Issuu on Google+

COMO

KAREN ROSALES


COMO

Introducción • ¿Por qué debemos de hablar de sexualidad con nuestros hijos? • ¿Cómo comenzamos? • ¿Qué decir? • ¿Cuál es el mejor momento para hablar de sexualidad con nuestros hijos? • Consejos para padres y madres


INTRODUCCIÓN En pleno siglo XXI el abordaje del tema de la sexualidad, aún continúa siendo un tabú; mayormente en los hogares, donde se supone debería ser el núcleo en el que padres y madres dialogan de manera constructiva y sana al respecto. Los padres aún continúan temerosos de conversar sobre el tema con sus hijos, ya que no saben cómo introducirlo, ni tampoco cómo dar respuesta a las interrogantes que van surgiendo con los años. Sin embargo, el vacio que da la ausencia de diálogo sobre el tema en el hogar, está siendo cubierto por diferentes actores, entre ellos los medios de comunicación, a los cuales nuestros hijos se ven expuestos a través de la televisión, la radio, el internet, rótulos en las calles y otros medíos gráficos; que estimulan y dan información de la sexualidad muy poco útil y sana. Ante esta situación, el desafío continúa siendo el diálogo entre los padres y los hijos, de forma abierta y respetuosa; que no solo informe, sino que forme y transmita los valores y principios bíblicos acerca de la sexualidad. Al hacerlo, estamos enseñándoles sobre el amor y el respeto, sobre la aceptación de su cuerpo y el quererse a sí mismos; aspectos que contribuyen a mantener relaciones sanas con los demás.

3


¿PORQUE DEBEMOS DE HABLAR DE SEXUALIDAD CON NUESTROS HIJOS?

Desde el comienzo de la creación, Dios incorporó el tema de la sexualidad en la vida del ser humano, creó al hombre y la mujer y les dio la tarea de multiplicarse. Esta relación entre el hombre y la mujer, fue vista de manera natural, el mundo que Dios creó era bueno, pero por causa del pecado, lo natural de la sexualidad se convirtió en algo malicioso, el hombre dio rienda suelta a sus deseos pecaminosos al punto que la Biblia señala que “en este mundo la maldad de hombres y mujeres iba en aumento, siempre estaban pensando en hacer lo malo, y solo lo malo.” Gen. 6:5 TLA Este mundo distorsionado es en el que vivimos, un mundo muy sexualizado, hay miles de mensajes a nuestro alrededor a través de diversos medios, los cuales de manera abierta se exponen tanto a adultos, jóvenes 1


como niños. No importa que es lo que se está tratando de vender o comunicar, la publicidad de ropa, vehículos, perfumes, repuestos o comida de manera explícita se relaciona con la sexualidad, nuestros hijos viven en una cultura sobrestimulada sexualmente y resulta difícil pretender protegerlos totalmente de la influencia que ejercen todos los medios de comunicación. Nuestro llamado como padres debe dirigirse a dar la formación oportuna y correcta, transmitiendo valores que tengan sentido para ellos y que les ayude a distinguir entre lo bueno y lo malo cuando se exponen frente a otras personas. La poca formación de los niños en la sexualidad se ve reflejada en embarazos de adolescentes, la cifra de embarazadas de 13 a 17 años va en aumento y la edad en la que se inician las relaciones sexuales cada vez es menor, el incremento de casos de niñas de 10 años en estado de embarazo atendidas en los hospitales es una realidad que confirman las estadísticas. El portal Esperanza para la Familia nos señala que de los 28 millones de adolescentes que viven en los Estados Unidos de Norteamérica, diariamente:

2


– 1,000 adolescentes solteras se convierten en madres – 1,106 adolescentes tienen un aborto – 4,219 adolescentes contraen enfermedades venéreas – 80 son violados – 2,200 adolescentes abandonan sus estudios – 2,750 ven a sus padres separarse o divorciarse Más estadísticas En los Estados Unidos a la edad de 20 años el 81% de los jóvenes solteros y el 67% de las chicas solteras han tenido ya relaciones sexuales. Un estudio muestra que el 50% de los jóvenes de 19 años activos sexualmente, tuvieron su primera experiencia sexual entre los 11 y los 13 años de edad. Muchas investigaciones muestran que la edad promedio para que los adolescentes empiecen a tener sexo, es de 15 años para las niñas y 14 años para los varones.

