Page 1

ÁRBOL DE NAVIDAD

El árbol de Navidad tiene sus orígenes en la antigua creencia germana de que un árbol gigantesco sostenía el mundo y que en sus ramas estaban sostenidas las estrellas, la luna y el sol; de aquí, la costumbre de poner luces a los árboles. El árbol en sí tiene varios significados religiosos ya que ha sido utilizado como símbolo de la unión del cielo y la tierra: ahonda sus raíces en la tierra y se levanta hasta el cielo; por eso en muchas religiones, sobre todo en las orientales, el árbol es un signo de encuentro con lo sagrado; del encuentro del hombre con la divinidad y de la divinidad con el hombre, por eso es símbolo del natalicio de Cristo. Para los cristianos, también es el recuerdo del árbol del paraíso, donde estaba el fruto que generó el pecado original, y por consiguiente recuerda que Jesús es el que ha venido para que nuestros pecados fueran perdonados. También significa el árbol de la vida eterna, por ser de tipo perenne. El árbol de navidad además es sinónimo de fiesta, alegría, momentos compartidos y amor familiar. Hoy en día la gran mayoría son artificiales, aunque en algunos lugares los siguen usando en estado natural (Abies nordmanniana y Picea excelsa).

ÁRBOL DE LEVAS Es la pieza que, en los motores de cuatro tiempos, se encarga de efectuar y controlar la apertura y cierre de las válvulas y además puede accionar directamente otros dispositivos. Los usos de los árboles de leva son muy variados: en molinos, telares, sistemas de distribución de agua o martillos hidráulicos, sin embargo, su aplicación más desarrollada es la relacionada con el motor de combustión interna alternativo, también llamado motor diesel, utilizado para generar un movimiento de rotación como el requerido en la marcha de automóviles, motocicletas o aviones.

EL CASTAÑO

PÓSATE COMO UN ÁRBOL En yoga, existe una postura, llamada “la postura del árbol”, ésta sirve para tonificar los músculos de las piernas, expandir las pelvis y los hombros, y desarrollar equilibrio. Se realiza colocándose de pie con las piernas abiertas a la anchura de las caderas, se apoya el cuerpo sobre la pierna izquierda, y levantando el pie derecho, se flexiona la rodilla derecha hasta apoyar la planta del pie derecho contra el muslo izquierdo. Las manos se llevan a la cadera y suavemente se separan del cuerpo con las palmas hacia arriba, llevando los brazos estirados por encima de los hombros hasta tocar las palmas de manos sobre la cabeza, con los brazos estirados. Se recomienda enfocar la mirada en un punto fijo, dado que esto ayuda a mantener el equilibrio del cuerpo.

ÁRBOL GENEALÓGICO

Esquema o cuadro en forma de árbol que muestra las relaciones de parentesco en una familia, es decir la historia familiar. Este tipo de árbol nos ayuda a situar nuestros antepasados en relación a nosotros y nos permite entender con un vis-

tazo quién es el padre, el hermano, el tío o el primo, con relación a una persona específica. Cada persona tiene un árbol genealógico único, incluso entre hermanos, ya que sus descendencias serán las que marcaran la diferencia.

En los tiempos que los príncipes gobernaban a Japón, había un pobre pescador llamado Saburo, el cual vivía en una humilde casa junto a la playa con su mujer Hanna y su preciosa hija Aiko. Un día durante la temporada de pesca Saburo salió con su barca, pero nunca más regresó, pues una fuerte tormenta lo hundió en el mar. La vida de Hanna y Aiko, cambió: Aiko comenzó a trabajar en la ciudad como criada en casa de ricos, lavando y fregando pisos, y una vez terminaba sus labores caminaba hasta su casa cargando el cansancio del día. En su camino siempre se topaba con un enorme árbol de castaño en el que hallaba descanso y al que acariciaba su gruesa corteza marrón. Pasados algunos días, Aiko, le tomó mucho cariño al castaño y se volvió su costumbre contarle sus asuntos y la pena que afligía a su vieja madre. Una tarde de regreso a casa, Aiko se detuvo junto al castaño y percibió en él un sentimiento de tristeza, entonces se le a cercó, le consoló y escuchó cuando una extraña voz le dijo: “ha llegado el momento de separarnos, el príncipe ha ordenado que me corten para convertirme en barco, pero al zarpar no me moveré hasta que vengas, me abraces y me digas ¡soy Aiko tu amiga!”. Ella pensó que todo había sido un sueño producto de su cansancio y luego de abrazar al castaño continúo su camino. Al cabo de unos días, cuando iba caminando bajo una gran tormenta, Aiko corrió al árbol para resguardarse y con horror vio que el árbol ya no estaba, quedaba de él un simple tocón, lloró desesperadamente y se fue afligida a casa. Tiempo después, Aiko iba hacia su trabajo cuando escuchó un gran bullicio: había llegado un gran barco y estaban haciendo los preparativos para zarpar. Aiko se quedó allí viendo ese enorme barco tan hermoso. Sin embargo algo curioso sucedía: muchos hombres fuertes intentaban empujarlo para echarlo mar adentro, pero el barco no se movía. Aiko recordó su “sueño” y entendió lo que sucedía. Mientras tanto el príncipe, llamó a sus mejores hombres y todos se vieron enfrentados al reto, probaron y probaron pero el barco permaneció inmóvil. Aiko quiso intentarlo, y ante la sorpresa de todos se acercó al barco y lo abrazó, pero nada pasó. Recordó entonces las palabras del castaño y nuevamente lo abrazó y le susurro “soy Aiko tu amiga”. De repente el barco empezó a deslizarse en el mar. Fue así como el príncipe fijó su mirada en ella y le preguntó sobre el secreto de su fuerza, Aiko le dijo que no tenía mucha fuerza, y le explicó la historia de su amistad con el castaño. El príncipe sorprendido por su historia y la ternura del corazón de Aiko, le pidió que se casara con él. Aiko miró tiernamente el barco y luego a su madre quien la bendijo y Aiko sonrió entre lágrimas. La buena suerte fue, sin duda, un regalo de amistad del castaño. Adaptado de: El Castaño, cuento japonés. En: El Bosque de cuentos. Historias de árboles mágicos de todo el mundo. 2003. Intermón Oxfam, Roger de Llúria, Barcelona. Pp. 20 - 27.

Hasta donde puedes llegar con tu árbol genealógico? Pon aquí tu nombre (en el cuadro del tronco central, en la mitad) y los de tus hermanos, tus padres, abuelos, bisabuelos y tatarabuelos,

Entrega 12b Herbario  

Entrega 12b Herbario

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you