Page 1


Índice

nummer SIEBEN

OTOÑO 2015

RUTA EXPRESS

Entre España y Francia

PORTADA

Mundiales de Andorra

viaje

Cap-d’Ail

imágenes

Fotografía de naturaleza


No podía faltar una de las escenas más famosas del cine. Millones de niños de todo el mundo quisieron tener una de esas Kuwahara con la que Elliot y el bichejo marciano despegan por el cielo. La escena da incluso para una pequeña toma en un circuito improvisado, con la que el BMX se hizo famoso en todo el mundo.

Escena de bicis ET, el extraterrestre (1982).


Editorial VIVE LA FRANCE! No me considero un patriotero fanático. Intento criticar constructivamente las cosas malas que veo en España pero también valoro las muchas buenas que tenemos. Y al mismo tiempo, admiro a países que hacen muy bien las cosas que hacen bien. Por ejemplo, a Francia. Hay que reconocer que son muy buenos en muchas cosas. Primero, Francia y los franceses se respetan a sí mismos. No esconden sus símbolos, aunque sean estereotipos. Gente reunida en un parque a media tarde tomando un picnic de queso y vino, con fulards al cuello, al estilo del anuncio de quesos “Président”. Existen y no son una invención de la publicidad. Y así sucede también en el ciclismo. Francia siempre ha sido y sigue siendo una potencia top 3 mundial en el mundo de la bici. Y lo es por muchas razones. La principal, en mi opinión, porque cuidan y valoran la bicicleta. No tienen una geografía o un clima especialmente mejor que el nuestro, y sin embargo la gente utiliza la bici. No tienen el prejuicio que aquí hasta hace poco existía de considerar a la bici o al ciclista como un vehículo de segunda clase y propio casi de indigentes. De la misma manera que los franceses no necesitan lucir un cochazo para aparentar prestigio social. Puedes ver colecciones enteras de Dos Caballos y Renaults 4 nada más cruzar los Pirineos, y sus dueños no son paletos de campo, sino gente normal y corriente. Cuidan y respetan a la bici. Y también, por supuesto, a los ciclistas. Organizan las cosas. Caminos, senderos, rutas. Escuelas, carreras, campeonatos. Así se dan las condiciones para que surjan grandes campeones. Nicolas Vouilloz, Julien Absalon, Loïc Bruni. Ciclistas que han ganado 16 campeonatos del mundo entre los tres, que se dice pronto. Así pues, un respeto a los amigos gabachos, y a ver si aprendemos nosotros. Happy trails. Alfonso.

Cadencia


RUTA EXPRESS

UN ISLOTE ESPAÑOL EN FRANCIA Los Pirineos son fascinantes. Son la frontera natural entre España y Francia, pero esconden rincones como la Cerdaña, el Valle de Arán o el Valle de Roncal. Uno de estos rincones es un pequeño islote que pertenece a España pero que está dentro de Francia. Es un pueblo llamado Llivia, una especie de Gibraltar a la inversa. Te proponemos conocerlo mediante una ruta en bici, ya que además es una zona extraordinaria para montar. En medio de la Cerdaña catalana, Llivia es uno de esos absurdos legados de la historia que ponen en ridículo las fronteras entre países o territorios.

UN POCO DE HISTORIA En el siglo XVII España y Francia estaban a malas desde la Guerra de los Treinta Años (1618-1648), en la que España había perdido Flandes, Nápoles y Sicilia. Después de firmarse la paz por esta guerra, España y Francia siguieron otros 10 años dándose tortas, hasta que en 1659 se firma el Tratado de los Pirineos, por medio del cual Francia, que había apoyado la sublevación catalana, se quedó con la Cerdaña (hasta entonces española). Este cuadro representa la firma de la paz entre Felipe IV y Luis XIV.


