Page 1


STORYLINE Polina (23) es sorda y atraviesa la crisis de su adolescencia tardía. Vive con su padre, Hugo (51) un profesor de teoría del teatro que en la intimidad revela su álter ego femenino para suplir la ausencia materna. En búsquedas de nuevas experiencias un juicio equivocado la llevará a ser violada en su propia casa. Superada por su realidad decidirá vengarse y a la vez destruir el alter ego de su padre.


Tratamiento A través de una grabación en formato VHS se ve el interior de una gran sala en una sede vecinal, la habitación está decorada por arcos de coloridas flores de papel. En el centro del lugar se celebra un matrimonio, una pareja de novios baila una típica danza Rusa, de la música sólo escuchamos una vibración. La mujer lleva puesto un vestido blanco con mangas que dibujan flores de colores ajustadas a sus brazos robustos, ella es rubia, el hombre bailando con ella es delgado, su pelo negro y rizado, mientras bailan se ríen felices, a su alrededor hay personas de todas las edades sentadas en una sola mesa larga que está cubierta por mucha comida. Ven a la pareja bailar, algunos se integran desde los costados al baile , otros lloran y ríen emocionados, sentados sobre pequeñas sillas de colegio. La sala está decorada por guirnaldas blancas, rojas y calipso que descienden desde los pilares del techo. En una esquina hay una mesa con niños comiendo y riendo, saludan a la cámara poniendo caras graciosas, las niñas muestran la pintura de sus uñas. Polina (23), una joven que tiene una cámara tipo handycam con la que está grabando a los niños, se detiene y aparta la cámara de su rostro transpirado. Se ve cansada, se frota los ojos y camina hacia un mesón al costado de la sala que se encuentra lleno de canapés y comienza a comer. Tiene puesta una blusa blanca con líneas azules que lleva dentro de un pantalón, su rostro es de rasgos nórdicos, luce fatigada y sudada. Al comer su blusa se llena de migas que caen sobre una cámara análoga colgada en su pecho, la limpia de inmediato. En un baño pequeño frente a un espejo Polina lava sus manos, moja su rostro y pelo, al salir se dirige a un hombre mayor, quien la espera, viste un smokin blanco, le entrega un sobre y se despide con gratitud dándole un fuerte abrazo.


En una sala oscura, espaldas de jóvenes sentados frente a una pequeña pantalla. Algunos están quietos, otros dormidos arriman su cabeza sobre el hombro de al lado, en una esquina un poco más apartados dos jóvenes del mismo sexo se besan apasionadamente, delante de ellos se divisa una cabellera rubia y despeinada, es Polina. Su rostro iluminado por la luz de la TV se muestra concentrado, en él hay rastros de lágrimas y el silencio solo se interrumpe por la pareja que se besa. De pronto se corta la luz y en la oscuridad se escucha el sonido de un interruptor, al cabo de unos segundos se abren las cortinas de la sala y el rostro de Polina se ilumina otra vez, al mismo tiempo detrás se descubre una amplia habitación de madera, en donde los jóvenes están sentados. Polina mira a su alrededor, se limpia las lágrimas de la cara y se dirige rápidamente hacia el televisor para intentar sacar el DVD, se frustra al no poder lograrlo, toma su mochila y se dirige hacia la puerta de la sala en donde Exequiel(21), un joven alto y delgado, está parado frente al interruptor. Polina sin siquiera mirarlo sale de la habitación y camina por un pasillo largo, justo antes de salir se acerca a un mesón en el que hay un libro y un lápiz, ella escribe Polina Koslov, bajo un enunciado que dice; Jueves de película las luces se apagan y prenden dos veces. En el fondo del pasillo esté Exequiel quien la mira y hace un gesto de despedida, Polina le sonríe de manera dulce y se va. Polina baja por las calles de Valparaíso rápidamente, se escucha cada vez más fuerte el ruido de la ciudad, el tráfico de las micros, risas y gritos de transeúntes, la vibración de la música callejera que se pierde en el camino.


