Page 1

Transcripción de la entrevista a Guillermo Moreno En Diálogo Libre Adriano Miguel Tejada: Buenos días, bienvenidos a Diálogo Libre, de su periódico Diario Libre, el periódico preferido de los dominicanos, que se transmite por el canal 10 Ontv de Telecable de Tricom y por el canal 98 del circuito de cable Aster. Hoy contamos con la honradora presencia del doctor Guillermo Moreno, candidato presidencial de la Alianza País que aquí nos ha traído su alcancía con la cual financia la campaña política en un ejemplo de que sus cuentas están claras, no recibe cheques voluminosos. El doctor Moreno que fue fiscal del Distrito Nacional, es una destacada figura de la izquierda democrática del país, será entrevistado por un panel de periodistas compuesto por la subdirectora de Diario Libre Inés Aizpún, el jefe de redacción, José María Reyes, el director de nuestra página web WWW.diariolibre.com, el periodista Eli Heliger, el redactor senior, Federico Méndez, y la redactora de Diario Libre, Lisania Batista. En unos instantes comienza este Diálogo Libre de su periódico Diario Libre con el doctor Guillermo Moreno, a quien damos las más cordial bienvenida a este encuentro, bienvenido.


Guillermo Moreno: Muy buenos días, agradezco mucho la invitación y la presencia de todos ustedes para tener un diálogo verdaderamente libre sobre la realidad nacional. Adriano Miguel Tejada: Quería comenzar por ahí, ya digamos casi en el pistoletazo de arrancada de la campaña electoral que oficialmente no ha comenzado pero que ya estamos en todo su afán ¿cómo usted ve la situación? Hay una guerra de encuestas donde uno parece haber llegado al techo, el otro tampoco sube, hay aprestos de alianzas, mucho escarceo con relación a la Junta, ¿cómo ve Alianza País la cosa hoy a principio de diciembre? Guillermo Moreno: Lo primero es que debo señalar que el sistema político dominicano durante muchos años ha estado dominado por una troica de partidos tradicionales y han hecho un esfuerzo para imponer un sistema bipartidista y esa troica se ha constituido en una especie de triunvirato que co-gobierna en la República Dominicana porque tiene el control del Ejecutivo, presencia y control del Congreso y además de eso, controlan los ayuntamientos, y tiene presencia también en todas las instituciones y órganos del Estado. Lo novedoso de este proceso electoral es que efectivamente hay indicios de que se ha comenzado abrir una fisura en ese sistema de tripartidismo tradicional y eso es lo que revelan las encuestas, que


efectivamente se ha ido posicionando una propuesta alternativa, emergente y aunque no esté, digamos competitiva en términos numéricos con las dos propuestas que las encuestas dan como punteras, sin embargo, tienen todas las condiciones para crecer y expandirse porque hay un amplio espectro de la ciudadanía dominicana que se abstiene como rechazo de las prácticas y ejercicio de poder de esos partidos tradicionales, abierta la fisura lo que corresponde es que en la ciudadanía vaya descubriendo que, efectivamente frente esas opciones tradicionales, hay una propuesta nueva, diferenciada, alternativa, que ejerce la política de un modo diferente y que , por tanto, esa propuesta sea capaz, y ese es el trabajo nuestro de presentarse como viable, como una propuesta seria, responsable frente a esos partidos y, por tanto, que pueda despertar la esperanza, que hoy día hay mucha desesperanza y desesperación en amplios sectores de la ciudadanía. Por tanto, creemos que todavía estamos en las condiciones de revertir el bipartidismo que se da en la República Dominicana o por lo menos desarrollar un contrapeso alternativo que va a cambiar el panorama político y electoral en la República Dominicana. Inés Aizpún: Buenos días, para meter esa cuña entre los dos grandes partidos, ¿necesitarían unirse muchos pequeños, luego hay diferencias ideológicas entre unos y otros? ¿necesitan un líder que los


