Page 1

8a

JUEVES 13 DE JUNIO DE 2013

local

locales@ lapatria.com

HOY HABRÁ UNA AUDIENCIA PARA DEFINIR PLAN ESPECIAL DE MANEJO

“Cada día me pongo peor”: sede del Alfonso López Pumarejo

El deterioro de la edificación aumenta cada día. Le hace falta parte de una reja, por lo que algunos usan la zona verde como baño y basurero. Abandono. ALEXANDRA SERNA LA PATRIA | MANIZALES

La edificación que ocupó el Colegio Alfonso López Pumarejo, al lado del Instituto Universitario de Manizales, agoniza. Su enfermedad es el abandono, pues desde que lo cerraron, en 2010 por deterioro, no lo han intervenido. Como es un Monumento Nacional, declarado así el 18 de diciembre de 1984, hace 28 años, solo se puede intervenir con el visto bueno del Ministerio de Cultura. Este debe asistir hoy al Palacio de Justicia a una audiencia por una acción popular que ordenó un plan especial de manejo para la vetusta estructura, pero que aún no se ha hecho (ver recuadro Ni con acción popular). LA PATRIA recorrió el edificio de bahareque que tomó vida para responder algunas preguntas.

Diálogo

¿Cómo así que dos años y medio después de que cerraron el colegio, aún no le meten la mano? Aún me usan como bodega, con eso le digo todo. Desde que me cerraron se habló de convertirme en una central de llamadas, lo que descartaron. La idea que más ha sonado es usarme como centro cultural, pero tampoco se ha concretado. Lo grave es que cada día me pongo peor, se me caen pedazos de canal, cielo raso, ventanas y paredes; el comején y el polvo, acumulado por no barrer, me provocaron rinitis crónica, y solo resulto atractivo para las ratas. Estoy solo y olvidado. ¿Pero no lo han visitado concejales de Manizales, funcionarios de la Alcaldía y de la Gobernación, y particulares con propuestas para recuperarlo? Pues más consuelo me ha dado el celador que viene todos los días de 6:00 de la tarde a 6:00 de la mañana, porque las otras visitas no pasaron de eso, recorridos, jalones de orejas para los responsables y buenas intenciones. Aunque, pensándolo mejor, pregúntele a la Alcaldía si ya tiene algo concreto. ¿Qué piensa de que algunos transeúntes pasen al frente suyo indiferentes? De pronto no saben quién soy, otros se hacen

Fotos | Alexandra Serna | LAPATRIA

Al edificio se le caen pedazos de canal, cielo raso, ventanas y paredes.

los de la vista gorda. A los primeros les recuerdo que nací en 1912, ¡hace 101 años!, y toda mi vida la dediqué a la educación, aunque al principio también fui sede de una guarnición militar. En 1914 dí a luz el Politécnico Universitario, luego albergué la Concentración Juan XXIII y posteriormente el Colegio Alfonso López Pumarejo, del que se despidieron 466 estudiantes. A ellos les dije en una frase escrita en el tercer piso: “querido alumno te vas y yo me quedo triste, y solo te pido que no me olvides”.

Qué dicen los testigos María Corona Ríos, vendedora El edificio está para caerse, hay rotos por donde usted mire. Me da nostalgia, porque allí tuve una cafetería por tres años.

¿Para qué le ha servido ser declarado Monumento Nacional? Para aparecer en la lista de monumentos, supongo.

Jesús Lotero, exrector Me da tristeza, porque fue declarado monumento nacional, pero mire el deterioro. Se desconoce su pasado.

Ni con acción popular

En el primer nivel quedan restos de los pupitres que se vendieron en 2011.

Al patio trasero, donde están las canchas, le hace falta una poda. El último mantenimiento fue en febrero de este año, a través de las Guardianas de la Ladera.

El fallo de una acción popular ordenó en 2011 intervenir la sede del antiguo Colegio Alfonso López Pumarejo a través de un plan especial de manejo y protección, pero el demandante, Enrique Arbeláez Mutis, tuvo que interponer el año pasado un incidente de desacato porque se había vencido el plazo para que la orden se cumpliera. El pasado 28 de mayo se realizó una audiencia, que la aplazaron porque el delegado del Ministerio de Cultura pidió un nuevo encuentro para presentar en qué va la elaboración del plan de manejo. La audiencia será hoy, a las 9:00 de la mañana, en la sala 212 del Palacio Nacional de Justicia. Tramita el proceso el Juzgado Tercero Administrativo. José Fernando Olarte, secretario de Planeación Municipal, dijo que se reunieron con el Ministerio. “Definieron los términos de referencia para el plan de manejo que elaborarían este año, pues de eso depende cualquier intervención estructural que se haga”. Agregó que le entregaron al Ministerio el proyecto de centro cultural para que lo integren al plan, esta propuesta la formuló la Gobernación de Caldas el año pasado, costaba $ 5 mil 600 millones. “Si lo aprueban, toca buscar los recursos por lado y lado”. De particulares también llegó la idea de convertir el inmueble en un mall cultural, pero no se concretó, según ellos, por falta de apoyo de la Alcaldía. Mientras tanto, el monumento nacional sigue como bodega, al menos el primer piso. La Secretaría de Educación de Manizales entregó el inmueble a Bienes del Municipio, que a su vez destinó la construcción a guardar lo que no sirve. En 2011 un patio estuvo lleno de pupitres de colegios, que luego vendieron; hoy sigue un salón ocupado con las antiguas sillas del Teatro Los Fundadores, y hace dos meses llegaron a otras aulas enseres viejos del Concejo. Miguel Rueda, auxiliar de la Secretaría de Servicios Administrativos, indicó que cada tres meses mandan a podar los prados y cada dos meses solicitan el servicio de aseo, pero solo para el piso que utilizan. “Costeamos el celador”, agregó. La responsable de los primeros auxilios para la edificación es la Secretaría de Obras Públicas. No obstante, el secretario de este despacho, Jorge Iván Salazar, dijo que buscan los $ 250 millones que cuestan esos auxilios, según lo presupuestado. “Serían para el cerramiento y unas columnas para sostener la estructura”.

José Reinel Arias, vendedor Desde que quitaron parte de la reja, eso se convirtió en baño y basurero. Se levantan malos olores.

Crece pasto y lama en los patios por falta de aseo.

La suciedad es obvia en la zona verde de la edificación.

Reja que se cayó hace cinco meses del cerramiento externo de la estructura, por la Avenida Santander.

Entrevista: "Cada día me pongo peor": sede del Alfonso López Pumarejo  
Advertisement