Page 1

Septiembre 2009 Volúmen 10 Número 2 Distribución gratuita

conCerteza

¿Quién de nosotros luchará en oración como lo hizo Jacob y logrará imponerse como él lo hizo? Por John White. Página 6

Dios puede restaurar todo lo que pasó. Por Jorge Atiencia. Página 7 pagina1.indd 1

14/09/2009 06:05:40 p.m.


2 conCerteza

El ‘no’ de Dios es sanador y liberador. Nos permite entender que la vida debe continuar aunque la persona que amas no te ame. Por Alex Chiang Este libro se originó en una experiencia que tuve hace muchos años, cuando recién comenzaba la vida cristiana. Tenía unos 18 años cuando conocí a una chica de la cual me enamoré. Asistíamos a la misma iglesia. Durante varios meses pasamos mucho tiempo juntos y pensé que todo iba bien. Entonces, decidí expresarle mis sentimientos. Era un típico sábado por la noche en la ciudad de Lima. Fuimos a un parque desde donde se podía ver el mar. Y cuando el sol se ocultaba en el horizonte, le dije que la amaba. Ella me miró a los ojos y me dijo: —¡NO…! Yo no te amo. Cuando me dijo ‘¡NO!’ le dije: —¿Qué? ¿No? ¿Cómo que no me amas? Y entonces ella me dijo: —¡Perdóname si al salir contigo te he hecho pensar que estoy enamorada de ti! Quiero ser sincera contigo: realmente sí estoy enamorada… pero de tu mejor amigo. Luego agregó: —Lo que ocurre es que

pagina2y3-4.indd 2

cuando estaba cerca de ti, podía estar cerca de él. Recuerdo que esa noche regresé a mi casa lleno de cólera. En primer lugar sentía rabia con Dios, a quien le decía: —¡Dios, mira cómo te he servido, las cosas que he dejado y las que he hecho por causa de ti y así me pagas! Si tú no querías que nada pasara entre ella y yo, ¡por qué

a la iglesia! ¡Ahora vas a ver, Dios, esta noche me emborracho! Pero no solo sentía cólera y rabia, sino también una inmensa tristeza y dolor que nacía de no poder imaginar mi vida sin ella. A partir de esta experiencia, permíteme compartir algunas lecciones que aprendí y que puede aplicar toda

Soy yo, tu Dios, el que he dicho ‘no’, y lo he dicho porque tengo algo mejor para ti. permitiste que la ­conociera! Tenía rabia por no haber sido consciente de lo que estaba pasando. ¡Qué tonto había sido! También sentía rabia hacia ella y hacia todas las chicas de la iglesia. Pensaba: —¡Todas son iguales! ¡Y así dicen que son cristianas! ¡No voy a ir más

persona que necesite encarar el duro trabajo de olvidar.

Cierra la puerta a la esperanza El proceso de olvidar sólo puede comenzar cuando cierras la puerta a la esperanza. Mientras crees tener la más mínima oportunidad

de que tal vez en el futuro puedas estar con la persona que amas, no estás listo para iniciar este proceso. Matar la esperanza es muy difícil. En mi caso, la chica de la cual yo estaba enamorado no me quería como pareja, pero tampoco quería perderme como amigo. El día que me dijo que no me amaba, recuerdo que le dije: —Mira, necesito tomar distancia. Será mejor no verte, no hablar contigo. Necesito poner en claro mis sentimientos. Al día siguiente ella me llamó y me dijo: —Mira, no sé, hemos sido tan buenos amigos, déjame pensarlo, voy a orar. No estoy segura de lo que te dije ayer, ¿por qué no nos damos un poco más de tiempo? Me ilusioné nuevamente: ‘Tal vez puedo llegar a conquistarla algún día.’ Pero no, en realidad ella nunca me amó, solamente quería que continuara siendo su amigo. Yo estuve un año ‘como perdido’. Un año en el que no sabía realmente cuál era mi situación. Jugué el rol del

14/09/2009 06:24:38 p.m.


conCerteza3 amigo, cuando en el fondo era un joven enamorado. Pero en un momento tuve que tomar la decisión de comenzar a olvidarla y dar por sentado que ella nunca me amaría, porque la incertidumbre era mil veces peor que el dolor de saberme no amado.

