Issuu on Google+


Producimos o perecemos; exportamos o sucumbimos

Las políticas públicas para el desarrollo de la agropecuaria, de la agroindustria y convertirnos en un país agroexportador

Exposición de Guillermo Moreno en el xii Encuentro Nacional de Dirigentes de la Junta Agroempresarial Dominicana (jad), el 8 de septiembre de 2011, provincia La Altagracia


Muy buenos días a todos y todas. Es para mí un alto honor esta invitación de la Junta Agro Empresarial Dominicana, que me permite exponer las políticas públicas que ejecutaremos desde el gobierno en el sector agropecuario dominicano, y por medio de ellas dejar sentado el papel que le asignamos a este sector en el desarrollo económico nacional.

---NO ES QUE SE AGOTÓ, ES QUE NUNCA SIRVIÓ--Ahora se repite con mucha frecuencia que el modelo económico dominicano se agotó. Lo están diciendo muchos de los responsables y beneficiarios de la implementación de las políticas neoliberales que orientan el modelo que ha estado vigente en el país. Nosotros decimos, no es que el modelo económico se agotó, es que nunca sirvió. Nunca sirvió para estimular las necesarias políticas públicas que hubiesen permitido impulsar y acompañar el aparato productivo nacional. Por eso, durante todos estos años ha crecido nuestra dependencia de mercancías importadas, muchas de las cuales pudiéramos producir en el país. 5


Nunca sirvió porque a pesar del proclamado crecimiento económico y la estabilidad macroeconómica, el modelo no distribuyó con equidad la riqueza creada, más bien la ha concentrado y mantiene y reproduce la pobreza e indigencia y la exclusión social. El modelo cuando genera empleo es precario e informal y se ha sostenido en base a un irresponsable y acelerado endeudamiento externo.

---UN PAÍS PRODUCTIVO--En nuestra visión solo avanzaremos de forma sostenible hacia el desarrollo económico social si en el país se crean las condiciones y capacidades propias de generar riquezas suficientes, y si éstas se distribuyen con equidad buscando el bienestar de los seres humanos, siempre en armonía con la naturaleza.. Esta visión del desarrollo económico social es lo que sintetiza uno de los Siete Ejes de nuestro programa de gobierno al plantear hacer de la República Dominicana un País Productivo.

--- EL SECTOR AGROPECUARIO: MOTOR DEL DESARROLLO NACIONAL--En nuestra visión es el sector agropecuario el que tiene las condiciones para ser el motor que haga de la RD un país productivo, sin con ello ignorar la importancia de la manufactura y el turismo, más bien articulando éstos a aquél. Resulta que después de los seres humanos, nuestra mayor riqueza son los recursos naturales con que conta6


mos: La tierra, el agua y el clima. A lo que se añade la ventaja comparativa que nos da nuestra ubicación geográfica. Afirmamos que la RD tiene los recursos naturales para alcanzar la seguridad alimentaria y convertirse en un país agroexportador. Ahora bien: Cuáles son las políticas públicas que definiremos y ejecutaremos en el sector agropecuario para hacer del nuestro un país productivo. A continuación, de modo general, exponemos las principales.

---DESARROLLAR EL MEDIO RURAL--El reposicionamiento estratégico del sector agropecuario dentro de la estrategia de desarrollo nacional, supone impulsar una definida política de ejecución progresiva de desarrollo del medio rural o campo dominicano. Al campo dominicano hay que dotarlo de los servicios básicos que permitan a sus habitantes la oportunidad de tener una vida en dignidad. En concreto se trata de garantizar en el campo dominicano los servicios públicos básicos propios de la civilización humana. Nos estamos refiriendo a cuestiones fundamentales como: Agua Potable, sistemas educativos y de salud de calidad, seguridad social, vivienda digna, empleo de calidad, electricidad, seguridad ciudadana, deportes y recreación. Solo mejorando sustancialmente las condiciones generales de vida en el medio rural, el hombre y mujer del campo dominicano tendrán la disposición de vivir y desarrollar su familia en él y hasta pudiera resultar que se incentive el retorno de muchas otras familias 7


hoy desarraigadas en barrios marginados de las grandes ciudades. En este contexto debo decir que una de las políticas que implementaremos es un programa nacional para viabilizar el acceso de toda familia o persona con real vocación agropecuaria, a la explotación de unidades productivas sostenibles, apoyadas en programas de extensión y orientación del ministerio de agricultura y en condición de propietarias. Es decir, que además de las ya existentes, sembraremos el campo dominicano de pequeñas y medianas empresas agrícolas y/o pecuarias, productivas, eficientes, rentables, con acceso al crédito y a la tecnología adecuada.