3


La firma de encuestas de Nueva York Answer Bay, encontró a través de una investigación detallada que el 57% de los estudiantes de secundaria han perdido su virginidad. Más de la mitad de los adolescentes, un 54%, han tenido su primera relación sexual en la casa de él o de ella. Un estudio hecho con 5,000 estudiantes de 32 instituciones educativas muestra que un 25% de las chicas han sido violadas o forzadas sexualmente desde los 14 años de edad. 3 de cada 4 embarazos serán imprevistos o no deseados entre los jóvenes y adolescentes, de esos embarazos cerca de 400 mil terminarán en aborto. Esto refleja un aumento del 100% desde 1972. De los 490 mil nacimientos, 270 mil serán de adolescentes no casadas. Un aumento triple desde 1960. Estas cifras también son para Hispanoamérica. Los adolescentes se están iniciando en la vida sexual cada vez más temprano y las consecuencias de ello son estas estadísticas alarmantes. Lo curioso es que los padres no 4


relacionan el vacio de la formación sexual y de una verdadera comunicación entre padres e hijos con la problemática social que estamos viviendo en este sentido. La realidad es que los niños, desde que salen del hogar y se encuentran en otros ambientes como la escuela, un club y otras familias; conversan con otros niños que al igual que ellos sienten curiosidad por hablar y conocer de algunos temas relacionados con su cuerpo, las diferencias que hay entre el hombre y la mujer, como llego un bebé a la barriga de la madre y más. Ya sea que nosotros como padres dialoguemos con ellos y les demos respuesta o no, de igual modo ellos buscarán estas respuestas en otros espacios. Asegurémonos entonces, que la información y la formación correcta del tema la reciben en el hogar, de esta manera estamos influyendo para que en el futuro tomen decisiones con responsabilidad, cuiden bien su cuerpo y adquieran la confianza necesaria para respetarse así mismos y a los demás.

5


¿CÓMO COMENZAMOS?

El problema primordial alrededor de este tema, es que aunque muchos padres reconocen la importancia de dialogar con sus hijos, no saben cómo, ni cuando abordarlo, no saben a qué edad deben iniciar ni que deben decir. Lo ideal es iniciar el tema desde temprano, podemos conversar con ellos al respecto desde los tres años, pero debemos irles formando poco a poco, cada edad va planteando ciertas preguntas y estas deben contestarse de forma sencilla pero en la verdad. Un niño de 3 a 5 años quiere saber cómo es que nacen los niños, como llegó a la barriga de su mamá, se asombra y siente curiosidad de ver las diferencias físicas que tiene con alguien del sexo opuesto. Un niño de 8 a 12 años, ya sabe o por lo menos debería saber lo anterior, más bien su enfoque se dirige a los cambios que va experimentando con su cuerpo, recuerde que muchas niñas menstrúan a los nueve 6


o 10 años, por lo tanto los padres deberían haber conversado al respecto antes de que esto ocurra. También es importante saber que cuando hablamos de sexualidad, no estamos refiriéndonos exclusivamente al tema de las relaciones sexuales, estamos hablando de nuestro cuerpo, su funcionamiento, el género, nuestros valores sobre la vida, el amor, el respeto y otros aspectos que tienen que ver con las relaciones con otras personas.

¿QUÉ DECIR?

