Issuu on Google+


"Aunque sabemos que en las calles de nuestra ciudad existe el arte, diariamente pasamos por el lado de rste de forma inconsciente, por rsta raz{n decidimos hacer un recorrido por el lienzo, la pista, el escenario o la tarima, para muchos artistas que diariamente expresan sus sentimientos y sus pensamientos en medio de los sonidos que rodean la ciudad "


Música en Ruedas Muchas de las rutas de buses de Medellín son usadas como lugares de expresión artística, por esta razón decidimos hacer un recorrido en una de ellas. Partimos en la ruta del bus, Circular sur, a las 3:40 pm. Luego de un rato se montaron, saltando la registradora del bus, dos jóvenes no muy altos, con sus cabellos llenos de trenzas y ropa ancha; se presentaron y comenzaron a cantar canciones de rap compuestas por ellos, éstas hablaban del diario vivir de muchos de los barrios de nuestra ciudad y al igual que muchas piezas de arte reconocidas, sus canciones hacían críticas al gobierno y a la sociedad. El conductor del bus nos dijo que el sonido del rapeo es el más escuchado en esta ruta de bus. Alrededor de 15 minutos después se montaron otros dos músicos, esta vez tocaron en guitarra, en violín y en flauta de pan canciones andinas que ayudaron hacer el recorrido más ameno.

Transitar por la ciudad acompañadas de música en vivo nos hizo percibir que este medio de transporte es para muchos artistas una tarima en movimiento donde pueden expresarse. Su escenario recorre la ciudad por calles principales recogiendo a su público que tal vez no va con la intención de verlos, pero que muchas veces después de presenciar sus actos deciden darles una sonrisa y una moneda en forma de agradecimiento por el momento ameno que les hicieron pasar por medio de estas obras de arte inesperadas. .


Un cuadro Gigante Los muros de la ciudad de la eterna primavera son el gran lienzo y el gran cuadro de muchos artistas, que hacen sus graffitis o pinturas en lugares donde todas las personas de la ciudad tienen acceso, la ciudad para ellos es una gran galeria que se compone de muchos lugares para llenar de colores y significados. Conocimos a “El Donchi” en el parque de El Poblado, vendía camisas, llaveros, aretas y cuadros llenos de dibujos coloridos realizados por él, nos contó que tiene muchos murales en la ciudad, muchos de los cuales ya han sido derribados, unos son legales, otros no tanto, pero lo importante de ésto es que en los muros de su ciudad están plasmados sus pensamientos y sus sueños.


Continuando nuestro recorrido en el parque de El Poblado, conocimos a “Grf Kens Bboyslow”, un grupo de bailarines que usan las calles como escenarios donde pueden mostrar su talento. Mientras la gente transitaba de afán por el parque, ellos se movían al ritmo del Hip Hop y hacían piruetas en el piso, muchas personas paraban sus actividades para disfrutar un rato de este arte callejero, el cual llega sin ser invitado, pero expresa tantas cosas o hasta más, que los artes llamados “ c u l t o s ” . Acompañando a “Grf Bboyslow” estaban un grupo de graffiteros, éstos vendían camisas, postales, calcomanías y agendas estampadas con sus graffitis. Les preguntamos de dónde había salido la idea de vender estas cosas y nos dijeron que querían buscar una forma para vivir de su arte pues “todo el mundo quiere vivir de lo que le gusta”. El graffiti ha sido visto por la sociedad la mayoría de veces como un acto vandálico que daña la propiedad privada y la publica. Estos jóvenes nos explicaron que el graffiti es otra rama de el Hip Hop que ellos casi siempre tratan de hacerlo en lugares donde es permitido, pues a muchas personas les gusta el graffiti pero no en sus casas, a veces lo hacen en la informalidad, pues esta es la verdadera esencia del gaffiti, el anonimato y la ilegalidad de su elaboración.

El hip Hop en Nuestras Calles...


...Ya cansadas de nuestro largo día, paramos en un semáforo en rojo para reposar y vimos a un hombre vestido de militar; además de su uniforme camuflado traía maquillaje militar en todo su cuerpo y se movía lentamente simulando un robot, después de un rato sacó una brújula y observándola se fue parando en todos los carros que estaban en el semáforo pidiendo colaboración.

Robots con vida


Una Despedida con Música Terminando nuestro recorrido mientras salíamos del barrio Zamora, se montó otro rapero a cantar al ritmo de la música que salía de un pequeño bafle que reproducía desde una usb. Sostenía el bafle en su hombro con una mano, mientras la otra la movía al ritmo de la canción, después de ésto dijo que lo más importante era que lo habíamos dejado expresar su arte en ese lugar y que el dinero que le diéramos era solo una motivación más para seguir cantando. Recorrer las calles de Medellín en busca de arte callejero nos hizo ver que muchas personas de nuestra ciudad buscan expresarse y subsistir por medio de la música, el teatro, la pintura, entre otras, y que han encontrado en las calles el lugar donde pueden mostrar su arte al público y generar sensaciones en éste.


Arte Callejero