Aprende a escuchar el ‘no’ de Dios Lo cierto es que llega un momento en que uno debe tomar su vida en sus manos y no seguir a la merced de lo que otro decida. Los cristianos tenemos una ventaja especial: podemos aprender a escuchar el ‘no’ de Dios detrás del ‘no’ de la persona que amamos. Recuerdo cuando llegué a mi habitación, la misma noche en que ella me dijo que no me amaba. Luego de la ira que experimenté para con Dios, la iglesia, las chicas... pasé a un segundo momento, el de experimentar lástima de mí mismo. Lloraba en mi cuarto, solo, y decía: —Dios, si me hubieras hecho más atractivo ¡Seguro que me hubiera querido! Pero me has hecho así, ¡por eso no me quiere! Sentía pena de mí mismo. Pero en medio de mi dolor, Dios habló a mi corazón con claridad y esa fue la palabra

que, a la larga, me salvó. Dios me dijo en la intimidad de mi corazón: —No es ella la que ha dicho ‘no’. Soy yo, tu Dios, el que he dicho ‘no’, y lo he dicho porque tengo algo mejor para ella y tengo algo mejor para ti. En ese momento no podía ni siquiera ­imaginar que pudiera existir una mujer mejor que ella (muchos años después puedo reconocer cuánta razón tenía Dios, en la increíble esposa que me dio). Entender que a través del ‘no’ de ella era Dios quien me decía ‘no’, fue muy liberador. Dios tiene un propósito (aunque no es algo que uno acepte de inmediato) y necesitamos escuchar su voz. Porque si él está diciendo ‘no’, entonces yo también debo decir ‘no’. Cuando comienzas a aceptar el ‘no’, entonces has dado el primer paso hacia el olvido. El ‘no’ de la persona a la que amas hiere y lastima, en cambio el ‘no’ de Dios es sanador y liberador. Nos permite entender que la vida debe continuar aunque la persona que amas no te ame. Alex Chiang es un de los conferencistas preferidos en eventos juveniles en todo el continente. Es pastor de jóvenes y fue asesor de la Asociación de Grupos Evangélicos Universitarios del Perú (AGEUP). Es licenciado en Sociología y graduado en Educación. Vive en Perú con su familia.

Siga leyendo ¿Y ahora qué? Cómo superar una desilusión amorosa Alex Chiang (144 páginas, Certeza Argentina)

pagina2y3-4.indd 3

pedidos@distribuidoracerteza.com

14/09/2009 06:24:43 p.m.


pagina4y5-contor.indd 1

14/09/2009 06:25:50 p.m.


6 conCerteza

¿Quién de nosotros luchará en oración como lo hizo Jacob, y logrará imponerse como él lo hizo?

Por John White La figura de Jacob, luchando una noche solitaria con el Dios-hombre, encendió la imaginación de poetas y místicos a lo largo de los siglos. Muchos la consideran una lucha heroica en la que Jacob, lisiado y exhausto, vence la resistencia divina y ­logra obtener de Dios lo que tanto anhelaba. Si este episodio es el modelo de la oración victoriosa, nos deja un desafío: ¿Quién de nosotros luchará en oración como lo hizo Jacob, y logrará imponerse como él lo hizo? ¿Por qué Dios se molestaría en luchar? Por lo pronto, rehúsa aprovechar la ventaja que tiene sobre Jacob, hasta que ­comprueba que este no tiene ninguna intención de rendirse. Jacob luchó con Dios durante toda su vida. Descendió hasta este punto, y a partir de allí comenzó a ascender. Hasta esa crisis, su vida fue una pelea constante por resistir la bondad de Dios. Como sucede tantas veces, luchó contra un Dios que estaba decidido a bendecirlo y ayudarlo.

Vencido por la dependencia Sin embargo, al final del relato vemos que obtuvo la victoria. ‘No se dirá más tu nombre Jacob, sino Israel; porque has

pagina6y7-3.indd 6

luchado con Dios y con los hombres, y has vencido’ (Génesis 32.28) El nombre Israel significa ‘Dios luchó’. Podemos estar tranquilos: si Dios luchó, ­entonces fue él quien inició la pelea. ¿En qué sentido venció Jacob? Imagine la lucha como si Dios estuviera tratando de ayudarlo a entender algo.

escucha Jacob en medio del dolor. Y por primera vez, la tenacidad de Jacob se orienta en la dirección correcta. ‘No te dejaré, si no me bendices.’ Son las palabras que Dios ha estado esperando por más de cuarenta años. Hubiera preferido que Jacob reconociera su impotencia y se entregara a su misericordia mucho antes.

