Page 1

Joyas…pero de las de verdad…

Una perlita, llena de amor, más dulce ella, que el más rico bombón. Un diamantito, lleno de ternura, mas brillante él, que las estrellas de la noche oscura. Una esmeralda, llena de cariño, más apreciada... que la sonrisa de un niño... Dedicado a mi mamá, que me regala estas joyitas, todos los días.

Hormigas

Hormigas, miles de hormigas, mejor dicho, millones. Entraban por las ventanas, por los grifos, por la rendijas de la puerta y invadían la casa de Will, que dormitaba arropado por una sábana. Hasta que empezaron a entrar un torrente de hormigas vengativas hacia la humanidad. Will se percató de la circunstancia y en un nulo intento de protegerse se tapo con la sábana; pero las hormigas comenzaron a pasar por las rendijas y a devorar la piel de Will... Afortunadamente, Will se despertó, solo era una pesadilla.

Miedo

Era de noche, los truenos de la tormenta dominaban el sonido, ni siquiera la atronadora lluvia superaba el sonido de los truenos. De pronto, la lluvia y los truenos cesaron. Kelly yacía acostada a la espera del nuevo día. Se hallaba sumergida en un profundo sueño hasta que... sonó su teléfono móvil. <<Batería baja>>era lo que aparecía en la pantalla de su BlackBerry Curve. Pero al instante se oyó otro sonido, esta vez era más raro. Se oían una especie de pasos cada vez más cercanos, eran cortos pero largos, fuertes pero suaves. Se arropó con la manta hasta


cubrirse la cabeza. Los pasos eran cada vez más cercanos. Kelly abrió un poco la manta. La puerta se abría poco a poco, y las bisagras crujían. La tensión en el ambiente era increíble. Kelly estaba muerta de miedo. Finalmente, la puerta se abrió.... solo era su gato.

El bolígrafo que no sabía escribir…

Erasé una vez, un pequeño boli Bic que no sabía escribir. Era de color verde, y como nadie lo usaba y además era joven e inexperto, pues todo se juntaba. Un día que hacía mucho frío, el pequeño boli Bic se acercó a un radiador y empezó a moverse para coger calor. Justo entonces, a un niño se le cayó un papel, que fue a parar debajo del pequeño boli Bic, que vió que dejaba una mancha verde. Desde entonces, el pequeño boli Bic fue muy feliz.

El arbolito que no sabía crecer… Erasé una vez, un arbolito que no daba frutos al crecer. El arbolito siempre estaba triste, era joven y todavía no daba frutos, por tanto, no conocía su identidad. Pasaba el tiempo y el pequeño arbolito seguía sin crecer. Un día, nuestro protagonista despertó con una hermosa manzana colgada de una de sus ramas, y más tarde le comenzaron a salir más y más, descubriéndose a sí mismo como un manzano. Desde entonces el arbolito aprendió que la paciencia era muy importante. Fin Dedicado a Carlos Ordenes Pincheira.

El granito de arena más pesado del mundo…

Erasé una vez, un granito de arena que era muy pequeño y vivía en una playa paradisíaca. lo que tenía de especial este granito de arena, es que era el más pesado del mundo. No porque estuviera gordo ni nada por el estilo, sino porque contenía un montón de sentimientos y ganas de conocer mundo. Pero estaba triste porque no se podía mover, al fin y al cabo, era un granito de arena.


Un día, llegó una ola que le alcanzó y lo arrastró hacia el mar. Así fue como el granito de arena pudo ver el mar, con sus animales marinos, y darse una vuelta por muchísimas playas de todo el mundo.

Para mi Mamá…

Mamá, sol de mi día, luna de mi noche. Mamá, sangre de mi cuerpo, voz de mi alma. Mamá, luz de mi vida, eres mi vida. Mamá, fuerza de mi esperanza, esperanza de mi alma. Mamá, te quiero mucho y siempre te querré, eres la mejor, y te quiero un montón. ¡FELIZ DÍA DE LA MADRE! * * * * * TE QUIERO * * MAMÁ * * * * * * * *

Mis escritos  

Aquí están las cosas que escribo...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you