Page 1


PERSONAL E  INTRANSFERIBLE  

NOCHE  DE  REINAS     La  noche  que  te  dio  vida,   de  alguna  manera,   alumbró,  también,   -­‐  con  luz-­‐   mi  alma.   Aunque  de  forma  distinta   nacimos  impares   -­‐  yo  por  segunda  vez-­‐   un  mes  de  Enero   de  un  año  trémulo   con  racimos  de  nubes   sobre  las  casas   y  amenazantes  ráfagas     atenuando  con  frío   el  paso  de  las  horas.   Debió  ser  Noche  de  Reyes   y  reinas...   La  noche  que  te  dio  vida   te  pedí  por  carta   y  veinte  años  después   apareciste.                                                            

1


PERSONAL E  INTRANSFERIBLE  

6  A.M     Son   exactamente   las  seis  de  la  mañana   y  en  la  copa     ginebra  y  hielo  derretido   enfrían  el  calor  de  tu  carmín     impreso  sobre  el  vidrio     -­‐  huellas   todavía  húmedas   de  unos  labios  y  un  amor     aun,  para  mi,     desconocidos     y  que  en  cambio     nos  dieron  cita  en  aquel  vaso-­‐.   Poco  o  nada  importa  ya   que  la  música  estridente   no  te  haga  justicia,   o  que  la  noche  te  aviste  tarde,     aunque  en  tu  precisa  medida,   o  que    la  copa  que  nos  une,   por  un  descuido     o  por  mi  voluntad  propia   -­‐  eso  nunca  lo  sabrás  -­‐,   sea  tuya  o  mía.                                                      

2


PERSONAL E  INTRANSFERIBLE  

HOMBRE  INVISIBLE     Por  alguna  razón   los  párpados  de  mis  ojos   no  cubren  todo  mi  rostro.   Así,  cuando  tropiezo  en  ti,   cuando  tu  mirada  cala  hasta  mis  huesos   y  el  alma  se  me  desgarra  del  cuerpo   y  la  oscuridad  no  me  traga  y  me  esconde   y  la  tierra  me  escupe  hasta  tus  ojos,   cierro  los  míos  lentamente,   ocultándome,  disipándome,   hasta  donde  mi  invisibilidad   no  me  permita  verte.                                                                              

3


PERSONAL E  INTRANSFERIBLE  

DIMENSIÓN  DESCONOCIDA     Desde  aquí  puedo  ver  mi  vida  a  grandes  rasgos,   en  diminutos  detalles.     Antes  de  ser  quien  soy  ahora,   antes  de  dejar  pasar  el  transcurrir  de  los  años,   yo  era  parte,   -­‐importante  o  no  importante;     qué  más  da-­‐,   del  aire   en  la  medida  en  que  respiraba,   de  la  tierra   en  la  proporción  de  mi  carne,   del  fuego   por  la  combustión  de  mi  sangre   y  del  mar   por  cuanto  resta.     Ahora,  en  cambio,   soy  más  humano  y  más  frágil,     más  de  ti,  en  suma,   en  una  dimensión,     hasta  hoy,   para  mí,     desconocida.                                                        

4


PERSONAL E  INTRANSFERIBLE  

LA  ESPERA     Si  pudieran  tan  solo  dejarme  a  solas  un  instante.     En  esta  habitación  no  hay  velas  que  descubran  lo  oscuro,   ni  hormigueros  de  lumbre  en  chimeneas  con  cien  ojos   llorando  incandescentes  lágrimas  rojas  de  los  troncos.     En  la  pared   un  interruptor.   Apaguen  la  luz  cuando  salgan.     Dejen   que  el  hollín  de  la  noche  cale  en  mis  ojos,   que  las  pinturas  no  puedan  mirarme,   que  el  sillón  donde  reposo   sea  el  barco  de  un  río  navegable,   que  la  oscuridad  lo  reinvente  todo.     Cierren  la  puerta  cuando  salgan,     y  cuando  entren   abran  las  ventanas.     Si  es  de  noche   dejad  que  la  habitación  se  llene;   que  los  murciélagos  cuelguen  de  las  lámparas   y  las  arañas  deambulen  por  los  estantes,   que  seres  nocturnos  pasten  entre  mis  papeles   y  ráfagas  de  aire  inunden  de  ti  mis  manos   hasta  que  tú  llegues.     Si  es  de  día,   dejad  que  la  luz  moldee  mi  carne   y  me  devuelva  a  mí  mismo.     Apagado  el  interruptor  de  mi  estancia   poco  más  puedo  hacer   que  buscarte  entre  mis  notas  y  tomar  aire.                              