---RENTABILIDAD--Tenemos que estimular toda iniciativa para hacer rentable la actividad agropecuaria. A propósito de este tema, hay dos conceptos errados sobre la producción agropecuaria. Uno es creer que el agricultor, campesino o productor se involucra en ella porque le gusta y por tanto lo hará aunque pierda dinero. El otro es ver el sector agropecuario como un proveedor de alimentos baratos para subsidiar los salarios de miseria de las ciudades. Al margen de cualquier productor individual que actúe sin responder a una racionalidad económica, la verdad es que la actividad agropecuaria será atractiva, para invertir y dedicarse a ella, sólo si es rentable. 8


Para hacerla rentable definiremos políticas públicas para que el sector agropecuario tenga precios justos, mercados seguros, bajar los costos de la producción, aumentar la productividad. Estos dos últimos factores son fundamentales para garantizar el mercado interno y alcanzar niveles de competitividad en la región.

---ACCESO AL CRÉDITO--El sector agropecuario no va a despegar mientras esté sometido a la incertidumbre del crédito y a intereses especulativos y usureros. Y no puede ser de otra forma cuando la principal institución financiera del sector está descapitalizada, para no decir quebrada. Por estas razones vamos a impulsar una política que garantice al sector agropecuario el crédito oportuno, accesible y en condiciones competitivas. . Tenemos el compromiso de buscar los recursos para capitalizar el actual Banco Agrícola, el cual transformaremos en Banco para el Desarrollo Rural, Agropecuario y Agroindustrial. Para capitalizar y transformar el actual Banco Agrícola invertiremos el porcentaje que fuere necesario, y en ningún caso nunca menor del 25 por ciento, del ahorro resultante del préstamo de Petrocaribe con la hermana República Bolivariana de Venezuela.

---TITULACIÓN INMOBILIARIA--Muy vinculado al tema del crédito agrícola es lo relativo a la titulación de la propiedad inmobiliaria en 9


la que más del 50 por ciento de la tierra se encuentra sin título de propiedad o perdida en el limbo del saneamiento o avalada con documentación precaria o falsificada. Vamos a desarrollar programas específicos dirigidos a garantizar, con la fuerza del Estado, la titulación de la propiedad inmobiliaria en el país, como parte de la necesaria seguridad jurídica y como factor determinante para la inversión y para la producción.

---BAJAR LOS COSTOS DE PRODUCCIÓN--Para que el sector agropecuario pueda ser competitivo en la región, es un imperativo bajar los costos de producción. Lo primero es que nuestra política fiscal, de modo general estará orientada a desgravar el proceso productivo para estimular la inversión, el empleo y la producción. De manera particular esto incluye reducir los elevados impuestos que hoy se pagan por los combustibles fósiles, componente de costo que es determinante en el precio final, por demás haciendo transparente la fijación del precio. Lo segundo es que nos concentraremos en bajar el costo de la energía eléctrica hasta igualarlo al precio promedio en nuestra región, garantizando un suministro eficiente. Es imposible que nuestro sector productivo pueda ser competitivo pagando la energía más cara de la región, además de ser un servicio ineficiente que obliga al 10


productor a proveerse de plantas propias y comprar un combustible excesivamente caro. Una de las políticas públicas que impulsaremos es la electrificación progresiva de todo el campo dominicano.

---AUMENTAR LA PRODUCTIVIDAD--De modo general, y en cada área particular, es necesario aumentar la productividad del sector agropecuario. Definiremos políticas específicas dirigidas a cada ramo productivo para la capacitación y la orientación adecuada al productor para que tenga un cada vez más eficiente desempeño. De modo particular se dirigirán programas de investigación en las distintas áreas del sector agropecuarios y se darán facilidades para el acceso a tecnologías aplicadas y orientadas al aumento de la productividad y la eficiencia.

---INNOVACIÓN PRODUCTIVA--Es indudable que el sector agropecuario no tendrá ningún futuro si nos limitamos a producir materias primas para el consumo interno o la exportación. El reto al que estamos enfrentados es a plantearnos de modo permanente qué más “valor” le podemos agregar a nuestros productos, más allá de lo que nos brinda la naturaleza. Esto significa definir políticas para, en función de los nichos de mercado, innovar, mejorar la calidad y desarrollar todo el potencial de los bienes que producimos. Esto nos refiere: 11


A definir y ejecutar políticas públicas dirigidas a la capacitación, junto a una sostenida labor de extensión y asesoramiento del productor A invertir en la investigación para el sector agropecuario, así como para el desarrollo de las tecnologías apropiadas que contribuyan al aumento de la productividad. A impulsar el desarrollo de politécnicos agrícolas y carreras técnicas y profesionales vinculadas a la producción agropecuaria y a la agroindustria en los centros universitarios y de educación superior de las principales zonas agrícolas del país.

