Issuu on Google+

Alfolí

Publicación trimestral. Enero-Marzo 2012 Nº 14

CRONICAS, RELATOS...

...Y MUCHOS TEMAS MÁS. 1


Editorial

Editorial

P

ara fortuna de esta revista, un lejano día, el grupo de redacción de la misma tomo la decisión de aprender técnicamente el manejo del programa Publisher. Hoy, después de haberlo llevado a cabo, hace que nos sintamos muy satisfechos de haberlo realizado. En el presente, con una laboriosa dedicación por parte de los componentes del equipo, podemos decir, que esta práctica, comienza a dar esperanzadores resultados. La causa que motivó esta determinación, fue la incertidumbre existente en el pasado, sobre la continuidad en la dirección de la revista. Gracias a esta previsión no sufrimos tiempo después, el trauma correspondiente que acompañaba al anuncio de la dimisión en la dirección de la misma. Francesca Cordido, como periodista profesional muy preparada para esta labor, era quien hasta aquellos momentos impecablemente la conducía. Hasta que desafortunadamente aconteció lo que todos habíamos temido. Tal impedimento se debía a su complicado calendario laboral para continuar dirigiéndola. No obstante, nos ofreció su colaboración y ayuda, siempre dentro de sus posibilidades, para nuestro próximo futuro. Desde aquí agradecemos a Francesca su desinteresada colaboración, y esperamos continuar disfrutando de su aporte. A partir de aquí, como al principio anunciamos, solo nos cabe aplicar la técnica aprendida y no declinar en

nuestro empeño y entusiasmo para conseguir salir airosos del reto que no es ni puede ser otro, que el sostenimiento futuro de nuestra revista.

Alfolí

alfolírevista@yahoo.es ….. Equipo de Redacción Margarita Bermejo Carlos Bernardino Arias, José Luis García, Mª Carmen Gómez Hontoria, y Miguel Soto. Colaboradores Juan Díaz, Marisa Ramírez, Luis Felipe Soto, y Félix Bernardino Arias. Apoyo editorial y maquetación Carlos Bernardino y Miguel Soto Fotografía de portada y contraportada Carlos Bernardino Impresión Copy May Fotografía de portada Niebla sobre El Monasterio Contra portada Campanario del Santuario de La Virgen de Gracia

2


Indice

Y en este número… Editorial ______________________________ 2 Información Centro _____________________ 4 Glosa a Madrid. F. Bernardino ____________ 5 Dulces recuerdos. Mª Carmen Gómez ______ 6 Historia de una amistad. Miguel Soto _____

9

Citas divertidas. Groucho Marx ___________ 11 Fundación de San Lorenzo. C. Bernardino __ 12

Neblina sobre el Monasterio.

La verdadera Historia… Marisa Ramírez ____ 15 Madrid moderno. F. Bernardino ___________ 17 “Dices tu de mili”… C. Bernardino ________ 20 Réquiem. Mª Carmen Gómez _____________ 22 Abuelos y nietos. Juan Díaz ______________ 23 La tierra y la abuela. A. Marcos __________ 24 Ya no hay palomas… M. Gonzalo. _________ 25 Sambuco Nigra. M. Bermejo ______________ 26

Kiosco en Florida Blanca.

Los Clásicos y yo. Mcge ________________ 28 Biografía. José Luis García. ______________

29

¡Gracias! Luis Felipe Soto ________________ 32 Sorbete de limón. Eva Arguiñano _______ 34 Repostería. Margarita Bermejo ____________ 35

Hada de un cuento. 3


Informativo de actividades del Centro de Mayores de El Escorial para el curso Enero-Marzo 2012

LUNES = Mañana: Escritura de cuentos, de 10,30 a 11,30 h. “ Maquillaje, de 12,00 a 13,00 h. _________________ MARTES = Mañana: Uso del teléfono móvil, 11,00 a 13,00 h. Tarde: Sevillanas, de 18,00 a 19,00 h. _________________ MIERCOLES = Tarde: Refuerzo de Informática de 17,30 a 18,30 h. _________________ JUEVES = Mañana: CHI-CUNG, de 11,00 a 12,00 h. Tarde: YOGA, de 18,00 a 19,00 h. __________________ VIERNES = Mañana: Memoria, de 10,30 a 11,30 h. Atención al Beneficiario, de 11,30 a 13,30 h. Tarde: Bailes de Salón, de 18,00 a 19,00 h. __________________

4


Historia de Madrid

Glosa al Madrid del Siglo XX Madrid y sus tranvías Texto: Félix Bernardino

Dibujo: del mismo. Fotos: Internet dos de corriente, crearon en Madrid un extenso tejido callejero. Así Madrid en aquel entonces, se convirtió en la ciudad Europea con el mejor servicio de comunicación de superficie de este género de transporte. Su presencia en esta Capital discurrió en más de un siglo: comenzaron a circular en 1871, y los últimos cesaron en el mes de Junio de 1972. Su imagen nos dejo una estela de recuerdos por haber estado íntimamente integrada en el paisaje urbano matritense. Llegaron a hacerse sentir para los madrileños como algo muy familiar; su imagen, fácil acceso unido a su confort, ha sido recordada y añorada durante muchos años. Me fue posible tomar apuntes y pintar numerosos y típicos lugares subido en estos vehículos, por el amplio recorrido que realizaban: calle de La Montera, Alcalá, Goya, Toledo, Puerta del Sol, etc… Curiosamente, al margen de los modernos tiempos que nos asisten, en afamadas capitales europeas salvo Paris y Londres, continúan funcionando estos simpáticos tranvías, los cuales muy lejos de desaparecer, han visto incrementadas los números de líneas. Tanto en Valencia capital como en Madrid, ha vuelto a hacer aparición este interesante transporte que, por razones obvias no es menester comentar. Lisboa fue un ejemplo de adhesión a ellos, cuando se pretendió la eliminación de algunos de sus itinerarios. Pues aquellos que se eliminaron, fueron de nuevo incorporados.

La popular calle de Toledo

L

a creación del tranvía quedo contemplada en el pasado siglo, como una aplicación más del hierro, creada por la ingeniería, para el desplazamiento de personas en las grandes urbes. Esta y otras invenciones técnicas como: la línea metropolitana, construcción de puentes, estaciones, mercados y un largo etc…fueron propiciadas por el desarrollo de una moderna capital como en aquellos tiempos comenzaba a ser Madrid. Concretamente la primera línea de tranvías entre mercados y estaciones se debe a Don Arturo Soria. Los primeros tranvías fueron de tracción animal durante sus primeros años. Después estos, fueron reemplazados por otros ya eléctricos, que siendo alimentados por tendi5


Relato

Dulces recuerdos empapelados Texto: Mª Carmen Hontoria

Dibujos: F. Bernardino almidonados, que se me figuraban cuernos de la abundancia de los que esperaba ver salir serpentinas, frutas, flores, pájaros y un torrente de golosinas La segunda de las cestas que recuerdo, la vi a cierta distancia años después, un día que iba de la mano de mi padre y escoltada por mi tío Gabriel. La cesta estaba repleta de cacahuetes, colgaba del brazo izquierdo, remangado, de un hombre bajo, moreno, con bigote largo, retorcido. ‘’De carabinero’’, dijo mi tío. Y, exasperándome, comenzó a explicar a mi padre no sé qué parecido del vendedor, con un militar que tocaba el bombo en la banda de música del Regimiento de Carabineros, con acuartelamiento en San Lorenzo del Escorial. Yo quería hablar del contenido de la cesta que paseaba el hombre por las aceras de la Castellana, poco concurridas esa mañana de domingo, de verano, en que el sol derramaba su fuego. Yo quería hablar de como crujían las cáscaras de los cacahuetes al ser presionadas por los dedos de la mano, y del sabor agradable de sus pipas tostadas; pero, por más que pedía la venia tirando del pantalón a mi padre, no me hacían caso. Ya era bastante que me llevaran , una vez más, al museo de Ciencias Naturales a ver el dinosaurio, que ellos desestimaban por la colección de mariposas, insectos y minerales , para que encima les diera la lata. Mientras esto, el hombre se acercaba a ofrecer su mercancía ciñéndose a los muros de los edificios, aprovechando, como nosotros, sus sombras alargadas y achatadas que servían de visera. A mí se me iban los ojos detrás de los cacahuetes embadurnados con polvo color ladrillo. Mi padre se resistía a comprarlos porque, con el sudor, se ponían las manos perdidas. No obstante, vencí su resistencia y los compró. Los comimos antes

Kiosco en Florida Blanca

L

os puestos de golosinas han llamado siempre mi atención. El primero que acude a mi memoria, allá por el año 1946, es una cesta de mimbre ocupada con bollos, chocolatinas y caramelos, que vendía una mujer vestida con varios jerséis y faldas, zapatones, medias de lana descoloridas y guantes rojos con los dedos cortados. Instalaba su puesto junto a las verjas de la puerta principal del hospital infantil del Niño Jesús, de Madrid, las tardes soleadas de invierno a la hora de visita. De aquella cesta de mis tres o cuatro años, de su contenido, no tengo más conciencia que un ligero deseo insatisfecho; ya que la dulce mercancía, según mis tíos, sólo la vendían a los padres de los niños hospitalizados, a los que cuidaba sor Catalina, porque a los que cuidaba sor Victoria, los del asilo de huérfanos de la guerra civil, los de cabeza rapada y ojos hambrientos, los relegados de todo amor y rodeados de santa hipocresía, esos, para disfrutar dulces, tenían que esperar la visita de los Reyes Magos. Aunque las monjas llevaban en su cabeza griñones 6