agrupe a todos? ¿cómo se está viendo ese proceso? Guillermo Moreno: Ciertamente en la República Dominicana hay un espacio alternativo una de sus características, lamentablemente, es su desarticulación y la falta de una direccionalidad política. Nosotros en Alianza país hemos estado propugnando por un esfuerzo de unidad que pasa por la conformación de un espacio con una candidatura única y hemos planteado y lo reiteramos de sentarnos en la mesa de convergencia con todos aquellos partidos emergentes para definir tanto la disposición de participar con una candidatura única y además, para definir el rol de esa candidatura única. Hemos planteado que es el momento de pasar de las palabras a los hechos, de sentarnos los candidatos de las organizaciones emergentes y sobre la base de un acuerdo base, hacer cualquier tipo de actividad que permita anunciarle al país no la disposición a la unidad, sino un acuerdo base unitario que haga viable esa candidatura única. Inés Aizpun: ¿Esa es la reunión del día 10? Guillermo Moreno: No hay propuesta de una reunión por una de las organizaciones, nosotros hemos estado planteando que previo hacer cualquier evento, llámese cumbre, seminario, para anunciar expectativas y buenas intenciones de unidad, es necesario que nos sentemos en la mesa de convergencia y logremos los candidatos proclamados de las organizaciones que se han planteado participar en forma independiente de


los partidos tradicionales que nos sentemos en la mesa de convergencia y logremos un acuerdo base que haga viable la candidatura única y el método de esa candidatura y entonces la cumbre, seminario, el encuentro, lo que hagamos sea para anunciar el acuerdo base, porque ir a un evento anunciar expectativa sobre la unidad es seguir alimentando expectativas que luego pudieran convertirse en frustración si no están respaldados en ese compromiso previo. José María Reyes: Buenos días don Guillermo, aprovechando la parte esa de la mesa del diálogo, las discusiones que tengan, pero quería saber si usted cree que todavía tienen tiempo, faltando apenas cinco meses para las elecciones puedan revertir esa tendencia que se está dando acá con organizaciones tan fuertes como el PRD y PLD, lo segundo es saber ¿cuáles son los items fundamentales de su campaña para atraer más votantes? Guillermo Moreno: Estamos en un proceso donde nuestro partido ha acumulado un gran prestigio y una de sus mayores fortalezas ha sido el vacío de una propuesta alternativa que se ponga en condiciones y en capacidad propositiva de presentarse como una propuesta viable y al mismo tiempo disputarse el poder. Ese vacío ha sido una de las fortalezas de ese sistema bipartido, por tanto, si somos capaces de orquestar esa


propuesta alternativa, de la ciudadanía percibirla como tal, entonces, comienza un proceso acelerado en el cual muchos sectores y ciudadanos que hoy muestran rechazo y cansancio a esas propuestas tradicionales, entonces, verían esta como una propuesta viable. Insisto en decir que el partido mayoritario de la República Dominicana no vota, está constituido por millones de ciudadanos que se abstienen, que, incluso, una parte de ellos que vota muchas veces no a favor de, sino en contra de, y en ese sentido, es que tenemos que llenar la propuesta alternativa. Nosotros hemos planteado un programa de gobierno fundado en siete ejes y lo estamos planteando a la ciudadanía como propuesta: En primer lugar hemos asumido el compromiso de hacer un gobierno honesto, que maneje con pulcritud, transparencia y con austeridad los recursos públicos y decimos que el gobierno nuestro es la llave para abrir las puerta de la democracia y del desarrollo, un gobierno honesto que acabe con el borrón y cuenta nueva, que sea capaz de llevar a la cárcel a los corruptos que se han apropiado de recursos públicos, un gobierno honesto que sea capaz de fortalecer las instituciones para que haya control del manejo de los recursos públicos para que haya transparencia y rendición de cuentas a través del fortalecimiento de la Cámara de Cuentas, del Ministerio Público como órgano de investigación y aquellos organismos que también existen en el Estado


que obligan a la transparencia como la Ley de Acceso a la Información Pública. Entonces, hacer un gobierno honesto para nosotros es una de las llaves, de las clave de nuestra oferta electoral frente a lo que ha sido la práctica de la corrupción administrativa que se ha convertido en la República Dominicana en un valladar que impide que, efectivamente, no se puedan satisfacer muchas, o no se gobierne en función del bienestar de la mayoría. Hemos planteado también la necesidad de hacer un cambio en el modelo económico que define la República Dominicana. Ahora se dice que el modelo económico se agotó y nosotros decimos no es que se agotó es que nunca existió, porque es un modelo injusto que es capaz de exhibir todos los años crecimiento en la economía, sin embargo, al mismo tiempo concentra la riqueza y reproduce la pobreza, pero además es un modelo que ha sido incapaz de impulsar un modelo de desarrollo nacional impulsando la producción y el trabajo y entonces, ha sido un modelo que se ha desplazado hacia las importaciones, el endeudamiento externo y los servicios en desmedro del aparato productivo nacional y evidentemente, es endeudándonos de manera irresponsable. Hemos planteado que es necesario convertir a la República Dominicana no solo en un país productivo, sino convertirla también en un país justo, porque no es


