Issuu on Google+

“SONRISAS DE SANTA CLAUS” Alexis Fernando Smith Leal


Había una vez un hombre gordo, feo y barbón llamado Sata Claus

A él nunca le gustó la escuela, siempre se la pasaba muy triste en su casa,

pues cada vez que lo veían los niños por la calle se reían de él.


El sentía un gran cariño por los niños ya que su deseo siempre era querer pintarles una sonrisa en su rostro pero no podía.

Un día después de varios años decidió estudiar en la escuela de juguetes, ya que creía que con un obsequio que les diseñaría a los niños lograría lo que tanto habría querido “Verlos felices”.


Al entrar a la escuela se presentó con cuatro duendes que le ayudarían a diseñar distintos modos de juguetes, algunos innovadores y otros tradicionales. Al poco tiempo de estudiar aprendió a hacer muchos juguetes que fabricaría para regalarles a los niños.

Al salir de la escuela de juguetes se dirigió a su casa muy contento en un bello carro volador y al llegar a su casa empezó a fabricar miles de juguetes.


Al terminar aquel día en la noche los introdujo en una bolsa gigante para dirigirse a repartirlos por todas las casas donde él sabía que había niños buenos.

Al amanecer los niños veían su regalo en el pino de navidad y Santa Claus los veía sonreír por la ventana.


Y fue asĂ­ como Santa Claus fue feliz para siempre.


Cuento: Sonrisas de Santa Claus Autor: Alexis Fernando Smith Leal Elaborado en: Universidad Pedag贸gica del Estado de Sinaloa Taller: Taller de Habilidades Digitales.


Cuento: Sonrisas de Santa Claus