Sobre un telón, en el fondo de una sala de clases, se proyectan diferentes imágenes de personas con máscaras de épocas pasadas, algunas en blanco y negro, otras poco nítidas, la proyección de detiene en un individuo con vestimenta japonesa tradicional similar a una geisha. Al costado del visionado está Hugo (51), un hombre de rasgos duros y mirada penetrante, se acomoda detrás de un pupitre de madera en donde se apoya un pequeño micrófono de conferencias. Hugo mira hacia el frente proyectando su voz a poco menos de un centenar de jóvenes sentados. Les habla con un dejo de acento soviético, sobre la historia del teatro, de algunas culturas donde hay la prohibición para la mujer de ser parte de éste y cómo el hombre era capaz de interpretar roles de diferente género a través de la performance y el uso de máscaras. Mientras habla, vuelve a cambiar la diapositiva dejando una imagen en donde hay una colección de máscaras de rostros realistas. Polina entra a una antigua galería de piedra, camina por un pasillo oscuro y se detiene frente a una vitrina en la que hay vinilos y cd’s, fija la mirada en un vinilo que es el compilado de Ella Fitzgerald, se pone un par de audífonos introduciendo el conector en su bolsillo y entra a la tienda que parece estar vacía. Polina conoce el lugar y se dirige al mesón con vinilos, busca entre ellos el que vio en la vitrina, lo toma, se da vuelta comprobando que la tienda aún está vacía y lo introduce rápidamente bajo su sweater. Detrás de ella aparece Santiago (28), un joven vestido de color beige, que deja ver por los bordes de su polera tatuajes en su cuello y brazos, él camina hacia donde está Polina, llevando en sus manos una pila de vinilos, le pregunta si necesita algo, ella no lo ve y cuando nota su presencia lo ignora pretendiendo que escucha música moviendo ligeramente su cabeza. Santiago se percata de que ella está con audífonos y se retira a su mesón de trabajo, sin prestarle mayor atención. Polina aprovecha ese momento para retirarse de la tienda, cuando la mano de Santiago toca su hombro, ella se da vuelta asustada creyendo que la descubrieron pero él sólo extiende su mano para darle un flyer, ella lo toma sin revisarlo y lo guarda rápido mientras sale. Frente a la tienda un hombre que arregla relojes mira con desagrado a Santiago. Matilde(23) se está probando ropa frente a un espejo, al quitarse la polera su piel parece suave y flácida. Ella le habla a Polina quien está acostada en la cama pretendiendo leer una revista pero su mirada está en el flyer de la fiesta que tiene sobre las páginas del fancine. Matilde la mira y nota que Polina no está prestando atención, entonces se acerca a un interruptor que está cerca de la puerta de la pieza, la luz de la habitación del cuarto cambia a color azul, Polina reacciona y deja la revista en la cama, toma su mochila de donde saca el vinilo de Ella Fitzgerald entregándoselo a Matilde quien lo mira impresionada y deforma sus ojos como un oriental con la ayuda de sus manos, ambas sonríen y ella le dice que en Buenos Aires lo escuchará siempre.


Dentro de una tienda de cosmética está Hugo oliendo diferentes jabones y leyendo sus etiquetas, una vendedora se acerca a ofrecerle ayuda. Polina en su cama duerme cubierta por una colcha, toda la habitación está teñida con una luz azulada de madrugada mientras se escucha el ruido de una aspiradora fuera de la habitación que se mezcla con el sonido del exterior. La habitación se ilumina en color fucsia unos segundos, la luz se apaga y se vuelve encender por unos segundos más, Polina frunce el seño sin abrir los ojos y cubre su cara con la sábana. El sonido de la aspiradora se vuelve a escuchar esta vez más fuerte, la puerta de la habitación se abre y una mano aprieta un interruptor cambiando el color de la habitación otra vez. Polina se gira hacia el rincón de la cama dando la espalda a la puerta, una mujer entra con una aspiradora y unas zapatillas que deja a la entrada, tiene puesta una falda apretada al cuerpo y una blusa de color mostaza, abre las cortinas de la habitación, la aspiradora empieza a funcionar otra vez mientras Polina sigue durmiendo. Hanna se agacha a recoger un calcetín, sobre su cara hay una máscara de látex con el rostro femenino de una mujer caucásica, en la máscara hay agujeros en ojos y labios que están delineados, tiene puesta una peluca rubia y brillante, luce grotesca. Hanna se queda unos segundos mirando a Polina dormir, saca una chaqueta deportiva del clóset y la deja sobre la cama. Polina corre al lado de Hugo, se escucha el viento golpear sus cortavientos, ambos miran fijamente al frente, Polina se adelanta, mientras Hugo sigue corriendo y poco a poco se detiene. En un mirador ambos elongan observando el mar y la ciudad desde la altura. Polina le dice en lengua de señas sobre un dolor de su tobillo, Hugo lo revisa y la mira asustado de forma exagerada, ella por un momento se asusta y luego con una mirada astuta desconfía del diagnóstico, luego de esto se ríen. Simultáneamente ambos de frente colocan sus manos en los hombros del otro y bajan su cabeza, elongando en perfecta sincronia, luego cambian a otro ejercicio en donde pareciera que van a empezar una coreografia, de lo bien que conocen la rutina y de lo suave que son sus movimientos. Dentro del supermercado, Polina tiene una lista y un canasto repleto. Frente a un estante se empina para sacar unas cajitas de gelatina. Camina por el pasillo hasta la escalera mecánica, mientras baja, pasa Santiago junto a dos más, suben en la escalera paralela, llevan sobre su ropa negra chaquetas largas en colores sobrios, se ven elegantes, desfasados en el tiempo, conversan entre ellos. Santiago mira hacia el frente y desvía la mirada por un breve momento en Polina. Ella llega a una larga fila de pago, observa sobre ésta el número tres y busca a Hugo que está con otro canasto esperado, Polina fija la mirada perdida en los dulces de un mesón mientras esperan en la fila, se percata de que le falta algo y toca el hombro de Hugo. Tras ese breve gesto se dirige rápido a un pasillo, saca unas bolsas de azúcar y mientras camina vuelve a ver a Santiago por la espalda, nota cómo el introduce una lata dentro del bolsillo de su chaqueta sin detenerse y desaparece al doblar por el pasillo.