suficiente con crear riqueza, la clave está en distribuir esa riqueza y eso implica hacer de la República Dominicana un país de oportunidades. La oportunidad no son dar funditas, ni cajitas, es crear oportunidades para que el ciudadano puedan con sus trabajos, con sus esfuerzos, vivir en dignidad. La oportunidad en educación, de la salud, del empleo, del transporte seguro, del agua potable, de la vivienda digna, esas son las oportunidades que tenemos que crear y es lo que significa distribuir las riquezas y hacer de este un país justo. Ese modelo que tenemos en la República Dominicana es convertirlo, los derechos sociales, fundamentales en mercancías que son el privilegio de aquellos que pueden comprar ese derecho, el de la seguridad, a la educación de calidad, a la salud, disfrutan de esos derechos y pueden comprarlo convertidos en mercancías, entonces no, el Estado tiene que garantizar esas oportunidades para todos y todas. Hemos planteado también, la necesidad de hacer de la República Dominicana un país seguro y esto implica enfrentar con fortaleza la criminalidad, delincuencia y el narcotráfico que en nuestro país se ha convertido en algo que nos arropa a todos y planteamos para eso el desarrollo de una política que llamamos de dos mandos: por un lado la mano amiga y solidaria para atacar las causas del crimen y la delincuencia, por otro lado, la mano firme e inflexible de la ley para


investigar, perseguir a todos aquellos que infieren la ley aplicarle las sanciones que la propia ley establece. Hablamos de un país democrático, porque no es suficiencia la democracia que tenemos, es una democracia donde podemos hablar, como lo estoy haciendo ahora, pero nadie nos escucha, necesitamos una democracia más participativa. Como último eje hablamos de la República Dominicana un país soberano, donde haya seguridad alimentaria. Eli Heiliger: Ahora que usted citó que el narcotráfico lo arropa todo, parece ser cierto porque cada vez se habla más de la presencia de narco en las organizaciones políticas tradicionales y en las instituciones del Estado, como la Secretaría de las Fuerzas Armadas, ¿usted no cree que estamos frente a un narco Estado? Guillermo Moreno: Lo que le puedo afirmar es que el narcotráfico ha tenido un aumento notable en los últimos 15 años. Pasamos de un país de tránsito a ser, incluso, un país de alto consumo y lo que explica desde nuestro punto de vista el auge del tráfico es que ha logrado penetrar los organismos de seguridad del Estado y aprovecharse de la estructura de éstos y ganar desde ahí protección. Es decir, que la llamada inteligencia de los organismos del Estado debe usarse en función de investigar y perseguirle ha sido puesta al servicios de la


actividad del narcotráfico y eso no es una aseveración arriesgada, solo hay que examinar los casos más notables, el caso Quirino, operaba desde la estructura militar, el caso Paya, que la Marina de Guerra era la que orientaba y transportaba los cargamentos, en vez de proteger nuestra frontera marítima, qué reveló el caso de la Torre Atiemar, que los del tiempo eran policías honoríficos y habían penetrado a los organismos de seguridad del Estado, incluso habían logrado préstamos de hasta 700 millones de pesos para la construcción de esa torre. El caso Figueroa Agosto revela que éste tenía carnet del Departamento Nacional de Investigaciones, que era resguardado por coroneles policiales y además, andaba con placa oficial. El caso de Oscar Rodríguez revela que quien manejaba su carro era un cabo del Ejército, entonces resulta que además de protección, hay impunidad, como el último caso que la única medida adoptada es cancelar el cabo. En una sociedad donde el narcotráfico es capaz de tener esos niveles de protección de organismos de seguridad del Estado y al mismo tiempo el Estado se muestra incapaz de poder perseguir y desmontar la estructura criminal de ese crimen organizado, indudablemente estamos bajo la amenaza de que no hay liderazgo responsable estamos bajo la amenaza de convertirnos en un narco Estado. Federico Méndez: Doctor el tema de la corrupción


