Issuu on Google+

12

Encuéntrame hoy,

y mis vestidos la próxima semana.

Recortar y coleccionar

Entrega 1/12 de las páginas informativas que complementan a Próceres de mi tierra.

Simón Bolívar, EL VISIONARIO Simón Bolívar heredó de sus padres, principalmente de su madre, un carácter fuerte, arriesgado y aventurero. En su niñez se manifestó polémico frente a sus maestros a quienes respetó sin ser sumiso. Su mente altiva e independiente encontró eco y reflejo en Simón Carreño que era un autodidacta imbuido en las escuelas enciclopedistas del siglo XVIII. Simón Carreño –o Rodríguez, como prefirió llamarse- vislumbró la personalidad del joven que lo escuchaba con atención a él que no era un pedagogo, mas sin embargo había leído y analizado lo que Rousseau escribió sobre los procesos formativos de un niño en su obra “El Emilio”. Bolívar nació dotado de una inteligencia superior: Escuchaba a su “maestro” e iba más allá del significado simple de su discurso,

llevaba las ideas al campo práctico, entre lo que había sido el mundo según lo narraba la historia y lo que era ahora, entre lo que era América como colonia de un país lejano y lo que podría llegar a ser si lograra separarse políticamente como ya lo estaba geográficamente. En plena juventud, Bolívar viajó a España; en la edad en la que la imaginación, el corazón y la mente ponen al hombre a volar

por las regiones de la fantasía. Ese viaje también le sirvió para mirar de cerca la España de la que, como colonias, hacíamos parte. Vio cómo los soberanos a quienes se rendía veneración en América, tenían comportamientos indignos. Este reconocimiento reforzó en su mente la idea de libertad. En un segundo viaje a Europa presenció la coronación de Napoleón Bonaparte y se maravilló por la gloria y Retrato de Bolívar en el que su cuerpo es Suramérica. Por esplendor con Octavio Márquez, Caracas. que se rodeó al emperador en esa solemne ocasión, y, según dice un historiador, pensó que igual gloria cubriría a quien liberara a América del yugo español. También en Europa, Bolívar conoció las tendencias políticas, el adelanto industrial gracias a la aplicación de la máquina y ahondó en las teorías filosóficas que no se permitía difundir en las colonias.

Visión del Libertador por la

Solo faltaba poner la voluntad al servicio de la mente y del sentimiento. El

pintora ecuatoriana Carmen Baptista

primer acto de voluntad fue el juramento que, con su maestro Simón Rodríguez como testigo, hizo en Roma, de no dar descanso a su brazo hasta no desatar las cadenas que nos tenían atados al poder español. Sus cualidades de escritor, de orador, de comunicador, su capacidad de mando, su sentido para prever sucesos por venir, su generosidad y desprendimiento lo elevaron a jefe insuperable en la epopeya de la independencia americana. Se convirtió en guía indiscutible de los ejércitos, ídolo de las multitudes que lo aclamaban, y gobernante firme. Bolívar y muchos otros héroes conocidos y anónimos lograron la Independencia, pero los Estados nacientes tenían mucho que aprender en cuanto a cómo administrar la tan luchada libertad.

Bolívar la llamaba la “Libertadora

del Libertador“ Retrato de Manuela Sáenz Quinta de Bolívar, Bogotá.

Textos de Demetrio Quintero Quintero. Patrocinan:


Toponimia *Una ley de 1930, año en que se cumplieron 100 años de la muerte del Libertador, establece que en todas las ciudades de Colombia se levante un monumento de cualquier género en su memoria. *Una de las más famosas esculturas de Bolívar es la que se encuentra en la plaza de su nombre en Bogotá, hecha en bronce por Tenerani, escultor italiano, do-

nación de José Ignacio París al Congreso de la Nueva Granada en 1846. Ha sido imitada innumerables veces, en diversos tamaños para otras plazas de Colombia. *Produjo escándalo el Bolívar desnudo que está en una plaza de la ciudad de Pereira, hecho por Rodrigo Arenas Betancur.

de Bolívar de Medellín, fue inaugurado en 1923. *En Colombia, un departamento lleva su nombre, y cuatro municipios en los departamentos de Antioquia (Ciudad Bolívar), Santander, Cauca y Valle del Cauca.

Busto de Bolívar en el Salón Elíptico. Palacio Federal Caracas.

*El Bolívar a caballo, que ocupa el parque

Datos curiosos *Incontables fueron los corceles, ricamente enjaezados, que le regalaron a Bolívar las capitales a donde entraba vencedor, o sus amigos o admiradores, que sabedores de su predilección se apresuraban a obsequiarlo con el mejor ejemplar de sus cuadras. Bolívar amaba con pasión sus caballos; inspeccionaba personalmente su cuido y en campaña y en la ciudad visitaba varias veces las caballerízas. Detalle de un cuadro en el que se muestra a Bolívar marchando a los Andes en su campaña libertadora. Ana María Arasa, La Guaira, Venezuela.

Retrato por Ricardo

Retrato anónimo, Bogotá Retrato por César Rengifo

*El Congreso del Perú, excediéndose en generosidad con sus li-

bertadores, concedió un millón de pesos para Bolívar y otro millón para distribuirlo entre los generales, jefes, oficiales y soldados del ejército libertador. Bolívar, dado su carácter y la naturaleza de su prestigio, fundado en su abnegación absoluta al servicio público, no lo aceptó y esto ocasionó una discusión entre los donantes y el Libertador. Al fin aceptó para que ese millón de pesos se destinara al fomento de la instrucción pública en la ciudad de Caracas.

Retrato por Antonio Meucci, 1830

Acevedo Bernal.

Pinta aquí tu retrato de Bolívar.


Simón Bolivar el visionario