Una pantalla de computador muestra imágenes de un matrimonio siendo editado, el cursor retrocede y corta la escena en donde los enamorados se besan. Polina está frente a la pantalla, lleva el pelo amarrado y está usando lentes, al costado hay un par de tazas sucias sobre el escritorio, hace muecas con la cara, abre sus ojos y mueve su boca gesticulando exagerada palabras sin sonido, se detiene y fija la mirada en un punto ciego, vuelve el video al baile de los novios y en cámara lenta observa los pasos de baile. Polina entra a la habitación de Hugo, es amplia y está todo muy ordenado, la cama está perfectamente estirada y en frente de ella hay un clóset de madera, lo abre y se encuentra con la ropa de Hugo; camisas, chaquetas y chalecos de colores sobrios, toca la ropa y la huele, recordando el olor de su padre. Abre otro lado del closet y encuentra la ropa de Hanna, Polina se sorprende, esta repleto de accesorios y de vestuario colorido, revisa los vestidos y toma uno que le llama la atención, es de terciopelo lila con un recatado escote. Se quita la polera y se pone el vestido, mira como luce frente al espejo que hay en la puerta. Polina sube las escaleras en ropa interior con un antiguo equipo de música en sus manos que deja sobre un escritorio al costado de su computador. Sobre la cama hay inflados muchos globos pequeños, prende la radio y configurando los bajos de ésta sube el volumen. En la pared al costado de su cama hay pegados pequeños trozos de cinta adhesiva, uno a uno pega los globos a su cuerpo mientras se mira al espejo, cierra los ojos y se concentra. Suena una canción de rock sicodélico, mientras que con sus manos toca suavemente los globos pegados en todo su cuerpo, intentando sentir la vibración, baila arrítmica a la música que se escucha. Algunos objetos en su habitación vibran por lo fuerte que está la música. La luz cambia de pronto a un tono rosa, Polina se detiene y mira hacia la puerta, Hanna entra lentamente e intenta integrarse al baile, Polina se ríe avergonzada al ver a Hanna bailar. En el living de la casa, de fondo suena una canción de lambada, Polina lleva puesto el vestido lila y a su lado está Hanna, ambas practican un paso de baile. Hanna conoce la música y la guía paso a paso, Polina está nerviosa y se equivoca, toma a Hanna por la cintura intentando llevarla a un ritmo que desconoce, Hanna gira en si misma muy rápido e intenta que Polina lo haga también, Polina se pone frente a Hanna y en lengua de señas le pregunta cómo baila Hugo, Hanna la evade diciendo que no lo sabe y que su papá no baila. Polina se molesta y deja de bailar quitándose el vestido y dejándolo caer camina hacia por el pasillo.


Polina camina nerviosa por el centro de Valparaíso, lleva un poco de maquillaje en los párpados de color dorado y un suave rosa en los labios, a lo lejos ve gente fuera del CLUB FALSA, se detiene un momento para observar detenidamente antes de entrar, afuera del club hay gente apoyada en las murallas con vestuarios muy llamativos, algunos deportivos, otros mezclan prendas formales con otras coloridas e informales, fuman y beben sentados en la cuneta, también hay personas trans y queer. Polina camina decidida y al llegar al umbral de la puerta intenta esquivar con destreza a la gente que está en su camino. Ella va intentando bajar las escaleras, cuando un hombre la agarra del brazo para timbrarla y dejarla pasar. Polina llega a un subterráneo y observa a todo tipo de personas bailando, camina hacia la barra y apunta al vaso de un joven para pedir lo mismo. Está apoyada en un pilar, cierra los ojos intentando recordar los pasos y la vibración que sintió cuando bailaba en su habitación, comienza a moverse lentamente, abre los ojos y se toma todo el vodka, se dirige a la pista de baile y frente a ella a una mujer trans que baila de espaldas, su pelo es como el de Hanna, al voltearse ve que su rostro es muy diferente, vuelve a cerrar los ojos y se mueve con los pasos que Hanna le enseñó. Sus pasos son totalmente distintos a como baila el resto de la gente a su alrededor. Un grupo de chicos al lado de ella se acerca poco a poco, les agrada la forma en que baila Polina, ellos también se mueven de forma extravagante, ríen mientras la invitan a bailar dentro del círculo que tienen ellos en la pista, un joven hace un gesto de abanico con la mano y todos salen corriendo de la sala a un rooftop, que queda subiendo unas escaleras. Sentados en el balcón ven las calles y a la gente pasar, ellos sacan cigarros y hablan riéndose de lo drogados que están. Uno de los chicos le pregunta a Polina que está tomando, ella responde con un sonido extraño, similar a un canto gutural y a todos les parece muy gracioso, mientras el grupo se ríe, ella se va y baja las escaleras. Polina se dirige hacia un sillón y se sienta un poco mareada, divisa a Santiago bailando lejos, está muy apegado con una chica, Clara(26), lleva el pelo negro peinado hacia atrás, tiene los ojos delineados y viste un peto deportivo junto a unos pantalones cuadrilles ajustados, se ve radiante y baila acelerada a un ritmo que confunde a Polina. Clara deja de bailar con Santiago y va a saludar a un grupo de jóvenes, Santiago se queda solo y mira en dirección a Polina y luego se pierde entre la gente. Polina se para y disimuladamente baila cerca de Clara y sus amigos, intentando incorporarse al grupo, uno de ellos nota su presencia y cierra el círculo dejándola excluida, Polina nota el rechazo y se retira tambaleándose. Al salir del club camina por una avenida en donde pasan autos tocando la bocina y micros a mucha velocidad, la luz de los autos se refleja en su rostro, Polina no puede más y decide sentarse en un paradero. Un joven desde un carrito de completos la observa y se acerca a ella con un completo en la mano, él es CAMILO (28) un joven alto y macizo, lleva un gorro ajustado a la cabeza y una chaqueta de jeans gastada. Camilo se sienta al lado a ella y le pregunta si está bien, Polina al verlo se acomoda en la banca, le explica con lenguas de señas y al mismo tiempo gesticula emitiendo débiles sonidos.