Relato al museo, sentados en un banco, bajo unos árboles corpulentos. En El Escorial, en el Castillo, que fue Monasterio de Prestado, Hospital de Laborantes, Casa del padre campero, colegio protestante al que asistió mi madre, compraba con la perra gorda que me daba mi abuela María figuritas de azúcar, que nada más entrar en mí boca se deshacían. Pasado el tiempo, sabría que por la misma puerta que penetraba yo al Castillo, en el siglo XVI, entraba el rey Felipe II cuando iba a oír misa a la capilla que instalaron los jerónimos en ese edificio de ladrillo y piedra, mientras estaba disponible la definitiva en el Monasterio de San Lorenzo. Y mi imaginación, algo destartalada, mezclaba imágenes del presente y el pasado . Creía ver a su majestad pisar el empedrado del portal y, una vez retirada la cesta de golosinas de la silla de espadaña, sentarse a descansar, antes de subir la escalera que conducía al piso principal. En San Lorenzo, las cestas de la Saleri hacían el número cuatro de aquellos puestos ambulantes que frecuentaba cuando era niña, buscando barras de chicle, bolas de anís, martillos y pirulís de caramelo, pinchados en el entramado de mimbres. Felisa plantaba sus dos cestas en una de las entradas a la Lonja, frente al portal del Colegio de Alfonso XII. Ya más avanzada su vida, sobre un poyo de piedra en la entrada al Bosquecillo, paraje soleado en el invierno y sombreado en el verano. Era una mujer de carácter agreste, impaciente, quisquilloso. Eso de que metiera la mano en la cesta para seleccionar golosinas, la ponía nerviosa. Me apremiaba: ‘’Vamos, vamos ‘’. No guardo buen recuerdo de ella. Con su brusquedad me amargaba la compra, frenaba la alegría que recibía con los reales que me daba mi padre, cuando mi hermana y yo, con la tía Paca, íbamos los domingos a esperarle a la salida del fútbol. Pero en la soga de mis recuerdos los nudos no todo son cestas. La señora Petra y Juanito el cojo, abrían a la misma hora cada mañana su quiosco sito en la calle del Rey, delante de las puertas del mercado municipal. La Petra despachaba a la menuda

clientela con gesto congelado y con voz persuasiva de madrastra de “Blanca nieves”, ofrecía, recomendaba, metía por los ojos las golosinas. Aún conservo en mi memoria instantáneas de su fisonomía, pero, sobre todo, creo ver sus manos de prestidigitadora, ordenar las cajas y tarros donde guardaba regaliz, cigarrillos de chocolate, caramelos. En ese orden encontraba yo, además de golosinas, envolturas de colomines para aumentar mi colección. En el kiosco de Juanito, gastaba parte de mi paga semanal en comprar dulces y cambiar tebeos. Entonces tendría yo once años, las series del Guerrero del Antifaz, el Jabato, Roberto Alcázar y Pedrín me atraían. Y por el afán de no perder una aventura, de entre la existencias que el Cojo guardaba en su carpeta, cogía a veces ejemplares sobados, viejísimos, en cuyas viñetas había que adivinar las palabras y recomponerlas torpemente en la cabeza. Pues bien, cuando una vez leídas iba a cambiarlas de nuevo, Juanito las ojeaba con repugnancia, decía que eran porquería y las rechazaba. Me quedaba perpleja. Me sentía estafada. Prometía no volver.

El apetitoso churro. 7


Relato Volvía porque estaba contaminada por la delicia de leer. En el invierno, los jueves y los domingos iba al Cine Variedades. Antes de entrar o en el descanso, cuando ponían programa doble, salía a la calle de las Pozas a comprar golosinas a un piso bajo que olía a pimentón y ajos fritos. Entraba desde el portal directamente a la salita, donde entre dos sillas, estaba acoplaba la cesta de las golosinas que pertenecía a la señora Marta, también llamada la castañera, porque el día de Todos los Santos instalaba su hornillo en el camino del cementerio. Vendía castañas asadas a los transeúntes que subían a poner sobre las tumbas de sus difuntos flores, velas o lamparillas. Era una anciana gordezuela, blanca, blanda, encogida; yo diría aterida, a pesar de tener el medio cuerpo de arriba arropado con un chal y el resto con las faldas de la camilla. Claro que, de poco la servía, porque al abrir y cerrar tantas veces la puerta la clientela, se colaba de sobaquillo una corriente cortante que la dejaba fría e impasible igual que a un pájaro cuando le llueve encima. En esa actitud consentía que nos despacháramos las golosinas, pero, como no se fiaba, sus ojos de cornea amarilla, revoloteaban sobre nuestras manos, mientras contaba en voz alta las lágrimas de caramelo. Si embargo, en ocasiones, toda precaución le resultaba inútil, porque había pícaros, que sabiendo su falta de agilidad, no le pagaban y salían corriendo. Al continuar el recorrido por los dulces recuerdos empapelados, como una ráfaga, se presentan en mi cabeza los Jardincillos con la cascada, los caminos arenosos, los macizos sembrados de flores, los bancos de madera y dos quioscos pintados de verde: el de prensa, que atendía Manola, y La Barquillera en el que se ganaba la vida la señora Crescencia. Su especialidad eran las pipas de girasol con y sin sal. Llenaba cucuruchos hechos de papel de periódico atrasado. O sea, que yo compraba pipas envueltas con noticias, viñetas humorísticas, greguerías y hasta esquelas funerarias. Pasados los años, la piedra reinó en esos jardines, se les puso nombre de Plaza de Jacinto

Benavente. Crispín ocupo su actual pedestal y el kiosco de la Barquillera lo trasladaron a uno de los arcos ni cheros de la calle de Floridablanca. Recuerdo también al piñonero, el heladero y un vendedor ambulante que pregonaba caramelos: “ de fresa, naranja, limón y menta”. Dejo así constancia de momentos disfrutados en mi niñez y juventud y, de los que en la actualidad disfruto, entrando en los modernos supermercados de la golosina: amplios, bien surtidos, decorados con habilidad y fantasía, donde una joven dependienta atiende a la clientela con media sonrisa en sus labios de fresa o melocotón. Suspiro al recordar en los ojos de aquellos vendedores un punto triste, y en la boca un gesto hosco, malhumorado, sombrío. Estimo como causa la precariedad de su negocio; no debía ser fácil ganarse la vida perra a perra gorda en la calle, tanto si hacía calor o frío.

Monumento en Terreros al cuerpo de Carabineros.

8


Relato

Historia de una amistad Capitulo 1º “ No se vende ” Texto Miguel Soto

Imágenes: Internet

C

uando me encontré de nuevo en las manos de D. Matías, me sentí otra vez en mi mundo, recordé como fue mi vida, y mi salida de aquel escaparate que formo parte de mi historia. Fue un día del mes de Marzo, cuando D. Servando todo trajeado y con su muestrario se dirigía con paso firme a la Papelería Lava pies situada en la plaza del mismo nombre, en el castizo barrio madrileño.. Era una tienda con sabor añejo, todas sus paredes estaban recubiertas de de libros, de mapas, y un sin fin de cosas, algunas tan antiguas que no servían para nada. El mostrador tenía un olor especial, olía a recuerdos. El propietario de tan mágico lugar era D. Matías, persona de edad indefinida, cubierto con su bata azul, donde el polvo de las tizas y pizarrines tenían ya una presencia eterna. -. Buenos días D. Matías, la voz de el representante sonó con firmeza, pasaba por aquí y me pregunte sino le molestaría echar un vistazo a los artículos de la nueva temporada.

D. Matías, sonriente acaricio el mostrador, indicando su consentimiento para que le mostrase los artículos. Lapiceros, cuadernillos, gomas de borrar, tinteros, y muchas mas cosas invadieron la encimera. -. Todo de primera calidad, ya nos conoce usted, y sabe de nuestra seriedad. El bueno del librero contemplaba con curiosidad los objetos. -.Angelita hija, ve a ver lo que D. Servando nos ha traído. Una mujer de edad indefinida, apareció apartando la cortina de colores, saludo con una inclinación de cabeza, donde lucia un lazo granate. El vendedor saludo a la joven. -. Que guapa estas Angelita, el otro día te vi. por Atocha con unas amigas. -. Íbamos al Retiro, me habían regalado unas invitaciones para el zoo. me han dicho que esta muy bien, dijo el vendedor. “Han traído tigres nuevos. Son preciosos, contesto la muchacha. Angelita vamos a ver lo que D. Ser9


Relato izquierda. -. Hola pluma, soy la tiza de colores. ¡Que bonita eres! -. Donde estas que no te veo. -.Aquí, aquí. Antes estaba junto al terciopelo, pero con el tiempo han ido arrinconándome. Me acostumbre pronto al lugar, era como un gran teatro, los actores eran la gente del barrio que con monotonía pasaban contando sus secretos. Solo una cosa me preocupaba, Angelita que de manera machacona no dejaba ni un día de decir. -. No la vamos a vender. Un día de Noviembre, vi. que Antonino el mancebo de la Farmacia se dirigía al escaparate, fijo su mirada en mi y recontó el dinero que llevaba en su monedero de cuero. Entro a la tienda y dirigiéndose a don Matías le dijo. -.Ya sabe usted, que D. Ramón el farmacéutico se jubila dentro de unos días y nos gustaría a los compañeros hacerle un buen regalo, el es hombre de cultura y a Rosa la dependienta se le ha ocurrido que la pluma del escaparate seria un magnifico recuerdo. Angelita que estaba como de costumbre fisgoneando en todo, salio apartando la cortina, y le dijo a su padre. -. Papa dale un buen precio, D. Ramón se lo merece, además es amigo tuyo. Descorrió el pestillo del escaparate y cociéndome sin el menor respeto me puso en el mostrador. ¡Que mal me sentó!, ni un momento para despedirme de mis amigos. D. Matías, me toco con dulzura, era la manera de decirme adiós. Cerraron el trato, me envolvieron en papel de regalo, rematando el paquete con una flor color violeta. Pasaron no se cuantos días, las felicitaciones y agasajos al jubilado, acabaron y mi estuche fue a parar al cajón de la mesita de noche de mi nuevo dueño. Ramón, la que llamaba era D.ª María la mujer del jubilado, ¿ Has comprado los cuentos y las chuches para los nietos ?

