Page 1

Mi guarida nómada o la configuración un espacio emocional. Alejandra Martínez Pina, Alicante.

Querido lector. Mi nombre es Alejandra, bienvenido a este ensayo. Tengo 20 años y estudio en la universidad de Alicante, ciudad donde he vivido siempre. Soy la mediana de tres hermanos. Mis padres están separados. Todos nos llevamos bien. No ha habido ningún episodio trágico o relevante en mi vida, se puede decir que hasta hoy todo ha ocurrido como se esperaba. Ya te puedes hacer una idea de la clase de persona que soy. Sin embargo, ¿cuántas más hay con estas características? ¿Cuántas se te vienen a la mente? En la infancia lo único que me aportaba individualidad era mi nombre. Acercándome a la adolescencia, empecé a tomar consciencia de la ropa que llevaba yo y el resto de gente, lo que el entorno significaba para el modo en que mi personalidad se iba desarrollando. Una vez metida de lleno en la adolescencia, se produce una disputa interna, entre la búsqueda de la individualidad y “el encajar”. Compro donde todo el mundo compra, y tomo tiempo en enlucir mi habitación, que todo esté en su sitio -no


necesariamente ordenado-. Una vez pasada la peor parte, empiezo a darme cuenta de mis verdaderos gustos mas allá del “qué dirán”, o al menos sin dejarme influir. Elijo mi ropa y mi música y mis revistas en función de mis gustos. Y ahora, que me puedo considerar “semi-adulta”, ¿Qué es lo que me diferencia? Me dispongo, por tanto, a estudiar mi forma de habitar, y a investigar nuevas maneras de hacerlo en los diferentes marcos contextuales a los que puedo acceder; tratando, a su vez, de poner nombre y apellido a las intuiciones e instintos que surgen a raíz de las pruebas. La investigación cuenta con un marco teórico que comprende un breve estudio de ciudades donde me interesa la componente humana, y el Pao de Toyo Ito [1], culminando con diferentes ejemplos de creaciones de “paos” o espacios emocionales en la actualidad. A continuación, se desarrollan experimentos y mapeados de la creación de estos espacios en mi persona, instrumentalizando el mobiliario y la tecnología, tratando de delimitar en lo posible el limbo de esta dualidad. A modo de conclusión, se desvelan cuáles son los elementos mínimos para una persona en particular, cómo la individualidad puede condicionar la arquitectura, y las actividades íntimas que los objetos permiten o no desarrollar.

1


MARCO TEÓRICO Me interesa el proceso de evolución de las ciudades, y más allá de eso, el papel del ciudadano dentro del caos. A continuación hago un acercamiento a algunos ejemplos que hablan bien de las intuiciones que me llevan a desarrollar este proyecto, y más en concreto al Pao de Toyo Ito, el cual trato de destripar, y repensar; lo cual me lleva a encontrar nuevos modelos del mismo tipo de espacios en la actualidad. De la ciudad de Manhattan me interesa el modo en que ciudadano es quien aporta identidad a cada manzana en retícula. Como veremos más tarde, incorporo a investigación diferentes maneras de introducir identidad en lo que yo llamo “espacios plurales” [2].

el la la la

Como se da a entender en la Ciudad de Bits de William J. Mitchel [3]: todo lo físico se transformará en bits de información, todo se torna digital excepto el lugar físico del internauta y los lugares de almacenaje, lo único que el ciberespacio es incapaz de abordar. Parto de la afirmación de Mitchel para ahondar en los cambios que la tecnología supone en la configuración del espacio íntimo (se desarrolla más adelante). Dando un paso más hacia la relación ciudadano-ciudad, hablamos de Toyo Ito y su Pao de las chicas nómadas de Tokio. No pretendo hacer otra descripción del conocido proyecto, pero permitidme algunos apuntes que me interesan al respecto de los espacios emocionales: uno de los rasgos que me interesan es el hecho de introducir la identidad de una persona en la configuración del espacio que va a -o podría- vivir. “Ella es hedonista, consumidora, independiente, ejerce individualmente su intimidad […] No tiene procedencia ni posesiones.”[4] Ito crea para ella un espacio flexible más allá del contenedor de intimidad y bienes superfluos al que está acostumbrada. El Pao se erige pues, como parásito amorfo, móvil y ligero; términos clave en el desarrollo de la investigación.

