Page 1

REVISTA FILOSOFICA

REVISTA POR : JOSUE BARIOS

JOSUE BARRIOS

1


REVISTA FILOSOFICA

Contenido ¿Qué es juicio?...................................................................................................................................3 Racionalismo......................................................................................................................................5 Empirismo..........................................................................................................................................6 La autonomía de la razón...................................................................................................................7 Filosofía del lenguaje..........................................................................................................................8 Monoteísmo:......................................................................................................................................9 El creacionismo:.................................................................................................................................9 Omnipotencia.....................................................................................................................................9 Paternidad Divina:..............................................................................................................................9 La razón............................................................................................................................................10 La fe..................................................................................................................................................10 San Agustín.......................................................................................................................................11 Edad Media Cristianismo..................................................................................................................12

JOSUE BARRIOS

2


REVISTA FILOSOFICA

dad

¿Qué es juicio?

Tradicionalmente se suele definir el j. como el acto del entendimiento por el cual se compone o divide, afirmando o negando (cfr. Aristóteles, De anima, 111, 6,430a27; An. pr. I,1); se entiende esta definición en el sentido de que es propio del j. unir dos conceptos (llamados sujeto y predicado) afirmativamente o negativamente. El j. dice que algo es o no es. El sujeto y el predicado son la materia o contenido del j., la forma o estructura la dan la cópula «es» (o «son») y la partícula negativa si la hay. Aunque sujeto y predicado forman una unidad lógica cada uno, pueden ser integrados por varias palabras, p. ej., «los osos después de invernar (sujeto) son muy peligrosos e irritables (predicado)». Nótese que se llama j. indiferentemente al acto mental o al producto de ese acto; a este último se le llama también «proposición», término preferido en la logística (v. LóGICA II). Algunos autores como, p. ej., P. Hoenen, han señalado que esa definición tradicional oscurece más que representa la verdadera naturaleza del j., el cual, como dice S. Tomás, es más bien el acto de asentir o negar. El j. recae sobre algo que ya está ante la mente y no añade más que la comparación de un contenido mental con la realidad. El j. no tiene JOSUE BARRIOS

3


REVISTA FILOSOFICA

por finalidad producir el nexo interno entre sujeto y predicado; ese nexo ya está captado por la simple aprehensión (v.). Es decir, la simple aprehensión capta no sólo conceptos como «agua», «cien», etc., sino posibilidades o situaciones como «el agua hierve a cien grados». El j. recae sobre esa posibilidad afirmando «es verdad que el agua hierve a cien grados», o simplemente «el agua hierve a cien grados». En otras palabras, dice Hoenen, el j. no capta ningún dato material que no estuviera ya en la simple aprehensión. Se suele observar que la simple aprehensión no es ni verdadera ni falsa. Esto está claro cuando atañe a conceptos simples como «agua» y «cien»; no pueden ser verdaderos ni falsos porque ni afirman ni niegan una relación con la realidad. La aprehensión que recae sobre un hecho o fenómeno complejo como «el agua hierve a cien grados» parece a primera vista diferente de la que recae sobre un fenómeno simple; sólo mientras se trata de una mera posibilidad, o sea, mientras no haya asentimiento, técnicamente no hay ni verdad ni falsedad. En cambio, el j. tiene la propiedad esencial de ser verdadero o falso. En el caso, por supuesto, de j. que no tengan sentido, p. ej., «pensamientos amarillos corren con ruidosa dulzura», aunque sean gramaticalmente correctos no significan nada y no pueden ser verdaderos ni falsos (algunos lingüistas, como N. Chomsky, dirían al respecto que la oración citada no obedece a las estructuras o gramática profunda que fundamenta la semántica). Hay que reconocer que

psicológicamente es difícil pensar en una posibilidad sin compararla con la realidad y sin atribuirle verdad ni falsedad. Además, la Lógica actual subraya que la verdad (v.) es propiedad de la proposición independientemente de los actos psicológicos que versan sobre ella. En este sentido, la proposición: «Nevó en lo que ahora es Vitoria el 1 de enero del a. 500 a.C.» es verdadera o falsa, aunque nosotros no podamos comprobar la verdad o falsedad de la misma. Hay que hacer notar, sin embargo, que esta tesis no está reñida con la JOSUE BARRIOS

4


REVISTA FILOSOFICA

teoría escolástica común, puesto que la misma proposición contiene formalmente una afirmación o negación. Los escolásticos siempre han distinguido muy bien entre el orden psicológico y el lógico.