-vando nos trae, que se acerca la hora de la salida del colegio y ya sabes que se nos llena la tienda de gente. Cuando terminaron de negociar, el vendedor saco del fondo del muestrario un estuche de color azul, y dirigiéndose al librero le dijo muy bajito. -.Esto es algo especial, el precio es muy bueno, y le dará prestigio a la tienda. D. Matías abrió la caja, una estilográfica, roja como el carmín, con adornos dorados. Una preciosidad. ¡Era yo! Los ojos de D. Matías se iluminaron y acariciándome me daba la bienvenida. “Papa esa pluma aquí no se vende, dijo Angelita.” “Llevas razón hija, pero me gustaría probar ya veras como tenemos suerte.” Cerraron el trato y cuando D. Servando se fue, Matías me acariciaba de nuevo. Me sentía bien con aquel hombre. Me cogió en sus manos y se dirigió al escaparate, quito del lugar principal el libro de D. Quijote y abriendo el estuche me deposito encima del terciopelo rojo. Mire a mi alrededor, había muchos libros, una esfera del mundo, y varias cajas que contenían compases, sacapuntas, Plumines y que se yo. De repente una voz sonó en el hueco de la 10


Relato

Citas muy celebradas

Hoy… Groucho Marx

D. Ramón que estaba sentado en la cama, miro el estuche lo cogió se lo metió en el bolsillo de su chaqueta y le contesto a su mu- Texto e imagen: Internet jer. “Voy a la librería.” Cuando llego se dirigió a su amigo: “Matías, puedo hablar un momento contigo? “Dime Ramón” “Mira, he pensado que yo "El matrimonio es una gran institución. Por tengo muchas plumas y me he acostumbrado supuesto, si te gusta vivir en una institución." a ellas, ¿podrías cambiarme la que me regalaron por libros y algunos cuentos para mis "El secreto del éxito se encuentra en la sincenietos? ridad y la honestidad. Si eres capaz de simuPuso el estuche azul encima del mostrador, lar eso, lo tienes hecho." su aroma familiar me lleno de esperanza. _. “No hay ningún problema” "Hay muchas cosas en la vida más importanLa voz de Angelita sonó en la trastienda. tes que el dinero. ¡Pero cuestan tanto!" ¡Papa, que no la vamos a vender! D. Matías me saco de mi estuche, desenroscó "He disfrutado mucho con esta obra de teael capuchón y cogiendo un catoncillo escri- tro, especialmente en el descanso." bió unas palabras, abrió el escaparate y me dejo encima del terciopelo rojo, puso el "He pasado la mejor noche de mi vida, pero cartón a mi lado. no ha sido esta". Cuando cerró el picaporte entre entre risas de alegría y gritos de bienvenidas, pregunte a mi "La política es el arte de buscar probleamiga la tiza. mas, encontrarlos, hacer un diagnóstico “¿Qué pone en el cartón?” Ella con sus ojos falso y aplicar después los remedios equibrillantes leyó “No se vende”, estaba en casa. vocados."

"La próxima vez que lo vea, recuérdeme no saludarlo." "La televisión ha hecho maravillas por mi cultura. En cuanto alguien enciende la televisión, voy a la biblioteca y leo un buen libro. "No piense mal de mí, señorita. Mi interés por usted es puramente sexual." "No puedo decir que no estoy en desacuerdo contigo" "No reírse de nada es de tontos, reírse de todo es de estúpidos." Aspecto interior de una librería.

11


Relato

Fundación de San Lorenzo de El Escorial Texto: Carlos Bernardino

Fotos: del mismo

El Monasterio en otoño desde Los Canapés

E

XVI y XVII. Una vez asentado en Madrid, da comienzo el monarca a un ciclo de visitas a los Reales Sitios de nuestra comarca. El Pardo, al no escapar a su afición por la caza, queda designado como principal Cazadero Real. Le cautiva la belleza de El Palacio de La Granja y sus magníficos jardines, así como los de Aranjuez y el Palacio, el cual utilizara posteriormente como residencia. En su visita al Monasterio de El Escorial queda tan impresionado por su arquitectura, por su organizada distribución interior y la belleza de su esplendido paraje, que decide adecuarlo, para ser usado como nueva residencia de verano.

n el Siglo XVIII, tras los fallecimientos de Luis I y de su hermanastro Fernando VI, ambos sin descendencia, el trono de España pasó a Carlos III,- tercer hijo de Felipe V y primero de su matrimonio con Isabel de Farnesio, ya con gran experiencia de gobierno al haber sido rey de Nápoles. En tiempos de su reinado, fue fundado el pueblo de San Lorenzo de El Escorial y constituido en municipio en el siglo XIX, cuando tuvo su primer alcalde. A su llegada a la capital de España, Carlos III madrileño de nacimiento, en él despierta un gran interés por mejorar la desheredada ciudad que encuentra en aquellos días. Un Madrid carente de los servicios más elementales. Un trazado urbano indecoroso y lamentable, con muy pobres edificaciones y sin proyección de mejoras. La única excepción la encuentra en el Madrid de Los Austria, donde despunta la bella y armoniosa Arquitectura de los siglos

Para ello designa a Juan de Villanueva, la proyección y ejecución en el interior del Monasterio, del nuevo palacio. Destaca en ella, la construcción de una nueva y espléndida escalera próxima a la fachada norte, que resultara la más próxima a lo que después seria la población del pueblo de San Lorenzo de El Escorial. 12


Relato Para evitar cruzar La Lonja, manda construir un paso subterráneo por debajo de ella, que da acceso a la 2ª casa de oficios. De esta, se cruza por el paso elevado a la 1ª, hoy conocida como Escuela de Música. La decisión de Carlos III encuentra rápidamente una muy notable resistencia por parte de la Comunidad Jerónima del Monasterio. Esta, al igual que Felipe II, se negaba a admitir algún tipo de vecindad en el entorno del mismo y mucho menos la creación de un pueblo. La decisión del rey es irrevocable. Para resolverlo este litigio, y posiblemente en evitación de serios enfrentamientos con la comunidad, prudentemente, Carlos III nombra representante de La Corona para solucionar el problema, al Marques de Grimaldi.

Casa de D. Felipe Díaz Bamonte

Influenciado por la arquitectura clásica y monumental de Italia, este nuevo rey emprende obras generalizadas por toda España. Madrid y su provincia no escapan a estas ejecuciones. Dando lugar destacado a este desarrollo urbanístico de Madrid, cuenta para sus proyectos con la participación de Juan de Villanueva, para la edificación del Museo del Prado, Jardín Botánico y el Observatorio Astronómico. Igualmente a él se debe el trazado del Paseo de las Delicias y La Glorieta de Las Pirámides.

Después de haber llevado a cabo unos muy espinosos encuentros con el Prior, este ilustre señor, haciendo gala de una gran habilidad diplomática, logra convencer a los monjes.

Para llevar la realización de estos proyectos, hace llamar a los arquitectos más excepcionales arquitectos de aquel siglo: los Italianos Juan Bautista Saccheti, y Francisco Sabatini. Igualmente son incorporados, los madrileños formados en Italia, Juan de Villanueva y Ventura Rodríguez. Escultores y pintores afamados de la época, colaboraran igualmente en la elaboración de estos planes. Durante las temporadas de permanencia del rey en El Escorial, la Corte, se encuentra obligada a acudir a este palacio. Y por la razón de dar un digno y obligatorio alojamiento a tan distinguidas autoridades, decide fundar la nueva población, la cual, quedaría separada por las casas de oficios. Arco de comunicación en la calle de Grimaldi

13


Relato Al dar inicio las obras de construcción del nuevo pueblo, le fue concedida a la comunidad Jerónima por la administración Real, la autorización para participar en la edificación de las nuevas casas que la orden pudiera necesitar. Así, como la realización, de cuantas nuevas obras desearan realizar, dentro del Monasterio.

Los Cuarteles de Guardias Españolas y Walonas, existentes hoy en el pueblo, fueron construidos por orden de Felipe V, muy anterior por tanto, a la fundación del mismo. La trascendencia importante de este Arquitecto, se encuentra igualmente reflejada en su intervención en la construcción del Palacio del Duque de Alba, edificio este, que conservando la altura inicial, luce una inmensa cornisa de piedra de granito, que enlaza con los dinteles de los huecos superiores.

Para la realización de estas obras, fue designado como maestro mayor, el Arquitecto Juan Esteban, quien a su vez simultaneaba estos compromisos con otras obras en los Reales Sitios, tales; como los que se realizaban en La Granja de San Ildefonso, Aranjuez y El Pardo.