2


Ito define un pre-mobiliario que marca las necesidades que se cubren en el interior. Estos dispositivos compactos crean espacios dentro del subespacio que es el Pao en la ciudad. Se trata de la arquitectura de lo ligero, lo pequeño, lo manejable. Objetos que crean una atmósfera imposible de reproducir en la ciudad de otra manera, crean la intimidad. En la actualidad se pueden encontrar decenas de ejemplos de este modo de crear espacios, y es que la tecnología permite que casi cualquier lugar sea íntimo. Un buen ejemplo es el espacio de co-working Bar Oberholz, en Berlín, donde con unos cascos y un portátil te puedes crear tu propia dimensión al cortar el sentido de la vista y el oído, convirtiendo estos espacios en salas de estar transitorias, sin necesidad de tener unas habitaciones especiales para realizar las tareas de trabajo. Al igual que se aprecia en la casa Eames [5], se puede desarrollar casi cualquier actividad teniendo el escenario adecuado. Esta inserción de dispositivos que doten de identidad a los espacios, se puede encontrar en la arquitectura japonesa posterior al Pao. Por ejemplo en Rolex Learning Center en Lausana, de SANAA [6], los espacios se articulan a modo de prótesis, los cuales “se pueden enriquecer con toda una serie de subprótesis. Desplegadas, crean un espacio individual, o un pequeño espacio global englobado en los espacios-nodo transitorios” Apunta Jaume Prats (2014). Entiendo que lo que el ciudadano nómada es la intimidad y el control, sin perder la relación directa con su entorno. Lo principal que este nuevo prototipo de habitante necesita es la ciudad, el contacto directo con ésta. Por tanto, todo lo que la ciudad le pueda aportar es repetitivo en su Pao. No encontraremos en él una cocina, si al cruzar la calle hay un restaurante; no encontraremos espacio para correr, si hay un gimnasio cerca; y –llegando al extremo- no encontraremos una cama, si hay hoteles en los alrededores. Lo que estoy investigando se aproxima mucho a lo que dice el urbanista Javier Ruiz Sánchez [7]: la acera es el espacio de la incertidumbre, sin incertidumbre la calle

3


no existe, la ciudad se pierde. Insiste en que "hay que vaciar la casa para llenar la ciudad”. Las casas, los comercios, etc, deben tener deficiencias, para que así la gente salga a la calle a buscar lo que le falta, a encontrarse con lo imprevisto y crecer. Vaciar la casa para llenar la ciudad. Reducir los equipamientos de la casa y usar los de la ciudad. Abrir la casa a la ciudad. Que la ciudad sea la casa. La casa mínima, al fin y al cabo, para el ciudadano con recursos. En el Pao de Ito, encontramos que sus dibujos hablan de una vivienda actualizada que prácticamente puede sobrevolar los edificios de Tokio y ubicarse en cualquier lugar, sin embargo, al llevarlo a la realidad, se sitúa en un centro comercial. Coloca a esta nueva mujer liberada -a este prototipo del nuevo ciudadano- en una caja de cristal. Lo que al principio era el collage de la urbe, se transforma en la seguridad de un centro comercial. ¿Cuál es el prototipo de ciudadano hoy? ¿Cómo sería su Pao? ¿Dónde se situaría? Lo que me fascina del Pao -aun después de 25 años de su formulación- es el modo de crear una intimidad basada en lo mínimo. Se trata de un acercamiento a las necesidades que aún tiene vigencia, pues el modo de construir no ha cambiado en estos años. La gente va adaptando sus formas de habitar a las urbes y casas anteriores. Y es aquí donde surgen los espacios plurales que he comentado.

4


_Toyo Ito sobre la chica n贸mada.