UN POCO DE HISTORIA II

El Tratado de los Pirineos no dejó claro el reparto de la Cerdaña, así que en 1660 se completa la paz con el Tratado de Llivia, estipulando que Francia recuperaba todos los pueblos del lado norte de los Pirineos, en el Capcir y el Carol. Todos los PUEBLOS, que no villas. Y villas como tal sólo existía una: Llivia. Así que por una cuestión de nomenclatura (pueblo o villa), la historia quiso que un pequeño reducto quedara en tierra francesa pero soberanía española.

BARCELONA-LLIVIA

La conexión Barcelona-Llivia puede hacerse en tren. De hecho, es divertido y curioso hacerlo así, ya que el tren que se coge en Plaza Catalunya llega hasta un pequeño pueblo francés donde existe una estación internacional de ferrocarril: Latour de Carol. Esta línea histórica de Cataluña no unió España y Francia hasta 1929. La línea pasa por La Molina, y los vagones están adaptados para bicis, para alegría y regocijo de nosotros los sufridos ciclistas.

NO, NO HAY ADUANAS Una de las cosas más graciosas de esto de las fronteras es que los pasos de aduanas ya no existen. Uno pasa de España a Francia como el que pasa de Segovia a Madrid. Por ejemplo, vas a comprar el pan a Puigcerdá, te tomas un café en Llivia y una cerveza en Bourgmadame, y como si nada. Por supuesto es comodísimo, pero se ha perdido ese romanticismo de pasar por delante de los gendarmes, enseñar el pasaporte y toda esa parafernalia que ahora parece trasnochada.


RUTA EXPRESS

DE RUTA POR DOS PAÍSES Nada más salir de Llivia se entra en Francia (aunque no se ve la frontera), y comienza una red de caminos que recorren algunos pueblecitos del Capcir y la Cerdaña. Son caminos que utilizaron durante años los contrabandistas primero, y los maquis después. Vías de acceso y huída para los muchos que escapaban de la guerra civil. Y es que esta zona, como todas las tierras fronterizas, esconden leyendas e historias fascinantes, muchas de ellas enterradas para siempre entre estos bosques.

ERR, LLO Y EYNE

Los sugerentes pueblos de Err, Vedrignans y Llo se encuentran en el camino que asciende suavemente por prados y laderas hasta la estación de Eyne. Pequeños pueblos con su Mairie, el ayuntamiento local, su pequeña iglesia de piedra y su monumento a los caídos en las guerras. Todo muy francés y muy patriótico. Hay que tener en cuenta que el catalán no es idioma oficial en este departamento, mayoritariamente catalán; en Francia sólo hay un idioma oficial. Y no podía ser otro que el francés. Cosas suyas, supongo.


CAMPOS Y PRADERAS INTERMINABLES Los franceses, que son muy sagaces, tienen una red de miles de kilómetros de rutas para MTB (allí VTT). Todas o casi todas, perfectamente señalizadas y balizadas. Forman parte de los más de 180 Centros VTT repartidos por todo el país. Nuestros vecinos hacen las cosas bien cuando se refiere a la bici, y claro eso se nota. Da gusto recorrer las pistas y caminos bien cuidados, con sus señales visibles y apenas ninguna puerta de cercados o fincas que cruzar. Verdaderamente, se lo curran.

UN POCO DE DESCENSO Desde la estación de esquí de Eyne parten varios senderos de bajada hasta el pueblo. Entre el frondoso bosque de pinos y abetos, alguien o “álguienes” ha trabajado mucho para diseñar un recorrido fantástico de enduro. Con distintos niveles de dificultad (verde, roja o negra), tres senderos conducen al valle por una bajada excelente. Después se toma parte de uno de los muchos ramales del Camino de Santiago.

EL PLATO FINAL, UNA GARGANTA Una antigua canalización de agua entre valles fue la excusa para abrir un estrecho sendero colgado de una montaña. Al fondo de la garganta, de unos 50 o 60 metros, transita el río L’Angust (el angosto). Un sendero de unos ocho km, técnico y no apto para los que padecen de vértigo, conduce hasta Bajande y después a Llivia, cerrando una ruta y un bucle espectacular por la comarca del Capcir y la Cerdaña.

