Issuu on Google+

art&culture Cultura Urbana


diseño

CONTENIDO Foto: Cartel Urbano

Exposición Vintage Exposición Motilof Candelaria El eco- diseño de Sardinella El nuevo laboratorio de moda en bogotá Póngase la percha Jardines insurgentes ¿En qué anda el teatro independiente bogotano? Veinteenuno: una sola generación artística La mujer de las mil voces Festival me gusta Humor y Rock La ola electro-francesa en bogotá

3 3 4 5 5 6 7 9 10 11 11 14

Foto: Cartel Urbano

Exposición Motilof Candelaria Por medio de la instalación de una pequeña peluquería itinerante, La Peluqueria recorrió este agraciado lugar, invitando a sus personajes a motilarse, sin espejos y sin preguntas, escuchando sus miedos, sus vidas y sus deseos de cambio.

DÓNDE: La Peluqueria Cra 3 No. 15 A- 47 CUÁNDO: desde el jueves 10 de noviembre ENTRADA LIBRE

Exposición Vintage Una exposición compuesta por 13 obras de dibujo, pintura y escultura. Alejado del típico color y explosión de energía, esta muestra busca sorprender al espectador y acercarlo a la delicada rareza de las obras Vintage. Estas obras revelan el estilo con el cual el artista comenzó su carrera a fines de los años ‘80. Como lo manifiesta Britto, su mayor influencia la recibió de Picasso y el cubismo: Primero Picasso con sus estructuras y figuras exuberantes, y también el maravilloso Matisse con su arcoíris de colores. “Me familiarice con estos dos artistas a través de libros que había leído en Brasil. Cuando me mude a los Estados Unidos me presentaron a Andy Warhol, Keith Haring, y al fantástico Roy Lichtenstein”. Como un esbozo de la magia que tendrá la exposición, en estas obras encontrara que el dibujo y la composición monocromática son fundamentales, expresan imágenes sencillas y líneas sutiles.

DÓNDE: SUA Galería Cra 14 # 85 - 68 Local 4 CUÁNDO: Desde el 27 de octubre CUÁNTO: Entrada Libre

3


diseño

diseño Foto: Cartel Urbano Se llama Susan Sardiñas. Pero en el mundo de la moda ecológica es conocida como Sardinella.

El eco- diseño de Sardinella 4

Se llama Susan Sardiñas. Pero en el mundo de la moda ecológica es conocida como Sardinella. Esta diseñadora industrial bogotana vivió durante varios años en México, donde aprendió los secretos del diseño sostenible, y ahora regresa a Bogotá para compartir su experiencia. En su blog Sardinella Sardine, ofrece diferentes consejos de cómo podemos disminuir nuestro impacto ambiental con poco esfuerzo, ya sea dando un nuevo uso a prendas que teníamos archivadas, o a través de prácticas que promuevan el consumo responsable. Susan también es diseñadora de su propia marca, en la que cada una de sus piezas está hecha a partir de materiales recuperados del proceso de fabricación de textiles. Pero su compromiso con el medio ambiente no se detiene ahí. Cada decisión que toma en su vida está determinada por su impacto en el planeta: desde su alimentación (basada en su mayoría en productos orgánicos) hasta los objetos que usa a diario.

con marcas que le apuestan al reciclaje y eventos como el Trueque eco-chic, que buscan hacer conciencia por un consumo responsable. Sin embargo, creo que la tendencia llegó un poco tarde, porque eso que estoy viendo ahorita en Bogotá lo viví hace un par de años en México. El DF es una de las ciudades más contaminadas del mundo, y creo que eso contribuyó a que la gente tomara conciencia sobre el medio ambiente.

¿Por qué te inclinaste por el eco-diseño?

¿Cómo se puede ser ambientalmente responsable sin perder el estilo personal?

