Issuu on Google+

Condicionamiento clásico El condicionamiento clásico, también llamado condicionamiento pavloviano y condicionamiento respondiente, o modelo Estimulo-Respuesta (E-R), es un tipo de aprendizaje asociativo que fue demostrado por primera vez por Iván Pávlov. La forma más simple de condicionamiento clásico recuerda lo que Aristóteles llamaría la ley de contigüidad. En esencia, el filósofo dijo "Cuando dos cosas suelen ocurrir juntas, la aparición de una traerá la otra a la mente". A pesar de que la ley de la contigüidad es uno de los axiomas primordiales de la teoría del condicionamiento clásico, la explicación al fenómeno dada por estos teóricos difiere radicalmente de la expuesta por Aristóteles, ya que ponen especial énfasis en no hacer alusión alguna a conceptos como "mente". Esto es, todos aquellos conceptos no medibles, cuantificables y directamente observables. Además, resulta más preciso afirmar que más que la mera contigüidad temporal, es la relación de dependencia entre la presentación entre el primero y el segundo estímulo lo que dispone las condiciones en las que ocurre el condicionamiento. El interés inicial de Pavlov era estudiar la fisiología digestiva, lo cual hizo en perros y le valió un premio Nobel en 1904. En el proceso, diseñó el esquema del condicionamiento clásico a partir de sus observaciones: En -------> Rn EI -------> RI Ambas líneas del esquema muestran relaciones no condicionales o no aprendidas. La primera representa la relación entre un estímulo, que aunque evoca la respuesta típica de la especie ante él (por ejemplo orientarse hacia la fuente de un sonido), podemos considerar como neutral respecto a la respuesta que estamos intentando condicionar (por ejemplo la salivación). La segunda línea representa la relación natural, no aprendida o incondicional entre otro estímulo (EI = Estímulo incondicional o natural) y la respuesta a éste (RI = Respuesta incondicional). Los perros salivan (RI) naturalmente ante la presencia de comida (EI). EC -------> RnC EI -------> RI Sin embargo, en virtud de la relación de dependencia que se establece entre la presentación de ambos estímulos, de manera que uno funcione consistentemente como condición de la presencia de otro, es posible que otro estímulo pase a evocar también la RI, aunque antes no lo hiciera. Por ejemplo, la presencia del sonido de una campana unos segundos antes de la presentación de la comida: después de algunos pocos ensayos, el ruido de la campana evocaría confiablemente y por sí solo la respuesta de salivación, además de seguir evocando la respuesta de orientación ante el sonido. La campana funciona ahora como un estímulo condicional que produce una respuesta condicional. La prueba de que el condicionamiento se ha llevado a cabo consiste en presentar sólo el estímulo condicional, sin el estímulo incondicional, observando que la respuesta condicional se produce de manera consistente, siempre y cuando se siga presentando, aunque sea de manera ocasional, la presentación del estímulo incondicional enseguida del estímulo condicional. EC -------> RnC El original y más celebre ejemplo de condicionamiento clásico involucraba el condicionamiento salivario de los perros de Pavlov. Durante sus investigaciones sobre la fisiología de la digestión en los perros, Pavlov notó que, en vez de simplemente salivar al presentárseles una ración de carne en polvo (una respuesta innata al alimento que el llamaba la respuesta incondicional), los perros comenzaban a salivar en presencia del técnico de laboratorio que normalmente los alimentaba. Pavlov llamó a estas secreciones psíquicas. De esta observación, predijo que, si un estímulo particular estaba presente cuando al perro se le proporcionara su ración de alimento, entonces este estímulo se asociaría al alimento y provocaría salivación por si mismo. En su experimento inicial, Pavlov utilizó un metrónomo (a 100 golpes por minuto, aunque popularmente se cree que utilizó una campana) para llamar a los perros a comer, y, después de varias repeticiones, los perros comenzaron a salivar en respuesta al metrónomo (aparato que utilizan los músicos para marcar el ritmo).


