo al drama de la Pasión con su Cruz la tuya y la mía y nos dice al corazón:

5


Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno, Cristo de la Caridad y María Santísima en su Soledad

Troncos secos cortados sin esmero. Son toscos, mas no limes su aspereza. Aunque hieran y aterren tu flaqueza que puedas decirle siempre: Os quiero. Si te arrastra cual corriente de río, no alivies ni la pongas más bonita. No intentes el hacerla más chiquita, quemando astillas “pa” calmar tu frío. Contemplemos esta figura única del Nazareno que marcha tranquilo como un Señor por las calles de Jerusalén. Sin embargo es un guiñapo de persona humana por el trato y vejaciones que se han llevado a cabo en su persona. Necesita a alguien que le ayude para llegar a su destino. Sois vosotros, braceros del Nazareno, cuando paseáis bajo un capuchón anónimo vuestra Imagen con esa marcialidad que sobrecoge y emociona. Seguro que en vuestra mente y corazón late en todos un deseo, un mandato no expresado por la voz del Capataz, lo musita el corazón de cada uno de vosotros: Despacio… que no lo note. Y es porque en vuestras mentes y corazón está presente lo que alguien un día os recordó. No llevas en tus hombros Costalero, un trozo de madera bendecido. Es la Imagen de un Dios que te ha querido, que muere y te perdona en el madero. Llegará el cansancio en el camino como fruto y esfuerzo de un empeño. Piensa que tu trabajo es más pequeño si contemplas su Cruz y su destino. No te engrían las palmas de un ocaso, pues son gestos de un pueblo fervoroso. Llevas a Cristo roto y sudoroso, que es el mayor orgullo de tu Paso. Cuando llegue el final del recorrido mira…Cristo dos cruces ha llevado. Su Cruz con entereza ha soportado, con la tuya… tres veces se ha caído. Cansado llevas tu Cristo. Sereno… Respeta su silencio y su cansancio. Llévalo como tú sabes… Despacio… Pues llevas sobre ti… al Nazareno.

6


1.984 - 2.009 Cuando lentamente vais meciendo vuestro Nazareno entre olor de cera, perfume de incienso y notas musicales de vuestra maravillosa banda yo te diré: Costalero… Marinero de tierra. En tu lento remar por mar de asfalto, pasarás arrecifes -callejuelas estrechasarrancando perfume de flores, ante miradas inquietas. Costalero… Marinero de tierra no oirás Salves Marineras. Escucharás quejíos del alma con sabor a sal la palabra en labios del Saetero. Costalero… Marinero de tierra. Rema recio, pero despacio… Así será Salve Marinera tu porte, tu silencio, tu cansancio. Y contemplando emocionado esta escena hay que decirle al Saetero: Saetero con tu voz aúpa a los Costaleros. Diles que sobre sus hombros, va Jesús el Nazareno. Que no les pese su Cruz ni Jesús el Nazareno, es tu miseria y la mía, la que pesa en el madero. Rasga el silencio con brío. Rompe el aire Saetero, que por mecerlo con mimo, va sangrando el Costalero. Y el Saetero rasgó aire y silencio y todo enmudeció. (SAETA) Seguro que camino del Calvario a pesar del enorme sufrimiento que va soportando Cristo tuvo miradas… Gestos… Palabras… ¿No se pudieron cruzar en algún momento sus pupilas apagadas con las llorosas de su Madre? ¿No deja limpiar su rostro ensangrentado por la delicadeza de la Verónica? ¿No se dirige y da una palabra de aliento a las mujeres de Jerusalén? No lloréis por mí. Llorad por vosotras y por vuestros hijos. 7


Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno, Cristo de la Caridad y María Santísima en su Soledad