Cad*


caminospain.com


portada

CAMPEONATOS DEL MUNDO MTB & TRIAL VALLNORD, ANDORRA. 2-6 SEPTIEMBRE 2015

Héroes por un día


L

os mundiales son el even-

gunda vez en la historia, se ceto mĂĄs importante del ciclis- lebraban unos mundiales de mo a nivel internacional. Una Mountain Bike en un lugar de sola carrera para alzar al me- la penĂ­nsula. Los anteriores jor, ese dĂ­a, durante toda una fueron en Sierra Nevada 2000. temporada. Este aĂąo, por seEstos, en la otra punta.


1. Línea de salida en Vallnord

2. Aaron Gwin. Los mundiales no son lo suyo, por ahora

El Mundial no es una carrera más. Es una fiesta internacional y la culminación de una temporada y la prueba que encumbra a uno sólo de entre los cientos de participantes de todos los países, en el portador del legendario maillot arco iris durante el año siguiente. Una carrera que vale por todo un año de copas del mundo.

3. La V10 de

Este año en Andorra los favoritos en Descenso cabían en una de esas barajas de cartas que utiliza el ejército de Estados Unidos para identificar a los enemigos yihadistas. El as de Picas era Greg Minaar. Tres veces campeón del mundo y puede que en su mejor momento para ganar un cuarto maillot que le encumbre como uno de los mejores descenders de la historia.

El ambiente en Vallnord fue excelente toda la semana. A pesar del mal tiempo los primeros días


e Greg Minaar”World Champs Edition”

4. El casco del 4 veces campeón del mundo

As de Diamantes: Josh Bryceland. Compañero de Minaar en el Team Santa Cruz Syndicate, - el locuaz inglés que vive en un barco se le escapó el mundial el año pasado, cuando se hizo trizas el pie al aterrizar mal en el último salto de una carrera que tenía ganada.

5. Sam Hill no tuvo su día.

cialista en ganar carreras de un día bajo presión. As de Corazones. El “Gerónimo” de la baraja. Aaron Gwin, el dominador implacable de la temporada a quien se le resiste el único gran logro que aún no ha conseguido: un Mundial.

As de Tréboles. Gee Atherton. Ganador el año Así las cosas, la contienda estaba servida y sepasado, y otros dos anteriormente, Atherton ría emocionante. Continúa no ha hecho una buena temporada y es espe-

s, el sábado y el domingo se secó el trazado, pues se había convertido en un barrizal tremendo.


El impresionante “Muro” antes de meta, una zona técnica que Aaron Gwin intenta lidiar.


El bravo colombiano Marcelo GutiĂŠrrez tuvo su mejor actuaciĂłn en unos mundiales(5Âş)


Bryceland ya tiene la plata y el bronce.


Greg Minaar no pudo ser campe贸n del mundo por cuarta vez, pero estuvo a punto.


Loic Bruni (Niza, 1994) es el simpático nuevo campeón del mundo de descenso. Con Lapierre, el francés ha firmado dos temporadas magistrales. Este año en la Copa del Mundo ganó las clasificatorias en Lourdes, Fort William y Lenzerheide, pero no había ganado nunca la manga final. El campeonato del mundo ha sido su primera victoria en la elite internacional. Y visto lo vismo, la primera de muchas que le quedan.