Fenómenos asociados La persistencia del reflejo condicional depende de la presentación concurrente de sus elementos. Si se deja de presentar el EI después del EC, finalmente la RC desaparece, fenómeno que se conoce como extinción. Después de que se ha completado este proceso, la respuesta condicional podría reaparecer sin que se vuelvan a presentar los elementos conjuntamente, lo que se conoce como recuperación espontánea. Finalmente la respuesta condicional ya no se presenta ante el estímulo condicional, de manera que respecto a éste vuelve a funcionar como un estímulo neutro. EC -------> No RC Es decir: En -------> Rn

Las propiedades formales de los estímulos pueden desempeñar un papel importante en el proceso de condicionamiento clásico. La RC puede aparecer en presencia de estímulos que no fueron originalmente EC, pero que comparten algunas características con ellos. Por ejemplo, si el EC es un sonido de campana, la RC podría aparecer también ante un timbre, el tic-tac de un reloj u otros ruidos, lo cual se conoce como generalización de estímulos. Al fenómeno opuesto, por el cual la respuesta condicional se va produciendo ante estímulos de características cada vez más específicas se le conoce como discriminación de estímulos. Un experimento clásico de este fenómeno describe cómo unas palomas eran entrenadas para responder ante la exposición a una frecuencia determinada de sonido, siendo capaces de omitir la respuesta ante variaciones mínimas en esta frecuencia. Un EC puede en ocasiones funcionar como un EI en un proceso de condicionamiento, de modo que un nuevo estímulo neutro puede funcionar como EC (EC2) asociándose con un primer EC (EC1): EI ----------> fI | EC1 ---------> fC | EC2 ---------> fC unbeso Este fenómeno se conoce como condicionamiento de segundo orden. Aparentemente se han documentado casos de condicionamientos hasta de tercer orden, pero son muy difíciles de lograr y mantener. Evidencia empírica en humanos Los estudios de condicionamiento clásico en seres humanos han desatado una gran controversia en lo relativo a hasta qué punto son generalizables a los seres humanos las conclusiones obtenidas en los experimentos realizados con otros animales. John B. Watson y Rosalie Rayner demostraron que el proceso de condicionamiento pavloviano podía usarse en humanos y que probablemente constituía una fuente importante de nuestra experiencia, en lo que ha sido llamado el experimento del pequeño Albert. El experimento consistia de un sujeto de 9 meses de edad(Albert), una mesa, donde sentarían al bebe, y un peluche(conejito) de color blanco. Albert, estando sentado en la mesa, siendo observado por los conductistas y su madre, le colocarían el juguete encima de la mesa, y la respuesta inicial, Albert se acercó al juguete. Para resumir, el estimulo neutral seria que cuando Albert se acercara al juguete nuevamente, darían un golpe en la mesa, asustando al bebe, y causando la respuesta neutral. Repetidas veces hicieron lo mismo, hasta que el estimulo condicionado(visualización del conejo), estaria acompañado de la respuesta condicionada(susto y llanto del bebe). Hasta el día de hoy, no se ha sabido sobre Albert y su fobia a objetos blancos y peludos.


En tiempos más recientes se han identificado procesos de condicionamiento clásico en humanos como:     

Condicionamiento aversivo al sabor. Náusea condicional (en quimioterapia, por ejemplo). Condicionamiento de parpadeo o palpebral. Condicionamiento de reflejo rotuliano. Fobias (como en el caso del pequeño Albert).

Condicionamiento operante En psicología, el condicionamiento operante es una forma de aprendizaje en la que la consecuencia (el estímulo reforzador) es contingente a la respuesta que previamente ha emitido el sujeto. El condicionamiento operante implica la ejecución de conductas que operan sobre el ambiente. El condicionamiento operante es un tipo de aprendizaje asociativo que tiene que ver con el desarrollo de nuevas conductas en función de sus consecuencias, y no con la asociación entre estímulos y conductas reflejas existentes como ocurre en el condicionamiento clásico. Los principios del condicionamiento operante fueron desarrollados por B. F. Skinner, quien recibió la influencia de las investigaciones de Pavlov y de Edward L. Thorndike. El nombre condicionamiento operante es el que dio Skinner, aunque hoy se prefiere el de condicionamiento instrumental, por ser más descriptivo. Roger Tarpy los equipara, decantándose por el término instrumental, especialmente para el aprendizaje humano, aunque para todos en general. Para él ambos son iguales en tanto en cuanto ambos dan lugar a consecuencias reforzantes. Desde el punto de vista histórico, el término de condicionamiento operante se ha utilizado para hacer referencia a situaciones experimentales en las que los sujetos actúan a su propio ritmo, en contraposición a recibir ensayos directos. Algunos defienden en esto la separación de ambos términos que por lo demás se considera poco operativa. 