El Palacio del Duque de Medinaceli, ya edificio reformado, eleva su altura, conservando la portada de ingreso. Otro palacio desaparecido hace muchos años, fue el Palacio de Godoy. En el lugar que ocupo su asentamiento, en la actualidad se ubica la Estación de Autobuses.

Por el mantenimiento de estas obligaciones, sus frecuentes ausencias, venían a impedir su presencia en las obras con la asiduidad que el mismo le requería.

Juan de Villanueva, al tiempo que planifica el tejido urbano, nos deja una muestra del sensible respeto que siente por la majestuosidad del Monasterio. Por entenderlo así, se preocupo mucho de extender el trazado del pueblo hacia la calle de Juan Bautista de Toledo, e inmediaciones.

Al margen del poder otorgado a Juan Esteban, Carlos III, encarga a Juan de Villanueva la ejecución de cuantas obras y proyectos se realicen en el nuevo palacio y sumadas a estas, las que el Prior le encarga. La trascendencia de los proyectos de este genial Arquitecto, pronto se ven reflejados, en las edificaciones realizadas en este pueblo de San Lorenzo de El Escorial. Las primeras que realizó fueron: La Casa del Cónsul de Francia. Casa de Francisco M. Sobral. Casa de las Tiendas y Casa de Los Mercaderes. Lamentablemente hoy, presentan lógicas transformaciones acusando así, el paso del tiempo. A pesar de ello, persiste en su contemplación el sutil encanto de su diseño. Tanto en los referidos, como en los citados a continuación: Las Casas de Los Soportales, El Parador, La Casa de Villanueva, sita en la calle del Calvario, la Presa del Romeral, y un largo etc.… que si no proyectó, no deja lugar a dudas, que pertenecen a su escuela. Sirva como ejemplo; La Ballestería, hoy desaparecida. El Real Coliseo Carlos III realizado por el arquitecto francés Eduardo Marquet, el Cuartel de Guardias de Corps, Hospital de La Alcaldesa…etc.

Neblina sobre el monasterio. 14


Cuento

La Verdadera Historia de la Cenicienta Texto: Marisa Ramírez

Imágenes: Internet

S

iento deciros queridos amigos que este cuento no es como todo el mundo se lo sabe, o como vuestros oídos están acostumbrados a escuchar. Yo os voy a relatar la verdad de lo ocurrido en este periodo. Podéis pensar ¿Por qué tengo yo que creer que este episodio de la historia es el cierto?........! Pues muy sencillo!, yo soy el abuelo de Cenicienta y conozco todo lo que ocurrió, porque lo viví de verdad y no es cuento, lo que sabéis vosotros si que lo es, y por supuesto mentira de las gordas. Comenzare presentándome, me llamo Anselmo De la Moraleda y nací en un siglo que ni me acuerdo ni os importa. Lo que si os digo es que tuve una hija maravillosa que falleció al traer al mundo a mi única nieta Cenicienta, una niña fea y delgaducha con piel de color ceniza. Su pobre padre a parte de soportar el duro golpe del óbito de su esposa, y lo llantos incontrolados del bebe, perdió los nervios, y se pasaba los días enteros corriendo de pue-

blo en pueblo para ver si encontraba alguna mujer que le criara a la criatura. Su hada madrina Remigia, ( en aquel tiempo todas las niñas tenían una ) y yo no conseguíamos nada de aquella fierecilla que aparte de ser insoportable era poco aseada y amiga de traer toda clase de animalitos a casa ( perros pulgosos, gatos tiñosos, ratas peludas, etc, etc ) con lo cual mi hogar despedía un olor bastante desagradable. Me quede sin amigos, nadie venia a visitarme, solo el hada madrina que tenia problemillas con su colegio oficial. La buena de Remigia se asustaba cuando corría detrás de la niña tocándole con su barita para ver si podía entrar en razón a la pequeña. Por fin apareció el padre de la criatura diciendo que había encontrado mujer, viuda ella y con dos hijas que accedía a desposarse con él, a condición de que todos sus bienes fueran para ellas. Así ocurrió, se casaron y marcharon de casa con el consiguiente alivio de la madrina 15


Cuento y el mio. Al cabo de poco tiempo falleció mi yerno a causa de unas fiebres muy frecuentes en aquella época y al no querer perder el contacto con mi nieta empecé a cartearme con la viuda. La santa mujer no podía hacer carrera de Cenicienta, que seguía siendo muy molesta, chillona y poco aseada. Las pobres hermanastras ( ya en edad casadera ) lloraban desconsoladas pues nadie se atrevía a cortejarlas, se veían solteronas de por vida. Como el asunto iba de mal en peor quedamos una tarde en mi casa toda la familia. Yo, hacia tiempo que no veía a mi niñita y tengo que decir en honor de la verdad ( por muy abuelo que sea ) me quede sin habla al contemplar aquel esperpento de jovencita en lo que se había convertido mi pequeña. ¡No voy a describirlo! Ya que como pariente cercano me resulta doloroso hacerlo. Clementina( la madrastra) espero a que Remigia y yo nos recuperásemos de la impresión recibida, y junto a sus bellas hijas( Roberta y Flor) nos sentamos a platicar sobre el delicado tema, mientras Cenicienta salía al jardín cual cabra loca a buscar algún animalillo para entretenerse. Por fin mi buena amiga Remi (Así la llamo yo cariñosamente, ya que vive conmigo después de que la cesaran en su profesión) tuvo una genial idea. El Príncipe heredero buscaba esposa y el hada que aun conservaba sus poderes nos comunico que casaría a Mariana con él, aunque fuera lo ultimo que hiciera en esta vida,ya quedo muy dolida después de su expulsión de la hermandad y tenia clavada la espina de no haber logrado hacerse con aquella criatura. La idea nos pareció descabellada e imposible de llevar a cabo pero ella insistió y nos pidió hincado sus rodillas en el suelo que tuviéramos confianza en ella. Para no aburrir al lector con todos los detalles mi amiga cumplió su promesa y hechizó a todos los habitantes del reino haciéndoles creer, a golpe de barita mágica, que Cenicienta era hermosa, limpia, culta,

alegre y educada. Se casaron, y dicen los vientos que viven felices.La verdad es que no tengo muchas noticias de ellos. Las hermanastras y la madrastra también contrajeron nupcias con gente de bien. Yo viví feliz y mi amiga el Hada madrina también, luego el cuento acaba como todos tienen que acabar, ¡ felices y contentos! Esto es todo amigos míos, espero que hayáis disfrutado de la verdadera historia de la Cenicienta…….. Atentamente Anselmo De la Moraleda P.D.!Se me olvidaba! Lo del zapato tampoco fue real pues la niña llevaba alpargatas, pero podéis pensar lo que queráis, a fin de cuenta esto es un cuento.

Reciente foto del hada Remigia.

16


Relato

Madrid moderno Texto: Félix Bernardino

Imágenes: Internet

Panorámica de Madrid con el destacado Palacio de Oriente

E

l llamado movimiento Moderno surge a finales de 1900.Unos años antes sobre el último tercio del siglo pasado, Madrid se extiende a través de los arrabales. Con la nueva planificación diseñada por Castro, y denominada El Ensanche que se amplía hasta Las Rondas y, que a su vez, fueron creadas como limite a este plan. Fue entonces cuando el Marqués de Salamanca presentó el gran proyecto para urbanizar y edificar el extenso barrio que lleva su nombre. Empresa que llevo a delante y vio cumplida, quizá siendo esta el mayor sueño de su vida y, que por circunstancias adversas, le condujo a la ruina y peor aún; al fin de su vida. Años después otro gran creador, Don Arturo Soria, urbanista, matemático físico, etc… emprendió otra original empresa que causo un gran interés entre arquitectos, urbanistas e ingenieros de fuera de España. El proyecto en sí, fue el propósito de la construcción de La Ciudad Lineal. Esta construcción lamentablemente para su intención, no llego a realizarse en la extensión proyec-

tada para ella. Pues este ambicioso proyecto urbano-arquitectónico incluía un nuevo cuyo y desconocido medio de comunicación. Este no era otro que el tranvía, hasta entonces desconocido en nuestra capital. Arturo Soria con el Marqués de Salamanca fueron los dos primeros urbanistas en rendir culto a este medio de transporte, mostrándose por ello muy interesados en introducirlo como medio de comunicación para los madrileños. Así pocos años después, y mediante un enorme entramado de vías, el centro de la capital quedo unido con el extrarradio madrileño. A estos importantes ordenamientos siguieron otros también igualmente vitales para la ciudad en este siglo anterior. El primero, cuyo proyecto inicial se gesto en el siglo XIX: se refiere a la Gran Vía, y vio la luz el día 4 de Abril de 1910 cuando el rey Don Alfonso XIII simbólicamente a golpe de piqueta inauguraba las obras. Su trazado se inicia en la calle de Alcalá en su confluencia con la de Caballero de Gracia, y se interna hasta casi el co-

