Page 14

Heschlen había sido un sargento ejemplar en todos sus años de carrera, y quizás por eso, o porque era el que menos miedo demostraba, poco a poco los soldados que habían sobrevivido a la batalla en el paso, se habían reunido en torno a él. Y el no pudo hacer otra cosa que intentar liderarlas lo mejor que podía, con los conocimientos que había adquirido a lo largo de su carrera militar, lograron reagruparse en un punto lo suficientemente alejado de la vanguardia del ejército enemigo y se habían planteado hacerles frente de nuevo. ¿El motivo? Heschlen no lo tenía claro, no sabía si se trataba de un simple intento de hacer que su nombre figurase en alguna leyenda o una verdadera muestra de valor y arrojo en un intento por ralentizar el avance enemigo y permitir así que las fuerzas imperiales de retaguardia tuviesen tiempo de preparar algún tipo de contraofensiva. De hecho, justo antes que se vieran rodeados en aquel promontorio Heschlen había logrado hacer que un mensajero se escabullese en busca de ayuda. Lo que Heschlen no sabía, aunque quizás pudiese intuir, es que ese mensajero nunca llegaría, pues el Imperio no es el lugar todo lo seguro que uno pudiera esperar y aunque no fueron los bárbaros norteños los que le diesen caza, el mensajero no pudo escapar de una emboscada de terribles criaturas mutantes. Por eso Heschlen seguía caminando por el improvisado campamento intentando animar a todos cuantos se cruzaba. Cuando llegó a la altura de Gorlach, el redoble de tambores comenzó de nuevo tras la pausa. Sabían que aquello significaba que se avecinaba un nuevo ataque, y quizás sería el último que pudieran ver, quizás aquel amanecer sería el último de sus vidas... eso si llegaba a amanecer, pensó Heschlen. Y es que en los tres días que llevaban en aquel lugar luchando por sus vidas, aunque la claridad les indicaba que era de día, un espeso manto de nubes había mantenido oculto al sol todo ese tiempo. La lluvia ayudaba a que todo fuese más penoso, pues el frío les calaba hasta los huesos.

Y ahora si, por fin, la niebla parecía disiparse. Aunque quizás aquello tampoco les gustase, pues, cuando desapareciese por completo podrían contemplar la inmensidad de la horda que les rodeaba y eso podría ayudar a medrar aún más las esperanzas de muchos. Gorlach y Heschlen se quedaron mirándose fijamente a los ojos. Los dos habían formado parte de la misma compañía durante muchos años y se conocían casi más que muchos hermanos. Habían sobrevivido a muchas situaciones, pero los dos sentían que esta vez las cosas no podían salir bien, la suerte parecía que esta vez no les acompañaría. - No tiene tan mala pinta esa rodilla - Heschlen le dio una palmada en el hombro a Gorlach, al tiempo que este esbozaba una forzada sonrisa - seguro que cuando regresemos encontrarás a una atenta curandera que te la cure, y luego podremos tomarnos un par de pintas de schnapps de la mejor cosecha para recordar todo esto. - Seguro - contestó secamente Gorlach. Ambos hombres se conocían bien y no necesitaban intercambiar muchas palabras para saber lo que el otro estaba pensando. Justo en ese momento llegó un ruido de estruendo de la otra parte del campamento. El enfrentamiento había comenzado, y casi como señal divina, a lo lejos en el horizonte, durante un instante las nubes se abrieron dejando pasar unos tenues rayos de sol, que casi les obligaron a cerrar los ojos de la falta de costumbre tras varios días de cielos completamente encapotados. Los dos se miraron una vez más, y se dispusieron a luchar nuevamente por sus vidas, porque aquél no fuese su último amanecer, la espada de Heschlen brillo con el último rayo de sol y Gorlach apretó los dientes para aguantar el dolor de la pierna.

Igarol

Profile for Alfonso Ortega

Goblin panzudo 2  

Revista friki sobre Wargames, juegos de mesa, juegos de rol y todos esos hobbies que a muchos nos encantan. Realizada por diferentes blogs e...

Goblin panzudo 2  

Revista friki sobre Wargames, juegos de mesa, juegos de rol y todos esos hobbies que a muchos nos encantan. Realizada por diferentes blogs e...

Advertisement