Si una imagen vale por mil palabras, la Imagen que contemplamos del Nazareno en su caminar hacia el Calvario valdría por palabras al infinito. Alza su mano y bendice ¿Pudo existir este gesto? Yo diría que más grande aun. Fueron sus dos manos abiertas como luz de amanecer las que bendijeron, pronunciando las palabras más sublimes de perdón que hayan salido de labios humanos: Padre perdónalos porque no saben lo que hacen. ¿Habrá perdido la cabeza con el dolor? A un pueblo que ha bramado: Preferimos a Barrabás. ¿Lo perdona y bendice? Hoy como aquel primer Viernes Santo de la historia Hinojosa tiembla de emoción cuando el Nazareno levanta su mano silenciosa y bendice a su Pueblo. Una emoción recorre todo nuestro ser. Aflora un nudo en la garganta y alguna lágrima temblorosa resbala por nuestras mejillas. Y es que Él nos sigue diciendo: Clava mis manos amigo. No se hicieron para herir. Si alguna vez se levantan, serán para bendecir. Pero la obra siguió completándose. Llegó al Gólgota y lo crucificaron. Serían las tres de la tarde. Y el que un día dijo: Hágase la luz, la luz no quiso ver la escena. El Sol se encueva en concha de negros nubarrones. Tiembla la tierra de pavor. La jauría humana enmudece asustada. Sólo se escucha la voz del ajusticiado. “Tengo sed… Perdónalos… Ahí tienes a tu hijo… Todo está consumado”… E inclinando la cabeza expiró. Ya estás Señor en el madero. Desde todos los puntos vemos tu silueta majestuosa. Te quitaron la silla gestatoria de un burrito adornado y la cambiaron por un tosco madero hiriente. Eres un faro que proyecta luz en la noche oscura de nuestra existencia. Se quedó sereno, sin un rictus en su cara que delatase su dolor. Cristo de la Caridad que nombre tan bonito tienes. Caridad es amor. Tú lo has manifestado plenamente y nos has enseñado que un mundo sin amor es una jauría de fieras. No quiere que lo lleven al sepulcro en un Paso de caoba repujado con incrustaciones de preciosos metales. Lo llevan sobre el Paso más grandioso que puede haber. Un Paso hecho de carne y corazón de braceras. Lo llevan tan cerca que le palpan. No oyen el latido de su corazón porque ya ha muerto, pero quieren darle calor y vida al corazón que ya no late dándole el suyo. 8


1.984 - 2.009 Cristo se quedó con sus labios entreabiertos. Sus ojos de Dios apagados. Su cuerpo cárdeno yerto. Cristo de la Caridad que bien has completado la obra que comenzaste. Nosotros con profunda emoción te miramos y en silencio te decimos: No te bajes mi Cristo del madero, es el trono que yo te he construido. Al ver mi obra casi miedo he tenido, y sonrojo me da por ser su obrero. Mas hoy quisiera hacerte un nuevo trono, que fuera en consonancia a tu grandeza. Que tu ayuda me diera fortaleza, y escuchar de tus labios: Te perdono. Quiero que un rayo de luz sea el madero. Estrellas de los cielos tu corona. Los clavos de tus manos un lucero y dando vida a todo tu persona. Uniendo cielo y tierra tú sendero ver la Imagen de un Dios que me perdona. Nunca Señor quisiéramos llevar una Cruz donde Tú no estuvieras en ella. La grandeza de la Pasión no la da la arrogancia de un Dios para cumplir una misión sin costarle nada. La grandeza de la Pasión radica en que parte de la debilidad de un Dios que se hace hombre como el hombre. Un Cristo tan roto por los suyos que todos le abandonaron. Sólo un persona no lo abandona y esa es su Madre, rota de dolor y amargura porque le han matado a su único hijo. Todo temblor y emoción me acerco a Ella y le digo: ¿Dónde vas pisando estrellas Señora en tu Soledad? La angustia que tiene tu rostro plasma el dolor que tú llevas. Sus labios van musitando ¿Habéis visto a mi Hijo? ¿Habéis visto a mi Hijo? El silencio es la respuesta. Lenta ha cruzado la esquina entre luceros del alba, por callejuelas estrechas 9


Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno, Cristo de la Caridad y María Santísima en su Soledad

¿Dónde vas Señora mía con pena y dolor acuestas? Tu Hijo no está con amigos. No lo busques en la “juerga”. A tu Hijo te lo han matado. Mas… no preguntes Señora, nadie te dará respuesta. No esperes Señora a tu Hijo esta noche sin estrellas. No lo veras ya en tu casa alegre y de vida lleno. No sentirás su ternura apretándolo en tu seno. Entra en su alcoba vacía. Mira su cama bien hecha. Sufre el dolor en silencio. Llora serena tu pena, y no des mas una vuelta. Deja que pase esta noche, verás que pronto el lucero, llama de nuevo a tu puerta. Y arrancando perfume de flores ante miradas inquietas se marchó por callejuelas estrechas. Silencio que pasa el silencio. Y el silencio y el dolor se fundieron y se hicieron soledad. Sólo con verte Señora das paz al sufrimiento con tu firmeza. Permíteme que en tu dolor te heche un piropo Señora. ¡Qué bonita eres Virgen de la Soledad! Que porte y hechura de Señora tienes por los cuatro costados. Y es que dentro de tu dolor te veo serena porque el Dios de la humanidad vendrá a borrar tu dolor y tu pena. ¡Qué nombre tan bonito tienes! ¿Sabes quién te lo puso? Dios cuando estabas bajo la Cruz de tu Hijo muerto. El pueblo sabiéndolo te lo vuelve a repetir: Es tan bonito tu nombre María… Dios en la tierra no quiso encontrar otro nombre. Puesto a deliberar puso la “gracia” que el cielo quería. Como astro rutilante de los cielos, pudo llamarte Sol… Aurora bella… O tal vez darte el nombre de una estrella, a la flor más bonita de los suelos. Pero Dios se enamoró de una nena. 10


1.984 - 2.009 Un encanto de belleza y bondad. A una Madre buena, amable, serena, su Hijo la dejaba en triste orfandad. Y al ver tu cara cubierta de pena, Dios te puso por nombre… Soledad. Pero Hinojosa viéndote tan guapa y queriendo quitar tu pena supo decirte para paliar tu dolor: Soledad tu nombre es noche en silencio. Soledad tu nombre sabe a canción. Soledad tu nombre huele a resencio. Soledad tu nombre es sólo… oración. Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno, Cristo de la Caridad y María Santísima en su Soledad. Este es el tríptico que un día soñasteis y hoy tenéis. Trilogía sublime de una Semana Santa, sin que esta afirmación sea excluir ninguna otra advocación. Pero los momentos cúlmenes lo tenéis en ese tríptico de Imágenes. Un Nazareno que da comienzo a la sublime obra de la redención. Que se abraza a su Cruz y la nuestra y empieza el drama de la Pasión. Que de nuevo repite al Padre: Aquí estoy Señor para hacer tu voluntad, y aunque le diga pase de mí este Cáliz, también le dirá: Pero no se haga mi voluntad sino la tuya. Esa Pasión llega a su culmen consumando Cristo su misión en la Cruz bajo el nombre de Cristo de la Caridad. Y como la Corredentora no podía faltar, ahí está. Una Madre rota por el dolor, con unos rasgos sublimes de serenidad que da ejemplo a nuestra Cruz y dolor. Queridos Cofrades, algunos de esta Cofradía faltaremos al cincuenta aniversario de su fundación. Que los que lo celebréis veáis incrementado en lo externo vuestra, nuestra Cofradía. Pero que sepáis que la grandeza de una Cofradía no la dan sus Pasos ni sus Imágenes. La grandeza de una Cofradía radica en sus Cofrades cuando estos viven plenamente su fe como Cristianos y la plasman en los actos de su vida. Enhorabuena a la Cofradía en el veinticinco aniversario de su fundación.

JUAN CANO CABANILLAS SACERDOTE 11

25 aniversario Caridad.Juan Cano  

Semana santa 2009

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you