Polina y Camilo caminan por una cuesta empinada y oscura hasta llegar a una fachada de un edificio deteriorado. Camilo abre una puerta de fierro, dentro hay un gran patio interior, el lugar luce antiguo, por el cielo se ve ropa colgada de extremo a extremo. Ambos suben una escalera hasta llegar a un pasillo sombrío, donde se ven siluetas de plantas y cúmulos de objetos alrededor, al final del pasillo Camilo se detiene y abre la puerta. Dentro de la habitación se escuchan diferentes maullidos, Camilo prende la luz y se ve que está en el otro extremo de la habitación con una bolsa de comida, rodeado de cinco gatos arrimados sobre sus piernas. Polina observa mareada y sonríe al ver la escena, encuentra un sillón y se sienta en él. Camilo se acerca sentándose junto a ella, le desabrocha los zapatos y desliza su cuerpo hacia lo largo del sillón, levantando sus piernas tira de sus medias, Polina ríe haciendo un sonido intermitente muy extraño. Polina despierta y está tapada con una manta, rodeada de gatos, mira extrañada la habitación, se levanta y camina por el departamento sin encontrar a Camilo. Hay una puerta entreabierta por donde se ve a una mujer mayor acostada, quien la mira y le dice que pase, Polina entra y saluda a la mujer, ésta actúa como si la conociera. Polina lleva un vaso de agua a la habitación de la mujer, Camilo aparece y Polina se sorprende, deja el vaso de agua en la habitación mientras Camilo espera afuera. Ambos en la cocina preparan desayuno, comen unos huevos revueltos desde el mismo sartén y toman té. Polina se pone las medias en el living, mientras Camilo la observa desde la puerta de la cocina, ella se despide de Camilo, le da un abrazo y le agradece en lengua de señas. Abre la puerta y mira hacia atrás, Camilo aún está ahí, ella se devuelve y lo besa apasionadamente. Polina baja muy rápido las escaleras y en la puerta principal se desespera un poco al no encontrar el timbre para abrir, lo logra y se va. Polina sube por el patio delantero de su casa, por fuera ésta se ve deteriorada y la pintura color celeste descascarada, el camino esta rodeado de abundantes malezas y plantas. Está amaneciendo y hay una leve neblina a lo lejos en la bahía de Valparaíso, ella abre la puerta de su casa, Hanna la está esperando. Polina le pide disculpas por llegar tarde, hace bromas diciendo que llegó temprano y comienza a reírse, cansada, se dirige a las escaleras. Hanna cambia el color de las luces para que se detenga y poder conversar sobre lo irresponsable que fue al no llegar. El semblante de Polina cambia, le responde desafiante y le dice que no hablara de esto con ella. Polina provoca a Hanna a discutir fuera de la casa, abre la puerta y se queda en la fachada en el patio delantero esperándola. Polina evita llorar mirando hacia arriba de vez en cuando y su cuerpo tiembla del nerviosismo, así se queda unos segundos, hasta que comienza a llorar sin emitir sonido, en ese momento decide entrar rápidamente y sube corriendo las escaleras, sin mirar a Hanna quien está sentada en la mesa del comedor.