En principio es importante llevar a los niños a: • Que comprendan que es normal que existan diferencias entre ellos y las personas del sexo opuesto y aún entre personas del mismo sexo. Las diferencias no radican únicamente en los órganos genitales, también hay diferencias en cuanto a fuerza física, en la forma del cuerpo, en el tono de voz y aún en

7


aspectos emocionales. Debemos aclarar que Dios hizo 2 sexos: hombre y mujer. • También es importante que desde el comienzo los padres nombremos los órganos genitales como es debido, muchas veces ponemos sobrenombres para dirigirnos a estas partes, cuando lo hacemos los niños pueden pensar que estas partes del cuerpo tienen algo malo. Si usted no habla el tema como es debido, no puede esperar que su hijo haga las cosas diferentes. Si desea que ellos tengan libertad de hacerle preguntas, usted también debe tener la libertad de contestarles con sabiduría. • Los padres también deben hablar de la importancia de cuidar su cuerpo, aquí usted puede abordar aspectos que tienen que ver con hábitos de higiene como el baño diario, hasta el hecho de recordarles que los genitales son privados, por lo tanto la ropa además de cumplir con la función de proteger el cuerpo, también protege la intimidad de la persona. • Es en esta etapa cuando reforzamos en nuestros hijos valores que tienen que ver con el amor y el respeto, primordiales para evitar la fornicación y el adulterio. Podemos hablar de que una pareja debe

8


tener hijos únicamente si está casado pues esto refleja una relación de amor y obediencia a Dios y el uno al otro. También enseñar que el respeto tiene que ver con no tocar las partes íntimas de las otras personas, ni permitir que otros lo hagan con ellos. • Es importante que la sexualidad sea enseñada desde una perspectiva positiva, no se obtienen buenos resultados cuando más que formarlos les damos una lista de cosas que no deben hacer, no usar, no decir, no, no, no. • La etapa entre 8 y 11 años es la llamada pre-adolescencia, no podemos entonces obviar conversaciones que tienen que ver con el crecimiento y los cambios que se van dando, sobre todo cambios físicos.

9


¿CUÁL ES EL MEJOR MOMENTO PARA HABLAR DE SEXUALIDAD CON TUS HIJOS?

Hay muchos momentos que podemos usar para iniciar una conversación sobre sexualidad, algunas ideas son estas. • Usted puede aprovechar cuando está viendo alguna película que pueda servir como antesala, quizás la película trata algún tema que puede servir como punto de partida para una conversación. • Puede salir a hacer ejercicios con su hijo y aprovechar para hablar de la importancia de un cuerpo sano y del respeto que nos debemos así mismos. • Una visita a alguien conocido que está esperando un bebé, puede ser el punto de partida que permita a los padres conversar sobre como vienen los bebés. • Un anuncio publicitario, puede ser la referencia de conversación para conocer que piensan nuestros hijos y cuanto saben sobre la sexualidad.

10


• La relación que usted tiene con su pareja, la manera como llevó su noviazgo, también puede ser una historia que seguramente le interesará a sus hijos y además podría ayudarle a abordar varios aspectos en cuanto a relaciones se refiere.

CONSEJOS PARA PADRES Y MADRES • Resuelva sus propios conflictos sexuales, como padres no podemos pretender formar a nuestros hijos desde una perspectiva sana si usted mismo tiene problemas con ello. Admita delante de Dios que su sexualidad necesita ser sanada. • Busque información apropiada con diferentes enfoques (bíblico, médico) y actualícese en el tema con datos estadísticos y casos. Antes de formar a otros necesita asegurarse que usted mismo está bien formado en el tema. Seguramente mientras busca, se encontrará con mucha información que debería estar en el cesto de la basura, en ese caso, necesita tener un alto

11


sentido crítico para documentarse con información correcta que le permita mostrar a sus hijos las bendiciones de la sexualidad vivida dentro de los patrones que Dios establece. • Usted debe hablar de este tema con sus hijos, esta labor no debe dejarse a la escuela o a la iglesia o pretender que sean psicólogos, programas radiales o videos quienes los forman. La tendencia a hacer lo malo está en el ser humano; el que usted sea cristiano no librará a sus hijos de los peligros que se presentan día a día; por lo tanto, debe orientar correctamente acerca del tema de modo que ellos puedan ser librados de relaciones sexuales a temprana edad, un embarazo en edad temprana, enfermedades sexuales y otras situaciones que sin duda afectarán el resto de su vida. • Las conversaciones con nuestros hijos no deben ser únicamente para abordar el tema de la sexualidad, debemos procurar mantener siempre una relación de padre-hijo donde la comunicación es permanente y fluida, de manera que cuando tengan preguntas, de cualquier índole, estemos seguros que vendrán a nosotros para que las contestemos.