5


MÉTODO La tecnología ha propiciado en el mundo cambios enormes, unos más revolucionarios que otros. Desde la luz, el teléfono y la radio, a los videojuegos, el ordenador, internet, y ahora, los gadgets, y las aplicaciones, todo ello para hacernos la vida más fácil, simplificar las tareas diarias, a veces hasta lo absurdo. Como dijo Steve Jobs antes de sacar su Apple II en 1977 “los ordenadores serán los nuevos electrodomésticos”. Ya en la casa los electrodomésticos han estado sustituyendo al trabajo manual desde hace unas décadas hasta hoy. En lugar de cocinar en un cazo de barro, se usaba la termomix, y ahora se usa el teléfono para reservar en un restaurante. El teléfono móvil, el ordenador, el gps, etc, son los nuevos electrodomésticos, los cuales han trascendido su condición de “domésticos” para ser los enlaces con la ciudad. Hoy en día, la presencia de Internet en nuestra vida es necesaria. Antaño, con la aparición de la fotografía, la pintura experimentó sus cambios más drásticos hacia la abstracción dando lugar a las vanguardias.

Kenneth Goldsmith es el creador de UbuWeb, una página que actúa como banco de arte contemporáneo, en continua renovación. Acciones como ésta aparecen en el panorama como nuevos conceptos artísticos, donde se aúna el desarrollo masivo de internet con la creación de arte. Este depósito de arte es una obra en sí, creada a partir de la fragmentación de obras preexistentes. Esta manera de abordar la creación artística es la que utiliza también Agustín Fernández Mallo [8], quien experimenta con la fragmentación literaria. Como afirma el autor: "Borges fue el primero en decir que no hay nada original y que toda literatura es un ejercicio de reescritura". Fernández Mallo se pregunta qué significa ser original hoy. "Pensábamos que era hacer algo absolutamente nuevo, pero cuando nos dimos cuenta de que

6


eso era imposible porque todo se basa en otra cosa, asumimos que lo que hacíamos era reescribir una y otra vez. Eso sí, haciéndolo a nuestra manera. Lo importante es ser original reescribiendo". [9] Esta idea de Borges también la comparte Picasso, quien dijo “Los grandes artistas copian, los genios roban”, frase a su vez tomada de Oscar Wilde quien dijo “El talentoso toma prestado, pero el genio roba”, que a su vez tomó la idea de la sabiduría popular que reza “El sabio crea, el genio copia y el mediocre imita”. [10] A raíz de la trilogía Nocilla[11] del escritor gallego, nace toda una generación nocilla[12], conocida por “la fragmentación, la interdisciplinaridad.” Se trata de una “literatura zapping”, formada por post-its de información. La creación queda relegada a un copia y pega propiciada por aquello de “todo está creado”. Estos nuevos modos de trabajar entendidos como remakes, abordan la creación desde la teoría del collage, y es en la combinación y el orden dónde se encuentra la identidad artística. Al final esta estética collage que deja es de lo más actual. Entiendo que ya nadie lee el periódico, leemos los títulos, vemos las fotos, procesamos la información a base de fragmentos, como flashes de realidad. Nuestra atención cada vez dura menos. La era del Instagram y el Twitter lo confirman más que cualquier cosa que pueda decir. Sin embargo, no hay que irse a las esferas del arte para encontrar ejemplos de remake. Es remake cuando te preparas arroz calodoso, te sale mal, y la siguiente vez cambias la receta poniendo más o menos agua o bajando el fuego en determinado momento. Es remake cada vez que se repite algo que ya se ha hecho antes, lo importante es tener un objetivo. En mi caso, el remake se lleva realizando desde que tengo habitación propia. Se trata de una habitación clásica con armario, cómoda, mesilla, cama individual. Ha ido variando a lo largo del tiempo, desde tener el escritorio en la habitación hasta sacarlo al salón, hasta ahora que

7


está en una habitación aparte con todo el mobiliario y material de estudio. En estos años, algo me ha movido a cambiar los objetos de sitio cada cierto tiempo. La necesidad de cambio es un factor liberador en el ser humano. Todo este trajín requiere de un esfuerzo físico que se ve motivado por la búsqueda de la mejora o del cambio como motor de la felicidad.

