Page 1

.

PHYSICAL CONDITION

LANZAROTE |  OCT. 2019 

MOTIVATION IS WHAT SETS YOU IN MOTION, AND HABIT IS WHAT KEEPS YOU GOING


04

Introducción

06

Condición física

07

Acondicionamiento físico

08

Capacidades físicas

09

Factores

10

Beneficios

11

Actividad física y salud

12

Actividad cotidiana

13

Actividad organizada

16

Hábitos saludables


¿ES IMPORTANTE EL EJERCICIO? Hoy en día, el funcionamiento de todos los sistemas de nuestro organismo son vitales, pues nos condicionan a la hora de realizar nuestras actividades cotidianas, marcándonos un estilo de vida. A raíz del constante esfuerzo al que nos sometemos, nuestro organismo se estresa, siente mucha presión para seguir funcionando. Es por ello, que la única capacidad que tiene nuestra biomáquina para hacer frente a ese abatimiento, está subordinado a la condición física. Una vida dinámica ligada a una buena salud, son imprescindibles para resistir las tareas habituales. “La interacción positiva de aspectos físicos, psíquicos, sociales y ambientales, hacen que la persona disfrute de una buena calidad de vida”, definiendo de esta manera a la salud y su importancia, por lo que sin ella, la condición física no sería tan eficaz. Las bases de la salud en nuestro día a día, están más en consonancia con una actividad frecuente y moderada, obteniendo mayores beneficios saludables al pasar de una vida que carece de actividad, a una que mantenga niveles continuos y mesurados de ejercicio físico. Las consecuencias de no hacer ejercicio son evidentes: padecen molestias y dolores musculares, se agotan fácilmente, cuentan con escasa flexibilidad, e incluso pueden llegar a sufrir patologías digestivas. Asimismo, los beneficios físicos del ejercicio pueden verse y sentirse con facilidad. A medida que la forma física mejora, la grasa se convierte en músculo y el resultado se traduce en un cuerpo más delgado y flexible, y en una figura de líneas clásicas. La habilidad física no solo rige términos de rendimiento deportivo, sino que además incluye cualquier actividad personal. Esto implica una potencia y principalmente una coordinación de movimientos cuya finalidad se focaliza en la eficacia. La capacidad de realizar un trabajo diario con vigor y efectividad, permite el retardo de cualquier fatiga, evitando a su vez cualquier lesión, y además realizando el menor gasto energético posible, otorgando un idea general de salud personal. En definitiva, la condición física es susceptible de mejora. | 04


El tema expuesto se centra en varios elementos asociados con la salud: resistencia y fuerza muscular, composición corporal, resistencia cardiorrespiratoria y flexibilidad, cuyo principal objetivo es la búsqueda de principios de desarrollo de la condición física que repercutan en una mayor calidad de vida de la persona. Además, hay que tener en cuenta el papel que juega el ejercicio físico en cuanto al control del peso, así como la importancia de mantener un equilibrio entre la energía que se emplea y la que se ingiere o se consume. En conclusión, se presentarán los diferentes factores para una buena condición física, sus beneficios y la importancia de los hábitos saludables para lograr un estilo de vida que no se vea afectado por el estrés que sufre nuestro organismo tras someterse al trabajo diario, centrándonos principalmente en la salud.

| 05


CONDICIÓN FÍSICA Se podría considerar al estado de forma en que se encuentra la persona para realizar cualquier actividad cotidiana (ya sea física o deportiva), con eficacia, energía y sin notar cansancio. En general, es “la capacidad para realizar una tarea”. Cada individuo tiene una condición física, tanto uno que no practique actividades deportivas como un atleta de élite, aunque será mayor o menor en función del estado de forma. La salud es equivalente a la condición física, por ello es importante tener hábitos de vida activos, beneficiosos para nuestro organismo, para nuestra salud. En la actualidad, hablamos constantemente de personas que están en forma para indicar que su estado de salud es favorable y qué por supuesto, tienen las capacidades necesarias para llevar a cabo las actividades deportivas que ejecutan. Pero realmente, tener una buena condición física no rige ser un super atleta, esta depende en gran parte, a las características personales de cada sujeto, es decir, desarrollar las habilidades para rendir con éxito las actividades conforme a las posibilidades de cada uno. Las capacidades o cualidades físicas determinan el nivel de la condición física, por lo que cuanto mejor desarrolladas estén, mayor capacidad tendrán para realizar cualquier tipo de trabajo. Estas son: resistencia, velocidad, fuerza y flexibilidad. A su vez, el entrenamiento de dichas cualidades, se denomina     acondicionamiento o preparación física.