Polina está sentada sobre el césped con las piernas cruzadas y con sus manos juega con el pasto. Tiene la mirada perdida en esta actividad, se escuchan batucadas a lo lejos, gente tocando música en charango y una radio con una canción inentendible de música pop. Polina sube la mirada y el sol del atardecer hace que entrecierre los ojos. El parque es amplio, con áreas verdes y en un costado hay un edificio histórico. Al lado de ella hay dos jóvenes sordas hablando a través de lengua de señas, están muy ensimismadas en su conversación. Al otro extremo está Exequiel quien observa el parque, al cabo de unos segundos dos jóvenes llegan y saludan junto a los demás del grupo de manera efusiva. Polina confusa les toca el hombro a las dos chicas cerca de ella y les pregunta quienes llegaron, ellas le responden que las conocieron hace unas semanas. Las nuevas amigas saludan con mucho cariño a las chicas que ya conocen pero cuando saludan a Polina lo hacen rápido y sin interés. Polina las sigue con la mirada tratando de entender cómo no las notó antes, ellas se dirigen a Exequiel y comienzan a dialogar. Polina ve a Exequiel con nostalgia, se para, va hacia él y comienza una conversación acerca de sus últimas vivencias. Polina y Exequiel caminan rápidamente por una calle de noche, se escuchan vendedores ambulantes gritar. Exequiel viste con un chaleco de hilo azul, su cara muestra entusiasmo y nerviosismo, Polina por el contrario se ve con confianza y determinación. El viento mueve el cabello de Polina al cruzar un semáforo, quien cruza sin mirar hacia ningún lado, Exequiel sigue su paso apurado mirándola a la cara de vez en cuando. A lo lejos las luces de color verde que salen del Club Falsa iluminan la calle y a la gente aglomerada en la acera. Polina detiene su paso acelerado por un segundo y agarra fuertemente a Exequiel quien avanzaba hacia la disco, éste se detiene asustado y al darse vuelta, ella le dice que se detengan para sentarse y fumar un cigarro. Sentados en las escaleras Polina prende un cigarro y le ofrece otro a Exequiel, él mueve la cabeza indicando que no quiere y frota las manos sobre sus muslos, le pregunta a Polina en lengua de señas si siente frío como él, ella mueve la cabeza indicando que no. Santiago aparece y entra al Club. Polina y Exequiel se quitan sus abrigos mirando hacia la pista de baile, Polina busca con especial discreción a Santiago, mientras se quedan unos segundos en el costado. Exequiel baila tímidamente, Polina por su lado trata de cerrar los ojos y no observar a nadie mientras baila. El grupo de amigos que Polina conoció en la fiesta anterior aparece y la saludan felices de encontrarla. Exequiel espera a que Polina lo presente, pero eso no sucede y extiende su mano a cada uno de ellos para saludar, todos se ríen del gesto. Mientras Polina también ríe se mira cómplice con Santiago, al rato él se acerca y baila muy lento al lado de ella, empieza a imitar sus pasos de baile, Polina se sorprende y se molesta por unos segundos, hasta que entiende que es parte de un juego y baila más extraño aún. Santiago hace un gesto indicando que quiere fumar, camina unos pasos y mira hacia atrás, observando que Polina no lo sigue, se devuelve y la toma de una mano, mientras Exequiel se queda bailando con el resto del grupo de manera amigable.


Santiago en el balcón prende un pito de marihuana y le pregunta el nombre a Polina, ella sólo gesticula con su boca la misma pregunta que él hizo, entonces le contesta; Santiago. Comparten el pito y luego ella exhala el humo de su boca en la cara de Santiago. Santiago se ríe y Polina sonríe detrás del humo de la última bocanada. Él continúa haciéndole preguntas, a lo que Polina responde moviendo su cara de lado a lado y sonriendo con la boca cerrada, a partir de ahí le sigue la corriente. Casi al amanecer Polina y Santiago salen del Club tambaleándose. Exequiel desde el otro lado de la calle los ve. Algunas calles después de salir del Club, Santiago le dice a Polina que deje de jugar y que le diga su nombre, Polina le gesticula que no puede oír y luego lo repite en lengua de señas. Santiago se impresiona de manera positiva y se acerca a ella de forma juguetona, Polina sigue con el juego de imitarse y también se acerca y se besan. Polina y Santiago se suben a una micro, se sientan en los últimos asientos, la micro se mueve muy rápido, en un lomo de toro saltan de sus asientos y ríen. Al rato se sube un hombre a pedir dinero, dejando un papelito con un mensaje a todos los pasajeros de la micro, Polina lo recibe y ve el abecedario de signos en lengua de señas, ella se abstrae. Polina abre la puerta exterior de su casa, la neblina de la mañana tiene humedecida la cerradura, junto a Santiago suben el camino empinado de tierra hacia la entrada, sus siluetas negras se mueven rápido hasta llegar a la casa. Polina se asoma nerviosa, prende y apaga la luz tres veces a modo de saludo, ve que no hay nadie, revisa primero la cocina, luego el baño y piezas prendiendo y apagando la luz. Al entrar a la habitación de su padre ve el traje de Hanna sobre la cama, sonríe un poco para si misma, baja la escalera y hace un gesto a Santiago para que suba, hay una segunda escalera más arriba, es estrecha, ambos suben. Al abrir la puerta Polina se acerca a la ventana y abre la cortina, de ésta entra un tenue hilo de luz en la habitación de techo triangular que no logra iluminar bien la habitación, Polina se acerca a la entrada y prende la luz cambiando el color hasta llegar un tono violeta. Santiago observa el espacio sorprendido, se acerca a las repisas, observa los libros de cuentos infantiles en un alfabeto que desconoce y una pila de videos en VHS, escritos con fechas y nombres de parejas. Santiago va al escritorio, toma un lápiz y un papel en donde escribe preguntas que Polina responde entusiasmada, ella se ausenta de la pieza un momento, mientras Santiago se ve en un espejo y mira al interior de sus pupilas. Polina regresa con un trozo de torta, ella a través del papel le explica que es de un matrimonio. Polina enciende una pequeña televisión que hay bajo el escritorio. Santiago y Polina se acomodan en la cama para mirar la tv, en ella aparece un matrimonio de jóvenes bailando con pasos similares a los de Polina en la fiesta, Santiago se ríe al descubrir esto. La grabación esta entrecortada y aparece una niña pequeña muy abrigada jugando con nieve,


