Page 1

Nutrici贸n y alimentaci贸n durante el tratamiento de c谩ncer

Este libro pertenece a:


Presentación

La “Fundación Por Una Vida” es una organización ecuatoriana que, desde 1990, ofrece apoyo a niños y niñas afectados por enfermedades Onco Hematológicas y especialmente por Leucemia, así como a sus familias, para que se mantengan en el tratamiento y superen la enfermedad. En ese afán, como respuesta al interés expresado por los padres de familia y personas relacionadas con los pacientes, la Fundación, con el auspicio de otras organizaciones y personas, decidió iniciar una serie de publicaciones que ayuden a comprender mejor la enfermedad y a procurar así una mejor calidad de vida del enfermo durante los meses o años que dure el tratamiento. Este libro sobre ALIMENTACIÓN es el primero y lo ponemos a disposición de todas las personas que están en contacto con los pacientes y que quieren ayudarles a transitar por el duro camino del tratamiento.

¿Por qué comenzamos con este título?

Por la importancia que tiene la alimentación y nutrición en la vida de todos nosotros, pero muy especialmente en la de los pacientes oncológicos que tienen que enfrentar problemas frecuentes de alimentación y alteraciones del apetito provocados por el tratamiento. Los contenidos están organizados de manera que sea una guía práctica que los adultos encargados del cuidado del niño, puedan consultar diariamente. El libro se basa en la publicación “Alimentación” de la Fundación Natalí Dafne Flexer, de Argentina, que autorizó su uso y adaptación al medio Ecuatoriano.

En este libro el lector encontrará:

• Información acerca de las alteraciones del apetito que pueden aparecer a lo largo del tratamiento. • Advertencias sobre los efectos adversos, de las diferentes modalidades del tratamiento, que afectan la ingesta de alimentos. • Instrucciones prácticas sobre cuidados especiales que se debe tener en cuenta en la elección y elaboración de alimentos, para que éstos sean los más adecuados y no causen efectos perjudiciales para el paciente. • Estrategias prácticas para mantener un adecuado estado nutricional del paciente durante todo el camino del tratamiento. • Respuesta para varias preguntas y sugerencias en aspectos cotidianos que le serán de utilidad.


Indice 1 2

Alimentación y familia.

¿Todos los niños con cáncer tienen el mismo riesgo Pág. 6 de sufrir alteraciones en su nutrición?

3

Cuidados especiales al comprar, almacenar y preparar Pág. 7 la comida.

4

Sobrellevando los efectos desagradables del tratamiento. • Boca seca. • Boca y garganta inflamadas. • Problemas dentales. • Cambios en el gusto de los alimentos. • Náuseas y vómitos. • Diarrea. • Estreñimiento.

Pág. 10 Pág. 11 Pág. 13 Pág. 14 Pág. 15 Pág. 18 Pág. 21

Pérdida del apetito. ¿Qué hacemos? • Saciedad precoz. • ¿Cómo incrementar las proteínas? • ¿Cómo incrementar las calorías? • Colaciones o refrigerios nutritivos. • Productos comerciales que mejoran la nutrición.

Pág. 22 Pág. 24 Pág. 26 Pág. 28 Pág. 30 Pág. 31

5

Pág. 4

Pág. 10

6

¿Qué se puede hacer si, a pesar de todo, mi hijo no Pág. 32 recibe el alimento necesario y sigue perdiendo peso?

7 8 9 10 11

Pág. 33 ¿Qué hacer cuando hay un aumento excesivo de peso?

Dieta con bajo contenido de sodio.

Pág. 35

Recetas nutritivas.

Pág. 38

Mis recetas favoritas.

Pág. 48

Preguntas frecuentes.

Pág. 50


Alimentación y familia

11

L

Cada familia tiene hábitos alimentarios, creencias, preferencias que hacen que reaccione de un modo particular cuando enfrenta dificultades en la alimentación de un hijo enfermo.

as dificultades en la alimentación durante el tratamiento oncológico son producto de varias circunstancias difíciles que rodean la vida del niño que pasa por este momento tan difícil. A los cambios físicos que ocasiona la enfermedad y la toxicidad del tratamiento, se suman varios factores emocionales y sociales que empeoran aún más la situación. El niño tiene que estar en un lugar extraño como es el hospital durante largas horas o incluso internado, con sus horarios y su rutina absolutamente cambiados, ayunos prolongados por procedimientos y exámenes; muchas veces recibiendo comidas que no puede elegir y que no son preparadas por su mamá. Come solo, lejos de sus hermanos. Esto lo enoja, preocupa, le da miedo, recordemos que la pérdida del apetito y las náuseas pueden ser respuestas normales al sentirse nervioso o asustado. En muchos casos las familias deben separarse debido a la enfermedad, el papá y los hermanos permanecen en su lugar de origen y el niño enfermo y su mamá sufren soledad y alejamiento familiar. Al salir del hospital muchas veces no regresan a su hogar sino a casa de familiares u hoteles. También es frecuente y común a muchas familias, que se generen tensiones durante las comidas. Los padres insisten, se enojan, los tiempos se prolongan más de lo debido, y finalmente no se logra demasiado, el niño come muy poco, quedando una sensación de impotencia y desánimo. 4


Pueden sumarse las opiniones encontradas de abuelos y tíos que con la mejor intención y siempre tratando de ayudar entorpecen más la situación. Por eso es importante que los padres y aquellos que cuidan al enfermo conozcan de antemano qué problemas pueden aparecer, entiendan que no se trata de “caprichos” y que no siempre se resuelven con voluntad; que sean pacientes y a la vez utilicen tácticas que fueron útiles para otros padres para ayudar, alentar y fundamentalmente acompañar con mucho afecto a sus seres queridos.

5


12

¿Todos los niños con cáncer tienen el mismo riesgo de sufrir alteraciones en su nutrición? Ciertamente no.

L

El cáncer infantil, es en realidad un grupo de enfermedades que se diferencian bastante entre sí, en cuanto al pronóstico y tratamiento que reciben.

as enfermedades que necesitan un tratamiento más intenso con varios quimioterápicos, asociados a radioterapia o cirugía generan mayor riesgo de desnutrición. Entre ellas, Sarcoma de Ewing, Osteosarcoma, Tumor Neuroectodérmico primitivo, tumores de cabeza y cuello, estadios avanzados de Tumor de Wilms, neuroblastoma, rabdomisarcoma, leucemias mieloides en etapa inicial de tratamiento (inducción) y algunos linfomas no Hodgkin. Los niños en tratamiento por Leucemia Linfoide Aguda, o Leucemia Linfoblástica Aguda, o los pacientes portadores de tumores del tronco cerebral tienen períodos prolongados de tratamiento con corticoides, que generan apetito desmedido con tendencia a la ganancia excesiva de peso. Aquellos niños que antes de enfermarse tuvieron problemas en su alimentación, que fueron muy escogedores con la comida, con poco apetito, o por el contrario que no hicieron ejercicio físico y que comían demasiado, seguramente tendrán más dificultades durante el tratamiento. Es importante que los padres informen sobre estos aspectos al equipo tratante para recibir la ayuda adecuada.


Cuidados especiales al comprar, almacenar y preparar la comida

D

3

La quimioterapia y la radioterapia disminuyen las defensas del organismo de los pacientes, razón por la cual las medidas higiénicas deben extremarse para evitar que, a través de los alimentos, ingresen gérmenes dañinos que compliquen el estado general del enfermo.

ebido a que la presencia de gérmenes en los alimentos, no cambia ni su sabor ni su olor, es muy importante tomar precauciones.

Al comprarlos:

Comprobar que en el envase, o en la etiqueta, conste el respectivo control de componentes y conservantes.