Sentí que como diseñadora, tenía mucha culpa sobre los objetos que usamos a diario, pues generamos más desechos de los que podemos transformar. Empecé a trabajar el tema en mi casa, con los elementos que tenía y me gustó mucho lo que podía lograr con pocos recursos y materiales ecológicos, y así arranqué. ¿Cuál es nuestra responsabilidad como consumidores con el estado del planeta y cómo podemos mejorar? Toda. Creo que importante que nos demos cuenta de que todo lo que hacemos tiene un impacto en el medio ambiente. Los consumidores debemos hacernos oír frente a las mar-

cas y exigir que asuman su responsabilidad. Ahora se volvió casi que una moda ponerle a cualquier producto la etiqueta de “verde” solo por razones de mercadeo, pero hay que preguntarnos si realmente el producto cuple con eso que anuncia. También he notado que muchas personas quieren cuidar el planeta y no saben cómo hacerlo, y por eso decidí crear mi blog, no para regañar o juzgar a la gente, sino para mostrarle que no se requiere un gran esfuerzo para apoyar el medio ambiente, sino que pequeñas acciones pueden hacer la diferencia. ¿Cómo ves a Colombia en términos de diseño ecológico en comparación con México? Estoy viendo en Bogotá un gran “boom” por lo ecológico,

Mucha gente tiene la idea de que ser ambientalmente responsable es ser hippie o verse sucio, y no tiene por qué ser así. No veo cómo cuidar el medio ambiente choque de alguna manera con el estilo personal, aunque si existen cosas que podemos hacer por el planeta desde el vestuario, como preferir la industria nacional y pensar en el uso que se le va a dar a cada prenda antes de comprarla. A veces no resisto hacer compras compulsivas, aún cuando sé que son prendas no muy amigables con el planeta. En ese caso, intento usar la pieza lo máximo posible, o intervenirla para transformarla y darle más opciones.

¿Cuáles son tus planes ahora que regresaste a Colombia? Los planes son todos. Quiero seguir con mi blog y hacer una alianza con todas las personas que trabajan en pro del medio ambiente aquí en Bogotá, y así llevar a cabo acciones concretas.El hecho de saber que puedes hacer una diferencia y actuar en pro del medio ambiente realmente te cambia la vida, así que me gustaría que más personas pudieran hacerlo.

Un florero que hizo Sardinella, a partir de una hoja de revista y una botella reciclada. Muy pronto el paso a paso.

Sardinella recomienda Un diseñador: Stella McCartney Un restaurante en Bogotá: V de Verde Un documental: Food Inc. Un proyecto: The story of Stuff (historia del agua embotellada). Una frase: “El mejor desecho es el que no se hace”.

El nuevo laboratorio de moda en bogotá

Póngase la percha

Foto: Cartel Urbano

VintageLab es la primera tienda Vintage en Bogotá. Desde el 22 de octubre, encontrará ropa, accesorios, piezas antiguas y asesoría en diseño de moda y espacios. Pasar al closet personal las blusas, zapatos, pantalones o carteras de la abuela, es bastante efectivo cuando el objetivo es conseguir una pinta retro. Sin embargo, VintageLab es un proyecto que llega con el propósito de antojarlo no sólo de ropa sino accesorios, piezas y objetos que lo remonten a épocas doradas.Las hermanas Andrea, Arquitecta y Natalia López, Diseñadora de moda y gráfica, hace unos años retomaron este proyecto que nació en 2006. Moviéndose por internet se dieron a conocer y por medio de desfiles y colecciones curiosas como sacos de navidad o los Bill Cosby, su proyecto fue tomando fuerza, lo que las llevó a abrir una tienda con todas sus adquisiciones.Como afirman sus creadoras, esta es una idea de tres universos cobijados bajo el concepto vintage. Por un lado funciona como curaduría de piezas y objetos que han sido resultado de una colección única, entre las que sobresalen piezas de diseñadores como Chanel, Moschino, Escada, Lacroix y Givenchy. Y por otro, es un laboratorio en el que crean ropa, accesorios, objetos con diseños únicos y videos con los que enseñan a crear piezas con poco dinero. Paralelamente disponen de un estudio de diseño gráfico, de espacios, styling y asesoría personal.“Usamos piezas vintage y las intervenimos con el fin de crear diseños diferentes a los originales. Por ejemplo, compramos una chaqueta de gamuza de los 80s y la usamos para crear una cartera. (…) Faldas tubo hechas de pantalones de hombre en algodón, vestidos fabricados a partir de camisas de los 70s.” sostiene Natalia.Esta tienda, ubicada en la Cra. 6 No. 56-42 abrirá las puertas al público el próximo 22 de Octubre desde las 2 de la tarde para convertirse en un referente de moda singular, de alta calidad, con precios justos y con un alto valor sentimental, pues siempre nos conecta con personas o situaciones del pasado. VintageLab una opción para conseguir prendas únicas y con personalidad.