Evolución de mi habitación a lo largo de un año según la estación y mi situación personal.

8


Todos estos cambios de lugar del mobiliario responden a una búsqueda por la acomodación máxima. En verano siempre encontraremos que la cama esta bajo la ventana, pegada a la pared de esta, para gozar del mayor sol posible, mientras duermo la siesta. La mesilla se intenta que este al lado de la cama, por comodidad a la hora de poner el despertador etc, sin embargo, en verano suele encontrarse apartada de esta, casi como una reivindicación al descanso estival. Estos cambios responden a intuiciones, a sentimientos. Al final, todos estos cambios hablan de una forma de entender el mobiliario. El carácter de cada pieza cambia según su posición. El escritorio se convierte en mesilla de noche cuando lo uso como cabecero de la cama. El armario crea que una sensación de túnel cuando está en la entrada de la habitación. La mesilla ya no es mesilla cuando esta debajo de la ventana y le quito la ropa de los cajones. La estantería se convierte en banco al tumbarla. En esta línea he desarrollado experimentos con prueba y error, y queda claro que no hay una colocación definitiva, ni siquiera asociándola a las épocas del año. La perfección de la habitación reside en el cambio. En la capacidad de adaptación de los muebles, en la posibilidad de moverlos, en el espacio necesario de la habitación, en las diferentes configuraciones posibles y en los diferentes espacios y sensaciones que estos crean. Como aparece con anterioridad, una condición importante del proyecto es la búsqueda del mínimo necesario, el “effortless cool”. Nos encanta tener cosas pero no necesitamos tener cosas, ¿cuál es el límite entre el mínimo necesario y la felicidad? Partiendo de aquí, desarrollo un experimento que parte de mi vivienda, y se expande por mi ciudad. En primer lugar, un acercamiento a todos los objetos que tengo, seguido de una catalogación de estos, y la aproximación a una instalación que reúna los intereses comentados anteriormente.

9


La investigación nace de un estudio de todo lo que tengo. Haciendo un remake de la obra de Simon Evans “everything I have” [13], fotografío todos mis objetos, es decir, los objetos de los que yo hago uso exclusivo, y nadie más de la casa. Con esto me refiero a que no aparece el plato donde como, pero sí la taza de desayuno, pues cada uno en casa tenemos una individual. No aparece la toalla de ducha, pero sí mi champú, pues soy la única que utiliza el nutritivo. Son “mis objetos” aquellos que me definen, los que no son generales, ya que son los que hablan sólo de mí. Pese a no haber elegido las zapatillas de estar por casa que uso –ya que fueron un regalo-, sí que elijo el seguir usándolas y no haberlas sustituido en 3 años. Lo que no son elecciones directas, también habla de mí.

Catalogación de objetos. Objetos secundarios Objetos cambiantes Objetos prescindibles Objetos preciosos

10


Anรกlisis de todo lo que tengo.

11


Estos objetos los catalogo en: objetos preciosos, objetos reemplazables y objetos en continuo cambio. Observo el conjunto y estimo cuántos objetos de cada uno de estas categorías necesitaría para ser feliz y cuántos son en realidad comodidades superfluas. Los finalistas son: una alfombra, dos cojines, unos cuantos libros, un jarrón con flores, la postal de un viaje y una foto antigua. Solo con estos objetos ya podría ser feliz. Teniéndolos en cualquier lugar estaría como en casa. De ellos aprecio que algunos son reemplazables por otros semejantes, como la alfombra o los cojines. Otros irremplazables o preciosos como la postal de un viaje o una foto específica que me gusta tener en papel; no sería lo mismo escanearla, pues carece de sentido la imagen en sí, lo que importa es lo que simboliza como objeto. Otros de estos objetos están en constante cambio, como los libros o revistas o las flores. Lo importante no es el libro exacto o el olor de ésa flor, lo que cuenta es tener el color y el olor de flores y algo que me guste leer. Es importante de hecho, que estos objetos estén en continuo cambio.