Fijarse la fecha de vencimiento. Comprar los alimentos que tienen vencimiento más tardío, especialmente los lácteos o aquellos que necesitan refrigeración. Respetar la cadena de frío. Adquirir los alimentos congelados o que tienen que estar fríos al final de la compra. Constatar que los refrigerados estén fríos al tacto. Constatar que los congelados estén bien duros. Compre siempre leche y helados pasteurizados, no leche cruda, ni helados caseros que no sepa con que leche han sido elaborados. Se recomienda la leche de larga duración o en polvo. Consumir miel pasteurizada, ya que la miel de abeja casera, recién sacada del panal, puede trasmitir enfermedades. Evite comprar alimentos de dudosa higiene, de marcas desconocidas, de elaboración casera o de ventas ambulantes en la calle. 7


Al almacenarlos:

Al llegar a la casa, guardar enseguida los alimentos que tienen que estar refrigerados, sin mezclar los alimentos crudos y los cocinados. Separar los alimentos en bolsas especiales y desecharlas después de su uso. Consumir de inmediato, los alimentos descongelados y jamás volverlos a congelar. Colocar los alimentos cocinados en recipientes limpios en los que no estuvieron alimentos crudos. Congelar los alimentos crudos, o ya cocinados. Guardar en la refrigeradora los alimentos ya cocinados que se van a comer más tarde, también las sobras. Consumir los alimentos cocinados en un plazo máximo de 48 horas.

Consejos para tomar en cuenta Lavarse las manos antes de la preparación de cualquier comida. Utilizar agua potable hervida durante cinco minutos, después de que rompe el hervor. Limpiar bien con detergente y desinfectante los lavaderos de cocina. Dejar en desinfectante o cloro, las rejillas y los trapos o manteles de uso exclusivo de la cocina. Tener dos tablas de picar, una para alimentos crudos y otra para cocinados. Lavar y cocinar las verduras, jamás dárselas crudas al niño. 8


Lavar las frutas de cáscara gruesa como la manzana, con desinfectante natural para alimentos, dejarlas unos minutos en remojo y enjuagarlas para comerlas crudas y peladas. Preparar las frutillas, moras, uvillas, capulí, mortiño, guayaba, cocinadas en compotas, purés, mermeladas, dulce. Comer cocinadas las frutas secas y deshidratadas. Descongelar siempre los alimentos dentro de la refrigeradora, en el horno regular, o en el microondas, jamás a temperatura ambiente. Cocinar bien pollos, carnes, pescados, huevos, puesto que son los alimentos que tienen mayor cantidad de gérmenes. Mantener estos productos en la refrigeradora, cuando estén crudos, alejados de los ya preparados que estén listos para comer. Agregar los condimentos antes de finalizar la cocción para que se cocinen. Recalentar los alimentos cocinados a temperatura alta y uniforme. Consumir yogur. Consumir siempre el huevo bien cocinado, duro o frito, sin la yema tierna. Eliminar de la dieta, la espumilla, el huevo tibio y la mayonesa casera. Eliminar de la dieta los embutidos. Evitar comer fuera de casa, si lo hacen elegir comidas simples, bien cocinadas y calientes. 9


41

Sobrellevando los efectos adversos del tratamiento BOCA SECA

Los tratamientos con quimioterapia y la radioterapia localizada en cabeza y cuello reducen la producción de saliva y generan una sensación molesta de boca seca. Esta situación altera el sentido del gusto, a pesar de que el niño mastique bien, la comida queda áspera y seca y se hace difícil tragarla. Algunos medicamentos no relacionados específicamente con el tratamiento oncológico provocan sequedad bucal. Es importante informar al médico qué medicamentos recibe su niño y consultar si alguno de ellos ocasiona sequedad y puede ser suspendido o intercambiado por otro. Las siguientes sugerencias pueden ser útiles para mejorar esta situación:

10

Mantenga la higiene bucal con buches de clorhexidina en base acuosa, (sin alcohol), o con la solución recetada por el médico.

Ofrézcale al niño, frecuentemente, sorbitos de agua para facilitar que trague y hable.

Cuando salga, lleve siempre a mano una botellita de agua.

Haga que su hijo chupe caramelos duros, palitos helados o que mastique chicle, esto ayuda a producir más saliva. Se pueden hacer pequeños cubitos con jugos sin azúcar (para evitar las caries) y ofrecerlos al niño para mantener la boca húmeda y fresca.

Pruebe con comidas muy dulces o agrias y jugos naturales tales como la limonada, naranja; estas comidas también pueden ayudar a la boca a producir más saliva.


Prepare comidas blandas, húmedas, con salsas, caldos, aderezos para ensalada, por ejemplo: mayonesa. Otra opción es licuar las preparaciones agregando crema de leche. Todo esto permite tragar con menor dificultad.

Mantenga los labios de su hijo húmedos con protectores labiales o con preparados con topident infantil /orogel que podrá solicitar al pediatra.

Si el problema de la boca seca es grave, consulte con el médico o el dentista acerca de productos que cubren y protegen la boca y la garganta.

Tenga cuidado de no darle comidas muy ácidas o agrias, si el niño ya presenta inflación o llaguitas en la boca, pues le puede causar mucho dolor.

Evite lo crocante, lo seco y lo salado.

BOCA Y GARGANTA INFLAMADAS, CON LLAGAS. DOLOR AL COMER Y TRAGAR Esta situación, que los médicos llaman MUCOSITIS, puede ocurrir durante el tratamiento radiante en la zona de cabeza y cuello. También la quimioterapia por si sola puede ocasionarla. Muchas veces estos tejidos inflamados se sobre infectan con gérmenes, bacterias, hongos o virus, que agravan la situación y requieren que el médico le indique el tratamiento específico. Todos los consejos que se dieron para el manejo de la boca seca, ayudan a disminuir estas complicaciones, pero muchas veces no son suficientes para aliviar el dolor, por lo que es muy importante que consulte con el médico para que le recomiende otras medidas, o incluso analgésicos. 11


Recomendaciones:

Higienice la boca con buches frecuentemente.

Ofrezca comidas blandas y suaves, por ejemplo: helados, licuados de banana o duraznos en almíbar con leche; queso fresco, purés de papa, de camote/batata, de yuca o de vegetales, preparados con mantequilla y leche. Pueden ser fideos delgados bien cocinados, arroz con leche, postres lácteos, yogurt y comidas licuadas después de preparadas para que sea fácil para el niño tragarlas.

Cocine los alimentos hasta que estén tiernos y blandos.

Corte la carne, el pollo o el pescado en pedacitos pequeños y mézclelos con puré o salsas suaves.

Prefiera preparaciones templadas, tibias, o frías porque son mejor toleradas que las calientes o muy heladas.

Déle al niño un sorbete, o pajita para tomar los líquidos.

Si el niño quiere galletas, sumérjalas en leche antes de que las coma.

Evite comidas que puedan ser irritantes por ejemplo: jugos cítricos (naranja, toronja/pomelo, limón), comidas muy condimentadas o saladas (por ejemplo, papas fritas, Kchitos, chifles).

Evite los alimentos crocantes, como las tostadas, cereales secos, galletas saladas. Si el niño quiere galletas, humedézcalas en leche antes de que las coma.

No condimente ni sale excesivamente las comidas.

12


PROBLEMAS DENTALES El dolor puede ser el único síntoma que anuncie una infección severa a partir de una carie y debe ser informado de inmediato al médico para iniciar el tratamiento correspondiente. Los niños que reciben radiación en la cabeza y el cuello pueden presentar dificultades en la masticación por endurecimiento del músculo masetero que se encuentra a ambos lados de la cara y es el que permite el movimiento del maxilar inferior para masticar. Se sugiere en estos casos efectuar diez movimientos de morder continuados, 4 a 6 veces al día para evitar esta complicación. El tratamiento oncológico puede predisponer a padecer caries y presentar inflamación de las encías. Es importante, siempre que sea factible, hacer una consulta al dentista antes de comenzar el tratamiento, e iniciarlo con el mejor estado de salud buco dental. Si no es posible hacer la visita al dentista antes de comenzar el tratamiento, hay que buscar, con asesoramiento del pediatra, momentos en los cuales el tratamiento dental sea posible aún en pleno tratamiento oncológico. Para poder efectuar cualquier procedimiento dental incluso cepillarse los dientes, se necesita que su niño tenga un número adecuado de glóbulos blancos neutrófilos para evitar complicaciones infecciosas y un número de plaquetas suficiente para que no haya riesgo de sangrado. Estos datos se obtienen de un análisis de sangre -el hemogramay se lo informará su médico cada vez que concurra a control. Consejos que tienden a prevenir problemas dentales:

Haga visitas al dentista durante el tratamiento, siempre que su pediatra lo autorice.