Foto: Paula Góngora

La percha más que un espacio de moda, es una opción de deleite visual, un proyecto que ha tenido la capacidad de hibridar armónicamente conceptos de arte, diseño, moda y esparcimiento. Encarna una propuesta alternativa para que los bogotanos se pongan cita en una emblemática casa del barrio Quinta Camacho, para dejase provocar por nuevas ideas de exhibición. Como afirman sus creadores, resulta cautivador el logro de “integrar varios espacios con una misma sincronía”, teniendo en cuenta que, bajo un mismo techo, podrá antojarse de las originales propuestas de diseño, colgadas en llamativas vitrinas que, más que un estático cubo transparente de muestra, se convierten en ambientes y curiosos bloques espaciales de exposición. Paralelamente conseguirá darse una pasada por el “Café del Árbol”, un café francés que bajo la estética botánica despliega la confortabilidad vegetal para que los visitantes se distraigan. Finalmente, si se considera una persona inquieta por experimentar con nuevas tendencias estéticas, “De Rulo” es la peluquería indicada para que se atreva a lucir una significativa transformación en su look. Para agitados, exigentes e innovadores públicos, espacios de este estilo se convierten en fuente efervescente de creatividad y cultura, además de abarcar nuevos mercados locales de arte, que en este caso desde el diseño de modas le hacen guiño para que se anime a ponerse la nueva Percha.

La percha más que un espacio de moda, es una opción de deleite visual, un proyecto que ha tenido la capacidad de hibridar armónicamente conceptos de arte, diseño, moda y esparcimiento.

5


diseño

Jardines insurgentes

Un proyecto que le apuesta a intervenir espacios que generen una reflexión sobre el ambiente y la convivencia.

Foto: Cartel Urbano

arte ¿En qué anda el teatro independiente bogotano? Este recorrido por la dramaturgia bogotana prueba que, pese a las dificultades, hay grupos que viven y respiran teatro.

6

ardines insurgentes es una iniciativa del espacio independiente Casa Entrecomillas, en asociación con La Redada y varios colectivos y artistas como Mi caballito de Acero, Troyan Trash, 15-16, Jim Pluk, Nómada, Dablo, Cochino, Ess, entre muchos más, que intervienen algunos puntos de la ciudad saturados por basuras, contaminación visual y auditiva.Según los creadores de este proyecto. la falta de comunicación y reconocimiento por parte de la comunidad sobre estos espacio se debe, en parte a los problemas ambientales a los que se enfrentan a diario. Ya arrancó con Rio Arzobispo (Calle 40 con Av. Caracas), Colegio Manuela Beltrán (Calle 57 con Av. Caracas) y La Redada (Calle 17 # 2-51). La intervención consiste en apropiarse de un punto específico de la ciudad y hacer ilustración, graffiti, stencil, siembra y bricolaje con el objetivo de generar un impacto en la comunidad. Se busca que los ciudadanos noten el cambio que se le ha dado a un espacio que antes funcionaba como basurero ambulante, y así generar reflexiones sobre el ambiente y la convivencia.Aparte de los cuatros espacios ya mencionados, se hizo una serie de intervenciones guerrilla a menor escala en las que se introdujeron plantas a más de 15 huecos de tapas robadas de los registros del acueducto, que no solo generaban accidentes sino que funcionaban como caneca para los ciudadanos.El futuro de los jardines no está claro aún. “Nosotros quisiéramos replicar esta acción por todo Bogotá en lugares aún más conflictivos, donde la calle no es lugar para nadie, donde es 10 veces más hostil transitarlos, apropiarlos, vivirlos. Quisiéramos expandir la acción, a nivel local, regional, municipal, departamental, nacional, e internacional”, según dice Maria Jose Olmos directora creativa de Casa Entrecomillas.

