Page 1

Sobre ley, formación técnica y trabajo/ fuerza de trabajo Susana Roitman

1) La educación como herramienta de formación de la fuerza de trabajo desempeña un papel clave en la reproducción del capitalismo moderno. La enunciación “Educación para el trabajo” es la manera velada de lo que está en el centro de las políticas educativas : “producción de la fuerza de trabajo”. Tanto a partir de la modelación de destrezas y habilidades adecuadas a los procesos productivos vigentes en cada momento histórico como mediante el disciplinamiento de los cuerpos: el tiempo, los movimientos, la atención, la formalización, la domesticación de la explosión creativa. Los discursos del “capital humano”, “recursos humanos”, “formación por competencias” afirman que el éxito de un país estriba en la calidad de la formación de sus habitantes y el éxito individual en su ”empleabilidad”. Visto desde una perspectiva crítica, mejorar la cualidad de la fuerza de trabajo es incrementar la plusvalía relativa porque disminuye el tiempo de trabajo socialmente necesario. Para el capital este mejoramiento implica aumento de productividad y competitividad en vistas a la rentabilidad lo que urge a exigir a los estados mejor formación de la fuerza de trabajo. …… 2) En Argentina la formación de la fuerza de trabajo calificada expresada en las distintas modalidades y reglamentaciones de la educación técnica han sido correlatos (casi de manual) de las configuraciones socioproductivos de cada momento. Así, la enseñanza técnica acoplada al desarrollismo que se expresó ´en el Consejo Nacional de Educación Técnica y su reglamentación fue central en la reproducción en tiempos de industrialización por sustitución de importaciones. En los 90 la desindustrialización masiva , desocupación y precarización extendida o el incentivo del cuentapropismo ( o autoexplotación) como estrategias privilegiadas de de inserción laboral se expresaron en la ley Federal de Educación. Las escuelas técnicas se homologaron a cualquier polimodal y languidecieron hasta su extinción. Se entronizó el discurso de la “polivalencia” y de la “autonomía” para responzabilizar al individuo de su trayectoria fuera de todo marco de referencia, omitiendo la trama social que define la inclusión o no del individuo. La ley nacional 26058 de Formación Profesional, aprobada en el 2005, incluso antes que ley Nacional de Educación recoge los nuevos vientos productivos posconvertibilidad, recuperando un papel central para las Escuelas Técnicas. El anteproyecto de Reforma de la lep que hoy nos moviliza transcribe varios de los artículos casi textualmente en el capítulo dedicado de la modalidad técnico-profesional (apartado Quinto) los lineamientos generales de la 26058. Como ya ha sido señalado en múltiples intervenciones quedan abiertas todas las puertas para la firmas de convenios con empresas sin que se aclare la índole y el alcance de tales convenios (art. 65). Queda habilitada también la “producción de bienes y servicios con la participación de talleres, laboratorios, pasantías, proyectos didácticos productivos….”y sigue una larga enumeración con la omnipresencia empresarial. (art. 63 inc. e). La empresarización de las escuelas técnicas a través de la producción de bienes y servicios, más el estímulo al trabajo “fuera y dentro del establecimiento educativo” (62, inc. b) avalan lo que en estos días ha sido dicho de muchos modos: que la enseñanza técnica ofrecerá mano de