Haga que su hijo se lave los dientes después de comer. 13


Utilice cepillos dentales pequeños extra suaves; o ayúdelo a lavarse con torundas de algodón remojadas en un antiséptico por ejemplo clorhexidina al 0,12% en base acuosa.

Es recomendable un enjuague bucal con agua tibia cuando la boca y las encías estén inflamadas.

Evite golosinas que quedan adheridas a los dientes como los caramelos masticables. Son preferibles los caramelos o chicles sin azúcar para disminuir la posibilidad de caries.

CAMBIOS EN EL GUSTO DE LOS ALIMENTOS La quimioterapia, la radiación y el cáncer mismo, pueden causar cambios en el sentido del gusto de su hijo. Algunos niños se quejan de un gusto amargo, especialmente al comer carne o comidas proteicas. También pueden encontrar que muchas comidas tienen menos sabor. El gusto de cada persona puede verse afectado de modo distinto. Usted necesitará aprender qué comidas tienen distinto sabor para su hijo. Esté preparado para que el gusto de su hijo cambie día a día. Algunos días rechazará sus comidas favoritas diciendo que no tienen buen sabor y otras veces comerá con gusto comidas que rechazó en los días previos. Algunas de las siguientes ideas pueden mejorar el sabor de la comida, aunque depende de cómo haya sido afectado el gusto.

Elija y prepare comidas que estén bien presentadas y huelan bien. Para disminuir el excesivo sabor dulce que a veces siente el paciente, en postres de leche como flanes, puede añadir café instantáneo, jugo de frutas o una pizca de sal. 14


Si las carnes rojas, como la de res, tienen para él niño un gusto raro, prepare otros alimentos con alto contenido proteico que las reemplace por ejemplo pollo, clara de huevo, productos lácteos.

Puede mejorar el sabor de la carne, pollo o pescado añadiendo jugos de fruta dulces, salsas agridulces, o sírvalos cortados en estofados, sopas o salsas.

Se puede dar sabores nuevos a la comida con salsa de tomate o agregando queso.

Se pueden utilizar diversos condimentos o saborizantes al cocinar los alimentos, por ejemplo laurel, orégano, nuez moscada, vainilla, esencias frutales. También se puede recurrir a alimentos que de por sí agregan sabor a las preparaciones como el ajo, la cebolla, la albahaca, el queso rallado, perejil, cilantro/culantro, orégano.

Adorne la comida del niño con caritas felices, sonrisas, payasos, hechas con un chorrito de salsa blanca o salsa de tomate, y hierbas como perejil, pedacitos de tomate. Así hace del momento de la comida algo divertido y a lo mejor le anima a probar los alimentos…

NAUSEAS Y VÓMITOS Las náuseas y vómitos son problemas muy frecuentes durante el tratamiento. Muchas veces se le resta importancia a las náuseas si no se asocian a vómitos, esto es un error ya que el estado nauseoso permanente impide que el niño se alimente normalmente y afecta notablemente su estado de ánimo. 15


En los más pequeños hay que sospechar náuseas cuando en los días inmediatamente posteriores a la quimioterapia, el niño se encuentra decaído, irritable, rechaza el alimento, presenta arcadas. En estos casos debe consultar al médico si puede recetarle alguna medicación para controlar náuseas y vómitos. Muchas veces los pacientes más grandes, dicen no tener náuseas, pero al preguntarles qué sienten cuando se habla de alimentos, o cuando huelen la comida, dicen tener asco. Esta situación también debe tratarse porque impide una adecuada alimentación. Es un error creer que las náuseas y los vómitos son “normales” durante el tratamiento. Los padres deben consultar al médico a tiempo cuando detectan este problema en su hijo, para que le recete una medicación adecuada. Si, a pesar de ello continúan los síntomas, vuelva a consultar al médico, porque a veces es necesario asociar varios medicamentos para controlar el cuadro. Mientras tanto, controle que el niño tome suficientes líquidos. Una forma práctica de saber si toma lo que necesita es examinar el color de la orina, si es de color amarillo intenso, significa que no está tomando la cantidad de líquidos que necesita. Cuando hay vómito, no se debe ofrecer comida al niño, hasta que el vómito desaparezca. Ofrézcale solo líquidos y en poca cantidad, por ejemplo, una cucharadita de agua, o de un líquido que aporte sales y azúcares, cada 10 minutos. Si el niño tolera estos líquidos, se le puede ir aumentando poco a poco la cantidad, a una cucharada grande cada 20 minutos; y si tolera sin vomitar, aumentarle a dos cucharadas cada 30 minutos. También se pueden utilizar sorbetes/pajitas, en lugar de cuchara, aumentando paulatinamente el número de sorbitos a ingerir. 16


Las recomendaciones en caso de nauseas y vómitos son:

Mantener bien ventilada la casa. Que el niño no esté en la cocina cuando se está preparando la comida.

Una hora después de haber finalizado el tratamiento, ofrézcale primero líquidos y vea si lo resiste antes de darle alimentos.

Ofrecer al niño frecuentemente, pequeñas cantidades de comida, y pedirle que coma lentamente.

Ofrecer al niño alimentos frescos o a temperatura ambiente, de consistencia blanda como postrecitos de yogurt y helados. Los alimentos calientes pueden aumentarle las náuseas.

Evitar los perfumes, desodorantes de ambientes o cualquier tipo de olor intenso.

Evitar comidas con alto contenido graso, fritos, alimentos muy dulces, muy condimentados o con olores fuertes, por ejemplo pescado.

Evitar las bebidas como gaseosas (colas), agua mineral con gas.

Nunca ofrecerle sus alimentos favoritos cuando tiene estos síntomas, para que no los rechace posteriormente.

Si usted sabe que las náuseas o vómitos aparecen durante, o inmediatamente después de la sesión de quimio o radioterapia, evite ofrecerle al niño alimentos, una o dos horas antes del tratamiento y administre el medicamento indicado por su médico, también una hora antes de la sesión.

Si deben viajar a su domicilio después de la sesión de quimioterapia, aplace la prueba de tolerancia a líquidos hasta llegar a casa, el movimiento del viaje puede generar vómitos.

17


Es importante saber que, la mayoría de las veces, las náuseas y los vómitos que se presentan durante el tratamiento, no tienen ninguna relación con alteraciones del hígado, ni con problemas del aparato digestivo. Esto es un mito, o creencia que hace que por temor, se le impongan al niño dietas restrictivas, porque tal o cual cosa “le cayó pesada” o “le pateó al hígado”, no autorizándole a comer lo que el niño desea. Los vómitos post quimioterapia o post radioterapia no se relacionan con el tipo de comida ingerida y se producen por otros mecanismos. Por eso una vez controlados estos síntomas en forma completa y si tolera inicialmente los líquidos, se puede suspender rápidamente esta dieta y probar con alimentos. No olvide que es aconsejable que el niño descanse después de las comidas, durante una hora y que preferentemente lo haga sentado.

DIARREA

Durante la diarrea, el organismo pierde líquidos y minerales como el sodio y el potasio, por lo que hay riesgos serios de deshidratación. Las medidas iniciales a tomar apuntan a reponer la pérdida de líquido; por eso se debe ofrecer al niño abundantes líquidos y minerales. El sodio puede reponerse con sal común en las comidas, caldos, sopas y el potasio con alimentos como la banana, papa y fideos en general. La diarrea puede tener varias causas, incluyendo la quimioterapia, la radioterapia abdominal, infección, uso de antibióticos, intolerancia a ciertos alimentos. Consulte al médico si hay más de una deposición diarreica en el día. 18


Recomendaciones:

Ofrezca cantidades pequeñas de comida durante todo el día.

Pruebe con comidas altas en proteínas y calorías pero bajas en fibras.

Sírvale muchos líquidos durante el día porque tomar líquidos es importante. El cuerpo necesita agua y su hijo los pierde durante la diarrea.

Ofrezca los líquidos a temperatura ambiente. Evite servirlos muy calientes o muy fríos, indíquele al niño que beba lentamente.

Si la leche había sido la fuente principal de proteínas en la dieta de su hijo, es importante que le informe al médico, para que le diga como reemplazarla por otros alimentos o por fórmulas sin lactosa.

No le sirva líquidos durante las comidas, porque los líquidos llenan y pueden reducir el apetito.