17


Relato por el rey Fernando VI, que después con un mayor alcance continuo su hermanastro el gran rey Don Carlos III. A él se deben los trazados de las amplias vías como el Paseo de las Delicias, el de Santa María de la Cabeza, el de los Olivos, de los Olmos. Igualmente trazo y construyo las Rondas de Toledo, de Valencia y Atocha, etc… Estas vías sirvieron de base para el Ensanche y que no rebasaron mayor importancia que el ya realizado en el siglo XVIII. Sí fue dotado de medios de comunicación con una de las primeras líneas de tranvías que unían las estaciones de Atocha, Delicias y Príncipe Pio y varios mercados. A su promotor Don Arturo Soria, ilustre madrileño se debieron estas interesantes aportaciones de marcado interés urbano para Madrid. Otra zona del Ensanche son las del Oeste y Norte, lugar donde fueron creadas las barriadas de Argüelles, VallehermosoQuevedo y Chamberí. Es en Chamberí entre los ejes formados por las calles de Almagro, Zurbano, Paseo del Cisne y General Martínez Campos donde queda destacada una zona de edificaciones de edificios y palacios de una extraordinaria calidad. Sorprendentemente, los madrileños nunca demostraron algún interés por este magnífico entorno. Continua después en la barriada de Argüelles, entre los ejes de la calle de Ferraz, de la Princesa, del Marques de Urquijo y de

Palacio que fue de Telecomunicaciones.

en su confluencia con la de Caballero de Gracia, y se interna hasta casi el corazón de los Austrias ( muy próximo a él se encuentra el Monasterio de Las Descalzas Reales ) Esta vía una vez construida, elimino de su entorno unas manzanas y callejero de muy insana salubridad. Dos planes más de expansión sobre el ensanche y más allá de las Rondas, se llevarían a cabo en el siglo anterior, que con la Gran Vía son tres considerables realizaciones. La primera después de acabada la guerra ( 1936-1939 ) Sobre el curso convocado como eje Norte-Sur. Los ganadores fueron Don Secundino Zuazo y H. Jansen. Se trataba de la prolongación de La Castellana hasta concluir en la Plaza de Castilla que nacía con este proyecto. Esta era la Plaza circular mayor de Madrid. Continuando después este paseo hasta Fuencarral – antiguo pueblo – no llego a realizarse el mismo, al tener que interrumpir las obras por coincidir su intersección con el nuevo trazado de la autopista de Colmenar Viejo. El segundo proyecto es el de la Avenida de La Ilustración y concluida en el plazo fijado. Su trazado urbano es de unos cuatro kilómetros y de las mismas características que el Paseo de La Castellana. A esta esplendida Avenida no responde la calidad de edificación merecida. Madrid Sur no ofrece impulsos urbanísticos como los emprendidos en la zona norte. El trazado que presenta, fue iniciado

Palacio de Oriente 18


Relato Sírvanos como ejemplo la Plaza de Colón, La Red de San Luis, la Glorieta de los Cuatro Caminos, etc… En la actualidad algunos de estos espacios han recreado un nuevo ambiente y popularidad. La Nueva Plaza del Descubrimiento – antes de Colón - , Glorieta de Carlos V, o la siempre típica y popular de La Puerta del Sol, etc… Unos y otros lugares al margen de sus variadas transformaciones, continúan mostrando el muy variado encanto de esta gran ciudad que lo es: Madrid.

Plaza Mayor

Rodríguez, un conjunto de edificios y algunos palacios que aunque de más tibia calidad son comparables a los construidos en la zona de la calle de Almagro. Un conjunto de acuarelas y dibujos, recogen imágenes de diversos lugares madrileños que de algunos, hoy, solo quedan en el recuerdo (1945-1993) pues su aspecto y diseño nos aparecen totalmente transformados.

Palacio de Linares

La gran Vía. Fotografía del año 1949

19


Crónica

“Dices tú de mili”… Pasajes de la vida cuartelaría. ( 4º capitulo ) Texto: Carlos Bernardino

Fotos: del autor.

P

or supuesto que, muy lejos de atender esta orden, lo que hice fue comunicar a mi teniente lo ocurrido. Este, una vez escuchada mi versión, y entendiendo que me asistía la razón, me dijo que a partir de este día acudiría a la compra con mono y, que él resolvería el asunto con el oficial de este servicio. Como bien merecido lo tenía, a este reenganchado y deleznable sujeto, a partir de entonces le bautizamos con el apodo de “sargento trilita”, suave este para el que realmente merecía. Este calificativo, al llegar a oídos de nuestro oficial, pudimos observar que le hizo sonreír ampliamente. Este déspota mequetrefe, ignorando el desprecio que le manifestábamos, acudía a la cantina a consumir bocadillo y bebida. Jamás llegaría a saber el pobre infeliz, la cantidad de moscas y “otras lindezas”, que formando parte del bocata pudo ingerir cuantas veces nos visito. Finalmente sin saber a donde pudo ser destinado, un buen día desapareció de nuestra vista. Espero que los bocadillos le causaran el provecho deseado, y que donde se encuentre le perduren aun los correspondientes dolores de barriga. Entre los proveedores que nos surtían de productos enlatados, como de fiambres, encontramos en uno de ellos unas latas especiales de sardinillas y caballa, de cinco kilos de contenido. Siendo este producto de la misma calidad que las adquiridas en latas de peso muy inferior, la diferencia habida a nuestro favor por el costo de la de mayor peso, nos llevó a la compra de ellas para la mejora de nuestros intereses. Al mismo tiempo, conseguimos dos bidones vacíos de combustible de Queroseno,-gasolina de aviacióna los cuales, una vez convenientemente fregados, les incorporamos sendas barras de hielo, generosas gaseosas y, finalmente vino económico que iba bien para la mezcla. Así, y para alegría de la tropa, surgió “el bocata americano con vino burbuja”. Por el módico

Una de mis escasas guardias en la base

precio de una peseta con cincuenta céntimos, el cliente de turno, ahorraba una peseta en la consumación, y la bebida ahora, era deliciosamente fría. ¡Y qué decir en lo concerniente a nuestros intereses! Las dos barras de hielo incorporadas en cada bidón, eran el equivalente a dos arrobas de vino más, las “generosas” gaseosas sumadas, hacían que el ahorro de estos costes en vino, fueran a parar directamente a nuestra “saca”. Con “este invento”, la tropa se manifestó encantada, e incluso el teniente nos felicito por ello. También aceptamos la compra de tabaco americano y café portugués de contrabando, que nos proporcionaba un brigada de la oficina de vuelos. Este asunto al ser conocido por el teniente, el brigada lo resolvió obsequiando al teniente, dos cartones de tabaco y una botella de whisky. Igualmente supimos que nuestro teniente proveía a los oficiales de la base, con productos canalizados a través de la cantina, con el consiguiente beneficio para él. 20


Cronica

De igual manera y siguiendo su ejemplo y con la debida discreción, negociamos comisiones de compra con nuestros proveedores. Estando así “las cosas”, una mañana ocurrió que… Encontrándose mi compañero en su casa disfrutando de un permiso, me dirigió una llamada telefónica reclamándome un envió de dinero, pues ya había acabado con el que se llevó. Y cuando me encontraba en correos entregando en ventanilla el dinero solicitado, sentí un golpecito en mi espalda.: Era mi teniente que, sin comentario alguno sobre mi actuación, me indico que diera orden de espera al camión de la compra, pues subiría con nosotros a la base. Llegados a ella, inmediatamente me pregunto por lo que estaba haciendo en correos. Ante tal situación, creí que lo más sensato fuese explicarle la verdad. Al conocer él la procedencia del dinero que, según dije, era producto de las comisiones habidas, monto en cólera advirtiéndome que, estas comisiones no podían ser contempladas en el ámbito del ejército. Y que por tanto, estábamos corriendo un gravísimo riesgo si éramos descubiertos. Dicho esto, y creo que consciente de que todos, incluido él,- “cojeábamos del mismo pie”- dio por acabado su alertada recriminación. Desde este momento, nos cuidamos muy bien de no manejar públicamente nuestros dineros, aunque de ninguna manera renunciamos a nuestras comisiones. El brigada de la armería, que tenia de militar lo que nosotros de honrados, por aquel entonces, disfrutaba de mis favores de barra abierta, pues gracias a ellos, él me nombraba titular de una comisión de servicio. Estos eran, conducir hasta el polvorín de Griñón, en la provincia de Madrid, un número determinado de cajas de balas defectuosas. Con esta misión, disfrutaba de una semana de asueto con mi familia, a la que agasajaba con generosas delicias procedentes de la cantina, y trasportadas en el interior de mi maleta. En síntesis, así, de manera tan “casera” y desordenada, funcionaba nuestro Ejército del Aire por aquel entonces en nuestra nación, afortunadamente para nosotros dos. Por lo tanto, el caos imperaba en

Elvirita, Emilio, el crono y yo.

la disciplina, los malos tratos que tuvimos que padecer, fueron la consecuencia de este desconcierto. La falta de respeto más elemental observado por los mandos militares para con la tropa, provenía de la política de estado militarista, que imponían los déspotas que gobernaban en aquellos días nuestro país. Por estas consentidas y públicas vejaciones, pude llegar a entender que con este trato, este tipo de gobierno pretendía afectarnos psicológicamente para que al término de nuestro servicio en el ejército, continuásemos sumisos en lo social. Así de descabellada, debió ser la cicatera interpretación del carácter del pueblo español por estos dictadores, ya que jamás la inmensa mayoría de los aquí nacidos, en momento alguno renuncio a sus derechos y libertades. Por lo tanto, esta resistencia a la dictadura por parte de las fuerzas democráticas españolas, permaneció intacta durante los cuarenta años maléficos que hubo de padecer nuestra patria. ( Continuara )

21


Relato

Réquiem Texto: Mª Carmen Gómez

Imágenes: Internet trocito de mi vida, formaba parte de lo que esta ahí sin que nadie lo ponga, pero agrada verlo , incluso es útil. El árbol era mi hombre del tiempo. Sólo con abrir las contraventanas por la mañana, sabía como estaba el día. Igual que Kikiriki, el castaño ahuecaba las hojas ayudado por la brisa y, si llovía, las lágrimas le caían creando en la tierra hoyos, que más parecían pequeños hormigueros. La nieve lo envolvía en encajes y entre ellos, veía yo el triángulo que formaban las edificaciones cercanas cuyo vértice era y es el Monasterio. Por encima, lo que rozaba el horizonte unas veces era verde; otras, ocre o exageradamente gris, de forma que cielo y tierra eran una misma cosa. Hoy estoy triste. El castaño no estaba muerto como en su día lo estuvo el olmo de los Canapés, ni le ha segado la sierra; a éste le ha sacado a cuajo una excavadora de oruga ,al mismo tiempo que mancillaba la antigua tapia de piedra.