Foto: Cartel Urbano

La intervención consiste en apropiarse de un punto específico de la ciudad y hacer ilustración, graffiti, stencil, siembra y bricolaje con el objetivo de generar un impacto en la comunidad. Foto: Cartel Urbano

“Un teatro que se arriesga y pone el deseo de crear por encima de los gustos de un mercado”. Así define el teatro alternativo Carlos Satizábal, dramaturgo de la Corporación colombiana de teatro. “Idealmente, el teatro alternativo es aquel que rompe con los patrones culturales y de poder, a diferencia de las propuestas comerciales, que a menudo los reproducen”, concluye Satizábal. No es difícil pensar que la oferta teatral bogotana es poco variada, si nos remitimos a las comedias fáciles con figuras famosas por sus apariciones en televisión. No obstante, existen decenas de grupos en Bogotá, que sin presupuestos abultados o actores reconocidos, tienen una aproximación diferente al teatro, que no necesariamente cuenta con la misma difusión o apoyo. Esto sin contar que el teatro es una de las artes más olvidadas por el Estado. “Si hay una ley de fomento para el cine, ¿por qué no puede haber lo mismo para el teatro?, se pregunta Hernando Parra, director del Teatro R101, uno de los epicentros del teatro independiente en Bogotá. “El teatro en Bogotá se divide entre varias islas. Cada uno está en su grupo y hace falta unificar propuestas y ver cómo nos podemos ayudar entre todos a consolidar la industria”, opina Nico-

Foto: Cartel Urbano

lás González, director del grupo Trastorno Obsesivo Teatral.Hernando Parra está de acuerdo. “Siempre ha sido muy difícil para nosotros agremiarnos. Pareciera que ser independiente fuera un castigo, pero no tiene que ser así, si todos trabajamos juntos”. Aunque es fácil hacerse la víctima y caer en el cliché de “comercial vs independiente”, para Daniel Calderón, de Deca Teatro, ese no debe ser el principal factor para determinar la calidad de las propuestas, pues “así como hay obras excelentes en los teatros de mayor renombre, también hay grupos alternativos que caen en lugares comunes. En cierta medida todas las obras deben ser comerciales de alguna manera”, explica. Aunque es difícil unir todas las propuestas, existen algunos rasgos que identifican al teatro independiente actual: “son obras que se a menudo se preguntan por la violencia y el conflicto, que buscan lenguajes distintos al hablado, y exploran diferentes maneras de presentarse”, según describe Parra. En todas las temáticas y formatos, lo cierto es que el teatro se vive en Bogotá, más allá de Festival Iberoamericano de Teatro. A continuación, cinco grupos a los que no les importan las dificultades, si de hacer teatro se trata.

Deca Teatro

Foto: Cartel Urbano

7 A la disciplina, más que el talento, es a lo que Daniel Calderón, director y fundador de Deca Teatro le atribuye a los más de siete años de existencia de su compañía de teatro, que también hace las veces de escuela de formación actoral para personas de todas las edades. Calderón ha trabajado en televisión y cine, pero se ha dedicado de lleno al montaje de obras teatrales en todos sus aspectos: desde dirección, actuación, producción y dirección de arte. Sus más de 500 presentaciones en diferentes ciudades no guardan un tema específico, y van desde piezas infantiles y familares, hasta comedias y piezas de suspenso. “No creemos en la etiqueta de los mal llamado comercial, nos importa ante todo hacer teatro de calidad”. Deca empezó con sede en La Castellana, pero actualmente funcionan en el Teatro 101.

“Un teatro que se arriesga y pone el deseo de crear por encima de los gustos de un mercado”


Trastorno Obsesivo Teatral (TOT)

arte Foto: Cartel Urbano

arte

Foto: Cartel Urbano

Mapa Teatro

de las artes”, explica Nicolás González, uno de sus fundadores. Y aunque nunca tuvieron la intención de que sus obras tuvieran un tema psicológico, coincidencialmente todas han abordado el tema de la locura, y la mente humana, como A puerta cerrada, original de Jean Paul Sartre, que se cuestiona sobre la codependencia del ser humano. TOT planea seguir consolidando la calidad de sus propuestas y en noviembre tendrán la segunda edición de su Festival TOT, en el que presentan algunos de sus mejores montajes.

La maldita vanidad Este colectivo surgió hace dos años, y ya es reconocido por sus propuestas en espacios no convencionales. El apartamento de Jorge Marín, en Chapinero, fue el escenario para su primera obra El autor intelectual. “Empezamos ensayando en mi casa y nos dimos cuenta de que lo mejor era hacer la obra ahí mismo, pues queríamos darle al espectador la sensación de chismoso”, comenta Marín (los espectadores veían la obra a través de una ventana, en funciones que no excedían). Esta obra formó parte del repertorio del Festival Iberoamericano de Teatro 2010. La sede para su siguiente montaje, Los Autores materiales, fue otro apartamento, esta vez en el barrio La Soledad. Ambas piezas forman parte de un laboratorio creativo, en el que Marín, junto con los demás integrantes del colectivo, explora el concepto de disfuncionalidad familiar, aplicado a un concepto real y cotidiano.