Tenga cuidado al usar leche, productos lácteos o comidas a las cuales se le ha agregado leche. Estas contienen lactosa que es la azucar que está naturalmente en la leche y si el niño tiene intolerancia a la lactosa, el intestino no puede digerirla y la diarrea puede prolongarse. Si su hijo tiene este problema, necesitará una dieta baja en alimentos que contengan lactosa. Si el paciente tiene diarrea elija para la comida: Quesos frescos bajos en grasa, observando si no tiene intolerancia a la lactosa. Carnes: bien desgrasadas y bien cocinadas. Carnes blancas: pollo sin piel. Frutas: manzana pelada, asada o en mermelada. banana bien madura. 19


Cereales no integrales: harinas finas y gruesas, de maíz, maicena, sémola, harina de yuca, arroz (no integral). Derivados: tallarines finos, masa de pasteles, pan común tostado al horno.

Cereales no azucarados. Azúcares: en muy poca cantidad. Dulces, jaleas y mermeladas: de membrillo o manzana, pueden ser dietéticas para que tengan menor contenido de azúcar. Edulcorantes.

Bebidas con alto contenido en minerales y no gasificadas: agua mineral sin gas. Si el niño quiere una gaseosa, debe ser clara y se le debe quitar el gas. Condimentos: aceite, mantequilla o margarina vegetal, no sometidos a cocción. Gelatinas: de frutas permitidas como de manzana o banana; no de frutas cítricas, no ácidas. Infusiones: té suave, sin agregar leche. Huevos: bien cocinados. Evite darle estos alimentos mientras tenga diarrea: Comidas grasosas o fritas. Líquidos con gas. Verduras altas en fibra: vegetales de hoja como acelga, lechuga y espinaca. Tampoco le debe dar choclo, fréjol, arverja, lentejas, garbanzos, ni otro tipo de granos.

No le sirva cebolla, vainitas, remolacha, brócoli ni coliflor. No cítricos: limón, naranja, toronja, piña, tomate. No le ofrezca panes ni cereales integrales o de salvado. No ponga en la comida del niño condimentos fuertes como la pimienta, comino o mezcla de condimentos, solo condimentos suaves como la sal. 20


ESTREÑIMIENTO Algunos medicamentos antineoplásicos y otros para el dolor, pueden causar estreñimiento. A esto se agrega muchas veces, la escasa actividad física de los pacientes durante el tratamiento. Este problema también puede ocurrir si la alimentación no tiene suficiente líquido o volumen, o si el niño ha permanecido en cama. Recomendaciones para cuando el paciente tenga estreñimiento Ofrezca abundantes líquidos, principalmente jugos cítricos, o licuados de fruta con leche si el niño no tiene intolerancia a la lactosa. Sirva comidas con mucha fibra, cereales integrales, arróz integral, avena entera; vegetales cocinados como coliflor, acelga, espinaca, col, vainitas, arvejas. Frutas en dulce o asadas (banana, pera, ciruelas, manzanas), también frutas secas (almendras, nueces, avellanas, etc), o frutas deshidratadas como ciruelas, pasas de uva, durazno, albaricoque. Siempre cocinadas para que no porten bacterias. Agregue salvado de trigo a comidas como guisos y panes caseros. Incentive el ejercicio físico y caminatas, todos los días. Hable con el médico acerca de la cantidad y tipo de ejercicio correcto par su hijo. Puede ocurrir que aún con estas recomendaciones no se resuelva el problema, porque el niño está muy selectivo con los alimentos, o porque ingiere pequeñas porciones por inapetencia, o bien porque se trate de cuadros más rebeldes generalmente ocasionados por alguna quimioterapia o analgésico opioide. Es importante informarle esta situación al médico sin pérdida de tiempo para que él indique un purgante y así evitar complicaciones mayores como la formación de un bolo fecal. 21


Pérdida de apetito. ¿Qué hacemos?

51

Si su hijo tiene problemas al comer y toma escasa cantidad de alimentos, es importante tener en cuenta que cada bocado que coma le aporte un máximo de calorías y de proteínas. Las comidas proteicas ayudan al cuerpo a mantenerse fuerte y a recomponerse y las comidas ricas en calorías lo ayudan a evitar la pérdida de peso. La pérdida o disminución del apetito es uno de los problemas más frecuentes que ocurren durante el tratamiento del cáncer. Es importante tener bajo control cualquier síntoma que pueda alterar la alimentación y diferenciar estas situaciones de la falta de apetito. Por ejemplo un niño nauseoso o con inflamación y llagas en la boca, seguramente no aceptará comer, pero tratado adecuadamente puede alimentarse normalmente. Es también frecuente que aún controlados todos los síntomas que ocasionan problemas en la alimentación, el niño muestre absoluto desinterés por la comida. A esto se agrega muchas veces el desánimo que ocasiona el cambio drástico de rutina que ocasiona el tratamiento oncológico, visitas frecuentes al hospital, hospitalizaciones, no poder ir a la escuela, etc. Algunas recomendaciones y sugerencias: Incentive las actividades normales pero no las fuerce. Pruebe cambiar la hora y el lugar de las comidas. Un picnic, aún en la casa, puede hacer que la comida sea más divertida. Trate de que las comidas sean tranquilas y relajadas, no apure el momento de comer. 22


Mirar un programa de TV favorito también puede aumentar la voluntad de comer; pero no le sirva alimentos mientras ve televisión, sino antes o después del programa que el niño quiera ver. Decore las comidas, con caritas de payaso, caritas felices hechas con salsa blanca, con salsa de tomate, con pasas cocinadas o con trocitos de fruta cocinada. Distraiga al niño con otra actividad y reintente ofrecer alimentos una o dos horas después. Deje que su hijo coma siempre que tenga hambre y todo lo que desee en calidad y cantidad, salvo las limitantes que se plantean en este libro y las indicaciones que su pediatra le ha dado. No inicie discusiones ni presiones en las horas de comer, entienda que la falta de apetito no es un capricho y que no depende solo de la voluntad suya o del niño. Tenga claro que pasados veinte minutos a media hora de comenzada la comida, es conveniente dar por finalizada la misma, ya que lo que no se comió hasta ese momento no se comerá aunque se dé más tiempo. La insistencia puede ser contraproducente para el comportamiento del niño.

23


SACIEDAD PRECOZ Durante el tratamiento, se puede presentar el fenómeno de “saciedad precoz” que significa que el niño ingiere pequeñas porciones, se siente lleno y no quiere seguir comiendo. En estos casos se recomienda, darle varias comidas pequeñas durante el día, pero con alta cantidad de calorías y proteínas. Algunas recomendaciones y sugerencias: Ofrézcale comida cada dos horas, aún a la hora de irse a la cama. Cocine y permita que coma en horarios insólitos, si el niño se lo solicita. Tenga a mano colaciones o refrigerios saludables. Ver listado en el capítulo “Colaciones o refrigerios nutritivos”. Comer unos pocos bocados de la comida adecuada, o beber líquidos correctos cada hora, también puede aumentar las proteínas y calorías. Elija bebidas ricas en calorías, vitaminas y minerales como licuados con leche, leches con sabores, en lugar de tomar agua. Es mejor beber lejos de las comidas, ya que los líquidos generan saciedad. Tenga presente el momento del día en el que el niño tiene más apetito y programe alimentos para esa hora. Evite los ayunos prolongados, con la ilusión de que al estar con el estómago vacío su hijo va a aumentar su apetito, no es conveniente porque el niño no comerá y estará de mal humor. Evite alimentos sin calorías, que llenen demasiado, como caldos o sopas poco espesas, bebidas gaseosas, jugos de sabores artificiales, infusiones de té. 24


Si el niño se siente mal, con náuseas, con dolor de estómago, no lo fuerce a comer, porque puede ser contraproducente. Consulte lo antes posible a su pediatra para aliviar estos síntomas. No insista demasiado con alimentos que al niño nunca le agradaron, o que comenzó a rechazar al iniciar el tratamiento; pero tenga en cuenta que los gustos pueden cambiar de un día a otro. Por lo tanto vuelva a ofrecer los alimentos en algún momento posterior y tal vez se lleve la sorpresa de que los acepte con gusto. Las ideas y sugerencias que se anotan en este libro, han resultado útiles a otros padres de niños con cáncer a lo largo del tratamiento. Sin embargo cada persona es diferente y usted tendrá que averiguar en el día a día, qué es lo que mejor resulta para su hijo. 25


¿CÓMO INCREMENTAR LAS PROTEÍNAS? Si el médico le dice que el niño necesita más proteínas, tome en cuenta estas sugerencias y agregue a las comidas los siguientes alimentos: LEGUMBRES • •

Cocinar sopas o estofados y guisos con soya, garbanzos, porotos, fréjol, lentejas, arvejas. También se puede usar harina de legumbres como arveja, quinua, habas, para preparar purés con leche.