siempre ha sido utilizado como arma política en tiempo de campaña, Amnistía internacional acaba de emitir un informe que ubica a la República Dominicana entre los países más corruptos, ¿cuál es la fórmula recomendable para combatir este flagelo? Guillermo Moreno: Debo decir que en mi caso la crítica de la corrupción no es tema solo de campaña, porque de una u otra manera hemos insistido en denunciar y alertar sobre el tema de la corrupción en el país ese informe 2011 de amnistía, creemos que en la República Dominicana hay que acabar con el borrón y cuenta nueva y es una de las reglas no escrita de la práctica política y el ejercicio de poder en la República Dominicana en la cual el gobernante de turno le perdona al Presidente saliente y sus funcionarios sus crímenes de corrupción en la esperanza de que cuando él salga del poder entonces se le perdone. Tenemos que acabar con esa práctica y eso se acaba investigando, sancionado y llevando a la cárcel a los corruptos. En un gobierno nuestro investigaremos todos los casos denunciados de corrupción de los últimos gobiernos. Tendremos un gobierno con memoria y responsabilidad y todas esas obras públicas en los cuales hay manifestaciones clara de corrupción entonces, serán auditadas y traducidos a la justicia y se establecerán responsabilidades no importa el rango de quien haya cometido el acto de corrupción.


Tenemos que sanear este país y eso implica llevar a cárcel a los corruptos, evidentemente luego de investigar y presentar las pruebas. Es necesario que nosotros además de esto, auditemos la deuda pública y tenemos la sospecha de que ha sido una deuda no solamente tomada de manera acelerada e irresponsable sino también, en la cual se ha hecho grandes negocios. Debo decir que en nuestra apreciación la corrupción administrativa en nuestro país da cuenta que cerca de un 25% del Presupuesto Nacional a través de soborno, comisiones, tráfico de influencia y participando en los negocios, compra y las inversiones del Estado. Si hablamos cerca de un 25% donde el Presupuesto es RD$400, 30,000 millones estamos hablando de una suma por encima de los RD$ 100,000 millones. Aunque parezca enorme, si examinamos las prácticas de soborno y comisiones en la República Dominicana nos damos cuenta que no estamos lejos de la realidad. Este es el país donde mucha gente cree que el 10% de comisión es legal, entonces, ese es un punto de partida que nos da un indicativo. Muchos funcionarios, incluso asumen, como una verdad que el 10% de comisión en la compra y las inversiones es legal, asume eso entonces una plusvalía y cuando vamos a ver nos damos cuenta que la corrupción anda ligada a ese 25%. El punto de partida tiene que ser llevar los corruptos


a la cárcel y eso tiene que ser acompañado de una estrategia de prevención porque no es suficiente ocuparnos de la corrupción colectiva, sino también, evitar que no se cometa y eso implica medidas de varios tipos: fortalecer los mecanismos de control, los de transparencia y rendición de cuenta. Tenemos que fortalecer y dar autonomía a la Cámara de Cuentas que es el órgano de control en el manejo del manejo de la administración pública. Me refiero a la Cámara de Cuentas porque tenemos un Congreso independiente que pueda ejercer el control, solo es independiente cuando está en la oposición, pero la idea es fortalecer esos mecanismos de control, necesitamos también, hacer algunas reformas importante, hay que obligar a todos los funcionarios a presentar una declaración jurada al entrar y al salir de la función, pero esa declaración tiene que ser auditada por la Cámara de Cuentas, porque aquí no se trata solo de depositar una lista de bienes que supuestamente se posee o una lista de bienes que se tiene o no se tiene, sino que sea auditado, investigado y comprobado por un organismo del Estado para establecer si respectivamente se corresponde con la realidad. Tenemos que invertir en la carga de la prueba en materia de corrupción en el sentido de que todo funcionario que revele en sus declaraciones de bienes o en la investigación que se haga y ha tenido un incremento en su patrimonio durante el desempeño de


la función pública esté en la obligación de demostrar el origen de ese aumento, Tenemos que hacer que los crímenes de corrupción no prescriban, porque no podemos permitir que el que se ha robado algo del patrimonio público por el paso del tiempo pueda convertirlo por prescripción en propiedad de algo que es fruto de una ilegalidad y un dolo. En un gobierno nuestro la denuncia bien fundamentada de un acto de corrupción será suficiente para destitución del funcionario y su traducción a la justicia. Hay precedentes importantes, incluso en América Latina, que hay precedentes de que se han creado climas favorables a la prevención de la corrupción, precisamente por la presión y la denuncias que desde los medios de comunicación se hace sobre el funcionario público en los cuales se queda evidente la comisión de corrupción y que no tienen que esperar para su destitución una sentencia judicial. Lisania Batista: En estos días la JCE se ha visto envuelta en ruidos, ha habido renuncias, ¿usted cree que las elecciones serán limpias o se necesitará de observación externa? Guillermo Moreno: Lo primero es que tenemos que admitir que a lo interno de la Junta Central Electoral (JCE) hay un conflicto, si no partimos de admitir ese hecho lo que estamos haciendo entonces es taparlo y


