Issuu on Google+

DISEÑO TERRITORIAL

SUA UBA

UNA CARA ANCESTRAL DE BOGOTÁ

ALEJANDRA SARMIENTO SALAZAR


2


3


“...Es importante reconocer que la ciudad es un acto individual y colectivo que se ha venido gestando de generación en generación, en donde uno puede leer la historia que en ella se ha desarrollado. La modernidad y el progreso atenta con esa historia y va borrando sus huellas y así vamos sin darnos cuenta, generando una sociedad con una memoria homogenizada y sin identidad de barrio, ciudad y de país.” Miriam Abramson

4


ÍNDICE

1. Introducción 2. Abordaje del Proyecto 3. Territorio 4. Estado del Arte 5. Método de Diseño 6. Propuesta 7. Recomendaciones 8. Referencias 5


1.

INTRODUCCIÓN

Cuando nos preguntamos por el territorio que habitamos, la gran mayoría de veces nos remitimos a un espacio físico palpable e identificable en un mapa, un lugar que probablemente pensemos temporal. Sin embargo, cuando ampliamos la mirada y reconocemos que ese territorio no es sólo el lugar de mi desarrollo personal, en donde me siento seguro, sino un espacio habitado por la memoria y la experiencia no sólo mía sino de mis ancestros, entonces el territorio emerge como una dimensión temporal, espacial y relacional. En consecuencia, este proyecto de diseño se permite abordar el territorio “desde una perspectiva cultural, como espacio construido por los grupos sociales a través del tiempo, a la medida y a la manera de sus tradiciones, pensamientos, sueños y necesidades, territorios que significan mucho más que espacio físico poblado por distintas formas de vida que se relacionan, cooperan y compiten en6

tre sí; lo que permite concebir al territorio como un campo relacional.”0 Para que de tal manera podamos entender que así como nosotros, el territorio tiene muchas capas cada una tan valiosa como la anterior. Y que somos uno con el territorio, que si lo desconocemos nos estamos desconociendo a nosotros mismos, que si lo transformamos nos estamos transformando a nosotros mismos y que si lo marcamos nos estamos marcando a nosotros mismos. Por tanto, actuando desde esta postura podremos recomponer, resignificar, revalorizar y visibilizar el territorio como un ente vivo, cuya fuerza nos subyuga y determina nuestro accionar. En el cual reconocemos nuestro pasado, entendemos nuestro presente y proyectamos nuestro futuro.

0. RESTREPO, G. (2011). Aproximación cultural al concepto de territorio. Revista Perspectiva Geográfica. Biblioteca Virtual del Banco de la República.


2.

ABORDAJE DEL PROYECTO

Este proyecto se debe comprender desde sus tres ejes centrales, el primero es la sustentabilidad cultural. Entendida como la necesidad presente de darle un cambio de perspectiva a los espacios que conmemoran la memoria colectiva, en los cuales hemos caído en el error de congelar como museos, perdiendo así su vigencia y sentido para la sociedad contemporánea. En lugar de intervenirlos de tal manera que sean espacios utilizados cotidianamente en donde los ciudadanos dan cuenta claramente de su historia. El segundo es el patrimonio cultural, entendido no sólo desde los monumentos y edificaciones institucionales, sino desde sus calles, su historia, su gente, tradiciones y estilos de vida. Es decir un patrimonio vivo, vigente, que se construye a diario con la interacción de nosotros y nuestro entorno. Y el tercero son las manifestaciones de la cultura

entendidas como textos, incluidas las no verbales, las cuales contienen mensajes, significados y funciones puntuales para la comunidad que las adopta; caracterizadas por una sintáctica, semántica y pragmática determinadas. Entonces partiendo de estos ejes se hizo un acercamiento al territorio desde una perspectiva macro (cartografías y estudios a vuelo de pájaro) y una perspectiva micro (estudios de recorridos, observación de comportamientos y actividades, entrevistas). Para así determinar los lugares precisos y la narración para una intervención urbana que construya a partir de todos esos insumos, los elementos de identidad que conecten nuestro pasado ancestral con nuestro mundo contemporáneo y conciban una imagen particular e identificable del territorio. Objetivo 1: Identiicar patrones y elementos representativos del territorio. Entregable 1: Sintaxis de la propuesta (Áreas, nodos, hitos, bordes y caminos. Objetivo 2: Comunicar eficazmente los elementos representativos del territorio. Entregable 2: Medios de Comunicación e Itinerario Cultural.

7


3.

TERRITORIO Continente: América del Sur País: Colombia Región: Andina Departamento: Cundinamarca Ciudad: Bogotá Localidad: Suba

Durante la conquista y colonia, en lo que se conoce hoy como el territorio de Bogotá (Bacatá, ciudad de encuentro con los Dioses, para nuestros ancestros), los españoles fundaron un núcleo central para la residencia española que fue Santa fe (centro histórico de la ciudad) y seis núcleos fundacionales, catalogados hoy como sectores de interés cultural (Usaquen, Suba, Engativá, Fontibón, Bosa y Usme) en territorio indígena para poder ejercer un control y acostumbrar a los indígenas a la autoridad española. Actualmente estos núcleos fundacionales se con8

servan con su traza en damero y su plaza principal, sin embargo día tras día la memoria indígena de esos territorios se ha ido mermando hasta ser desconocida por los mismos habitantes de la ciudad. En consecuencia para este proyecto, se escogió el territorio de Suba (Sua Uba para la comunidad Muisca), como un territorio piloto para proyectar un método y una estrategia de diseño dirigida a la revalorización de la memoria ancestral y por tanto del núcleo fundacional, con miras a ser replicable en condiciones similares.