QUESO DURO/MADURO O SEM1BLANDO • •

Rallar y agregar a sopas, salsas, estofados, verduras, puré, arroz, fideos. Derretir en sánduches, pan, tortillas, salchichas, carnes, pescados, verduras, huevos, postres. NO COMPRAR QUESOS QUE NO TENGAN REGISTRO SANITARIO, QUE NO ESTEN DEBIDAMENTE EMPAQUETADOS Y QUE NO CUMPLAN NORMAS DE HIGIENE Y CUIDADO.

CARNES, POLLO Y PESCADOS • • • •

26

Utilizar en tortillas y relleno de sánduches. Agregar picados y bien cocinados a las verduras, ensaladas, estofados, sopas, salsas y budines. Preparar empanadas o tortas con carne, pescado y pollo. Servir hígado o corazón de ternera o pollo. Son fuentes no sólo de proteínas sino de vitaminas y minerales.


+ proteínas HELADO O YOGURT • • • • •

Mezclar o batir helado o yogurt con frutas como el banano o con mermeladas. Agregar a los cereales, frutas, gelatina y tortas. Preparar un sánduche de helado o yogur con torta. Hacer tortas heladas, con galletitas dulces o saladas. Servir helado como postre.

HUEVOS •

• •

• •

La clara de huevo contiene proteína de muy buena calidad, que puede reemplazar a la proteína de la carne en caso de que su hijo la rechace. La yema aporta proteínas y grasas (colesterol) y se recomienda no comer más de dos o tres yemas por semana. Agregar huevos duros picados a las ensaladas, a los guisos, verduras, pastas, pizzas, sánduches. Se puede batir huevos en el puré de papas, o de verduras y en salsas, asegurándose de seguir cocinando estos platos después de agregar el huevo, porque los huevos crudos pueden contener bacterias dañinas. Agregar claras extra a los huevos revueltos, tortillas, flanes, budines, panqueques y torrejas/ tortillas. Preparar un flan nutritivo con yemas de huevo y leche condensada.

27


¿CÓMO INCREMENTAR LAS CALORÍAS? Si el médico recomienda incrementar las calorías en la alimentación del niño, utilice alimentos ricos en azúcares. Estos aportan energía y evitan que el niño baje de peso. MANTEQUILLA, MARGARINA, CANTIDAD EXTRA DE ACEITE •

• •

Agregar a las papas cocinadas o al horno, al puré, sémola, cereales calientes, arroz, fideos y verduras cocinadas. Mezclar con sopas, cremas, salsa y caldos. Combinar con hierbas y aliños y untar sobre carnes, hamburguesas, pescados y platos con huevo.

QUESO CREMA • • •

Agregar a las verduras. Hacer bolitas de queso y cubrir con nueces picadas o germen de trigo. Untar sobre pan, rebanadas de fruta y galletitas saladas.

YOGUR NATURAL ENTERO •

• •

Agregar a sopas, crema, papas al horno, macarrones o tallarines con queso, verduras, salsas, aderezos para ensaladas, estofados, al carne horno y pescado. Bañar con yogur las tortas, frutas, postres de gelatina, flanes y budines. Para lograr un buen postre, poner yogur sobre fruta fresca y agregar azúcar morena.

28


CREMA LÍQUIDA • • • • • • • •

+ calorías

Mezclar con cereales calientes o fríos. Con fideos, arroz y puré de papas. Usar en sopas, cremas, salsas, platos con huevo, masa de panqueques, budines y flanes. Poner sobre pollo y pescado mientras se hornea. Unir con carne picada para hamburguesas o croquetas. Añadir a la leche en las recetas. Preparar chocolate caliente con crema. Mezclar crema con frutas cocinadas y servirlas como postre.

CREMA BATIDA • •

La crema, sin azúcar, se puede mezclar con puré de papas o de verduras. La crema batida y endulzada con azúcar, se puede poner sobre chocolate caliente, postres, gelatinas, budines, frutas.

MIEL DE ABEJA, PANELA MERMELADA Y AZUCAR • •

Usar para preparar dulces Agregar al pan, cereales, bebidas con leche, postre de yogur y frutas.

GRANOLA • Poner sobre vegetales, yogur, helado, budín, flan y fruta. • Usar en masa de galletitas dulces y pan. • Reemplazar al pan y al arroz en recetas de budines. FRUTAS SECAS COCINADAS • Cocinar y servir en el desayuno, o como postre. • Hornear en tortas y empanadas. • Agregar a las galletitas dulces, panes, tortas, arroz y platos con granos, cereales, budines y rellenos. • Combinar con verduras cocinadas tales como zanahorias, camotes, choclo y zapallo. 29


PARA INCREMENTAR LAS CALORIAS AL PREPARAR LA COMIDA Algunas recomendaciones y sugerencias: Se puede freír las comidas, por ejemplo hacer apanados, papas fritas, tortillas de diferente tipo. Los alimentos fritos tienen más calorías que los horneados, cocinados o asados. Siempre es mejor que la comida sea preparada en la casa, para garantizar que se haga con buenos productos. Los alimentos comprados son a veces preparados con grasas saturadas y dañinas.

COLACIONES O REFRIGERIOS NUTRITIVOS Las colaciones o refrigerios, son comidas de poco volumen, que se le puede dar al niño entre las comidas principales y también aportan más calorías a la dieta, si él lo necesita. Se recomienda tener a mano algunos alimentos que puedan servir en estos casos, o ingredientes que permitan una rápida preparación de colaciones o refrigerios. Por ejemplo: Bocaditos dulces Chocolates, cacao en polvo Cereales Papas fritas, bocaditos de queso, tostitos naturales Comidas envasadas para bebé (para los más pequeños) Jamón cocinado (no crudo) 30


Dulces de frutas o de leche • Frutas enlatadas • Galletitas dulces y saladas Helado Huevo cocinado Jugos de fruta Pan, pastas de dulce, ponqués Canguil/palomitas de maiz (puede utilizarse canguil para preparar en microondas) Queso crema, quesos maduros o semi maduros Sopas, cremas Yogurt

PRODUCTOS COMERCIALES QUE MEJORAN LA NUTRICION Si su hijo no puede obtener suficientes calorías y proteínas de su dieta, el médico o el nutricionista, pueden recomendar suplementos de nutrición comerciales tales como fórmulas y polvos para desayuno instantáneo. Algunos de estos productos están diseñados para ser agregados a otras comidas o bebidas para aumentar el contenido calórico. Estos productos no necesitan refrigeración hasta que se abren. Se sirven fríos como aperitivos antes de dormir o entre comidas (sirven como colaciones). Pueden llevarse al tratamiento o para otros momentos en los que el niño tenga apetito y por las largas esperas, se pueda cansar. Todos los suplementos son altos en proteínas y calorías y contienen mayor cantidad de vitaminas y minerales. Vienen en forma líquida, budín o polvo. Algunos supermercados ofrecen estos productos. 31


1

6

E

¿Qué se puede hacer si a pesar de todo mi hijo no recibe el alimento necesario y sigue perdiendo peso? Si a pesar de todos los esfuerzos el niño pierde peso o deja de aumentar al ritmo normal para su edad, su médico le recomendará otro tipo de alimentación especial, y si fuera necesario explicará la necesidad de apoyo nutricional por sonda nasogástrica.

s muy importante que usted siga las instrucciones del médico y que esté alerta a las manifestaciones del niño, si aumenta su deseo de comer y si mejora o no de peso. De esa forma se mantendrá en las mejores condiciones. Tome en cuenta que el caso de cada niño es diferente, y que dependiendo de la evolución del tratamiento el médico, le recomendará lo que tienen que hacer para mantenerlo en las mejores condiciones y evitar el deterioro nutricional.

32


¿Qué hacer cuando hay un aumento excesivo de peso?