5


PERSONAL E  INTRANSFERIBLE  

RESPUESTA  DEDUCTIVA  AL  DESAMOR     Si  no  existieras,   si  alguien  se  hubiera  apresurado  a  no  inventarte,   sobrarían  los  parques  y  las  calles   y  los  cines     y  el  helado  de  vainilla   y  las  noches...   -­‐  para  qué  las  noches   y  las  cosas-­‐.     Muerde  la  ciudad   y  a  mi  me  mata  el  hambre.   Si  no  existieras   no  me  imagino  no  crearte.                                                                            

6


PERSONAL E  INTRANSFERIBLE  

CON  LA  LUZ  APAGADA     Se  me  ocurre  que  estas  pueden  no  ser  tus  manos     -­‐  migas  de  pan  modeladas  a  mi  antojo   para  dar  caricias,  al  tacto  lluvia-­‐,     sino  cómplices  desconocidas   trazando  melódicas  formas  en  mi  espalda.   Imagino  entonces,   de  alguna  manera,  que     tampoco  son  estos  tus  labios,   ni  estas  tus  piernas,     ni  el  cuerpo  que  palpo  tu  estructura.       -­‐  Desoló  con  noche,  mi  cama,   la  madrugada-­‐.                                                                            

7


PERSONAL E  INTRANSFERIBLE  

PARTE  METEOROLÓGICO  DEL  DOMINGO     Se  avecina  una  tormenta  de  besos     amarillos,  sinceros  y  prósperos   que  atenazan  el  extremo  oriental  de  tu  boca   dejando  a  su  paso  una  lluvia  de  sudores  fríos     con  rachas  de  viento  intermitentes     emergiendo  de  tus  labios  y   eléctricos  rayos  descargando     hormigas  invisibles  en  tu  ombligo.                                                                                      

8


PERSONAL E  INTRANSFERIBLE  

CONTRACORRIENTE     A  medio  camino  entre  la  realidad  y  el  sueño   existe  un  desordenado  vaivén  de  viajeros   que  cruzan  interminablemente  por  mi  vida   sin  dirección  preconcebida  ni  un  destino  cierto.   A  medio  camino  entre  la  realidad  y  el  sueño   existes  tú  y  es  fácil  encontrarte.   Contracorriente,   tu  trayecto  es  mi  destino.                                                                                      

9


PERSONAL E  INTRANSFERIBLE  

CANCIÓN  DE  BUENOS  DÍAS     Vamos  mi  niña,  despierta,   no  te  dé  vergüenza,     no  pienses  que  no  merece  la  pena.   Allá  afuera  te  espera  gente   que  habrá  de  darte  palmaditas  en  la  espalda   y  quien  en  vez  de  regalar  golosinas   quiera  helarte  el  corazón.   Pero  mi  niña,  despierta,   no  temas,  no  merece  la  pena.   Tal  vez  caigas  en  la  cuenta   que  tu  vida     no  es  sádico  capricho  del  destino,   sino  un  regalo  de  Dios.   Ahora  despierta,  mi  vida,   frota  bien  tus  ojos,   pues  lo  que  veas  hoy     no  lo  habrás  de  ver  mañana.   No  quiero  que  dejes  de  ver   cómo  el  mundo  gira     y  por  mucho  que  uno  lo  intente   no  podrás  hacerlo  volver.   Corre,  princesa,  o  llegarás  tarde.   Aprovecha  ahora  que  la  vida   te  persigue  y  que  te  espera,   que  un  día  no  tan  lejano,   apenas  te  des  cuenta,   querrás  ir  a  por  ella     y  será  tarde.   Por  eso,  mi  vida,  abre  bien  los  ojos,   que  yo  lo  único  que  quiero  es  verte  feliz   sabiendo   que  todo  lo  que  pude  darte     te  lo  di.                                    