El territorio de Suba actualmente es una de las localidades más extensas en área después de Sumapaz, Ciudad Bolivar y Usme con 10.056 Ha, en donde los elementos naturales no sólo demarcan sus límites, como el río Bogotá al occidente o el Río Juan Amarillo al sur sino que se vuelven elementos referenciales y de identificación como el Cerro La Conejera, los Humedales La Conejera, Juan Amarillo, Córdoba y Guaymaral, y el parque Mirador de los Nevados. Sin embargo por esta misma extensión del territorio, aún cuando muchos de estos espacios se han grabado en la memoria como hitos, han perdido el carácter de accesibles dado que la desigualdad social ha permeado varios de ellos y los ha convertido en espacios catalogados como peligrosos. En términos demográficos, esta localidad tiene la mayor cantidad de población con 1’018,629 habitantes1, en donde el 0.38% es catalogada como indígena y cuyo grupo con mayor representación es 1. DANE, SDP, Censo de Población 2005, Bogotá D.C. 2. “La visibilización estadística de los grupos étnicos en Bogotá”, DANE 2009.

el Muisca2. Por esta razón en la localidad de Suba se encuentran vigentes y funcionando organizaciones independientes como el Cabildo Muisca de Suba (reconocida por el gobierno desde 1992), o como el Cabildo Muisca-Chibcha Mayor de Bacatá que diariamente trabajan por la recuperación y preservación de la memoria ancestral del territorio mediante programas y proyectos dirigidos y gestionados por la misma comunidad. Esto demuestra no sólo el interés por reconocer e identificar la memoria ancestral del territorio, sino que además pone en consideración lo que se denomina como la memoria colectiva, dado que nos hace preguntarnos si efectivamente la memoria que se debería preservar es una sola o por lo contrario es una unidad compuesta de muchas partes, de muchas caras que se relacionan, se superponen, y que al interactuar la definen y la hacen única frente a cualquier otra. 9


N

CONVENCIONES Zonas verdes Cuerpos de agua Zonas de reserva Núcleo fundacional de Suba Bienes de interés cultural Zonas de interés arqueológico Asentamientos Muiscas Zonas de Camellones muiscas

10


Suba si bien se puede obsevar con esta visión macro (a vuelo de pájaro) se muestra como un territorio complejo, en el cual las capas que la componen se van superponiendo y definiendo las zonas de mayor interés. En este caso, las áreas que son reiterativas se encuentran en los bordes, estando altamente relacionadas con los elementos naturales (ríos, humedales y cerros). Es decir, estas áreas así como se reconocen como reserva, también adquieren un interés cultural como elementos de identificación del territorio.

territorio que heredamos de ellos.

En consecuencia aquí se constata la primera problemática del territorio de Suba, la cual nace con el choque de cosmogonías durante la conquista y colonia (indígena y española) y termina con la descomposición del territorio en sectores que se van aislando y segregando bajo categorías que obedecen a un orden antropocéntrico, en el cual las riquezas naturales son reemplazadas por las instituciones políticas, militares y religiosas y son convertidas en depósitos de material o zonas de reserNo obstante, se puede observar la brecha existente va intocables y descontextualizadas. entre los elementos reconocidos; es decir mientras los elementos evidenciados por su carácter natural están ubicados en las periferias, los elementos evidenciados por su carácter cultural están ubicados en el centro (bienes de interés cultural). Lo que demuestra básicamente el desconocimiento del centro con respecto al resto del territorio, desconocimiento que evidentemente ocurrió tras la conquista Cosmogonía Indígena Cosmogonía Española y colonia española, por la concepción céntrica del 11


N

CONVENCIONES Manzanas Vías Flujos Núcleo Fundacional Usos Residenciales Usos Comerciales Usos Institucionales Entidades Públicas Zonas Verdes

12


Ahora, cuando el territorio se ve desde la mirada micro, es decir, desde sus calles y recorridos se puede notar cómo la herencia española en términos arquitectónicos y urbanísticos se mantiene, predomina y se adapta a las necesidades contemporáneas.

En cuanto a su aspecto físico, se puede observar una repetición tanto de colores como de forma expresada en sus fachadas. Empezando desde el blanco tradicional y terminando en un verde o amarillo encendido.

En términos de la plaza, hoy aún es el lugar de reunión (sociópeto), donde los habitantes que están en el sector van a pasar sus ratos libres, a relacionarse y a contemplar.

13


Así mismo en cuanto a la forja en hierro ya sea de ventanería, barandas o puertas, se pueden observar composiciones de figuras geométricas enmarcando otras orgánicas.

14

En los pisos, se pueden observar los distintos patrones que varían según el lugar. Es decir, en este sector se podría entender el piso como una extensión de la fachada, en donde el gusto del propietario se refleja en el diseño del mismo. En este caso predominan los cuadrados y rectángulos en términos de composición y la combinación de concreto con baldosa o ladrillo en términos de materiales.


No obstante, el análisis micro no sólo fue formal y arquitectónico, también a través de métodos como la observación, entrevistas y etnografías se confirmaron las dos visiones predominantes sobre el territorio; la indígena, ancestral heredada de la cultura muisca y la occidental colombiana, heredada de la cultura española.

entendida desde los círculos de palabra, las ceremonias y el esquema de la rueda de la medicina; en la cual se reconocen los cuatro elementos (fuego, agua, tierra y aire) como determinantes para la vida. Un territorio que se ve representado y sintetizado en elementos como “la vasija de la vida”.

En cuanto a la visión muisca, el territorio no está dividido por barrios ni atomizado en diversos centros, sino que es sólo uno, un todo que se comporta como un sistema y que se compone de diversas partes y formas de vida que interactúan y lo mantienen vivo. Es decir, su territorio no acaba cuando una línea imaginaria dice que Bogotá termina, sino que se limita y comprende desde los elementos naturales (montañas, ríos, lagunas etc) y por lo tanto Ahora en cuanto a la visión occidental colombiana, está supeditado a los mismos. el territorio de se concibe desde su división política y desde la necesidad que se pretende satisfacer. Es Así mismo su comprensión está profundamente li- decir, se piensa primero en zonas como zona cengada a su memoria y espiritualidad, es decir el te- tro, Compartir, Campiña, Gaitana, y luego se piensa rritorio no es sólo un lugar, es una forma de vida en la acción que se quiere realizar, como entrete15


nimiento nocturno entonces el lugar Casa Rosada Bar en suba centro, viene a la mente; o practicar deportes entonces el polideportivo La Gaitana o Tibabuyes son los que se nombran, o recreación al aire libre entonces los cinco humedales y el Parque Mirador de los Nevados son los que están impresos en su memoria.

16

Como por ejemplo el lenguaje gráfico, aún cuando proviene desde distintos lugares, comprende ciertos patrones, como por ejemplo la utilización de colores primarios, cafés y terracotas; o en las composiciones, la utilización de figuras geométricas para enmarcar o contener figuras orgánicas.

En consecuencia, el territorio de esta forma se entiende atomizado y representado en equipamientos específicos (plazas, parques, bibliotecas, etc) por lo tanto la visión del mismo es particular y su único eje conector es “lo que yo quiero” o “lo que yo necesito”, un accionar individual que promueve la fragmentación del territorio y por tanto el desconocimiento de su totalidad.

Otro ejemplo reside en el reconocimiento de los elementos naturales del territorio. Es decir, para la gran mayoría de los habitantes de Suba los humedales son lugares importantes y reconocibles; así como el mismo Parque Mirador de los Nevados. El problema, es que ese reconocimiento es superficial, ya que hoy en día dos de los cuatro humedales se mantienen y son verdaderamente apropiados por la comunidad.