Aprendizaje por condicionamiento operante En el condicionamiento operante las conductas se emiten espontáneamente y sus consecuencias determinan el aprendizaje. Las consecuencias agradables tienden a fortalecer una conducta. En cambio, las consecuencias desagradables tienden a debilitar una conducta contingente a ésta. Un ejemplo claro del aprendizaje por condicionamiento operante ocurre en los perros que jalan la correa cuando salen a pasear. El perro jala la correa y su propietario lo sigue, hasta que llegan a donde el perro quiere ir. Entonces, la conducta (inapropiada) de jalar la correa se fortalece porque el perro consigue lo que quería. Por el mismo proceso de aprendizaje, aunque con consecuencias negativas, algunos niños aprenden que no deben tocar la estufa cuando está caliente. Cuando tocan la estufa se queman la mano. Entonces, la conducta de tocar la estufa cuando está encendida desaparece porque tiene consecuencias desagradables. Thorndike comenzó con sus denominadas «Caja Problema», jaulas por las que se puede escapar si se tira de una polea que hay en el interior. Metió en una de estas cajas a un gato hambriento. El gato podía ver que fuera de la caja había comida, pero no podía alcanzarla. Lo que el gato comienza a hacer son movimientos azarosos hasta que casualmente tira de la polea que abre la jaula. Cada vez que Thorndike metía al gato en la jaula, tardaba menos en


salir. Esto se debía a que se estaba produciendo un condicionamiento operante: la conducta de tirar de la polea estaba siendo reforzada por su consecuencia (la apertura de la caja y la obtención de la comida). Esta conducta, al ser reforzada, se convierte en la conducta más probable en un futuro cuando las circunstancias sean iguales. [editar] Términos utilizados en el condicionamiento operante Estímulo incondicionado (EI): todo aquel estímulo biológicamente potente, el cual evoca con fiabilidad una reacción no aprendida (refleja). Estímulo condicionado (EC): todo aquel estímulo neutro o biológicamente débil. Estímulo discriminativo (Ed): todo estímulo neutral que indica si la respuesta dará lugar o no a una consecuencia dada. Respuesta incondicionada (RI): toda aquella respuesta no aprendida desencadenada por el estímulo incondicionado. Respuesta condicionada (RC): toda respuesta producida por el estímulo condicionado y que representa la conducta aprendida. Fases del condicionamiento operante En esencia son las mismas que en el condicionamiento clásico. Adquisición Como su propio nombre indica, es la fase en la que se adquiere la reacción condicionada. En esta se hace evidente que una respuesta específica se está volviendo más fuerte, debido a su relación con la consecuencia reforzante. Extinción Esta fase implica omitir la consecuencia que sigue a la respuesta y como consecuencia, se observa una disminución gradual de la fuerza de la respuesta, de su ejecución. Tipos de condicionamiento operante Existen cuatro tipos o procedimientos fundamentales de condicionamiento instrumental en los cuales se establece una relación de contingencia entre el resultado de la respuesta (si produce una consecuencia o bien evita/interrumpe una consecuencia) y el tipo de consecuencia (que puede ser bien apetitiva o bien aversiva). En virtud de esas cuatro contingencias se establecen los cuatro tipos o procedimientos del condicionamiento operante. 1. Reforzamiento. cualquier adición (para aumentar la frecuencia del comportamiento) o retiro (para aumentar también la frecuencia del comportamiento) de algún estimulo o artefacto como consecuencia de cualquier conducta. Por ejemplo, tu perro se sienta y le das comida cuando lo hace. Tu perro se sienta cada vez con más frecuencia porque la comida ha funcionado como reforzador. Esto se conoce como reforzamiento positivo porque la adición de una consecuencia positiva (comida) aumenta la frecuencia de la conducta (sentarse). Ahora imagina que tu perro tiene miedo de la gente. Una persona se le acerca y él ladra agresivamente. La persona se aleja y tu perro deja de sentir miedo. Entonces, aprende que ladrando agresivamente puede hacer que la gente que teme se aleje. Esto se conoce como reforzamiento negativo porque el retiro de un estímulo aversivo (la gente) aumenta la frecuencia de la conducta (ladrar agresivamente). 2. Castigo. comportamiento usado para extinguir o anular algún comportamiento de algún organismo.