10


PERSONAL E  INTRANSFERIBLE  

CUIDARÉ  DE  TI     Cuidaré  de  ti  mientras  no  existas,   mientras  te  escondas  detrás  de  una  copa  en  algún  bar   y  las  farolas  conspiren  señalando  en  tu  dirección  opuesta;   mientras  las  noches  no  nos  protejan   de  cementerios  de  besos  inservibles.     Estaré  allí  donde  me  necesites;   cuando  el  frío  de  la  noche     invite  a  refugiarte  en  los  dormidos  edificios   y  sus  portales  sellados  te  encierren  en  la  calle     esposada  en  grilletes  de  charol     con  tacón  alto.     Ya  con  la  ciudad  de  nuestro  lado,   cuando  los  bares  cierren     y  los  taxis  muden  de  piel  hasta  no  verse,   cuando  las  calles  nos  reserven   horas  de  semáforos  en  verde,   y  las  farolas,  rendidas,     -­‐  ahora  sí-­‐,  te  muestren,   cuidaré  de  ti,  sin  excepciones,   mientras  existes.                                                          

11


PERSONAL E  INTRANSFERIBLE  

RECONOZCO  EN  TI  A  UNA  EXTRAÑA     Distingo  tu  rostro,  tus  labios,   tu  pelo,  el  molde  de  tu  cuerpo,   tus  pasos  cortos  hacia  la  cama,   el  frío  de  tus  pies,  tu  aroma...   pero  sé  que  no  eres  tú   por  cuanto  callas.   Estás  en  otra  parte  y  en  otro  tiempo,   más  allá  de  las  ventanas;   lejos,     infinitamente  lejos  de  la  almohada.   Has  cubierto  con  sábanas     las  miradas  atómicas,   escondido  los  espejos,   empapado  de  acertijos  las  toallas   y  llenado  el  cuarto  de  neveras  vacías.     Sé  que  eres  tú,  pero   reconozco  en  ti  a  una  extraña.                                                                  

12


PERSONAL E  INTRANSFERIBLE  

LA  NOCHE     La  noche  llegó  tarde.   Una  oscuridad  tenue   comenzó  mordiendo  las  esquinas,   corriendo  a  lametazos     los  retales  del  último  rayo  de  luz     que  el  sol  dejó  al  descubierto.   Poco  a  poco,     casi  sin  darnos  cuenta,  las  sombras   fueron  derramándose  por  las  calles   sacudiendo  las  antenas  de  los  coches,   inyectando  hollín  en  las  aceras,   envileciendo  las  fuentes...   hasta  dejar  nuestros  abrazos  secos,   solos   y  a  tientas.                                                                        

13


PERSONAL E  INTRANSFERIBLE  

CITA  A  CIEGAS  DE  CORTO  RECORRIDO     Muerdo  labios  a  domicilio.   Me  desplazo  de  mi  lado  hacia  tu  lado  de  la  cama   e  investigo  por  el  camino  tu  aroma,   redescubriendo  al  tacto   la  distancia  próxima  que  nos  separa,   el  recorrido  sordo  hacia  tu  cuerpo.     Hago  catas  de  carmín  desnudándote  los  labios.   Grabo,  en  mi  lóbulo  frontal  derecho,   el  sabor  a  pintalabios  en  tu  boca,   el  gusto  a  corazón  en  cada  beso,   la  fortuita  pausa  de  una  mirada  cómplice   tras  el  desconcierto  pálido  de  los  excesos.   Pruebo  el  maquillaje  tentador  de  tus  aristas,   sacudo  el  rimel  de  tus  ojos   dejando  el  dormitorio  a  oscuras,   e  improviso  el  escenario  removiendo  de  tu  espalda,     uno  a  uno,  tus  lunares,     invitándote  a  no  perder  más  el  tiempo,   citándonos  en  el  centro  de  la  cama.                                                              

14


PERSONAL E  INTRANSFERIBLE  

APAGA  LA  LUZ     Apaga  la  luz   y  deja  que  la  oscuridad  nos  descubra,   que  nos  invite  a  inventarnos,   que  nos  confine     a  tientas     en  el  fondo  del  cuarto   y  nos  proteja  del  mundo   escondiendo  la  puerta.   Apaga  la  luz   y  deja  que  la  oscuridad     te  muerda  la  ropa,   que  nos  deje  desnudos   a  merced  de  las  sombras   y  que  encuentre  el  camino   a  través  de  tus  labios.   Apaga  la  luz   y  serán  tuyos  mis  ojos,   mía  tu  boca,   nuestra  la  noche     para  entregarnos.                                                              