E

7

Es importante tener en cuenta que el aumento excesivo de peso es tan perjudicial para el niño como la pérdida brusca del mismo.

star atento a esta situación en una etapa inicial intentando disminuir el aporte calórico, permite mantener un peso adecuado. Es necesario advertir sobre este aspecto al resto de los familiares y cuidadores del niño, ya que es frecuente que quieran darle todo gusto y que traigan golosinas en las visitas. Es mejor sugerirles otro tipo de regalos. Esta situación se puede observar en pacientes con bajo riesgo de deterioro nutricional, tratados con regímenes que incluyen corticoides (ej.: Leucemias Linfoides o Linfoblásticas Agudas LLA, tumores del tronco cerebral). Los corticoides producen como efecto no deseado un aumento excesivo del apetito que, sumado a la falta de actividad física como consecuencia de la enfermedad, lleva al aumento de peso. Es importante recordar que la restricción de alimentos en períodos de stress, por la intensidad del tratamiento, no es conveniente; de ahí la importancia del enfoque preventivo. Se sugiere estimular la actividad física dentro de lo posible, siempre asesorado por su médico, quién le indicará qué tipo de actividad física aeróbica puede realizar su hijo.

33


ALGUNOS CONSEJOS PARA TOMAR EN CUENTA CUANDO HAY UN AUMENTO EXCESIVO DE PESO: A la hora de cocinar: Quitar toda la grasa visible de la carne, retirar la piel y la grasa del pollo. Respetar las preparaciones cotidianas, incorporando cambios en las formas de preparación. Por ejemplo: un estofado servido con arroz, prepararlo hervido y agregar vegetales como zanahoria, calabaza, arvejas, tomate en dados, etc. Preferir las preparaciones al horno, en reemplazo de las frituras. Si es posible disminuir al máximo la cantidad de aceite a utilizar. A la hora de comer: Realizar 4 comidas y 1 o 2 colaciones por día.

Tomar un vaso de leche descremada o yogur, 2 o 3 veces por día.

Comer pan o galletitas solo en desayuno y merienda. Preferir los de harina integral. Tomar una taza de caldo de verduras antes de almorzar y de cenar. Comer dos platos de vegetales por día. Acompañar los vegetales con una porción de cereales o con una porción de carne. Elegir las frutas cocinadas como postre y para las colaciones. Tomar al menos 2 vasos de agua antes o durante la comida.

34


Dieta con bajo contenido de sodio

8

C

uando los niños reciben tratamiento prolongado con corticoides a altas dosis deben recibir una dieta con bajo contenido de sodio. Muchas veces no somos conscientes de que casi todos los alimentos aportan algo de sodio, algunos mucho más que otros incluso los que no tienen sabor salado (ej. las galletitas dulces).

ALGUNOS CONSEJOS A AGREGAR A LAS INDICACIONES DE SU MÉDICO: Alimentos que pueden utilizarse:

Aceites de uva, maíz, soya, girasol.

Crema de leche. Leche: entera de vaca, líquida o en polvo, maternizadas, leche cultivada, postres lácteos. Quesos: blanco sin sal, ricota sin sal. Fresco sin sal. Huevo. Carnes: aves, vacuna o pescado, frescas no envasadas. Verduras y frutas: todas. Cereales: arroz, avena, sémola, polenta, fideos secos, harinas, féculas (maicena, almidón de yuca, de papa, de maíz), Nestum arróz, quinua, masas de tortas y empanadas. Pastas rellenas, como lasaña, canelones, raviolis, y pizzas caseras. Legumbres.

Azúcar. Dulces: membrillo, camote, miel de abeja pasteurizada (industrial), jaleas, mermeladas. 35


Pan y galletitas de agua sin sal, bizcochos sin grasa, pan casero sin sal. Con moderación: hostias u obleas y galletas de vainilla sin grasa.

Condimentos: laurel, orégano, nuez moscada, perejil, ajo, especias, pimentón. Siempre agregarlos antes de finalizada la cocción para eliminar las bacterias que pudieran portar. Bebidas: agua, jugo de frutas hervidas, gaseosas como Coca Cola, Sprite, Fanta, Naranja, Manzana. Otros: gelatinas, flanes, helados de fruta y de agua, postres, cocoa, caramelos de frutas, frutas y verduras enlatadas previo lavado. Caldos y sopas caseras sin sal. Alimentos que deben evitarse: Sal común, sal de ajo o de apio, cualquier sal que contenga sodio en su composición.

Embutidos, salchichas. Sopas y caldos concentrados comerciales. Mantequilla y margarinas (excepto casera, hecha con crema batida). Dulce de leche: si es casero, se puede en poca cantidad. Quesos maduros o semimaduros. Alimentos de picar: palitos salados, papas fritas, maníes salados, habas saladas, cachitos. Enlatados: de carne, patés y otros. Pescados salados: atún, anchoas, sardinas. Amasados de pastelería, galletitas (salvo las indicadas). Gaseosas, salvo las indicadas. Agua mineral. Aderezos, Mayonesa, salsa de tomate, mostaza y salsas con sal. 36


OTROS CONSEJOS PRÁCTICOS EN LA DIETA CON BAJO CONTENIDO DE SODIO: •

Siempre, antes de comprar los alimentos, fijarse y leer bien las etiquetas para conocer su composición y estar segura de que no contienen sodio.

Preferir cocinar al horno, a la plancha, a la parrilla, o frituras (el hervor hace que se pierda, en parte, el sabor natural de los alimentos).

• Utilizar si es absolutamente necesario “sal sin sodio”, NO con bajo contenido de sodio. Esos datos deben constar en las etiquetas o en los envases. •

Emplear al cocinar, alimentos que también son condimentos y que realzan el sabor de la comida, por ejemplo: cebolla, ajo, ají, perejil; especias: orégano, laurel, nuez moscada y otros que usted utilice en su comida diaria.

Si va a servir al niño, frutas o verduras enlatadas, tiene que primero lavarlas bien, para quitarle el sodio antes de consumirlas. •

Preferir preparaciones caseras ya que las compradas tienen conservantes y saborizantes con sodio.

37


91

Recetas nutritivas

NOTA: en la preparación de estos platos se puede agregar sal al gusto, siempre que el niño no esté en una dieta de bajo contenido de sodio.

Platos salados 1- GUISOS O ESTOFADOS: Los guisos son excelentes platos para ofrecer al niño, ya que se pueden mezclar varios nutrientes en forma armónica y eligiéndolos bien, puede resultar un plato económico. Este plato se sirve solo, pues tiene todos los ingredientes necesarios para nutrir al niño. Ingredientes básicos para un estofado (Aproximadamente 4/5 porciones) • 4 cucharadas de aceite • 3 cucharadas de cebolla blanca picada finamente • 1 taza de fideos de sopa, o 1 taza de arroz, o 1 taza de papas peladas, lavadas y cortadas • 1 taza de lentejas, ó fréjol, ó garbanzos, o arvejas, o choclo • 1 taza de carne de res, de pollo, o pescado cortado en trozos pequeños • 2 tazas y media de agua • Sal al gusto 38


Preparación Picar muy bien la cebolla. Poner en la olla el aceite y freír hasta que la cebolla esté transparente. Agregar los trocitos de carne para que se doren. Luego poner los fideos, arroz o papas previamente remojadas y los demás ingredientes. Cocinar bien a fuego moderado hasta que todos los ingredientes estén cocinados. Si hace falta agregue un poco más de agua. Pruebe y rectifique la sal si es necesario. Ingredientes alternativos Si quiere reforzar los nutrientes, puede agregar 1 o 2 huevos batidos, una vez cocinados apagar el fuego y agregar ½ taza de crema de leche y servir poniendo en cada plato un poco de queso rallado.