Imagina que tu perro se acerca a un extraño al que no le gustan los perros, y esta persona le da una patada. Entonces, tu perro aprende a evitar a las personas. Esto se conoce como castigo positivo porque la adición de algo (la patada) disminuye la frecuencia de la conducta (acercarse a las personas). Este tipo de castigo no es recomendable en el adiestramiento porque tiene consecuencias adversas que implican daño físico y/o emocional del organismo. Un caso diferente ocurre si tu perro está jugando contigo al tira y afloja. Tú tiras del extremo de un trapo, mientras tu perro tira del otro extremo. En su entusiasmo por morder el trapo, tu perro te muerde la mano por lo que terminas el juego y te vas. Entonces tu perro aprende a no morderte cuando juegan. Esto se conoce como castigo negativo, porque el retiro de algo (el juego) disminuye la frecuencia de la conducta (morder tu mano). 3. Extinción. Es la disminución de la frecuencia de una conducta aprendida, que ocurre cuando dicha conducta no tiene consecuencias. Es decir que dejan de existir las consecuencias que antes reforzaban la conducta. Imagina que cuando tu perro era un cachorro saludaba a las personas saltando sobre ellas, porque lo acariciaban y jugaban con él. Entonces aprendió que esta es la manera correcta de saludar a la gente. Un buen día, la gente deja de acariciarlo y jugar con él cuando salta. En cambio, le dan la espalda y lo ignoran. Con el tiempo tu perro deja de saltar para saludar a las personas. Esto ocurre porque la conducta aprendida (saltar sobre las personas) deja de tener consecuencias reforzantes y, entonces, se produce la extinción de la conducta. 4. Discriminación y control por el estímulo. Es el aumento de la frecuencia de una conducta en presencia de un estímulo, pero no en presencia de otros. Estrategias de modificación de conducta operante Existen una variedad de estrategias desarrolladas para modificar, establecer y desvanecer la conducta dentro del paradigma operante. Por ejemplo:      

Moldeamiento Encadenamiento Entrenamiento de omisión Castigo Control de respuesta Tiempo fuera

FUNCIONALISMO El funcionalismo se interesaba por las actividades o procesos psíquicos como operaciones y no como contenidos William James, Inició la escuela de psicología funcionalista que subraya el estudio de la mente como una parte funcional, esencialmente útil, del organismo humano. La actitud funcionalista fue consecuencia lógica de la propagación del darwinismo y su doctrina de la "supervivencia de los más aptos". El funcionalismo psicológico insistía en la importancia de técnicas como los tests de inteligencia, y las experiencias controladas para medir la capacidad de los animales para aprender y resolver problemas (experiencias de Galton). Sus características principales fueron -oposición al estructuralismo -destaca el para qué de la mente, su función -enfatiza los aspectos prácticos -su marco de referencia es biológico y evolutivo -diversifica los sujetos, métodos y procesos psicológicos investigados