| 06


ACONDICIONAMIENTO FÍSICO

El acondicionamiento físico es el proceso de mejora de nuestra condición física o estado de forma mediante la reiteración de diversas fases de entrenamiento, para obtener un estado general saludable, un mejor acondicionamiento físico integral, por tanto un desarrollo de las cualidades motrices básicas, y el aprendizaje de habilidades o destrezas. El simple hecho de realizar ejercicio o practicar un deporte, implica una mejoría y un progreso físico. Hay que tener en cuenta, que este entrenamiento físico busca un perfecto equilibrio entre los diversos componentes o capacidades de la condición física en función del desarrollo de la personas, ya que puede ser perjudicial para la salud. Por lo tanto, el principal objetivo de esta, es el desarrollo equilibrado del cuerpo, dedicado a incrementar y mantener la eficiencia en el trabajo muscular (ayuda a modificar las cualidades físicas básicas), en la movilidad articular (realizaciones de movimientos de mayor o menor amplitud) y en la coordinación neuromuscular (velocidad a la que responde a un estímulo, implicando habilidad para la ejecución del movimiento o acción). Identificar los antecedentes y nivel de condición física de cada individuo, crear un plan de desarrollo físico con un enfoque hacia la salud, y que contribuya a minimizar problemas físicos, psicológicos y sociales, y mantener un estado de salud óptimo, constituirían la principal finalidad del acondicionamiento físico. Al mismo tiempo, el proceso de mejora tendría que complementarse con una serie de pautas: alimentación correcta antes de la realización de la práctica, realizar un previo calentamiento antes de comenzar con el plan, es necesario haber dormido bien la noche anterior al entrenamiento, usar calzado adecuado, hidratación anterior, posterior y durante el ejercicio, y finalmente no exceder el ritmo cardíaco. | 07


CAPACIDADES FÍSICAS BÁSICAS Las capacidades físicas son aquellas que nos permiten realizar cualquier tipo de actividad, pues sin ellas no obtendríamos un soporte físico necesario para realizarla eficazmente. No serviría de nada tener buena puntería en balonmano, si no eres capaz de lanzar el balón desde la distancia que el reglamento permite, es decir, sin la fuerza requerida, la puntería en este caso no valdría de nada. Nos encontramos con cuatro cualidades que marcarían nuestra condición física:                                           Resistencia: Es la capacidad de una persona para realizar un esfuerzo, de intensidad media o baja, durante el máximo tiempo posible. Se tiene en cuenta un factor fundamental, la duración, que contrastaría nuestra resistencia. Dicha cualidad se desarrolla principalmente en niños y niñas de 12-14 años, y esta va a depender de su entrenamiento, siendo indispensable ejecutar un trabajo continuado, adecuado y progresivo de resistencia.   Velocidad: Es la capacidad de recorrer una distancia corta en el menor tiempo posible o la capacidad de realizar acciones de máxima intensidad en un tiempo mínimo. Dicha capacidad tiene gran trascendencia en el mundo del deporte, aunque en algunos sea más importante que en otros. En el campo de la salud no es tan relevante, no obstante, en la vida cotidiana se requiere la velocidad para un buen número de acciones (coger algo que se va a caer espontáneamente al suelo). Una de las mejores etapas para su máximo desarrollo, ronda entre los 7-12 años, y se podría decir que esta cualidad esta muy relacionada, en cuanto a su mejora, con el progreso de la fuerza del individuo.

Fuerza: Es la capacidad de oponerse o vencer una resistencia o la tensión que puede desarrollar un músculo contra una resistencia. El principal factor de la actividades de fuerza, lo  constituiría la carga (esta puede ser interna, que englobaría al propio cuerpo, o externa, que sería cualquier objeto o peso). Desde el punto de vista del rendimiento deportivo, la fuerza equivale a una de las cualidad más importantes. A su vez, primordial para la salud, puesto que hasta el simple hecho de mantener una buena postura corporal conlleva a un buen desarrollo de la musculatura. Entre los 14-16 años, sería el mejor momento de desarrollo de la capacidad, pues durante este periodo se produce el crecimiento del volumen de masa muscular. Cabe añadir, que la fuerza también tiene efectos no tan beneficiosos si no se tiene en cuenta el evitar lesiones: hay que hacer un buen calentamiento, no realizar ejercicios cuyas posiciones pueden dañar nuestra columna vertebral, y al finalizar con el entrenamiento de fuerza hay que realizar ejercidos de flexibilidad que permitan recuperar los músculos y articulaciones. Flexibilidad: Es la capacidad de realizar movimientos articulares con la máxima amplitud y facilidad. Va a depender en su mayoría de la elasticidad muscular, que es la capacidad del propio músculo para estirase cuando se expone a una fuerza, y de volver a su posición inicial cuanto esta deja de ejercer. Según estudios, la flexibilidad se comienza a perder a partir de los 3 años, aunque el mayor cambio se observa durante la pubertad. Sin embargo, este se podría contrarrestar con el entrenamiento específico y de “manera especial” durante los calentamientos.      | 08