---LA AGROINDUSTRIA--El tema de la innovación nos conecta con uno de los retos más importantes que tenemos para hacer del sector agropecuario el motor del desarrollo nacional. Me refiero a pasar de país con una producción agropecuaria a desarrollar en el país nuestro potencial agroindustrial. Desarrollaremos políticas públicas para impulsar procesos de industrialización de todos aquellos productos que tengan ese potencial y en los cuales podamos ser competitivos.

---FOMENTAR LA PRODUCCIÓN COOPERATIVA Y ASOCIATIVA--Definiremos políticas públicas para fomentar la producción cooperativa y asociativa en general, bajo un preciso estatuto legal de integración productiva. 12


La producción cooperativa y asociativa influirá por si mismo en la reducción de los costos de producción, facilitará el acceso a la tecnología, garantizará niveles de producción que a su vez mejorarán la comercialización, ganando y asegurando mercados, todo lo cual nos hará más competitivos como país.

---GANARNOS Y DEFENDER NUESTRO MERCADO INTERNO--El déficit creciente en la balanza comercial, especialmente respecto de los EU y los países de Centroamérica, es la demostración de que hemos perdido el mercado local para nuestros productos. El hecho es que el país es y continuará siendo parte de diversas formas de integración económica porque el mercado local no nos pertenece exclusivamente, sino que siempre estaremos en alguna forma de competencia con una diversidad de Estados que ofertarán sus productos a nuestros consumidores. Ahora bien, si hemos perdido el mercado interno para nuestra producción, no ha sido tanto por la existencia en sí de competencia extranjera, sino porque los gobiernos que hemos tenido han carecido de compromiso y de voluntad para defender el mercado interior y más bien han conspirado contra el productor nacional. Son múltiples los factores que han incidido en que progresivamente hayamos perdido nuestro propio mercado interno: Los gobiernos han negociado tratados comerciales en condiciones desfavorables para el productor nacional; al mismo tiempo han hecho muy poco 13


o nada para readecuar el aparato productivo nacional a estas nuevas circunstancias de competitividad; el Estado no asume la defensa del productor nacional frente a prácticas de dumping o de importación de mercancías subsidiadas por sus Estados en violación de los propios tratados comerciales, mercancías estas que desplazan al productor nacional del mercado interno; el gobierno no hace respetar las cuotas de importación permitidas; desde el propio gobierno se han desarrollado verdaderas mafias y carteles corruptos en el otorgamiento de permisos de importación de la casi totalidad de rubros de producción nacional. El Estado dominicano no ha creado las oficinas y mecanismos institucionales para la defensa y protección del productor nacional frente a las prácticas violatorias de los tratados comerciales de los que formamos partes. Frente a todo esto definiremos una política de estricto cumplimiento para la defensa, “con uñas y dientes” si fuera necesario, de nuestro mercado interno. En ese sentido: • No permitiremos en ninguna circunstancia el dumping, las prácticas desleales y la importación de productos manifiestamente subsidiados. • Crearemos las oficinas técnicas de asesoramiento y de defensa del productor nacional para aprovechar además todas las oportunidades que pudiéramos tener al amparo de los acuerdos comerciales. • Revisaremos lo que fuere necesario de los acuerdos comerciales concertados por la RD. • Haremos respetar en forma estricta las cuotas de importación estipuladas en los acuerdos comerciales. 14


A este respecto asumimos el compromiso de que la asignación de las cuotas de importación se haga por concurso público. Vamos a definir una política de Estado para que el sector agropecuario, en condiciones competitivas, sea el principal proveedor del sector turístico del país. Vamos a definir una política pública para que el Estado dominicano adquiera del sector agropecuario los alimentos para el desayuno escolar, los comedores económicos, o de las instituciones públicas en general. Desde el gobierno vamos a estimular el consumo de los productos del país. Les aseguro que los estudiantes de la educación pública tomaran leche producida en el campo dominicano y consumirán los productos agrícolas del país.