Al preparar sus clases y su libro, James estudió los escritos estructuralistas a fondo y consideró que había un error en el enfoque de Wundt y de Titchener, llegando a al conclusión de que los átomos de la experiencia (las sensaciones puras sin asociaciones) simplemente no existían. Nuestra mente teje sin cesar asociaciones, revisa experiencias, comienza, se detiene, pasa de una cosa a otra en el tiempo. James opinaba que la conciencia es un fluir continuo. Las percepciones y asociaciones, las sensaciones y emociones, no pueden separarse. Cuando observamos un plátano, vemos un plátano y no un objeto largo y amarillo. Asocia todos los fenómenos al plano físico: - la sensación porque corresponde al proceso nervioso más inmediato, - la percepción corresponde a los procesos sensoriales, - la creencia y el razonamiento a la elaboración posterior del proceso. Estudiar los fenómenos de la vida psíquica significa estudiar la conciencia tal como se da en la experiencia real e inmediata.La corriente del pensamiento y de la conciencia es su objeto de estudio. Funcionalismo (psicología) Psicología Funcional o funcionalismo se refiere a una corriente filosófica y psicológica que considera la vida mental y el comportamiento en términos de adaptación activa al ambiente por 1 parte de la persona. Como tal, proporciona las bases generales para el desarrollo de teorías psicológicas que sin embargo no facilitan por sí mismas su verificación mediante experimentos controlados y psicología aplicada. El funcionalismo surgió en los Estados Unidos a finales del siglo XIX como una alternativa al 2 estructuralismo. Aunque el funcionalismo nunca se convirtió en una escuela formal, se construyó en base a las preocupaciones del estructuralismo por la anatomía de la mente y 2 condujo a enfocar la atención sobre las funciones de la mente, y más tarde al conductismo. Historia El funcionalismo fue una oposición filosófica al estructuralismo predominante en la psicología de finales de siglo XIX. Edward Titchener, el principal estructuralista, dio a la psicología su primera definición como una ciencia del estudio de la experiencia mental, de la conciencia, para ser estudiada por introspección. William James es considerado el fundador de la Psicología Funcional. Aunque él mismo no se considerase como un funcionalista, porque nunca aceptó que la ciencia se dividiera en escuelas. John Dewey, George H. Mead, Harvey A. Carr, y especialmente James Rowland Angell fueron los principales proponentes del funcionalismo en la Universidad de chicago. Otro grupo en la Universidad de Columbia, incluidos particularmente James McKeen Cattell, Edward Thorndike, y Robert S. Woodworth, fue también considerado funcionalista, y sus miembros compartieron alguna de las opiniones de los profesores de Chicago. Egon Brunswik representa una versión más reciente y continental de funcionalismo. Los funcionalistas conservan un énfasis acentuado sobre la experiencia consciente. Los Conductistas también rechazaron el método de introspección pero criticaron el funcionalismo porque no estaba basado en experimentos controlados y sus teorías tenían escasa potencia predictiva. B.F. Skinner fue un señalado promotor del conductismo. El no creía que considerar que la mente afecta a la conducta fuera de importancia. Esto es debido a su enfoque de considerar la conducta simplemente como un aprendizaje, como una respuesta a estímulos externos. Sin embargo, tales conceptos conductistas tienden a negar la capacidad humana para el azar, lo impredecible, la decisión para la acción. Así, el conductismo niega los conceptos funcionalistas que entienden la conducta humana como un proceso activo manejado por el sujeto. Tal vez, una combinación de ambas perspectivas funcionalista y conductista


proporcionan a los científicos más valor empírico, pero, incluso así, sigue siendo filosófica y psicológicamente difícil integrar los dos conceptos, sin promover cuestiones acerca de la conducta humana. Por ejemplo, consideremos la relación entre tres elementos: el entorno humano, el sistema nervioso autónomo (nuestro responsable muscular de la agresión o la huida), y el sistema nervioso somático (nuestro control voluntario del músculo). La perspectiva conductista expone una mezcla de ambos tipos de conducta muscular, mientras que la perspectiva funcionalista se enfoca sobre todo en el sistema nervioso autónomo. Se puede argumentar que todos los orígenes comportamentales empiezan en el sistema nervioso, lo que supone un incentivo, para todos los científicos de la conducta humana, para dominar los conocimientos básicos de fisiología, algo muy bien conocido por el fundador del funcionalismo William James. Descendientes contemporáneos La psicología evolutiva está basada sobre la idea de que es necesario el conocimiento de los fenómenos humanos que están afectados por la evolución humana, y el de las funciones realizadas por -o relacionadas con- estos fenómenos, si se quiere llegar a un entendimiento completo de la psique humana. Incluso el proyecto del estudio evolutivo de la Consciencia es ahora un tema activo de estudio. Algunos psicólogos evolutivos fueron inspirados por las 3 teorías de selección natural de Charles Darwin.