2- AVENA O POLENTA: Este es un plato nutritivo y que se puede comer solo, o como acompañante. Ingredientes (Aproximadamente 2 porciones) • 1 taza de avena o de polenta • Sal al gusto • ½ taza de huevo duro picado, o pedacitos de pollo • ½ taza de queso fresco o mozzarella rallado • 1 taza de leche entera Preparación Cocinar la avena o la polenta en leche, con sal. Una vez cocinada apagar el fuego, e inmediatamente agregar el resto de los ingredientes para permitir que el queso se derrita. 3- MUCHINES (pastelitos) DE YUCA Ingredientes (Aproximadamente 6 muchines) • 1 ½ tazas de yuca cocinada con sal • 1 ½ tazas de yuca cruda lavada y rallada • 1 taza de queso de mesa, sin sal, rallado • ½ litro de miel de panela cocinada con clavos de olor • Aceite para freír Preparación Majar (aplastar) la yuca cocinada y mezclar con la yuca cruda. Dividir esta masa en porciones, y formar con cada una de ellas un muchín (pastelito) alargado, rellenándolo con el queso rallado. Freír en aceite caliente hasta dorar. Servir con miel o solos. 39


4- CREMA DE ESPINACAS O ACELGA Ingredientes (Aproximadamente 4 porciones) • 1 litro de leche entera • 10 cucharadas de avena • 2 huevos • 1 taza de acelga o espinacas hervida, escurrida y licuada o picada fina. • 2 cucharadas de queso rallado Preparación Hervir el litro de leche y agregar en forma de lluvia fina la avena para que no se formen grumos, cocinar 1 minuto. Agregar los huevos batidos y dejar que se cocinen, moviendo la mezcla con frecuencia. Retirar del fuego y poner en esa mezcla la espinaca o acelga y el queso rallado. Servir inmediatamente antes de que se enfríe. 5- ALBÓNDIGAS DE CARNE: Las albóndigas son un buen acompañante para tallarines, purés, o se pueden servir con una ensalada.

Ingredientes (Aproximadamente 4/6 porciones) • 1/2 Kilo, o 1 libra de carne molida • 1 cebolla paiteña mediana rallada • ½ taza de pan rallado o miga de pan • 1 huevo • 1 taza de queso fresco cortado en trocitos. • Sal al gusto Preparación Mezclar dentro de un bol la carne molida con la miga de pan, sal, cebolla y huevo. Hacer bolitas con las manos y poner en el medio de cada una un trocito de queso fresco, pasar la albóndiga por la miga de pan y freírlas en aceite bien caliente hasta que estén bien doradas. NOTA: Otra alternativa es hacerlas al horno. En este caso se unta aceite en una fuente para el horno y se colocan las bolitas ya listas, envueltas en la miga de pan. Se mete la fuente al horno caliente, a 350 grados Fahrenheit 40


6- SALSA BLANCA: La salsa blanca es una buena base para la preparación de otros platos, para hacer sopas, mezclar con fideos y hacer rellenos. Ingredientes (Para 1 taza de salsa) • 4 cucharadas de harina de trigo • 2 cucharadas de mantequilla • Sal al gusto • 1 taza de leche • 1 pizca de nuez moscada • 2 cucharadas de leche en polvo Preparación Calentar tres cuartos de taza de la leche entera hasta que esté tibia. Disolver la leche en polvo en la leche tibia, agregar la harina poco a poco, en forma de lluvia, moviendo continuamente para evitar que se formen grumos. Luego agregar la mantequilla derretida y dejar que se cocine 1 o 2 minutos a fuego muy bajo. Sacar de la hornilla y dejar que se enfríe. Aparte hervir el resto de la leche con la nuez moscada, una vez que haya hervido, agregar bien caliente a la preparación anterior que debe estar fría, agitando enérgicamente para evitar que se formen grumos. Cocinar a fuego moderado hasta completar su cocción. 7- TALLARIN CON POLLO Y SALSA BLANCA Ingredientes (Aproximadamente 4 a 5 porciones) • 1 Funda de tallarines de 250 gramos • 1 taza de pollo cocinado y desmenuzado • 1 taza de salsa blanca (receta anterior) • ½ taza de queso rallado • Hojitas de albaca o cilantro para decorar Preparación Cocinar el tallarín en abundante agua, de acuerdo con el tiempo indicado en el paquete. Una vez cocinado, escurrirlo, ponerlo en una fuente y mezclar con el pollo desmenuzado y la salsa blanca. Para servir, decorar con el queso rallado, la albaca o el cilantro.

41


8- FIDEOS CON ATUN Y QUESO Ingredientes (Aproximadamente 4 a 5 porciones) • 1 funda de fideos de cualquier clase, de 250 gramos • 1 lata grande de atún • ¼ taza de queso rallado • Sal al gusto • ½ cucharadita de cilantro (culantro) y perejil picado • ½ taza de crema de leche Preparación Cocinar los fideos en abundante agua con sal y por el tiempo que se indique en el paquete. Una vez cocinados, escurrir los fideos y poner en una fuente. Agregar el atún desmenuzado, la crema de leche y el queso, servir caliente. Decorar con cilantro y el perejil.

Delicias Dulces 1- QUAKER Ingredientes (Para 4 vasos) • 4 vasos de agua • Azúcar • 2 naranjillas lavadas y peladas, o el jugo de 1 maracuyá grande • 1 puñado de avena cruda Preparación Poner el agua, las naranjillas y el azúcar a hervir por 5 minutos. Luego agregar el puñado de avena y dejar que hierva por otros 3 minutos. Probar que esté bien el dulce, cernir y dejar enfriar. Servir en lugar de jugo o en el desayuno.

42


2- PONCHE Ingredientes (Aproximadamente 3 porciones) • 2 tazas de leche • 2 huevos • 1 ramita de canela • Azúcar al gusto Preparación Hervir la leche durante 10 minutos a fuego lento, junto con el azúcar al gusto y la canela, al cabo de este tiempo retirar y dejar que se entibie. A parte licuar los huevos en un poco de leche fría y agregar poco a poco la leche hervida hasta lograr una mezcla espumosa y servir.

3- ARROZ CON LECHE Ingredientes (Aproximadamente 6 a 8 porciones) • 1/2 libra de arroz • 1 litro de Leche entera • La cáscara de 1 limón • 1 cucharadita de esencia de vainilla • 4 cucharadas de azúcar • Chocolate rallado o canela en polvo Preparación Hervir a fuego lento el arroz en el litro de leche junto con la cáscara de limón. Revolver de vez en cuando para que no se pegue y no se desborde. Cuando esté cocinado y cremoso, después de 18 minutos aproximadamente, retirar del fuego, quitar la cáscara de limón, agregarle la esencia de vainilla, el azúcar y revolver hasta que se disuelva. Dejar que se enfríe, revolviendo de vez en cuando para que no se forme una película en la superficie. Servir adornado con un poco de chocolate rallado o canela en polvo espolvoreada sobre cada porción. 4- MADUROS AL HORNO Ingredientes (Aproximadamente 10 porciones) • 5 maduros • 3 cucharadas de mantequilla • ½ taza de azúcar blanca o morena 43


Preparación Lavar, pelar y cortar los maduros por la mitad a lo largo. Colocar los trozos en un molde enmantequillado previamente. Rociar con azúcar y poner sobre cada uno trocitos de mantequilla. Asar al horno precalentado a 150 grados durante 15 minutos.

5- PASTEL DE MAQUEÑO Ingredientes (Aproximadamente 6 porciones) • 5 maqueños cocinados y aplastados en puré • 4 cucharadas de mantequilla diluida • 1 taza de azúcar • 4 huevos • ½ libra de queso fresco desmenuzado • 1 cucharita de canela en polvo Preparación Poner en un tazón el puré de maqueño, la mantequilla, el azúcar, el queso y las yemas de huevo, batir para que se incorpore todo. Aparte batir las claras de huevo a punto de nieve y verter sobre la preparación anterior, mezclándola suavemente. Poner la mezcla en un molde enmantequillado. LLEVAR AL HORNO A 350 GRADOS HASTA QUE SE DORE. 6- ZAPALLO CON MIEL Ingredientes (Aproximadamente 8 porciones) • 1 zapallo maduro pequeño • 2 bancos/ladrillos pequeños de panela • 1 ramita de canela Preparación Poner a hervir las panelas en 4 tazas de agua hasta que se disuelvan. Lavar muy bien el zapallo y quitarle las semillas y las venas del centro. Sin pelar, cortar en cuadritos, cocinar junto con el agua de panela y la canela, hasta que esté a punto de miel. Servir caliente o frío acompañado con queso y bañado en la miel de panela.