postergando una solución que en la medida en que se posterga lo que va es agravarlo. A partir de la carta de renuncia del ingeniero Miguel Ángel García por el contenido de esa carta y por la posterior reunión que se da en el pleno y la división que se produce en el seno del pleno de la JCE quedó evidenciado que hay un conflicto y frente al conflicto la actitud que ha asumido el pleno es ignorar esa realidad y resulta que ese conflicto está vinculado a una persona llamada ingeniero Franklin Frías, director de Cómputos que por múltiples razones y argumentos no goza de la confianza de una parte importante de los actores políticos de los partidos y la JCE tiene que entender que el papel de un órgano electoral es ser un árbitro y su primera condición es general confianza y ser imparcial y como tal, entonces, las partes contendientes deben sentir esa confianza y la imparcialidad del árbitro. Por tanto si hay un motivo de desconfianza sostenida, con precedente, es necesario que el pleno de la JCE adopte medidas claras y precisas para que restablecer la confianza y no ha sido el sentido como ha venido actuando. Nosotros planteamos en el seno de la JCE que lo recomendable y sensato es que el Franklin Frías renuncie a la función de director, porque él debe ser el primero que no debe tener interés en ejercer una función tan delicada no gozando de la confianza de


una parte importante de los actores del pleno. Si él no declinara su función, entonces volvamos a la solución del 2003, nombremos una especie de supervisor del centro de cómputos con el resto de los partidos que tenga la facultad de auditar el trabajo que está haciendo. Eso daría la confianza y garantías que es necesario tener respecto el centro de cómputos y de la labor de la JCE. Creo que estamos a tiempo de evitar que ese conflicto se profundice, que cada vez tiene nuevas aristas. Hace unos días una arista fue el cuestionamiento de la observación electoral independiente. Hoy día estamos en una crisis en la Junta Municipal de Santiago, los propios actores políticos hacen esfuerzos de mediación y resulta que ahora están por eliminar el mediador y cuestionarlo, entonces, la crisis lejos de ir apaciguándose y resolviéndose lo que ha hecho es entrar a una especie de pendiente como una bola de nieve que cada día crece más. Estamos a tiempo de resolver el conflicto. Inés Aizpún: El discurso de Guillermo Moreno, de Alianza País, sobre la corrupción está muy claro y ha llegado directamente a la opinión pública ¿Cuál es el mensaje económico, o sea, cuál es su plan para crear empleos, que es otra preocupación fundamental? Guillermo Moreno: Es muy importante, porque


tenemos que hacer de la República Dominicana un país productivo. Para nosotros eso significa impulsar el desarrollo nacional en base al impulso de la producción y del trabajo, y en ese sentido separarnos de una visión que ha estado impulsando la economía en función de solo la oferta de servicio y que ha ido fortaleciendo las importaciones y el endeudamiento externo. Ahora bien ¿Cómo hacer de la República Dominicana un país productivo? Sería la pregunta. Nosotros creemos, en primer lugar, que tenemos que avalar nuestro aparato productivo, especialmente la agropecuaria, y la manufactura, articulado todo esto con el turismo, que muestra también nuestra oportunidad. Tenemos que para eso bajar los costos de producir en la República Dominicana y ¿Qué es lo que encarece el producir en la República Dominicana? En primer lugar, la práctica del soborno, de comisiones y de mafias corruptas. En segundo lugar, un Estado que es ineficiente porque no está servido por una burocracia profesional. Encarece producir en el país el costo de la energía porque en la República Dominicana tenemos uno de los costos del kilovatio/hora más caro de la región. Si nosotros logramos bajar los costos de producción, entonces bajos a poder estimular la inversión. No solamente la inversión extranjera, sino


también la inversión nacional. Pero es necesario, además, que nosotros desarrollemos otras políticas importantes, por ejemplo: una política de acceso al crédito, sobre todo tiene que haber accesibilidad al crédito para la pequeña y mediana empresa, para el microempresario, para la unidad de producción familiar, sea agropecuaria o sea en la artesanía, de tal suerte que nosotros podamos estimular esa producción de micro, pequeña y mediana. Nosotros tenemos que lograr también algo que es fundamental y es que tenemos que aumentar la productividad, y eso implica un Estado que sea capaz de hacer accesible para el productor la tecnología apropiada, en el campo o en la artesanía o en la manufactura, pero que el Estado asuma como parte de su rol, hacer accesible, crear las condiciones de accesibilidad para la tecnología, por algo fundamental: nosotros necesitamos, no solamente producir materias primas, necesitamos agregarle valor, porque en el mundo de hoy ya no es suficiente con producir plátano, cacao o café, sino que la competencia se da con el valor que agregamos a esas materias primas y para eso necesitamos la tecnología apropiada, pero necesitamos un Estado que facilite y que juegue un papel. Ese Estado tiene también que jugar un papel importante en la asistencia al productor, en el acompañamiento al productor, en facilitar la