FACTORES PARA UNA BUENA CONDICIÓN FÍSICA La condición física depende esencialmente de la persona y sus capacidades, pudiéndose mejorar con un entrenamiento, hábitos correctos de salud y una buena alimentación. Se encuentran o existen una serie de aspectos claramente diferenciados que determinan la condición física que nos viene integrada, por lo tanto son permanentes e inalterables, como los factores genéticos ligados al sexo y a la edad. Al igual que heredamos genéticamente un color de ojos o de piel determinado, la flexibilidad de nuestros músculos también viene incluido en ella. Es por ello, que hay gran cantidad de personas flexibles, muy fuertes y resistentes, o prácticamente todo lo contrario. A estos factores se les atribuye el nombre de “no modificables”: genes o herencia (marcado por la información genética), edad (cuanto mayor edad el organismo perderá mayor preparación frente al ejercicio) y sexo (por lo general, las chicas son más flexibles y los chicos más fuertes). Además de estos, existen los llamados factores variables o modificables, que podemos transformar en beneficio a nuestra condición física, englobando a los hábitos de salud (fumar, mala alimentación, obesidad, sedentarismo, mal calentamiento, poco descanso e higiene…, factores negativos con solución) y el entrenamiento (la práctica de ejercicio físico controlado que nos permite mejorar nuestras cualidades motrices y condiciones física).

| 09


BENEFICIOS CONDICIÓN FÍSICA

En nuestros tiempo, existe cada vez más una demanda mayor de educación en el cuidado de la salud, de la mejora de la imagen y forma física, y del aprovechamiento constructivo del tiempo a través de actividades deportivas. Según diversos estudios demostrados a lo largo de estos años, la actividad física practicada de forma moderada, consciente y sistemática, supone un mayor bienestar y una revalorización del propio cuerpo. Es, a su vez, el excelente medio para paliar el sedentarismo, capaz de provocar el debilitamiento o anquilosamiento de las funciones del organismo, la pérdida de fuerza y resistencia del individuo, y un sistema inmunológico indefenso ante las enfermedades. El ejercicio físico aporta gran cantidad de beneficios que se dividen en tres grupos: Beneficios para el organismo: facilita un desarrollo y crecimiento adecuado, desarrolla un óptimo funcionamiento de los músculos, huesos y articulaciones (sistema cardiovascular y músculoesquelético), disminuye el riesgo de diversas enfermedades, reduce estados de ansiedad y depresión, mejora el control de las deficiencias existentes (asma o diabetes) y el transporte de oxígeno a los músculos, y retrasa la aparición de la fatiga.

Beneficios psicológicos: los beneficios psicológicos que aporta hacer ejercicio con regularidad no son tan tangibles como los físicos. Sin embargo, son muy reales. El estrés, por ejemplo, siempre ha formado parte de la vida moderna. Es el instinto básico de “luchar o huir” que se dispara en el cerebro. En la vida actual, el estrés mental no se libera físicamente. El ejercicio, en cambio, contrarresta la ansiedad, reduce la depresión, ayuda a dormir bien y nos da bienestar y capacidad de resolver los problemas acuciantes. Beneficios de la salud general: el conjunto de beneficios físicos y psicológicos del ejercicio tiene un gran efecto en nuestra salud general. Un cuerpo menos estresado, con más músculo y menos grasas, y con salud cardiovascular, es menos propenso a las enfermedades cardíacas y a determinadas formas de cáncer, tiene huesos más fuertes y mejor sistema inmunitario, que es igual a una vida mas larga y saludable. Además, hay una serie de razones sociales que muestran la importancia de mejorar el estado físico, como por ejemplo, mejora nuestra relación social con la ciudadanía, se realizan actividades físicas con menor esfuerzo y con mayor eficacia, se rinde más intelectualmente, y principalmente, se disfruta.

| 10


ACTIVIDAD FÍSICA Y SALUD Llevar una vida sana significa vivir de forma equilibrada y disfrutar del bienestar físico, intelectual y espiritual, sin descuidar un plano en beneficio de otro. Una buena condición física, contribuye en la prevención de enfermedades, asegurando disfrutar de una buena salud. Un nivel deficiente, por el contrario, podría repercutir de forma negativa en la practica o realización de las actividades cotidianas del individuo, e incluso podría traspasar el umbral de la salud y dar pie a una patología por un mal funcionamiento de diversos aparatos del organismo humano. Además, el ejercicio físico se adquiere principalmente durante la niñez, por lo que sería más fácil que se mantuviese durante toda la vida.