44


Recetas para preparar con los niños MINI PIZZAS Las pizzas son comidas de preparación rápida y que les gusta mucho a los niños por su fácil digestión. Esta es una de las recetas que puede preparar con ellos. Ingredientes • Pan: puede ser pan de agua, o pan de pita. Dependiendo del número de pizzas que se quieran preparar. Se calcula 1 pan por persona. • Queso mozzarella rallado: se calcula 3 cucharadas de queso por porción de pan. • Tomate fresco cortado en rodajas: 2 rodajas de tomate por pizza • Orégano y pimienta: solo una pizca para cada pizza Preparación Cortar el queso y el tomate en rodajas, tomar la mitad de un pan y colocar sobre él una rodaja de queso y una de tomate. Añadir orégano y pimienta al gusto, y poner al horno hasta que el queso se derrita. NOTA: Se puede añadir pedacitos de jamón, pollo, carne, champiñones, si se desea. GALLETITAS DE QUESO Ingredientes • ½ libra de mantequilla sin sal • ¾ de taza de queso fresco rallado • Harina de trigo, la necesaria • ¼ cucharadita de sal

45


Preparación Dejar la mantequilla a temperatura ambiente para que se suavice y luego cortarla en trozos. Poner en un bol, o en una olla, el queso y la mantequilla suavizada y mezclarlos trabajando con las manos, hasta que se unan, agregando poco a poco la harina, hasta que se forme una masa que quede muy seca y consistente. Espolvorear harina en la mesa y estirar la masa con bolillo, debe quedar de ½ cm de espesor. Cortar galletitas con diferentes formas, usando para eso moldes o si no los tiene, puede usar el borde pequeños vasos o tazas para que sea divertido hacerlas. Los recortes de masa que van quedando se vuelven a unir para formar nuevas galletitas, hasta que se acaben. Antes de meterlas al horno, se les puede espolvorear con queso rallado y con ajonjolí. Poner las galletitas en una lata para horno, untada con mantequilla y observando una separación de unos 2 o 3 cm entre cada galleta. Ponerlas en el horno, a temperatura moderada, por aproximadamente 15 minutos, o hasta que estén doraditas. Dejar enfriar y servir.

LICUADO DE BANANA CON LECHE Este es un alimento importante para los niños por todos los nutrientes que contiene. Ingredientes (Para 4 vasos) • 1 litro de leche • 4 cucharadas de azúcar • 2 bananos de seda, maduros, lavados y pelados Preparación Poner en la licuadora la leche, el azúcar y los bananos pelados y cortados. Licuar hasta que se mezclen bien todos los ingredientes. Servir en vasos NOTA: Se puede preparar de la misma forma batidos con otras frutas, como manzana, pera, duraznos, pero tomando en cuenta que tienen que ser frutas cocinadas previamente, para evitar gérmenes. Si se usa frutas cocinadas en almíbar, no poner azúcar. 46


ORITOS O BANANAS CON CHOCOLATE Este postre encanta a los niños. Se puede comer congelado o a temperatura ambiente. Ingredientes (Aproximadamente 6 porciones) • 3 bananas o guineos grandes o 6 oritos • 1 tableta de chocolate de repostería • 1 taza de almendras, o maní picado bien fino, o grageas de colores. • 6 palitos de helado Preparación Lavar, pelar los guineos y cortarlos por la mitad. Si se usa oritos hacerlos enteros, Colocar los guineos en palitos de helado. Derretir el chocolate a baño María, y pasar cada palito con el banano u orito por el chocolate derretido, finalmente pasarlo por las almendras, maní molido o grageas de colores y están listas. Si quiere puede congelarlos por unas horas, o comerlos a temperatura ambiente.

BOMBONES DE DULCE DE LECHE Ingredientes • 1 taza de galletitas cortadas el trocitos (galletas María o similar) • 1 taza, o una lata de 250g de dulce de leche ya preparado coco o cocoa (chocolate en polvo)

Preparación Poner los pedacitos de galleta en un recipiente, añadir el dulce de leche y mezclar con una cuchara de palo, hasta que formen una masa. Tomar un poco de la mezcla con una cuchara y hacer una bolita con la mano, para terminar pasar la bolita por coco rallado o por cocoa (chocolate en polvo) continuar haciendo bolitas con toda la masa y servir en una fuente. 47


1 10

48

Mis recetas favoritas


49


1 11

Preguntas Frecuentes Preguntas frecuentes

¿Existen medicaciones que abren el apetito? Se podría decir que no. Siempre debe consultar al médico tratante respecto a la necesidad de hacer algo al respecto. •

¿Las vitaminas mejoran por si solas el estado nutricional, abren el apetito? Las vitaminas son nutrientes necesarios, no obstante no está demostrado que mejoren el apetito y están presentes en los diferentes alimentos. Comiendo una dieta variada se logra ingerir la cantidad recomendada de vitaminas. Si su hijo no come lo necesario, su pediatra le indicará suplementos hipercalóricos que mejoren la situación. •

¿Mi hijo tiene anemia, podría ser útil que tome hierro? La causa de la anemia en los niños en tratamiento, no es la carencia de hierro, como pasa con la población en general, sino la toxicidad que generan la radioterapia o la quimioterapia, por lo que debe ser el Médico tratante quien le indique específicamente si su hijo necesita algún suplemento de hierro adicional al que puede encontrar en la alimentación.

¿Si logro que mi hijo esté bien nutrido y no baje de peso, no le van a bajar las defensas con el tratamiento? Se sabe que los niños bien nutridos tienen menos riesgo de tener infecciones y en general toleran mejor la quimioterapia. Pero el efecto tóxico del tratamiento sobre la inmunidad global (sistema general de defensas del organismo) y en particular sobre la médula ósea hace que, a pesar de estar bien nutridos, los niños no tengan un funcionamiento normal del sistema inmune. 50


Por el tratamiento los niños quedan INMUNODEPRIMIDOS y pueden presentar durante el tratamiento NEUTROPENIA, que es la disminución del número total de neutrófilos que son glóbulos blancos que nos defienden primordialmente de las infecciones bacterianas y es por eso que necesitan los cuidados especiales que se recomiendan en el libro y sobre los que le instruye el Médico. •

¿QUÉ ES LA LEUCEMIA? Es un cáncer de la médula ósea que se caracteriza por la producción desordenada y descontrolada de glóbulos blancos anormales. No se sabe exactamente qué es lo que la causa y tampoco existe ningún método conocido para prevenirla, pero puede ser tratada eficazmente para lograr una curación definitiva. Hoy día los tratamientos modernos ofrecen más que nunca esperanza para las personas que tienen leucemia. • Qué es la médula ósea? La médula ósea es la encargada de fabricar los elementos que forman la sangre. Es el relleno esponjoso que ocupa la parte central de los huesos, la encontramos en cráneo, costillas, esternón, columna vertebral, pelvis y otros huesos de la cadera. La médula es la encargada de producir las células de la sangre: glóbulos blancos, glóbulos rojos, plaquetas. Cada una de las cuales tiene tareas especiales, todas de gran importancia para la salud de nuestro organismo. • ¿Para qué sirven los glóbulos blancos, rojos y las plaquetas? Los glóbulos blancos también llamados leucocitos, nos ayudan a defendernos de las infecciones. Su función es destruir a los gérmenes que provocan las enfermedades. En la leucemia, la médula ósea está enferma y funciona mal. Por eso produce demasiados glóbulos blancos, pero defectuosos, por lo que las infecciones ocurrirán con frecuencia, pues los glóbulos defectuosos no pueden combatir las bacterias y los virus.

51


Los glóbulos rojos son los encargados de llevar el oxígeno a los tejidos del cuerpo. En la leucemia los glóbulos rojos que produce la médula ósea no son suficientes, y entonces no pueden llevar al cuerpo la cantidad de oxígeno que éste necesita. Esto hace que la persona se sienta débil, cansada y presente palidez debido a la falta de oxígeno. Las plaquetas ayudan a detener el sangrado de heridas que se producen dentro o fuera del cuerpo. Cuando se produce una herida, se juntan alrededor de ella formando un tapón (coágulo) para parar el sangrado. Es decir que curan las heridas y las hacen cicatrizar. También tapan los orificios que se forman en las venas y las arterias cuando éstas se lastiman.

Mis anotaciones:

52

Alimentación durante el cancer  

Guía de alimentación para niños con Leuciema, gracias a la fundación Por Una Vida.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you