Estructuralismo Principal exponente: Wilhelm Wundt (1838-1920) En la primera década del siglo XX, Wundt y su discípulo Tichtener discuten con un grupo de psicólogos de la universidad austriaca de Würzburg acerca del número de elementos últimos de la mente y ciertas condiciones del método de la introspección científica. Ellos decretan este estudio, como una ciencia experimental, que utiliza métodos de la filosofía. El objeto de estudio de esta escuela es la mente humana, mediante la introspección u autoobservación controlada. La mente o conciencia inmediata no es algo sustancial, sino un proceso. Los elementos simples e irreductibles sobre los que descansa toda la actividad mental son: sensación, sentimiento e imagen. La escuela de Würzburg distingue un cuarto elemento: las actitudes inconscientes o pensamiento. Esta escuela además enfatiza el carácter activo de la mente, que regula el curso del pensamiento y dirige la decisión. (Tradicionalmente se venía aceptando que el proceso de pensar, pasar de un contenido a otro, venía determinado por la ley de asociación: por contigüidad, semejanza y contraste.) DETERMINISMO Teoría filosófica según la cual los acontecimientos o sucesos del mundo ocurren por necesidad. En la historia de la filosofía se han dado distintos tipos de determinismos, entre los que destacan: * el determinismo teológico, para el cual todos las cosas que se han dado, se dan y se darán están ya prefijadas por el pensamiento y la voluntad de Dios; * el determinismo físico, para el cual los acontecimientos del mundo ocurren por necesidad como consecuencia de la universalidad del principio de causalidad (todo lo que ocurre tiene una causa), que excluye cualquier excepción, y de la existencia de leyes físicas estrictas que rigen el comportamiento de las cosas. Cabe también defender la existencia de determinismo en un ámbito de lo real y de comportamiento espontáneo y libre en otro, tal y como hizo Descartes con su concepción mecanicista del mundo


físico y espiritualista de la mente. Las explicaciones mecanicistas, tanto filosóficas como psicológicas, tienden claramente al determinismo, frente a las explicaciones teleológicas o finalistas, a las que les es más fácil la defensa de la libertad.

El determinismo psicológico, en su versión más simplista, plantea que todo individuo actúa siempre de modo que su placer y su utilidad personal resulten beneficiados en grado máximo. Esta tesis resulta atractiva porque permite explicar los comportamientos agresivos y competitivos que tan habituales son en las relaciones humanas. Sin embargo, se hace complicado defenderla: la regla general de comportamiento no parece ser la de la acumulación ilimitada de bienes y ventajas sino la de eliminación de conflictos. Dicho de un modo más simple, el ser humano medio no compite ni es agresivo si la situación se lo permite. Vive y deja vivir, y no cómete el mundo, parece ser la regla a que nos estamos refiriendo. Para defender el determinismo psicológico, deberíamos ser capaces de formular claramente en que términos se produce. El ser humano, es cierto, presenta una estructura psíquica común, pero, como la biológica, es más una base de innumerables posibilidades de desarrollo que un estrecho modelo de comportamiento prefijado. La vida real del individuo en sociedad, el conjunto de sus interacciones, de sus decisiones y las consecuencias de las mismas, diversifican el desarrollo psicológico hasta tal punto que no se hace posible hablar de determinación. El determinismo es una doctrina filosófica que sostiene que todo acontecimiento físico, incluyendo el pensamiento y acciones humanas, están causalmente determinados por la irrompible cadena causa-consecuencia. Existen diferentes formulaciones de determinismo, que se diferencian en los detalles de sus afirmaciones. Para distinguir las diferentes formas de determinismo conviene clasificarlas acorde al grado de determinismo que postulan: 

 

