Issuu on Google+

abcdefghijklmnopqrstuvwxyz

Frente a la riqueza de posibilidades, el tipógrafo debe demostrar su saber, poseer una sólida formación, pues sólo el profesional bien formado, que posea un amplio bagaje de conocimientos, podrá estar a la altura”

A Frutiger, como a muchos estudiantes de diseño o bellas artes, sus padres no le auguraban futuro si escogían estas carreras para formarse profesionalmente; pero, en este caso, desde muy pequeño el interés radicaba en la escultura, desalentado por su padre decide vincularse a una imprenta y allí descubre las bondades de los materiales para hacer los diferentes tipos de letras. De manera paralela, asiste a la Escuela de Artes y Oficios de Zurcí donde se dedica al estudio y al diseño de la caligrafía.

10


A sus 23 años, realiza un trabajo de investigación sobre la escritura occidental que merece un premio del Ministerio del Interior y, a su vez, el reconocimiento del Presidente de la fundación Con todo el rigor que caracteriza a los suizos, Frutiger diseña un ingenioso sistema de numeración para poder diferenciar sus veintiún pesos entre itálicas, negritas, condensadas y anchos de esta tipografía, la más importante desarrollada por él e introducida al mercado en 1954, la Univers, que se convertiría en el modelo para las siguientes creaciones de tipos sin serifas o de palo seco.

año 2010 ha desarrollado más de treinta y ocho fuentes tipográficas, la evolución de los sistemas, tanto de impresión como de fotocomposición lo obligan a estar constantemente en evolución.2 Para el Metro de París, en los años 70, se le encomendó la tarea de realizar la nueva señalización, teniendo como base la tipografía Univers; entonces, decide realizar una variación para que al ser utilizada blanca o invertida en fondos oscuros en condiciones de poca luz, la legibilidad se mantuviera, dando paso a un nuevo proyecto que, treinta años después, nos dejaría conocer.

En una entrevista con Marcelle Charriére responde a la pregunta “¿Ha querido usted crear también, tipos relacionados con su época? ¿No es para usted un aspecto importante?” Adrian Frutiger dice: “sí, pero uno se da cuenta de ello retrospectivamente; uno es hijo de su época, la sufre. El estilo del Univers, por ejemplo, estaba en el aire después de la guerra; aunque sea algo exagerado, casi podría decir que se esperaba una renovación, que había una necesidad de crear” (Frutiger, 2002, p. 57).

En 1960, de la mano de su socio Bruno Pfäffli abren su propio estudio de diseño muy cerca de París que aún en la actualidad está abierto. “Adrian Frutiger se siente al servicio de la palabra, incluso aunque confié en las nuevas técnicas. Su objetivo declarado siempre ha sido hacer que las cosas formen un todo. Ha permanecido fiel a este principio hasta ahora. Da preferencia a las formas simples y claras, conoce las interacciones y el amplio espectro del blanco y del negro, de la luz y de la sombra. Su teclado creador posee teclas blancas y teclas negras. Siempre encuentra nuevas tonalidades y nuevas composiciones en el ámbito de la escritura” dice Horst Heiderhoff (Frutiger, 2002, p. 37), al referirse a la concepción de un tipo.

La influencia de las técnicas de impresión en la forma de los caracteres es evidente en toda la producción de Frutiger, desde su inicio hasta el

11

fo debe demostrar su saber, poseer una sólida formación, pues sólo el profesional bien formado, que posea un amplio bagaje de conocimientos, podrá estar a la altura” (Futiger, 2002, p. 62).

En el nuevo aeropuerto Charle de Gaulles de París se necesitaba diseñar el sistema de señalización acorde con la arquitectura del lugar, una vez más se le encomienda a Frutiger esta labor, y contra todo pronóstico, deja de lado la Univers para crear una nueva, de palo seco, legible, de fácil reconocimiento a gran distancia, vista de frente como en ángulo.

Dentro del evento Typomedia 97, Adrian Frutiger presentó en sociedad su nueva creación, el nuevo diseño de una gran familia; Linotype Univers con 59 pesos diferentes, Frutiger durante el siglo XX influyó de forma decisiva en la cultura de la escritura.

El resultado fue una tipografía simple, robusta, que cumplía con los requerimientos y objetivos y que como nombre adquiere el de su creador, Frutiger. Esta fuente no es fácil encasillarla dentro de los parámetros establecidos de las clasificaciones existentes, debido a que no es estrictamente geométrica ni humanista; pero, sus formas están diseñadas para que cada caracter individual sea reconocido fácilmente. Aunque fue pensada inicialmente para el uso a gran tamaño en el aeropuerto, su enorme calidad hizo que muchas marcas se apropiaran de ella, en la actualidad es una de las fuentes más usadas en la publicidad, tanto para titulares como para grandes bloques de texto.

Él piensa y crea con visión de conjunto: programa un nuevo tipo que responda a las necesidades de un mercado preciso y sea adaptable a cualquier reproducción específica. Trabaja con sólidos conocimientos históricos, base de todo nuevo alfabeto del presente y del futuro. Algunos de los numerosos tipos que ha concebido son utilizados a diario y se convertirán probablemente en clásicos. Donde se utilicen los tipos de letra de Frutiger, se encuentran siempre personas que conocen a fondo el oficio del diseñador, tipógrafo o de grafista, su mejor denominación. Actualmente, con 83 años aún continua su trabajo con ahínco, al lado de su amigo y socio Akira Kobayashi presidente director de Linotype, sin lugar a dudas, es un ejemplo para las generaciones actuales y futuras de diseñadores.

Adelantándose a los tiempos Emil Ruder en 1961, comenta: “En la arquitectura y la fabricación de productos también se revelan gran cantidad de novedades y de posibilidades. Éstas deben utilizarse de un modo inteligente y agradable […] Frente a la riqueza de posibilidades, el tipógra-

12


FRUTIGUER