Y una mujer se acerca a ella, la grabación se corta y vuelve a aparecer la pareja en el matrimonio. Polina se levanta inquieta de la cama, Santiago intenta retenerla y la besa, ella saca de una repisa un álbum de fotos que le muestra a Santiago, en el hay fotografías de diferentes matrimonios, en su mayoría retratos, pero a esto Santiago no presta mucha atención. Sobre la cama hay una paleta de sombras de ojos junto a un espejo, Santiago la toma y comienza a maquillarse con experticia, Polina molesta le arrebata el pincel de las manos y lo mira con desagrado, Santiago sorprendido la mira y luego la besa, empujándola hacia atrás, comienza a hacerle cosquillas, luego la toma de las muñecas jugando bruscamente. Polina deja de reír e intenta zafarse, ella no puede y levanta sus piernas intentando empujar el cuerpo de Santiago, su cara empieza a sonrojarse, Santiago se posiciona completamente sobre ella, la besa forzado y la gira boca abajo hacia la cama, le baja la blusa dejando ver sus hombros y al mismo tiempo la besa torpemente, ella gira su cabeza hacia la izquierda para poder respirar, su rostro se ilumina por la estela de luz que entra desde la ventana, Polina emite un grito amorfo, disonante. Santiago la penetra, Polina tiene la expresión de un grito detenido y llora a la vez sin emitir sonido, su rostro está rojo y Santiago con su mano le aplasta la cabeza contra la almohada, ella deja de hacer resistencia, el suelta las muñecas de Polina y se afirma de la almohada para terminar, el movimiento se va haciendo cada vez más lento, él se detiene, quita la almohada y gira a Polina, mirándola a los ojos, al mismo tiempo ella desvía la mirada hacia la ventana, él la besa torpe, intentando ser amable. Santiago se levanta de la cama y se viste muy rápido, antes de salir de la habitación dice: disculpa, pero Polina esta de espaldas. Polina sale de su casa descalza y en la entrada de ésta encuentra unos suecos salpicados de barro que se pone, se acerca al jardín y comienza a desmalezar, mientras lo hace se corta con las espinas de una maleza, lo ignora y sigue arrancando el pastizal. Mientras baja por un sendero se tropieza con un forro plástico que contiene una gran cantidad de agua acumulada, Polina cae de espaldas y queda recostada en el agua estancada que apenas sobrepasa sus orejas. Hugo llega y sin notar a Polina en el Jardín, entra a la casa. Polina sigue en el lugar, inmóvil con los ojos cerrados. Hugo dentro de la casa abre la ventana de su habitación en el segundo piso y la observa sin que ella haya notado su presencia. Polina se levanta y queda sentada en la pileta, recoge sus rodillas con pereza como recién levantada, parte de su pelo queda cubierto por una capa de musgo grisácea que quita torpemente. Hugo está en la ventana, observando ahora con la máscara de látex puesta. Polina sube las escaleras mojada y se tira en su cama. Hanna llega a verla, poniéndose al costado, le hace cariño y quita la basura enredada en su pelo. Polina tiene el rostro ido y de a poco empieza a poner su cuerpo en posición fetal , dejando su cabeza sobre los muslos de Hanna, quien comienza a cantar con una voz femenina una antigua canción infantil rusa. Polina reclina su espalda y ambas se abrazan hasta que Polina intenta quitar la máscara de Hanna, ambas forcejean y gritan, Hanna se levanta hábil, mientras que Polina estalla en un llanto silencioso del que sólo se ve la mímica. Hanna en la puerta de la habitación se quita la máscara y la deja caer; la miranda profunda de Hugo contempla a su hija y se retira.


Polina llega a la entrada del Club y nuevamente hay mucha gente fuera de él y en el umbral de la puerta. Ella pasa por entre todos hasta que el guardia timbra su muñeca, baja rápidamente las escaleras, esta vez camina por la pista de baile muy atenta a ver si encuentra a Santiago. A lo lejos ve a Santiago con Clara en una parte oscura del Club, Polina los queda mirando y cuando ve que Clara se va en dirección al baño, la sigue. Clara entra a un urinario y Polina se queda fuera, en los lavamanos, al salir Clara le sonríe tierna, Polina intenta hablar y no se le entiende nada, Clara al principio se sorprende, pero luego su semblante cambia y le presta más atención, saca de su banano un rotulador, Polina lo toma y escribe en el espejo del baño, “soy sorda..” . Clara sale del baño, Polina sale detrás, se detiene y observa, fuera de campo se escucha una discusión que se mezcla con una extraña vibración. La cara de Polina se muestra optimista, las luces del club le llegan entrecortadas a su cara. El anciano que vende repuestos de relojería frente al local de vinilos de Santiago rellena los últimos espacios de un cuaderno con Sudoku, cuando ve entrar a Polina por el pasillo con la máscara de Hanna puesta. Polina se detiene frente a la tienda de vinilos, rompe un vidrio y entra, el hombre actúa indiferente y continúa su puzzle. Polina se sube a una micro que está vacía, mirando hacía la ventana, la micro recorre unas pocas calles y se detiene. Camilo está en un paradero, la ve y se saludan. Camilo le dice algo en lenguaje de señas, Polina se sorprende y le responde, Camilo le dice Adiós mientras la micro avanza. Polina llega a su casa muy tarde y sin entrar se dirige al jardín de donde saca un barril que invierte, desparramando restos de hojas secas contenidas en él, Polina tira la máscara dentro y esparce un poco de bencina. Del barril sale una llama y Polina entra a la casa. A través de una grabación en formato VHS, Hugo está en el patio podando un árbol.