El determinismo fuerte o institucionalizado sostiene que no existen sucesos genuinamente aleatorios o azarosos, y en general el futuro es potencialmente predecible a partir del presente (aunque lógicamente predictibilidad y determinación son independientes, ya que la primera requiere además cierto tipo de conocimiento de las condiciones iniciales). El determinismo débil sostiene que es la probabilidad lo que está determinada por los hechos presentes, o que existe una fuerte correlación entre el estado presente y los estados futuros, aun admitiendo la influencia de sucesos esencialmente aleatorios e impredecibles. Fenomenología La fenomenología (del griego: φαινόμενoν: "apariencia", λογος: "estudio, tratado") es una parte o ciencia de la filosofía que estudia y analiza los fenómenos lanzados a la conciencia. Dicho de otro modo, la fenomenología es la ciencia que estudia la relación que hay entre los hechos (fenómenos) y el ámbito en que se hace presente esta realidad (psiquismo, la conciencia). Lo que vemos no es el objeto en sí mismo, sino cómo y cuándo es dado en los actos intencionales. El conocimiento de las esencias sólo es posible obviando todas las presunciones sobre la existencia de un mundo exterior y los aspectos sin esencia (subjetivos) de cómo el objeto es dado a nosotros. Este proceso fue denominado epoché por Edmund Husserl, el padre de la fenomenología y se le caracteriza por poner entre paréntesis la existencia de las cosas; es decir, va a las cosas mismas. Husserl introduce más tarde el método de reducción fenomenológica para eliminar la existencia de objetos extramentales. Quería concentrarse en lo ideal, en la estructura esencial de la conciencia. Lo que queda después de esto es el ego transcendental que se opone al concreto ego empírico. Ahora con esta filosofía se estudian las estructuras esenciales que hay en la pura conciencia, el noemata y las relaciones entre ellos. Además es un movimiento filosófico del siglo que describe las estructuras de la experiencia tal y cómo se presentan en la conciencia.


La fenomenología también es un método. A diferencia del método cartesiano que tomaba por "real" todo aquello que fuera primero dudado y luego pensado de manera "clara y distinta", el método fenomenológico toma por real todo aquello que es pensado de manera clara y distinta y puesto en perspectiva temporal. Así, hoy se habla de una psicología, una politología, una historiología fundamentadas explícitamente por el método fenomenológico y se trabaja en un desarrollo de las ciencias matemáticas y físicas; por poner algunos ejemplos. La fenomenología aspira al conocimiento estricto de los fenómenos. Esta última palabra puede inducir a error pues con frecuencia la utilizamos para referirnos a las apariencias sensibles de las cosas, apariencias que no coinciden con la supuesta realidad que debajo de ellas se encuentra. La fenomenología no entiende así los fenómenos, pues para esta corriente filosófica los fenómenos son, simplemente, las cosas tal y como se muestran, tal y como se ofrecen a la conciencia.

La conciencia en la fenomenología La fenomenología es la ciencia que estudia la relación que hay entre los hechos (fenómenos) y el ámbito en que se hace presente esta realidad (siquismo, la conciencia). La conciencia es intencional, la conciencia se mueve en tres tiempos (imaginación, sensación y memoria como futuro, presente y pasado). Los tiempos de conciencia se dan indisolublemente en estructura primando siempre el "ir hacia", la intención. En la conciencia, a diferencia del tiempo público que va desde el pasado hacia el futuro, puede estar en el pasado "recordando" algo mientras experimenta la sensación que le produce ese recuerdo. Recuerdo que no se presenta pasivamente sino que es evocado por una necesidad de futuro (intencionado). El primado del futuro coloca a la conciencia frente al problema de la muerte (finitud), de tal manera que no hay acto en ella que en última instancia no esté relacionado. La conciencia trabaja en estructura con el mundo, por lo cual hablar de un fenómeno es indisoluble de hablar de la conciencia y a la inversa; para hablar de la conciencia siempre tendremos que hacerlo con un fenómeno.Entendemos por descripción fenomenológica a toda descripción que se haga de la conciencia referida a un fenómeno desde el punto de vista de la temporalidad.Entendemos por reducción fenomenológica a la intención que pone conciencia en todo acto, en todo fenómeno. De ahí que en toda descripción fenomenológica lleve implícita en su desarrollo su correspondiente reducción fenomenológica. Y a su vez, no es posible hacer una reducción fenomenológica sin su correspondiente descripción fenomenológica. La intención que pone conciencia en un acto, también se llama esencia y es el objeto de la reducción fenomenológica.


condicionamiento clásico