información de mercados que facilite que la producción nuestra pueda ser colocada o en el mercado interno o en el mercado exterior. Una de las cuestiones claves que hemos estado planteando es que la República Dominicana, además de un país productivo, tiene que ser un país agroexportador y también exportador de nuestra manufactura. Y eso también implica una serie de acciones muy concretas, tenemos que ser capaces de lograr transformar el servicio exterior. Nuestros embajadores y nuestros cónsules tienen que ser los primeros promotores de la producción nacional y eso entonces tiene que fluir como información hacia el productor para poder lograrlo. Pero tenemos que lograr, para convertirnos en un país agroexportador, estimular la producción asociativa y cooperativa, porque no podemos pensar en un productor pequeño y mediano que va a poder colocar en Europa determinada cantidad pequeña de productos. Pero si nosotros logramos asociar a decenas o hasta cientos de pequeños y medianos productores en una empresa cooperativa o asociativa, entonces de manera conjunta podemos tener una oferta que va a bajar los costos de producción y va a poder también satisfacer un mercado, o interno o externo. Por tanto, esas son otra de las grandes tareas que tenemos que realizar para convertir a la República


Dominicana en ese país productivo y agroexportador. Quiero señalar tres cuestiones que también son fundamentales en nuestra visión. Nosotros tenemos que lograr vincular, articular el consumo que se hace de mercancías sobre todo agropecuaria, el consumo que hace el Estado de esa mercancía con la producción nacional. No tiene sentido para nosotros que el Estado dominicano tenga consumos, por ejemplo, de leche y entonces la importe. Tenemos que articular esos consumos internos del Estado dominicano con el productor, nosotros le vamos a exigir a ese productor que sea eficiente, que tenga precios competitivos, pero también vamos a articularnos ahí. En segundo lugar, es necesario articular la producción nacional con lo que es nuestro primer mercado de exportación, que es el turismo. Entonces, eso es clave, porque nosotros tenemos ahí más de dos millones, algunas veces tres millones, de turistas que consumen productos, que no tenemos que enviarles los productos nuestros ni por barco ni por avión, sino simplemente transportarlos a unos cientos de kilómetros. Entonces, si logramos, evidentemente, una producción agropecuaria adecuada en los estándares aceptables, entonces convertimos nuestra industria turística en nuestro primer consumidor y es en nuestro primer mercado de exportación. Y el tercer aspecto, importantísimo, es articular con las


comunidades dominicanas en el exterior, que tienen una propensión al consumo de nuestros productos agrícolas por nuestros vínculos nacional. Entonces también tenemos que lograr eso. Nosotros siempre hemos concebido las comunidades dominicanas en el exterior como un eslabón fundamental en cualquier estrategia de desarrollo, no solamente para que consuman, sino también para garantizar un retorno, donde haya seguridad jurídica para su inversión y que entonces sus ahorros puedan también volver a la patria, invertirse aquí, pero para eso necesitamos la seguridad jurídica y, sobre todo, la seguridad social. Muchos de esos dominicanos en el exterior no retornan porque temen perder la seguridad social que han logrado en esos países, que no la tienen en la República Dominicana y no tienen la seguridad jurídica para invertir y cambiar también ese panorama. José María Reyes:- A la luz de los resultados de las últimas encuestas que, incluso, Alianza País aparece con un 2%, sino me equivoco, (interviene Guillermo Moreno: 2.2 y 2.2%) exacto (interviene Guillermo Moreno: peleamos esos puntos), viendo también cómo están posicionados los partidos tradicionales, ese esfuerzo de alianza que están haciendo las organizaciones emergentes ¿Cuáles serían las posibilidades de forzar una segunda vuelta electoral? Guillermo Moreno:- Creemos que en estos momentos