Reuniendo estos objetos mínimos en un rincón de mi habitación, se aprecian las necesidades particulares que tengo. Se aprecia además, que la colocación de estos objetos no es aleatoria; están distribuidos por intuición de una manera más o menos aleatoria. Después, me dispongo a vivir en este espacio durante unos días. Pronto me doy cuenta de que necesito una superficie vertical para apoyar la espalda. El dormir es sorprendentemente agradable sólo con un par de edredones a modo de futón.

12


Todo lo que necesito.

13


Instalaci贸n de lo m铆nimo, lo innecesario y lo secundario.

14


Esta instalación está pensada desde los objetos que necesito para una estancia cómoda, para unas acciones estáticas. Sin embargo, al salir de la guarida, me espera el mundo, donde debería ir vestida, para el que me gusta arreglarme, ducharme, etc. Aparecen otras actividades que se desarrollan aparte de esta intimidad creada por mi presencia y mis objetos. Estas actividades requieren de objetos que no son irremplazables, pero siempre necesarios. Una alfombra o unos cojines me los puede dar cualquiera, sin embargo mi ropa tiene que ser mía. No me sentiría cómoda vistiendo la de otra persona a modo de prestado. Por tanto, esta nueva categoría comprendería: muda de ropa para una semana, ordenador, móvil, cámara, cargadores, bolso, y una maleta o mochila para llevarlo todo. Estos son los objetos secundarios. No me aportan necesariamente felicidad -más allá del consumismo-, simplemente me permiten vivir en sociedad. Son prácticos. No se usan, están simplemente para ser usados en otros lugares. La casa no es lugar de trabajo, ni de acicalamiento. Teniendo las ciudades para ello, como ya he explicado antes, sería para mí un contrasentido infectar la atmosfera de la casa con acciones que pertenecen a otros lugares. De éstos, cabe destacar los dispositivos electrónicos, pues en la búsqueda de una mayor conexión con uno mismo, se pretende desconectarse de la tecnología. A todos nos ha pasado que miramos el móvil durante una comida, o consultamos el ordenador en una conversación. Se pierde intensidad. Sin embargo, estos mismos objetos son lo que en el exterior de mi Pao se usan para crear espacios íntimos, como hemos visto con los co-working bars.

15


En palabras de Andrés Jaque sobre su Sweet domestic Seoul: “Domesticity is no longer something that happens in a single place: the house. But something that is constructed by connecting different spaces spread out within the city. Home is not spatially fixed, unitary and consistent; but discontinuous, fragmented and constantly changing.”

En la búsqueda de una ciudad donde podría darse esta situación de máximos servicios, pienso en Londres, pues la conozco, y puedo entender cómo se desarrollaría este tipo de espacios ahí. Tras un estudio del centro de la ciudad, determino que Tottenham Court Road es la zona donde más servicios se concentran. Llegados a este punto, soy capaz de determinar los lugares a donde podría ir a comer, donde podría hacer ejercicio, donde podría leer, dormir, ducharme, etc. Las únicas actividades que la ciudad no me permite son las que me llevan a un estado emocional íntimo, las que dependen de cada individuo. En mi caso, la intimidad es: silencio, ruido, ver gente pasar, el anonimato, bailar, estar con amigos o sola, poca luz, leer, sexo, abstracción, poca luz…

16


El espacio que se ve en la instalación es el necesario para estar sentada leyendo o durmiendo, existe más espacio en la habitación que utilizo para leer de pie, hacer estiramientos o bailar arrítmicamente. Buscar hacer de este espacio el mínimo cómodo pasa por tomar decisiones como no hacer la prueba de espacio en un lugar cerrado, ni con límites visibles, pues estas condiciones variarían las acciones sobre la prueba. Elijo una de las maneras, hacerlo en la playa. La prueba de espacio consiste en poner música al azar y bailar hasta desvanecer, primero sola, y más tarde acompañada, pues me interesa saber cómo varía el espacio al estar más gente realizando la misma actividad, y además, me gusta estar con gente. La búsqueda de lo mínimo no debe olvidarse de la comodidad y la consiguiente felicidad. Como dice Jaume Prat (2014), hay que “proyectar al margen de los programas actuales, conseguir que esta reducción de espacio dormitorio no derive en subviviendas, desligar de una vez el valor del suelo de la arquitectura…”

17


Aproximaci贸n al espacio de baile de una persona.