15


PERSONAL E  INTRANSFERIBLE  

NAUFRAGO     Aunque  parezca  mentira,   aunque  sea  una  verdad  tonta,   las  olas  parecen  irse   cuando,  en  verdad,  se  quedan.   Es  posible  que  busquen,     con  su  galopar  incesante,   un  lugar  donde  acostarse,   donde  poder  dormir,  sobre  la  arena,   sin  servir  de  soporte  a  naves   tras  largos  viajes  transoceánicos.     Lo  cierto  es  que  nadie     sabe  de  qué  lugar  vienen.   Me  gusta  imaginarlas     procedentes  de  alguna  isla  remota   -­‐  selva  negra  en  las  lomas,   arena  y  calma,  amarillas  sombras   y  palmeras  lanza  mensajes     sin  remitente  al  dorso-­‐.   Mis  olas  no  traen  botellas,   quizás  porque  no  sepan     a  pies  de  que  playa  vararlas   -­‐  tantas  naufragan,     tantas  van  a  la  deriva-­‐.   Ahora  ya  sé  que  mis  cartas     jamás  encontraron  respuesta.   Las  olas  y  las  corrientes  que  las  llevan,   que  debieran  dejarlas  en  buen  puerto,   siempre  hacen  por  irse,   pero  en  verdad  se  quedan.                                            

16


PERSONAL E  INTRANSFERIBLE  

LA  TARDE  HUELE  A  DESPEDIDA     La  tarde  huele  a  despedida.   Siembra  de  neones  mudos   las  fachadas  y  las  calles   y  trae,  por  aire,  melancolía     en  sacos  rotos   y  lluvia     -­‐  probablemente     guardada  de  otra  tarde-­‐.     Hoy  me  despido  de  tu  nombre,   -­‐  mi  última  reliquia-­‐,   dejando  un  sabor  amargo   en  mi  garganta.     Esta  tarde  huele  a  despedida,   guarda  sabor     a  café  sólo  sin  azúcar,     a  madrugada,   a  mensajes     en  teléfonos  sin  saldo,   a  cruces  de  miradas  sin  incendios,   al  hablar  por  hablar     sin  decirnos  nada.                                                        

17


PERSONAL E  INTRANSFERIBLE  

ESPERANZA     Apareces  en  mi  vida  atropellando.   Despiertas,  a  gritos,  con  tus  tacones  sobre  el  mármol,   las  camisas  ocres  de  cien  rayas  con  bolsillos  rotos   que  cuelgo  escondiendo  en  el  armario  a  modo  de  protesta   y  que  amanecen  hoy,  sobre  mi  piel,     como  tiernos  abrazos  sosteniéndome,     descubriéndome,  a  manos  llenas,   que  todavía  queda  sol  bajo  mis  ojos.     Irrumpes  en  mi  casa  revolviéndolo  todo.   Vacías  los  cajones  de  zapatos  viejos,   amontonas  en  los  estantes  colecciones  de  imágenes     y  tiras  a  la  basura  todo  lo  que  el  olvido  no  quiso  tirar,   lo  que  guardó  en  mis  recuerdos,     sin  permiso,  la  memoria.     Has  habitado  mi  cuarto  y  cambiado  las  sábanas,   desnudado  mi  voz  y  curado  mis  manos.   Entra  sin  llamar,   “Esperanza”.                                                              

18


PERSONAL E  INTRANSFERIBLE  

TÚ  Y  EL  MAR       Aquí,  tú  y  el  mar.   Noche  púrpura  en  tus  pupilas.   Rutilantes  estrellas  musican  reflejos   y  recitan  en  morse  el  pulso  de  las  olas   -­‐  marinera  hiedra  nocturna  que  trepa,   que  encharca  de  paz  el  alma   y  de  caricias  los  tobillos-­‐.   Aquí  sabor  a  mar  tomando  tierra,   aquí  tu  voz     -­‐  mi  ancla-­‐,   aquí  mi  vida  entera.                                                                                

19


PERSONAL E  INTRANSFERIBLE  

ENSALADA  DE  MAYO     Ocurre  discretamente   en  la  terraza  de  un  café.   Nubes  de  horchata   y  cielo  granizado   descargan  sobre  las  mesas   lluvia  de  grosellas  y  cerezas,   -­‐  oportunas  y  frescas   ensaladas  de  Mayo,   por  espontáneas  primaverales,-­‐   para  que  corramos  los  dos,   húmedos  y  desacompasados,   al  abrigo  del  único  parasol     que  queda  disponible.     Pronto   la  tarde     nos  dio  paso.     Tras  la  tormenta   nos  llevamos  la  sombrilla   y  terminamos  el  café,     juntos,   en  otra  parte.                                                        