12


• Hablar de sexualidad no debe ser visto como algo pecaminoso o carnal. La sexualidad es parte de la vida del ser humano, las relaciones sexuales en tiempo y forma correcta, permiten colocar buenos fundamentos para la conformación de las familias. • Es importante que los padres antes de dar cualquier orientación en temas de sexo a los hijos los escuchen, muchas veces creemos que ellos no saben nada; podemos llevarnos una sorpresa cuando los escuchamos, pero el hacerlo nos orientará para saber cuanta información sabe y la calidad de la misma. Podemos saber que piensan ellos si les devolvemos la pregunta cuando ellos la hacen, por ejemplo, si nos preguntan ¿Cómo nacen los bebés?, podemos decirles ¿Cómo crees tú que nacen?, a partir de allí, sabemos que saben ellos, si tienen una perspectiva correcta del tema o no y podemos darles mejores respuesta. • Mantenga una relación de respeto, amor y cuidado hacia sus hijos y hacia su pareja. La manera en que el padre y la madre se muestran afecto y respeto, es un modelo que condiciona positiva o negativamente

13


el disfrute y respeto de una persona hacia el sexo opuesto. • Como hemos dicho anteriormente, el respeto es un valor fundamental en cuanto a una sexualidad sana. Como padres debemos asegurarnos que respetamos a nuestros hijos reforzando de forma positiva su autoestima, en relación a sí mismos, a su cuerpo, a la manera en que se visten. Padres que se burlan o critican negativamente a sus hijos por su contextura física, su peso; o permiten que otros lo hagan, están irrespetándolos, desvalorizándolos en cuanto a su persona y su cuerpo. Jóvenes infelices con ellos mismos no pueden lograr mantener relaciones sanas. • Vigile lo que sus hijos escuchan y ven, hay canales que aunque tienen una programación que supuestamente es para niños, muchas veces incorporan escenas que promueven el ingreso de los niños a una vida sexual temprana, por ejemplo programas donde niñas de 12 o 13 años ya aparecen enamoradas del actor principal. Si no hay orientación de los padres, ellos creerán y verán normal iniciar una relación de noviazgo a tan temprana edad.

14


• Promueva que en su iglesia se aborde el tema desde una perspectiva bíblica, ¿Cuántas veces ha asistido a una charla sobre cómo enseñar sobre sexualidad a sus niños? o cualquiera relacionada. Estos temas son un tabú en la iglesia y en la familia, que son las dos instancias que pueden abordarlo desde una perspectiva bíblica, sin embargo, mientras la familia y la iglesia calla, el mundo habla fuerte y mucho. Si no hablamos le damos la oportunidad al mundo de que forme los valores sexuales en nuestros hijos.

15


En Conclusión: La familia que está construida sobre los valores morales y cristianos provee al niño la formación necesaria sobre la educación sexual.

El sociólogo Bren Miller dice: “Cuanto más abiertamente los padres dialoguen con el adolescente sobre sus escalas de valores y creencias relacionadas con la sexualidad, menos éste demostrará actitudes sexuales negativas.”

Es urgente que los padres se vuelvan a los valores de la Biblia y muestren su interés genuino en transmitirlos a sus hijos. El gran vacío en la formación de nuestros hijos es la gran omisión en la responsabilidad formativa de padres a hijos en esta generación. Quizás no todos cambiarán, pero usted puede hacer la diferencia, puede asegurarse de que sus hijos tengan información de primera fuente, de usted como padre o madre.

16


Introducción

• ¿Por qué debemos de hablar de sexualidad con nuestros hijos?

• ¿Cómo comenzamos?

• ¿Qué decir?

• ¿Cuál es el mejor momento para hablar de sexualidad con nuestros hijos?

• Consejos para padres y madres

EDUCREA


Como hablar de sexualidad con nuestros hijos