18


Aproximaci贸n al espacio de baile de dos personas.

19


Proceso.

20


Con este método de medir lo invisible se descubre un contorno aleatorio pero aproximado del espacio necesario para bailar una o dos personas, que no es más que el espacio necesario para moverse con libertad en cualquier lugar. De haber realizado la prueba en una sala cerrada, o en la calle, las paredes o los bordillos habrían constituido un borde que funciona a modo de imán repelente, lo cual habría desvirtuado el ejercicio. Tras esta aproximación al espacio necesario, se descubre una delimitación de la guarida que va surgiendo. El asentamiento que creo para mí más allá de los límites de la vivienda convencional. Este tipo de asentamientos los podemos encontrar en el modo de configurar cualquier espacio efímero, por ejemplo el chiringuito que construye mi abuela cuando hace paella en casa, los puestos de dvds ilegales, o las chabolas;

Mi abuela y su chiringuito para paella

21


siendo éste último el caso más significativo. Alrededor del año 2009 se podía encontrar en la calle gente sin hogar por diferentes motivos económicos o sociales. Como pude ver en el periodo que trabajé en una asociación de ayuda a sin hogar, esta gente a menudo elegía vivir así en lugar de en un albergue, por independencia, por rebeldía u otras causas. Tras el avance de la crisis acaecida sobre el país en 2008, esta clase social ha aumentado significativamente, incluyendo en sus razones de vivir en la calle los desahucios. Este aumento de gente en las calles, ha resultado en la aparición de colonias de personas sin hogar, gente, en este caso, que en cuestión de meses ha pasado de una casa al uso, a vivir en la calle. En los asentamientos de estas personas que ve más la intención de llevar a su nuevo hogar los convencionalismos de la vivienda anterior. Echando un vistazo rápido, factores como la seguridad no pasan por alto, pero lo que me interesa es que una de las cosas a las que nadie renuncia es a la intimidad.

20minutos.es

22


Al encontrarse el asentamiento en mitad de la ciudad, estas personas cuentan con tiendas de campaña para protegerse del frío o la lluvia y para guardar los pocos objetos que mantienen. Estas son algunas observaciones que puedo hacer sobre estas chabolas desde mi apreciación externa. Obviamente no puedo llegar a entender las motivaciones de cada elemento, pero son interesantes los elementos comunes con lo que me planteo en mi habitación. Hago una prueba llevando los objetos anteriores a la calle. Una de las cosas que más llaman la atención es la cantidad de gente que mira de reojo. Se pueden evitar las miradas durante un rato, pero al final son molestas, no sé cómo aguantaría la chica nómada de Toyo Ito en el pedestal del centro comercial de Shibuya con todas esas miradas. Echo en falta algo que me cubra de las miradas y del viento. Es agradable ver gente pasar, incluso oír sus conversaciones a lo lejos. Y cuando no quiero oír más, me pongo unos tapones. Cuanto menos se oye y se ve a la gente, menos parece que existan. Pero entonces, ¿por qué no nos vamos a casa en lugar de evitarles? El hecho es que nos encanta estar con gente aunque no queramos estar con gente. En mi caso, aprecio esto cuando voy en autobús o tren, es cuando más concentrada estoy. El ver el paso rápido de la ciudad en la ventana, el traqueteo del autobús, el ir y venir de la gente… son situaciones que sin poder explicar, me aportan tranquilidad. En un espacio estático y opaco, el entorno me pide que le observe, los cuadros de mi casa o el árbol en el jardín, hacen que me quede mirándolos. Mientras que el pasar del tren no me permite fijar la vista por lo que o bien mis pensamientos vuelan mirando el paisaje correr, o bien fijo la vista en otra cosa, en el mejor de los casos, un libro. El llevar la instalación a la ciudad me permite nutrirme del entorno; estoy cerca de todo y con lo que necesito