Barraca teatro Sus montajes ya son reconocidos por abordar temas que aún siguen siendo tabú. El beso de Dick, con la historia de dos jóvenes homosexuales; Al Natural, con siete actores completamente des-

Foto: Cartel Urbano

8

Aunque empezaron sólo psicólogos en el grupo, ahora hay más de cuarenta personas en Trastorno Obsesivo Teatral, que arrancó como grupo universitario y ahora ya es reconocida como asociación cultural por la cámara de comercio. Actores empíricos, profesionales, cirqueros, malabaristas y bailarines de danza contemporánea conforman esta compañía, con seis años de experiencia. Los fundadores del grupo son psicólogos con una inquietud por las artes escénicas, aunque ahora hay profesionales de todas las áreas en el grupo. “La interdisciplinariedad cumple un papel fundamental a la hora de analizar al ser humano a través

nudos en escena; Postales, que gira en torno a una relación edípica. “Sabemos que nuestros montajes son arriesgados y no son para todo el mundo, pero no buscamos complacer a nadie. Hacemos lo que queremos y ya será el público quien decida qué quiere ver”, dice Daniel Galeano, director de esta compañía que ya lleva más de quince años funcionando, de los cuales dos han contado con sala propia. Ya el público sabe a qué se enfrenta cuando va a ver una obra de barraca teatro, por eso a Galeano no le importa que los identifiquen con sólo un tipo de teatro. “Si tenemos algunos temas recurrentes, pero la idea es mostrar cosas nuevas. La idea no es escandalizar por escandalizar, sino mostrar piezas que se destaquen entre otras con un contenido similar”, enfatiza Galeano. Y aunque la mayoría de sus montajes han sido exitosos, otros no han corrido con la misma suerte, como Mataron a Susi, que la fue a ver un solo espectador a toda la temporada. “Hay que reconocer que el teatro es un negocio de bemoles, a veces las cosas funciona y a veces no, y hay que aprender a vivir con eso en el teatro”.

Heidi y Rolf Adberhalden son los creadores de Mapa Teatro, uno de los espacios teatrales más arriesgados de Bogotá, que actualmente se ubica en la calle 21 con carrera séptima. Empezó en París en 1984 como parte de una residencia artística, y funciona en la capital desde 1986, año desde el cual se han destacado por sus piezas innovadoras y multidisciplinarias, que mezclan géneros como ópera, video, instalación, performance, e intervención callejera. Para ellos no existen fronteras entre las artes. Temas como la desaparición del cartucho o la persecución de grupos paramilitares reciben un tratamiento innovador y vanguardista con la mirada de Mapa Teatro. Es uno de los grupos de teatro colombianos más famosos en el exterior. Algunas de sus obras, como Exxxtrañas amazonas, Testigos en las ruinas o Los santos inocentes, han sido aclamadas en festivales de teatro de Praga, Seúl, Munich, Nueva York y recientemente en Sao Paulo.

9 Foto: Cartel Urbano

Veinteenuno: una sola generación artística Veinteenuno es una novedosa propuesta, que en su primera edición, busca promover el coleccionismo en nuestro país. Desde el 13 de agosto y por una semana entera se pondrán cita artistas, coleccionistas e interesados, en el estudio-taller en la calle 45 Nº21 apto 201. Allí, los asistentes podrán fisgonear, debatir y adquirir alguna de las obras que serán presentadas por medios alternos como artículos de prensa, páginas de los artistas y portafolios que rodarán durante estos días de tertulia y negociación.Adriana Cuellar, una de las artistas invitadas destaca la relevancia del evento por activar la búsqueda de espacios diferentes a los institucionalizados como galerías y ferias de arte.Sin duda, una propuesta nunca antes vista, en la que las palabras y argumentos de los artistas serán lo suficientemente considerables para valorar una obra. Se trata de un proyecto experimental que desde el diálogo y la investigación, propone nuevas alternativas en el mercado artístico colombiano.

