Issuu on Google+

TOM FORD

T

om Ford nació en Austin (Texas) el 27 de agosto de 1961. Estudió para ser arquitecto

y decorador de interiores, su temprana vocación fue ser actor, probó suerte como director de cine -sólo un largometraje hasta el momento, A Single Man-, pero alcanzó la fama mundial como diseñador de moda. Al frente de Gucci y deYves Saint Laurent, Tom Ford revolucionó el modo de entender la moda. La sexualidad más elegantemente explícita fue añadida a un nuevo concepto de mercado y su ecuación se tradujo en un éxito -de venta, y de público- planetario. En Gucci consiguió que la marca -tocada y deficitaria- de pasara del 0 al 100 como si se tratara del mejor de los Ferraris. Domenico De Sole -su socio, y la otra mitad del tándem de éxito en la división de negocios- comentaba que cuando Tom llegó a Gucci todo era marrón, redondo y blando; cuando él salió todo era negro, cuadrado y duro. Por no mentar las ganacias, que pasaron de una empresa valorada en 230 millones de dólares a la escandalosa cifra de 3 billones (anglosajones). En YSL trazó un plan de marketing que funcionaba -el banco de pruebas había sido Gucciy lo adaptó a la maison parisiense más sofisticada. Bajo su influjo, Saint Laurent destilaba una refinada sexualidad que reportó cuantiosos dividendos. En la actualidad, Ford ha vuelto sobre el camino del diseño con su propia firma. Tom Ford la marca- empezó siendo un oasis de belleza suprema, con un amplio catálogo de perfumes y maquillaje. La firma creció en oferta, hasta convertirse en el paladín del gentleman contemporáneo. Diseños de impecable factura con acabados y materiales exquisitos. Ford no tardó en darle la réplica a las colecciones para mujer. Diseños que beben de una estética en clara influencia sobre la década de los setenta pero que bajo su batuta rezuman una sexualidad magnética. La piel bronceada en el punto adecuado -de aspecto saludable, evitando la tanorexia-, la camisa blanca e impecable desabrochada -estudiadamente- tres botones, y una chaqueta negra que parece esculpida sobre sus hombros y su torso. Unas señas de identidad y de estilo que lo identifican con sólo hacer acto de presencia. Él, con su posado, su temple y sus maneras pausadas, es el mejor embajador de lo que Tom Ford encarna. Historia

1960 - 1979 En palabras del propio Ford, su infancia la recuerda como un momento feliz. La infancia de un niño mimado con una visión -quizás demasiado- clara y estricta sobre lo que quería y lo que no quería vestir. Movido por un afán de novedad, cambió su Texas natal por la bulliciosa NYC a los diecisiete años. Ford ingresó en la prestigiosa escuela Parsons decidido a estudiar arquitectura y diseño de interiores pero su verdadera vocación era la actuación. Metido en la piel de actor y en la de modelo -para algunos spots publicitarios-, Tom declinó el arte dramático y el modelaje. Un carácter perfeccionista in extremis y demasiado controlador, y una temprana alopecia dieron al traste con su sueño secreto de infancia. Las clases de arquitectura siguieron hasta terminar graduándose. Con las ideas claras y las


aparentes similitudes entre el diseño de moda y la artiquectura -cuerpo o edificio, seda o cemento, no importa el fin; es el mismo medio para Tom- la moda se presentaba como un destino lógico en el horizonte. Y se acercó a las oficinas de Cathy Hardwick en la 7th Avenue. Con un portfolio debajo del brazo, Tom consiguió su primer trabajo en un atelier de moda.

1980 Tom Ford se mudó a París, y empezó a trabajar para las oficinas de Chloé. En calidad de aprendiz, el joven Ford ordenaba armarios, colocaba las perchas, hacía pedidos, etc. Pero un contrato mejor en Perry Ellis lo puso de vuelta en Norteamérica. Hastiado con los derroteros que tomaba su labor, volvió a Europa, “un lugar imprescindible para trabajar en una firma de moda” comentaba Tom a The New York Times.

1990 - 2004 Rozando la treintena, Tom Ford ocupó el sillón de la casa Gucci. En una mítica casa italiana consagrada a los accesorios y los artículos de piel, todo estaba por hacer. Tanto es así que hasta 1994 -momento de la primera colección- su trabajo consistió en poner firme una trastienda vetusta y apolillada. El primer cometido de Ford en Gucci fue romper todas las normas que se habían establecido. Nada de hablar con la prensa, nada de salir a saludar al terminar el desfile, etc. Axiomas que, por supuesto, Tom destruyó al instante. Para su tercera colección -esa que supone el empujón definitivo- en 1996, Ford dejó entrever los pilares sobre los que se iba a asentar su trayectoria: esculturales vestidos blancos que potenciaban la silueta femenina y jugaban a la provocación con troquelados sinuosos en forma de “G”. El estribo, el web -la tribanda roja y verde-, el Flora, etc. Las insignias de la firma se convertían en accesorios imprescindibles dentro del ecosistema fashion; si bien todos habían sido bendecidos con el guiño Ford. Rescató el aire hippie, y bajó el talle del pantalón de la cintura a la cadera, al tiempo que ensanchaba la pata. El escote, en las camisas de seda, se volvió increíblemente atractivo y profundo. En la retina, todavía presente, Madonna en los MTV de 1995 con total look Gucci. Las chaquetas cortas, entalladas y rematadas con solapas desbordantes se mezclaban con las faldas lápiz y los stilettos más sexys. La maquinaria de negocio estaba engrasada, y el lifestyle de la firma desplegaba imaginería en todos los campos. Los clientes Gucci eran una explosiva mujer que se movía por el mundo en avión, poderosa y segura de su alcance. El modelo varón…. era él. Y ambos, entregados a un hedonismo irredento y sin ápice de culpabilidad. Para entonces, el éxito estaba más que asegurado y más que garantizado. Tiempo para dar el salto a París. Yves Saint Laurent fue la segunda firma que Tom Ford -siempre con Domenico De Sole, esa cabeza dotada para el negocio- regentó. Adquirida por el dúo -después sería absorbida por PPR, el conglomerado de empresas de lujo de François-Henri Pinault- Tom tomó las riendas del diseño. Si en un principio parecía reinar la cordialidad entre el créateur Yves y Tom Ford, las desavenencias entre ambos se hicieron bien públicas vía misivas del frances al americano. Pero el sueño de Tom era imparable, y su receta -sexual- del éxito también encontró buena acogida en el corazón de la capital del Sena. Volúmenes, volantes y potentes escotes que dialogaban con el icono de la casa que


