Page 3

zoológicos y deben cumplir con estrictos requisitos, tales como contar con una autorización, llevar un libro de registro de entradas, salidas, procedencias de los animales…, disponer de las condiciones higiénico-sanitarias establecidas, espacios suficientes, etc. Queda claro que todo lo que está al margen, o sea, la compraventa de animales adquiridos en las condiciones antes mencionadas resultaría denunciable. Es cada vez más frecuente oír a quienes han adquirido un perro así que se les ha muerto a los pocos días y a la hora de exigir responsabilidades se encuentran con la callada por respuesta o, si acaso, con un perro de repuesto, como si fuera un bolso al que se le rompe el asa. 2.- Venta por Internet en su diferentes variantes: tiendas de animales online que venden animales; anuncios de particulares o supuestos particulares (desconfiar inmediatamente de aquellos elaborados con un traductor on-line, y de otras traducciones chapuceras, aunque el hecho de que sean españoles no los hace mejores) y páginas web que podrían ser de criadores ilegales. Las condiciones son igual de deplorables que las tiendas de animales, porque el origen es el mismo, a lo que se añade la ausencia total de encontrar a quién dirigirse en caso de fallecimiento del animal. 3.- Propietarios de perros metidos a “criadores”: también hay quien se compra la perrita –cuya documentación acreditando pedigree está en un eterno proceso de expedición- en los sitios antes nombrados y, cuando consigue pareja para ella, se lanzan a la aventura de procrear y sacarse unas perrillas. Suelen ser más ignorantes que desalmados, porque muchas veces creen que vendiendo el cachorro aseguran que va a recibir buenos cuidados. Por tanto, a la hora de adquirir un perro, lo deseable sería la adopción, pero si se insiste en tener un perro de una determinada raza habría que dirigirse a un criador con afijo de la FCI, que permita visitar las instalaciones o que facilite fotos si el desplazamiento fuera imposible. El criador serio no intentará vender el cachorro a toda costa, querrá saber si el comprador es adecuado, dará consejos de alimentación, enseñará la camada, padres y otros hermanos, permitirá que el perrillo se críe al menos dos meses con su madre los hay que no lo dan hasta los tres y medio-, tendrás que ir a recogerlo en persona y tendrá todos los papeles en regla. Todo lo demás puede hacer cómplice de maltrato grave y sufrimiento indescriptible.

Informe sobre las fábricas de cachorros  

Informe sobre las fábricas de cachorros

Informe sobre las fábricas de cachorros  

Informe sobre las fábricas de cachorros