obra barata y precarizada . A ello se suma la constitución de un consejo Provincial de Educación Técnica y trabajo de carácter corporativo :empresarios, gremios docentes, sindicatos, universidades, ministerios (art. 95 y 96) con notorias ausencias estudiantado, padres - diseñando las curriculas y los trayectos pedagógicos. En síntesis: aporte de fuerza de trabajo precarizada en forma directa y formación específica para las necesidades del modelo. ……………………. 3) Señalamos antes que el anteproyecto recoge casi textualmente los lineamientos de la ley de Formación Técnico profesional 26058. Aunque en ambos casos resalta el modo centrado en la supervisión empresarial y corporativa para indicar contenidos y abriendo puertas para obtener de la escuela técnica fuerza de trabajo modelada y barata, vale la pena detenerse en algunas diferencias que nos señalan la profundización de esa orientación en el modelo cordobés. Veamos : a) En la enunciación de los objetivos y criterios: que se enuncian en el art. 61 de la LEP y en los art. 6 y 7 de la 26058 - Los incisos desde a hasta h de la lep son transcripciones textuales de incisos de los art. 6 y 7 de la 26058. Sin embargo en el art. 61 inc i de lep se produce un desplazamiento con respecto al art. 6 inc h de la 26058. Mientras que este último enuncia “Regular la vinculación entre el sector Productivo y la Educación técnica Profesional” la lep sugiere “promover” tal vinculación. De regular (controlar, poner límites, supervisar) a promover (empujar, estimular, incentivar) . Todo un síntoma. - Más notable aun es una omisión de un tema que aunque aislado y sin anclaje al menos queda enunciado en la 26058. Se trata - nada menos- que del problema de los derechos laborales. En el último inciso del art. 6 de la ley nacional se dice “Crear conciencia sobre el pleno ejercicio de los derechos laborales”. No tiene espejo, ni rastro, ni referencia alguna en el anteproyecto cordobés. Cabe la pregunta ¿por qué quedó olvidado en el cajón de las transcripciones? . b) Sobre las orientaciones de las instituciones de educación técnico profesional. Corresponde al artículo 10 de la 26058 y al 62 de la lep. - Ambos son idénticos, excepto en el inciso 62 f de la lep (correspondiente al 10 e de la 26058). Mientras la ley nacional sostiene que las instituciones se orientan a “Generar proyectos educativos que propicien, en el marco de la actividad educativa y previa aprobación de la autoridad ministerial, la producción de bienes y servicios con la participación de alumnos y docentes en talleres, laboratorios u otras modalidades pedagógico-productivas”, la cordobesa se torna punto súbitamente parlanchina en este punto y extiende casi ad infinitum las posibilidades de tales proyectos. Así el 62 f agrega al enunciado transcripto “pasantías, proyectos articulados con otras instituciones, proyectos didácticos-productivos institucionales, orientados a satisfacer necesidades del medio socio-cultural o de la misma institución, micro-emprendimientos a cargo de los alumnos, desarrollo de las actividades técnico-profesionales, empresas o instituciones productivas simuladas y/o cualquier otra modalidad pedagógica-productiva que se implemente. Dichos proyectos se implementarán con el propósito de que los alumnos consoliden, integren y amplíen sus competencias y saberes que corresponden con el perfil profesional en el que se están formando, referenciadas en situaciones de trabajo desarrolladas dentro o fuera del establecimiento y que se ajusten a las condiciones y disposiciones previstas para la Educación Técnico Profesional” . Muchas –


impúdicamente excesivas - puertas abiertas para fundar las sospechas sobre las intenciones de proveer mano de obra barata desde las escuelas a las “necesidades del medio”, más allá de algunos intentos de suavizar la tendencia. - c) Sobre lo producido por los establecimientos educativos técnicos. La ley nacional no menciona el asunto mientras que el art. 64 de la lep afirma que las instituciones podrán ser autorizadas por el Ministerio al manejo autónomo del propio producido que surja como Proyecto – Escuela – Trabajo- Producción. Sabemos de las escuelas agrotécnicas con más de 500 has en plena Pampa Húmeda. Sabemos de las escuelas taller despojadas de todo elemento, toda herramienta. Si atamos esta disparidad con el énfasis en la relación educación-empresa y los convenios y acuerdos que se promueven la fragmentación del sistema educativo en escuelas ricas y escuelas pobres se avizora aun con más crudeza que la de hoy. Si se suma a lo que ya ha sido reiteradamente señalado en los debates sobre las fuentes alternativas de financiamiento (empresarias, de padres o cooperadoras) que relegan la responsabilidad del estado, hay sobrados motivos para el alerta. D) Sobre el Consejo consultivo sobre políticas generales de la educación técnica. En 26058 articulo 48 establece que el Consejo Nacional de Educación, Trabajo y Producción se integrará “con personalidades de reconocida actuación en temas de educación técnica …. ” y aclara que entre sus integrantes se contará –además de las autoridades de los Ministerios de Educación, Trabajo y Economía – a cámaras empresarias –“especialmente de pequeñas y medianas empresas” , organizaciones de trabajadores – incluidas las educativas - , organizaciones profesionales de técnicos y de entidades educativas de gestión privada. Los miembros deben elegidos por el Ministerio de Educación a propuesta de las entidades. En el caso de Córdoba en la conformación del Consejo Provincial de Educación Técnica y Trabajo se obvia cualquier mención a la pequeña y mediana empresa así como las asociaciones profesionales de técnicos (art. 96 lep), además del requisito de la reconocida actuación y trayectoria. Tampoco se dice quien elegirá a los delegados corporativos. E) Sobre los contenidos. Hay muy poca especificación en ambas leyes. La lep incorpora un inciso no contemplado en 26058 relacionado a la educación agrotécnica. Se señala allí que se promoverá “el desarrollo rural y emprendimientos asociacitivos y/o cooperativos, sobre la base de las producciones familiares, el cuidado del ambiente y la diversificación en términos de producción y consumo, asi como de propiciar la soberanía alimentaria” (art. 62, inc.f). En mi opinión es interesante esta inserción que abre la chance de cuestionar el modelo sojero. Pero en el marco de una empresarización sostenida por el gran capital hay que poner bajo la lupa la diversificación de la matriz productiva (ver por ejemplo el informe de la fundación mediterránea en http://www.ieral.org/images_db/noticias_archivos/1548.pdf ………………………………. 4) En un artículo escrito en el año 2007 a propósito de tres marcos normativos para la educación técnica – el del CONET desarrollista, el de la Ley Federal neoliberal y el de la 26058 posconvertibilidad, decíamos en relación a esta última “En términos de democratización, la esfera de la ciudadanía queda dislocada de la esfera del trabajo. Pero sacando el conflicto del espacio del trabajo, para inscribirlo solamente en la esfera pública estamos frente a una ciudadanía formal o, en todo