23


conmigo. Sin embargo, no logro desvincularme de los electrodomésticos que en esta nueva forma de habitar surgen: el móvil y el ordenador. Quizás se quede en un sueño utópico el poder vivir y ser feliz sin estos aparatos, si quiera por un momento al día. En varias ocasiones me he encontrado desligada de estos instrumentos de la ciudad, pero siempre en situaciones de búsqueda del descanso y a poder ser sin cobertura. Teniendo como una base, que el nuevo prototipo de ciudadano necesita la ciudad para nutrirse, la desconexión de los electrodomésticos se me antoja en contraposición.

24


RESULTADOS Y CONCLUSIONES Así pues, encuentro tres puntos en la formación de estos espacios emocionales: la individualidad, la ciudad y la tecnología. Todos ellos interdependientes. La individualidad, para mí, es palpable en los objetos que me rodean y utilizo. En ellos me identifico y hablan de mi modo de vida, gustos y actividades. Ligando esto con la ciudad, la atmósfera de intimidad acaba de formarse cuando me encuentro en una situación de tranquilidad y confianza, y esto pasa por tener lo que necesito a mano, y más si pretendo vaciar la casa en lo posible para nutrirme del entorno. Por último, la tecnología surge de la sensación de sobrecogimiento al vivir sin tecnología. Se intenta ligar esta experiencia con las anteriormente nombradas pero tras las pruebas a escala real, no consigo llevarlo a cabo satisfactoriamente. En conclusión, existen ciertas características inherentes al ser humano tanto en un ambiente exterior como interior, de resguardo o exhibición. Este tipo de vivienda emocional que ponga a cada persona “en un estado de ánimo que lo impulse a escuchar, o leer, o sentir” como decía Zumthor, debe tener en cuenta el factor personal. Lo que pasa mí es necesariamente una ciudad, para otro puede ser un bosque, o un pueblo. La configuración de estos espacios puede tener en cuenta los objetos del individuo, como en mi caso, u otras componentes de su vida que se considere le completen.

25


NOTAS

[1] Pao para la chica nómada de Tokio es un conjunto de instalaciones realizadas por Toyo Ito entre el 1985 y 1989. [2] Espacios plurales: referido a los espacios capaces de almacenar gran variedad de actividades. [3] MITCHELL, William J., 1994. City of Bits: space, place, and the infobahn. Visto en: http://mitpress.mit.edu/e-books/City_of_Bits Visitado en 2014. [4] ITO, Toyo, 2000. Escritos. Murcia, COAT. [5] Casa Eames (1949): entendida como el contenedor libre donde los Eames desarrollaban sus actividades. Es además un espacio que permite una variación de usos muy amplia. [6] Rolex Learning Center (2010): proyecto de SANAA donde se da la fragmentación de espacios como modo de alcanzar intimidad y concentración. [7] Javier Ruíz Sánchez: Doctor aquitecto por la UPM, donde es actualmente profesor. Como urbanista reivindica el volver a usar la calle como lugar de encuentro e incertidumbre. [8] Agustín Fernández Mallo: Físico y escritor. Realiza libros enteros a modo de remake de obras anteriores, como El hacedor (de Borges) “remake” donde introduce elementos de nuestra época amoldándolos más o menos a la prosa del escritor, sin perder nunca los títulos y la estructura de capítulos. Por ejemplo, donde uno habla de Leopoldo Lugones, Milton y la Eneida el otro lo hace de Borges, Benet y Joy Division. [9] Artículo sobre Agustín Fernández Mallo: http://cultura.elpais.com/cultura/2011/10/01/actualidad/1 317420001_850215.html

26


[10] Sobre el fenómeno remaker: http://www.yorokobu.es/roba-como-un-genio/ http://salarconch.blogspot.com.es/2007/09/el-artistamediocre-copia-el-genio-roba.html [11] FERNÁNDEZ Mallo, Agustín, 2006. Nocilla Dream. Barcelona, Candaya. [12] Fundación Wikipedia, 25.01.2014. “Generación Nocilla”. http://es.wikipedia.org/wiki/Generaci%C3%B3n_Nocilla [13] Everything I have: obra de Simon Evans expuesta en Nueva York en el 2009. Se trata de una pared llena con fotografías de todo lo que posee, con una breve descripción de cada objeto.