Motivación Directora En una de mis últimas visitas a la casa de mi abuela en el sur, mientras ambas en la leñera clasificábamos los álbum de fotos y videos en VHS de nuestra infancia, encontré un libro empastado que en su título llevaba escrito “Las memorias de ..”, era el nombre de mi tía, una mujer que junto a su esposo y mi prima decidieron migrar a otro país para estudiar arte cuando yo solo tenia seis años. En el libro encontré las memorias más íntimas de mi tía antes de viajar, un relato triste, que manifestaba la decepción de su matrimonio y del ideal de familia. Mi tío, que en la actualidad es un académico del teatro fue quien la impulso a dejar a su familia por esta aventura, al leer descubrí que no era lo que ella quería. Me llamaba mucho la atención lo histriónico que era el padre de mi prima en sus obras de teatro y lo ausente que estaba dentro de la casa, todo esto me llevo a preguntarme que pasaría si ella no hubiese ido con ellos y que hubiese echo mi tío siendo padre y madre. Desde ahí se construye el relato de Polina y Hugo. Recuerdo también que uno de mis juegos favoritos cuando era niña, se trataba de suponer que era muda o ciega, a veces intentaba incluir a mis padres, pero me sentía mas cómoda jugando sola. En el proceso de investigación ha sido una sorpresa descubrir el mundo de los no oyentes, sus relaciones cotidianas y lo ajeado que esto está del imaginario que como sociedad tenemos sobre las minorías, es necesario destruir el prejuicio que nos han inculcado para ver realmente quienes somos, mirando al otro. Integrando ambas experiencias en un relato se desarrolla la ficción de este film que no sólo cuenta la historia de una joven emigrante y sorda, sino que busca revelar como el humano encuentra en su cuerpo su único territorio. Una heroína que viaja a través de si misma para destruir todo y reencontrarse con su padre.


Motivación Productora Desde que nos conocemos con Carolina nuestro sueño ha sido poder sacar adelante un proyecto en donde las dos estuviésemos involucradas desde la escritura del guión y posterior desarrollo de un film. Finalmente nuestro anhelo llego con POLINA, relato que me representa como mujer y cineasta. En mi tesina para obtener la licenciatura de mi carrera investigue sobre la estética femenina en el cine y cómo los personajes femeninos a lo largo de la historia cinematográfica han sido creado y posteriormente dirigidos por hombres. Me llamó significativamente la diferencia narrativa y actoral que lograron cineastas como; Jeanne Dielman, Sofía Coppola o Jane Campion. Por otro lado siempre me ha gustado el género llamado “Coming of Age” en donde a menudo adolescentes pasan por un crecimiento personal descubriendo su propia identidad. Muchas de mis influencias cinematográficas vienen de este tipo de cine, sobretodo del cine europeo en donde el contexto social es más violento y las protagonistas más vulnerables. Existen dos grandes razones por las cuales hay que realizar una historia como Polina. En primer lugar; innovar al crear un mundo ficticio dentro de la ciudad de Valparaíso, pero sin perder el punto de vista crítico y la verosimilitud. El cine nacional necesita explorar otros espacios y a la vez mezclar distintos géneros y estéticas. Polina es un personaje que servirá como inspiración para que nuestro equipo técnico sea libre de desarrollar propuestas artísticas modernas y refrescantes. Como segundo lugar quiero aceptar el desafío desde la producción, para sacar adelante un proyecto en el que la protagonista tiene discapacidad auditiva. Esto nos hace poner mayor atención en el lenguaje no verbal y en el significado implícito que representa cada acción, me gusta sentir que volvemos a las raíces del cine y que podemos atraer a la audiencia con un historia que tiene una belleza distinta. Por otro lado es urgente que se produzca cine con integración de audiencias. En nuestra investigación y entrevistas con sordos hemos encontrado que son personas con grandes inquietudes artísticas y ya no podemos seguir ignorando esta minoría, el cine debe ser una plataforma inclusiva para todo tipo de público.


Resumen Presupuesto Resumen de Presupuesto Etapa Desarrollo

Valor 7.000.000

Pre Producciรณn

11.200.000

Rodaje

63.400.000

Post producciรณn

15.800.000

Distribuciรณn

10.500.000

Total del Proyecto

107.900.000


Plan de financiamiento Plan de financiamiento Largometraje Polina Etapa/ Institución

Valor

Desarrollo

porcentaje

$CL

$US

Fondo Audivisual CNCA, Escritura de guión

1.500.000

2.030

2.475

21%

Sanfic Lab ( tribeca)

1.000.000

1.353

1.650

14%

Cooproducción productora de Valparaíso

1.500.000

2.030

2.475

21%

Austra lab

1.000.000

1.353

1.650

14%

500.000

677

825

7%

Corfo ( Modalidad de proyectos unitarios)