Por tanto este análisis micro lo que nos muestra no es sólo qué tan profunda es la brecha cultural que separa estas dos visiones del territorio, casi hasta el punto de percibirse contrarias, sino cómo a pesar de ello comparten puntos de vista y lenguajes.

Así mismo corrobora la problemática del análisis macro, y la enfatiza al descubrir que la desconexión con el medio natural nace básicamente del antropocentrismo heredado de nuestros antepasados españoles y del papel relegado que se le adjudicó.


4.

ESTADO DEL ARTE

En términos de este tipo de proyectos, en cuanto al estado del arte existen dos aproximaciones, una desde el diseño industrial y otra desde la arquitectura.

nirs, logo, etc. No obstante lo fundamental de este referente es la metodología utilizada dado que por medio de ella lograron estructurar un proyecto, concretarlo y además puede ser utilizado como caso tipo para la intervención de otras ciudades. Es deEn cuanto a la primera, el referente más estudiado cir, pensar en una metodología de diseño escalable es el realizado por la Escuela de Diseño UNISINOS a otro tipo de territorios hace que la vigencia y pertide Brasil, en la ciudad de Santo Ángelo3. Dado que nencia del proyecto exista y sea comprobable. a través de la intervención del diseño, se pretendía generar una imagen de ciudad fuerte y una identi01 dad definida. Por tanto, se crean estrategias para estudiar la pieza urbana (levantamientos fotográfico, estudio de recorridos, usos, etc), clasificar y sintetizar la información y así generar conceptos y crear escenarios desde dónde abordar el diseño de la imagen. Eventualmente este proyecto llega a la concreción a través del desarrollo de mobiliario urbano, souve3. “Design teritorial para santo angelo, projeto em design estrategico http://issuu.Com/ftarouco/docs/livrostoangelo 01. Imagen “ambientacion de mobiliario propuesto” tomado de design teritorial para santo angelo, projeto em design estrategico http://issuu.Com/ftarouco/docs/livrostoangelo

17


En cuanto a los referentes abordados desde la arquitectura, las intervenciones están dirigidas más hacia la creación de rutas culturales a través del territorio a intervenir. Un primer caso es el Parque Minero Riotinto4 en España, cuya intervención recayó en la revitalización del espacio a través de su transformación en espacio de museo. Es decir, este parque se convirtió en un espacio educativo para la comunidad donde se puede comprender y apreciar la vida minera de mediados del siglo XX. Lo interesante de este referente no es tanto la estrategia de convertir el espacio en museo, sino la creación de un itinerario cultural en el territorio. Es decir, tomando como base una característica específica (minería) se creó toda una experiencia, en donde se cuenta una historia acerca de la vida de estas personas en un paisaje que naturalmente está constituido por la omnipresencia de las montañas pero artificialmente por todas la industria minera. 18

02

Proyecto similares a este se han realizado en España, como el Parque Minero de Almadén, cuyo concepto es también el de la transformación del espacio en un proyecto educativo y de museo para la comunidad. Bajo esta misma línea está el proyecto Minas de ojos Negros: Arte, Industria y Territorio, también recupera en España otro sector minero, no obstante es a través de intervenciones artísticas y obras plásticas.

4. Biel-Ibáñez, P. “El paisaje minero en España como elemento de desarrollo territorial” (2009). Revista Apuntes, vol 22, p.6-19. 02. Imagen de Carlos Colás. Tomada de: Revista Apuntes (2009), vol 22, p.18.


Otro caso de rutas culturales es el Paseo del Río en San Antonio, Texas. Esta construcción es una red de pasajes por debajo del nivel de la calle, a lo largo del banco del río en el centro de San Antonio. 03

En términos de revitalización de espacios, también se encuentran proyectos como Nieuwe Hollandse Waterlinie en Holanda5; el cual tiene tanto una escala local de municipio como regional. Dado que pretende reactivar el espacio de la línea de defensa del agua holandesa, al ser éste el único espacio que sintetiza la lucha del pueblo holandés por el control del agua.

Este paseo no sólo cuenta toda la historia de San Antonio alrededor del río que lleva el mismo nombre, sino que también abre el espacio para el comercio de bares y restaurantes, galerías de arte y diversos eventos. 03. Fotografía de Piedad Salazar. 5. González. J “El valor estructurante del patrimonio en la transformación del territorio”. (2009). Revista Apuntes, vol 22, p.22-33. 04. Imagen Línea del água. Holanda 2002. Sitios de intervención . Tomada de: Revista Apuntes (2009), vol 22, p.31.

04 19


Este referente es bien interesante, dado que muestra cómo un proyecto puede pensarse y gestionarse desde distintas escalas para así lograr un muy buen nivel de desarrollo y coherencia con el territorio. Ya que al articular por ejemplo el desarrollo local con el regional se puede tener un control sobre la información que se presente para que así la intervención se presente como una unidad y no como proyectos aislados.

04

No obstante, este tipo de proyectos también han estado dirigidos al desarrollo local tomando la historia como el hilo conductor. Este es el caso del proyecto propuesto para tomar la costa del río Paraná6 y analizarla desde los vestigios dejados por las diversas ocupaciones con el fin de no sólo reactivar el espacio, sino también de promover el desarrollo local de esa zona.

Lo interesante de este proyecto es que propone al pasado del territorio como la parte fundamental de su desarrollo futuro, dado que el punto central no es contar la historia que ya pasó, sino combinarla con los relatos actuales y a través de la intervención mostrar la yuxtaposición de tiempos y saberes. Es Es por ello que se promueve una lectura global del decir, este proyecto como tal supera la visión del territorio para comenzar a tejer el hilo que conduci- territorio como lugar para pasarlo a una dimensión más amplia que implica un autorreconocimiento. rá el recorrido a través del mismo. 20

6. Bertuzzi. M. “La costa del Río Paraná: cultura, naturaleza y territorio. Apuntes para su interpretación y proyecto”. (2009). Revista Apuntes, vol 22. p.68-81. 04. Marcas en el paisaje. Vestigios de varios ocupaciones en el área analizada. Tomada de: Revista Apuntes (2009), vol 22, p.76.


Siguiendo la línea de desarrollo local a través de rutas o itinerarios culturales se encuentra el Camino a Santiago de Compostela, el cual a pesar de la complejidad de su gestión dado que es un itinerario transnacional, presenta diferentes competencias y compromisos a nivel público y privado, una imagen gráfica definida y una línea de investigación y recuperación del patrimonio; donde el turismo juega un papel fundamental.