1. Manon Carpenter fue medalla de plata

2. La esperanza española, Toni Ferreiro, fue 37º

3. Rachel Atherto


La clasificación del sábado puso las cosas en su sitio y Greg Minaar consiguió el mejor crono, mientras que Gwin se caía. Otros favoritos como el australiano Troy Brosnan o el francés Loic Bruni marcaban los siguientes mejores tiempos por detrás de Josh “Ratboy” Bryceland. En el mundial no cuentan los cronos de entrenamientos para marcar los puestos de salida en carrera, sino el ranking UCI. Así que el día de la carrera los mejores tiempos no tenían por qué ser los favoritos.

on dominó de principio a fin el mundial

Así fue, y el primer favorito que marcó un tiempazo fue Greg Minaar. Gee Atherton se cayó en su bajada, y otros gallos como el colombiano Marcelo Gutiérrez o Connor Fearon no pudieron rebajar el crono del surafricano Minaar. Otro gran favorito local, Remi Thirion, corriendo con Commençal, tampoco había conseguido repetir el triunfo de la copa del mundo el año pasado aquí en Vallnord. Sólo quedaban Bryceland, Bruni , Brosnan y el “Gerónimo”, Aaron Gwin. Ratboy no superaba a su compañero Minaar.

4. Jill Kintner no tuvo su día y se fue al suelo.


El Hot Seat estaba más caliente que nunca. Tres corredores por bajar.

hecho una madeja con su bici y un árbol. Bruni ya es, de momento, plata, a falta del Si alguien se merecía hacer una bajada per- “last man on track”. Sale Gwin, y el público que rebosa la meta de Vallnord se vuelve lofecta ese día era el francés Loic Bruni, que co cuando ve por las pantallas al norteamehabía tenido la victoria al alcance en muricano fuera de la pista. ¡Loic Bruni camchas copas del mundo en los dos últimos peón del mundo! Los franceses y su motoaños, pero con la mala suerte de tener enfrente a Aaron Gwin. En el impresionante y sierra, que llevan animando el paddock todo duro circuito de Vallnord, Bruni hizo la ba- el fin de semana, estallan. jada de su vida, y destronó a Minaar sabien- El francés no se lo cree, y Aaron Gwin terdo que iba a ser medalla seguro. mina su bajada como puede. Greg Minaar La imagen de las pantallas en línea de meta ha sido plata y su compañero Bryceland, bronce. exclama un “ooh” cuando se ve a Brosnan


CLASIFICACIONES Descenso Femenino

Descenso Masculino

1.

1.

Rachel Atherton (GBR) 5:08.4

Loïc Bruni (FRA) 4:19.5

2. Manon Carpenter (GBR) a 3.2

2. Greg Minaar (RSA) a 2.03

3. Tracy Hannah (AUS) a 9.9

3. Josh Bryceland (GBR) a 4.7

Cross Country Femenino

Cross Country Masculino

1.

1.

Pauline Ferrand (FRA) 1h52

Nino Shurter (SUI) 1h26

2. Irina Kalentieva (RUS) a 0.58”

2. Julien Absalon (FRA) a 0.10”

3. Yana Belomoina (UCR) a 1.36”

3. Ondrej Cink (CZE) a 1.15”

Descenso Femenino Junior

Descenso Femenino Masculino

1.

1.

Marine Cabirou (FRA) 6:21.3

Laurie Greenland (GBR) 4:32.8

2. Viktoria Gimenez (FRA) a 7.02

2. Martin Maes (BEL) a 3.02

3. Lillia Megyaszai (HUN) a 26.8

3. Jackson Frew (AUS) a 11.5

LOS ESPAÑOLES, TODOS MEDALLA DE ORO… EN MASTERS ¿Y LOS ESPAÑOLES? La gran apuesta española en XC, José An-

37º. En Juniors, uno de los favoritos en las clasificatorias, Alex

tonio Hermida, tuvo que conformarse con la 21º posición,

Marín, se le escapó la medalla quedando cuarto.

mientras que Sergio Mantecón fue 19º. Carlos Coloma fue el mejor de los nuestros, undécimo. En DH, Bernat Guardia que se

despedía de la competicón, fue 36º, mientras que Ángel Suárez, la promesa del descenso nacional, fue 43º. Toni Ferreiro,

Eso sí, en los Mundiales Master celebrados la semana anterior, arrasamos. Tomi Misser, David Vázquez, César Rojo y Carles

Barcons ganaron en sus categorías y dejaron bien claro que nuestros veteranos siguen siendo unos auténticos CRAKS.


