Issuu on Google+

Un mundo aparte... Alejandra Vega


La vida de los perros en el Refugio Franciscano transcurre entre juegos, viejos amigos, nuevos amigos, paseos en un bosque de ensueño y también la triste realidad que los ha llevado ahí, el abandono, el maltrato y la crueldad humana. En este lugar, todos tienen la oportunidad de encontrar una mano cariñosa que acaricie sus caritas tristes, de volver a confiar en el hombre y en el mejor de los casos, para muchos, de poder formar parte de una familia. Algunos, los menos, preferirán vivir al margen de la gente que viene de visita, sus experiencias han sido tan traumáticas que será casi imposible volver a acercarse. Para ellos, el Refugio siempre será su lugar seguro. También están los viejitos, los cachorros, los discapacitados, los enfermos que fueron abandonados por sus familias. Todos ellos encuentran en este lugar, su hogar, un hogar que se ha mantenido por 30 años gracias al amor y la compasión de su dueña, Ita Osorno, de los voluntarios, de los donadores y de cualquiera que en algún momento se dió cuenta de este mundo aparte que llena el espíritu y te da fuerzas para seguir en la lucha por ellos.


Alejandra Vega, fotógrafa de profesión, amante y protectora de animales en la Ciudad de México, fundó la Organización AdoptaUnAmigo en el 2002, inspirada en la labor del Refugio Franciscano.


Perros