Producto” garantiza la calidad de los destinos y los productos ofrecidos bajo un sistema integral que propone metas e impulsa la actividad y unos estándares especificos. “Los establecimientos y organismos que se adhieran al proyecto serán distinguidos con una marca que mostrará su compromiso con la calidad y que servirá de referencia turística para seleccionar un alojamiento, un taxi, un restaurante o un comercio. De esta manera, el usuario sabrá el tipo de servicio y el nivel de calidad que podrá esperar en todos los establecimientos identificados con el distintivo del “Club compromiso de Calidad” a lo largo del camino”.7

Siguiendo este ejemplo del Camino de Santiago y la colaboración transnacional, los países iberoame05 ricanos desde el 2003 han estado elaborando proLo interesante de este proyecto no es sólo el éxito puestas de itinerarios culturales como el Qhapaq que tiene desde 1993, sino el funcionamiento del Ñan o Camino Principal Andino, que son unas recorredor turístico . El cual ha creado un “Club de des de caminos con más de 2 mil años de antigüe05. Catedral de Santiago de Compostela, culmen y punto de llegada de los Caminos de Santiago. Fotografía: José Castillo Ruiz. Tomada de Revista Apuntes. Vol. 23, núm. 2. p.198. 7. Tresserras, J. (2008). El Camino de Santiago: la gestión sostenible un itinerario cultural transnacional. Montalegre, 6, E-08001-Barcelona.

21


dad, que recorren unos 6 kilómetros desde el sur de Colombia hasta el centro-sur de Chile pasando por Ecuador, Perú, Bolivia y Argentina. Actualmente, los únicos tramos comercializados turísticamente son el Camino del Inca entre Cuzco y Machu Picchu en el Perú y la Quebrada de Humahuaca en Argentina Lo interesante de este proyecto es que permite que los itinerarios culturales se lleven a otros niveles no sólo con colaboraciones transnacionales sino también con colaboraciones intercontinentales. Como la propuesta del itinerario cultural el Camino Real Intercontinental, que básicamente pretende recrear las rutas comerciales y de conquista española. Partiendo de Madrid y Sevilla con puertos principales como Santo Domingo y Cuba, una sección fluvial y terrestre por Colombia, Perú, Argentina, Paraguay, Chile y la conexión marítima entre Veracruz y Manila.

22

8. TRESSERRAS JUAN J. (2006). Rutas e itinerarios culturales en Iberoamérica. Cuadernos de Patrimonio y Turismo Cultural nº 15. pp.13-56.


5.

MÉTODO DE DISEÑO

La metodología de este proyecto básicamente se constituye de dos grandes elementos que son la teoría y la práctica, con los cuales constantemente se realizan iteraciones. Es decir, mientras uno conceptualiza en uno, se proyecta en el otro y de esa forma paralelamente se va construyendo una propuesta que equilibrada, coherente, pertinente y verosímil.

En consecuencia sin desconocer el objetivo general, el cual es: recomponer, resignificar, revalorizar y visibilizar la localidad de Suba desde la memoria ancestral del territorio y teniendo en cuenta de la misma metodología, se trazan dos caminos, que obedecen a los objetivos específicos. Validación Objetivo 1. Identificar patrones y elementos representativos del territorio.

Aplicación Entregable 1. Sintaxis de la propuesta (Áreas, nodos, hitos, bordes y caminos.)

Estrategia 1. Cartografía, levantamientos fotográficos, recolección de testimonios, observación y etnografías Objetivo 2. Entregable 2. Comunicar eficazmente los Medios de Comunicación e elementos representativos del Itinerario Cultural. territorio. Estrategia 2. Diseño participativo 23


6.

PROPUESTA

Dada la metodología este proyecto, se han hecho una serie de propuestas que poco a poco se han ido integrando unas a otras hasta conformar la final. Es decir, en pocas palabras, el proceso de proyectar esta propuesta ha sido en espiral; en el cual aún así se vuelva al mismo punto, no se vuelve con la misma información. Partiendo entonces desde la corazonada número uno, donde se propuso una intervención urbana para conectar el Parque Mirador de los Nevados con la plaza fundacional de Suba.

24

Se siguió con la propuesta de generar unas rutas culturales en las cuales se hiciera énfasis de las zonas de interés arqueológico muisca y los humedales, acompañadas de unos elementos de señalización cuya estética estaba basada en el lenguaje gráfico encontrado en el análisis micro.


Seguido de esto se hizo un salto al objeto y la propuesta se concentró en el desarrollo de éste, justificándose en el re-diseño de un elemento culturalmente importante para la comunidad muisca, el cual se llama “vasija de la vida”.

Sin embargo con esa última propuesta se desconoció el trabajo anterior, por tanto significó una vuelta nueva atrás al concepto, y por tanto a esta nueva propuesta. Entonces, tomando en cuenta no sólo el proceso proyectual, sino el de documentación que diariamente se enriquecía; se generó esta propuesta que lo que busca finalmente es yuxtaponer las dos visiones y crear un puente entre los dos universos.

25


N

N

CONVENCIONES Manzanas Vías Flujos Núcleo Fundacional Usos Residenciales Usos Comerciales Usos Institucionales Entidades Públicas Zonas Verdes Intervención Fuego Intervención Viento Intervención Agua Intervención Tierra Intervención Hito

26


Intervenciones La Luz del Fuego Cuando el fuego se prende nos ilumina el camino.

Es intervención está ubicada en el centro de la plaza de Suba, y lo que pretende es a través de uso y diseño con la luz del sol, generar una nueva percepción del espacio. Entonces se propone diseñar una laberinto circular en el centro de la plaza, cuyos bordes estén definidos por una serie de espejos; para que a través del resplandor del sol en los mismos se vaya descubriendo la imagen. Laberinto circular con espejos

27


La Canción del Viento

Cuando el viento sopla, nos cuenta hacia dónde dirigir la mirada.

Esta intervención está ubicada en la plaza de Suba, y lo que busca es a través del uso y diseño con el viento, llevar a la plaza los sonidos de los tres humedales (Córdoba, La Conejera, Guaymaral) y el Parque Mirador de los Nevados. Entonces el objetivo es diseñar un elemento que sea la caja de resonancia del viento, y a través de un mecanismo con sensores reproducir los sonidos de los espacios ya mencionados.

28


Los Caminos del Agua

Cuando el agua cae nos muestra unos nuevos senderos.