Cad*


viaje Descenso en CAP-D’AIL

Downhill de antaño

Sobre unas impresionantes vistas de Mónaco y la Costa Azul, se alza el monte Tête du Chien (cabeza de perro), una roca a 350m sobre el nivel del mar, antiguo punto de avistamiento de corsarios en el Mediterráneo. Desde 1993 a 1995, este lugar fue escenario de una de las carreras de descenso más míticas de la copa del mundo. Bienvenidos a Cap-d’Ail


Los locos años 90 trajeron consigo el grunge, Reservoir Dogs, el Discman y la Grundig. La Copa Grundig era la competición de MTB que llenaba la atención de las revistas, y donde uno podía encontrar las bicis y los componentes más vanguardistas del momento. De entre todas las carreras que se celebraban en la Grundig de Descenso había una que destacaba. Una sucesión interminable de piedras y curvas de zetas en un paisaje mediterráneo: Cap-d’Ail.

Mira este reportaje vintage de la Copa del Mundo en Cap-d’Ail 1993, que ganó Vouilloz.


El circuito de las cien curvas, una bajada que parece fácil pero que esconde pequeñas trampas en forma de ángulos cerradísimos, escalones en curva y pasos algo técnicos.


En mi friki-búsqueda permanente de lugares especiales para el MTB, me he propuesto conocer de primera mano algunos de los spots más míticos con los que muchos hemos crecido sobre la bici. Y este era uno de ellos. Sobre el trazado retorcido de Cap-d’Ail bajaron con sus bicis personajes como Philippe Perakis, Jimmy Deaton, Mike

King, François Gachet o un pipiolo Nicolas Vouilloz, cuyo pueblo es vecino de Cap-d’Ail. La Copa del Mundo se celebró aquí entre 1993 y 1995, y después se dejó de organizar. Los nuevos tiempos y los nuevos circuitos, mucho más difíciles y técnicos, dejaron a Capd’Ail como un simple sendero de bajada para rutas enduro locales.


El principal peligro en Cap-d’Ail es quedarse embobado mirando el paisaje y salirse del estrecho sendero. La caída acaba en el mar.


Se trata de una bajada hoy en día bastante más rota que en los años de la Grundig, pero no deja de ser una bajada que con una bici de trail o enduro es factible. Eso sí, las famosas zetas, esas curvas cerradísimas que caracterizaban este descenso, siguen siendo muy cerradas. Tanto que en muchas de ellas hay que sacar el pie y colocar la bici en su sitio.

Sólo con la ayuda de unos cuantos vídeos y del glorioso Strava, pude localizar el punto exacto desde donde comienza el descenso. Cogiendo una carretera que sube desde el pueblo, se llega al cerro Tête du Chien. Milagrosamente, al cabo de un buen rato de subida por esta carretera (preciosa, como todas las que recorren la Costa Azul), llegué a un paisaje que ya me resultaba familiar por las fotos. No hay duda, es aquí. Las vistas son impresionantes, con Mónaco a nuestros pies. Y desde allí está marcado y señalado el sendero, muy utilizado por excursionistas y escaladores, que baja, cruzando dos o tres veces la carretera, hasta Cap-d’Ail. Los primeros compases de la bajada empiezan con esas típicas curvas cerradas. La verdad es que imponen, ya que estamos bajando por la falda expuesta de la montaña, y aunque hay unos pequeños “quitamiedos” de piedra, los ángulos son realmente cerrados. Uno no se explica cómo podían bajar por aquí con bicis que hoy en día serían consideradas de rallye sin más.