Y

o tenía un jilguero en una jaula de barrotes plateados y comederos color rojo. La colgaba en la ventana, en una escarpia, junto a la persiana. El pájaro se llamaba Quiquiriquí, porque cuando alguien deletreaba su nombre, Quiquiriquí se subía al palo alto, ahuecaba las plumas como si fuera un gallo de pelea y hacía lo imposible por picar el dedo del incauto que lo acercaba a los menudos barrotes. Un día , sin pensar, levanté deprisa la persiana y con ella se abrió la puerta de la jaula. Cuando quise darme cuenta, mi pájaro surcaba el cielo, gozaba de su inesperada libertad para, más tarde, ir a descansar al alero de la casa de enfrente, y confundirse con los gorriones. Ya no tenía pájaro. No iba a sentir su cuerpo pequeño en mis manos cuando limpiara la jaula. Estaba desolada, no podía volar tras él para recuperarlo, no podía hacer nada... La misma sensación de impotencia he sentido hoy al ver al castaño reclinar su melena de hojas requemadas en los cascotes del derribo. El castaño, como el jilguero, era un 22


Cronica

Los abuelos y los nietos Texto: Juan Díaz

Imágenes: Internet hasta que los padres regresan de sus trabajos. Todo esto naturalmente lo hacen-hacemos encantados, el problema surge cuando somos muy mayores, cansados, con problemas de salud y movilidad, en estos casos, con estas obligaciones añadidas, nos sentimos agobiados y con pocas fuerzas para hacer estas tareas. De todas formas es una gozada, a mi personalmente me encargan estas faenas en contadas ocasiones, en tales casos lo hago con todo gusto. Todo esto en ocasiones es un problema, prin-

Los abuelos son los que tienen que bregar con sus nietos, ...

Abuela feliz con sus dos nietos

D

esde hace unos años, y a medida que la mujer se ha ido incorporando a la vida laboral, cuando en un matrimonio con hijos pequeños trabajan los dos padres, a veces por necesidad, porque están pagando la hipoteca de la vivienda, y con el sueldo de uno no llega, en otros casos es porque estamos inmersos en el consumismo, queremos todo lo que nos ofrece la publicidad, muchas cosas superfluas e innecesarias. Por todas estas cosas son los abuelos los que tienen que bregar con sus nietos, llevarlos y recogerlos en el colegio, darles de comer, a veces si es necesario llevarlos al médico etc., en fin, cuidarlos en todo lo que necesiten,

cipalmente para los padres, y por añadidura para los abuelos, yo no se qué solución puede tener, creo que alguien tendría que pensar en estas cosas y encontrar alguna solución. De todas formas en algunos casos, creo que los hijos cargan a sus padres con demasiado trabajo, sin detenerse en pensar demasiado en sus limitaciones, esta es mi opinión, no sé si acertada o no.

Los niños se lo pasan bomba con sus abuelos. 23


Poesia

La tierra y La Abuela Texto: Antonio Marcos Ortégo

Abuela Hoy recuerdo con nostalgia a la madre de mi padre, siento el calor en sus brazos cuando empieza a abrazarme.

La tierra Hueles a hembra fecunda al ir marcando los surcos, donde el arado ha surcado por una yunta de burros.

En la noche dice un cuento nunca puedo adivinarle, cada vez es diferente cuando camino a acostarme.

Madre de toda semilla esperas tener simiente, donde todo está plantado con paciencia y buena gente.

Con mis padres laborando es colega y compañera, en los días de colegio en una tarde cualquiera.

Femenina como el agua te van regando los surcos, para que emane su flor que aguarda el fruto maduro.

Ella me porta la paga si hago las cosas bien hechas, no hacer caso de la gente que no cumple su promesa.

Vas firme como una roca con tu manto de paciencia, como posees frío o calor tu cobijo siempre espera.

Seguiré siendo una niña aunque ¡hoy! me sienta madre, les hablaré a mi familia de la madre de mi padre.

La pradera color verde por donde pastan las reses que cabalgan a sus anchas por la tierra sin paredes.

Aldeana

Es la época de la siega tus espigas son moradas, el labrador las recoge al final de temporada.

Mora la mujer aldeana entre valles y montañas, cabalga por sus entrañas esta dama tan serrana, ella se siente cercana con vecinos del lugar, que vienen de laborar. Ellos pasan por su puerta con la mano siempre abierta que les gusta saludar. 24


Poema

Ya no hay palomas en El Escorial Texto: Margarita Gonzalo

Imagen: Internet

Ese arrullo encantador falta canción de cuna eterna, bella ya no está. Desapareció para siempre, sin razón, sin motivo parece. Quizás sea el ruido que padece Ese antiguo pueblo de nobles, de paz y tranquilidad. ¿Dónde estará el silencio de antaño? La quietud que estallaba, que se grababa en el alma de cuantos la conocieron que vivieron cuando había vida. Se transforma en pasto de ruido mecánico sonido, metálico que quita el sueño. Es ahora un barrio de ciudad, Con esa misma maldad Que lo caracteriza. Nos rodea la falta de humanidad, De ternura, bondad. Nos tornamos en animales brutales, Y los libres nos abandonan para siempre. Ya no hay palomas en El Escorial.

25


Botanica

SAMBUCO NIGRA Texto: Margarita Bermejo

Imágenes: de la autora.

te decían que las hojas eran buenas para hacer baños de pies para bajar la hinchazón. La verdad en parte tenía razón ya que si coges los frutos verdes, te puedes envenenar. Al cavo de muchos años y lejos de España me encontré con el árbol, mágico o maldito como más te guste, tiene tanta historia y es tan bueno para la humanidad que resulta interesante conocer todas sus virtudes, el hombre lleva valiéndose de las propiedades desde la edad de piedra. Habiendo vivido en Inglaterra durante muchos años y totalmente integrada con sus costumbres, todos los domingos solíamos a visitar diferentes parques para que los niños disfrutaran y conociesen los lugares interesantes que tiene Londres, y junto a unos amigos y sus hijos lo pasábamos muy bien. Un domingo decidimos visitar una granja-huerta donde nos dijeron que podíamos recoger y comprar fresas; como también tenían animales nos pareció un día completo para que los niños disfrutasen tocando a los animales.

E

ste magnífico árbol o arbusto crece en la zona geográfica, eurosiberiana y mediterránea. El origen del nombre es latino, (Sabucus o sambucus), pero como tantas plantas tan ricas y buenas para los humanos, se le conoce con muchos más: flauta, cañilero, samuquero, saúgo, sabuquero o saúco. Yo conocí este árbol aquí en El Escorial cuando era muy pequeña, crecían en los bordes de los caminos o entre las tapias de separación de fincas. Desde muy pequeña las flores me gustaban mucho y siempre iba cogiendo las que veía a mi alcance. Me gustaban mucho las del saúco por su color blanco que era un placer para la vista, cuando el árbol está en flor, parece que ha nevado. Es fácil saber donde crece el árbol del sauco por el olor que las hojas desprenden, que no resulta agradable. Siempre que las personas mayores me veían con las flores en las manos me regañaban ¡y me decían que me iba a envenenar! Según las señoras eran venenosas y solamen26


Botanica El tamaño máximo es de 10 metros, sus hojas son alargadas y verde oscuro. Florece en junio y julio y las flores de color blanco, cuando están en su esplendor parecen nieve. Crece entre escombros de edificios rurales. En suelos húmedos y ricos en nutrientes. Las flores desprenden un olor especial que atrae a las abejas y otros insectos que se ocupan de la polinización.

A la llegada, la primera impresión de la huerta fue una sorpresa, había grandes cantidades de coches y muchísimos niños que lo estaban pasando muy bien. No podíamos creer lo que estábamos viendo, toda clase de fruta, cerezos, manzanos, perales y, el árbol de saúco. Toda clase de frutos del bosque, y mucho que yo no conocía, me quede sorprendida al ver a la gente comerse los fresones según los cogían, sólo te cobraban por los que metías en las cestitas que te daban a la entrada. ¡Bromeábamos que nos debían pesar al entrar y de nuevo al salir y cobrar la diferencia!

Los frutos son negros, rojos, verdes y blancos, en distintas fase de la maduración.

La huerta estaba dividida en diferentes partes, las verduras tan tiernas, yo cogía las más pequeñitas, aun recuerdo el sabor de las judías verdes, los calabacines, los guisantes que allí mismo te los podías comer, tan dulces, los tomates con tanto sabor y de las patatas qué puedo decir. Todo ello era un placer para el paladar. Hablo así porque es lo que más me gusta, las verduras y la fruta.