Esta intervención implica una obra de infraestructura mayor, ya que lo que pretende es a través de la canalización del agua que baja de la montaña cuando llueve, crear unos nuevos senderos para recorrer el centro de Suba. Así mismo evidenciar de dónde viene el agua y hacia dónde va. Entonces el objetivo es diseñar unas canales que por dentro tengan un sensor o material que reaccione al contacto con el agua y emita algún tipo de luz, para así por evidenciar el recorrido de la misma.

29


N

El Movimiento de la Tierra

Cuando la tierra se mueve, nuestra perspectiva cambia.

Esta intervenci贸n implica movimiento, es decir para experimentarla, al igual que la del agua, la persona debe recorrerla. No obstante el recorrido es un ascenso de la plaza al mirador en el Parque Mirador de los Nevados, en el cual la persona podr谩 ser consciente del cambio de visi贸n que implica enten30


der Suba desde su plaza, a entenderla desde su mirador. Una mirada nueva, amplia y transparente. Por tanto esta intervención está compuesta por dos elementos. El primero es el camino que se debe generar a través del diseño del sendero (que puede implicar no sólo señalización sino creación de andenes). Y el segundo que es la ventana por medio de la cual la persona cuando llegue al mirador del parque, va a poder entender que el territorio de Suba comprende mucho más que el ámbito urbano. 2 Ventana

Mirador

1 Camino

Plaza 31


Hito - La vasija de la vida

Cuando los elementos se funden nuestro universo nace.

Esta intervención pretende sintetizar y conectar la otras cuatro propuestas de proyecto en un objeto ritual, situado en el Parque Mirador de los Nevados. Este objeto, así como su nombre lo indica simbolizará la vida y comprenderá el territorio desde el concepto de la rueda de la medicina muisca. N

32

Agua

Tierra

Fuego

Viento


Por tanto, continuando con el esquema de la propuesta, se comenzó a desarrollar en tres frentes. El primero, el de la visualización y comunicación de la propuesta. En el cual se bocetaron storyboards y escribieron escaletas con el fin de diseñar la narración, lo que se quería contar y cómo se quería contar.

Y así poder desarrollar la maqueta del video que se puede observar en el siguiente link: https://www.youtube.com/watch?v=u-9kiIDCsJU

33


El segundo frente fue el de la propuesta formal, Dada la complejidad y magnitud de la propuesta, se que no sólo se pensó en términos productivos, sino generó un esquema a partir del cual se pensaron también en términos semióticos y preceptúales. tanto los objetos como las experiencias. LUZ Y AIRE

TIERRA

COMPRENDER Este es el primer acercamiento a la cultura muisca, a través de la lectura de su calendario y las emisiones de sonido de las esculturas. En esta estación se pretende invitar a la persona a recorrer el camino. La persona se encontrará con una intervención urbana en la plaza central de suba que constará del rediseño de la plaza y la inclusión de elementos que narren la cosmogonía muisca.

FUEGO

CONTEMPLAR En esta segunda instancia, la persona recorrerá un camino en asenso desde la plaza hasta el mirador del Parque de Los Nevados, donde paso a paso su visual se irá ampliando hasta tener a todo el territorio de Suba y parte de Bogotá frente a sus ojos. El objetivo es cambiar la noción del territorio fraccionado mediante la contemplaAGUA ción de la totalidad del mismo,

FUEGO TIERRA LUZ Y AIRE

CONVOCAR En esta estación la persona se encontrará con la vasija del fuego sagrado de los muiscas, donde comprenderá su función y la importancia del fuego que contiene. En consecuencia la persona se encontrará con la vasija del fuego sagrado en el centro de la plaza Bachué con una propuesta para entrar y salir del lugar a través de un trabajo de piso.

La persona se encontrará con un mobiliario dispuesto para observar e identificar lugares del territorio muisca y los hitos naturales.

AGUA

TRANSFORMARSE En esta última instancia, la persona podrá recorrer el camino de vuelta por un sendero que recrea la bajada de una quebrada que anteriormente existió. Lo que se pretende con esto es hacer reflexionar a la persona sobre la importancia del agua como elemento principal para la sobrevivencia del ser humano. Por tanto la persona se encontrará con un trabajo de piso que lo guiará hasta una avenida determinada y a la terminación del camino

34


Empezando por la fase del aire y la luz, en la cual se encuentra ubicada la plaza del núcleo fundacional, se tomó la decisión de rediseñar el espacio por completo; para que así cuando se llegara a la misma, ésta introdujera a los participantes en ese mundo y los dispusiera en la actitud apropiada. Dado que al proponer solamente la inclusión de objetos se perdía por completo el contexto de los mismos. Por tanto, se generaron las siguiente propuestas Propuesta 1 Planta Plaza

Propuesta 2 Planta Plaza

35


En esta fase, todo el diseño giró en torno al sentido de lo sagrado, del recogimiento. En donde los elementos de viento y de sol narrararon cómo los muiscas veían, sentían y experimentaban el mundo, cuáles eran sus creencias y cosmogonía. Por tanto en relación a la plaza, se trabajaron juegos de perspectiva y alturas, junto con formas y Así mismo, para enfatizar lo sagrado se tomó el mezclas de materiales, que dieran la sensación de agua como protagonista, para que ésta condujera al punto central donde se encontraría el calendario estar entrando en otra realidad. y desviara la mirada a las cuatro esquinas con los Primera aproximación formal elementos sonoros.

36


En cuanto a los elementos de viento y el marcador del calendario solar, lo que se trabajó fue el concepto de lo incompleto, en cada pieza, para que así la persona al ver desde distintas perspectivas notara la continuidad de los elementos.

No obstante, tras la presentación de la propuesta con la comunidad muisca, la sugerencia fue volver a lo sencillo, retomar las formas del “Infiernito” en Villa de Leyva, y así comenzar a crear un puente entre lo que se reconoce como Muisca y lo que puede ser. Con esto se generó la tercera propuesta de planta para la plaza y su respectiva visualización. Propuesta

Visualización

37


Entonces en esta propuesta lo que se buscó fue diseñar el espacio de la plaza conforme a tres principios, color, número y forma. En consecuencia se pueden observar repeticiones constantes en cada uno de los elementos y el número cuatro como eje

de la propuesta. Así mismo en términos de forma se utiliza sólo el círculo y el rectángulo. Y con lo que respecta al color, la gama se mantiene en los grises aludiendo a las formaciones rocosas. 38

Por otra parte, en esta propuesta se hizo énfasis en lo natural, utilizando tanto el agua como las zonas verdes como elementos que enmarcan y contienen la propuesta. El punto central era lograr que en esta plaza las personas experimentaran el lugar, como el sitio de reunión que es, pero así mismo como un lugar para estar y contemplar. Es por esto que se comenzó a experimentar con la inclusión de nuevas texturas, como lo es la gravilla.