Jacob luchó con Dios durante toda su vida. Venció cuando se declaró impotente y necesitado. Hay verdades que Jacob se niega a reconocer. Imagine a Dios, mientras luchan, tratando de convencer a Jacob de que no quiere hacerle daño, de que sus intenciones no son malas sino de misericordia. Pero Jacob está demasiado asustado. La vida le enseñó que no hay que confiar en nadie. Debe pelear por sí mismo. Se muestra aterrorizado pero indoblegable. Luego, lo inunda un dolor terrible y su pierna queda inutilizada.

No era su deseo someterlo de esa forma, pero Jacob no le dejó alternativa. Jacob venció, al declararse impotente y necesitado. ¿Está usted resistiéndose a Dios? ¿Lo hace por ambición? (Él quiere satisfacer todas sus necesidades). ¿Por temor? (Solo él puede liberarlo del temor). ¿Quiere hacer las cosas a su manera? (Sería tonto de su parte).

‘Déjame, porque raya el alba ...’

Siga leyendo Oración: un diálogo que cambia vidas John White (224 páginas, Certeza Argentina)

Dios no desea llevarlo a una situación extrema en la que no le quede otra alternativa que arrojarse a su misericordia. Sin embargo, lo hará si es necesario. No hay límite a lo que Dios está dispuesto a hacer, ni crisis que él evite, para enseñarle esta lección esencial. Usted no tiene esperanza alguna sino en él. Jacob quedó solo, jadeando, probando con cuidado la pierna para ver si podía caminar. ‘Vi a Dios cara a cara.’ El eco asombrado de estas palabras inyectaba nueva vida en su cuerpo exhausto. Jacob llamó Peniel (rostro de Dios) a ese lugar. Mientras trepaba, renqueante y dolorido, tratando de salir del desfiladero, el sol asomaba sobre su cabeza. A ­partir de entonces, nada volvería a ser igual.

14/09/2009 06:29:52 p.m.


conCerteza7

Lo que antes fue, ya es, En tercer lugar, Dios nos y lo que ha de ser, fue ya; restaura porque en su miseriy Dios restaura lo pasado. cordia permite que el invierno Eclesiastes 3.15 Restaurar es literalmente volver una pieza o una cosa a su estado original. Cuando hablamos de un edificio que está siendo restaurado, esperamos que luego nos dé una idea de cómo fue en su estado original. A veces creemos que la restauración significa que Dios nos pondrá en un estado de ‘eterna primavera’. Pero lo que este pasaje sugiere es que cuando Dios restaura a alguien, permite que pueda volver a vivir los ciclos de la vida. La persona sometida por el pasado tiende a ser una persona ‘congelada’ en ese pasado. Pero cuando Dios restaura a una persona ­marcada por la amargura, la saca de esa situación, no para que viva en un estado de perenne alegría y ­placidez, sino para que pueda ser normal; y ‘normal’ quiere decir que pueda enfrentar la vida como es, con todos sus matices. En segundo lugar, la restauración también ­i mplica que llega un momento en que podemos entender aquello que nos pasó. Una vez escuchaba a un hermano expositor muy destacado en América Latina, que venía de un hogar pobre. Cuando conocieron el evangelio, el hogar se transformó; no es que se volvieron ricos por el evangelio, pero se volvieron más humanos. El hermano hizo esta declaración: ‘Yo solía pensar que era un tremendo error el que Dios había cometido al haberme permitido nacer en el hogar en que nací. Hoy, si me diera la oportunidad de elegir, volvería a escoger el mismo hogar.’¿Cómo es que de pronto descubrió acierto en la experiencia de su nacimiento? Eso fue posible por su restauración: entendió el propósito de Dios, y descubrió que el Señor lo hace todo hermoso.

pagina6y7-3.indd 7

se abra a la primavera, para que no quedemos esclavos de esa ­estación del dolor sino que entremos en la estación de la gracia. Jesús llega a nuestra vida y, mediante su presencia, adquirimos el recurso del amor y del perdón. Así ­podemos superar esas heridas del pasado. En su ­misericordia, él nos da este tiempo de gracia.

Dios restaura lo que pasó ayudándonos a aprender del pasado y a construir la vida con esas lecciones. Dios nos permite mirar hacia atrás y decir: ‘Esto he aprendido’, y eso nos da la posibilidad de no volver a cometer los mismos errores. Tiempo de restauración. Tiempo de perdón. Dios restaura lo que pasó. Sin Dios, no hay esperanza. Con Dios, todas esas experiencias traumáticas pueden ser restauradas. Dios nos permite experimentar su gracia, y nos abre al tiempo de restauración.

Siga leyendo Cómo pastorear y ser pastoreados Jorge Atiencia (112 páginas, Certeza Argentina)

14/09/2009 06:29:58 p.m.