Cuando hablamos de actividad física, lo primero que se no viene a la mente son clases de educación física o entrenamientos realizados en clubes deportivos. Pero hay situaciones de la vida cotidiana que también se consideran como actividades física, y naturalmente contribuyen a mejorar el estado de salud al que nos referimos cuando hablamos de condición física. Este tipo de actividades cotidianas, ayudarían a mejorar nuestro estado de salud siempre que se realicen bajo condiciones mínimas de seguridad, condiciones que dependen de nuestra acción individual. Entre otras actividades, puedes hacer limpieza, trabajar en el jardín (cortar el césped, regar las plantas o sembrar), salir y caminar comenzando con caminatas cortas de 5 o 10 minutos, y después incrementado la duración hasta los 30 minutos, desplazarte en bicicleta o a pie, y, si tienes oportunidad, sube alguna cuesta. .

| 11


ACTIVIDAD FÍSICA COTIDIANA La actividad física diaria puede resultar muy beneficiosa para las personas de cualquier edad, condición física y forma corporal. La práctica del ejercicio de manera regular nos permite además disfrutar del bienestar del cuerpo. Caminar cada día se podría clasificar entre uno de los mejores ejercicios de resistencia en cuanto a las actividades cotidianas. Adquiere el hábito de hacer las compras a pie, bajar una o dos paradas antes del transporte público, pasear a tu perro y usar menos el coche. Lo mejor es caminar, por lo menos, 30 minutos cada día, desarrollando así la cualidad física sin tener que acudir a un entrenamiento

| 12


ACTIVIDAD

FÍSICA

ORGANIZADA Antes de enfrentarnos a una actividad física hay que tener en cuenta una serie de factores que podrían prevenir lesiones o cualquier otro daño causado por el ejercicio físico. La seguridad no solo se limita a tener en cuenta el espacio donde se realiza la práctica, también considera las condiciones ambientales, la forma de realizar la actividad, las características personales del individuo o los tipos de ejercicios usados. Reconocer el estado de nuestras capacidades mediante un test de condición física, usar el calzado apropiado para superar satisfactoriamente el periodo de duración del entrenamiento, así como ropa cómoda que permita la transpiración y absorción del sudor, constituyen los factores principales para antes del ejercicio.  Durante la actividad, comenzar siempre con un calentamiento para evitar lesiones y poder continuar con una actividad más intensa, mejorando así el rendimiento. Hay que tener en cuenta no realizar ejercicios que adopten posiciones incorrectas que puedan dañar las zonas más vulnerables de nuestro cuerpo. Finalmente, terminar el entrenamiento con “la vuelta a la calma” (pasar poco a poco de un estado de actividad física media o alta a otro de baja actividad, descendiendo la temperatura corporal y las pulsaciones). 

NOMADIC

|

24

| 13


Después de la actividad: tras el ejercicio hay que tener en cuenta los hábitos higiénicos, que aportan una sensación de relax y comodidad, o la protección contra las infecciones, eliminando los restos de sudor y suciedad corporal. Al mismo tiempo, la alimentación constituye uno de los principales factores a la hora de realizar las actividades diarias, ya que aportan la energía necesaria para poder afrontar el día evitando la fatiga. Ni cabe duda de la fundamental importancia del agua antes, durante y después del ejercicio para reponer la pérdida de líquidos, y la recuperación tras el esfuerzo (un descanso inadecuado podría suponer la aparición de fatiga).

| 14


V U E L T A A

L A

C A L M A

Si ya se presta poca atención al calentamiento, la fase de relajación se ignora aún más. Sin embargo, también aporta beneficios, sobre todo tras un intenso entrenamiento en el que se ha forzado la musculatura. La importancia de la relajación está relacionada con el flujo sanguíneo. Cuando hacemos ejercicio, el corazón late más deprisa y los vasos sanguíneos se expanden para transportar más oxígeno y nutrientes a los músculos que están trabajando. Si dejamos de hacer ejercicio de repente, el corazón empieza a ir más despacio, pero los vasos sanguíneos permanece abiertos durante un tiempo, la sangre se acumula en las extremidades en lugar de circular con eficacia hacia el cerebro, por ejemplo. Esto puede hacer que nos sintamos mareados o aturdidos. Si nuestra forma física es mala o somos propensos a los infartos, es aún más grave, ya que esto podría ejercer una presión excesiva sobre el corazón. Por otra parte, mantener el riego sanguíneo constante tras el ejercicio ayuda a eliminar los residuos del metabolismo y a devolver la energía a los músculos.