Siguiendo con la fase de la tierra, esta comprende el camino desde la plaza del núcleo fundacional, hasta el mirador del Parque Mirador de los Nevados. Por tanto se diseñó el sendero que conduciría a la persona y el espacio completo del mirador. En un principio se contempló la posibilidad de utilizar los grafismos muiscas para indicar el sendero, sin embargo sólo se estaban incluyendo elementos sin considerar el contexto o la narración.

Por tanto, con este diseño lo que se pretendió fue simbólicamente y gráficamente contar el nombre de Suba (Sua Uba, flor del sol sobre la montaña). Así mismo combinar los grafismos de ambas culturas para generar una textura única y propia del lugar.

Unidad

Agrupación

Tras realizar comprobaciones dirigidas a verificar si esta composición proponía una dirección, el diseño fue cambiando hasta llegar al propuesto. Básicamente los cambios fueron en términos de los vacíos de las figuras y los grosores de la líneas. 39


4.5cm 0.2cm

,

26cm

Esta propuesta de piso, constaba de una loseta hexagonal bicapa de 30cmx26cmx4.5cm. Con textura en bajorrelieve para hacerla mรกs resistente al desgaste y evitar complicaciones para las personas discapacitadas.

40

30cm


En cuanto al mirador, vale la pena resaltar el concepto clave de su función, que no es sólo observar sino también observarme, reconocer y reconocerme. Por tanto la idea central del diseño fue comunicar el territorio como un todo, como una extensión de cada uno, cuyos principales referentes y “límites” eran los accidentes geográficos (lo natural) y no las líneas imaginarias (construcciones sociales). Un territorio donde esa naturaleza marcaba la pauta para la lectura adecuada del mismo. En consecuencia cada pieza de mobiliario estaba coordinada en dirección a un lugar específico, con una leyenda y una mirada particular.

Propuesta 1 Planta Mirador

Visualización 1 Planta Mirador

Complementado esto, había un mapa en relieve que mostraba el territorio de Suba prehispánico, para dar al participante una idea general del cambio que se ha ido fraguando a través del tiempo.

41


Propuesta 2 Planta Mirador

Propuesta 3 Planta Mirador

42

Visualización 2 Planta Mirador

Visualización 3 Planta Mirador

En esta última propuesta, tras una retroalimentación de la comunidad muisca, lo que se pretendió a través del diseño fue mantener la forma del círculo como elemento contenedor y traer a la memoria sitios arqueológicos reconocidos. En consecuencia con respecto a la anterior, se crea una extensión sobre el vacío que completa la circunferencia. Así mismo el mobiliario es eco de las rocas que se encuentran en Las moyas de San Luis (Vía La Calera) y el “Infiernito” en Villa de Leyva.


Con respecto los elementos que componen el mirador, así mismo se hizo una re-evaluación. Entonces el mapa central, se eleva y se convierte en una maqueta a escala del territorio comprendido entre Chía y Ciudad Bolivar en el eje norte-sur, y Subachoque y La Conejera en el eje occidente-oriente. En consecuencia la orientación de cada elemento de mobiliario se sitúa con respecto a cada uno de estos lugares ilustrados en la maqueta.

Con relación a la fase del fuego, la cual es una intervención en la Plaza Bachué del Parque Mirador de Los Nevados, se hizo un énfasis especial en el diseño de la vasija. Ya que no sólo es el elemento principal, sino que además es el hito que conjuga de una manera simbólica todos los elementos de la intervención general, se pretende producir a una escala 1:1 para dejar en el parque y a escala 1:5 para que la comunidad indígena pueda usarla y llevarla a cualquier parte.

43


Entonces en esta propuesta lo que se pretendió fue conectar la vasija con los otros elementos esculturales a través de las curvas en su forma.

No obstante, como precisamente es el elemento principal en términos de simbología en la intervención, también se consideró necesario rediseñar el espacio en el que este objeto iba a ser incluido; dado que al llegar ahí, los participantes se van a encontrar con un elemento ritual, al cual si quisieran se podrían aproximar de una forma específica. Es por ello que se planteó un diseño de piso en el que se sugiera tanto un recorrido de entrada como un recorrido de salida. Y también con pequeñas des44

cripciones que narren la importancia y utilización del fuego. Dado que este elemento sólo estaría en funcionamiento en las ocasiones en que la comunidad muisca lo requiera.


En términos de la fase del agua, lo que se buscó con el diseño fue generar reflexiones acerca de la importancia del agua para nuestra vida, y de cómo nosotros hablamos sobre una cultura de agua que en realidad no es más que un reconocimiento superficial. Recreando la bajada de una quebrada que anteriormente existió, pero que las urbanizaciones cubrieron. Por tanto el diseño básicamente era una textura de piso que daba el efecto óptico de estar caminando sobre agua y que ésta regaba unas secciones de pasto.

En un principio se buscó generar el efecto óptico a través de composiciones de texturas, degrades y elementos brillantes. Sin embargo tras una serie de pruebas, los participantes no experimentaban la sensación ni reconocían el agua.

En consecuencia se optó por diseñar la textura acorde a la imagen de agua que se tenía entre los participantes, la cual respondía a las ondas y otras veces al color azul.

45


Esta propuesta de piso, constaba de una loseta rectangular bicapa de 30cmx30cmx4.5cm. Con textura en bajorrelieve para hacerla más resistente al desgaste y evitar complicaciones para las personas discapacitadas.

46

30cm

4.5cm

0.2cm

30cm

Así mismo para generar la variación con las secciones de pasto propuestas, se generaron tres tipos de losetas más.


Finalmente, con relación al tercer frente, éste hace referencia a todo el modelo de gestión del proyecto. En consecuencia aquí se tratan tópicos como financiación y divulgación del proyecto, alianzas clave, actores, políticas culturales y de turismo.

biental, tecnológico y económico. Brevemente, el impacto social que se buscó fue que si en efecto socialmente se acepta la diversidad cultural en la cual el territorio de Suba está inmerso a través del reconocimiento de una de sus capas (la capa ancestral del territorio) en el espacio urbano, los roles que ocupan sus habitantes actualmente cambiarán. En este caso el rol del indígena pensado en pasado, ahora será pensando en presente con todo su conocimiento, cosmogonía y capacidad para aportar al desarrollo de la localidad.