1.500.000

2.030

2.475

21%

Sub Total

7.000.000

9.472

11.551

100%

Centro cultura Ex Carcel

Pre-Producción

Crowfounding

1.500.000

2.030

2.475

13%

Coproducción Extranjera

1.500.000

2.030

2.475

13%

Municipalidad de Valparaíso

350.000

474

578

3%

Organización comunitaria casa de los peces

450.000

609

743

4%

Aportes propios

400.000

541

660

4%

7.000.000

9.472

11.551

63%

11.200.000

15.156

18.482

100%

Corfo Modalidad de proyectos unitarios sub total


Producción

Fondo Audiovisual CNCA, Modalidad de coproducción minoritaria

30.000.000

40.595

49.505

47%

Corfo

13.800.000

18.674

22.772

22%

1.600.000

2.165

2.640

3%

10.000.000

13.532

16.502

16%

Coproducción Productora regional

5.000.000

6.766

8.251

8%

Asiacion de sordos de chile ( Asoch)

1.000.000

1.353

1.650

2%

Universidad de Valparaiso

2.000.000

2.706

3.300

3%

63.400.000

85.792

104.620

100%

Municipalidad de Valparaíso Coproducción productora Extranjera

Sub Total Post Producción

Coral post produccion, Festival de la Habana

5.000.000

6.766

8.251

32%

working progress festival de cine de viña del Mar

6.500.000

8.796

10.726

41%

Malaga work and progress

2.300.000

3.112

3.795

15%

Coproduccion

2.000.000

2.706

3.300

13%

15.800.000

21.380

26.073

100%

Sub Total Distribución

Pro Chile

2.000.000

2.706

3.300

19%

Fondo CNCA; Distribución con fin de integración de audiencias de personas con discapacidad

2.000.000

2.706

3.300

19%

Corfo distribución

5.000.000

6.766

8.251

48%

Aportes propios

1.000.000

1.353

1.650

10%

500.000

677

825

5%

10.500.000

14.208

17.327

100%

107.900.000

146.008

178.053

Co producción internacional Sub Total Total proyecto


Biofilmografía Director Estudios 2010 - 2016 Cineasta con especialidad en Dirección de Arte y producción ejecutiva Universidad de Valparaíso. 2012 Diplomado de cine documental, realizado por Patricio Guzmán. Experiencia Laboral 2012 Video clip “Profundidad de campo” Denver. Cargo: Asistencia de arte. 2012 Cortometraje “Sonia” Videocorp. Cargo: Dirección. 2013 Largometraje “Fragmentos de Lucía” Cargo: Asistencia de arte. 2013 Video clip “Te quise” Camila moreno. Cargo: Vestuario.  2013 Cortometraje “El canto de las Sirenas” Cargo: Co dirección de arte y Vestuario.  2013 Laboratorio Audiovisual CHACALAB.  2014 Largometraje “El primero de la familia” Cargo: Asistente de dirección. 2014 Cortometraje stop motion “El festín de las bestias” Cargo: Dirección de Arte. 2015 Cortometraje “Nuestro Amor” Cargo: Dirección de Arte, España.  2016 Largometraje “Arder” Cargo: Dirección de Arte.  2016 Cortometraje “Leche materna” Cargo: Asistencia de Arte.  2017 Cortometraje “Correr contra el viento” Cargo: Asistencia de arte.  2017 Serie científica “El suelo esta vivo” CONICYT. Cargo: Dirección de arte  2017 Publicidad web CEPECH. Cargo: Dirección de arte y Producción. 2017 Cortometraje “RVTVS”. Cargo: Dirección de Arte.


Biofilmografía Productora Estudios 2010 - 2014 Cineasta con especialidad en Dirección de Arte y Producción ejecutiva Universidad de Valparaíso. 2015 Diplomado de Escenografía para técnicos con estándar internacional. Experiencia Laboral 2013 Cortometraje “El canto de las Sirenas” Dirigido por Nibaldo Leiva Cargo: Co dirección de arte y Vestuario 2014 Cortometraje “La calle de la fea” Dirigido por Felipe Rivadeneira. Cargo: Dirección de Arte y Vestuario. 2014 Largometraje “Sendero” dirigido por Lucio Rojas Cargo: Asistente de Arte. 2014 Serie de televisión “Sudamerican Rockers” Dirigido por Jordi Bachs y exhibida por el canal Chilevisión, Cargo: Asistente de Vestuario 2015 Cortometraje “Yun Hoo Chee” ( Hermosa Melodía) Dirigido por Mauricio Corco. Cargo: Asistente de Ambientación 2015 Escenografía “Temporales Musicales en Valparaíso” a Cargo de las escuela de Rock del consejo de la cultura. Cargo: Co diseño Escenográfíco y Producción de Campo. 2015 Escenografías “Rockódromo” a Cargo de las escuela de Rock del consejo de la cultura. Cargo: Co diseño Escenográfíco y Producción de Campo. 2016 Cortometraje “No podría vivir en un país socialista” Dirigido por Sebastian Peralta. Cargo: Dirección de arte. 2016 Cortometraje “Balloons, is not that kind of party” Cortometraje filmado en Auckland, Nueva Zelanda, dirigida por Michael Hurst, Cargo: Vestuarista 2017 Festivade FICGLB, en Barcelona. Cargo: interprete del ingles al español.


Fotos de referencias


Foto de referencia

Polina Dossier  

Dossier de Polina, Proyecto de Largometraje

Polina Dossier  

Dossier de Polina, Proyecto de Largometraje

Advertisement