Se puede reproducir por esquejes en otoño o primavera. Se puede hacer una infusión de las hojas y fumigar sobre las plantas para protegerlas de pulgones y orugas. Es muy importante no confundirse con su pariente el sauquillo o yezgo (SAMBUCUS EBUCUS) ya que sus frutos son muy venenosos.

De esa manera conocí que el árbol del saúco, era comestible, las flores no sólo son bonitas pero se pueden comer, yo las probé fritas con una masa de buñuelos y están muy ricas, el sabor recuerda un poco el plátano. Con las flores se hace vino espumoso, las flores secas se echan cuando se hace compota de manzanas y le da un sabor a plátano. Cuando las flores se acaban aparecen los frutos que son bayas como un racimo de uva. Éstas pueden ser negras o rojas y con ellas se hacen estupendas y riquísimas mermeladas y jaleas, y también alcohol por destilación. Su madera es estupenda para fabricar instrumentos musicales, hacen un tipo de arpa sirio, con los tallos se fabrica una especie de flauta, de ahí viene uno de sus nombres, la medula es blanda y lo trabajan muy bien. Como veréis no tiene desperdicio.

Características 27


Literatura

Los clásicos y yo Homero Texto: Mcge

Imagen: Internet bres. Con acciones despiadadas o reconfortándolos con algunos días u horas de regocijo, los ata al espacio y al tiempo según capricho, voluntad o preferencia. Son dioses de la tierra, de los mares, del viento, de la muerte…, seres superiores instalados en el trono divino del Olimpo, que se distinguen de los humanos por su inmortalidad; pero aun así están sujetos a las pasiones, defectos, virtudes. Poseidón es enemigo de Ulises. Atenea su valedora. Eolo guardián de los vientos le hace su huésped, para, más tarde, escatimarle su favor, desbaratar su esperanza cuando el héroe desde su nave, por sotavento, entre el mar negruzco y claridades nebulosas veía aparecer y desaparecer en el horizonte su amada tierra Ítaca. La pesadumbre merma sus fuerzas, llega extenuado, titubeante, con sus compañeros aqueos, a los dominios de Circe, etc.,etc.

Busto de Homero en el Museo Metropolitano de Nueva York

N

o se por qué, hasta hace unos días, no me he fijado en el nombre ‘’Homero’’, grabado con tinta negra en las piedras del edificio municipal que alberga la biblioteca de El Escorial. Una fuerza desconocida, invisible, sujetó mi vista a esas seis letras. Luego, por un proceso mental de esos que todos conocemos, he buscado en mi conciencia la forma de pensar en la casualidad, señuelo que conduce a preguntarme ¿No es acaso Homero el poeta épico del siglo VIII a. de Cristo, empadronado en Grecia, propuesto por el profesor, esta semana, para hablar de la filosofía helénica? Homero, que echando mano de una técnica refinada y profundidad de pensamiento narra episodios de la época heroica de Micenas y la guerra de Troya; además del fantástico viaje de regreso a Ítaca de Ulises, irreducible luchador que se impuso a la adversidad y llevó tras de sí hazañas, gloria y un presente, a pesar de las dificultades, de reconocida prudencia. Homero, que no sacó de la nada lo que creo, pero si lo dio sentido, hace colaborar a Ulises en una empresa complicada, donde los dioses del Universo intervienen en la vida de los hom-

¿ No es acaso Homero el poeta épico del siglo VIII antes de Cristo, empadronado en Grecia…?

La personalidad del héroe resulta evidente. Yo no me puedo sustraer al interés que ejerce sobre mí este personaje nada pesimista, que en lo que vive su odisea pasa momentos extraños, inquietantes, abrumadores, y justifica sus penalidades por el mismo hecho de vivir, incluso las da por buenas, ya que consigue terminar su viaje después de veinte años. He aquí la filosofía impuesta a Ulises por Homero, el que da título a esta biblioteca. 28


Biografía

Benito Arias Montano: Humanista Texto: José Luis García

Imágenes: Internet

Campanario en La Peña de Arias Montano

H

e tenido la fortuna de visitar Extremadura desde Zafra a Plasencia con distintos motivos. He disfrutado de sus grandes bosques, dehesas, Monfragüe, etc., de sus bellas e históricas ciudades, de su historia, de su gastronomía y sus vinos, de sus maravillosas ruinas. Este relato se inició siguiendo la ruta del jamón ibérico. Mi andadura comenzó en el bonito pueblo de Fregenal de la Sierra, donde tiene su sede la conocida firma Argal. La gula me había llevado hasta este vergel y el hallazgo resultó mucho más trascendental. Este pueblo fue la cuna de dos grandes prohombres de la historia, ambos estrechamente ligados a la historia de la Comunidad de Madrid. Uno de ellos, Juan Bravo Murillo, nacido en 1803, es muy conocido por los madrileños por su ambicioso proyecto de llevar el agua a la capital. El Canal de Isabel II le dio renombre, aunque importante fue también su trayectoria como político. Ocupó varias carteras y fue Presidente del Gobierno en 195152. Falleció en 1873. Benito Arias Montano es otro de los hijos preclaros de Fregenal,

donde nació en 1527. Allí se erigió un monolito con su figura, en la Barriada que lleva su nombre. También lo lleva la calle donde nació, y en la casa existe una placa conmemorativa. Se le conoce como uno de los grandes humanistas extremeños, además de hebraísta, biólogo, escritor, teólogo, poeta y políglota. Poco se conoce de sus primeros años, excepto que recibió las primeras lecciones del párroco del pueblo. Tras la muerte de su padre, quedó bajo la protección del canónico de Badajoz, Don Cristóbal Valtodano. Sus primeros maestros fueron Don Alfonso Garcia Matamoros y Don Pedro Mejías, este último acreditado experto en latín, además de matemáticas y cosmografía. Al parecer su padre fue notario de la Inquisición, lo que no le impidió estar en el punto de mira de este Tribunal. La economía de la familia no era muy boyante, lo cual retrasó su marcha a Sevilla para iniciar sus estudios. Pero desde niño dejó constancia de su interés por el conocimiento y a los 14 años escribió su primer trabajo científico: “Discurso sobre el valor y 29


Biografía la correspondencia de las monedas antiguas con las nuevas” La Peña de Arias Montano Se ordenó sacerdote, a los 30 años e ingresó en la Orden de Santiago. A continuación se retiró a la Peña de Aralar, para concentrarse en el estudio de las Sagradas Escrituras. No hay referencias de cuanto tiempo permaneció allí recluido. De hecho La Peña, una pequeña hacienda en la serranía de Huelva, próxima a Aralar se convirtió con el tiempo en su refugio, donde acudió de forma reiterada, a meditar o a realizar estudios profundos sobre algún tema. El lugar se conoce ahora como la Peña de Arias Montano. En una de esas prolongadas visitas a la Peña, en 1553, una vez conseguido el Patronato de la Ermita allí existente, la reconstruyó. Edificó una casa y estudio, plantó vides y frutales, y acondicionó el antiguo manantial en lo que hoy es “La Fuente de La Peña” El Centro de Interpretaciones ocupa un lugar destacado entre las edificaciones allí existentes. No olvidemos que Arias Montano fue un gran políglota y que dedicó muchos esfuerzos a la traducción e interpretación de grandes obras. Estudios en Sevilla y Alcalá de Henares En Sevilla, como en toda su vida fue siempre austero, parco en la comida, de poco dormir. Allí realizó sus primeros estudios programados. Tuvo como mentores a Pedro de Mejías y Juan Quirós, interesando por las ciencias médicas, pero sobre todo por la filosofía y la teología aparte de la lingüística y la poesía. En 1550 se matriculó en la Universidad de Alcalá de Henares, donde pasó años decisivos para su formación humanística y lingüística. Además de dominar el latín y el griego, estudió semíticas (hebreo, arameo, caldeo). Se inició en los secretos de la filología comparada. En Alcalá coincidió con Fray Luís de León, que acudió a la Universidad atraído por el prestigio del Catedrático de Biblia, Fray Cipriano de Huerga, quien tendría una gran influencia en el futuro devenir de nuestro personaje. Aprendió a trabajar en

Retrato de Benito Arias Montano

equipo con personas de distintas ideologías. Es curioso contemplar que esta forma de pensar con el tiempo le traería problemas con el Santo Oficio, al igual que a Fray Luis de León. Dejó Alcalá en 1558. Sin embargo estudios tan serios como el de la Biblia no fueron óbice para que no encontrara solaz en el estudio de la literatura y la poesía, hasta el punto de que en las fiestas del Corpus de 1552 fue coronado poeta laureado. El Concilio de Trento y otros viajes por Europa Su reconocido prestigio como teólogo hizo que en 1562 el obispo de Segovia, don Martín Pérez de Ayala, lo llevase consigo para participar en el. Don Benito con su sapiencia, demostró lo acertado de la decisión. El Concilio concluyó en 1564 y marcó un hito en la Iglesia Católica, dictando las normas por las que habría de regirse en el futuro. En 1566 Felipe II le nombró su capellán y le otorgó una pensión anual. Al año siguiente la encargó la dirección de la Biblia Políglota que el editor Cristóbal Plantino le había ofrecido publicar en Amberes. Su estancia allí duró siete años, y aparte de publicar la Biblia Políglota, mantuvo estrecha relación con los erasmistas y pensadores liberales, lo cual le ocasionó ciertas críticas de parte de los sectores radicales de la iglesia. En los Países Bajos no sólo divulgó la cultura y el pensamiento del humanismo españoles, 30