caso de una ciudadanía políticamente correcta que discuta de casi todo, siempre que no sean la explotación y sus condiciones”. 1 Esta dicotomía se acentúa en esta ley. En el artículo 4 de la lep sobre los fines de la educación queda claramente distanciada la formación ciudadana de la formación para el trabajo. La participación reflexiva y el ejercicio de la crítica quedan asignados al “comportamiento ético y moral” y a la “activa integración en la vida social, cultural y política” (art. 4 inc. b y c) . En cambio, de la preparación laboral, técnica y profesional se espera personas idóneas que se incorporen al proceso de desarrollo socioproductivo y su formación permanente”. (inc. d). Ciudadano para votar o sumarse a algún partido político o movimiento, persona idónea para desempeñarse en la vida laboral. En los 90 se agitaba el fantasma del “fin del trabajo” y los “nuevos movimientos sociales” parecían alejar el conflicto del ámbito laboral. Hoy, cuando retorna enérgica la conflictividad a la disputa por el salario, la precarización y las condiciones de trabajo en la esfera del trabajo (¿alguna vez se fue?) la asignación de todo el peso de la reflexión y de la crítica a la formación del “ciudadano” en la vida política, cultural o social, es omitir que el ejercicio de la política tiene un anclaje decisivo en el sujeto que trabaja, produce y reproduce la vida material y simbólica. ………………….. 5) Surge una pregunta ¿es posible una educación en esta sociedad y en estas condiciones que soslaye aquí y ahora la relación educación y trabajo ? En mi opinión la respuesta es no. La paradoja de la lucha por el salario o por el empleo en la sociedad capitalista es que se trata de una lucha por defender aquello que nos aliena: la mercantilización de nuestro trabajo. Y sin embargo… es una lucha con un potencial crítico colosal porque es la lucha por sostenernos también como trabajadores, como sujetos. Es una lucha en sí y para sí al mismo tiempo. Es la disputa por recuperar nuestro tiempo contra el del capital, una lucha que puede ser corporativa y burocratizada pero también construir modalidades y vínculos, socialidades que desafían la fragmentación prescripta. Del mismo modo, la lucha por desenmascarar la mercantilización de la educación, muestra hoy y aquí prácticas y organizaciones renovadoras de la acción colectiva. Ha puesto en pie a los adolescentes y a los jóvenes de una manera inesperada para nosotros – ciegos a esa potencia . En mi opinión la lucha por reorientar los saberes productivos en un sentido democrático, no corporativo, por negarse firmemente a ser mano de obra precarizada y barata, por negarse al “comando del capital” en el diseño del proyecto socioproductivo es un cuestionamiento de más largo alcance que el del articulado de la ley. Y esta “pedagogía crítica” , esta autoeducación con más énfasis en la práctica que en la institucionalidad nos interpela de otro modo. Creo también que la reaparición de la Escuela técnica es motivo de celebración. La pregunta es si se educa para formar la fuerza de trabajo - subordinada y mercantilizada – o se educa para el trabajo como práctica productiva, creativa y política, impulsora de un proceso de transformación. Como dicen los cánticos algo remanidos pero siempre vigentes que se entonan por estos días “A ver, a ver, quien dirige la batuta…”1

Roitman, Susana; Santamarina, Dolores “tres marcos normativos para la Educación técnica en Argentina” en giuliano, Gustavo y Massa lautaro (comp). “Ciencia, Tecnología y Democracia”, ed . de la CTA, Buenos aires, 2007


.

Educacion y Trabajo por Susana Roitman  

Artículo escrito por Susana Roitman para pensar la educación en el marco del pedido de anulación del anteproyecto de ley 8113

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you