JOSUE BARRIOS

5


REVISTA FILOSOFICA

Racionalismo El racionalismo se identifica ante todo con la tradición que proviene del filósofo y científico francés del siglo XVII René Descartes, quien decía que la geometría representaba el ideal de todas las ciencias y también de la filosofía. Descartes aseguraba que solo por medio de la razón se podían descubrir ciertas verdades universales, contrario en su totalidad a la idea que manejaba el movimiento racionalista. A partir de aquellas verdades es posible deducir el resto de contenidos de la filosofía y de las ciencias. Manifestaba que estas verdades evidentes en sí eran innatas, no derivadas de la experiencia. Este tipo de racionalismo fue desarrollado por otros filósofos europeos, como el holandés Baruch Spinoza y el pensador y matemático alemán Gottfried Wilhelm Leibniz. Se opusieron a ella los empiristas británicos, como John Locke y David Humé, que creían que todas las ideas procedían de los sentidos. El racionalismo sostiene que la fuente de conocimiento es la razón y rechaza la idea de los sentidos, ya que nos pueden engañar; defiende las ciencias exactas, en concreto las matemáticas. Descartes quería volver a la filosofía en un conocimiento científico, por lo tanto darle un método científico, por lo que se basó en las matemáticas, que se consideraban como una ciencia segura, por ello se dio a la tarea de describir el principio de la mate matización, en su libro titulado Discurso del método, para realizar una investigación filosófica, el método consiste de cuatro reglas: 1.- Evidencia: solo es verdadero todo aquello que no emite ninguna duda al pensamiento. 2.- Análisis: Reducir lo complejo a partes más simples para entenderlo correctamente. 3.- Deducción: Permitir a la operación racional deductiva el peso de la investigación, para encontrar las verdades complejas a partir de la deducción de las simples. 4.- Comprobación: Comprobar si lo descubierto a partir de la razón fue conseguido a través de estas reglas antes mencionadas.

JOSUE BARRIOS

6


REVISTA FILOSOFICA

Empirismo El empirismo es una teoría filosófica que enfatiza el papel de la experiencia, ligada a la percepción sensorial, en la formación del conocimiento. Para el empirismo más extremo, la experiencia es la base de todo conocimiento, no sólo en cuanto a su origen sino también en cuanto a su contenido. Se parte del sensible para formar los conceptos y estos encuentran en lo sensible su justificación y su limitación. El término «empirismo» proviene del griego έμπειρία, cuya traducción al latín es experiencia, de donde deriva la palabra experiencia. El empirismo, bajo ese nombre, surge en la Edad Moderna como fruto maduro de una tendencia filosófica que se desarrolla sobre todo en el Reino Unido desde la Baja Edad Media. Suele considerarse en contraposición al llamado racionalismo, más característico de la filosofía continental. Hoy en día la oposición empirismoracionalismo, como la distinción analítico-sintético, no suele entenderse de un modo tajante, como lo fue en tiempos anteriores, y más bien una u otra postura obedece a cuestiones metodológicas y heurísticas o de actitudes vitales más que a principios filosóficos fundamentales. Respecto del problema de los universales, los empiristas suelen simpatizar y continuar con la crítica nominalista iniciada en la Baja Edad Media.

JOSUE BARRIOS

7


REVISTA FILOSOFICA

La autonomía de la razón El problema de la autonomía de la razón va estrechamente unido al del acto de fe. En el momento en que hay que justificar el acto de fe como un acto plenamente personal, realizado por tanto en libertad, se pregunta de qué manera puede llevarse a cabo si, en la base, es la acción de la gracia la que mueve a la fe. Por otra parte, puesto que la fe tiene como objeto una realidad sobrenatural, surge inevitable la pregunta de cómo puede la razón conocer autónomamente este contenido. En este horizonte es donde se plantea el problema de cómo puede intervenir la razón y cómo puede ser autónoma al buscar, realizar y justificar la opción de fe sin estar obligada por la evidencia de la verdad de la revelación.

Este tema está presente desde los primeros siglos del cristianismo. Al comienzo de la Iglesia no constituyó un problema, por el hecho de que los creyentes veían en el kerigma el sentido último y definitivo de su vida, que se les ofrecía y que se traducía en la aceptación del bautismo como forma perceptible de su conversión. Sólo más tarde, tras la provocación del encuentro con el pensamiento filosófico, el problema se planteó en términos claros. Esencialmente llegaron a formarse dos tendencias: por una parte, se defendía la irreductibilidad de la fe a todo conocimiento filosófico (la escuela siria y la africana); por otra, se pensaba que la razón ayudaba a la fe a explicitar su propio contenido (Justino, Minucio Félix).