más veces revisitó Tom Ford, el esmoquin. En 2004 llegó el fin. De la era Tom Ford en Gucci y de la era Tom Ford en Yves Saint Laurent. El diseñador se despidió de ambas firmas con un sentido tributo al legato. En Saint Laurent revisitó los archivos de la colección inspirada en China que presentó Yves en 1997, el año del lanzamiento de Opium, todo un bestseller en materia de fragancias. En Gucci miró hacia los propios y cerró el desfile con la misma modelo -Georgina Grenvile-, con el mismo tema -Love Theme, de Love Unlimited- y con cuatro vestidos blancos -inspirados en sus propuestas de 1996, la colección que le consagró-. Y tras el éxito, el vacío. Tom Ford desinfló el ritmo de su vorágine laboral y por el camino se encontró con una depresión y algunos vodka tonics -su cóctel favorito- de más. Todo había quedado bien atado -desde la sucesión hasta las cuentas- en las firmas que dejaba y era momento de explorar nuevos caminos.

2005 Tom Ford presentó una exquisita línea de belleza para el gigante de la cosmética Estée Lauder. Y editó un completo libro sobre su trabajo para Gucci e Yves Saint Laurent.

2006 Se lanzó al mercado Black Orchid, su primer perfume. Ya con la publicidad, Ford destilaba las claves estéticas de su futura firma

2007 Y puso la pica en Flandes. En la neoyorquina Madison Avenue se alzó la primera boutique del diseñador, con la colección íntegra de prêt-a-porter para el hombre. Había nacido una firma con vocación de legendaria en el guardarropa masculino.

2009 Vino por fin el rodaje. A menudo, en su época de esplendor creativo, Tom Ford fantaseaba con la idea de ponerse tras la cámara y emprender el rodaje de un film. Comprados los derechos de la novela homónima, trabajado y consultado el guión con grandes del sector y producida por Fade to Black -propiedad de Tom Ford- veía la luz en 2009 su primer proyecto cinematográfico: A Single Man. Con Colin Firth y Julianne Moore en el reparto, la actuación del inglés le valió una nominación a los Oscar de la Academia.

2010 La incursión de Tom Ford en el séptimo arte quedó aparcada; y llegó septiembre: el mes de enero en el calendario de la moda. El diseñador reunió en su flagship store de Madison Avenue al ramillete más selecto e influyente–de la prensa especializada. Y ante ellos, bajo un hermético secretismo, mostró su primera colección de prêt-aporter femenino. Varias balas en la recámara que empezó a disparar con la primera salida a pasarela. En el concepto, nada de filtrar imágenes a la prensa; en un mundo estresantemente sobrexpuesto, Tom pretende retomar las riendas del control y de la diversión. Y los diseños, sobre sorprendentes perchas: actrices, cantantes, modelos


consagradas y modelos actuales; modelos todas de mujer, las verdaderas musas que inspiran al diseĂąador. Desde entonces, las colecciones de Tom Ford se visitan en su web www.tomford.com, al margen de las pasarelas y los desfiles.

2013 Tom Ford viste a Justin Timberlake en su gira mundial. El diseĂąador idea 8 looks para el cantante y un total de 600 piezas para todo su equipo de mĂşsicos, bailarines y coristas.


1.

1. Vogue.com: http://www.vogue.com/voguepedia/Tom_Ford

2. Vogue.es: http://www.vogue.es/moda/news/articulos/tom-ford-viste-a-justintimberlake-en-su-gira-20-20-por-norteamerica-y-europa/18524

2.

3. "Glamorously, Tom Ford Is Back" ,por Cathy Horyn. The New York Times. 3 de septiembre del 2010

3. 4. 5. 6.

4. NY Times: http://www.nytimes.com/2010/09/14/fashion/14iht-rford.html? ref=tomford 5. NY Times: http://www.nytimes.com/2006/02/28/business/28ford.html? ref=tomford 6. NY Times: http://www.nytimes.com/2004/10/17/fashion/17FORD.html? pagewanted=2&ref=tomford


Tom ford (Diseñador)