20


PERSONAL E  INTRANSFERIBLE  

INVITACIÓN  INFORMAL     Te  invito     a  ensuciarnos  los  pies,   a  que  caminemos  descalzos   sin  relojes  ni  rutas   sobre  la  hierba  de  Hyde  Park,   a  regarte  de  escarcha  los  hombros,   a  que  te  dejes  vivir   tan  sólo     un  poco   esta  tarde.     Quédate  en  custodia  mis  ojos.   Te  regalo  los  árboles,   tal  como  yo  los  miro,   y  los  patos  del  Támesis,   con  su  graznido  británico,   tal  como  yo  los  oigo,   y  el  aire     venido  de  Escocia,   a  orillas  de  un  lago,   tal  como  yo  lo  respiro.   Acompáñame,   deja  que  te  invite  esta  tarde.   Paseemos.                                                      

21


PERSONAL E  INTRANSFERIBLE  

BUENOS  DÍAS     Sucede  diferente  cada  día.   Amanece  y   los  rayos  de  sol  definen  tu  cuerpo   perfilándote  a  pinceladas  cortas,   con  trazo  lento,   proyectándote,  áurea,     ante  mis  ojos,   descubriéndote,  oculta,   entre  islas  de  almohadas   y  mares  de  sábanas  con  lunares  rojos.     Despiertas  tácita  y  aparte   a  orillas  del  margen  derecho  de  la  cama   cubriendo  tu  rostro,   escondiéndote  del  rayo  acusador   que  te  delata   -­‐  luz  por  aspersión   como  metralla,  acuchillando     sin  oposición  ni  resistencia     la  habitación  que  nos  da  refugio,   salpicando  de  colores  y  calor   el  edredón  que  nos  tapa-­‐.   Buenos  días.                                                        

22


PERSONAL E  INTRANSFERIBLE  

AMORICIDIO       El  reloj  nos  está  matando.     Está  clavándonos  la  prisa  por  la  espalda,   desmigando  nuestros  besos,   desgarrando  tu  cuerpo  de  mi  cuerpo,   abriéndonos  la  carne,     perpetrando     un  amoricidio  encubierto.   Cuando  estamos  cerca   las  manillas  se  aceleran;   martillean  incesantes,   violentas,  implacables,     para  hacernos  daño,   robándonos,     -­‐  segundo  a  segundo-­‐,     minutos  a  manos  llenas,   en  besos  limpios.   Cuando  estamos  lejos   cambian  de  sentido  las  agujas,     el  reloj  aminora  su  pulso   y  el  tiempo  avanza,  también,   fatigado  y  átono,     cruel,   en  nuestra  en  contra.                                                        

23


PERSONAL E  INTRANSFERIBLE  

NÓMBRAME       Para  que  mis  manos   rocíen  tu  carne,   para  que  mis  ojos     sean  tus  ojos   y  mi  boca  te  busque   y  mis  labios     susurren  tu  nombre.   Para  que  tú  y  yo     apartemos  un  rincón  del  mundo   y  corramos  desatados,   a  escondernos   en  enjambres  de  besos...   sólo  tienes  que  llamarme.   Estamos  juntos  en  esto.                                                                          

24


PERSONAL E  INTRANSFERIBLE  

HORA  PUNTA     Entiendo  tu  sonrisa     como  el  camino  más  sincero  y  próspero   hacia  lo  que  algunos  llaman  cielo   -­‐  yo  lo  llamo  Mariam-­‐.   De  igual  modo  entiendo  tu  cuerpo.     Así,  cuando     después  del  trabajo   nos  vemos  en  el  puerta  del  metro   y  nos  desollamos  los  bolsillos   buscando  tímidas  monedas     de  rostros  pálidos   que  nos  saquen  pasaje,   en  billetes  simples,   a  tu  piso;     cuando     en  la  máquina  de  tickets,   una  multitud  en  fila     de  ojos  coléricos   y  prisa  contenida   nos  empuje  a  separarnos   y  el  ruido  de  los  trenes   nos  descienda   por  lenguas  mecánicas   hacia  el  infierno  y  sus  andenes...   cuando  todo  eso  ocurre,     nuestras  manos     se  hacen  fuertes,   y  nuestros  dedos  lazos.   Entonces  tú  sonríes   y  yo  entiendo  tu  sonrisa     como  el  camino  más  sincero  y  próspero   hacia  lo  que  algunos  llaman  cielo.   Yo  te  llamo  Mariam.                                    