Este por ser un proyecto eminentemente cultural, y por tratarse de no sólo revalorizar los núcleos fundacionales de la ciudad de Bogotá a través de la memoria indígena sino a su vez de crear una imagen e identidad particular para los territorios a intervenir; las políticas culturales del Estado juegan un papel muy importante en la concreción del proyecto, dado que lo hacen plausible. El impacto ambiental fue que al reconocer la grandeza de los elementos naturales (fuego, agua, aire y Por tanto en este tercer frente el proyecto se abor- tierra) junto con todas sus manifestaciones a través dó desde el impacto que pretende generar y desde de la construcción de intervenciones supeditadas las dimensiones que un proyecto de desarrollo local a los mismos, los habitantes y visitantes de la zona puede tener. cambiarán su percepción de los mismos como medios para pasar a ser los determinantes para la vida Entonces cuando se trata de impacto, en este pro- de nosotros en el territorio. yecto se adoptaron cuatro categorías: social, am47


El impacto tecnológico, fue que al admitir la posibilidad de desarrollar y construir combinando el legado ancestral con los avances contemporáneos, la visión para el futuro que se promoverá es la de una sociedad en armonía con los tiempos que la moldean (pasado, presente y futuro) y el espacio en donde habita.

gase a realizar. Entonces por tratarse de un proyecto que involucra la comunicación de un aspecto cultural del territorio, se enmarcó bajo la Ley 300 de 1996, por la cual se expide la ley general de turismo y se dictan otras disposiciones y la política de turismo cultural desarrollada por el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo y el Ministerio de Cultura. Ya que se consideró el turismo como parte fundamental para la socialización del proyecto no fue accidental, porque esta intervención está dirigida tanto a los habitantes del territorio como a los visitantes del mismo (nacionales e internacionales).

Y el impacto económico fue que al conceptualizar y desarrollar este proyecto no sólo se mejorará la calidad de vida de los habitantes de la zona promoviendo el turismo y todas las demás empresas relacionadas con el mismo (restaurantes, hoteles, etc), sino que además se contribuirá con el desarrollo de una imagen particular y la identificación de la misma en términos locales y globales. En ambas políticas se establece un creciente interés por fomentar los proyectos que involucren el tuEntonces considerando estos impactos, se comen- rismo cultural, dado que como objetivo general se zó a orientar, configurar y delimitar el proyecto en propuso lo siguiente: “Posicionar a Colombia como términos de las variables (financiación y divulgación un destino de turismo cultural nacional e internadel proyecto, alianzas clave, actores, políticas cul- cional que, a través del aprovechamiento de su turales y de turismo) que lo harían posible si se lle- diversidad y riqueza cultural, genere dinámicas de 48


desarrollo local y cadenas productivas sostenibles que promuevan la competitividad del patrimonio y la identidad de las regiones”.9 Por tanto el proyecto enmarcado bajo estos lineamientos adquiere un interés a nivel nacional. Así mismo su pertinencia se sustenta bajo las estadísticas de perfiles económicos por departamentos realizadas por el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, en las cuales la categoría de “comercio, hoteles y restaurantes” genera el 30% del empleo en el mercado laboral;10 y las estadísticas del informe de turismo realizadas por el mismo Ministerio, en las cuales evidencia que una de las ramas que más aporta al PIB nacional con un 12% es la de Comercio, Reparación, restaurantes y bares. Y así mismo que el sector del turismo en Colombia está creciendo en términos de recepción de viajeros con un incremento de un 11.9% con respecto al año pasado.11

yecto se apoyó para así direccionar y justificar no sólo las intervenciones, sino el tipo de recursos y el tipo de usuarios. Entonces siguiendo esta ley, este proyecto tomó como base la definición de Turismo Metropolitano la cual dice: “Es el turismo especializado que se realiza en los grandes centros urbanos, con fines culturales, educativos y recreativos, que dé lugar a la conservación del patrimonio histórico y cultural; a creación de espacios públicos de esparcimiento comunitario que propendan por el aprovechamiento sostenible de los recursos naturales urbanos.”12

Por tanto la definición del mercado se hizo de acuerdo a los dos tipos de corrientes turísticas vinculadas con la cultura según el interés frente al patrimonio. El primero es el grupo de turistas con especial interés en la cultura en el cual los valores culturales del Complementario a esto, esta Política Cultural y es- país son los motivadores del viaje. El segundo es el pecíficamente la Ley 300 de 1996, determina unos grupo de turistas con ocasional interés en la cultura, perfiles de turismo específicos en los cuales el pro- en el cual ésta aparece como un valor agregado y 9. Ministerio de Cultura. Política de Turismo Cultural. http://www.mincultura.gov.co/ministerio/politicas-culturales/de-turismo-cultural/Documents/08_politica_turismo_cultural.pdf. pp.14 10. Ministerio de Comercio, Industria y Turismo. perfil económico Bogotá D.C. file:///C:/Users/Piedad/Downloads/Perfil_departamento_Bogot%C3%A1_DC.pdf 11. Ministerio de Comercio, Industria y Turismo. Informe Turismo Enero 2014. file:///C:/Users/Piedad/Downloads/INFORME_DE_TURISMO_ENERO_2014%20(1).pdf. 12. Secretaría General de la Alcaldía Mayor de Bogotá D.C. LEY 300 DE 1996. http://www.alcaldiabogota.gov.co/sisjur/normas/Norma1.jsp?i=8634.

49


se convierte en el gasto adicional al participar en actividades y servicios relacionados con ella. 13 En consecuencia pasando al modelo de gestión de la propuesta, en primer lugar el proyecto se asienta bajo la determinante de utilizar el espacio urbano de la zona Suba Centro que se comprende entre la calle 147B y Av. Suba, y las carreras 87 y 92. Estableciendo como puntos focales de la intervención la plaza central del núcleo fundacional de Suba, haciendo los accesos exclusivamente peatonales, exceptuando la carrera 90 para así generar un ambiente más amable los participantes y el disfrute de la intervención y el Parque Mirador de Los Nevados. Igualmente analizando los flujos de recorrido, se determinaron dos posibles accesos (uno peatonal y otro vehicular) a través de los cuales se implementarán guías que orienten a los participantes para llegar a la intervención. El peatonal se determinó por su cercanía con la estación de Transmileno Transv.91 y porque es la ruta usual de los buses 50

CONVENCIONES Manzanas Vías Flujos Zona de Intervención Puntos Focales de Intervención Acceso Peatonal Acceso Vehícular Zona Peatonal

que entran a Suba. El vehicular se determinó por así porque históricamente esa siempre ha sido la entrada de vehículos a la zona central de Suba, además porque el acceso peatonal es mucho más difícil. Ahora en cuanto los componentes inmateriales, se desarrolló un sistema en el que tanto objetivos, como actores y estrategias actúan de manera si-

13. Ministerio de Cultura. Política de Turismo Cultural. http://www.mincultura.gov.co/ministerio/politicas-culturales/de-turismo-cultural/Documents/08_politica_turismo_cultural.pdf. pp.21


multánea para lograr resolver el proyecto, es decir se entiende como un sistema en el cual cada una actúa de manera independiente pero tienen un efecto sobre las demás.