Veinteenuno es una novedosa propuesta, que en su primera edición, busca promover el coleccionismo en nuestro país.

Participan: Angélica Zorrilla Adriana Salazar Lía García Camila Echeverría Catalina Jaramillo Mónica Páez David Peña Alexandra Mccormick Adriana Cuéllar Margarita García Adriana Ramírez Karen Aune Rodrigo Echeverry Proyecto Guardería Máximo Florez


Foto: Cartel Urbano

arte

10

música Humor y Rock

La mujer de las mil voces La mexicana Laura Torres, una de las actrices de doblaje más famosas de Latinoamérica, estará en Bogotá en el marco del Salón del Ocio y la Fantasía (SOFA) 2011.

¿Qué tienen en común Daria de MTV, Gokú de Dragon Ball, Tommy Pickles de Rugrats (Aventuras en pañales), y Shippo de Inuyasha? En español, todos comparten la voz de la mexicana Laura Torres, una de las más destacadas actrices de doblaje de Latinoamérica. Son más de 70 los personajes de animé, películas y series a los que Torres ha prestado su voz: desde Gokú y Gohan de Dragon Ball, Martin Prince y Rafa Gorgory de Los Simpson, Sam Dullard de Rocket Power, Daria Morgendorffer de MTV, hasta actrices como Julia Roberts, Angelina Jolie y Salma Hayek. Esta actriz nació en México D.F, en 1961. Estudió actuación en California, pero desde muy pequeña le interesó el doblaje. “De niña, Los ángeles de Charlie era una de mis series favoritas, y me pareció fascinante cuando me dijeron que las protagonistas no eran mexicanas, sino que había actrices que hacían su voz en español, y desde ahí me llamó la atención el doblaje”, dijo en una entrevista en México con Doblajeyanime. Ya pasaron más de 20 años desde que dobló su primera serie, en 1991. Se llamaba "Bon Peti Bu”, y narraba la historia de un niño que tenía un carro amarillo que hablaba. Le es difícil escoger su personaje favorito de todos los que ha interpretado, pero sin duda Gokú de Dragon Ball Z (niño) es uno de los más recordados y también uno de los más especiales para ella. “Gokú me arranca sonrisas y lágrimas y llega a lo profundo de mi corazón. Me ha permitido sentir el cariño de muchas personas. También me parece que su historia es apasionante”. Por el contrario, se aburrió con Pink Girl de los Power Rangers. "Sé que es una serie que le gusta a mucha gente, pero no me gustaba mi personaje, porque casi no hablaba. "Oh Tommy..." era lo único que decía...". Y aunque no sea sencillo imitar la voz de tantas personas distintas, para ella ningún personaje es difícil de lograr, si se tiene una conexión emocional. Como lo dijo en una entrevista en México, “Para mí, lo más importante es conectar tu mente y corazón, y así simplemente la voz sale y le llega a la gente través de la pantalla”. Laura considera que es clave el respeto, tanto por sus personajes como por su trabajo. "Nunca llego a trabajar pensando que lo sé todo. Esta es una profesión que debe tratarse con seriedad, y muchas personas no le dan el valor que merece. Lo único que aspiro es hacer mi trabajo lo mejor que me sea posible".

Foto: Cartel Urbano Foto: Cartel Urbano

Fue en los 80 cuando, asediados por el rock en español, Latinoamérica hizo posible el milagro de la risa. Bandas de todo tipo, buenas y malas, geniales y mediocres, se escuchaban por los diales y eran, para toda una época y una generación, su identidad. El humor y el rock hacen una unión prolija. La rebeldía, la inocencia y el desencanto hecho risas entre guitarras son la mejor forma para hacer que el universo resulte más amable, más posible.

La Trinca

Festival me gusta Los artistas jóvenes de la localidad de Teusaquillo tendrán una jornada de cuatro días en donde podrán hacer visible su trabajo a través de cinco categorías: Performance, Arte Urbano, Artes Visuales, Música y Break Dance; y este año, a petición de los jóvenes de la localidad, Casa Ensamble y la Alcaldía Local, organizaron la tercera versión del Festival, que esta vez se llamará “ME GUSTA”, y tiene como objetivo principal develar todos aquellos talentos anónimos que habitan una localidad reconocida por su ambiente cultural. Escuche en vivo a: THE MILLS - MONSIEUR PERINÉ - FRENTE CUMBIERO - DJ FRESH.