---PAÍS AGROEXPORTADOR--Si bien el desarrollo nacional tiene en el sector agropecuario su motor de empuje, éste solo podrá jugar ese papel si el país desarrolla una sostenida vocación de exportación. Esto significa que nuestro limitado mercado interno no es suficiente para hacer del sector agropecuario el motor del desarrollo. Tenemos que exportar hacia los países vecinos más cercanos y hacia los mercados más lejanos y exigentes. Tenemos que encontrar formas asociativas de exportación con las comunidades dominicanas en el exterior. Para ello tenemos que aprovechar nuestras ventajas comparativas en lo que se refiere a nuestro posicionamiento geográfico y al potencial y las bondades de nuestra agropecuaria tropical. 15


Para ello mantendremos un flujo de información accesible a los productores sobre el comportamiento en los mercados extranjeros y de las oportunidades que pueden representar para el productor nacional. Para ello crearemos la infraestructura necesaria para facilitar y posibilitar la exportación: carreteras de penetración en buen estado, almacenes, silos para el depósito de semillas, frigoríficos, facilidades de embarque en puertos y aeropuertos, entre muchos otros.

---TRANSFORMAR EL SERVICIO EXTERIOR DOMINICANO--Para convertirnos en un país agroexportador es necesario transformar el servicio exterior dominicano. Tenemos que profesionalizarlo y hacer que la promoción de la producción nacional y la búsqueda de mercados se conviertan en uno de las actividades principales de nuestros diplomáticos y cónsules. Vamos ampliar y diversificar nuestras relaciones comerciales. Tenemos que fortalecer y darle coherencia a las instituciones vinculadas a las exportaciones y apoyarles para que orienten y capaciten a los productores en sus exportaciones.

---UN ESTADO QUE ACOMPAÑE AL PRODUCTOR--Por múltiples razones el sector agropecuario requiere de un Estado que le acompañe y que ponga en ejecución políticas públicas para impulsarle.

16


Lo primero es que vamos a ponerle término a la actual dispersión del sector agropecuario fragmentado en mas de 20 instituciones que no se coordinan entre sí. A esos fines vamos a fortalecer un Ministerio de Agricultura que agrupe, centralice, dirija y lidere, en coordinación con los sectores productivos, el sector agropecuario. Impulsaremos con carácter prioritario las obras de infraestructura que requiere el campo dominicano para la producción y la exportación. Rescataremos la labor de extensión agrícola.

---NUESTRAS DIVISAS--La determinación que tenemos de hacer de la República Dominicana un país productivo, afincado en el sector agropecuario, se sintetizan en las divisas siguientes: Producimos o sucumbimos; Exportamos o perecemos.

---AL CONCLUIR--Sería muy grave que pensemos las políticas para el sector agropecuario en forma aislada. El desarrollo rural y del sector agropecuario está articulado con otros ejes de gran trascendencia. Por eso, al concluir, enuncio varios de los puntos que son complementarios y condiciones también para el desarrollo agropecuario. Me refiero a nuestro compromiso de impulsar una revolución educativa que garantice una educación de calidad, universal, gratuita y accesible a todos y todas. Me refiero a la seguridad ciudadana. Hay que enfrentar con determinación los altos niveles de criminalidad hoy 17


presentes en el país y de los cuales los productores agropecuarios son víctimas directas. Para ello vamos a atacar las causas del delito al tiempo de perseguir y garantizar sanciones para los violadores de la ley. De igual modo, vamos a fortalecer la institucionalidad y desarrollaremos una cultura de respeto a la legalidad para que haya seguridad jurídica. Es necesario que haya armonía entre producción y naturaleza para garantizar la sostenibilidad. Las presentes generaciones, lejos de depredar la naturaleza debemos esforzarnos por preservarla como legado a las venideras generaciones. Por eso nos proponemos revisar los contratos mineros existentes y eliminar toda forma de depredación de nuestros ríos y fuentes acuíferas, al tiempo de reforestar el país. Y por último: todo lo anterior requiere de un gobierno honesto que maneje con pulcritud, transparencia y austeridad el patrimonio público. Que prevenga y sancione la corrupción. Que acabe con el borrón y cuenta nueva y la impunidad. Un gobierno honesto es la condición y la llave que abre las puertas del desarrollo y la democracia. Todo lo que hemos expuesto sintetiza el propósito que nos anima de asumir el gobierno para producir un cambio de rumbo en el país. El Cambio de Rumbo es necesario, es posible y es ahora. Muchas gracias.

18


20


Exposición de Guillermo Moreno ante la Junta Agroempresarial Dominicana