En lo alto del cerro se levanta una especie de observatorio o antiguo fuerte militar de vigilancia, y al lado hay unas casas abandonadas y un pequeño túnel bajo las rocas. El aspecto del sitio deja un poco que desear, en realidad, si no fuera por las vistas sobre Mónaco y buena parte de la Costa Azul. Una vez metido en faena, el trazado de la bajada consiste en piedras sueltas y vegetación mediterránea

típica. Hay que estar pendiente de no desviar la vista hacia la costa, porque es fácil irse al vacío. Es espectacular la sensación. Rodar por aquí es tan Old School como llevar un par de acoples en el manillar o licras de colores chillones. A nadie se le ocurriría organizar una carrera de DH aquí hoy en día, pero en realidad esto es un antepasado directo del descenso moderno. Cad*

A escasos 3 km de Mónaco se encuentra Cap-d’Ail y esta bajada Old School, que hoy en día se puede hacer con cualquier bici de doble suspensión.


imรกgenes

FOTOGRAFรA DE NATURALEZA

En la sabana castellana


La caza es una prรกctica que algunos intentan equiparar con un deporte. Yo tengo mis dudas al respecto. Sobre lo de ser un deporte. Es cierto que la fauna tiene que estar controlada, y que haypoblaciones de especies que deben sigue en pรกg.43


Un jabalĂ­ acude a beber agua a una charca en el monte. Debajo, una garza gris.


Una madre corzo y su crĂ­a juguetean.


CrĂ­as de gamo pastando.


controlarse. Pero el juego sigue consistiendo en “matar animales”. Y eso es lo que me descuadra. Si existiera una “caza amigable” que no implicase la muerte del animal, estaría de acuerdo. Pero básicamente un deporte que busca al animal para darle muerte, para mí no es mucho deporte. Por el contrario, la caza fotográfica la encuentro mucho más edificante y constructiva. Comparte con la caza clásica muchos atributos: buscar al animal, saber sus hábitos, conocer su entorno. Y por fin, cuando se presenta la ocasión, dispararle. Pero en lugar de hacerlo con una escopeta, con una cámara de fotos para obtener una imagen. La imagen de un animal salvaje que transita por el monte o el bosque. Sin más consecuencia que obtener a cambio una foto, que puede equivaler a un trofeo. La caza de animales en su medio natural por medio de una foto equivale, en este sentido, a atrapar un instante de la vida de ese animal, y guardarlo o conservarlo para tu disfrute y el de otras perso-

nas. Por eso, en mis rutas en bici por ciertos lugares donde he tenido la suerte de avistar especies como el corzo, el jabalí o el zorro, ha surgido la idea de retratar esos instantes con sus protagonistas, criaturas que viven en esos mismos bosques por donde pasamos con nuestras máquinas, a los que asustamos al pasar de largo por delante de ellos. Y de esta forma intentar devolverles un poco de lo que, de alguna manera, les robamos cuando nos metemos en sus casas, en sus hábitats. Fotografiar animales salvajes podría, eso sí, ser un deporte complementario al de la bici de montaña. Por cuanto supone de adentrarse en el bosque, en esperar y conocer sus movimientos y sus horarios. Cuándo salen a beber agua a una charca o cuándo están en celo los miembros de una manada. Y evidentemente, estas fotos están hechas utilizando la bici para llegar a los lugares donde habitan. De esta forma se completa una relación que suele ser desigual y beneficiosa para nosotros. Cad*


OJO PETACA! Crónicas absurdas Política, religión y fútbol

Sin rigor ni objetividad

De todo menos ciclismo

Los temas que arruinan cualquier cena familiar A PARTIR DE ESTE MES PODÉIS SEGUIR NUESTRAS CHORRADAS ALUCINÓGENAS EN

Glacias, Cadencia!!


T-SHIRT EXCLUSIVA. SÓLO EN CADENCIA MAG www.cadencia.sierracom.es

Cadencia Mag #7  
Cadencia Mag #7  

Mundiales Mountain Bike en Andorra. Descenso en Cap-d'Ail. Una isla en los Pirineos. Safari fotográfico. Opinión // Mountain Bike World Cham...

Advertisement