25


PERSONAL E  INTRANSFERIBLE  

PROTÉGETE     Soy  un  ciudadano  de  tus  brazos,   un  refugiado  de  escombros,     un  paciente  herido,   un  habitante  inocuo   a  tus  ojos.   Crees  que  no  puedo  herirte,   que  puedes  disponer  de  mis  manos   el  tiempo  que  sea  necesario   para  arroparte     en  mis  buenos  propósitos   de  hombre  enamorado,   pero  yo  soy  un  residente  honesto   al  servicio  de  tu  cuerpo   y  debo  ponerte  en  aviso.   Protégete  de  mi,   resérvate  un  rincón  secreto   donde    no  pueda  encontrarte,   donde  mi  amor  y  yo  no  podamos   nunca,  jamás,  hacerte  daño.                                                                

26


PERSONAL E  INTRANSFERIBLE  

RUMBO     Estamos     a  sólo  cinco  dedos  náuticos   de  hundirnos  en  remolinos  de  abrazos,   de  desnudarnos  a  besos.   Como  capitán  de  mi  nave   vuelco  en  ti  el  peso  de  mis  órganos   -­‐  ataviado  corazón  con  cabos     anudados  a  tu  pecho-­‐   y  renuncio  al  deber  de  gobierno     sobre  mi  cuerpo,   amotinándome  en  mi  propio  barco.   Yo,  como  capitán,     -­‐  cargo  que  todavía  ostento-­‐,   propongo  remontar,   izar  las  manos  y  las  velas,   ganar  barlovento,   y  poner  rumbo  a  tus  labios.                                                                    

27


PERSONAL E  INTRANSFERIBLE  

PRUÉBAME  

Pruébame  bien  frío,     al  punto  de  sal,   poco  hecho,   con  palabras  humeantes     aún  emanando  de  mi  boca   y  latidos  oblicuos,   en  sentido  opuesto  a  mi  carne,   huyendo   con  dirección  a  tu  cuerpo.   Sírvete  de  mí.   Aliméntate,   mastícame  en  besos  cortos,   traga  saliva   y  ahora     témplame  la  piel     a  sorbos  calmos.   Suave   muerden  tus  ojos.                                                                    

28


PERSONAL E  INTRANSFERIBLE  

SI  NO  FUERAS  VERDAD    

Si no  fueras  verdad.   Si  aquel  día,   por  algún  motivo  extraño   la  noche  no  hubiera  aparecido;   si  alguien     hubiese  recogido  las  aceras   y  los  parques   despegado  los  cristales  de  las  calles,   guardado  las  farolas     y  los  coches,   dormido  trenes     y  enviado  en  taxis   a  reinas  de  otros  reinos...     Si  en  mi  maleta     no  apareciera  tu  nombre   nada  tendría  sentido.     Si  no  fueras  verdad   no  existo.   No  podría  escribir     esto  que  ahora  escribo,   con  estas  manos,   con  estos  dedos.   Ciertos.     Tuyos.                                                  

29


PERSONAL E  INTRANSFERIBLE  

QUISO  MARZO    

Quiso Marzo     verte  bajo  la  lluvia.   Los  días  pasaban  de  largo   en  arrítmicas  escenas   reflejadas  en  los  charcos   y  en  los  escaparates   verdes     de  tus  ojos   y  así  sucedían  las  noches:   entre  bares  y  calles  cerradas,   sombras  e  incógnitas     rutilantes     y  parquímetros  rotos.     Quiso  la  ciudad,  también,     ponerte  a  prueba.   Los    teatros  y  los  cines     anunciaban     en  sus  luminosos   tu  paso  limpio     hacia  sus  fauces   -­‐  ya  en  el  filo  de  tu  cuerpo-­‐,   al  tiempo  que,  a  impulsos,   se  abrían  hueco  entre  la  noche     y  sus  peatones  de  reparto   rastros  de  Abril   que  hubieron  de  llevarme   pronto  hasta  tus  pasos,   que  nos  dejaran  solos   en  la  ciudad  temida.     Perdidos  en   tamaño  escenario.     Quiso  Marzo     vernos,     y  Marzo  nos  llevamos.                                