C A L E N T A M I E N T O

No debemos saltar el calentamiento y empezar directamente con un ejercicio aeróbico intenso o una dura sesión de pesas. Las personas son impacientes: quieren empezar fuerte desde el primer momento para tener la sensación de que el ejercicio le está aportando algo, pero suele comprometer el entrenamiento o, peor aún, lesionarse.

El calentamiento eleva la temperatura del cuerpo y hace que músculos, tendones y ligamentos se vuelvan más flexibles y más resistentes a lesiones y microscópicos desgarros que provocan dolor muscular. Empezar con una actividad suave, también prepara el cuerpo y la mente para el ejercicio intenso que seguirá a continuación, y hace que el flujo sanguíneo se dirija desde el bazo o el estómago hacia los músculos. | 15


Hábitos saludables Somos muchos los que hemos adquirido una serie de hábitos perjudiciales que nos sirven para sobrellevar la tensión diaria. Aunque estemos decididos a cambiar, a menudo recurrimos a estos apoyos en momentos de crisis. Llevar una vida sana requiere librarse de esos hábitos, lo que supone tiempo. Básicamente, estamos eligiendo nuestra figura casa vez que comemos algo. La gente no acaba con una gran barriga sólo por beber un poco.

Uno de los principales factores es la alimentación, pues ingerimos alimentos de los que extraemos las sustancias nutritivas requeridos para satisfacer nuestras necesidades. Estas pueden ser pláticas (para la construcción de diferentes tejidos corporales), energéticas (provisión de energía química para nuestro propio movimiento), o reguladoras (procesos producidos en el organices como consecuencia del metabolismo humano).

“El agua es imprescindible para la vida humana”: Esta desempeña gran cantidad de funciones en nuestro cuerpo. Termorregulación, medio donde se desarrollan los procesos metabólicos, transporte de sustancias… Por lo que una correcta hidratación es básica para el buen funcionamiento de nuestro organismo. La simple sensación de sed puede ser un síntoma claro de deshidratación.

| 16


La mala nutrición, especialmente las dietas

Asimismo nos encontramos con tres

ricas en grasas saturadas (productos lácteos,

agentes destructores de la salud: el

carnes rojas, precocinados…), provoca

alcohol, el tabaco y las drogas. El alcohol es

cardiopatías, una de las causas de muerte

un depresivo del Sistema Nervioso Central

entre hombres. Los alimentos ricos en

y actúa sobre el cerebro, provocando la

grasas saturadas aumentan la concentración

pérdida del autocontrol (riesgo de sufrir

de colesterol, un líquido graso que se

accidentes o lesiones), además pueden

acumula en las paredes de las arterias y las

llegar a alterarse la sensaciones y dimitir la

obtura, llegando a taponarlas. Demasiada

coordinación muscular.

grasa puede agotar tus fuerzas y causarte otros problemas de salud.

El tabaco es un estimulantes del Sistema Nervioso Central, y es el causante de casi la

Una dieta nutritiva se compone de

totalidad de casos de enfermedad

cantidades generosas de alimentos que

pulmonar, cáncer de pulmón y enfisema

sacian y son energéticos (pasta, pan, arroz,

(acumulación de aire en órganos o tejidos

abundantes frutas y verduras…). Como

de nuestro organismo); se le atribuye a su

fuente de proteínas el pescado, legumbres

vez un tercio de responsabilidad en la

(lentejas o garbanzos) y productos lácteos

aparición de cualquier tipo de enfermedad

(mejor desnatados). No olvidar el agua;

coronaria o cáncer.

simple y modesta pero importante. Al fin y al cabo, dos tercios de nuestro cuerpo estás

Por último, las drogas, que provocan

constituidos por H20. Perdemos agua

alteraciones de sistema nervioso,

constantemente, a través del sudor, la orina

problemas de conducta, locura,

y el aliento, así que tenemos que reponerla

alucinaciones, fatiga, hemorragias, alergias,

para evitar deshidratarnos (recomendado

hipertensión problemas respiratorios,

beber entre 1,5 a 2 litros).

circulatorios, cardiacos, renales… Problemas que varían según el tipo de droga ingerida o consumida. | 17


"No busques tiempo para hacer ejercicio, encuĂŠntralo"

# M O T I V A C I Ă“ N # D E P O R T E

Condición física  
Condición física  
Advertisement