es seguro que haya una segunda vuelta, sobre todo, porque se han ido posicionando propuestas alternativas, dentro de ellas la Alianza País. Si bien esos partidos van a querer ahogar en su lucha y su intención de imponer el bipartidismo, sin embargo, la tendencia va a ser lo contrario, va a ser que la propuesta emergente o alternativa va a ampliar su espacio, sobre todo, si logramos articular, como decía anteriormente, el espacio alternativo y darle una direccionalidad política. Por tanto, en estos momentos es seguro que hay una segunda vuelta. José Marías Reyes:- En una segunda vuelta, ¿cuál sería la posición de Alianza País? Guillermo Moreno:- Nosotros planteamos una participación independiente en la primera vuelta, en la segunda vuelta, en la tercera vuelta, en la cuarta vuelta y en la quinta vuelta. Eli Heiliger:- Don Guillermo, nos gustaría saber qué función usted le asigna dentro de su proyecto político a la inversión extranjera y ¿cuál es la visión que usted tiene con las relaciones con los Estados Unidos? Guillermo Moreno:- Lo primero es que nosotros creemos que en el mundo de hoy la inversión extranjera juega un papel, pero los Estados deben de establecer unos marcos regulatorios claros, precisos para ambas partes, tanto ver cuál es la inversión extranjera que a nuestro país le conviene y al mismo tiempo darle la seguridad jurídica, los niveles de


legalidad a ese inversor extranjero para que pueda realizar sus operaciones. A nosotros, la inversión extranjera que pretendemos estimular es la inversión extranjera que produzca bienes para la exportación y, por tanto, no estimularemos la inversión extranjera para producir bienes que entren en competencia con el productor nacional, eso como marco general, digamos, eso lo que refleja es una intencionalidad, que luego habrá que concretar. Pero le manifiesto cuál, digamos, en ese aspecto en nuestra visión. Ahora bien, esa inversión extranjera con esa característica nosotros le vamos a garantizar la seguridad jurídica, reglas claras. No habrá, como acaba de denunciar el embajador inglés, funcionarios nuestros pidiendo sobornos y comisiones a los inversionistas extranjeros, y si alguien lo hiciera usted puede estar seguro que hoy estuviera preso porque esas con cuestiones dañinas no solamente al interior de nuestro país, sino también dañina hacia el exterior, además daña nuestra economía, porque si eso pasa en la República Dominicana con un inversionista inglés, imagínese, también eso pasa con el inversionistas dominicano. Y hay que pensar, solo le doy este dato, hay que pensar la frecuencia de esas solicitudes de soborno a que estuvieron que estar sometidos los inversionistas ingleses que hicieron que nada más y nada menos que


el embajador inglés tuviera que utilizar una tribuna pública para denunciar, lo que quiere decir que todas las denuncias anteriores y requerimientos anteriores a las autoridades correspondientes, tuvo oído sordo. Entonces, evidentemente, ese no es el clima adecuado para nosotros estimular la inversión y eso tiene que ser transformado, y nosotros garantizamos, precisamente, que en nuestro gobierno habrá reglas claras, reglas justas, pero reglas para ser cumplidas por todos y todas. Nosotros creemos que Estados Unidos, junto con Haití, son nuestros primeros dos socios en términos de producción y en términos de relaciones diplomáticas y comerciales, y tenemos que propiciar un ambiente de las mejores relaciones en el marco de las relaciones de dos Estados soberanos que tienen que, por tanto, respetarse como tales en lo que son su independencia y en lo que es su soberanía y su autodeterminación. Pero en ese marco, tenemos que propiciar nuestras mejores relaciones con Estados Unidos y con la República de Haití, que son dos Estados con los cuales tenemos vínculos. Eso implica, entre otras cosas, que nosotros somos partidarios también de ampliar nuestro marco de relaciones internacionales porque no podemos solo, digamos, trazarnos una relación bilateral, sino fortalecer esa relación pero al tiempo ampliar nuestro marco de relaciones internacionales hacia nuevos


países, nuevos mercados, nuevas regiones. Federico Méndez:- Doctor, el Consejo Nacional de la Magistratura está a punto de concluir las evaluaciones para los jueces de las altas cortes, ¿Cómo usted evalúa el proceso y cuáles son sus expectativas? Guillermo Moreno: Debo decir que el proceso de evaluación hasta ahora, en lo que hemos visto, ha sido transparente porque, primero, todo el que ha querido y ha pretendido pertenecer a esas altas cortes no solo ha tenido la oportunidad de ir e inscribirse, sino que además ha sido evaluado y la sociedad ha sido testigo de sus exposiciones y de las preguntas. Es evidente que la evaluación que haya que hacer para la constitución de las altas cortes es mucho más que una entrevista casuística y que debe buscar garantizar que podamos tener en esas altas cortes capaces, independientes y de carácter, porque como dice su nombre se trata de los tribunales que van a tener las más altas responsabilidades en sus distintos objetos o competencia. Eso es lo que ahora nosotros tenemos que exigir del Consejo Nacional de la Magistratura, que en este universo de abogados, de juristas, de jueces que se han entrevistado, una parte con muchísima calidad y muchísima competencia, no hay razón para que estas altas cortes no sean constituidas por el Consejo Nacional de la Magistratura con jueces de alta capacidad, de independencia y de carácter, porque en