JOSUE BARRIOS

8


REVISTA FILOSOFICA

Filosofía del lenguaje la filosofía del lenguaje es la rama de la filosofía que estudia el lenguaje en sus aspectos más generales y fundamentales, como la naturaleza del significado y de la referencia, la relación entre el lenguaje, el pensamiento y el mundo, el uso del lenguaje (o pragmática), la interpretación, la traducción y los límites del lenguaje. La filosofía del lenguaje se distingue de la lingüística en que se sirve de métodos no-empíricos (como experimentos mentales) para llegar a sus conclusiones.1 Además, en la filosofía del lenguaje generalmente no se hace diferencia entre el lenguaje hablado, el escrito o cualquiera otra de sus manifestaciones, sino que se estudia aquello que es común a todas ellas. Por último, los lingüistas en general estudian el lenguaje con fines descriptivos, analizando sus formas, niveles y funciones. En cambio, el enfoque de los filósofos del lenguaje es más abstracto y desligado de la descripción práctica de los lenguajes particulares. Por ejemplo:    

Lenguaje: sistema de signos empleados para la comunicación. Semiótica: teoría general de los signos. Semántica: relación entre signo y significado. Sintaxis: relación entre propios.

JOSUE BARRIOS

9


REVISTA FILOSOFICA

Monoteísmo: la filosofía griega no había alcanzado el monoteísmo en el sentido escrito, los cristianos defendieron siempre en forma radical la existencia de un único Dios.

El creacionismo: es el nombre que reciben las doctrinas que afirman la creación por parte de Dios, del mundo y todo lo existente a partir de la nada. Esta afirmación tiene su razón de ser en la tendencia a concebir a Dios como un ser más o menos análogo a los seres individuales y particularmente a los seres humanos. Esto podría atribuirle un papel simplemente "demiúrgico" esto es, una acción que se ejerce sobre una materia que se supone exterior a Él, lo que constituye el modo de acción propio de los seres

individuales. En estas condiciones, era necesario, para salvaguardar la noción de unidad, y de infinitud divina, afirmar expresamente que "Dios ha hecho el mundo de la nada", es decir, de nada que le fuera exterior, suposición de lo cual tendría por efecto limitarle, dando origen a un dualismo radical.

Omnipotencia: Es por eso que Dios no puede crear una piedra tan grande que no la pueda levantar. Esto es una contradicción lógica. Esto va de la mano precisamente con el concepto de un ser máximamente grandioso. Un ser es máximamente grandioso, no porque pueda “crear” algo incoherente, sino precisamente porque va de la mano con la naturaleza lógica de Dios. Un dios que pueda crear un triángulo cuadrado no existe, porque sabemos que ese tipo de poder JOSUE BARRIOS

1 0


REVISTA FILOSOFICA

creativo es imposible y por eso no sería un ser máximamente grandioso. Como dice Hebreos 6:18 “es imposible que Dios mienta”. Esto no es una limitante

sino algo congruente con su naturaleza de bondad.

Paternidad Divina: que se había hecho hombre para salvar.

JOSUE BARRIOS

1 1


La fe Es la seguridad o confianza en una persona, cosa, deidad, opinión, doctrinas o enseñanzas de una religión.1 También puede definirse como la creencia que no está sustentada en pruebas,2 3 además de la seguridad, producto en algún grado de una promesa.45

La razón Por "razón" se entiende, en general, aquella "facultad" o capacidad humana por la que se alcanza el conocimiento discursivamente, esto es, partiendo de premisas para llegar a alguna conclusión, o conclusiones, que se derivan de aquellas.


San Agustín El cristianismo e imagen de Dios: aunque el cristianismo no sea una filosofía en este periodo, ni se presente al dialogo en igualdad con los sistemas filosóficos de la época el contenido de la fe cristiana incluye doctrina de la fe cristiana incluye doctrina que podía ofrecer como respuesta a los problemas tradicionales de la filosofía (origen del mundo, naturaleza del primer principio de lo real, esencia destino humano, fundamento de las normas políticas – moral).


REVISTA POR: Josue Barrios

Edad Media Cristianismo    

Propone a Cristo como un modelo a seguir. Modelo de vida. Región. En lo moral: conducta humana.

en los comienzos del cristianismo no había diferencia entre los diferentes obispos, aunque tras el cese de las persecuciones romanas (c. 360) surgió la necesidad de unificar las creencias y centralizar el poder.3 Los inicios del primado papal pueden rastrearse hasta Dámaso I (366-384), quien se presentó como un nexo espiritual entre los cristianos del Imperio Romano de Occidente y de Oriente, mientras se mostraba intransigente con las doctrinas contrarias a las establecidas en los concilios. Al mismo tiempo, la figura del emperador se consolida en el dominado, por la que adopta una forma mística, legitimada y enviada por Dios, que busca el centralismo del poder mediante el apoyo de la Iglesia.4 El papa León I el Magno (440-461) asumió el título de pontifex maximus, que habían abandonado los emperadores romanos desde el 382.3 La supremacía papal se consolida con Gelasio I (492-496), quien dirigió una carta al emperador Anastasio I (491-518) en donde formula la doctrina de las dos espadas, entendida como la justificación de la superioridad de la potestad espiritual del Papa sobre la temporal del emperador.5

Revista filosofica  
Revista filosofica  
Advertisement