27


BIBLIOGRAFÍA

Bashir, Stephanie, 09.11.2013. “Primite future. Sou Fujimoto”. http://www.iaacblog.com/maa2013-2014advanced-architecture-concepts/2013/11/primitive-futuresou-fujimoto/ Cireddu , Alessandra,, visto en 2010. “Reflexiones nómadas”. http://www.espacioema.com/reflexiones-nomadas/ DK-CM architects, visto en 2014. “Folk in a box”. http://www.dk-cm.com/projects/folk-in-a-box/ Fields Millburn, Joshua y Nicodemus, Ryan, visto en 2014. “ABOUT JOSHUA & RYAN”. http://www.theminimalists.com/about/ Fundación Wikipedia, 25.01.2014. “Generación Nocilla”. http://es.wikipedia.org/wiki/Generaci%C3%B3n_Nocilla Ignacio Alarcón Chacón, Ignacio, 10.09.2007. “El artista mediocre copia, el genio roba”. http://salarconch.blogspot.com.es/2007/09/el-artistamediocre-copia-el-genio-roba.html JM Reyes, 23.12.2013. “Ellas y los compactos”. http://tekhomes.blogspot.com.es/2013/12/ellas-y-loscompactos-one-upon-time-two.html La ciudad sistema, 09.01.2014. ““El Pao” Toyo Ito // “Suitaloon” Michael Webb // “Cúpula sobre Manhattan” Buckminster Fuller”. http://ciudadsistema.wordpress.com/2013/01/09/el-paotoyo-ito-suitaloon-michael-webb-cupula-sobre-manhattanbuckminster-fuller/ Lago, Eduardo, 15.02.2014. “La vanguardia vive en internet”. http://cultura.elpais.com/cultura/2014/02/12/actualidad/1 392223183_765280.html

28


Max Power, 24.11.2010. “25 años de la chica nómada”. http://www.ruespace.com/2010/11/25-anos-de-la-chicanomada.html Nagashima, Yu, 2013. Los atajos de Yuko. Barcelona, Quaterni. Plataforma Zzzinc, 03.05.2012. “Ciudad y nuevas tecnologías urbanas”. http://zzzinc.net/tag/ciudad-debits/ Prat, Jaume, 21.01.2014. “la vivienda difusa”. http://jaumeprat.com/la-vivienda-difusa/ Redactor del Sidney Morning Herald –sin determinar-, 31.05.2006. “We're all dressed up with something to show”. http://www.smh.com.au/articles/2004/05/30/1085855438192.h tml Rodríguez Fernández, Marta, 2014. “Arquitectura Petite: Charlotte Perriand & Kazuyo Sejima. Una historia transnacional” http://www.tdx.cat/handle/10803/131421 Rodríguez Marcos, Javier, 01.10.2011. “El peligro de “rehacer” a Borges”. http://cultura.elpais.com/cultura/2011/10/01/actualidad/1 317420001_850215.html Toledo, Mario, 25.07.2013. “Proliferan los asentamientos de personas sin techo en solares vacíos y bajo puentes de Madrid.” http://www.20minutos.es/noticia/1823062/0/sintecho-madrid/asentamientos-solares/vacios-puentes/ Townsend, Alaslair, 21.11.2013. “Why Japan is Crazy About Housing“ http://www.archdaily.com/450212/why-japan-iscrazy-about-housing/?ad_medium=widget&ad_name=mostvisited

29

Mi guarida nómada V1.0  

Primera versión del trabajo de investigación llevado a cabo en el curso de Proyectos V (2014), de mano de Ester Gisbert y Miguel Ródenas.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you