Issuu on Google+

Solidaridad

indĂ­gena

Mario H. Valencia Alzate


Cuando   la   indígena   trataba   de   acomodar   a   su   hijito   sobre   la   espalda,   sucedió   que,   de   súbito,   el   pequeño   quedó  con  la  cadera  por  sobre  los  trapos  que  le  servían   de  sostén,  de  tal  suerte  que  se  dobló  involuntariamente   por  las  rodillas.  Su  madre  trató  de  sostenerlo,  echando   los  brazos  hacia  atrás.  Abría  y  cerraba  las  manos  en  un   apresurado  empeño  por  asirlo  por  alguna  de  las  partes   de   su   endeble   cuerpecito.   Pero   fue   inútil:   el   pequeño   cayó  al  piso  sin  que  la  madre  pudiera  detener  la  caída.   El  ruido  de  la  cabeza  contra  la  acera  fue  ahogado  por   el  del  tren  metropolitano  que  pasaba  alto,  por  sobre  el   viaducto.


Vino  entonces  la  hermana  de  la  madre  para  ayudar  a  la           desventurada.  Le  recibió  al  pequeño,  que  ya  lo  tenía  en   brazos,   y   empezó   a   acomodarlo   en   la   espalda   de   la   madre.  Luego,  habiendo  terminado  de  apretar  bien  los   trapos,  tomó  de  la  mano  a  su  hermana  y  caminaron  las   dos,  alejándose  de  mí.  En  ese  momento  pude  ver  bien   el  bultico  que  formaba  el  muñeco,  con  cuerpo  de  trapo   y  cabeza  de  plástico,  amarrado  contra  la  espalda  de  la   niña.


Autor Mario  Hernán  Valencia  Alzate www.mariohvalencia.blogspot.com Ilustración Hernán  Marín www.hernanmarin.co Diseño Alejandro  Valencia-­Tobón www.alejandrovalenciat.com

Medellín,  Colombia-­Sur  América 2012


Solidaridad indígena