Page 1

Autoinforme Consuelo G. N., mayor de edad, natural y residente en Madrid, España. En este informe se pretende relatar y argumentar las razones por las que padezco ciertas alteraciones de conducta y diversos síntomas cuando debo presenciar ciertas escenas en las que se produce maltrato sobre los animales en mi país, ante las que no existe una legislación que proteja efectivamente a las víctimas y los espectadores obligados. I. Según el manual de diagnóstico DSM IV, de uso comúnmente aceptado en el ejercicio profesional de la Psicología Clínica y la Psiquiatría, el Trastorno de Estrés Postraumático aparece cuando la persona ha sufrido, o ha sido testigo de, una agresión física o una amenaza para la vida de uno mismo o de otro ser vivo y cuando la reacción emocional experimentada implica una respuesta intensa de miedo, horror o indefensión. El suceso vivido no tiene necesariamente que encontrarse fuera del marco habitual de la experiencia humana. II. Los criterios diagnósticos del trastorno de estrés postraumático, según DSM IV, tienen lugar cuando:

A. La persona ha estado expuesta a un suceso traumático en el que concurren las siguientes circunstancias: 1. La persona ha experimentado, ha sido testigo o se ha enfrentado a un(os) suceso(s) que implica(n) la muerte, la amenaza de muerte, una herida grave o un riesgo a la integridad física de uno mismo o de otros seres vivos. CRITERIO PARA EL DIAGNÓSTICO: Debido a mi profesión (músico) he tenido que trabajar en numerosas ocasiones en pueblos de España en los que se celebraban las tradicionales corridas de toros. Más tarde teníamos que tocar en esa misma plaza, donde olía a sangre y quedaban restos del pobre animal. Esas experiencias me han marcado psicológicamente hasta el punto de tener que abandonar mi trabajo en los pueblos españoles. 2. La reacción de la persona lleva consigo respuestas intensas de miedo, de indefensión o de horror. CRITERIO PARA EL DIAGNÓSTICO: En numerosas ocasiones sentía un intenso dolor emocional cada vez que oía los lamentos del toro desde el camerino provisional que teníamos los músicos.

B.

El acontecimiento traumático se reexperimenta persistentemente por lo menos en una de las formas siguientes:

1. Recuerdos desagradables, recurrentes e intrusivos del suceso, que incluyen imágenes, pensamientos o percepciones.

Auto-informe psicólogico Consuelo G.N.  
Auto-informe psicólogico Consuelo G.N.  

Auto-informe psicólogico Consuelo G.N.