Issuu on Google+

La ciudadanía ante el reto de la inmigración en Canarias CONCLUSIONES Celebrado el 9 de abril de 2008, en el Aula Magna de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad de La Laguna, el Foro Universidad Sociedad dedicado específicamente al tema de la ciudadanía ante el reto de la inmigración en Canarias, ha finalizado su trabajo aportando las siguientes conclusiones: 1) Es esencial que la ciudadanía canaria sea consciente de la presencia de los y las inmigrantes y de su aportación en el ámbito social, económico y cultural, así como de las transformaciones que se derivan de una nueva realidad en la que las migraciones internacionales adquieren un protagonismo cada vez más relevante, vinculadas a las diferencias existentes entre los territorios de origen y los de destino. 2) Es fundamental que el debate público profundice en las claves que explican el desarrollo del complejo fenómeno de la inmigración, mediante una atenta observación de su evolución y el análisis de sus principales tendencias, prestando especial atención a los comportamientos sociales, económicos y políticos de la sociedad canaria. 3) Se manifiesta, de manera unánime, la necesidad de que se impulsen acciones de diverso tipo encaminadas al conocimiento de las personas procedentes de otros lugares, ya que queda demostrada su eficacia en la mejora de la convivencia: “no podemos mirar a la inmigración desde su desconocimiento”. 4) Se considera que uno de los principales retos que debe enfrentar la sociedad canaria es la superación del uso del término inmigrante, que es un adjetivo para calificar a las personas, por el de ciudadano o ciudadana, fortaleciendo el concepto de ciudadanía y su vínculo con la residencia frente a la nacionalidad de los habitantes. 5) Se entiende que para que la población sea capaz de dar respuesta a los desafíos mencionados anteriormente, es preciso que su crecimiento ético y personal, en relación con la inmigración, se equipare a la mejora económica y social que actualmente disfruta, y que, asimismo, asuma su corresponsabilidad superando una actitud pasiva frente a los acontecimientos ante los que es necesario un mayor compromiso social. 6) Es imprescindible, además, que se recuperen los espacios y las estructuras de participación ya existentes, como son, por ejemplo, las asociaciones de vecinos, y además, que se anime a las diferentes instituciones y entidades a crear otras


nuevas que faciliten el encuentro y la colaboración de todas las personas que integran la sociedad canaria y están comprometidas con ella, independientemente de su origen (espacios de y para la convivencia). 7) Es ineludible una profunda revisión de los instrumentos que posibilitan la difusión de las noticias relativas a las personas inmigrantes, así como los mensajes enviados a la ciudadanía. Son muchos los profesionales de los medios de comunicación que solicitan una reflexión general y la amplificación de las voces de los nuevos habitantes, con el fin de dinamizar el necesario proceso de mejora de la información. 8) Es necesario fomentar el trabajo en red y la unidad de acción de los agentes que intervienen en cada comunidad, con el objetivo de superar aquellos aspectos menos positivos, que se derivan de la nueva situación originada por el incremento de la movilidad, entendiendo que, para mejorar la convivencia, todos tendremos que hacer concesiones. 9) Cada persona, desde el lugar que ocupa, inserta en la sociedad civil, tiene la responsabilidad de contribuir a alcanzar los retos expuestos. Sólo con el esfuerzo común se puede lograr que en la sociedad canaria, hombres y mujeres, tengan el origen que tengan, disfruten de los mismos derechos, manteniendo y respetando la diversidad inherente a la especie humana. 10) La Universidad de La Laguna cuenta con la voluntad, el compromiso, la experiencia y las estructuras suficientes para convertirse, sin escatimar esfuerzos, en un actor estratégico en el necesario proceso de reflexión y debate acerca los temas de mayor trascendencia social. La inmigración lo es en este momento y, sin duda, lo seguirá siendo en el futuro. Todas las actividades que dicho proceso genere deben estar fundamentadas en el conocimiento científico de los fenómenos migratorios, lo que puede contribuir, además, a la toma de decisiones, tanto en el ámbito político como en la esfera técnica, y sobre todo, a estrechar los vínculos entre la academia y la ciudadanía en la búsqueda del beneficio común.


FORO UNIVERSIDAD SOCIEDAD 2008