30


PERSONAL E  INTRANSFERIBLE  

HUESOS USADOS  

Reconozco  el  amor  en  cuanto  lo  veo   y  así  me  enamoro  a  cada  rato.   Por  eso   toma  mis  huesos  usados     y  olvídate  del  resto.   Extráeles  el  sabor     amargo  de  mis  derrotas.   Cuanto  quede.   Saca  del  armario     los  pucheros  quemados,   enciende  un  fuego   y  prepara  caldo  con  las  sobras.   Es  todo  lo  que  guardo   y  te  lo  entrego.   Mi  cuerpo   generoso,  desguazado,     roto,   quedó  tan  sólo  en  esto   a  través  de  los  años.                                                                  

31


PERSONAL E  INTRANSFERIBLE  

DESAYUNO

Mastico  cine  todas  las  mañanas.   Ayuda  verte  amanecer   en  plano  corto     al  otro  lado  de  la  cama   y  despertar  atento     al  paisaje  de  tus  ojos   -­‐  libres  de  toda  almohada-­‐   descubriéndose;   grabando,  día  tras  día,     con  mi  retina  por  cámara,   la  perfecta  arquitectura     de  tu  rostro.     Eres     una  extraordinaria   colección  de  fotogramas,     una  película  de  Bergman   sin  tonos  grises,   una  secuencia  infinita,   un  final  feliz  -­‐  irrepetible-­‐   desde  tu  origen.                                                              

32


PERSONAL E  INTRANSFERIBLE  

RETRATO

Sirva  este  poema  de  boceto  a  tu  retrato.   Sirvan  mis  dedos  de  mechón  a  los  pinceles   y  mis  manos  de  pintura.   Sirva  mi  cuaderno  como  lienzo   y  mis  palabras  como  trazos.     Pintaré  tus  ojos  con  vocales  verdes.   De  tu  boca  saldrán  espacios  sordos   consumiendo  sílabas  mudas,   y  a  tus  mejillas  daré  relieve   repitiendo  tu  nombre.     Si  es  dolor  quien  te  dibuja,   caerán  ebrias  mis  notas   a  pies  de  los  faroles,   en  lugares  distantes.   Pero  si  es  amor  lo  que  me  impulsa,   verás  escrito  tu  rostro   y  dibujado  tu  nombre   en  las  paredes   de  todas  las  esquinas,   en  las  exposiciones   de  todas  las  ciudades.                                                          

33


PERSONAL E  INTRANSFERIBLE  

DESPEDIDA  Y  CIERRE   (Hambriento,  esparciendo,  aire,  niño  y  silencio)  

Porque  vi  barrenderos     esparciendo  en  los  parques   otoños  enteros;   porque  vi  niño  hambriento   -­‐  sin  niña-­‐,   existiendo  en  las  calles   amores  sin  dueño.   Porque  el  silencio  de  hoy   y  el  adiós  de  mañana   es  aire  teñido  de  negro,   te  echaré  en  falta  “  amor”   hasta  no  echarte  de  menos.                                                                              

34


PERSONAL E  INTRANSFERIBLE  

VIENTO DE  LEVANTE  

La  tarde  no  lo  vio  llegar.   Llenó  de  luz  y  de  reflejos   -­‐  libres  de  toda  nube-­‐,   el  agua  amotinada  en  los  estanques,   acicaló  de  verde  el  vello  -­‐  sin  bello-­‐     de  los  montes   y  pobló  de  golondrinas     las  copas  despeinadas  de  los  árboles.   Con  todo     y  a  pesar  de  los  esfuerzos,   lo  que  debía  ser  un  caluroso     día  de  verano,  repleto  de  bañistas,   en  la  playa  de  Mojácar,   con  piraguas  hinchables,     castillos  de  arena  y  polos  almendrados,   acabó  por  convertirse   en  un  cementerio  de  sombrillas  enfundadas,   en  un  ejército  de  niños  gaviota   y  ojos  llorosos  por  el  viento,   en  un  café  sólo  y  a  solas,   paciente,     con  una  silla  libre:   requisito  indispensable   para  que,  cuando  el  aire  arrecie   y  la  arena  quede  desierta,   aparezcas  tú  y  me  acompañes.                                                    