Biografía dad de volúmenes aportados por Felipe II. Ésta se había enriquecido también con parte de la colección de Gonzalo Pérez, y 4.500 volúmenes procedentes de la de Diego Hurtado de Mendoza. También incluía valiosos volúmenes trasladados de la Capilla Real de Granada, de la reina Isabel de Castilla Durante su estancia en Amberes y en Inglaterra entró en contacto y realizó trabajos conjuntos con personas librepensadoras que tuvieron alguna influencia sobre él, lo cual le produjo ciertos problemas con la ortodoxia de la Iglesia y la sociedad a su vuelta a España. Precisamente de sus viajes trajo numerosas obras adquiridas con los fondos facilitados por el Rey. Tuvo sumo cuidado en su elección para no enfrentarse con las opiniones dominantes en España, y supo con habilidad sortear las dificultadas para incluirlas en el catálogo de la Biblioteca. Además continuó gestionando la cesión o adquisición de nuevas colecciones entre ellas sus cuantiosos escritos, la mayoría de los cuales se refieren a temas religiosos y están en latín, por lo cual son poco conocidos. Recuerdo del gran humanista. Sin duda el mejor recuerdo que tenemos de él, es la propia Biblioteca en la que se encuentra los ocho volúmenes de la Biblia Políglota, editada en tiempos de Felipe II en España. En El Escorial junto a la Iglesia de San Bernabé hay una calle dedicada en su memoria, y en San Lorenzo, la Librería que lleva su nombre en Joaquín Costa, 1.

Restos de construcción en La Peña.

-bernador de España en Flandes, en un tiempo que este territorio bajo dominio español pasaba por momentos de grandes turbulencias. También estuvo en Inglaterra a petición de Felipe II, quien en 1954 contrajo matrimonio con María Tudor, hija de Enrique VIII. Está fue la tercera de las cuatro esposas. En aquel entonces los reyes se casaban varias veces, buscando alianzas o políticas o hijos varones que aseguraran masculina. María Tudor murió cuatro años después, sin hijos, con lo cual la posible alianza política no se consumó, pero Benito Arias Montano estuvo en los círculos reales prestándole asesoría y ayuda, y fortaleciendo la expansión del catolicismo. Durante los años en el extranjero el humanista extremeño aumentó sus ya vastos conocimientos lingüísticos, a los que añadió el francés, inglés e italiano. El Escorial ¡al fin! Terminado su viaje por Europa, se instaló en el Monasterio de San Lorenzo donde le esperaba una ingente tarea. Una parte importante de ella era un tanto rutinaria y monótona, pero no menos importante. Requería un trabajo paciente y riguroso, para catalogar los miles de volúmenes de la Biblioteca, lo cual hizo dividiéndolos por idiomas. Entre ellos se encontraban algunos importantes incunables. Tardó 10 meses a pesar de que el catálogo tuvo que ser escrito a mano. Como gestor se ocupó además de conseguir nuevos libros para aumentar los fondos de la Biblioteca iniciados con gran canti-

Biblioteca del Monasterio de El Escorial.

31


Relato

¡¡ Gracias, muchísimas gracias !! Texto: Luis Felipe Soto

Imagen: del autor parcela y podéis ver en la foto, recuerdo los últimos años vividos y el primer pensamiento que me viene a la cabeza es “agradecimiento”, mucho “agradecimiento”, me considero un privilegiado. Bajo el bambú recuerdo los años 95/96 que con Caritas Española trabajé en los campos de refugiados rwandeses en la República Democrática del Congo. Nuestro trabajo consistía en organizar lo que llamaban “cocinas comunitarias” para dar de comer a los refugiados; nos adentrábamos en la selva/selva ecuatorial congoleña y de vuelta, con los refugiados encontrados, eran cadáveres vivientes, en un antiguo tren minero, atravesábamos extensiones enormes de bambúes que se entrecruzaban encima de nuestras cabezas formando auténticos arcos góticos de una belleza extraordinaria e increíble. Vivir en directo todas estas experiencias fue para mí un privilegio en todos los sentidos y me abrió los ojos a muchas realidades y vivencias, hasta ese momento desconocidas o deliberadamente ignoradas. ! Qué suerte he tenido por haber nacido donde nací ¡ Mi familia, los colegios a los que asistí, mis formadores, la Congregación de los Sagrados Corazones a la que pertenezco, Sevilla, Cádiz, Jerez, donde trabajé,… y que gran suerte tuve cuando en 1998 me enviaron a África.

...el enorme Bambú que adorna la parcela...

H

oy 14 de febrero del 2012 es fecha de mi cumpleaños, 71 años, no es broma, 71. En el Hospital de Nemba Rwanda- (África de los grandes lagos) Mi día ha comenzado con la rutina diaria: a las 6h.00 de la mañana he celebrado la Misa con las Hijas de la Caridad, comunidad de Nemba, alguna de las cuales comparten trabajo conmigo ha muchos años en el Hospital. Después desayuno, arreglar papeles, ponerlos en orden …, que el relevo ha llegado y hay que traspasar a los más jóvenes los deberes bien hechos; este año dejo de trabajar para Medicus Mundi Navarra, después de 15 años. Sentado bajo el enorme bambú que adorna la

El gorila en Rwanda atrae el turismo mundial. 32


Relato

N.B. Estas letras quiero dedicárselas de una forma muy especial a Fidel Ibáñez, “compañero del alma, compañero”, que cantó el poeta y al que por muy pocas horas no pude despedir; el mismo día y a la misma hora que llegué a Madrid de vacaciones le enterraban en El Escorial. ¡Hasta siempre, Fidel!.

Único medio de traslado de los desatendidos.

La violencia vivida en aquellos años difíciles, me han regalado PAZ; la miseria descubierta, me hizo pensar cuan rico era y descubrir y apreciar el privilegio de comer todos los días, de la limpieza, el agua corriente y caliente, la seguridad, una cama con sábanas limpias donde dormir, la luz eléctrica, poder cambiarme de ropa …. Puede parecer que desvarío, pero invito a los que me leen, a vivir esta experiencia; leía hace poco que por lo que soy pertenezco al grupo del 7% de la población mundial; y esto no me causa ningún sentimiento de culpabilidad, al revés, mi sentimiento es agradecimiento; es mucho lo recibido, es mucho lo que puedo dar. Ser generoso en la vida, ese es el secreto descubierto; recibir es darse, es cercanía, es reconocer al otro y respetarlo en su diferencia, es sensibilidad, “saisit de pitié”, que dicen los franceses. Hoy día de mi 71 aniversario quiero compartir este regalo con todos vosotros “agradecimiento”. Muchas, muchísimas gracias. Luís Felipe Soto ss.cc.

Atardecer en Rwanda.

33


Sobete de limón

Sorbete de limón al cava Autora: Eva Arguiñano El curacao es un licor de exquisito aroma, elaborado con la piel de las naranjas que se cultivan en la isla del mismo nombre. Si no tienes curacao, puedes sustituirlo por otro de licor de naranja.

añade la nata, el vodka y el cava. Tritura con la batidora eléctrica hasta que todos los ingredientes queden perfectamente integrados. Pon el azúcar en un plato y vierte el curacao en otro. A la hora de servir, moja los bordes de las copas. Primero con el curacao y después pásalas por el plato con azúcar.

Ingredientes        

Para 6 personas: 1/2 botella de cava 1 L de helado de limón 8 cucharadas de nata 4 cucharadas de vodka 1 limón Un poco de curacao azul 2 cucharadas de azúcar unas hojas de menta

Vierte el sorbete en las copas y adórnalo con unas hojas de mente y las tiras finas de limón. Consejo A la hora de preparar este sorbete, lo mejor es que lo hagas en el momento de consumirlo porque pasado un tiempo, los ingredientes tienden a separarse.

Elaboración Limpia el limón, y con una puntilla saca un trozo largo de la cascara. Córtalo en tiras finas y resérvalas.

¡Os encantara!

Coloca el helado en el vaso de la batidora, 34


Reposteria

Bizcocho de dos colores Texto: Margarita Bermejo

Imágenes: de la autora

1 molde de 900ml alargado

E

Papel de hornear para forrar el molde

n este bizcocho se utiliza chocolate negro en una parte de la masa y en la otra se deja normal, de esa manera una vez cocinado, al cortarlo se puede ver bonitos dibujos, como si fuesen vetas de mármol. De hecho en Inglaterra se le conoce como bizcocho de mármol, es allí donde lo he conocido.

Modo de hacerlo: En un recipiente, se pone el azúcar y la mantequilla, se bate bien hasta que se vea esponjoso, a continuación se baten los huevos, uno a uno hasta que estén todos bien batidos. Se incorpora el harina y la levadura royal, con una cuchara se incorpora hasta que esté todo bien mezclado. La masa se divide en dos recipientes. En una parte se incorpora el zumo de naranja y la ralladura. En la otra el cacao en polvo y el chocolate negro, que ya lo tendréis fundido. (El chocolate se funde al baño maría) Con una cuchara se va echando, una de masa de chocolate y otra de la normal hasta que esté todo en el molde. Se hornea a 180, por 1,1/4 horas.

INGREDIENTES 225g De Mantequilla. 225g De Azúcar. 225g De Harina. 4 Huevos. La ralladura de una naranja. 2 cucharadas de zumo de naranja. 75g De chocolate negro. 1 cucharadita de levadura royal. 1 Cucharada grande de cacao en polvo.

35


AlfolĂ­ 36


Revista Alfolí Nº 14