lo que hemos visto evaluados hay muchos jueces que reúnen esas condiciones. Tenemos que evitar que esas altas cortes sean formadas por acólitos políticos porque entonces eso sería el hundimiento de esos altos tribunales. Esa es, digamos, en alguna medida la aprehensión que ahora tenemos en lo que va a ser el trabajo del Consejo Nacional de la Magistratura, si se impondrá un criterio de constituir tribunales que tengan esos niveles de independencia, capacidad y determinación en sus actuaciones o si se impondrá el acuerdo de aposento y la repartición. Pero para eso, para saber el final de ese capítulo tenemos que esperar que termine la película y porque ahora mismo sería aventurado nosotros decir lo que va a pasar. Lisania Batista: En estos días, fruto de la delincuencia que afecta al país y donde los menores están involucrados, en el Congreso Nacional se modifica el Código que tiene que ver con imposición de las penas. Gurillermo Moreno:- Tanto el Código del Menor como el Código Procesal Penal, nosotros hemos sostenido que esos como cualquier código están siempre expuestos a ser ajustados y a que se hagan las modificaciones en función de que la propia realidad es cambiante o porque el legislador, cuando elaboró la ley no tuvo toda la capacidad de previsión.


Ahora bien, tanto en el Código del Menor como en el Código Procesal Penal hay principios y valores que no pueden ser desconocidos. Uno de ellos es el caso del carácter garantista que ambos códigos tienen, sobre todo, el Código Procesal Penal. A nosotros nos parece que en el tema del Código del Menor hemos querido estar solucionando el problema halando el rábano por las hojas, es decir, porque el problema del tema de la delincuencia o de menores de edad en conflicto con la ley penal, donde nosotros tenemos que fortalecer es en los centros de atención a los cuales ellos son remitidos cuando son encontrados que han violado la ley penal. El problema no se va a solucionar con el número de años, aumentando el número de años, lo único que estamos haciendo es prolongando unos años más su salida y su durante su estada en el centro de atención no se produce el proceso de resocialización, entonces lo que vamos a tener es que el entrenamiento en el delito lo habremos aumentado unos años más. Por tanto, la clave está, lo que hay que fortalecer no es tanto el número de años que permanezca en el centro de atención, sino, sobre todo, cuáles son las políticas, las estrategias, las medidas que se adoptan para cuando este menor de edad está en el centro de atención tenga la oportunidad de rehacer su conducta delictual, sea a través de la educación, de su formación, de aplacar o modificar esa conducta violenta, sea ofertándole


oportunidades para cuando salga pueda entonces reconducir su vida, esa es la clave. Y en el caso de los menores tiene particular importancia, porque estadísticamente está demostrado, en materia de los estudiosos de la criminalidad, que la etapa en la cual una persona con una conducta delictual puede tener un mayor efecto la acción de la tutela estatal, es precisamente cuando se trata de adolescentes y menores de edad y que es directamente proporcional, en caso de los adultos es inversamente proporcional, la posibilidad de la resocialización. Es decir, que entre la persona es más adulta, la conducta delictual es más afincada y la posibilidad de la resocialización es menor. Sin embargo, en el menor de edad sí puede tener un efecto. Por tanto, cuando el Congreso ha hecho el énfasis en el tema de aumentar la pena, entonces está haciendo el énfasis equivocado frente al problema, porque cuál es el problema que tenemos que solucionar: que hay menores que están en violación con la ley penal, pero esos menores van a un centro de atención, y van a un centro de atención por un período determinado. El problema es qué hacemos con esos menores en esos centros de atención durante ese período que están bajo la tutela de la Justicia de menores. Adriano Miguel Tejada: - Muchísimas gracias al doctor Guillermo Moreno por su participación en este Diálogo Libre, de su periódico Diario Libre, y a


todos ustedes por la atenci贸n prestada. Nos vemos el pr贸ximo lunes en otro Di谩logo Libre. Pasen todo muy buen d铆a.

Entrevista Guillermo Moreno en Dialogo Libre  

Entrevista Guillermo Moreno en Dialogo Libre, 1 de diciembre, 2001

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you