35


PERSONAL E  INTRANSFERIBLE  

REFLEXIÓN DE  UNA  MAÑANA  DE  VERANO  

Si  no  te  conociera     podría     deambular  por  las  ciudades   suponiendo  tu  nombre,   pintar  de  colores  diferentes,   en  las  paredes,   el  iris  suculento  de  tu  boca   o  apalabrar  el  sonido  de  tu  voz   en  los  puestos     de  todos  los  mercados.   En  resumidas  cuentas,   diría  con  los  ojos  cerrados   y  sin  miedo  a  equivocarme   que  no  te  conozco.     Cómo  sería  mi  vida  sin  ti.   Cómo  verían  mis  ojos   otros  ojos,  otra  carne,   y  mi  voz,   -­‐  que  es  tu  voz-­‐   cómo  habitaría  en  mí   sin  ti.   Probablemente  consumiría  los  días   rumiando  sus  horas,     masticando  los  minutos  sin  agua     que  me  ayude  a  digerirlos   y  pasaría  sentado  tardes  enteras   deshojando  las  antenas  de  los  edificios,   aguardando  a  que  cayera  la  noche   para  nutrirme  de  sus  estrellas,     secas,  descafeinadas,  de  sobre,   y  de  una  luna  baja  en  calorías.   Sabroso  manjar  en  otras  circunstancias                                      

36


PERSONAL E  INTRANSFERIBLE  

ATONÍA

De  aquello     nos  dimos  cuenta  tarde.   Pasaron,  felices,  fugaces,  los  años     y  aparecieron  grietas  evidentes   en  los  lugares  más  insospechados.   -­‐  Pilares  invisibles,  aunque  firmes,   en  un  pasado  reciente-­‐.   Ahora,  al  tiempo,   nos  incomodan  las  almohadas,   queman  las  tazas  de  café     al  desayuno,   los  abrazos  nos  congelan   y  tus  ojos  se  diluyen   a  su  paso  por  los  míos.   -­‐  Al  final     lo  pagan  siempre  las  cortinas     del  cuarto  de  invitados-­‐.   De  tus  ojos  de  hiedra  fresca,   de  tus  manos  como  fuentes,   de  tu  amor  inabarcable   en  respuesta  firme  al  mío,   quedaron  sólo  unas  semillas,   secas,  sobre  la  tierra,   un  esqueleto  hueco   de  labios  cortados,   una  rutina  cruel   que  nos  fue,  lentamente,     devorando.                                                

37


PERSONAL E  INTRANSFERIBLE  

MALEFICIO

Sabes  a  azúcar     con  sabor  a  margarina,   a  huesos  de  oliva  y     migas  de  algodón  dulce   ahogados  en  café,   a  zumo  de  espinas  sin  morfina,   a  pan  quemado,   a  bocados  de  aire     que  vacían   los  ojos  que  no  te  ven.     Que  los  Otoños  te  curtan  la  piel   y  así  muestre  tu  rostro  los  daños,   que  las  mentiras  que  cuentes   sean  vientos  helados   y  las  verdades  que  finjas   anestesien  tu  voz     hasta  dejarte  dormida;   que  tardes  plomizas   destiñan  tus  labios,   y  tu  corazón  siniestrado     no  escupa  latidos  por  mí.     -­‐  Que  no  te  extrañe  si  no  te  llamo-­‐.     Que  no  se  olvide  el  olvido  de  ti.                                                      

38


PERSONAL E  INTRANSFERIBLE  

QUÉDATE

Del  mismo  modo   que  me  sobra  voz   cuando  me  faltan  las  palabras   mis  manos  y  mis  ojos     se  llenan  de  vacío   cuando  no  estás   y  sobran,     como  sobran  en  casa   los  espejos   donde  no  te  paras.     No  existe  futuro     ni  hay  Dios     en  las  paredes  que  te  extrañan;   por  eso  te  pido     que  no  trabajes  hoy:   -­‐  quédate  en  la  cama-­‐.                                                                      

39


PERSONAL E  INTRANSFERIBLE  

DESECHOS

No  derribó     lo  conseguido     el  tiempo.   Al  menos     no  pudo  con  todo.   Sobre  la  mesa  quedaron   afilados  restos  de  ti   entre  polvo  y  escombros;   deshilachadas  palabras     y  promesas  vencidas     que,  ni  decir  tengo,   minaron  cuanto  fuimos   -­‐  somos-­‐,   cuanto  habríamos  sido.   Todo  lo  que  descubrimos     y  construimos,   juntos,   en  tiempo  y  hora.     Tampoco  acabó     deshabitado   tu  rostro.   Y  el  aire     no  dispersó   lo  que  ojalá  tu  voz   no  hubiera  dicho     nunca.     En  el  suelo  del  cuarto   tus  cartas  y  tus  fotos   harán  de  cimientos   a  próximos  derribos.    

40

Personal e intransferible  

Poemario

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you