8 conCerteza

Todos necesitamos la variedad, porque caemos fácilmente en la rutina. El Estudio ‘Servirá para animar a muchos a una lectura Devocional de la Biblia Certeza contiene una diversidad de enfoques de estudio, con más frecuente y profunda de la Biblia.’ guías sobre cómo conocer y poner en práctica las enseñanzas de la Biblia. Pablo Deiros La Biblia, usada por el Espíritu Santo, es, por supuesto, el camino principal que Dios ‘Te llevará a disfrutar el texto bíblico eligió para que pudiéramos conocerlo en toda su gloria. La Biblia nos permite relacio- y a recibir herramientas únicas para tu vida.’ narnos a diario con un Dios vivo, provocando la experiencia más transformadora a la Bernardo Stamateas que puede acceder el cristiano.

‘Pensado para inhalar mejor el oxígeno El Estudio Devocional de la Biblia Certeza es especial y único porque presenta un de las Sagradas Escrituras.’

maravilloso recorrido por toda la Palabra de Dios en 104 semanas que pueden leerse a lo Lucas Leys largo de dos años, y que utilizan variados enfoques que facilitan una lectura devocional, ‘Sin duda, una de las mejores maneras práctica y eficaz de la Biblia. Este libro provee una guía concisa de aprendizaje que nos estimula a encontrarnos en forma personal con Dios. El Estudio Devocional de la Biblia Certeza es una excelente herramienta de ayuda para la comprensión de la Palabra de Dios y una guía para explorar la Biblia de manera consciente y responsable.

de empezar cada día.’

Marcos Witt

Incluye distintos tipos de estudios: Panoramas: lecturas de pasajes que nos darán una perspectiva amplia sobre alguno de los libros de la Biblia. Libro completo: guías que enfocan los temas más importantes a partir de un libro de la Biblia. Meditación: lecturas de un solo pasaje durante varios días, considerándolo desde diferentes ángulos y permitiendo que su mensaje nos transforme. Investigación: estudios de pasajes de un libro de la Biblia. Palabras importantes: análisis de conceptos fundamentales de la Biblia. Historia: guías que nos ayudan a captar el flujo de la narración. Personajes: lecturas que nos muestran la manera en que Dios trató con algún individuo. Temas básicos: guías que bosquejan la enseñanza de la Biblia sobre determinados aspectos de la vida cristiana. Estudios temáticos: lecturas que presentan lo que la Biblia dice acerca de asuntos difíciles o controversiales.

Solicítelo para su iglesia o librería

Distribución y venta mayorista en Argentina y el exterior: pedidos@distribuidoracerteza.com, teléfonos y fax: (54 11) 4342-3885, 4342-8238. Contacte promotor al teléfono móvil: (011) 6837-8679 Sr. Germán Reichel. Atención al público: Capital Federal: Bernardo de Irigoyen 654, sobre Avenida 9 de Julio, teléfonos y fax: (54 11) 4331-5630, 4334-8278, 4345-5931, email: capital@libreriascerteza.com. Capital Federal: Ig. del Centro, Estados Unidos 1273 (domingos), teléfono: (011) 4331-6651. Quilmes: Alem 16, teléfono y fax: (011) 4257-8960, email: quilmes@libreriascerteza.com. Lomas de Zamora: Loria 127, teléfono: (011) 4244-6426, email: lomas@libreriascerteza.com. Seminario Bautista: Ramón Falcón 4080 (Lunes a Viernes 17-21 hs.), teléfono: (011) 4636-1737 interno 149. Mar del Plata: Librería Alfa y Omega, Av. Independencia 1641, teléfono: 0223-155405944. Tandil: Librería Devozion, Colon 1155, teléfono: 02293-425349, email: devozionlibreria@yahoo.com.ar. Chaco: Librería de Ia ciudad, Av. Castelli 314, Resistencia, teléfono: 03722-421657, email: erica_mija@hotmail.com. Chubut: Librería San David, 9 de Julio 128, Trelew, teléfono: 02965-439466, email: libreriasandavid@infovia.com.ar. Córdoba: Librería del Puerto, BV. S. Peña 2420 San Fco. Córdoba, teléfono: 035664-437368. Mendoza: Librería Yo Soy, Av. San Juan 507, teléfono: 0261-4255481, email: libreriayosoy@hotmail.com.

Certeza Un ministerio de ABUA

pagina8.indd 1

14/09/2009 06:10:23 p.m.

conCerteza octubre-2009  

Periodico de la editorial Certeza Argentina, octubre de 2009

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you