Entonces con relación al proyecto se crean cuatro componentes como objetivos. Los cuales son: conceptualización, validación, comunicación y financiación. Para la concepción del proyecto se creó una alianza con la comunidad del Cabildo Muisca-Chibcha de Bacatá con la que a través del codiseño y de estrategias de diseño territorial se generó una propuesta de intervención y de experiencia en la cual se narraba una historia pertinente y verídica en la que se traducía al lector contemporáneo en grandes rasgos la cosmogonía muisca y su valor ancestral para el territorio. Para la validación del proyecto, se diseñaron pruebas de concepto con videos y montajes, dirigidas tanto a los habitantes de la localidad de Suba como a los posibles visitantes de la misma. Que verificaban si en efecto esa narración generada en la etapa de conceptualización era comprendida y atendida. Estas validaciones se hicieron constantemente aún 51


cuando no estaban formalizadas a través de protocolos de comprobación, la percepción de estos habitantes y visitantes del proyecto fue crucial para su consecución. Para la comunicación se pretendió plantear alianzas tanto en escala micro con la emisora de la localidad de Suba para la promoción a través de cuñas radiales o la Casa de la Cultura y la Alcaldía Local a través de eventos, sitio web y desarrollo de marca como en escala macro con los Ministerios de Cultura y Comercio, Industria y Turismo, aparado por la política de turismo cultural, a través de campañas publicitarias, publicaciones en guías turísticas etc. Para la financiación se procuró articular el proyecto en escala micro con la Alcaldía Local, por medio del Plan de Desarrollo Local y los apoyos a iniciativas que busquen la recuperación de la memoria ancestral y tradiciones locales. Sin embargo, también en términos macro se propuso vincularse a los bancos de fondos para proyectos de turismo cultural, soli52

citar los fondos de cofinanciación de Proexport o Fomi-Pymes o solicitar los recursos fiscales de los Ministerios de Cultura y Comercio, Industria y Turismo.


8.

REFERENCIAS

Abramson, M. (2004). Patrimonio y Ciudad: Sustentabilidad urbana. Urbano, vol. 7, núm. 10, pp. 28-30.

grupos étnicos en Bogotá. Bogotá D.C. Escola de Design UNISINOS. (2011). Design teritorial para santo angelo, projeto em design estrategico. Porto Alegre.

Bertuzzi. M. (2009). La costa del Río Paraná: cultura, naturaleza y territorio. Apuntes para su interpretación y proyecto”. Revista Apuntes, vol 22. Foladori, G. y Tommasino, H. (2000) El enfoque técnico y el enfoque social de la sustentabilidad. R. papp.68-81. ran. Desenv., Curitiba, n. 98, pp. 67-75. Biel-Ibáñez, P. (2009). El paisaje minero en España Gómez, Pablo. F. (2008). Los chyquys de la nación como elemento de desarrollo territorial. Revista muisca chibcha: ritualidad, resignificación y memoApuntes, vol 22, pp.6-19. ria. Maestría en Antropología. Universidad de Los Comité Científico Internacional de Itinerarios Cultu- Andes. Bogotá D.C. rales (CIIC) del ICOMOS. (2008) Carta de Itinerarios González. J “El valor estructurante del patrimonio Culturales. en la transformación del territorio”. (2009). Revista Apuntes, vol 22, p.22-33. DANE, SDP, Censo de Población 2005, Bogotá D.C. Hawkes, J. (2001). The fourth pillar of sustainability, Culture’s essential role in public planning. UniversiDANE. (2009). La visibilización estadística de los 53


tyPress. Australia. Rstrepo, G. (2011). Aproximación cultural al conLuquetta, D., y Vidal, A. (2009). Análisis descriptivo: cepto de territorio. Revista Perspectiva Geográfica. Creación de imagen de ciudad y Recuperación de Biblioteca Virtual del Banco de la República. centros históricos en América Latina Memorias. Barranquilla. Vol. 6, núm. 11, pp. 32- 45. Secretaría General de la Alcaldía Mayor de Bogotá D.C. LEY 300 DE 1996, “Por la cual se expide la ley Ministerio de Comercio, Industria y Turismo y Minis- general de turismo y se dictan otras disposiciones”. terio de Cultura. Política de Turismo Cultural. http:// http://www.alcaldiabogota.gov.co/sisjur/normas/ www.mincultura.gov.co/ministerio/politicas-cul- Norma1.jsp?i=8634. turales/de-turismo-cultural/Documents/08_politica_ turismo_cultural.pdf. Seghezzo, L. (2009). The five dimensions of sustainability. Environmental Politics, 18:4, 539-556. Ministerio de Comercio, Industria y Turismo. Perfil económico Bogotá D.C. file:///C:/Users/Piedad/ Tresserras, J. (2007). El Camino de Santiago: la Downloads/Perfil_departamento_Bogot%C3%A1_ gestión sostenible un itinerario cultural transnacioDC.pdf nal. Montalegre, 6, E-08001-Barcelona. Ministerio de Comercio, Industria y Turismo. Informe TRESSERRAS JUAN J. (2006). Rutas e itinerarios Turismo Enero 2014. file:///C:/Users/Piedad/Down- culturales en Iberoamérica. Cuadernos de Patrimoloads/INFORME_DE_TURISMO_ENERO_2014%20 nio y Turismo Cultural nº 15. pp.13-56. (1).pdf. 54


Vergara, R. (2006). Transformaciones de la imagen de una ciudad: repercusiones de la renovación urbana. Memorias, Año 3, Nº 6. Witta, L., Flanagan, S., Hagan, L. Culture: The Missing Aspect of the Sustainability Paradigm. The international journal of interdisciplinary social sciences. pp.37 - 47. Yañez, C. (2010). Los itinerarios culturales: caracterización y desafíos de una nueva categoría del patrimonio. Revista Apuntes. Vol. 23, núm. 2. pp.194209.

55


DISEÑO TERRITORIAL

SUA UBA

UNA CARA ANCESTRAL DE BOGOTÁ


Proyecto final corte 2