DÓNDE: Casa Ensamble Av. Cra 24 Nro. 41 - 69 o en algún espacios de Teusaquillo. CUÁNDO: del 16 al 20 de noviembre

Los catalanes Josep Maria Mainat, Miquel Àngel Pasqual y Toni Cruz, formaron la banda a finales de los 60 con la intención de usar su música para hacer crítica social y política, imponiéndose ante el régimen franquista. Sin embargo, fue en la década de los 80 cuando el público les dio el aplauso luego de haber hecho su primera producción en español titulada, a manera de broma, Quesquesé se merde. Éxitos como Agamenón y la cabra y Oda al papel higiénico, trazaron el norte de una de las bandas más revolucionarias del mundo del espectáculo en España. En 1985, tras la presentación de su sencillo Quiero una novia pechugona, La Trinca pasó a ser una de las bandas de mayor prestigio.

11


música

Los toreros muertos Tuvo su nacimiento en 1985 cuando Pablo Carbonell, Many Moure y Guillermo Piccolini decidieron poner en marcha un proyecto musical que por medio del humor traspasaría fronteras y sería una de las bandas más aclamadas de la época. Canciones como Mi agüita amarilla o Pilar siguen siendo estandartes del rock hispanoamericano y, sin lugar a dudas, Los Toreros Muertos son todaía una agrupación que da de que hablar cuando de música española se trata.Cuando apareció su primer álbum, 30 años de éxitos (1986), la banda ganó de inmediato el reconocimiento del público y sus canciones encabezaron listas de audiencias y favoritismo.En 1992 la banda se disolvió dejando un silencio inmerecido en el mundo del rock. Pero la herencia de la risa y la música ha traspasado puertas y fronteras, es por esto que en el año 2007, quizá por una deuda impagable con el pasado, Los Toreros Muertos volvieron a unirse y ahora podemos verlos, escucharlos y pedirles a grito herido que nos bañen más con su agüita amarilla y nos hagan partícipes del milagro de su música.

Los Twist Precursores del humor en el país del llamado rock de culto en Hispanoamérica, la banda surgió en los 80 para modificar estilos y generar nuevas propuestas de rock argentino sin dejar a un lado la seriedad de las composiciones y la buena música. Charly García les produjo “La dicha en movimiento” (1983), álbum en el que trabajó, como teclista invitado, el aclamado rockero Andrés Calamaro, y del que fueron aplaudidos temas como “Pensé que se trataba de cieguitos”, “Jugando hulahula” y “Ritmo colocado”, canciones rítmicas que rozan lo bailable sin degradar el género. La banda dejó seis producciones que siguen siendo un manjar para el oído, el cuerpo y el buen humor.

13


música La ola electrofrancesa en bogotá Del sello Ed Banger Records (Justice, Breakbot, Uffie) llegó DJ Feadz desde Francia, el pasado cuatro de noviembre a Latora4brazos.

14

La escena electrónica actual no sería la misma sin la contribución de Ed Banger Records, sello creado en 2002 detrás de proyectos como Justice,Breakbot y el fallecido DJ Medhi. DJ Feadz es otro de los actos de esta disquera, quien se hizo famoso por su colaboración con su entonces novia y compañera de sello Uffie, considerada como una musa por DJs franceses y una de las artistas más reconocidas de Ed Banger. Aunque empezó haciendo hip hop en la década de los noventa, el giro a lo electrónico fue natural para él, tras conocer al productor Mr Oizo también de Ed Banger. “Muchos estaban haciendo el cambio a la electrónicay sentí que era el momento de hacerlo”, dice Fabien Pitana (DJ Feadz). Pero lejos de abandonar el hip hop, lo unió a géneros como el house y tecno para producir el coctel musical que lo ha posicionado como uno de los mayores DJs de su sello. Ha hecho remixes de Justice, Modeselektor, Boys Noize entre muchos otros. Pero confiesa que prefiere hacer sus propias mezclas, aunque es “abierto y curioso a nuevos proyectos”. Y aunque no conocía mucho sobre la tendencia de mezclar folclor con música electrónica que reina en Latinoamérica, su acompañante en Bogotá fue Danny Boom, de Systema Solar, al igual que Lucca, con las visuales de Doll Act.

Foto: Cartel Urbano


art&culture Cultura Urbana


art&culture 2