Page 1

Madrid 29 de Mayo 2010

Ya son más de 10 años los que llevo dedicados de manera intensa a la protección animal en España;. este hecho me puede dar sin duda ya más que voz y voto para opinar, no solo sobre la situación precaria que sufren los animales en España (indefensión legal, indefensión institucional, indefensión jurídica, maltratos físicos continuos), sino también para que mi experiencia y la de otras muchas personas sirvan como queja ante esta situación. Sin duda no podemos presumir de ser un país consciente de los derechos, los sentimientos, las necesidades de otros animales, sino que podemos decir con tristeza que somos uno de los países más retrasados y menos desarrollados en este sentido. Sin duda alguna no somos un buen ejemplo y estamos a años luz de muchos otros países europeos. La lucha de unos pocos va cambiando poco a poco la situación, pero la falta de apoyo e incluso el boicot que sufrimos por parte de las instituciones y la gran mayoría de los medios de comunicación no nos son de gran ayuda. Compra y venta de animales familiares por Internet, cría indiscriminada, ganadería masiva y cruel, trato cruel de los animales para caza, falta total y absoluta de control por parte de las autoridades, falta de subvenciones e información institucional, negativa a controlar el flujo constante de animales para la compra y venta y, ahora, el apoyo de la mayoría de los políticos al maltrato que supone la tauromaquia y la no intervención de ellos ante la indefensión de nuestros menores frente a la violencia de los eventos taurinos (en la mayoría de las comunidades se permite la asistencia de menores a dichos eventos y el reclutamiento de las escuelas taurinas entre los más tiernos niños). Los focos abiertos en este país para nuestra labor son innumerables, el gasto ya imposible de controlar, las energías humanas y psicológicas en pleno desgaste y, por supuesto, nuestras quejas y peticiones nunca son escuchadas. Manipulación mediática, imposiciones legales, falta de colaboración, falta de apoyo económico. No puedo ni debo dejar de mencionar que todas estas labores se realizar por muy pocas personas y el sacrificio humano llega hasta límites insospechados y en gran medida intolerables. Esta labor se realiza prácticamente siempre de manera altruista y no profesional. Compaginar la adquisición de dinero para salir adelante y la labor ingente de la protección animal en España lleva a muchas personas a extremos vitales inenarrables. Sin duda alguna puedo afirmar, sin ánimo a equivocarme, que la presión emocional que supone el maltrato a los animales no humanos en este país provoca graves consecuencias psicológicas y extremadamente peligrosas situaciones vitales en muchos seres humanos. Pero, no podemos seguir mirando hacia otro lado. La situación emocional de las personas que nos dedicamos a esto en España es muy precaria y esto, sin duda, cambiaría con las medidas legales oportunas enfocadas de la manera oportuna: - Una ley de protección animal que surja del profundo conocimiento de la situación de los animales no humano en este país redactada en colaboración con el mayor número posible de asociaciones y organizaciones posibles. - Campañas constantes de concienciación subvencionadas por parte de la administración, medios de comunicación y organizaciones contra el maltrato animal - Campañas de esterilización subvencionadas y persecución de la cría y comercio ilegal - Prohibición de la venta de animales en establecimientos en la calle. - Control y final prohibición de la caza con perros. - Prohibición de la tauromaquia.

Testimonio de Aurora Babarro Sastre  
Testimonio de Aurora Babarro Sastre  

Testimonio de Aurora Babarro Sastre

Advertisement