Page 53

La última aventura de Hieronimus Black (ContinuaCión)

A

sí que por fin hemos llegado- dijo la maga elfa- Empezaba a pensar que el mapa era

falso.

El mediano pareció encogerse sobre sí mismo al escuchar aquel último comentario. Llevaba dos días viajando con el grupo y había llegado a conocerlos lo suficiente para saber que no se hubieran tomado aquello como una broma de haber sido así. El grupo se detuvo ante la entrada del túmulo. Hieronimus se sintió sobrecogido por la grandeza que emanaba de la estructura. Observó los dinteles de aquella enorme puerta, profusamente labrados con una maestría que se había perdido junto con las manos que le habían dado forma. Recorrió las estatuas de aquellas extrañas criaturas con los dedos, recordando los cuentos de su niñez que hablaban de los Antiguos, aquellos seres que habían poblado la tierra mucho antes que los humanos. Una raza sabia y fuerte, orgullosa. Tanto que soñaron con destronar al propio Gimmash, por lo que este no había dudado en arrancarlos de la faz de la tierra con un monumental diluvio. -Ahora es cuando hecho de menos a Rodimas –dijo Baruc pateando las puertas del túmulo- No creo que hubiera tenido problemas para forzar esto. Maldita trampa explosiva de mierda. ¿Tú no sabrás nada de cerrajería? Se supone que los de tu pueblo sois buenos en todo esto. El hobbit se encogió de hombros y puso cara de circunstancias. Tras una pausa dubitativa y, recordando el comentario sobre la trampa y el compañero desaparecido, sacó un pequeño fardo de sus enseres. Tras desplegar las herramientas sobre el suelo, comenzó a trabajar en la cerradura. -Al final vas a tener que tragarte tus palabras, Baruc - rió Leith- Si no fuera por él te quedarías aquí mirando la puerta como un idiota.

-Si esto lo hubieran hecho los enanos, y no estos espantajos –dijo señalando las estatuas, con el rostro enrojecido por la furia- habrían pensado una forma más inteligente de diseñarla. Seguro que habrían dejado una forma de que los enanos pudiésemos entrar. Además, siempre podría haber usado tu inútil cabeza como ariete. El resto del grupo tuvo que correr a interponerse entre el joven y el enano mientras reían y les lanzaban pullas. -Ya está abierto- el mediano llevaba más de media hora trabajando en la cerradura- Ha costado, pero no creo que haya ningún peligro en la puerta. Se detuvieron ante aquella entrada a la oscuridad y por un momento se quedaron quietos, en silencio. Entonces Booker cogió una de las antorchas y comenzó a andar. Se adentraron en las tinieblas, avanzando por aquellos estrechos corredores subterráneos llenos de murales y estatuas desconcertantes. El aire era asfixiante y pestilente. Por todos lados oían aletear a los murciélagos, en algunas zonas tenían que hacer esfuerzos para no patinar con los excrementos de estos. Aquel lugar llevaba mucho tiempo abandonado. Se apretaron unos contra otros, avanzando despacio en aquellas ruinas muertas. Tras un par de horas vislumbraron una débil luz que fue aumentando conforme caminaban hacia ella. Encontraron una gigantesca puerta que daba a una sala de proporciones titánicas, tan enorme que no alcanzaban a ver las paredes que la cercaban. Una montaña de oro, joyas, estatuas, tapices y todo tipo de riquezas que se pudieran imaginar aparecía apilaba al fondo de esta. -Por Moloc, esto de aquí es increíble- Booker daba saltos de un lado a otro- Podría comprar diez reinos con mi parte de este tesoro.

Profile for Alfonso Ortega

Goblin panzudo 2  

Revista friki sobre Wargames, juegos de mesa, juegos de rol y todos esos hobbies que a muchos nos encantan. Realizada por diferentes blogs e...

Goblin panzudo 2  

Revista friki sobre Wargames, juegos de mesa, juegos de rol y todos esos hobbies que a muchos nos encantan. Realizada por diferentes blogs e...

Advertisement